Off Topic

En este espacio podéis tratar el tema que os apetezca.

 
 
  • @ Invita2:
    @ Shney:
    (Mis disculpas por la demora en contestarles)

    Lo primero que me llama la atención en sus intervenciones, considerando lo que habitualmente se discute en el blog, esto es que la Ciencia no es dogmática y que lo que habitualmente se tenía por correcto, con los avances en la investigación y sus conclusiones, tiende a ser primero refutado y desde ahí invalidado. Y digo que me llama la atención porque veo que tal vez Uds. estén dispuestos a aceptar esto en general pero les produce chirridos cuando estos cambios de paradigmas sean referidos a algo aparentemente tan pedestre como la alimentación. Lo que comemos día a día.

    Creo que estaremos de acuerdo en que hay una epidemia de obesidad al menos en occidente. Y esto no es difícil comprobar: sólo basta mirar a nuestro alrededor. Cuando este servidor estaba en educación básica (primaria) por los años 60’s, en mi clase no había compañeros con sobrepeso, a lo más en toda la escuela habría uno que otro. Ahora bien, observen el patio de una escuela y verán que los chicos con evidente sobrepeso cuando no derechamente obesos, abundan.

    Lo anterior inevitablemente va ligado a otro hecho funesto: el aumento de la diabetes. Ya no sólo en adultos sino que en poblaciones cada vez más jóvenes y no es raro encontrar a prepúberes encadenados a las estatinas y toda la parafernalia farmacológica para tratar los síntomas y no las causas.

    A modo de ejemplo:
    El consumo de estatinas en España aumentó en el periodo de estudio un 26,42 por ciento. El número de envases vendidos aumentó un 16,26 por ciento. La evolución de coste tratamiento día fue descendente en un 33,33 por ciento. El importe total de estatinas descendió un 41,14 por ciento. La población en tratamiento con estatinas aumento en un 26,42 por ciento.https://www.farmaceuticoscomunitarios.org/es/journal-article/consumo-estatinas-espana-2009-2011

    ¿Cuál es la razón de fondo para que estas tasas a nivel mundial se hayan disparado si desde hace a lo menos 50 años se ha seguido las directrices alimentarias que distintos organismos, entre ellos la OMS y la FAO, han recomendado a los entes gubernamentales encargados de la sanidad en todo el planeta y que han sido probados como un rotundo fracaso?: disminuir la ingesta de grasas y proteínas de orígen animal y privilegiar los hidratos de carbono que a fin de cuentas en el proceso digestivo son transformados en glucosa. Los resultados de este fracaso están a la vista, seguimos engordando y sufriendo de diabetes: En 2014, un estudio de la revista médica Lancet estimó que el número de adultos con sobrepeso en el mundo era 2.1 mil millones en 2013, comparados con 857 millones en 1980.4​ El índice de obesidad también aumentó en las personas mayores de 60 años en un 50%.5​ (Wikipedia)

    Cuando la Asociación Estadounidense del Corazón nos dijo que comiéramos más pan y bebiéramos más zumos, comimos más pan y bebimos más zumos.Inevitablemente, la ingesta de azúcar aumentó. (Dr. Jason Fung-El código de la obesidad)

    ¿una caloría de aceite de oliva provoca la misma respuesta metabólica que una caloría de azúcar? Evidentemente, no. Existen muchas diferencias fáciles de medir entre ambos alimentos. El azúcar hace que suba el nivel de glucosa en la sangre y provoca una respuesta insulínica por parte del páncreas. El aceite de oliva no. Cuando el aceite de oliva es absorbido por el intestino delgado y transportado al hígado, no se produce un aumento significativo del nivel de glucosa o de insulina en la sangre. (Id)¡Simple!

    Obesidad y diabetes tienen un denominador común: la alimentación; de eso ya no queda duda. Entonces, ante este flagelo la comunidad médica tradicional ¿qué ha hecho hasta ahora? Lo de siempre: tratar los síntomas a través de la medicación sin ir a las causas que los provocan. Y así es como nos va, hay que decir.

    Para no enturbiar la conversa he omitido referirme a las ganancias escandalosas que obtienen las compañías farmacéuticas en este incordio.

    Ahora a lo anecdótico:

    Como estoy adscrito a la sanidad pública y para los baremos de OMS soy un adulto mayor, debo concurrir mensualmente al consultorio de mi municipio a hacerme los controles de rigor: colesterol, insulina, presión arterial y todo eso. Me llega a dar una sensación de culpabilidad llegar montado en bici, conversar con personas de aproximadamente mi edad y comprobar la diferencia abismal entre sus estados y el mío. Ocasionalmente también me encuentro con ex-colegas de diabetes y es atroz verlos convertidos en unos ancianos achacosos que apenas se mantienen en pié. De haber seguido el mismo camino, estaría como ellos. Afortunadamente leí y me informé y el asunto me hizo ¡click! Muchas cosas que estaban ocurriéndome eran coincidentes con los estudios publicados por científicos en distintas revistas y avalados por sus pares. Y mi conclusión fué que había vivido engañado. Con supervisión médica competente me atreví a cambiar mis hábitos alimentarios y aunque suene a anecdótico, funciona. Funciono.
    Tengo 67 años. Mi padre falleció a los 68 víctima de diabetes y una falla renal (diálisis incluída)irremontable.

    Bueno muchachos, no doy más la lata.
    Si alguien quiere leer sobre el particular le dejo el enlace al libro que acabo de citar. Este enlace caduca el 31 de Enero. Para que funcione deben eliminar esto (XXX)

    https://mega.nz/file/2tgExZYS#1RGh(XXX)f8G05DxRHfgRw3JxCVMs1xxkIJDYpjft8qM-_Kk

  • ¡Demonios…!
    Mi anterior respuesta estaba dirigida a @Invita2 y a @Alexis. Por alguna razón (en realidad si la sé pero me da lata confesar que soy medio pajarón, pero que quede entre nos) me autocontesté. :penitencia:

    Saludos :cerveza:

  • @ Shney:

    Lo primero que me llama la atención en sus intervenciones, considerando lo que habitualmente se discute en el blog, esto es que la Ciencia no es dogmática y que lo que habitualmente se tenía por correcto, con los avances en la investigación y sus conclusiones, tiende a ser primero refutado y desde ahí invalidado.


    A ver, por partes, la Ciencia es dogmática en temas ya sabidos o comprobados fehacientemente, pero no es inamovible si se presentan evidencias que rebatan esos dogmas con pruebas válidas. Hay muchos dognmas absolutos en la Ciencia, uno obvio, la tierra es “redonda”.

    Y digo que me llama la atención porque veo que tal vez Uds. estén dispuestos a aceptar esto en general pero les produce chirridos cuando estos cambios de paradigmas sean referidos a algo aparentemente tan pedestre como la alimentación. Lo que comemos día a día.


    Me aludes a mí y respondo. Para nada, en mi caso soy plenamente consciente de que la alimentación (entre otras muchas cosas) es un pilar básico para ser longevo y tener buena salud, ahora y en el futuro, si cuidas tu coche te durará más años.
    Pero no comparto la misma dieta que tú y estoy sano, no tengo diabetes, ni sobrepeso, ni colesterol y mis análisis de sangre y pruebas médicas son todas perfectas, no tengo la misma edad que tú, es verdad que soy algo más joven, pero llevando una dieta mediterránea (basada en la pirámide nutricional aceptada) estoy plenamente sano, eso sí, respetando las cantidades recomendadas y controlando los excesos, además de cuidar otros aspectos de la vida igualmente necesarios.

    Pero claro, no se puede generalizar, si usas mi misma dieta (que no es dieta en sí, sino seguir ciertas recomendaciones) modificas las cantidades, pues ya todo varía y los resultados no son los mismos.
    El organismo humano es tan complejo que parece que nunca terminamos de entenderlo, para muestra un botón, en 2018 descubrieron el intersticio, hace décadas fumaban tabaco porque decían que era relajante, y como comenta @Alexis, hasta hace dos días tomarse un zumo de naranja NATURAL al día no estaba tan denostado como ahora por el tema del azúcar.

    Creo que estaremos de acuerdo en que hay una epidemia de obesidad al menos en occidente. Y esto no es difícil comprobar: sólo basta mirar a nuestro alrededor. Cuando este servidor estaba en educación básica (primaria) por los años 60’s, en mi clase no había compañeros con sobrepeso, a lo más en toda la escuela habría uno que otro. Ahora bien, observen el patio de una escuela y verán que los chicos con evidente sobrepeso cuando no derechamente obesos, abundan.

    Lo anterior inevitablemente va ligado a otro hecho funesto: el aumento de la diabetes. Ya no sólo en adultos sino que en poblaciones cada vez más jóvenes y no es raro encontrar a prepúberes encadenados a las estatinas y toda la parafernalia farmacológica para tratar los síntomas y no las causas.

    A modo de ejemplo:
    El consumo de estatinas en España aumentó en el periodo de estudio un 26,42 por ciento. El número de envases vendidos aumentó un 16,26 por ciento. La evolución de coste tratamiento día fue descendente en un 33,33 por ciento. El importe total de estatinas descendió un 41,14 por ciento. La población en tratamiento con estatinas aumento en un 26,42 por ciento.https://www.farmaceuticoscomunitarios.org/es/journal-article/consumo-estatinas-espana-2009-2011


    Innegable. No hay más que añadir.

    ¿Cuál es la razón de fondo para que estas tasas a nivel mundial se hayan disparado si desde hace a lo menos 50 años se ha seguido las directrices alimentarias que distintos organismos, entre ellos la OMS y la FAO, han recomendado a los entes gubernamentales encargados de la sanidad en todo el planeta y que han sido probados como un rotundo fracaso?: disminuir la ingesta de grasas y proteínas de orígen animal y privilegiar los hidratos de carbono que a fin de cuentas en el proceso digestivo son transformados en glucosa. Los resultados de este fracaso están a la vista, seguimos engordando y sufriendo de diabetes: En 2014, un estudio de la revista médica Lancet estimó que el número de adultos con sobrepeso en el mundo era 2.1 mil millones en 2013, comparados con 857 millones en 1980.4​ El índice de obesidad también aumentó en las personas mayores de 60 años en un 50%.5​ (Wikipedia) : En 2014, un estudio de la revista médica Lancet estimó que el número de adultos con sobrepeso en el mundo era 2.1 mil millones en 2013, comparados con 857 millones en 1980.4​ El índice de obesidad también aumentó en las personas mayores de 60 años en un 50%.5​ (Wikipedia)
    Cuando la Asociación Estadounidense del Corazón nos dijo que comiéramos más pan y bebiéramos más zumos, comimos más pan y bebimos más zumos.Inevitablemente, la ingesta de azúcar aumentó. (Dr. Jason Fung-El código de la obesidad)

    ¿una caloría de aceite de oliva provoca la misma respuesta metabólica que una caloría de azúcar? Evidentemente, no. Existen muchas diferencias fáciles de medir entre ambos alimentos. El azúcar hace que suba el nivel de glucosa en la sangre y provoca una respuesta insulínica por parte del páncreas. El aceite de oliva no. Cuando el aceite de oliva es absorbido por el intestino delgado y transportado al hígado, no se produce un aumento significativo del nivel de glucosa o de insulina en la sangre. (Id)¡Simple!

    Obesidad y diabetes tienen un denominador común: la alimentación; de eso ya no queda duda. Entonces, ante este flagelo la comunidad médica tradicional ¿qué ha hecho hasta ahora? Lo de siempre: tratar los síntomas a través de la medicación sin ir a las causas que los provocan. Y así es como nos va, hay que decir.


    Aquí disiento en algunos puntos. Del caso americano o sudamericano no puedo hablar, pero si del español, y aquí en España, nunca nos recomendaron aumentar la ingesta de azúcar ni de pan, por lo menos desde que tengo memoria. Es más, siempre se nos ha advertido de las consecuencias de una mala alimentación y de lo buena que es la dieta mediterránea, bien seguida en cuanto a consumos.
    Entiendo que si los expertos o los que mandan recomiendan algo será porque es bueno, y aquí entiendo tu descontento si las recomendaciones que os dieron fueron esas. Recuerdo haber visto un documental de alimentación donde trataban temas de obesidad y como cierta marca de bebida de cola ultrazucarada, pagaba estudios para ir en contra de los estudios que alertaban de que un consumo excesivo de azúcar provocaba diabetes y obesidad, qur es el mismo caso que ya sucedió cuando la Ciencia fue contra el tabaco, el mismo modus operandi, intentar desprestigiar esos estudios, confundir a la población para seguir vendiendo, que al final es de lo que se trata.

    Dicho esto, si una persona tiene toda la informacion necesaria, correcta actualizada, y ELIGE comer mal, fumar, beber, tener una vida sedentaria, etc, etc, la culpa será unica y exclusivamente de la persona o personas en cuestión, y vuelvo a recalcar teniendo la información. Aquí en España sabemos que el exceso de carnes rojas pueden provocar cánceres, al igual que el tabaco, que el exceso de azúcar provoca obesidad y diabetes, etc, vamos que quien más quien menos sabe que tiene que hacer para llevar una vida sana y aún así hacemos lo que queremos.
    También hay que remarcar los tiempos qur corren, la falta de tiempo o pereza para cocinar saludablemente, la comodidad de la comida rápida, todo esto ha cambiado durante las últimas décadas también haciéndose más habitual.

    Y algo que a mi me preocupa y bastante, el aumento del uso de los conservantes y edulcorantes artificiales (las E- que comenté antes), que en el caso de algunos edulcorantes, engañan a nuestro cerebro y nos pueden hacer comer más o te hacen ir al baño (maltitol), y en el caso de los conservantes, de los cuales hay estudios en humanos sí, pero por SEPARADO, no hay un solo estudio de interacciones entre los cientos sino miles de conservantes y edulcorantes artificiales que existen y su posible toxicidad en el cuerpo humano. Imagínate hacerlos con la cantidad de ellos que hay, no sería viable y aun así los consumimos a diario. De vez en cuando hasta retiran alguno aprobado tras comprobarse que no era tan seguro como se pensaba.

    Otro problema es que los médicos son médicos, no nutricionistas (me da igual de que corriente), tienen nociones básicas en nutrición pero no son expertos y las pautas que sulen dar son muy generales, y como dices van a tratar los síntomas y no el problema.
    Así puedes encontrate a gente obesa o con sobrepeso y malnutrida, o viceversa.

    Ahora a lo anecdótico:

    Como estoy adscrito a la sanidad pública y para los baremos de OMS soy un adulto mayor, debo concurrir mensualmente al consultorio de mi municipio a hacerme los controles de rigor: colesterol, insulina, presión arterial y todo eso. Me llega a dar una sensación de culpabilidad llegar montado en bici, conversar con personas de aproximadamente mi edad y comprobar la diferencia abismal entre sus estados y el mío. Ocasionalmente también me encuentro con ex-colegas de diabetes y es atroz verlos convertidos en unos ancianos achacosos que apenas se mantienen en pié. De haber seguido el mismo camino, estaría como ellos. Afortunadamente leí y me informé y el asunto me hizo ¡click! Muchas cosas que estaban ocurriéndome eran coincidentes con los estudios publicados por científicos en distintas revistas y avalados por sus pares. Y mi conclusión fué que había vivido engañado. Con supervisión médica competente me atreví a cambiar mis hábitos alimentarios y aunque suene a anecdótico, funciona. Funciono.
    Tengo 67 años


    Bueno, tú mismo comentas que poco más que te engañaron y seguiste al milímetro unas malas recomendaciones en cuanto a alimentación, ¿no? Y se deduce que ese camino te llevó a esas enfermedades y que la razón de tu mejoría fue el cambio de la alimentación, por tanto imagino que tus “ex-compis” y esa gente con la que coincides cuando vas a revisiones médicas, ha debido seguir esas mismas malas recomendaciones y por eso están así, ¿no?, pero, ¿y si hubiérais seguido unas pautas alimentarias claras, concisas y verdaderas desde el principio? (Además de cuidar del resto de aspectos de la salud), ¿hubiérais llegado al mismo destino?

    El tema de la nutrición da para mucho debate, y cada vez está más en auge entre la gente y creo que queda mucho por descubrir.
    Salu2.

  • @ Shney:
    --
    Por mi parte y sobre todo, agradecer el testimonio, que me parece interesantísimo. Más allá de ésto tampoco voy a quitar ni poner nada a toda la argumentación con que responde @Invita2, que en ningún caso sabría yo mejorar, completar ni matizar siquiera.
    --
    Shney dijo:

    me llama la atención porque veo que tal vez Uds. estén dispuestos a aceptar esto en general pero les produce chirridos cuando estos cambios de paradigmas sean referidos a algo aparentemente tan pedestre como la alimentación. Lo que comemos día a día.

    --
    Bueno. No es que sea esa mi actitud. Yo simplemente manifestaba que nunca deja de sorprenderme la cantidad de pormenores que surgen a poco que se vaya uno topando con tantos y tan varios postulados del nutricionismo más detallista. Y con las contradicciones que van surgiendo en ellos con el tiempo (vuélvase otra vez sobre el ejemplo del zumo de naranja natural y recién exprimido)… Pero lo decía desde mi demasiado desconocimiento de la materia.
    --
    No me son ajenas las recomendaciones más genéricas y habituales, pero mi relación cotidiana con las cosas del comer no pasa de ser, precisamente, la meramente pedestre: Comer cada día y agradecer (cada cual a aquello en lo que crea) ese sustento diario.
    --
    Parecería que, en la naturaleza, prácticamente el único problema que presenta ese sustento para cualquier ser vivo es la dificultad a la que reiteradamente haya de enfrentarse para procurárselo. Y ya. Sin embargo, razonablemente soslayado ésto para nosotros, nos vemos luego enfrentados a todo ese despliegue de concienzuda analítica de la que puede llegar a depender la salud de tantas personas que, pudiendo comer (que es lo principal) resulta que es precisamente ese mismo comer, por inadecuado para ellas, el que les daña. Ésto es así. No lo discuto. Sólo me sorprendo de la complejidad que puede llegar a alcanzar ese detallismo en el estudio de la (tan pedestre, cotidiana y fundamental) alimentación… Y de las contradicciones a las que me refería, que de repente ve uno surgir inesperadamente.
    --
    Me refiero a que hay productos alimentarios, corrientes y de toda la vida, que no pueden haber cambiado con el tiempo, así como tampoco nuestra manera de asimilarlos ni sus repercusiones sobre nuestro organismo. Y, aún así, uno ve alterar inesperadamente la valoración nutricional que se les otorga, así como de repente. Aquí el ejemplo, otra vez, del zumo de naranja, o de la calidad de los huevos como aporte de proteína y de según qué tipo de grasas.
    --
    Y se ve a menudo: Aquí en España tenemos a nuestro incombustible cocinero televisivo Karlos Arguiñano, que cocina gastronomía popular para la audiencia. Aún no hace mucho solía predicar, casi como lema y acompañamiento para cualquiera de sus recetas: “¡Y el trocito de pan que no falte!”… En posteriores temporadas, pusieron a una simpática “partenaire”, que ya le acompañaba antes, a comentar algunos valores nutricionales básicos de cada receta que se televisaba en su programa. De repente, la conveniencia o no del trocito de pan para acompañar, era “cuestionada” o, como poco, puesta estrictamente en relación con el equilibrio o exceso de carbohidratos que supondría para con cada receta expuesta.
    --
    Lo dicho: Me sorprende que esas rectificaciones, con respecto a productos tan ancestralmente cotidianos, puedan darse aún tan en la actualidad. Pero, repito, me sorprende desde mi ignorancia y desconocimiento. No desde ningún tipo de reticencia a asumirlas, que no soy yo quién.
    --
    Invita2 dijo:

    El tema de la nutrición da para mucho debate, y cada vez está más en auge entre la gente y creo que queda mucho por descubrir.

    --
    Pues eso. Por mucho que a mí me pasme, bien que debe de ser así.
    --
    Saludos y gracias por la conversación.

  • @ Alexis:

    Sólo me sorprendo de la complejidad que puede llegar a alcanzar ese detallismo en el estudio de la (tan pedestre, cotidiana y fundamental) alimentación…

    Si vas al detalle de la nutrición y entramos en los procesos químicos en el organismo y demás puede ser complejo, pero lo básico viene a ser ya no alimentarse, sino nutrirse de lo que el cuerpo necesita. Muchas personas bien alimentadas tienen alguna carencia o varias, de vitaminas o minenerales, y ni siquiera lo saben. Se enteran cuando ese déficit prolongado de algún micronutriente necesario provoca una enfermedad, y que en la mayoría de los casos ni es detectado tras ella o tampoco se conoce muy bien todavía la relación déficit-efecto. Pero los marineros que contraían escorbuto tras largas temporadas en el mar ya demostraron que ocurre si pasamos mucho tiempo sin ingerir vitamina C.

    Si ahora pensamos en todos los nutrientes esenciales, como la vitamina C, que necesitamos los humanos para estar sanos, te da algo:

    Ácidos grasos esenciales:
    Ácido linolénico (el ácido graso omega-3), Ácido linoleico (el ácido graso omega-6)

    Aminoácidos esenciales necesarios para los humanos (adultos):
    Fenilalanina,Isoleucina,Leucina,Lisina,Metionina,Treonina,Triptófano,Valina,
    Aminoácidos esenciales sólo para niños:Arginina,Histidina.

    Vitaminas:
    Ácido pantoténico,Biotina,Colina,Ácido fólico,Niacina,Riboflavina (vitamina B2, vitamina G),Tiamina (vitamina B1),Vitamina A (retinol),Vitamina B6 (piridoxina, piridoxamina, o piridoxal),Vitamina B12 (cobalamina),Vitamina C (ácido ascórbico),Vitamina D (calciferol),Vitamina E (tocoferol),Vitamina K (naftoquinoides).

    Minerales:
    Cromo,Azufre,Bromo,Calcio, Cobalto,Cobre,Fósforo, Hierro, Magnesio,Manganeso Molibdeno,Potasio,Selenio, Yodo,Sodio,Vanadio,Zinc.

    Todos ellos necesarios en mayor o menor medida para nosotros y que los tenemos que añadir mediante la alimentación para estar bien nutridos ya qur nuestro organismo no los fabrica, y todas ellas con sus posibles enfermedades derivadas de su carencia, y además de consumir las calorías, lípidos y proteínas necesarias diarias.
    Mirándolo bien si que parece complejo :suicidio:

  • @ Invita2:
    --
    Invita2 dijo:

    Si ahora pensamos en todos los nutrientes esenciales, como la vitamina C, que necesitamos los humanos para estar sanos, te da algo:

    --
    No. No creo que me vaya a dar nada. A uno ya le suenan todas esas cosas de oídas. Lo que pasa es que abruma la magnitud, la variedad y, en definitiva, lo tan virtualmente inabarcable de toda la combinatoria posible de tanto elemento. Y si encima ha de resultar que individuos diferentes responden de forma diferente a según qué (alergias o intolerancias, como ejemplo más drástico) el lío se antoja descomunal.
    --
    Ha habido algunos tiempos, más que otros, en que a mi madre se le ha antojado interesarse bastante por esos temas (recuerdo ejemplares de la revista “Integral” por casa). Si me levanto un momento del teclado y le echo un vistazo a los desordenados estantes de libros que tengo más cerca, por aquí y por allá se me aparecen títulos vetustos de pequeñas obritas tales como “El Huerto Biológico”, “La Farmacia Verde de la Abuela” o “Dieta de la Superenergía del Dr. Atkins”… Y porque están todos los libros muy remezclados y no me he entretenido en mirar más. La biblioteca familiar quizá le deba a mi querida madre aún mayor volumen de novelas de Agatha Christie que de esos otros temas, pero tampoco se queda corta por ese otro lado.
    --
    Y he de decir que, si bien yo siempre he “pecado” de no compartir apenas ese interés tan explícito de mi madre, también me temo que ésta ha adolecido a veces de alguna que otra ofuscación de profano. Recuerdo concretamente que alguna vez leyó algo sobre el magnesio y sus propiedades y, durante algún tiempo, parecía que nada era más importante en la nutrición que los aportes de magnesio.
    --
    Pasa como con todo lo que resulta atractivo o interesante, pero que también es harto complicado o complejo: Cuatro apuntes parciales sobre lo que en realidad es todo un mundo y ya el desconocedor demasiado ávido se hace sus ideas y se monta su película con poco más que casi nada… Yo intento evitar eso, procurando reconocer mi propio desconocimiento antes de pretender postular nada por mi cuenta. (Que luego uno también se entusiasma con según qué otros temas y a lo mejor también se le escapan convicciones en lugar de argumentos documentados, pero bueno… Asín semos también).
    --
    En fin. No se si me da para más este improvisado responder mío de hoy. Saludos y, sobre todo, un beso para mi madre: Que al fin y al cabo no va a leer ésto porque mis paseos por aquí los llevo al margen de mi vida familiar. Y además queda amparada por el mismo anonimato que hay detrás de éste simple tal “Alexis”, sin más datos ni referencias… Pero que también me puede saber un poco mal haberla usado así como ejemplo que me ha venido a mano, sin pensar mucho en qué demasiado parcial e injusta imagen pudiera dejar aquí de ella. Apelo, para ello, a la comprensión y buen entender del lector.
    --
    Hasta mañana, o hasta cuando sea.

  • @ lamentira:
    --
    Oiga, Patrón: Que le quería preguntar yo, si tiene usted a bien, por eso de que los textos, una vez editados, se coman las interlineas que uno pone con toda la buena intención de separar por párrafos o pequeños bloques un texto más o menos largo en su conjunto, para que quede mas limpio y legible.
    --
    Es que ésto antes no pasaba. No me pasaba a mí, al menos… Así que me inventé lo de poner punto y aparte, un guioncito y otro punto y aparte, para solventarlo.
    --
    Pero no debe de ser sólo a mí, porque últimamente veo que otros me copian el recurso (¡que reivindico haberlo inventado yo!).
    --
    Pero bueno, que ¿es cosa de la configuración del sitio, que usted comanda y maneja, o qué?
    --
    Saludos y gracias.

  • @ Invita2:
    @ Alexis:
    ¡Ahora sí que me resultó el contestar a ambos!
    Lo voy a haceer de esta manera para no repetirme en demasía.

    Primero debemos entender lo siguiente:

    La insulina es una hormona y como todas las hormonas que produce nuestro organismo, lo hace bajo demanda mediante pulsos y no como una flujo contínuo. Y estos pulsos siempre son disparados por el hecho de ingerir carbohidratos, sean éstos cuales sean. Las carnes y grasas no producen este fenómeno. y esto está perfectamente documentado, es así

    Cuando se somete al cuerpo a varias ingestas de comida al día, normalmente carbohidratos y/o ultraprocesados, lo que ocurre es que en el torrente sanguíneo permanece más tiempo de lo necesario circulando insulina, lo que desemboca en una resistencia a esta hormona (Resistencia a la Insulina) y por lo tanto,como respuesta para conseguir la eficacia necesaria, el páncreas se ve obligado a producir más. Ahí, sólo es cuestión de tiempo en ese tren para que se manifieste la diabetes T2.

    Ahora bien, y esto tal vez aclare el por qué las frutas, por ejemplo, no son todo lo saludables que se ha creído que son:

    El Indice Glucémico (IG)de los carbohidratos ha sido estandarizado tomando a la glucosa como referencia, a la que se le asignó un valor de 100. Veamos, entonces. Mientras más alto es el IG de un alimento más rápido eleva los niveles de azúcar en sangre y más tiempo permanece en ella.

    Un melón tiene un IG de 72; piña, 66; manzana, 38; naranja 43 sólo por citar algunas de las frutas más recurridas. Por otro lado, el pan blanco tiene un IG de 49; pan de centeno ( que se nos vende como muy saludable) ¡80!; papas horneadas, 85; bebidas gaseosas, 72; donuts, 76; barras energéticas, 58; y las muy consumidas galletas Oreo, 83. Kilos y más kilos de azúcar anualmente consumidas por cada terrícola occidental y que nuestro metabolismo no precisa porque es capaz de generarlo.

    Dicho lo anterior, es la insulina, no las calorías, lo que produce el aumento de peso y/o diabetes. La solución no es (y nunca ha sido) restringir las calorías. Lo que hay que hacer es reducir los niveles de insulina, en pocas palabras.

    Y aquí entramos derechamente en el asunto negocios, morlacos e intereses cruzados:

    Estimular el número de oportunidades de comer era el deseo de las grandes empresas alimentarias con el objetivo de ganar más dinero. Crearon una categoría completamente nueva de alimentos, la «comida rápida», y la promovieron sin descanso. La anunciaron en la televisión, la prensa, la radio e Internet. Pero hay una forma aún más perversa de publicidad, llamada patrocinio e investigación. Las grandes empresas alimentarias patrocinan un gran número de grandes organizaciones nutricionales. Y luego están las asociaciones médicas. En 1988, la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) decidió que sería una buena idea comenzar a aceptar dinero por poner su símbolo Heart Check (que venía a significar ‘bueno para el corazón’)en alimentos de dudosa calidad nutricional. El Centro para la Ciencia en el Interés Público estima que en 2002 la AHA recibió más de 2 millones de dólares solamente por este programa. Las compañías alimentarias pagaban 7.500 dólares por poner el símbolo a entre uno y nueve productos, ¡pero les hacían un descuento por volumen si proponían más de veinticinco productos! Los tratos exclusivos eran, por supuesto, más costosos. En 2009,destacadas empresas como Cocoa Puffs y Frosted Mini Wheats (ambas dedicadas a lacomercialización de cereales) aún estaban en la lista de Heart Check. La Caminata por elCorazón que organizó la AHA en Dallas en 2013 presentó a Frito-Lay (dedicada a lacomercialización de patatas fritas y otros aperitivos) como un patrocinador relevante. La Fundación para el Corazón y los Accidentes Cerebrovasculares de Canadá no lo estaba haciendo mejor. Como se señala en el blog del doctor Yoni Freedhoff, una botella de zumo de uva que ostentaba con orgullo el símbolo Health Check (‘bueno para la salud’, en este caso) contenía diez cucharaditas de azúcar. El hecho que estos alimentos fuesen pura azúcar no parecía incomodar a nadie.
    (El código de la obesidad-Dr. Jason Fung)

    Acá, en 2018 se realizó un congreso de nutricionistas ¡Auspiciado por Nestlé y Coca Cola! entre otros insignes representanes de la industria alimentaria, como muestra de lo anteriormente citado.

    Invita2 dijo:

    ¿y si hubiérais seguido unas pautas alimentarias claras, concisas y verdaderas desde el principio? (Además de cuidar del resto de aspectos de la salud), ¿hubiérais llegado al mismo destino?

    El resultado habría sido el mismo porque con toda claridad e insistencia—estamos hablando de los planes gubernamentales sobre alimentación saludable aplicables desde la infancia a la adultez— se nos exhortaba a ingerir menos proteínas y grasas e incrementar el consumo de carbohidratos y, de acuerdo a lo que he expuesto, de esa manera no se conseguía bajar los niveles de insulina en sangre que es el meollo del asunto. A mi padre, la nutricionista que le entregaba las pautas alimentarias del mes le recomendaba comer cada 2 horas, pequeñas meriendas compuestas principalmente de yogurt, frutas, galletas integrales, quesos frescos y muuuuuuchos vegetales. Mirado en retrospectiva y con lo que ahora sé, esto era una barbaridad gigantesca: como pretender curar el alcoholismo recetando tomar un vasito de vino cada 2 horas.

    Invita2 dijo:

    Otro problema es que los médicos son médicos, no nutricionistas (me da igual de que corriente), tienen nociones básicas en nutrición pero no son expertos y las pautas que sulen dar son muy generales, y como dices van a tratar los síntomas y no el problema.
    Así puedes encontrate a gente obesa o con sobrepeso y malnutrida, o viceversa

    Al médico que hace años me habían asignado para hacerme el seguimiento en el sistema de salud lo objeté, por escrito, dando como argumento que no me inspiraba ninguna confianza un facultativo obeso. Y fuí escuchado. Con mi médico actual, una mujer joven de unos 40 años, hablamos harto sobre mi proceso, las pautas de alimentación que sigo y no las desaprueba en lo absoluto porque los resultados de mis exámenes están a la vista, los de antes y los actuales, donde se constata la evolución de mi diabetes T2 hasta acabar en su remisión. Sé que este coso es anecdótico pero concuerda con los resultados a que hace mención el Dr. Fung en la abundantísima bibliografía que refiere en el libro que les he comentado.

    Alexis dijo:

    Sólo me sorprendo de la complejidad que puede llegar a alcanzar ese detallismo en el estudio de la (tan pedestre, cotidiana y fundamental) alimentación…

    …y eso que no hemos tocado temas como el ayuno intermitente (como sólo una vez cada 24 horas, si es que tengo hambre)y una de sus consecuencias: la autofagia, que le valió al Dr. Yoshinori Ohsumi el Nobel en 2016 por su descubrimiento y explicación; la cetosis nutricional, que es el estado en que mi metabolismo está funcionando, y una que otra cosilla relativa al tema.

    Bueno, señores, sería todo por ahora. Espero haber aclarado un poco el asunto aunque mis conocimientos no alcancen como para dar una charla TED. :-D

    Saludos cordiales desde este lado. :cerveza:

  • @ Shney:

    La insulina es una hormona y como todas las hormonas que produce nuestro organismo, lo hace bajo demanda mediante pulsos y no como una flujo contínuo. Y estos pulsos siempre son disparados por el hecho de ingerir carbohidratos, sean éstos cuales sean. Cuando se somete al cuerpo a varias ingestas de comida al día, normalmente carbohidratos y/o ultraprocesados, lo que ocurre es que en el torrente sanguíneo permanece más tiempo de lo necesario circulando insulina, lo que desemboca en una resistencia a esta hormona (Resistencia a la Insulina) y por lo tanto,como respuesta para conseguir la eficacia necesaria, el páncreas se ve obligado a producir más. Ahí, sólo es cuestión de tiempo en ese tren para que se manifieste la diabetes T2.

    Eso es así, si. La insulina aprovecha la energía de la glucosa para alimentar nuestras células y tener energía. Dicho esto, el organismo, en su infinita sabiduría y gracias a la evolución también tiene otras formas de crear energía sino se ingiere glucosa, y una de ellas es la que tú usas, la cetosis. Que si bien puede ir bien durante un tiempo y para algunas personas para perder peso, a la larga y seguida de manera extricta, también puede ocasionar problemas.
    Además de que hay que tener en cuenta factores genéticos, antecedentes familiares, sedentarismo y demás, como factores de riesgo precursores de esta enfermedad. No todo el mundo la desarrolla. Y el aumento de diabetes y obesidad en las últimas décadas está estrechamente relacionado con el aumento del consumo de azúcar, productos ultraprocesados, exceso de calorías necesarias diarias (esto es el aumento de bolleria, dulces, golosinas, etc) y grasas saturadas, todo ello combinado con el sedentarismo (no es lo mismo bajar a la calle a jugar con los amigos cuando eres niño y pasarte el día corriendo y haciendo cosas, que pasarte el día en el sofá viendo la tele o jugando a la consola como pasa desde hace años), no quemas las calorías sobrantes. No sólo el azúcar es el responsable de la obesidad.

    Las carnes y grasas no producen este fenómeno. y esto está perfectamente documentado, es así


    Eso es así. Ahora bien, el abuso de carnes y grasas, dependiendo de origen, calidad y cantidad (como con todo), puede desembocar en riesgo de enfermedades cardíacas por el aumento del colesterol y en cánceres debidos al Neu5Gc presente en ellas.
    Avitaminosis y carencia de nutrientes esenciales que sino se suplementan, pueden derivar en más enfermedades, esto lo saben bien los veganos con la B-12.

    Ahora bien, y esto tal vez aclare el por qué las frutas, por ejemplo, no son todo lo saludables que se ha creído que son:
    Un melón tiene un IG de 72; piña, 66; manzana, 38; naranja 43 sólo por citar algunas de las frutas más recurridas. Por otro lado, el pan blanco tiene un IG de 49; pan de centeno ( que se nos vende como muy saludable) ¡80!; papas horneadas, 85; bebidas gaseosas, 72; donuts, 76; barras energéticas, 58; y las muy consumidas galletas Oreo, 83. Kilos y más kilos de azúcar anualmente consumidas por cada terrícola occidental y que nuestro metabolismo no precisa porque es capaz de generarlo.

    Comparar el IG de una fruta con el de un producto procesado no es de recibo. Ni tienen la misma respuesta glucémica, ni la misma concentración de azúcar ni de fibras y vitaminas, y el azucar que contiene es natural, por tanto mejor asimilable.
    Como te digo el problema son las cantidades, y no superar las recomendadas, de no ser así en España seríamos todos diabéticos.

    Consumo de azúcar anual España:
    https://es.statista.com/estadisticas/495575/consumo-per-capita-de-azucar-y-sacarina-en-espana/

    Dicho lo anterior, es la insulina, no las calorías, lo que produce el aumento de peso y/o diabetes. La solución no es (y nunca ha sido) restringir las calorías. Lo que hay que hacer es reducir los niveles de insulina, en pocas palabras.

    No. Ya te aseguro que si durante 7 días reduzco mis calorias diarias recomendadas a la mitad, unas 1250, y todas esas calorías las ingiero en forma de azúcar y no modifico mi actividad diaria, adelgazo, otra cosa sería la diabetes que si sería un problema a la larga, pero el exceso de calorias engordan, si.
    Prueba a seguir tu dieta aumentando las cantidades superando la cantidad recomendada de ingesta diaria de calorías para ti y mira a ver si engordas o no, sin aumentar el ejercicio.

    El resultado habría sido el mismo porque con toda claridad e insistencia—estamos hablando de los planes gubernamentales sobre alimentación saludable aplicables desde la infancia a la adultez— se nos exhortaba a ingerir menos proteínas y grasas e incrementar el consumo de carbohidratos y, de acuerdo a lo que he expuesto, de esa manera no se conseguía bajar los niveles de insulina en sangre que es el meollo del asunto

    Ya te digo que por allí no sé como será, pero por aquí en España se no insta a cuidar la alimentación y seguir una dieta mediterránea equilibrada, sin exceder el azúcar (de hecho han aumentado los impuestos a las bebidas azucaradas, y van a prohibir la publicidad de dulces en según que casos) https://amp.20minutos.es/noticia/4871229/0/el-gobierno-prohibira-la-publicidad-de-dulces-y-bebidas-caloricas-para-ninos/.
    Para ti el meollo del asunto es la insulina, para mi lo es la mala alimentación que llevamos ahora con exceso de azúcar, grasas y ultraprocesados y que sumados al sedentarismo actual en partes de la población nos lleva a esos niveles de diabéticos y/u obesos. Es la mezcla perfecta.

    Acá, en 2018 se realizó un congreso de nutricionistas ¡Auspiciado por Nestlé y Coca Cola! entre otros insignes representanes de la industria alimentaria!

    Es lo que te decía en un comentario actual, están enfangando el asunto, y ellos no venden macarrones, espaguetis u otros hidratos de carbono con bajo índice glucémico, ellos venden bombas de azúcar y grasas, que por supuesto quieren seguir vendiendo a toda costa, y harán lo que sea posible para qur siga siendo así, lo mismo que pasó con el tabaco.
    En un futuro, más bien cercano, al menos en España, se terminará alertando del azucar añadido de cada producto, algo parecido a lo que pasa con las cajetillas de tabaco ahora.

    Y me alegro que tu diabetes remitiera, pero las personas sin antecedentes familiares o propensos genéticamente a desarrollar diabetes no tienen porqué desarrollarla llevando una dieta y vida sana y equilibrada.
    Salu2.

  • @ Shney:

    Invita2 dijo:

    Prueba a seguir tu dieta aumentando las cantidades superando la cantidad recomendada de ingesta diaria de calorías para ti y mira a ver si engordas o no, sin aumentar el ejercicio

    Con esto me refiero a aumentar aun más las calorías que ya aumentáis y obtenéis a través de la carne todos los que seguís estos tipos de dieta.

  • @ Invita2:
    --
    ¡Jo, tío! Desde luego ésto es lo tuyo. Yo ya me inhibo de añadir nada más en cualquier posible continuación del tema.
    --
    @ Shney:
    --
    Saludos a usted también, y gracias de nuevo por su testimonio. Me quedo por aquí leyéndoles…

  • Invita2 dijo:

    Que si bien puede ir bien durante un tiempo y para algunas personas para perder peso, a la larga y seguida de manera extricta, también puede ocasionar problemas.


    La pregunta de rigor sería, ¿qué clase de problemas?


    Invita2 dijo:

    No sólo el azúcar es el responsable de la obesidad.

    No, tienes razón. Uno de los grande culpables silenciosos e ignorados con disimulo por estos tiempos son los aceites vegetales, que así de refilón, están presentes en todos los productos de bollería, panadería, pastelería. En toda la comida chatarra…

    El consumo de aceite vegetal ha experimentado una importante trayectoria ascendente en los últimos cien años, en consonancia con las crecientes tasas de enfermedades crónicas. En todo el mundo se consume más aceite vegetal en peso que carne de vacuno, aves de corral, queso y mantequilla juntos. (https://www.lowcarbchile.com/2021/08/26/cual-es-el-principal-precursor-de-las-enfermedades-cronicas/)

    Invita2 dijo:

    Comparar el IG de una fruta con el de un producto procesado no es de recibo

    Reitero. El IG de un alimento, sea cual sea es irrelevante dado que es independiente si es natural o procesado El efecto es excactamente igual.

    Invita2 dijo:

    y el azucar que contiene es natural, por tanto mejor asimilable.

    ¿Qué más natural como endulzante que la miel? Es totalmente natural, pero aún así…
    La miel tiene un IG de 60-65. El azúcar común tiene un IG de 70. Ambos son valores elevados y similares, así que tampoco es un dato que haga a la miel mejor que al azúcar común.
    https://culturacientifica.com/2017/06/29/miel-siropes-mejores-azucar/

    Invita2 dijo:

    Consumo de azúcar anual España:
    https://es.statista.com/estadisticas/495575/consumo-per-capita-de-azucar-y-sacarina-en-espana/

    Me parece genial, de todas manera, peeeeero, por lo que leí, esa estadística se refiere al consumo— me parece porque no lo aclara— de azúcar de mesa: la que se le coloca a cucharaditas al café. Pero, ¿qué pasa con el azúcar que lleva una lata de refresco, por ejemplo? ¿ Cuánto es el consumo por cabeza de gaseosas en España? ¿Y el azúcar de las bollerías, jugos de frutas, de todo lo que cada ciudadano año a año consume como comida rápida?

    Y aquí debo resaltar un hecho muy positivo y que de alguna manera has aludido: El país más saludable del mundo es España Chile está en el lugar 33 y EEUU en el 36 (Y eso explica el por qué en nuestra América morena se apliquen con tanto entusiasmo las ocurrencias eructadas por los organismos de salud en USA dado el desaguisado babilónico con la epidemia de obesidad y diabetes que se les disparó a partir de los 60-70’s)
    Pero no implica, per se, que vuestros marcadores referentes a Diabetes sean bajos. DE hecho en un comentario de más arriba mencioné acerca del incremento en el consumo anual de estatinas en España y, sí o sí, es alto e indicativo de que tienen un problema.

    Invita2 dijo:

    Ya te aseguro que si durante 7 días reduzco mis calorias diarias recomendadas a la mitad, unas 1250, y todas esas calorías las ingiero en forma de azúcar y no modifico mi actividad diaria, adelgazo

    Estás muy equivocado. Lo que planteas se corresponde con la muy manida y echada abajo por las últimas investigaciones, Fórmula CICO (Calories In- Calories Out) que en síntesis sostiene que debe mantenerse un balance entre las calorías que ingieres y las que gastas para mantenerte en el peso o reducirlo. No es así:
    https://www.nature.com/articles/s41430-021-01064-4 (Publicación de Enero de 2022)

    Invita2 dijo:

    Prueba a seguir tu dieta aumentando las cantidades superando la cantidad recomendada de ingesta diaria de calorías para ti y mira a ver si engordas o no, sin aumentar el ejercicio.

    Por lo que señalé más arriba, quienes seguimos el protocolo que uso no contamos calorías sino la composición de los macronutrientes que ponemos en el plato, esto es, 80% de grasas; 15% de proteínas y hasta 5% de CHO’s.
    Por el tamaño y contenido de la única comida del día, con mi parienta sobrepasamos con creces la dosis recomendada de calorías Imagina nuestro desayuno-almuerzo-cena de ayer: Un trozo de carne de 250-300 grs., queso maduro (cabra, oveja), unas cucharadas de mayonesa (casera, aceite de oliva, huevo y jugo de limón), un puñado de aceitunas, otro de nueces o almendras, 1/2 palta (aguacate) y ensalada que puede ser tomate, brócoli, coliflor (col), porotos verdes (ejotes, judías verdes, chauchas, alubias verdes o como se llamen por allá). Fácil unas 3000-3500 calorías. Bárbaro, ¿no? Debiéramos ser a estas alturas obesos mórbidos, pero no, me mantengo alrededor de los 72-75 Kgs. A mayor abundamiento:

    Mis números.
    2013 Sept. 2021

    Colesterol total…..264 272
    HDL(*) 37 50
    LDL(*) 84 100
    VLDL (*) 143 21
    Triglicéridos ¡ 1.107 ! 106

    Los 104 socios que pertenecemos a la fundación— entre ellos algunos desesperados que ya estaban con un pié en el quirófano para una cirugía bariátrica— llevamos el mismo protocolo y nuestros indicadores son muy similares.Y esto, creo, ya no es puramente anecdótico. Y sí, tienes razón, es difícil creer en algo que va totalmente en contra de lo imperante respecto a la alimentación.

    (*)
    LDL (Low Density Lipoprotein) Para los pacientes diabéticos o con enfermedades renales, el LDL debe mantenerse debajo de los 70mg/dL. En aquellos que no presentan ningún factor de riesgo, se recomienda que no sobrepase los 130 mg/dL.

    VLDL (Very Low Density Lipoprotein) también es considerado malo por la misma razón, ya que se trata de una lipoproteína de muy baja densidad. Por lo tanto, sus valores también deben mantenerse bajos, de preferencia debajo de 30 mg/dL.

    HDL (High Density Lipoprotein) por su parte, es de alta densidad, por lo que es más pesado y no flota en la superficie de la sangre. Además de no formar placas de grasa que pueden tapar las arterias, el colesterol HDL puede arrastrar el LDL y removerlo de la circulación sanguínea, bajando así sus niveles. Por ello, se le conoce como “colesterol bueno” y es también el único que debe mantenerse arriba de los valores de referencia. En este caso, debe superar los 40 mg/dL.

    (https://esdoctor.com/colesterol-vldl-ldl-hdl/ )

    Invita2 dijo:

    Para ti el meollo del asunto es la insulina, para mi lo es la mala alimentación que llevamos ahora con exceso de azúcar, grasas y ultraprocesados y que sumados al sedentarismo actual en partes de la población nos lleva a esos niveles de diabéticos y/u obesos

    Despejemos primero un asunto: ya dije que las grasas no producen una subida de la glucemia dado que su IG es 0, por ahí más arriba está.
    Ahora si despejamos de la ecuación el asunto grasas, nos quedan azúcar y ultraprocesados englobados por lo que tu señalas como mala alimentación Eso, independientemente de tu opinión o lo que creas, aumenta los niveles de insulina en sangre y eso, como también lo he explicado tarde o temprano desemboca en obesidad y/o diabetes.
    Pero bueno, acá hay un artículo científico que lo sostiene mucho mejor que yo:

    https://academic.oup.com/ajcn/article/114/6/1873/6369073?login=true

    Invita2 dijo:

    aquí en España se no insta a cuidar la alimentación y seguir una dieta mediterránea equilibrada, sin exceder el azúcar (de hecho han aumentado los impuestos a las bebidas azucaradas, y van a prohibir la publicidad de dulces en según que casos)

    Ya hice mención a que España es el país con mejor salud en el mundo. Lo que olvidé agregar es eso que puntualizas: la Dieta Mediterránea y su influencia. Y este detalle no es menor si consideramos que el segundo lugar está ocupado por Italia que también tiene como importante (a pesar de las pizzas :-D ) esa dieta.

    Invita2 dijo:

    ellos no venden macarrones, espaguetis u otros hidratos de carbono con bajo índice glucémico

    Desde el momento en que la industria alimentaria descubrió los aceites y siropes extraídos mediante procedimientos químicos del maíz, y lo baratos que son, decidió agregarlos a cada alimento procesado imaginable. Y es lógico porque además, le dan un mejor sabor, duran más, tienen mejor sabor, color; se ven y se sienten más atractivos.
    Dá lo mismo si compras en el super una barra de pan blanco, una lata de salsa de tomates o hamburguesas para cocinar en casa. Todo lleva ese tipo de aceites. Sin mencionar los colorantes, preservantes, saborizantes y cuanta porquería ha emergido de sus laboratorios. Es así. Son iguales de perjudiciales como las 8 cucharadas de azúcar que tiene un litro de Coca Cola.


    Invita2 dijo:

    …tienen porqué desarrollarla llevando una dieta y vida sana y equilibrada.

    Ahí está el problema. Tú y yo tenemos conceptos muy diferentes (¿tal vez divergentes?) de lo que es una dieta y vida sanas, como hemos visto.

    Saludotes gigantescos desde este lado.

  • @ Invita2:

    Me parece que estoy siendo víctima del mismo incordio que mencinó @Alexis: mis comentarios salen apelotonados y muestra de ello es esta parte:

    2013 Sept 2021

    Colesterol total………264 272
    HDL(*) 37 50
    LDL(*) 84 100
    VLDL (*) 143 21
    Triglicéridos ¡ 1.107 ! 106

    Que debiera verse así:

    2013 Sept 2021

    Colesterol total………264 272
    HDL(*) 37 50
    LDL(*) 84 100
    VLDL (*) 143 21
    Triglicéridos 1.107 106

  • ….y bueno, tratando de editar el comentario a que aludo, el condenado se borró y tampoco el nuevo inciso aclaró lo que quería corregir.
    Estaba en moderación así es que si aún está por ahí, agradecería al jefe @lamentira, y puede recuperarlo, lo haga aparecer.
    De no, tendré que hacerlo de nuevo.

  • Creo que ya lo tienes.

  • Invita2 dijo:

    A ver, por partes, la Ciencia es dogmática en temas ya sabidos o comprobados fehacientemente, pero no es inamovible si se presentan evidencias que rebatan esos dogmas con pruebas válidas. Hay muchos dognmas absolutos en la Ciencia, uno obvio, la tierra es “redonda”.

    No me parece.

    Lo dogmático es lo que se presenta como una verdad innegable de algo que es discutible.

    Es propio de las religiones, no de la ciencia.

  • @ Invita2:

    Bueno, como un poco más arriba decía @Alexis, no tengo idea que demonio ha metido la cola en este coso, lo cierto es que lo escrito se apelotona de una manera salvaje.

    Cuando en parte de mi respuesta quise hacer un lindo cuadrito explicativo, al dar “enviar” quedó este mamarracho, que no se entiende maldita sea la cosa.
    Mis números.
    2013 Sept. 2021

    Colesterol total………………………..264 272
    HDL(*) 37 50
    LDL(*) 84 100
    VLDL (*) 143 21
    Triglicéridos ¡ 1.107 ! 106
    ——————————————--

    Luego de corregir el diseño, el artefacto es como sigue:

    Mis Números:

    Año 2013. Colesterol total 264; HDL(*) 37; LDL(*) 84; VLDL(*) 143: Triglicéridos 1.107
    Sept.2021. Colesterol total 272; HDL(*) 50; LDL(*) 100; VLDL(*) 21; Triglicéridos 106

    Espero que ahora sí.

  • @ lamentira:
    Me costó que me “cayera la chaucha” (se me encendiera la ampolleta) y era obvio lo que había que hacer. :penitencia: :penitencia: :meparto:

    ¿Podrías eliminar ese comentario ya inútil?
    Sólo afea, digo.

  • @ Alexis:

    El vehículo en que nos ha tocado transitar por esta vida es un compendio tan único e irrepetible en la complejidad de los procesos que lo mantienen funcionando que maravilla.
    Cuando fuí adentrándome con pié cauteloso pero la mente abierta en los entresijos que lo conforman, conociendo, aprendiendo, y desde ahí entendiendo, no pude sino sentirme sorprendido primero para luego, pasado el estupor, aprovechar en mí mismo lo que de ese nuevo saber se me ofrecía. Y claro, objetivamente mi vida cambió para mejor y de eso no tengo dudas.

    Saludos, Alexis.

  • @ Shney:

    La pregunta de rigor sería, ¿qué clase de problemas?

    Te lo había puesto en ese comentario:

    Ahora bien, el abuso de carnes y grasas, dependiendo de origen, calidad y cantidad (como con todo), puede desembocar en riesgo de enfermedades cardíacas por el aumento del colesterol y en cánceres debidos al Neu5Gc presente en ellas.
    Avitaminosis y carencia de nutrientes esenciales que sino se suplementan, pueden derivar en más enfermedades, esto lo saben bien los veganos con la B-12.

    Reitero. El IG de un alimento, sea cual sea es irrelevante dado que es independiente si es natural o procesado El efecto es excactamente igual.


    Si y no, pueden estar considerados con el mismo IG, aunque ahora están usando la carga glucémica como mejor medida ya que se acerca más a la realidad, pero no tienen la misma respuesta glucémica en el organismo, ni de lejos. Cualquier alimento natural, como frutas, verduras, legumbres, etc que contengan azúcares naturales en su composición, también llevan otros compuestos, como vitaminas y nutrientes esenciales y fibras, que ayuda a regular el nivel de glucosa en sangre y a no provocar picos glucémicos altos sino estables, por tanto estos azúcares presentes de forma NATURAL en PRODUCTOS NATURALES (es importante recalcarlo, que luego vas a comprar tomate triturado natural y te das cuenta de que lleva azúcar, como la mayoría de los productos envasados), son mejor asimilables por el organismo y no producen picos de glucemia tan altos ni tan verticales como las calorías vacías que provoca el azúcar añadido de digamos una galleta oreo, donde solo consumes calorías vacías que te quitan el hambre al momento, no te nutren, solo te dan energía durante el pico glucémico y pasado poco tiempo vuelves a tener hambre y necesitar comer más para saciar ese hambre. Es infinitamente más sano comerse unas frutas que unas galletas oreo y el organismo no reacciona igual.
    Aquí tengo que decir que por definicion las galletas son dulces, me he quedado calvo de pensar tanto, pero dentro de las que hay en el mercado, las hay mejores y peores, como con todo, viendo los valores nutricionales puedes encontrar las opciones menos malas.

    Me parece genial, de todas manera, peeeeero, por lo que leí, esa estadística se refiere al consumo— me parece porque no lo aclara— de azúcar de mesa: la que se le coloca a cucharaditas al café. Pero, ¿qué pasa con el azúcar que lleva una lata de refresco, por ejemplo? ¿ Cuánto es el consumo por cabeza de gaseosas en España? ¿Y el azúcar de las bollerías, jugos de frutas, de todo lo que cada ciudadano año a año consume como comida rápida?


    Comparto tus dudas. También me ha parecido muy poco para lo que suele verse. Además ya comenté que en España la tendencia ha cambiado desde hace ya años y los resultados los estamos viendo ya con el aumento de los casos de obesidad y diabetes. Lo que por otra parte, demuestra mi postulado, en España con una dieta mediterránea bien hecha, con sus dulces y postres en ocasiones especiales, sin pasarse con los excesos y caprichos, nos habían llevado a estar entre los países más sanos del mundo, sin muchos casos de diabetes u obesidad, pero ahora la tendencia es distinta y la dieta mediterránea no se sigue, en España se abusa, gran parte, de la carne, los dulces, los procesados, comida rápida y sedentarismo.

    Ejemplo, y conozco varios casos:
    Desayuno de un niño en España: Un zumo, en el mejor de los casos y natural, y sino procesado, bolleria casera o procesada, y una taza de polvo de pasta de cacao ultrazucarada (para no usar marcas) a la que a veces los niños agregan más azúcar.
    Ese niño no es que haya tomado azúcar y grasas para todo el día, es que habría tomado ya para mínimo tres o cuatro días.
    Si a esto le sumamos en el mismo día, tan solo un vaso refresco azucarado más una merienda con mas bollería y/u chocolates azucarados o algunas chucherías, que son azúcares en su totalidad y además le añadimos el sedentarismo, el resultado de aumentar la ingesta de azúcar sumado al sendetarismo es obvio, por un lado obesidad y por el otro diabetes.
    Pero un consumo responsable de azúcar, como por ejemplo, el que se hacía hasta hace unos años en España, y se sigue haciendo todavía en algunos casos, sumado a una dieta variada y ejercicio físico, no lleva a ningún problema, es más, es sano, como demuestra como estábamos y estamos ahora en España.

    Pero no implica, per se, que vuestros marcadores referentes a Diabetes sean bajos. DE hecho en un comentario de más arriba mencioné acerca del incremento en el consumo anual de estatinas en España y, sí o sí, es alto e indicativo de que tienen un problema.


    Claro, es lo que te comento arriba, y sobre todo durante las dos o tres últimas décadas, cuando hemos empezado a modificar la alimentación dejando de lado nuestra propia dieta aumentando el consumo de azúcares, grasas y procesados, sumado todo ello al sedentarismo.
    Antes no teníamos tantos problemas de obesidad, diabetes y cánceres como ahora, y es de esperar que vaya a más.

    Estás muy equivocado. Lo que planteas se corresponde con la muy manida y echada abajo por las últimas investigaciones, Fórmula CICO (Calories In- Calories Out) que en síntesis sostiene que debe mantenerse un balance entre las calorías que ingieres y las que gastas para mantenerte en el peso o reducirlo. No es así


    ¿Entonces si me tomo unos 400 gramos diarios de azúcar con agua, que vienen a ser 1500 calorías, que es la mitad de mi recomendación diaria de ingesta diaria de calorías según mi complexión y estilo de vida, dices que no adelgazaría sin variar nada el estilo de vida?
    Ya lo he comprobado en mis propias carnes, y funciona. Simplemente quitando de en medio los dos vasos de bebidas azucaradas y bolsas de “patatas” envasadas que tomaba al día, perdí más de 2 kilos en una semana, eso sí, cuesta dejar el azúcar.
    En cuanto al estudio, tendrán que demostrarlo y ser avalado o refutado, porque las leyes de la fisica son muy caprichosas, ya sabes que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Y si ingerimos más comida de la necesaria para crear la energía que necesitamos para funcionar a diario, si sobra, a algún sitio irá y esto lo soluciona el organismo convirtiéndolo en grasa, otro mecanismo de supervivencia evolutiva que tiene el cuerpo humano para épocas de escasez, poder seguir funcionando de las reservas si no se encuentra alimento.

    Por lo que señalé más arriba, quienes seguimos el protocolo que uso no contamos calorías sino la composición de los macronutrientes que ponemos en el plato, esto es, 80% de grasas; 15% de proteínas y hasta 5% de CHO’s.
    Por el tamaño y contenido de la única comida del día, con mi parienta sobrepasamos con creces la dosis recomendada de calorías Imagina nuestro desayuno-almuerzo-cena de ayer: Un trozo de carne de 250-300 grs., queso maduro (cabra, oveja), unas cucharadas de mayonesa (casera, aceite de oliva, huevo y jugo de limón), un puñado de aceitunas, otro de nueces o almendras, 1/2 palta (aguacate) y ensalada que puede ser tomate, brócoli, coliflor (col), porotos verdes (ejotes, judías verdes, chauchas, alubias verdes o como se llamen por allá). Fácil unas 3000-3500 calorías. Bárbaro, ¿no? Debiéramos ser a estas alturas obesos mórbidos, pero no, me mantengo alrededor de los 72-75 Kgs.


    Claro, no ingieres apenas hidratos por tu dieta, en la cetosis la energía proviene casi en su totalidad de la grasa y la carne, no sigue el mismo camino que la glucosa en el cuerpo para crear energía, y durante ese proceso parte “se pierde” y por eso necesitáis mas calorías diarias, pero si consumieras más calorías de las necesarias aun estando en cetosis, podrías engordar. Lo mismo que le pasa alos futbolistas cuando vienen de un periodo vacacional, comen más y hacen menos ejercicio, engordan. Luego hay que señalar que cada persona puede tener un metabolismo diferente, genética, y un largo etc para valorar las calorías diarias recomendadas. Pero lo normal es que las gallinas que entran por las que salen.

    Despejemos primero un asunto: ya dije que las grasas no producen una subida de la glucemia dado que su IG es 0, por ahí más arriba está.
    Ahora si despejamos de la ecuación el asunto grasas, nos quedan azúcar y ultraprocesados englobados por lo que tu señalas como mala alimentación Eso, independientemente de tu opinión o lo que creas, aumenta los niveles de insulina en sangre y eso, como también lo he explicado tarde o temprano desemboca en obesidad y/o diabetes.


    Yo no he dicho que las grasas tengan que ver con la diabetes, sino con enfermedades cardiovasculares y la obesidad, asi como el aumento del conjunto de grasas saturadas, azúcares y procesados están relacionadas con obesidad y enfermedades cardivasculares, en ese aspecto está todo relacionado. Es obvio que un elevado consumo de azúcar por el encima del recomendado y por si solo puede desembocar en diabetes tipo 2.
    En este aspecto creo que coincidamos bastante, la mala alimentación, no mejor la mala nutrición, desemboca en enfermedades.

    Ya hice mención a que España es el país con mejor salud en el mundo. Lo que olvidé agregar es eso que puntualizas: la Dieta Mediterránea y su influencia. Y este detalle no es menor si consideramos que el segundo lugar está ocupado por Italia que también tiene como importante (a pesar de las pizzas :-D ) esa dieta.


    Una vez al año no hace daño. Si basas tu nutrición en las cantidades recomendadas, no pasa nada si de vez en cuando pecas, si la salud de cada cual lo permite.

    Desde el momento en que la industria alimentaria descubrió los aceites y siropes extraídos mediante procedimientos químicos del maíz, y lo baratos que son, decidió agregarlos a cada alimento procesado imaginable. Y es lógico porque además, le dan un mejor sabor, duran más, tienen mejor sabor, color; se ven y se sienten más atractivos.
    Dá lo mismo si compras en el super una barra de pan blanco, una lata de salsa de tomates o hamburguesas para cocinar en casa. Todo lleva ese tipo de aceites. Sin mencionar los colorantes, preservantes, saborizantes y cuanta porquería ha emergido de sus laboratorios. Es así. Son iguales de perjudiciales como las 8 cucharadas de azúcar que tiene un litro de Coca Cola.


    No puedo estar más de acuerdo. Cierto es que pueden variar en valores nutricionales e ingredientes y encontrar algo “medio decente” pero la norma es mucho azúcar, sal, grasas y conservantes/colorantes.
    No hay nada mejor que la cocina casera con ingredientes naturales como se había hecho siempre en España, por ejemplo.

    Ahí está el problema. Tú y yo tenemos conceptos muy diferentes (¿tal vez divergentes?) de lo que es una dieta y vida sanas, como hemos visto


    Puede ser. También hay que tener en cuenta el camino que se ha recorrido hasta llegar a ese punto, la diabetes, ¿cuánto azúcar consumía esa persona a diario durante su vida?, ¿qué tipo de alimentación en general? ¿Qué ritmo de vida?, ¿hacia deporte?, ¿antecedentes familiares?, ¿qué tipo de metabolismo tiene?. Todo esto también influye y no es lo mismo prevenir que curar.

    Mis análisis con la dieta mediterránea, cuidando las recomendaciones, las cantidades y las calorías, pero dándome caprichos de vez en cuando y haciendo ejercicio:

    Glucosa= 80.
    Ácido úrico= 5.
    Colesterol total= 171.
    HDL= 51.
    LDL= 96.
    Triglicéridos= 119.

    Como ves no tengo ningún problema, mis resultados son muy parecidos a los tuyos e incluso un poco mejores. Si sigo así la pribabulidad de desarrollar diabetes tipo 2 es la misma que la de que me toque la lotería, y eso que mi padre es diabético tipo 2.
    Si te va bien esa dieta me alegro por ti, yo tendría cuidado con la ingesta de tanta carne roja y grasas y el déficit de algunos nutrientes a la larga.
    Fijo que con tal chapa, algún fallo o errata haya, perdón de antemano.
    Salu2 y salud.

  • @ Anonimo1:

    Lo dogmático es lo que se presenta como una verdad innegable de algo que es discutible.

    Es propio de las religiones, no de la ciencia.


    Ha sido una expresión, una forma de hablar como cuando se dice que las leyes de la ciencia son como “dogmas”, la ciencia no tiene dogmas.
    No te lo tomes a mal.
    Gracias y disculpas.

  • @ Alexis:

    ¡Jo, tío! Desde luego ésto es lo tuyo. Yo ya me inhibo de añadir nada más en cualquier posible continuación del tema.


    Que va. Pero cuando tienes alguien cerca que controla del tema, al final te quedas con cosas y entre eso, la curiosidad por saber más y por intentar estar sanete, además de haber intentado y probate cosas cambiando la alimentación, al final parece que controlo, pero solo lo parece.
    Vi muchas relaciones que ahora para mi son obvias y que antes no veía con respecto a la alimentación y la nutrición.

  • Invita2 dijo:

    Glucosa= 80.
    Ácido úrico= 5.
    Colesterol total= 171.
    HDL= 51.
    LDL= 96.
    Triglicéridos= 119.

    Como ves no tengo ningún problema, mis resultados son muy parecidos a los tuyos e incluso un poco mejores.

    ————————————--
    Sí, tienes toda la razón en eso, me alegra de todas maneras. :bueno:
    —————————————
    En todo caso lo que quería hacer notar con mis indicadores es lo siguiente:
    …………………………………..
    Año 2013. Colesterol total 264; HDL(*) 37; LDL(*) 84; VLDL(*) 143: Triglicéridos 1.107
    Sept.2021. Colesterol total 272; HDL(*) 50; LDL(*) 100; VLDL(*) 21; Triglicéridos 106
    ………………………………………
    Los del año 2013 eran atroces, aún con toda la parafernalia farmacológica y pautas alimentarias dadas por profesionales debidamente calificados: estatinas en casi todas sus variantes y comer pequeñas raciones 6 veces al día de yogurt, ensaladas, frutas, galletitas de soda, pan integral, leche descremada y una dosis homeopática de carne de pollo o pescado cocidos; nada de sal, por supuesto. Además de vivir hambreado las 24 horas de cada día, todos los días, el asunto no resultó de ninguna manera. Y no había cómo, además. Aguanté hasta el 2015 que fué cuando me encontré con la información que hizo que me cuestionara seriamente la validez de las pautas dadas por mis tratantes. A principios del ’16, guiado por el endocrinólogo y una nutricionista de la fundación a la que pertenezco comencé el protocolo Low Carb. Hace 5 años que recuperé el uso de mi cuerpo: físicamente estoy bien; y mi mente: recuperé el interés por vivir, detalle no menor.

    Saludos cordiales, Invita2


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies