Masaru Emoto y los poderes mágicos del agua

emoto

Masaru Emoto es un autor japonés, licenciado en ciencias internacionales por la Universidad de Yokihama. Aunque frecuentemente se le trata de doctor, su graduación es en medicina alternativa, por una universidad india no acreditada, por lo que simplemente le llamaremos Masaru Emoto.

Por lo que realmente se le conoce, es por sus afirmaciones sobre los poderes mágicos del agua, que según él es capaz de percibir y almacenar la energía positiva o negativa que se proyecta sobre ella. ¿Y esto que quiere decir? Pues que si metes agua en dos frascos, y a uno le dices cosas bonitas y a otro le insultas, el agua almacenará esa energía positiva o negativa en su interior, y si la congelas, el primero formará cristales de hielo bonitos, y el segundo formas horrorosas.

La afirmación de entrada escapa a la lógica, ya que parte de la universalidad de la percepción de lo bonito o bueno, y de lo feo o malo. Por ejemplo, a mi la filatelia me puede parecer lo más maravilloso del mundo, pero quizá otra persona podría considerar que hablarle todas las tardes a un vaso de agua sobre sellos es una tortura. Pero es más. El agua no solo es capaz de interpretar y almacenar la energía positiva, sino que sabe leer y en todos los idiomas del mundo. Basta con escribir un letrero en el frasco poniendo “Amor” y en el otro “Idiota” para obtener el mismo efecto.

Posiblemente a estas alturas ya no necesites leer nada más para estar convencido de que lo que vende Emoto es humo, pero profundicemos un poco más.

El agua al congelarse forma diferentes estructuras cristalinas dependiendo de la temperatura y de la humedad existente. Actualmente no se conoce con exactitud por qué los cristales de hielo forman diferentes estructuras ya que la física sobre la manera en la que las moléculas de agua se comporta en temperaturas de congelación es muy compleja.

cristales

Parece por lo tanto realista afirmar que el aspecto de un cristal de hielo depende simplemente de la temperatura a la que estuvo expuesto, y de la humedad existente en el momento de la congelación. Pero el sr. Emoto va más allá. En uno de sus experimentos, expuso dos muestras de agua a música de diferente tipo. El cristal de la muestra de la izquierda, pertenece a la muestra de agua expuesta a música de Beethoven. La de la derecha a música Heavy Metal.

musica

Tengo un amigo fan de Metallica que no sé que pensaría de este experimento. Bueno, la verdad es que bebe poco agua. Seguramente ni le importase.

Emoto documenta todos sus experimentos, pero lo hace de tal manera que quedan sujetos a que el sesgo cognitivo afecte los resultados. Sus estudios han despertado tanto escepticismo, que incluso Randi le ofreció públicamente en 2003 un millón de dólares si era capaz de confirmar sus afirmaciones en un estudio de doble ciego. Emoto no contestó.

La única prueba planteada por él mismo, diseñada de tal manera que ese sesgo no pudiese ocurrir tuvo lugar en 2008, para la revista Journal of Scientific Exploration. En este experimento se tomaron 6 botellas de agua mineral y se formaron 3 grupos de dos cada uno. Las dos primeras botellas fueron las que se dedicaron como receptoras de los pensamientos positivos. Otras dos se pusieron debajo de la mesa donde se ubicaron las primeras, a modo de muestras de control cercanas. Las otras dos botellas se colocaron en otra planta del mismo edificio, a modo de muestras de control lejanas. Todas las botellas se metieron en jaulas de Faraday para evitar posibles interferencias externas.

Una vez recibida la “energía positiva” proveniente de seguidores de Emoto que oraron por las botellas [sic], se tomaron 50 gotas de agua de cada una, y se depositaron en placas Petri. Se etiquetaron, sin identificar la ubicación de la botella, y se metieron en un congelador a –25º durante 3 horas. Después, un operador realizó una foto de cada una de las gotas en un mismo vértice de la placa, independientemente de si se podía apreciar un cristal o no. Esas fotos fueron valoradas por el público en votación entre los valores 0 y 6 (6 el más bonito).

El resultado del experimento arrojó una valoración media de los cristales de las botellas rezadas de 1,8 puntos, mientras que las muestras del control próximo obtuvieron una nota media de 1,6 y las del control lejano 1,9. La conclusión es obvia. Los valores obtenidos estaban muy próximos, y además la muestra “tratada” obtuvo peor valoración que una no tratada.

La confirmación de que Emoto es un charlatán, viene de la interpretación que hizo de este experimento, en el que se olvida de la muestra de control lejana, afirmando que la muestra que ha recibido la energía positiva obtuvo mejor valoración que una muestra de referencia (1,8 vs 1,6), confirmando así otros estudios anteriores.

Share

El Calcolítico en Oriente Próximo. Los ídolos serpiente.

Aunque el término “Calcolítico” y su significancia nos  evoca el paso humano hacia un periodo, dentro de la prehistoria, de “evolución tecnológica” - Si bien la labor sobre cobre ya era conocida desde el Neolítico anatólico, en el VII milenio a.c., ésta no tomará relevancia hasta fechas posteriores -, como así nos dicta J.J. Eiroa.  Circunstancia a la que debemos añadir un “escalón más” en su evolución cultural. Éste incremento en el nivel de desarrollo permite,  por un lado, una utilización más sistemática y diversificada del medio y por otro,  una organización social más compleja. Es en éste último hito, la organización social, donde comienzan a cimentarse conceptos como la “jerarquización” y/o  la “estratificación social”,  y que son fruto de otro gran acontecimiento histórico: El nacimiento de las sociedades proto-urbanas.

Cabezas de ídolos en terracota. Periodo de El-Obeid II, 4.500 a.c. aprox. Se aprecian en los rasgos faciales los ojos tipo “grano de café”) y los cráneos alargados y el “moño” o corona.

En Mesopotamia, la “Cultura del El-Obeid”, derivada de la “Cultura de Samarra”.  sin solución de continuidad, representa la transición desde el Neolítico al Calcolítico. Una evolución que cronológicamente  será la siguiente:

Hassuna-Samarra o pre El-Obeid, 5800-5000 a.c. aprox.;

El-Obeid I o fase de Eridu, 5000-4900 a.c.; Obeid II, 4900-4300 a.c.; Obeid III, 4300-3900 a.c.; Obeid IV, 3900-3500 a.c; aprox,

Uruk o  Fase “pre-literaria”, 3500-3100 a.c.;aprox.

Djemdet Nasr, 3100-2900 a.c.; Subfase de Kish, 2900-2400 a.c. aprox.

Nota: Es de recordar, en comparativa, que en Europa este proceso fue mucho más lento. Las sociedades complejas europeas no llegarán al estadio “proto-urbano” hasta mediados del II milenio. a.c.  Ésta “desigualdad evolutiva” social y tecnológica con respecto a Oriente Próximo tuvo como consecuencia un extremo carácter referencial, incluso hoy en día, a lo largo de la Historia y que hacían proceder multitud de “idearios difusionistas” o de innovaciones culturales, incluidas las religiosas…, a partir de IV milenio a.c., en dirección al continente europeo.

Como en el caso de El-Obeid, el periodo de Uruk se subdivide en fases para su mejor comprensión y evolución.  En la fase IV-V de Uruk, hacia el 3300-3200 a.c. aprox.,  aparecen los primeros textos escritos.  De ahí que el conjunto de éstas dos sub-divisiones se les denomine, también , como “Periodo Proto-Literario”.

El periodo Pre-El Obeid, se significa por las corrientes migratorias que desde los asentamientos  en las estribaciones de las montañas, sociedades ya consolidadas en su cultura agropecuaria,  se producen en dirección a las valles  aluviales del Tigris y Eufrates. - Yacimientos de  Tepe Hisar, Tepe  Sialk,  Tepe Gawra y  entre otros, junto con los de Hassuna-Samarra - En éste lapso es donde se encuentran los primeros trabajos sobre cobre, aunque todavía sin fundición. - Tell Halaf , cultura siria cuasi paralela a Hassuna-Samarra,  5500- 4600 a.c. . Los útiles de cobre se confeccionaban exclusivamente con técnicas de repujado -, así como, y en el caso de Hassuna,  la aparición de unos “discos de piedra” o terracota con una cara lisa que presentan  incisiones y que son considerados como los precursores de los cilindros-sellos mesopotámicos, unos cilindros-sello que se utilizarán hasta bien entrado el último milenio a.c. También es de recordar que  durante la plenitud de la “Cultura de Hassuna-Samarra”, en el año 5000 a.c. y en los yacimientos de Choga Mami y Tell-Es-Sawwan, se dibujan las primeros pasos hacia la agricultura de regadío. Una agricultura de regadío que será fundamental para  obtener tierras cultivables en las franjas aluviales de los dos ríos prominentes en Mesopotamia.

El-Obeid IIEl Obeid III                                                                                                                                                                                                                                                       De De izquierda a derecha. Representación en terracota  de dos figuras humanoides femeninas procedentes de Ur y Eridu. Periodo de Al-Ubaid II,  año 4500 a.c.  aprox.  Se aprecia los cambios en la representación femenina con respecto al Neolítico y que se imagina de forma mas estilizada, juvenil y con un pecho mas pequeño.  En una de ellas,  el infante aparece con la modificación craneal propia de la Cultura del El-Obeid. British Museum. Derecha: Representación funeraria en terracota de una figura humanoide con supuesto aspecto de reptil, amamantando a un niño. Ver el “moño” o corona. Periodo Al-Ubaid IV, 3900-3500 a.c. aprox.,  procedente de Eridu. National Museum (Irak)

Dentro de una sub-fase de Hassuna,  que forma parte del conjunto arqueológico de Hassuna-Samarra, y dentro de su estética edificativa – El periodo de Samarra se identifica por casas de planta rectangular, con varias dependencias y un patio, ya no construidas con barro apisonado, sino con adobe y cubierto por  un  revocado de yeso -, aparece bajo el primer nivel de construcción  algunos pequeños santuarios que  pueden estar acompañados por enterramientos y de donde  han sido rescatadas multitud de figurillas que Lara Peinado vincula a rituales afectos. Éstas piezas presentan una decoración plástica muy característica, dado que se esbozan con cráneos muy alargados que se acompañan de ojos modelados en forma de “grano de café”. Ésta estética representativa tiene rasgos, en su similitud, con otras figuraciones del Periodo El-Obeid, del que hablaremos mas tarde, e incluso con diseños sumerios del periodo dinástico arcaico del  siglo  XXIX  a.c., aprox.

figurilla Tell-Songor A

Figura de terracota encontrada en Tell Songor A. Periodo de Hassuna-Samarra. 5500-5000 a.c. Representa a una mujer sentada que presenta el estilismo, la modificación craneal y los ojos en forma de “grano de café”.

El-Obeid, o Al Ubaid, es el nombre un “tell” , colina o montículo, en la periferia de la antigua ciudad de Ur que del que se tomará en nombre para  una segunda fase de evolución cultural acontecida en el  sur mesopotámico. Ésta cultura tuvo la cualidad de imponerse en todos los asentamientos de la cuenca del Tigris y del Eufrates y cuyo ámbito de expansión cultural también incluiría la vertiente oriental de los Montes Zagros, el sudeste iraní y  amplias zonas del Golfo Pérsico arábigo. En sus mas preponderantes yacimientos del sur mesopotámico, Tell ‘Oueili, Ur, Uruk, Lagash, Eridu y El-Obeid, las casas son más grandes que en periodos anteriores, si bien no faltarán las levantadas con cañas y revestidas de arcilla, mas humildes, de episodios anteriores.-  Se puede dar el caso, y que se observa en poblamientos como Tepe Gawra, Ninive o Tell-Es-Awwan, entre otras, que sus cimientos estén asentados también sobre trabajos en piedra - De este tiempo son las primeras grandes construcciones religiosas y que serán edificados con adobe moldeado,  estandarizándose el uso de plataformas que aislarán la construcción de las humedades del suelo. Estaríamos antes las primeras señales del acontecimiento urbano y de las primeras sociedades pre-teocráticas que, posteriormente,  se estructurarían económicamente en torno a las  labores y posesiones del templo.

Retomando el tema de las costumbres funerarias, posiblemente anteriores y/o paralelas a éstas  sociedades pre-hieráticas, se vislumbran las creencias de una vida en el “Mas Allá” y coincidente con el periodo neolítico . Dentro del  ajuar de éstos enterramientos - enterramientos que se realizaban ya en cementerios. Caso de Ur y Eridu, éste último con más de un millar de tumbas, si bien, también, se siguen manteniendo  las anteriores fórmulas  reflejadas en el periodo de Hassuna-Samarra - es donde aparecen unas figurillas realizadas en terracota,  y que posiblemente reflejen una parte de ese sentido mágico-religioso, retratando a mujeres, algunas amamantando niños, así como a hombres con cabeza y supuestas facciones de ofidio que se acompañan  con apliques de betún a modo de cabellera o corona (Mc Adam, 2003), a los que se añaden resaltes ornamentales en hombros, brazos y pecho a modo de hipotéticas escamas: Los “ídolos serpiente”. 

Aunque éstas figuraciones correspondan, como ya se ha comentado, al Periodo de Al-Ubaid, arqueológicamente estarán restringidas a la Baja Mesopotamia - Léase los yacimientos de Eridu, Al-Ubaid, Tell ‘Oueili, Ur, Uruk, Nippur, entre otros -.  Se trata de representaciones de hombres y mujeres - aunque en el registro arqueológico aparezcan también algunas asexuadas -  con unas medidas que oscilan entre los 5 y 15 cm de alto,  cuando son de “cuerpo entero”,  siendo las mas realistas las piezas de mayor entidad.  Están confeccionadas,  las mas modernas, con un cuerpo de arcilla donde se han incorporado detalles mediante técnicas de “picado”, tallado y posterior pintura. (Mc Adam , 2003), predominando las figuraciones femeninas.  Una característica de éstas representaciones humanoides, y que parece invariable tanto en las piezas del norte como del sur mesopotámico,  son sus formas esbeltas y que sugieren que tratamos con imágenes de individuos jóvenes y saludables en uno como en el otro sexo.  A esto se añade,  la particularidad que todas las formas craneales aparecen alargadas, y  que en sus diseños aparecer sentadas o acostadas, como sugiere, en el segundo caso,  la ausencia de una base donde poder mantenerlas erguidas.

«Ninmah dijo a Enki: “La Naturaleza de los hombres puede ser buena o mala. (55) ¡Me comprometo darles,  de acuerdo con mi voluntad, un destino bueno o malo! “Y Enki respondió a Ninmah: “¡Bueno! ¡Yo corregiré ese destino, bueno o malo, que tú has elegido.” Ninmah, entonces, cogió arcilla de las orillas del Apsù, y el primer hombre que al que ella dio forma, no podía sostener nada en sus anquilosadas manos» Pasaje del poema “Enki y Ninmah” .Traducción Jean Botteró. texto de Nippur. XIX a.c.

Hassuna-Samarra Tell-Es-Sawwan

Figuras humanoides de terracota procedentes de Tell-Es-Sawwan. Periodo de Hassuna-Samarra, 5800 a.c. aprox. Se trata de un torso y cabeza de mujer y un torso de hombre. National Museum (Irak)

Resulta evidente que la convivencia del hombre con los ofidios es de carácter universal,  extendiéndose los mitema de esa relación a toda la historia de la Humanidad, como queda reflejado en  multitud de simbolismos y acepciones culturales. Una mitología que quedó plasmada tanto en la literatura  y como en el arte,  existiendo una milenaria combinación entre terror y veneración.  En el caso que nos atañe,  Mesopotamia,  ésta dualidad, como no podía ser de otra manera, se repite, apareciendo diversos  seres con tal  configuración -  Caso de las serpientes u “ofidios-dragón,” los “muššatur” o “serpientes iracundas” - .  Así  surgen divinidades con tal representación zoológica o zoomórfica,  tales como el dios Ningišzida, o la diosa  Nintu/Ninmah, y determinados avatares afectos a la  primigenia diosa amorrito-babilónica Tiamat,  la Serpiente Ancestral es su papel de primigenia y hecatómbica “Naturaleza Creadora”. Ninmah/Nintu, “La Diosa de la Concepción”, la sosias de la neolítica diosa Mami,  y  que debe ser relacionada con las posteriores diosas sumerias y acadias Inanna e Ishtar.  Divinidad que , según las  creencias  sumerias,  fue la diseñadora de los seres humanos  y la que ayudaría en su alumbramiento  a la “Madre Primigenia”,  Nammu,  la “Vagina de la Naturaleza”. Aquella que, y dentro de  su desafío  con el dios Enki,  creará  a los “u.mu.ul” – En sumerio “Mi día ésta lejos”. Aunque en otras versiones del “Mito  de la Creación Humana” sería Enki quien, en exclusiva, creó a los “umûl” (Botteró) -,  “Los que sus Días No Han  Sido Comenzados”,   “Primeros ” Nacidos” (G. Leick, 2002).

En relación a lo anterior, en el caso de las figuraciones femeninas y en contra de anteriores representaciones paleo-neolíticas del norte mesopotámico anatólico, no existen vientres abultados ni grandes pechos caídos. Por el contrario, se trata de vientre planos y pechos pequeños, donde se adivinan situaciones pre-reproductivas o post-reproductivas – Como así parece indicar, y como ya ha sido comentado,  un cierto número de piezas donde aparece un niño que está siendo amamantado – y que invita a pensar en ciertas simbologías paleo-neolíticas del Mediterráneo Oriental y Oriente Próximo hacia la dualidad de las “Diosas-Madres”, Léase Potnia Theron/Asherah/Athirat  vs Asasara/Anat/Ishtar,  así como en los cultos hierógamos posteriores  a su “parte juvenil” y que se sobrepusieron  al Calcolítico.

Lo que si parece plausible, comparando las efigies encontradas en Tell Songor A, Choga Mami y Tell-Es-Sawwan, Periodo de Hassuna-Samarra, con las muestras encontradas en Ur, Eridu, Periodo de Al-Ubaid,  es que las segundas deriven en su concepción morfológica y simbólica de las primeras (Mc Adams, 2003). De hecho, presentan la misma composición facial y craneal: Ojos en forma de “granos de café” y cabezas elongadas, así como un cuerpo esbelto, diferenciándose exclusivamente  en la posición que toma su diseño que en las primeras es sedente y en las segundas es  erecta.

Templo Inanna I

Alegoría de estuco procedente del templo sumerio arcaico de Inanna en Assur. nivel H. Alta Mesopotamia (2650-2350 a.c.). Aparece una mujer postrada con complejos tatuajes mortuorios.

Su posible representación como dios/a-serpiente, tal vez  tuviera  un simbolismo semejante a las figuraciones zoomórficas del posterior dios patronal de la ciudad sumeria de Gishbanda -  “La Ciudad de los Jóvenes Árboles” y su patrón el dios Ningishzida, “Señor del Verdadero Árbol y Protector de sus Raíces” -,  y que en su positividad,  según mi parecer, simbolizaría “lo sano”, “lo que crece fuerte y abundante” - Las raíces de los árboles eran consideradas  por los sumerios como serpientes. Serpientes  que,  supuestamente,   los protegían de seres y circunstancias dañinas – . No olvidar que las serpientes, en otras culturas, caso del Antiguo Egipto egipcia,  tienen una significancia simbólica y práctica como protectores de haciendas, viviendas o vidas. - Caso de la diosa egipcia Renenunet protectora, la que “Da Destino o Vida” a los recién nacidos – ¿Porqué no también extender su protección a ese “Mas Allá”  en las culturas calcolíticas mesopotámicas..? o como ya hemos sugerido ¿Hablaríamos de una “extensión” de las primigenias creencias paleo-neolíticas reencarnativas..?  La respuesta posiblemente se encuentre en la  valoración  arqueológica  del contexto social de las figuras y de su época.

En primer lugar, habría que apuntan que las primeras estatuillas encontradas en Eridu y Al-Ubaid (Hall & Woolley, 1927), aunque aparecieron en los respectivos cementerios, no formaban parte del ajuar funerario de las tumbas, como así lo confirman otras muestras encontradas posteriormente en Rajib X, Al-Ubaid IV (Woolley, 1955),  Hajji-Muhammad, Al-Ubaid II-III (Strommenger, 1963) y numerosos fragmentos incorporados en la mampostería y procedentes de construcciones de Nippur (Van Buren, 1930) - De hecho, una gran parte de los fragmentos encontrados en Hajji-Muhammad sirvieron a modo de grava en grandes ladrillos de adobe para el ziqqurat del templo de An(û),  (Heinrich, 1937) -. Dato, el anterior, que nos podría sugerir un cambio en los modos religiosos y funerarios ante la supuesta “profanación” de las figuras, aunque  y desde la visión sumeria sobre lo “sacro  del hecho constructivo” , tal vez,  no sea así el real significado  que haya de considerarse.  Si bien, y teniendo en cuenta la escasez de piezas con procedencia de Ur, Eridu y Tell ‘Oueili,  en el El-Obeid mas meridional,  puede identificar una evolución en su intencionada ubicación, y que va desde los propios hogares de Tell ‘Oueili , El Obeid 0-I;  de localización indiscriminada dentro del asentamiento, caso de Ur y Eridu, El-Obeid I-II, y exclusivamente en cementerios en El-Obeid III-IV. Una evolución que culminaría en el Periodo Final de Ur, donde ningún enterramiento conserva semejante ajuarmy que probablemente suponga exclusivamente un progresivo cambio en los modos funerarios. En ese mismo sentido,  se especula que tales figurillas acompañaran a sus  primeros creadores en vida y posteriormente en la muerte  dentro de un primigenio contexto de creencias lares ctónico-infernales;  para luego ser diseñadas por personas concretas, léase  sacerdotes.., dentro de una liturgia que finalizó durante El-Obeid IV, y que concuerda temporalmente con el  posterior  influencia  en la Baja Mesopotamia de parte las culturas elamitas a comienzos del Periodo de Uruk,  3500-3100 a.c., así como la paralela conservación del ritual en la Alta Mesopotamia.

En definitiva, si bien éstas representaciones funerarias están vinculadas simbólicamente con las serpientes, como parte de unas creencias hacia el “Mas Allá”,  a las “Diosas-Madres”/”Diosas de la Fertilidad” y a la Reencarnación. Posiblemente, en un primer estadio, fuera una imagen recordatorio de la personalidad del difunto en un contexto de religiosidad lar, tal vez como una guía para una futura reencarnación,  y que continuó, mas adelante,  utilizándose en recintos específicos intra o extra-muros dentro un contexto funerario comunal o aldeano. Si bien, A. Daems (2006), afirma que tales representaciones retratan la devoción y la pena hacia el finado dentro de un general ritual mortuorio,  sería a considerar la posibilidad que tales figuras, además de lo ya comentado,  fueran una exposición de la virtudes físicas y sacras del difunto de cara a su aprobación por parte de la diosa en su decisión reencarnativa, y no como exvoto.  De hecho,  tales observancias rituales se mantuvieron vivas en los rituales funerarios sacerdotales posteriores de la Alta Mesopotamia en templos afectos a las diosas de la Fertilidad.

Dicho esto, los diferentes aspectos de su diseño y que parecen imitar la cabeza y características de  un ofidio, deben ser considerados primeramente como  un rasgo cultural  y luego sacro, y no la representación de una determinada divinidad.  Rasgos culturales que se extendieron por Mesopotamia y Anatolia y que derivan de los modos funerarios de las  anteriores culturas de Halaf y Hassuna-Samarra, manteniéndose como parte de un general ritual hasta bien entrado  el Dinástico Arcaico  en la Baja Mesopotamia y en el  proto-Dinástico de Assur  en la Alta Mesopotamia hacia mediados del III milenio a.c.  Una práctica cultural que incluiría la modificación craneal de los infantes en determinadas élites (Molleson and Campbell 1995; Moorey 2003; Wengrow 1998) y donde  el tatuaje mortuorio proclamaría una “extrema santidad”  en la devoción del finado/a  hacia la divinidad (J. Black). Tatuajes mortuorios, como así se refleja también un bajorrelieve encontrado en el “Templo Arcaico de Inanna”  en Assur (W. Andrae, 1935),  que incluyen ornamentaciones alrededor de los ojos a similitud de las formas en “grano de café”, y que concuerdan en su acepción con otro tipo de piezas encontradas en el “Templo de los Ojos” en Tell-Brak, Alta Mesopotamia,  año 3500-3300 a.c. aprox., durante el Periodo de Uruk, hacia cultos hacia “Diosas-Madres” omnividentes, y que podrían a sugerirnos determinadas “facetas adivinatorias” de las sacerdotisas de cultos hierógamos posteriores.

Lo que si parece evidente  son dos cosas: Que existen, en esos primeros momentos,  una continuidad en la evolución cultural mesopotámica que reniega de cualquier ruptura a contextual proveniente del “exterior” de  Oriente Próximo hasta el periodo de Djemdet Nasr y la llegada de los sumerios a la Baja Mesopotamia, y por otro, que no es necesario dar explicaciones peregrinas a ciertas piezas arqueológicas,  aunque éstas resulten “menos románticas” que los cuentos de la “Abuelita Espacial”.

Referencias y mas información:

“Nociones de Prehistoria general” Jorge Juan Eiroa (2006)

“A Snake In The Grass: Reassessing the Ever-Intriguing Ophidian Figurines” Aurelie Daems (2006)

“La civilización sumeria” Federico Lara Peinado (1999)

“Ubaid Headshaping: Negotiations of Identity Through Physical Appearance?”  Kirsi O. Lorentz (2006)
“The cult of the serpent” Balaji Mundkur (1983)

Imágenes:

juniacaetano.blogspot.com

ancient contact.blogspot.com

uned.es

pinterest.com

page.freett.com

Share

Ya es oficial. La homeopatía no funciona

homeopatia

El Consejo de Salud e Investigaciones Médicas australiano ha publicado un documento sobre la efectividad de la homeopatía. En el se afirma que :

NHMRC concluye que la evaluación de las evidencias de las investigaciones en humanos no muestran que la homeopatía sea efectiva para el tratamiento del rango de condiciones de salud considerado.

No existen estudios de suficiente calidad, bien diseñados, ni con suficientes participantes sobre este tratamiento:

  • Para algunas enfermedades, la homeopatía no ha demostrado una eficacia mejor que una sustancia placebo
  • Otros estudios soportan que la homeopatía produce mejores resultados que un placebo, o que es tan eficaz como otro tratamiento convencional, pero esos estudios no son fiables.

Leer más

¿Una fiesta en Marte?

fiesta

Tenemos nuevo episodio de la saga Curiosity. El rover de la NASA captó el pasado 3 de abril una fotografía utilizando la NAVCAM derecha con un extraño destello en el horizonte. El aspecto que mostraba es el de un foco luminoso de origen no natural.

destello

Ni que decir tiene que, al igual que en otras ocasiones, la fotografía está circulando viralmente por el circuito magufo, planteando la posibilidad de que se trate de una señal extraterrestre, o incluso, un resplandor proveniente de un sistema de iluminación del subsuelo, donde podrían vivir… ¡marcianos!

Las NAVCAM son una pareja de cámaras gemelas que se utilizan para poder realizar fotografías estereoscópicas.…

Leer más

Especulando sobre el vuelo 370 de Malaysia Airlines

370

El próximo martes se cumplirá un mes desde la desaparición mas misteriosa de un vuelo comercial nunca ocurrida. Se trata del 370 de Malaysia Airlines, un Boeing 777 con 227 pasajeros y 12 tripulantes. Despegó el 8 de marzo de Kuala Lumpur a las 00:41 hora local, rumbo a Pekín. Su último contacto con el control de tierra ocurrió a la 1:30, aparentemente con total normalidad, pero a las 2:40, antes de entrar en suelo vietnamita, desapareció de los radares, y a partir de ahí empieza la confusión.

Inicialmente se pensó que el avión había caído en el golfo de Tailandia, y allí se centró la búsqueda, sin resultado.…

Leer más