BLC1: la señal más desconcertante desde «WOW!»

El radiotelescopio Parkes en Australia captó en abril y mayo de 2019 una débil señal mientras observaba Proxima Centauri, el vecino estelar más cercano del Sol. Todavía hoy resuenan los rumores y especulaciones sobre la posibilidad de estar ante la primera evidencia de una civilización inteligente, además relativamente cercana a nosotros.

El descubrimiento se filtró al periódico británico The Guardian, que informó la historia el 18 de diciembre de 2020. Posteriormente, los investigadores concedieron entrevistas a Scientific American y National Geographic.

Proxima Centauri tiene al menos dos planetas, uno de los cuales es una supertierra con al menos 1,17 masas terrestres que orbita en la región alrededor de la estrella donde un planeta con las condiciones adecuadas podría albergar agua líquida en su superficie.

Los astrónomos estaban usando Parkes para captar emisiones de radio emitidas por la estrella, pero al mismos tiempo el proyecto SETI estaba aprovechando las observaciones para buscar señales extraterrestres.

La señal detectada tenía una frecuencia de 982,002 MHz, una parte del espectro de radio que rara vez se usa es las transmisiones humanas. Aunque los informes de prensa no están claros sobre exactamente cómo y cuándo Parkes detectó la señal, aparentemente apareció durante cinco períodos de 30 minutos durante varios días, todo mientras el telescopio apuntaba directamente a Proxima. En particular, cuando el telescopio se alejó de la estrella, la señal desapareció. En última instancia, el origen de la señal parece estrechamente restringido dentro de un círculo de 16 minutos de ancho, (aproximadamente la mitad del tamaño de la Luna Llena) alrededor de Proxima Centauri en el cielo.

La señal se concentró en un rango de frecuencias extremadamente estrecho, el sello distintivo de una señal artificial y claramente diferente a todas las fuentes de radio naturales conocidas. La transmisión fue aparentemente monótona, lo que significa que no se moduló de una manera que transmita información más compleja.

En el transcurso de las observaciones, aumentó en frecuencia, lo que sugiere que la fuente que se movía hacia el telescopio.

Los astrónomos creen que el hecho de que la señal esté muy cerca de un valor entero de MHz sugiere fuertemente un origen humano. ¿Por qué los extraterrestres transmitirían señales que coincidan con un valor tan específico de una unidad de medida derivada de humanos?

Pero por mucho que nos ilusione, lo más probable es que el evento no implique la existencia de vecinos estelares. Si ya de por sí es difícil que en la inimaginable extensión de tiempo desde la formación de la galaxia hasta nuestros días coexistan dos civilizaciones inteligentes a la vez, el que existan en la estrella de al lado ya es de traca. Además recientes estudios sobre nuestra estrella vecina y otras enanas rojas, demuestran que no son buenas candidatas para albergar vida, debido a la su inestabilidad y frecuentes llamaradas y emisiones de radio.

  • «Si ya de por sí es difícil que en la inimaginable extensión de tiempo desde la formación de la galaxia hasta nuestros días coexistan dos civilizaciones inteligentes a la vez, el que existan en la estrella de al lado ya es de traca».

    La colonización de América en su mayor parte no se produjo por expediciones lanzadas desde Europa, sino que las principales conquistas se realizaron a partir de las bases creadas en el continente americano. Por esta razón, lo improbable es que una expedición extraterrestre se dirigiese directamente a la Tierra desde su lugar de origen. Más lógico sería que el contacto proviniese de topar con nosotros la expansión de la esfera colonizadora, a partir de bases secundarias.

    Supongo que es lo que nosotros haríamos. De hecho, si tomamos nuestro propio ejemplo, lo primero que hacemos es enviar sondas no tripuladas al lugar que queremos conocer u ocupar. Por ello, cuando se habla de OVNIs tripulados, para mí la única posibilidad es que procediesen de bases cercanas o en todo caso que anteriormente hubieran sido precedidos de ingenios no tripulados. Es difícil imaginar qué civilización enviaría a sus «colonos» totalmente a ciegas, sabiendo la dificultad para reunir semejante energía como la que sería necesaria para un simple par aceleración/deceleración precisa para cualquier viaje.

    Eso también en parte soluciona el problema del tiempo. Un supuesto ingenio no tripulado podría aguantar en puntos de libración o de Lagrange durante periodos indefinidos de tiempo transmitiendo datos en pautas y periodos predeterminados a su civilización de origen hasta mucho después que aquella se hubiera extinguido. Aparte que la colonización hace esto menos probable. Aunque España se extinguiera, nuestros descendientes en América no tendrían por qué compartir nuestra suerte.

    Sobre estos asuntos hay mucho cliché y muy similares entre sí, que tienen más que ver con la cinematografía que con la lógica.

  • Saludos:

    Ya esperaba yo algún Post sobre este tema, desde que me lo encontré en «Cuarto Milenio» un domingo noche cualquiera, tal como hoy… Y recuerdo que yo mismo lo sugerí como tema aquí, aunque fuera como inciso en un comentario de otro hilo que no tenía nada que ver.

    Y, sí: He dicho «Cuarto Milenio», pero como el que lo exponía era José Manuel Nieves, sin interferencias de ningún otro contertulio más «amarcianado», pues le concedí un mínimo de crédito y de interés.

    Naturalmente uno ya se teme una conclusión más bien tirando a negativa y desilusionante. Dice:

    Pero por mucho que nos ilusione, lo más probable es que el evento no implique la existencia de vecinos estelares.

    No, si ya… Estas cosas siempre acaban en lo mismo. Y dice también:

    Si ya de por sí es difícil que en la inimaginable extensión de tiempo desde la formación de la galaxia hasta nuestros días coexistan dos civilizaciones inteligentes a la vez, el que existan en la estrella de al lado ya es de traca.

    Sí: ¡Encima eso! Es uno de los puntos que más me llamó la atención… Y a la vez me chirrió: ¡Justo desde la estrella de más al lado!

    Además recientes estudios sobre nuestra estrella vecina y otras enanas rojas, demuestran que no son buenas candidatas para albergar vida, debido a la su inestabilidad y frecuentes llamaradas y emisiones de radio.

    ¡Vale, vale! No hace falta hacer más sangre, oiga.

    Aquí arriba, un primer comentario de @Spoiler-man, propone hipótesis de aquellas de hacer cuadrar cualquier supuesta posibilidad de verdadero «contacto» con nuestras más íntimas ilusiones, estableciendo comparaciones con aspectos de nuestra propia evolución e historia en nuestro planeta… Por un lado igual tampoco tenemos otra cosa en qué basarnos para imaginar lo que sea de lo que no sabemos de todo el resto del Universo. Por otro lado, igual ese presunto acercamiento hipotético, tal como lo planteamos y a falta de otra cosa, a lo peor no se ajusta a nada de lo que pueda haber realmente por ahí fuera… Simplemente, no sabemos…

    Pero bueno: Han detectado una señal ¿no?. ¡Algo tendrá que ser!

    Y sí: Será lo que sea… Pero seguramente con muchas más posibilidades de ser algo prosaico antes que trascendente. No digo que falto de interés para la ciencia y la investigación (que eso, me supongo, ya lo tendrá otorgado por delante). Pero que nos volverá a dejar a los de a pie sin extraterrestres sobre los que fantasear y hacernos ilusiones.

    ¡Ojalá me equivocara yo, y que fuera para bien!

    Bueno, simplemente, que a ver qué más nos llega de todo esto.

    Saludos.

  • @ Spoiler-man:

    Saludos.

    Yo soy de los que les gustaría a rabiar el tropezar con alguien ahí fuera. Sin embargo, también soy de los que se hacen cargo de las extremas dificultades que existen. En suma, que sería más fácil hacer cantar country a un zapato, que encontrar el menor rastro de ellos.

    A veces también me planteo la posibilidad de que tropecemos con alguna de sus sondas (caso de existir), pero reconozco que, aunque así fuera, podrían haber pasado millones de años desde la desaparición de la civilización que envió la sonda, hasta que la encontremos. Pero al menos ya sería algo. Sería la confirmación de que no estamos solos.

    Oumuamua sigue dando que hablar, aunque cada vez menos. Una pena, che. Con lo chulo que habría sido, aunque solo fuera el poder sacarle una fuerte duda razonable.

    Solo nos resta especular… Al menos de momento.

  • @ Doc Halliday:

    Pues puestos a especular, mi razonamiento es que, en caso de un contacto con cualquier señal o artefacto extraterrestre, éste es mucho más probable que proceda de nuestras inmediaciones, que del último rincón de la galaxia. Los imperios y civilizaciones tienden a expandirse en forma circular, o en este caso, esférica. Por ello no cabe rechazar la posibilidad de contacto por el hecho de venir desde demasiado cerca.

    Yo encuentro en la estadística y en la probabilística una fuente de orientación e información muy importante. Y este caso es muy, pero que muy llamativo, desde un aspecto probabilístico. Porque esa señal igualmente podría haberse detectado si proviniese desde decenas de miles de años luz. Que en tales circunstancias la primera vez que recibimos una señal tan clara, sea tan, tan cercana, es como si marcamos un número de móvil al azar, y resultara ser el de nuestro vecino.

    Y esto es tremendamente perturbador. Porque aunque fuera de origen natural, las circunstancias que la provocaron, sería la primera vez que ocurriera en una esfera espacial de decenas o centenares de miles de años luz. Y en esa esfera cabrían muchos sistemas planetarios, y muchas circunstancias, como para no pensar no sólo qué circunstancias tan especiales tengan que darse, como para no poder producirse en otros lugares, sino… ¿Qué probabilidades habría que esas circunstancias tan especiales vayan precisamente a conjugarse en nuestra más inmediata vecindad cósmica?

    En aquello que conocemos, que sabemos de cierto, las probabilística no tiene importancia ni lugar. La certeza no deja espacio a la probabilidad. Pero en aquello que sigue en brumas, en lo que no tenemos nada cierto… es la probabilística quizá el mejor orientador hacia el camino de la certeza.

  • Spoiler-man dijo:

    Pues puestos a especular, mi razonamiento es que, en caso de un contacto con cualquier señal o artefacto extraterrestre, éste es mucho más probable que proceda de nuestras inmediaciones, que del último rincón de la galaxia. Los imperios y civilizaciones tienden a expandirse en forma circular, o en este caso, esférica. Por ello no cabe rechazar la posibilidad de contacto por el hecho de venir desde demasiado cerca.

    Estoy de acuerdo, parece una especulación aceptable.

    Spoiler-man dijo:

    En aquello que conocemos, que sabemos de cierto, las probabilística no tiene importancia ni lugar. La certeza no deja espacio a la probabilidad. Pero en aquello que sigue en brumas, en lo que no tenemos nada cierto… es la probabilística quizá el mejor orientador hacia el camino de la certeza.

    También estoy de acuerdo en esto. Sin embargo, tengo una reserva. Y es que este es un planteamiento que para funcionar correctamente, debe incluir el conocimiento de todas las variables, y sin embargo, no podemos estar razonablemente seguros de conocerlas todas. Esto introduce un factor de riesgo sumamente importante.

  • Doc Halliday dijo:

    Yo soy de los que les gustaría a rabiar el tropezar con alguien ahí fuera.

    Eso podría ser una mala noticia, incluso si se tratara sólo de microorganismos.

  • Anonimo1 dijo:

    Doc Halliday dijo:

    Yo soy de los que les gustaría a rabiar el tropezar con alguien ahí fuera.

    Eso podría ser una mala noticia, incluso si se tratara sólo de microorganismos.

    Hombre, todo dependerá de quien especule con ello. Si soy yo, pudiendo elegir, prefiero los finales felices. Al estilo de la chica mata al chico y se casa con el caballo.

    En realidad, no podemos hacer otra cosa que imaginar cada cual a su manera qué es lo que ocurriría. Es incluso posible que la cosa vaya al revés, que sean los patógenos terrestres los que obliguen a estar encerrado perpetuamente en una burbuja aislante a cualquier visitante de fuera de la tierra.

    Nos faltan todos los datos posibles para poder dar ninguna respuesta coherente, por lo que yo prefiero la versión peliculera en la que ganan los buenos. Que para eso son los buenos, ¿No?.

  • ¿Qué habría de malo en que nunca encontrásemos forma alguna de vida extraterrestre?.

  • Anonimo1 dijo:

    ¿Qué habría de malo en que nunca encontrásemos forma alguna de vida extraterrestre?.

    Como tú ya sabes, hay preguntas que, al responderlas, estamos determinando algunas cosas. Por ejemplo: ¿Se ha montado este pollo tan gordo para que seamos nosotros solos los que lo disfrutemos?. El principio Antrópico (fuerte y débil) nos lleva a matizar nuestras especulaciones y, de todas las posibles, restringe el conjunto de soluciones a un grupo determinado en el que estamos nosotros.

    Tanto el encontrar vida extraterrestre inteligente, como el poder constatar que estamos solos, nos conducirían inevitablemente a cuestiones sociológicas que también nos llevarían a orientar la filosofía de la ciencia y nuestra propia ciencia por un camino u otro.

    Creo que no podría ser la misma nuestra manera de asumir nuestra existencia porque la suma de los relatos en que se basaba, ahora sería distinta.

    Imagínate, por ejemplo: Cristo tendría el peor oficio del universo: padecer y morir en tantos sitios como civilizaciones haya en el universo, una y otra vez. Y Flash Gordon, no iría ya a Mongo, vendría a la tierra a conocer a los extraterrestres. Y habría que reescribir las profecías apocalípticas porque el fin del mundo ya no sería nada más que un acontecimiento local sin mayor interés.

    Y si resulta que los extraterrestres son hermafroditas como los caracoles, entonces ¿Cómo rehacemos nuestros tótems y nuestros tabúes en materia de relaciones interpersonales?. Se nos plantearían muchos dilemas de todo tipo que habría que resolver.

  • Anonimo1 dijo:

    ¿Qué habría de malo en que nunca encontrásemos forma alguna de vida extraterrestre?.

    Malo.., lo que se dice malo..
    No hay polémica en la pregunta porque tal conjetura no va a acontecer.

  • Yo lo veo de esta manera:

    Si no hay vida extraterrestre además de nosotros, o a efectos prácticos jamás la encontramos, pues no es algo que tendríamos que lamentar.

    Lo contrario, podría ser que sí, en más de una forma.

    Es decir, no me parece que tanto una como la otra opción sean igualmente peligrosas en lo potencial, o igualmente que no lo sean.

    Y suponiendo que lo último que dije es cierto, pues es mejor que estemos solos o que por lo menos nunca haya contacto de modo alguno, sean alienígenas inteligentes o simples microorganismos extraterrestres.

    Ahora, si entendí a Lampuzo, ¿qué lo hace estar seguro de que la vamos a encontrar?.

  • Saludos.

    Parece una casualidad, pero acaba de publicarlo El País y os lo dejo por aquí para ponerle enjundia al guiso:

    https://elpais.com/eps/2021-03-28/y-si-estamos-solos.html

  • Yo soy pesimista. Como bien dijo el buen Doc, no tenemos nada en nuestra esfera de influencia (tanto espacial como temporalmente) con lo que podamos establecer contacto en un tiempo perentorio. A todo trapo a nuestro planeta le quedan 1000 millones de años antes de perder su atmósfera, así que mejor terraformamos algunos de nuestros mundos vecinos o aprendemos a contener la respiración.

    Viendo las escalas de tiempo involucradas en los viajes entre sistemas estelares, dudo mucho que nos encontremos con alguna sonda. En todo caso, alguna señal electromagnética sería más plausible de ser detectada. Todo muy lindo con los impulsos de tipo Alcubierre, pero creo que ni con reactores de fusión se logra la energía necesaria como para generar esa clase de campos. Así que hasta tanto la física siga siendo la misma, tendremos que conformarnos con considerar sólo viajes sublumínicos.

    Por todo lo anterior, estamos en la situación de un náufrago, en una isla en medio del Pacífico, con una radio de onda corta de bolsillo y con sólo una balsa a mano: Si nos encontramos con alguien, será por pura casualidad. Y las posibilidades están en nuestra contra.

  • Doc Halliday dijo:

    Yo soy de los que les gustaría a rabiar el tropezar con alguien ahí fuera.

    Yo para tropezar, preferiría tropezar con Charlize Theron, déjate de hostias.

  • lamentira dijo:

    Doc Halliday dijo:

    Yo soy de los que les gustaría a rabiar el tropezar con alguien ahí fuera.

    Yo para tropezar, preferiría tropezar con Charlize Theron, déjate de hostias.

  • lamentira dijo:

    Yo para tropezar, preferiría tropezar con Charlize Theron, déjate de hostias.

    ¡Ostras!, ¡La Mónica Belucci puesta en remojo en un uno de esos cacharros de burbujas, chavales!

    Eso si que es extraterrestre…

  • Lampuzo, ¿qué lo hace estar seguro de que la vamos a encontrar?.

    La hipótesis geocéntrica, y por ende antropocéntrista.., como explicación de fenómenos naturales y universales, a lo largo de la Historia, ha tenido una inmensa multitud de realidades en su contra. Me fio a la Estadística.

  • Saludos.

    Esto de especular sobre la posibilidad de no estar solos, aunque sea sobre bases tan científicas como sea posible, se sigue pareciendo demasiado a una suerte de metafísica por lo civil, que a la ciencia.

    Al menos, porque estoy convencido de que no tenemos la información suficiente como para salir de la duda más completa. En la ecuación de Drake, nos encontramos con que carecemos de datos suficientes para poder determinarla. Es cierto que en todo el universo que podemos alcanzar a conocer deben cumplirse las mismas leyes de la física, pero esto tampoco garantiza que en otra parte se haya seguido una evolución histórica de la tecnología igual a la nuestra. Es perfectamente posible que haya sido otra y que no sepamos reconocer la firma del ruido que hace su presencia.

    Podernos tratar de hacer inferencia de tipo estadístico, pero teniendo presente siempre que no podemos estar seguros de estar incluyendo todas las variables, o que haya variables ocultas o locales con las que no hayamos contado.

    Por ejemplo, en nuestro caso, la presencia de la luna. Que ha contribuido a una suerte de equilibrio que ha hecho posible nuestra aparición como especie.

  • O la división del valle del Rift, que contribuyó al surgimiento de los humanos eventualmente.

    ¿Y qué opinas de la vida extraterrestre de tipo microbiano?, ¿piensas que es seguro que la vamos a hallar, Doc?.

  • @ Anonimo1:

    Para poder explicarlo con un poco de seriedad, digamos que desde que me recuerdo, siempre me ha asombrado el cielo nocturno y he fantaseado a menudo con la idea de viajar a otros lugares y encontrar a otros seres inteligentes. Debo ser uno de los veinte tíos en toda Europa que más veces ha visto 2001 y soy un puñetero fan incorregible de las primeras temporadas de Star Trek y de toda la producción de serie B del cine de ciencia ficción e imaginación.

    A pesar de esto (y de asistir siempre que puedo a la Comic Con de Londres, vestido con mi uniforme de veterano de la Flota Estelar), quiero saber la verdad, cualquiera que sea, pero la verdad. No me voy a conformar con creer. Quiero saber.

    Hoy por hoy, no alcanzamos todavía a disponer de suficiente información como para poder valorar la cuestión de la existencia de vida, en otros lugares fuera de la tierra. Pero estoy convencido (y en esto volvemos a mi sesgo particular) de que la vida sobre la tierra no debe de ser un suceso único en todo el universo.

    Llamémoslo, si quieres, el «principio de utilitariedad del gato» y que se formula de la siguiente manera: «¿todo este desmesurado espectáculo de fuegos artificiales se ha montado exclusivamente para el disfrute de cuatro pringaos que viven en un planeta corriente del extrarradio de una galaxia?, pues vaya un despilfarro de universo.

    Estoy razonablemente convencido de que tropezaremos, si no con vida, al menos si con sus huellas y sus rastros. Tal vez sus fósiles o sus subproductos.

  • Saludos. Me encanta el debate:

    Para empezar me quedo con ésto:

    Doc Halliday dijo:

    Es cierto que en todo el universo que podemos alcanzar a conocer deben cumplirse las mismas leyes de la física, pero esto tampoco garantiza que en otra parte se haya seguido una evolución histórica de la tecnología igual a la nuestra. Es perfectamente posible que haya sido otra y que no sepamos reconocer la firma del ruido que hace su presencia.

    Totalmente de acuerdo. Que es que a lo mejor estamos todavía muy mucho dentro de la Caverna de Platón, sobretodo en lo que respecta a las impresiones que nos podamos formar de las Sombras que nos llegan del resto del Universo, aún demasiado tenuemente percibidas.

    Y aunque ya tenemos (creo) bien acuñado el término «Exobiología», de momento no lo podemos blandir como una «herramienta verdadera» a la que darle utilidad práctica: No mientras no tengamos ni la más mínima muestra de nada biológico, que sea verdaderamente «Exo», con la que empezar a trabajar y contrastar. De momento se queda en algo meramente abstracto y especulativo… Digo yo. O así me lo parece…

    También:

    Doc Halliday dijo:

    Por ejemplo, en nuestro caso, la presencia de la luna. Que ha contribuido a una suerte de equilibrio que ha hecho posible nuestra aparición como especie.

    ¡Y muchas otras cosas!: Hace unos meses el propio Doc recomendaba aquí el libro «Teorías del Todo» de John D. Barrow, que yo mismo me acabé leyendo a ratos. Posteriormente, ya por mi cuenta, encontré también «El Universo Como Obra de Arte», del mismo autor:

    http://www.librosmaravillosos.com/eluniversocomoobradearte/pdf/El%20universo%20como%20obra%20de%20arte%20-%20John%20D%20Barrow.pdf

    (Tan recomendable como denso: Allá cada cual con su predisposición lectora).

    En éste último dice, por ejemplo (pag. 450):

    Las propensiones y sensibilidades de la mente humana han sido
    heredadas de la complejidad del entorno en el que ha evolucionado y se ha
    aclimatado.

    De hecho, buena parte del libro es un análisis pormenorizado de condicionantes, posibilidades, éxitos y fracasos de la evolución de la vida y/o la inteligencia (¡en éste planeta y según las características del mismo, claro!) con respecto a las diferentes adaptabilidades evolutivas. Y también sus consecuencias secundarias o «residuales»… Y abruma la cantidad de factores a tener en cuenta para delimitar los «por qués» y los «cómos» de la (¡por otro lado también tan enormemente diversa!) actividad biológica de este modesto terruño nuestro de por aquí abajo.

    (Me sonaba algún ejemplo hipotético acerca de vida inteligente y con capacidades tecnológicas, pero que se hubiera desarrollado en un planeta sin un campo magnético como el de la Tierra. Y que eso les hubiera privado de estudiar el magnetismo, por mera falta de experiencia ni «noticia» alguna sobre dicho fenómeno… Me quiere sonar que es del libro citado, pero ahora mismo no lo he encontrado. Igual me equivoco).

    Este pequeño planeta nuestro no será muy deslumbrante visto desde fuera, pero tiene una serie de características que sostienen (y condicionan) el hecho innegable de que nosotros estemos en él, y que seamos como somos… No sólo nosotros, claro: Todo el historial y currículum de vida, evolución y diversidad pasada y presente que se ha venido dando por aquí.

    El hecho es éste. La siguiente pregunta es: ¿Y qué pasa, a este respecto, con tantísimos otros planetas (siendo que dos, iguales, iguales, del todo y en todo, difícilmente los habrá)?

    La respuesta es que, a día de hoy, aún no tenemos ninguna noticia contrastable sobre nada de eso.

    ¿De verdad se necesitará tanto como la combinación de factores que tenemos en este pedrusco como para que surja algún tipo de vida, siquiera de la más simple? (Y anoten aquí: tamaño, masa, composición, distancia a su estrella, características de esa misma estrella, satélite y su influencia, campo magnético… etc…).

    ¿O lo que surja en cualquier otro lado será, sencillamente, más diferente de lo que nos imaginamos, ya de base?

    Una (o la primera y principal) cuestión pendiente es: ¿Qué es lo mínimo que hace falta para que se genere cualquier tipo de lo que sea que podamos llamar «química orgánica» susceptible de evolucionar en organismos?… Hasta donde me consta a mí, ni siquiera sabemos eso.

    Apunto aquí que a veces se apela a descubrimientos de organismos a los que, por las características de su desusado hábitat, se les apoda «extremófilos», como «prueba» o «ejemplo» de que la vida puede «surgir» en cualquier ámbito… No estoy necesariamente de acuerdo: la vida puede haber surgido en unas condiciones ambientales «especialmente adecuadas como cuna» y, ya luego, según qué organismos, haberse convertido en un admirable ejemplo de adaptabilidad evolutiva a condiciones más extremas (extremas desde nuestro punto de vista)… O no…

    No sabemos. No tenemos aún suficiente información.

    Y eso vale para la vida en general y, de manera aún bastante más controvertida, para la vida inteligente, de la de capacidad de desarrollo científico y tecnológico.

    Doc Halliday dijo:

    En la ecuación de Drake, nos encontramos con que carecemos de datos suficientes para poder determinarla.

    ¡Es que es verdad!: A mí siempre me ha parecido que ese planteamiento de la ecuación del Drake ese no da como para ir ondeándolo así en plan triunfalista. ¡Si es que no tenemos número ninguno que atribuirle como para que sea nada válido ni efectivo!. Ni siquiera orientativo: Más allá de la estimación que se pueda llegar a alcanzar de cantidad planetas en la galaxia u otros factores sólo astronómicos, el resto podría ser tanto «cero» como cualquier otro número… (o, bueno, «uno», teniéndonos en cuenta a nosotros mismos).

    Y así, no sabiendo realmente nada aún lo bastante significativo al respecto, tiramos de especulación, imaginación… y fantasía… Fantasía seguramente (inevitablemente) «antropomorfizadora» de cualquier cosa que intentemos imaginar: Ahí las especulaciones sobre supuestas «expansiones colonizadoras» galácticas por parte de civilizaciones más avanzadas (a la manera de las conquistas o imperialismos que se han dado en nuestra humana historia terrícola). Ahí la cara más benévola del extraterrestre más sabio e ilustrado que llega para «corregirnos» o enseñarnos lo que es el amor. O la más bárbara del depredador carnívoro venido del espacio (que ya veríamos si les resultábamos realmente comestibles y digeribles, partiendo de químicas orgánicas desarrolladas en ámbitos tan distintos). O el apareamiento y la hibridación entre terrícolas y alienígenas (¡Idem, e Item más!).

    La fantasía humana ya tiene todo un largo historial, que hasta se nos pierde muchísimo en los demasiado remotos y asolados orígenes de la especie, y de las primeras civilizaciones. Pero que, en general (yo no tengo ninguna duda) suele basarse en «proyecciones» que tienden a «antropomorfizar» lo que sea (elementos, fuerzas de la naturaleza, condicionantes vitales de cualquier tipo que hieren la inquietud por aprehenderlos de esos primeros antepasados, aún no tan científicos)… No hace falta desarrollar más ésto. Ya me entienden ¿no?.

    Hasta que llegamos a éstos nuestros días, en que se ha dado una sustitución de las mitologías antiguas por las modernas, que llegan a mezclar la fantasía contemporánea de ciencia-ficción (con su más o menos «sólida» base de conocimientos, avances científicos y especulaciones actuales) con las ganas de ver «alienígenas» por todas partes.

    El paroxismo (para mí siempre grato de toda la vida, pero también cada vez más risible) recae de manera flagrante en la obtusa inversión de términos que te llegan a restregar hoy en día: La pretensión de «extraterrestrizar» (valga el término improvisado) lo que siempre ha sido «antropomorfización», fruto de proyecciones meramente humanas: Por más extraños, y ajenos, y horribles de aspecto, que nos atrevamos a (y consigamos) imaginar Dioses, Demonios y/o alienígenas bizarros de allende el Cosmos, todo es pura proyección, más o menos retroalimentada, de nuestra propia fantasía. ¡A qué quitarle mérito como tal!

    Pero en la cuestión de: «¿Qué es lo que hay realmente, allá fuera de verdad, y más allá de todo esto?»… Pues lo que yo vengo a decir es que, por muy difícil que sea mentalizarse de ello, no tenemos de verdad, aún, con qué preconcebir absolutamente nada. Tampoco a base de pura fantasía condicionada por nuestro ineludible sesgo «antropocentrista-terrícola».

    Está por ver… ¡Pero también sin descartar nada!: Sea como sea, yo siempre a favor de la labor del SETI, y a favor de que se investigue cualquier tipo de señal que pudiera ser indicio de que pueda haber algo o alguien que, al fin y al cabo, pudiera no ser tan pasmosamente distinto a «nosotros» y a nuestra ciencia y recursos tecnológicos.

    Ante lo que desconocemos, pero que tenemos ahí abierto como campo de estudio y exploración, adelante siempre… Y yo quiero creer que haya algo que encontrar y confirmar, incluso antes de que tengamos posibilidad de llegar físicamente tan lejos, e incluso antes de que nadie tenga posibilidad de llegar físicamente hasta aquí.

    También digo, para ir terminando (y un poco auto citándome a mí mismo más o menos de memoria, que algo parecido de cosecha propia ya dije en algún otro hilo): El hecho de que llevemos algunas décadas algo pasados de vueltas con las ganas de creer en mitologías de OVNIS y «Ancient Aliens», a la par que con avances científicos, astronómicos y astronauticos, no implica necesariamente nada con respecto a lo que realmente haya por ahí fuera: Nada de todo esto (ni siquiera la moderna tecnología de barrer el espacio con radiotelescopios) nos sitúa necesariamente en el momento de la Historia en que nos tenga por qué llegar revelación trascendente alguna al respecto… Las ganas de que llegue algún día: ¡Todas!… La intuición sobre las posibilidades de que tenga que ser «precisamente ahora»:… Pues… Meh…

    En fin: Que supongo que me ha quedado una «tesis» como muy «Frankenstein» y muy farragosa y deslavazada… Reconozcanme al menos lo voluntarioso que le supone a un cazurro como yo el improvisar sólo así de madrugada y de tirón, y nada más que a dos dedos y mirando las teclas, que así es como escribo yo.

    Y aún si acaso, ya como P.S:

    Anonimo1 dijo:

    ¿Qué habría de malo en que nunca encontrásemos forma alguna de vida extraterrestre?.

    Pues que encontrar algo de vida extraterrestre ya supondría una respuesta propiamente dicha (a ir ampliando, si acaso). No llegar a encontrar nunca nada de eso supondría la muy inquietante y perturbadora perpetuación de la pregunta, máxime hasta una hipotética finalización de la exploración total del Universo Todo. Nunca nos lo sacaríamos de encima hasta entonces… Porque seguiría resultando igual de inquietante y perturbador el preguntarse: Pero, entonces ¿Por qué «nosotros» SÍ estamos aquí? ¿Por qué «sólo» nosotros?…

    Saludos.

  • Alexis dijo:

    Nada de todo esto (ni siquiera la moderna tecnología de barrer el espacio con radiotelescopios) nos sitúa necesariamente en el momento de la Historia en que nos tenga por qué llegar revelación trascendente alguna al respecto… Las ganas de que llegue algún día: ¡Todas!… La intuición sobre las posibilidades de que tenga que ser «precisamente ahora»:… Pues… Meh…

    Saludos cordiales.

    Yo añadiría a todo lo dicho una especulación más que siempre se nos pasa debido a nuestro incurable antropocentrismo: ¿Porqué nosotros?.

    ¿Porqué tendríamos que ser nosotros los que encontrásemos la respuesta?. Tal vez la configuración de nuestros cerebros sea la adecuada para haber llegado hasta aquí en nuestra evolución, pero en cambio, bien pudiera ser que nos haya condicionado para hallar el ruido de otros ahí fuera, y no hayamos sido conscientes o no lo estemos siendo, de las señales que pasan ante nuestros instrumentos, sin discriminarlas como señales provenientes de una tecnología exterior.

    Creo que es perfectamente posible que no seamos nosotros los que encontremos esa respuesta. No hay ningún factor que nos pueda prometer alcanzar ese conocimiento a nosotros precisamente, puede que si y puede que no.

    Diciéndolo de modo que el amable lector pueda entenderme, quiero decir que es también posible que no estemos reconociendo alguna señal de origen inteligente, aunque nos estuviera meando en la cara.

    Dicho esto, me vuelvo a la cuarta cubierta de la Discovery a continuar con los continuos apaños que realizar en los famosos tubos «jefferies» de la nave, para mantener la estabilidad de los motores warp.

    Como corolario, lo ya dicho: que no tenemos suficiente información como para poder inclinarnos en concreto por una de todas las posibilidades planteadas. No puedo negar ninguna de las posibilidades en juego y sigo manteniendo con todo el cariño mi maquetilla de la Discovery, sobre mi escritorio.

  • Alexis dijo:

    Nada de todo esto (ni siquiera la moderna tecnología de barrer el espacio con radiotelescopios) nos sitúa necesariamente en el momento de la Historia en que nos tenga por qué llegar revelación trascendente alguna al respecto… Las ganas de que llegue algún día

    Esto pensé después de ver un video de Astronomía web , se me fueron todas las esperanzas de que se encuentre vida extraterrestre .
    Y antes que me digan que la ciencia no se maneja por esperanzas les digo que yo si. Por ejemplo, se me fue la curiosidad por libros o películas de ovnis .
    ” Yo visité Ganimedes”
    Las pleyadianas hermosas que visitaban a Billy Meier eran una foto sacada al tv de dos presentadoras suecas creo, bueno por lo menos existen las suecas .Me estafaron una vez más
    :saludo:

  • Profetadelsur dijo:

    bueno por lo menos existen las suecas .Me estafaron una vez más

    Doy fe. Yo tuve una secretaria formidable en todos los sentidos y alguno más, Gudrun, con unas…» «…Algo formidable, Profeta, puedes creerme.

  • Doc Halliday dijo:

    Yo añadiría a todo lo dicho una especulación más que siempre se nos pasa debido a nuestro incurable antropocentrismo: ¿Porqué nosotros?.

    ¿Porqué tendríamos que ser nosotros los que encontrásemos la respuesta?. Tal vez la configuración de nuestros cerebros sea la adecuada para haber llegado hasta aquí en nuestra evolución, pero en cambio, bien pudiera ser que nos haya condicionado para hallar el ruido de otros ahí fuera…

    Sí, bien visto: Puede que esa sea aún otra puya más que clavarle a ese sesgo humano-terrícola-antropomorfizante, que tanto nos cuesta asumir o darnos cuenta de lo mucho que nos condiciona a la hora de especular o imaginar lo que sea.

    Profetadelsur dijo:

    Por ejemplo, se me fue la curiosidad por libros o películas de ovnis.

    Bueno, yo no me siento identificado con eso: Mi gusto y mi vicio por la fantasía, la ficción y la imaginación siempre han permanecido intactos. Acogerse y participar de reflexiones más serias y realistas sobre lo que sabemos y no sabemos del Universo que nos rodea a mí no me quita nada de eso.

    Por otro lado también considero que tanto avistamiento OVNI y tanto testimonio de contactos y abducciones no deja de ser un fenómeno que de alguna manera «está ahí» y que, en consecuencia, algún interés tiene que presentar. Digno de estudio, por tanto, desde la psicología, la antropología, la sociología, o el campo o combinación de campos y perspectivas desde las que sea procedente abordar estas peculiaridades.

    Profetadelsur dijo:

    bueno por lo menos existen las suecas .

    ¡Claro que sí!… Me sabe mal poner nada aquí que hoy en día pueda estar mal visto porque suene a «machismo heteropatriarcal», pero oigan: ¡Eso al menos nos reconcilia con el Universo!… Con marcianos o sin marcianos.

    Hasta mañana.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies