La ruta del Éxodo

La historia de Moisés se relata sobre todo en los libros Éxodo y Deuteronomio del Antiguo Testamento. Según estos relatos, Moisés nació en Gosén, región del antiguo Egipto. Los judíos residentes en Egipto se hallaban esclavizados por el faraón. Poco antes del nacimiento de Moisés, el faraón había ordenado dar muerte a todos los varones hebreos recién nacidos.

Para salvar a su hijo, su madre le colocó en una cesta de papiro que echó al Nilo. Fue rescatado por la hija del faraón, que crió al niño como si fuera suyo. Ya adulto, Moisés mató a un egipcio que a su vez había asesinado a un hebreo, por lo que hubo de huir de Egipto. En el exilio, Moisés fue pastor toda su vida. A los 80 años, se cuenta que Yahvé, el dios de los hebreos, se le apareció en una zarza ardiente y le ordenó volver a Egipto y salvar a su pueblo de la esclavitud. Una vez hecho esto, debía guiarlos hacia la tierra de Canaán, más tarde denominada Palestina, donde debían instalarse de forma permanente.

Moisés obedeció y regresó a Egipto, donde fue recibido por Aarón, su hermano mayor, y organizó una reunión para avisar a su pueblo de lo que debían hacer. Al principio, Moisés no fue muy bien recibido; pero la opresión era grande y Moisés realizó señales para que su pueblo lo siguiera como un enviado de Dios.

Sin embargo, según el relato bíblico, lo más difícil fue persuadir al faraón para que dejase marchar a los hebreos. De hecho, estos no obtuvieron el permiso para partir hasta que Dios envió diez plagas sobre los egipcios. Estas plagas culminaron con la matanza de los primogénitos egipcios, lo cual causó tal terror entre los egipcios que ordenaron a los hebreos que se fueran.

La gran caravana de los hebreos se movía lentamente y tuvo que acampar hasta tres veces antes de dejar atrás la frontera egipcia, la cual se cree que estaba establecida en el Gran Lago Amargo. Otros han sugerido que como muy lejos estaría en la punta más septentrional del Mar Rojo. Mientras tanto el faraón cambió de opinión y salió tras la pista de los hebreos con un gran ejército.

Atrapados entre el ejército egipcio y el Mar Rojo, los hebreos se desesperaron, pero Dios dividió las aguas del mar por mediación de Moisés, permitiendo a los hebreos cruzarlo con seguridad. Cuando los egipcios intentaron seguirlos, las aguas volvieron a su cauce ahogando a los egipcios.

Esta increíble historia de la apertura de las aguas del Mar Rojo fue respaldado por un estudio científico en agosto pasado, realizado por Carl Drews y Weiqing Han del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR por sus siglas en inglés) y la Universidad de Colorado en Boulder.

Según este estudio, un fuerte viento del este que sopló por la noche podría haber hecho retroceder las aguas del mar Rojo de la forma descrita en las escrituras bíblicas y el Corán, en vez de haber sido obra de Moisés.  Simulaciones de ordenador, parte de un estudio mayor sobre cómo los vientos afectan a las aguas, mostraron que el viento puede empujar y hacer retroceder el agua cuando una curva de río se funde con una laguna costera. En la siguiente simulación se aprecia como el viento podría haber dejado despejado una vía para el tránsito de los hebreos.

Hay estudios similares que tratan de aportar una explicación científica a una narración mitológica, como por ejemplo la que se refiere a Cristo caminando sobre las aguas. En 2006 Doron Nof utilizó archivos de las temperaturas superficiales del Mar Mediterráneo y modelos estadísticos para examinar la dinámica del Mar de Galilea, al que los israelíes conocen como el Lago Kinneret. El estudio encontró un período de bajas temperaturas en el área, entre 1.500 y 2.600 años atrás, que incluiría las décadas en las que vivió Jesús.  Una merma de las temperaturas por debajo del punto de congelación podría haber formado una capa de hielo sobre la superficie del lago lo suficientemente gruesa como para soportar el peso de un ser humano cerca de la orilla oeste.

Otros estudios tratan de explicar la resurrección de Cristo. Según Miguel Lorente, médico forense y autor de “42 días, Análisis forense de la crucifixión y la resurrección de Jesucristo“, Jesús no llegó a morir en la cruz. Sufrió un coma superficial que le llevó a padecer una muerte aparente. Dado por muerto por los soldados romanos, fue descolgado de la cruz y llevado al sepulcro de José de Arimatea, como cuentan los Evangelios.

Como estudios están bien, pero dejan entrever claramente la tendencia religiosa de los que los postulan. Todas estas investigaciones son en mi opinión vanas. Un onanismo especulativo que ni nos llevan a afirmar la existencia de Cristo, ni de Moisés, ni del éxodo, ni todo lo contrario.

Referencias:

http://www.wikilearning.com/monografia/moises/3688-2

http://es.wikipedia.org/wiki/Mois%C3%A9s

http://www.laguia2000.com/edad-antigua/el-exodo

http://www.20minutos.es/noticia/106957/0/jesus/agua/hielo/

  • Señor MaGao: El racismo viene por la “credibilidad” que se les da a una y a otras. Si los Vedas describen armas fantásticas o describen máquinas voladoras, solo es febril fantasía; si los dogón tienen conocimientos de estrellas no perceptibles a simple vista, es porque alguien, y cuando decimos alguien solo pensamos en un occidental, se lo chivó; si en América había leyendas de “dioses” con barba antes de la llegada de Colón, es fantasía, si aparecen inscripciones en piedra con carácteres semíticos, sin duda es un fraude.

    Y mientras, nosotros buscando un barco en ¡el Ararat!, ¡a 5.000! metros. O el “santo grial”, que por supuesto los soldados de Tito, despues de arrasar con todo y llevarse hasta las cucharillas del postre, dejaron allí, donde estaba, y con una etiqueta, no se fueran a confundir.

    En lo del mar Rojo no cabe un es posible, un quiza o un puede, habrá o no habrá otros testimonios antiguos que hagan referencia a este hecho o no lo habrá. Si los hay, nos lo indique, y si no, pues admita que no tiene nada donde sostener esos puede y esos quizá.
    La orografía cambia, claro, y encima lo dice como algo a favor de su teoría, cuando es más que posible que sea al contrario. Porque es muy dificil, por no decir imposible, saber cómo era exactamente en aquel tiempo y las condiciones reinantes, si ahora se ha hecho un estudio, se habrá hecho respecto a la orografía actual o la más reciente que sea fiable. Por lo que aunque el estudio verdaderamente determine que es posible, eso ni siquiera aseguraría que fuera posible en aquel tiempo.
    Y si ahora, que segun esto sería posible, hasta ahora no ha ocurrido, pues podemos imaginar las pruebas que hay de que esto ocurriera en el pasado. Y encima en el momento adecuado y por el tiempo justo.

    Lo sesgado y absurdo de sus argumentos lo retrata a la perfección cuando dice que los esquimales pescan sobre el hielo. Claro. Y seguro que también lo hacen con barcas arrastrando redes y sin darse cuenta de que hay hielo y de que pueden caminar sobre él, de tal modo que cuando ven a alguien hacerlo, lo relatan como un hecho milagroso.

    Y ahora a ver cuando sale esto. Por lo visto debo haber hecho algo muy gordo y me han condenado a “moderación perpétua”.

  • luciano dijo:

    Señor MaGao: El racismo viene por la “credibilidad” que se les da a una y a otras. Si los Vedas describen armas fantásticas o describen máquinas voladoras, solo es febril fantasía;

    Y si se describen en la Biblia, como en el libro de Daniel, también. Mientras tanto, ciertas batallas relatadas en los Vedas se analizan para ver si pudieron ocurrir realmente como la de los diez reyes.

    si los dogón tienen conocimientos de estrellas no perceptibles a simple vista, es porque alguien, y cuando decimos alguien solo pensamos en un occidental, se lo chivó;

    O porque un occidental interpretó incorrectamente lo que se le mostraba.

    si en América había leyendas de “dioses” con barba antes de la llegada de Colón, es fantasía,

    O simplemente, lo que es incorrecto es la creencia de que en las Américas eran todos lampiños.

    si aparecen inscripciones en piedra con carácteres semíticos, sin duda es un fraude.

    No es lo que encuentro al respecto: existen evidencias que hacen difícil admitir su autenticidad (cosas como que el alfabeto usado se conocía desde antes de que se descubriera).

    Y mientras, nosotros buscando un barco en ¡el Ararat!, ¡a 5.000! metros.

    No, no lo buscamos. Alguien hace una foto de un monte y concluye que se parece al arca de Noé.

    O el “santo grial”, que por supuesto los soldados de Tito, despues de arrasar con todo y llevarse hasta las cucharillas del postre, dejaron allí, donde estaba, y con una etiqueta, no se fueran a confundir.

    Ya, y si se juntaran todas las esquirlas de la Cruz ésta pesaría varios cientos de kilos.

    En lo del mar Rojo no cabe un es posible, un quiza o un puede, habrá o no habrá otros testimonios antiguos que hagan referencia a este hecho o no lo habrá. Si los hay, nos lo indique, y si no, pues admita que no tiene nada donde sostener esos puede y esos quizá. La orografía cambia, claro, y encima lo dice como algo a favor de su teoría, cuando es más que posible que sea al contrario. Porque es muy dificil, por no decir imposible, saber cómo era exactamente en aquel tiempo y las condiciones reinantes, si ahora se ha hecho un estudio, se habrá hecho respecto a la orografía actual o la más reciente que sea fiable. Por lo que aunque el estudio verdaderamente determine que es posible, eso ni siquiera aseguraría que fuera posible en aquel tiempo.
    Y si ahora, que segun esto sería posible, hasta ahora no ha ocurrido, pues podemos imaginar las pruebas que hay de que esto ocurriera en el pasado. Y encima en el momento adecuado y por el tiempo justo.

    Los egipcios se curraron su propio canal de Suez y aprovecharon la existencia de lagos (igual que se hace hoy). El relato bíblico es muy poco preciso, así que podría tratarse de una inundación local en marismas o algo así. Pero seguro que eso también me lo invento.

    Lo sesgado y absurdo de sus argumentos lo retrata a la perfección cuando dice que los esquimales pescan sobre el hielo. Claro. Y seguro que también lo hacen con barcas arrastrando redes y sin darse cuenta de que hay hielo y de que pueden caminar sobre él, de tal modo que cuando ven a alguien hacerlo, lo relatan como un hecho milagroso.

    Joder, hombre, ¿no te sirvió lo de andar por los postes (es un chiste muy viejo, para mí) como ligero indicador de que no lo decía en serio? Tendré cuidado de poner los ;-) pertinentes en futuras ocasiones.

  • luciano dijo:

    los Vedas describen armas fantásticas o describen máquinas voladoras, solo es febril fantasía;

    En los vedas, los dioses poseen palacions maravillosos en los cielos, que para eso son dioses y la manera de viajar, claro está es en carros voladores que es la manera en la que viajan los dioses.

    El hecho de que Arjuna dispare rayos, es porque solo los dioses moran en las nubes y allí se desarrollan sus batallas, podemos oir los truenos y ver los rayos que son los golpes de sus armas y son las flechas que dispara el arco de Arjuna.

    Esto no tiene nada de extraordinario. En toda la literatura del área, vuelan los dioses en carros voladores y sus armas son terribles, que para eso son dioses.

    luciano dijo:

    los dogón tienen conocimientos de estrellas no perceptibles a simple vista, es porque alguien, y cuando decimos alguien solo pensamos en un occidental, se lo chivó;

    No, esto es un error de interpretación del que ya se ha hablado aquí anteriormente. Los dogón no podían hablar de estrellas que no habían visto, decir que alguien se lo contó y que ellos lo integraron en su religión es simple suposición sin base real, claro está.

    luciano dijo:

    si en América había leyendas de “dioses” con barba antes de la llegada de Colón, es fantasía, si aparecen inscripciones en piedra con carácteres semíticos, sin duda es un fraude.

    En lo tocante a dioses blancos con barba, la cuestión sigue en discusión. En EEUU aparecen cada mes nuevas piedras con ogams, runas, carácteres semíticos y todo tipo de barbaridades (la última de la que se tiene noticias creo que en caracteres cuneiformes). Hasta la fecha, y son muchos pedruscos ya, todos se han demostrado falsos. También es falso el famoso Mapa de Vinland, como es falso el hallazgo de monedas romanas en el delta del Orinoco y etc, etc.

    De momento, seguimos en ayunas en lo tocante a pruebas REALES de inscripciones en piedra de las que usted habla. ¿Significa esto que nadie viajó al Nuevo Mundo antes de Colón?. Probablemente si que los hubo, es algo que es fácilmente esperable y que no se descarta. Pero al día de hoy, seguimos sin prueba alguna que llevarnos a la boca.

    luciano dijo:

    Y mientras, nosotros buscando un barco en ¡el Ararat!, ¡a 5.000! metros. O el “santo grial”, que por supuesto los soldados de Tito, despues de arrasar con todo y llevarse hasta las cucharillas del postre, dejaron allí, donde estaba, y con una etiqueta, no se fueran a confundir.

    El asunto de Noe, de momento tiene toda la pinta de ser la transcripción de otros mitos anteriores y nada hay que buscar en el Ararat. En cuanto a Tito, hay que reconcer que era un buen soldado, un burócrata sin imaginación que hizo lo que tenía que hacer. La única muestra de interés por su parte, fue la curiosidad por ver la morada del dios judío. De ahí que penetrase en el Sancta Santorum y que arrancase la cortina.

    Una vez visto que allí no había nada (Tito, estaba convencido de que hallaría una estatua que llevarse) simplemente dió la vuelta, hizo el inventario de todo lo que valía la pena como botín (las expediciones cuestan dinero y el botín ayuda a sufragarlas), lo cargó y se lo llevó a engrosar el tesoro imperial.

    La leyenda del grial es un invento medieval. En el templo de Jerusalén, si se le hubiese preguntado a cualquier sacerdote de la época de Tito, por el grial, simplemente habría comentado que tal cosa no existe. Y habría tenido razón.

    En lo tocante a lo del mar rojo: No sabemos (no tenemos suficientes evidencias para negar o afirmar con la necesaria seguridad) que es lo que ocurrió ni cómo ocurrió.
    De hecho, es muy posible que nunca ocurriese, si nos atenemos a una de las opiniones en circulación.

    ¿Es posible conocer la orografía de la zona en aquel tiempo?. Si, para esto están los geólogos y otros investigadores.

    luciano dijo:

    Y si ahora, que segun esto sería posible, hasta ahora no ha ocurrido, pues podemos imaginar las pruebas que hay de que esto ocurriera en el pasado. Y encima en el momento adecuado y por el tiempo justo.

    Todavía recuerdo cuando aparcó Manolo su primer coche: un flamante dos caballos de segunda mano, y se sentó con nosotros en la cafetería. La discusión, como siempre entre nosotros subió de tono con respecto al desmesurado aprecio de Manolo por su coche. En ese momento, el Cuencoño con su característica boquita de piñón soltó aquello tan bueno de:

    -Joder, Manolo, podría caerse el balcón y aplastarte el puto coche de los cohone-

    Y en aquel preciso instante, mientras el cuencoño ejecutaba el gesto de hacer caer el balcón, ante nuestro total asomobro, el balcón cayó aplastando el coche. Y yo tambien puedo imaginar las pruebas que hay de que esto pudiera ocurrir justo en el momento adecuado y por el tiempo justo.
    Era materialmente imposible, si, pero ocurrió y ocurrió tal y como lo acabo de narrar y hay testigos de ello.

    La explicación es fácil: aluminosis en las viguetas del balcón. Tarde o temprano tenía que caer. Y cayo.

  • Perdón por meter la cuchara, pero para mí se cae de maduro por qué se investigan los relatos bíblicos con tanto interés. ¿Será por casualidad por nuestras comunes raíces occidentales y cristianas, quizás? (y cuando digo cristianas, asumo que de paso tomamos en nuestro acervo cultural el Antiguo Testamento también).
    Me imagino que a los científicos mayas que investigan su mitología les interesa un comino si el Dios de los judíos separó o no las aguas. Tratan de buscar la historia de su pueblo en su mitema y su arqueología.
    También sería interesante recordar que hasta hace 200 años como mucho, la Biblia era LA historia de nuestra creación, en Occidente. Que hoy sepamos que es un conjunto de mitos donde se entrelazan relatos de varios pueblos antiguos, no significa que pierda interés como documento histórico y antropológico, porque nos muestra la manera de pensar el mundo de un pueblo con tradiciones antiquísimas, y lamentablemente uno de los pocos donde se ha preservado la tradición oral en forma escrita. Y no es desdeñable la cantidad de creyentes que la consideran un libro santo, lo que merece mi respeto porque la fe es una cuestión que yo, al menos, no discuto.
    Por otro lado, y a título muy personal, me parecen tremendas gansadas las investigaciones del mar Rojo y lo del hielo como hipótesis plausibles. Pero cada uno hace la ciencia que quiere (y financian!) y puede.
    ¡Felices Pascuas! Y para los que no sean creyentes, Feliz Fin de Semana Largo!! Espero que todos la hayamos pasado lindo con nuestros seres queridos. :cerveza:

  • @ diosa:

    Interesante enfoque y bien fundamentado, no parece haber otra razón para estas la elaboración de estas supuestas hipótesis mas que el gran peso del lobby judeocristiano y su onfluencia en todos los aspectos de la sociedad.

    Aunque usted no me considere digno de contestación siempre se agradece la opinión de gente del área.

    diosa dijo:

    lo que merece mi respeto porque la fe es una cuestión que yo, al menos, no discuto.

    Bueno desde que esa “fe” hace adquirir a sus adherentes posturas machistas, ultraconservadoras, excluyentes, discriminatorias, totalitarias y anticientíficas como bien conocerás por la historia del cono sur y el mundo entero, yo creo que hay mucho que discutir y poco que respetar.

    Un saludo y felices vacaciones.

  • @ diosa:

    Gracias por ayudar a centrar la cuestión. Es usted estupenda.

    diosa dijo:

    Y no es desdeñable la cantidad de creyentes que la consideran un libro santo, lo que merece mi respeto porque la fe es una cuestión que yo, al menos, no discuto.

    Jorge Luis Borges decía que todo hombre ilustrado puede ser un buen teólogo sin necesidad alguna de ser creyente.

    Creo que no hay ningún problema en entender las raices judeocristianas de Occidente y asumirlas como tales en la cultura que uno ha recibido y no por ello ser creyente. no tengo ningún problema en convivir con las expresiones de la fe de la gente que me rodea y no por ello dejar de hacer docencia y denunciar aquello que es absurdo, machista, ultraconservador, excluyente, discriminatorio, totalitario y anticientífico.

    Las soluciones para estos problemas en la cultura occidental son, fundamentalmente, la difusión, docencia y el correcto entendimiento de los principios democráticos, entre los que se encuentra la laicidad.

  • En lo referente a la separación de las aguas del Mar Rojo, me parece oportuno apuntar un dato que considero interesante.

    Me refiero al Papiro de Westcar, un antiguo conjunto de relatos mágicos del antiguo Egipto. Está datado entre 1650 a. C. y 1540 a. C., aunque se cree que puede ser una copia de otro mucho mas antiguo de la cuarta dinastía, época en la que están ambientados.

    En uno de esos relatos, “El pendiente de la remera”, se narra cómo el sacerdote jefe de Snefru, Dyadyaemanj, pronunciando unos conjuros, separa las aguas del lago del palacio para recuperar una joya de una remera que había caido en él.

    Hay historiadores que consideran muy posible que este relato prodigioso hubiera servido de inspiración para el episodio bíblico del Exodo. No cabría, por tanto, buscar explicaciones científicas o históricas a lo que en realidad no sería más que eso: cuentos fantásticos.

    Acabamos de pasar la semana santa y, como suele ser habitual en estas fechas, hemos visto la programación de la televisión (especialmente en canales como Discovery o History Channel) invadida de documentales (¿o pseudodocumentales?) en los que se analiza, supuestamente desde una metodologia científica, la viavilidad de los relatos bíblicos. En mi opinión, este tipo de espectáculos no tienen otra intención que la de alimentar el morbo de aquellos que quieren agarrarse a un clavo ardiendo a la hora de considerar que podría haber algo más que fantasías en las sagradas escrituras.

    http://www.egiptomania.com/libros/01-papiro-westcar.pdf (Págs. 27 a 44)

  • Sr. lamentira:

    He intentado publicar un comentario, pero no ha salido. Tampoco aparece mensaje de “en moderación”. Y al intentar publicarlo de nuevo, me da mensaje de ·comentario duplicado”. ¿Alguna idea?

    Gracias.

  • @ Isleño:
    Akismet te envió el mensaje a la carpeta de spam. Ya está publicado.

  • @ lamentira:
    Muchas gracias por tu amabilidad.

  • Por cierto, ¿alguien tiene “La Biblia contada a los pasotas”? de J.L. Martín (dibujante de “Dios mío” y “Jesusito de mi vida” en El Jueves
    Es un análisis con un punto de humor como mínimo, curioso :-D
    Y dijo el Señor: Hagase la luz, y la luz se hizo (luego dijo mas bajito: Haganse las gafas oscuras, es hasta que me acostumbre) :meparto: :meparto:

  • Recuerdo un reportaje cuando el Katrina. Resulta que junto a Nueva Orleans hay una laguna. Cuando llegó el huracán, sus vientos empujaron las aguas contra la valla que protegia la ciudad. Llegaron a levantarse entre tres y cuatro metros, rompiendo la valla, más que superándola.

    Hablamos de todo un huracán de fuerza cinco, con vientos que se acercaban o superaban los 200 km/h y “tan solo” pudieron levantar un masa de agua muy limitada, en comparación con la de un brazo de mar, tres o cuatro metros. Y por supuesto desplazó toda el agua, nada de dejar pasillos ni cosas parecidas. Pero aunque fuera sido así… ¿se imaginan que un iluminado, creyéndose Moises, hubiese querido evacuar la ciudad por ese hipotético pasillo, tuviendo en contra vientos huracanados?

    Si el agua pesa unas cien veces más que el aire, para desplazar una masa de agua, se necesitaría un volumen de aire cien veces mayor. Eso aprovechando toda su energía, lo cual evidentemente no sería posible. La energía retenida sólo sería la de la resistencia al desplazamiento que ofreciera el agua, y esta no sería mucha.
    Por otra parte, esto sólo afectaría a la capa superficial de aire, y esta masa se extendería muy alto en la atmósfera, por lo que sólo una parte insignificante de esa masa de aire intervendría en el intento de desplazamiento del agua.

    En conclusión; para desplazar una masa de agua se necesitaría un volumen de aire entre decenas y cientos de miles de veces más grande. Y para desplazar una masa de agua como de la que estamos hablando, haría falta mucho, pero mucho aire, tanto más porque no es concebible sin un efecto acumulado, es decir, un empuje continuado durante mucho tiempo.

    Y encima se encontrarían el mismo problema que en Nueva Orleans, tendrían que cruzar entre los embates de todo ese viento. Y sin quejarse, que si deja de soplar es peor.

  • @ Isleño:

    Estupendo apunte, gracias.

  • @ luciano:
    A ver, que el relato bíblico, como tantos otros relatos mitológicos o legendarios, está exagerado no se duda (yo no lo hago, al menos). Entre otras gracietas, el mar Rojo en sí tiene una orografía muy escarpada, así que tendrían que haber logrado descender y subir (cientos de metros según algunas páginas que he leído) a todo el grupo de israelitas. Pero los egipcios habrían logrado seguirlos con sus carros, así que no podía haber demasiada pendiente. Así que no, no ocurrió como lo cuentan.
    Pero parece que sí hay evidencias de que, hace unos milenios, el mar Rojo estaba menos separado del Mediterráneo que ahora y lo que hoy está reducido a unos lagos pudo ser más parecido a unas marismas o pantanales. La placa africana no sólo empuja en el estrecho de Gibraltar ;-)
    O podría ser que ni siquiera se tratara de nada relacionado con el mar Rojo sino con el propio delta del Nilo. Algo parecido a esto.

  • Saludos.

    Ya se ha comentado que la cosa está en discusión y que incluso podría no haber sucedido. Para centrar un poco las cosas, un enlace interesante y poco sospechoso:

    http://www.egiptologia.com/egipto-y-la-biblia/2641-como-cruzaron-los-israelitas-el-mar-rojo.html

  • Doc Halliday dijo:

    Y también:

    http://www.lanacion.com.ar/775002-el-exodo-no-existio-afirma-el-arqueologo-israel-finkelstein

    En la red está publicado el libro de Finkelstein y Silberman sintetizado en el artículo. Se llama “La Biblia desenterrada”.Para los que les interese contrastar los mitos bíblicos con los hallazgos arqueológicos, y las últimas hipótesis del tema. Es bastante ameno.
    http://ebiblioteca.org/?/ver/95954
    Saludos
    :inbestigo:

  • @ diosa:

    Gracias por tu amabilidad. Estoy tratando de hacerme un hueco entre la familia y el puñetero curro (tengo un par de asuntos que resolver sin comentarios) para juntar y cruzar un buen puñado de referencias y hallazgos arqueológicos para tratar de ver en qué dirección apunta todo esto.

    Para ello, y si al final soy capaz de hacerlo (que me estoy volviendo muy haragán), ruego de su amabilidad y conocimiento, estimada, que ponga su granito de arena comentando su parecer al respecto.

  • Saludos.

    Mientras colecciono (veremos) las evidencias arqueológicas disponibles para determinar que no se puede determinar si el cruce del mar rojo ocurrió o no ocurrió o si se hizo tal como se comenta. un par de apuntes de masticabiblias.

    Antes que eso, añadir un apunte salido de mi fértil imaginación: ¿Podría tratarse del recuerdo de un tsunami ocurrido en la zona y que pasó a formar parte del bagaje cultural, acabando llamado a hermosear el éxodo?. La verdad es que resulta atractivo por lo bien que encaja: el mar se retira, dejando paso y posteriormente regresa en un furioso muro de agua. Dependiendo de la orografía del lugar, hasta se puede encajar bien la idea de una especie de “pasillo” por el que discurrir. en fin, no es más que una idea que expongo a su consideración.

    Y ahora, la ensalada:

    Según la tradición, el pueblo de Israel estuvo cuatrocientos años esclavizado en Egipto, harto de fabricar ladrillos de barro. Pero si hacemos una lectura algo más fría de las diversas publicaciones de la Biblia, es fácil que nos asalten algunas dudas.

    Antes de pegar un vistazo a los textos, hagamos una breve reflexión:

    los términos “opresión” y “esclavitud” no son idénticos: estar oprimido es sufrir restricciones injustas. Ser un esclavo es un status social en la antigüedad, en la que se carece prácticamente de ningún derecho y se es propiedad de alguien de un modo que se considera casi natural.

    Los textos tradicionales que manejamos dicen que:

    Gen 15:13 (version RV60) Entonces Jehová le dijo (a Abram): -Ten por cierto que tu descendencia habitará en tierra ajena, será esclava allí y será oprimida cuatrocientos años.
    Gen 15:14 Pero también a la nación a la cual servirán juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza.
    Gen 15:15 Tú, en tanto, te reunirás en paz con tus padres y serás sepultado en buena vejez.
    Gen 15:16 Y tus descendientes volverán acá en la cuarta generación, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la maldad del amorreo.

    Pero si le damos una vuelta más de tuerca, y en vez de buscar la traducción tradicional (Reina-Valera), buscamos las palabras hebreas de las que se traducen las expresiones anteriores, nos podemos llevar una sorpresa pues no están tan claros los términos, en lugar de esclavitud y opresión, los originales citan (por cortesía del señor Masud, que acertadamente me lo señala):

    Aw-Bad: Servir. Trabajar, trabajar como servicio a otros, impuesto o a veces auto-impuesto. (http://bibliaparalela.com/hebrew/5647.htm)

    Aw-Naw: Aflicción (http://bibliaparalela.com/hebrew/6031.htm )

    De donde no podemos extraer directamente esclavitud, sino mas bien aflicción y opresión (Jacob obligado a servir a Labán, y el propio tiempo de privación de libertad en Egipto).

    La nueva traducción RV del año 2000 ha cambiado su léxico notablemente, ajustándose a lo mencionado y ahora dice:

    (RV2000) Entonces dijo a Abram: Ten por cierto que tu simiente será peregrina en tierra no suya, y les servirán, y serán afligidos cuatrocientos años.

    Resumiendo, que no podemos afirmar taxativamente que los supuestos 400 años fueron exacatamente de esclavitud, sino que parecen hacer referencia al tiempo que no poseyeron una tierra propia y tuvieron que vivir de prestado en otra tierra, aceptando lo que se les quiso imponer para habitarla.

    Es decir que tal vez pudo haber un grupo más o menos nómada que durante un tiempo estuvo rondando dentro de territorio egipcio y más o menos al servicio a ratos obligado de los egipcios. Que probablemente pudieran llegar con el asentamiento de los hicsos y que tal vez se marcharon de allí como consecuencia del empeoramiento de sus condiciones o algo así.

  • Nota: Para aquellos que sientan curiosidad, hay que recordar que las fronteras de Egipto en la época de la que hablamos no se correspondían con las que ahora tiene el país:

  • Señor Halliday: creo que puede olvidarse del Tsunami. La razón es que entre que baja la marea y llega el maremoto suelen pasar un tiempo de unos diez minutos. Hasta donde sé, esto viene dado por la amplitud de onda y su velocidad de desplazamiento. La amplitud puede ser de más de cien kilómetros, y la velocidad puede superar los 600km/h, de ahí ese margen.

    Y convendrá conmigo en que eso es poco tiempo para que pasen no ya los dos millones de personas que sugiere el éxodo, sino apenas unos cuantos miles. Y luego, claro, viene la ola, con lo que si no tienen una buena montañita cerca, me parece que Moisés va a echar de menos su cestita.

    Aparte que es muy mal sitio para ese tipo de fenómenos. De hecho no sé si en el Mar Rojo se podría dar un Tsunami devastador como lo conocemos. Además llegaría en un visto y no visto. Y si viniera del Indico le tocaría entrar por un lugar relativamente estrecho y luego rebotaría de costa a costa constantemente, difuminando su energía rapidamente.

  • @ doc halliday:
    El primer problema que hay con el cruce del Mar Rojo no es cómo o dónde ocurrió, sino si ocurrió. El consenso científico es que el pueblo judío nunca estuvo en Egipto, así que no hubo oportunidad de cruzar el mar de ninguna manera. El origen del pueblo hebreo está en Palestina, y el AT se escribió varios siglos después de los hechos que relata con motivos políticos.

  • El éxodo es una ficción que no está respaldada por ningún egiptólogo serio. En el universo de las probabilidades hasta los escenarios más descabellados tienen una probabilidad mayor que cero, lo cual no quiere decir que sean posibles.
    las cifras bíblicas son ridículas y las posibles rutas donde la “ciencia” permite suponer que se cruzó el mar rojo son más ridículas todavía, porque en todas bien se podía seguir a pie y llegar al mismo sitio al mismo tiempo.

  • Javi dijo:

    El origen del pueblo hebreo está en Palestina

    Genéticamente comprobado… Pero ve y dile a un judío “Filisteo” a ver como se pone.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies