No sé Rick, parece falso

Nuevo «error» de una de las cadenas afines al gobierno de España. La Sexta afirma que España ya está en el top ten de países con mejor ritmo de vacunación de Europa.

El pasado 1 de abril el programa «Al Rojo vivo» de la cadena «La Sexta» mostraba una tabla en la que podía comprobarse que España y ha conseguido llegar al noveno puesto en ritmo de vacunación. Si es que lo estamos haciendo genial. ¿O acaso no lo habías percibido aún?

El tuit ya lo han eliminado debido a la controversia que ha suscitado, aunque todavía podéis verlo en el histórico web (en este enlace).

El espectador medio, y más aun el espectador al que va dirigido este programa, no es capaz de procesar en el momento, que la información que le están proporcionando está tergiversada, y se queda solo con el mensaje positivo de que España está en la posición 9 de vacunación.

Pero si leemos la tabla, notaremos que nos están dando gato por liebre. Los países con el mismo porcentaje de vacunación están agrupados en la misma línea. Por ello, si ponemos correctamente la tabla, España está en el número 14, no en el 9.

Ni que decir tiene que ante esta pillada, el tuit se han llenado con memes y chascarrillos, dándole a Ferreras nuevas ideas para siguientes programas:

 

 

  • @ Doc Halliday:

    Por favor, tienes cosas más interesantes que escribir.

  • Anonimo1 dijo:

    @ Doc Halliday:

    Por favor, tienes cosas más interesantes que escribir.

    Lo siento, he alcanzado la temperatura de combustión. Busca un extintor.

  • @ lamentira:

    Al final, no nos va a quedar más remedio que dar al césar lo que es del césar.

    Los rojos, perdimos una guerra, si, así es. Y después se nos esclavizó y se nos robaron los salarios en aquellos casos en los que se pudo acceder a trabajos forzados para redimir las penas.

    El Tribunal de Orden Público, el de Represión de la Masonería y el Comunismo, y otras instancias bajo control de los vencedores, se dedicaron al juicio sumarísimo, se nos robó descaradamente nuestros bienes, y se hizo de la justicia un monigote, con el que poder satisfacer las bajas pasiones de los vencedores.

    Cuanta gente perdió todo su patrimonio a base de falsas denuncias que sirvieron para que los falangistas del pueblo se apropiasen de las fincas de los demás. Hay una larga lista de robos sin justicia ni la menor piedad y que no se repararán jamás.

    Por robar, se robaron hasta los cadáveres para rellenar Cuelga Muros de una carnicería indecente, que acompañase el monstruoso sueño de un dictador que le metió más de veinte años de cárcel a Marcos Ana, por el sólo delito de ser un poeta. El régimen que mató a Miguel Hernández y a Lorca o condenó a Claudio Sánchez Albornoz a trabajos forzados. Por no hablar de los otros tantos a los que mató la ley de fugas o los campos de concentración o el hambre y la miseria forzosa, mientras el régimen se revolcaba en los bienes robados y en las muchísimas putas (¡qué remedio, había que comer!) que se vendían por un chusco para sus hijos, en aquella católica España.

    Más de 60.000 fusilados por la cara o por la espalda murieron después de acabada la guerra. Una venganza sin sentido. Solo porque sí, para demostrar quién manda aquí.

    Tengo la información que queráis para seguir llenando página tras página de sangre, muerte y vergüenza para los vencedores, los amos de una sangrienta carnicería que llenó los cementerios con un millón de muertos y las fosas comunes con más de 160.000 muertos que siguen pidiendo justicia y reparación.

    Los campos de concentración, donde el hambre y la ley de fugas, los culatazos y los abusos hicieron la vida de muchos corta, y la de otros, insoportable. 300 campos de concentración, de los que hubo 11 de los más brutales en Murcia, de los que ya he hablado en alguna ocasión. Presos cuyo único delito había sido pensar en que la libertad era algo que les pertenecía por derecho propio, no por la voluntad de un dictador.

    Con dos coj0nes.

    Perdimos una guerra, nos masacraron sin piedad, nos esclavizaron y durante muchas décadas nos amordazaron y cometieron crímenes sin descanso, nos robaron el patrimonio y nos convirtieron en menores de edad, nos silenciaron y nos insultaron salvajemente. Nos robaron la historia, la reescribieron y la blanquearon.

    Y ahora viene el bestia de Mescalero a recordarnos que hemos perdido una guerra y que nos toca chupársela a los vencedores…

    Pues vale, de acuerdo. ¿Quieres que me arrodille?, ¿Te llamo caudillo y vencedor invicto o simplemente te la chupo y ya está?.

    ¿Qué más queréis que hagamos?.

    Habéis ganado una guerra y habéis saqueado a placer los bienes del estado, os habéis apropiado indecentemente de los bienes que tanto les ha costado ganar a los demás, habéis fusilado a gente por capricho de los falangistas como venganzas personales en los pueblos… Y ahora ¿Somos nosotros la escoria?.

    Pues mira, te doy la razón, somos esc0ria, hemos perdido una guerra y tienes todo el derecho a que te la chupen. Tienes todo el derecho a robar nuestros bienes y nuestros cuerpos para lo que te dé la gana, que para eso se ganan las guerras. Reescribe la historia, cuenta que nosotros fuimos los culpables y añade que recibimos justo castigo, pero por favor, no insultes más mi inteligencia.

    Véngate, insúltanos, di que solo nos acordamos de nuestros abuelos cuando hay dinero de por medio, porque ya se sabe: los rojos no tienen padres ni madres ni familias, son simples hij0sdeputa a los que solo cabe fusilarlos, como dicen tus amigos los militares que no tuvieron bastante sangre durante la guerra. ¿No tuvo bastante muerte Queipo de Llano que todavía se hace necesaria más reparación?.

    Venid a buscarnos de madrugada, dejad nuestros cadáveres en las cunetas como advertencia, acabad con la cultura matando maric0nes como Lorca, acabad con ese cáncer putrefacto que son los miserables rojos, a fin de cuentas ¿para qué necesita la patria a sus enemigos?.

    Pero, por favor, no nos toquéis más los coj0nes con tanta bobada. Bastante tenemos con tener que soportar cada día que somos fusilables, que somos unos malnacidos, que ojalá nos hubieran fusilado a todos y que España es una y apostólica donde no cabe el demonio ese de la democracia. ¿Queréis ser los buenos?. ¿Queréis tener una justificación para tanto asesinato y tanto expolio?, coj0nudo, yo os la doy muy a gusto, y además os la chupo, que para eso han nacido los perdedores.

    Pero por favor, no volváis a insultar mi inteligencia con gilip0lleces indignas de personas normales. Vale que los rojos somos una mierda y no tenemos derecho a vivir, vale que sin nosotros la patria sería de nuevo una, grande y libre. Suprimid ya de una el parlamento y dejaros de hostias y de tonterías.

    Aquí lo que hace falta es mano dura, que los españoles no están preparados para la democracia, lo que necesitan es la guía y la recta actitud de un militar, por supuesto, bendecido por la iglesia. La misma que está robando bienes a porrillo a su nombre, como ya hizo durante la guerra civil.

    ¿Me arrodillo y te la chupo ya, o espero que te pongas el uniforme y me pegues con la fusta, mientras me acusas de chupap0llas y te ríes de mi?.

  • Mescalero dijo:

    A otro perro con ese hueso que a los rojos se os conoce desde que asesinábais en paseillos.
    Insulta pues miseria humana

    En España existieron 300 campos de concentración franquistas, 11 de ellos en la Región de Murcia, por los que pasaron entre 700.000 y un millón de españoles, según el periodista Carlos Hernández de Miguel, que ha investigado durante más de tres años sobre este capítulo «olvidado» por la Historia.

    Una investigación cuyos resultados ha reunido en el libro ‘Los campos de concentración de Franco’ (Ediciones B) este periodista y escritor de origen murciano, sobrino de un molinense encerrado en Mauthausen, para quien España se convirtió durante la dictadura en un «gigantesco campo de concentración», según asegura en una entrevista con Efe.

    Los campos de concentración, señala el autor, fueron «una de las patas de la enorme mesa que fue la represión franquista», una práctica de la que hay poca documentación derivada después «de la destrucción masiva de ficheros que se realizó durante la dictadura y los primeros años de la Transición». Tras la Segunda Guerra Mundial, en España se realizó un borrado general especialmente de la documentación que podía relacionar al régimen franquista con el nazismo, de tal forma que hay un «agujero brutal de los archivos existentes sobre esa etapa».

    Porque, a pesar de las diferencias, hubo una analogía y existieron algunos elementos en común entre estos campos de concentración españoles y los implantados por el sistema nazi, incluso dirigentes de la Gestapo participaron en el adiestramiento de las fuerzas policiales españolas.

    El sistema franquista de estos campos fue diseñado de acuerdo a las necesidades de la dictadura, que eran el «exterminio» de los elementos «más activos» del entorno republicano y la consecución de mano de obra a través de los «batallones de trabajo».

    «En los campos de concentración franquistas no hubo cámaras de gas, pero se practicó el exterminio y se explotó a los cautivos como trabajadores esclavos. En España no hubo un genocidio judío o gitano, pero sí hubo un verdadero holocausto ideológico, una solución final contra quienes pensaban de forma diferente».

    Con su investigación el autor ha identificado 296 campos de concentración oficiales, abiertos en otras tantas ciudades y pueblos españoles. Andalucía, con 52 campos de concentración, encabeza este «ránking del horror» dibujado por Carlos Hernández, en el que le siguen la Comunidad Valenciana con 41, Castilla-La Mancha con 38, Castilla y León con 24 y Aragón con 18. Extremadura, con 17 de estos campos; Madrid con 16, Cataluña con 14, Asturias con 12, Galicia y Murcia con 11, Cantabria con 10, Euskadi con 9, Baleares con 7, Canarias con 5, Navarra con 4, La Rioja, con 2 y Ceuta, junto a las antiguas colonias españolas en el norte de África, con 5, completan las cifras.

    Aunque durante toda la dictadura se fue borrando paulatinamente la documentación sobre estos campos, a mediados de los años 60 hubo otro «momento importante» de destrucción de archivos. Hernández de Miguel destaca el hecho de que ninguno, de estas entre 700.000 y un millón de personas habían sido juzgadas o acusadas oficialmente y considera «muy triste» que no hayan sido reconocidos como víctimas del franquismo.

    Y tras los 40 años de dictadura hubo «un pacto de silencio» en la Transición que, aunque pudiera ser entendible en el momento, no justifica el hecho de que a partir de mediados de los años 80 no se decidiera «poner la Historia en el lugar que se merece».

    Lamentamos junto al periodista, autor también del libro «Los últimos españoles de Mauthausen», que el Estado no haya puesto los medios para que se conozca la existencia de estos campos de concentración y las nuevas generaciones se «vacunen» contra ellos.

  • @ Mescalero:

    Cuando me toque el turno de paredón, no esperes que me arrepienta de nada. Estoy ya viejo para arrepentimientos, lo único que pienso pedir es que, al menos, además de odio, tengáis algo de puntería. No quiero morir como un pariente, al que le metísteis 19 tiros, sin conseguir matarlo, y al final hubo que romperle la cabeza a culatazos.

    Mescalero, aprende a disparar, por favor. No quiero que me pase lo mismo.

  • lamentira dijo:

    @ Tru:

    Estimado, ya que de todos los comentaristas zurdos que escriben en el blog, que sois legión, tú eres el más rudo, te dedico este video. Habla de Argentina, pero lo que dice es perfectamente extrapolable a España. Yo soy incapaz de expresarme con esa rudeza, pero prefiero usar tu lenguaje y maneras.

    Que extraño…cuando no sabe que decir siempre acude al ad hominen, como mescalero, o pone videos chorras, como mescalero…(tuve que parar antes de que se acabase el primer minuto (en serio) de las risas que me entraban…cuando dijeron «Argentina era el país más rico del mundo…», ya supe de que iba esto: el glorioso pasado…y el socialismo destructor de cualquier cosa buena que exista sobre la faz de la tierra…)

    Le explico de que va el ad hominem: no trate de matar al mensajero, trate de discutir el mensaje…aunque comprendo que en los ambientes que defiende esto no se lleve, y hasta puede ser de mal gusto no meterse con los demás.

    Por otra parte, por alguna cuestión biológica que se me escapa, soy diestro, tanto con la mano como con el pié, si bien cuando juego al basket boto con ambas manos… y mi gancho de izquierdas es tan preciso como el de derechas… tanto en números cardinales como ordinales…:silba:

    Si quiere aprender a expresarse con rudeza, mire a mescalero o a sus políticos favoritos, hay donde escoger, pero no me utilice a mí en su huida hacia delante, que queda cutre.

    :lacagaste:

    P.S.: Pero si quiere, puedo darle unas clases, pero no se va a enterar cuando sea rudo de verdad, no las pillará, de eso estoy seguro, y tengo que decir paridas a su altura, jefe..dedíquese a la astronomía y deje la política de una vez, hombre, que ahí son todo bulos…pero no me hace caso.

    A mi parecer, a día de hoy, aquí al menos, hay dos clases de políticos:

    Los que beben del jugo proveniente de exprimir los prejuicios y miedos de las gentes, en lugar de dar explicaciones, razonar, o argumentar sus meras y simplonas consignas de odio, y los que tratan de aventar esos miedos y prejuicios: progreso, o tradición (pero no respectivamente). No hay más…o eso me parece a mi…y, sin ánimo de ser demasiado rudo y solo con el de exponer una opinión personal, que creo mucha gente, (al menos «legiones»), comparten, usted da la talla para lo primero más no para lo segundo, en estos determinados temas: la está cagando…quiero decir, la continúa cagando…

    P.D.: y deje el cherry picking, que se da mejor a mí, eso ya lo sabe, pero déjelo con el resto también, no se lo merecen, ¿sabe? Es bastante injusto por su parte escaquearse así cuando le pillan en uno de sus múltiples renuncios en estas materias, de las que solo escuchó campanas alguna vez, pero canta que no tiene ni la menor de idea de que van. :saludo:

  • Doc Halliday.. dijo y te ha faltado:

    (aquí un montón de caritas sonrientes..)

  • @ Lampuzo:

    Se me han escapado las cabras… Lo siento sinceramente. Por favor, perdonadme, es que al final son años de aguantarse, y uno se cansa de tanto recibir patadas injustas, de mantenerse firme en lo de ser educado y convivir, con simples salvajes como el tal Mescalero.

  • Doc Halliday dijo:

    Lo siento sinceramente.

    Pienso, yo, que no hay nada que sentir, si hablamos de lo extrictamente histórico y sobre el sentir de una gran cantidad de personas que se sienten españoles, a pesar de todo..,

    Ya, en otros temas mas personales.., no me meto (carita sonriente..)

  • lamentira dijo:

    Hasta la llegada de POTEMOS a la escena política, en España el único odio que había era el del separatismo catalán al resto de españoles. Los inventores del odio son ellos.

    Las mayúsculas las he puesto yo solo para ilustrar que el resto del comentario es falso…hay cosas parece que vienen de fábrica, si bien todos nacemos inocentes…: como desmentir tamaña tontería es de t0ntos, y no por cierta, no lo haré, solo le recomiendo que le eche la culpa a sus padres de ese odio que hay por ahí, de su educación: es cosa de cada uno, ¿sabe?

    Es algo personal e intransferible, todo suyo, como cada cual con el suyo propio.

    Esta muy espeso en estos temas, vuelvo a recomendarle que los deje…(pero ya sabe, solo es una recomendación y no una incitación a que me largue un discurso sobre su libertad de expresión, y que en su casa si quiere se caga en la alfombra del salón. Cosa suya, solo es una recomendación.

  • Me sacaron una foto el otro día:

  • Bueno, esa se desveló con la primera luz del alba…a ver si esta salió bien:

    Ayy, no me canso de verme…

  • @ Lampuzo:

    Maestro: :saludo:

    Gracias por su paciencia y su estímulo.

  • El hermano Lorenzus estaba a cargo de las gallinas en la abadía escepticiense; las alimentaba, les cogía los huevos, y las desplumaba. Era todo un virtuoso en estos menesteres además de dedicarse al trasiego de los huevos y las plumas.

    Una mañana llegaba tranquilamente a su lugar de trabajo entre el canto de los pájaros, en un día resplandeciente que inundaba e invitaba al alma al optimismo y la alegría, a la vida. Misma sensación tenían el resto de monjes, hasta que desde el corral del gallinero se escuchó un grito, quizás un graznido, tan alto como estremecedor…o quien sabe si estremecedor por alto en aquel apacible día, o quizás por las palabras que traía el viento…

    -¡¿Donde están mis huevooossss?!!!!

    El hermano Lorenzus parecía poseído por un repentino mal, que le impelía a moverse frenéticamente por todo el monasterio buscando sus huevos molestando a los demás en sus tareas con improperios varios…

    -¡Gaticus!!! -- aulló al verle. Tirando de su hábito lo acercó hasta él y volvió a inquirir. -¡¿Donde están mis huevooossss?!!!! -- Con el hermano Gaticus intentando mantener el equilibrio entre sacudida y sacudida respondió lo más raudo que pudo.

    -Ni idea, ¡hermano!

    -¡Mientes!, ¡ladr*n!!!, ¡¡¡devuelveme mis huevos!!! -gruñía.

    -Siento no poder ayudarle en eso hermano Lorenzus…

    -Un graciosillo, ¿eh? …¡donde los has escondido!…¿crees que puedes engañarme, verdad?…¡¡¡pero has robado mis huevos, ladr*n!!! -- inundaban estas palabras la cara del hermano Gaticus con una espuma blanca.

    -De veras, no tengo ni idea..¿no cabría la posibilidad de dudar un poquillo a este particular respecto..?

    -Ahora quieres despistarme..¡eso solo significa que estoy en lo cierto!!!, ¡¡¡devuelveme mis huevos o te mato aquí mismo!!! -- decía ya en un paroxístico trance.

    -..creo que deberíamos dejar esto en manos del abad…el monta el patíbulo aquí…si no es mucho pedir.

    -¡¡¡Arrrgggg!!! , ¡mis huevos!!!, ¡quiero mis huevooossss!!!

    Ya se habían congregado boquiabiertos entorno a lo que estaba sucediendo una buena parte de los frailes cuando Lorenzus se percató de su presencia…

    -Vosotrosss..vosotrosss sabéis dónde están mis huevos,..siii…, lo noto, os lo veo en los ojos, redondos como mis huevos…ahhhh, ¡quiero mis huevooosss!!! -- sonaba a triste lamento ya, desesperación, una profunda e insondable pérdida…un alma vacía lloraba ahora arrodillado en medio de un estufacto y preocupado corro… -- mis huevooosss… -- no paraba de lamentar con gestos de oración a La Meca y el cuerpo encogido.

    Pronto apareció el abad ante el alboroto…

    -¡Hermano Lorenzus!…¡hermano! -- El impelido no daba señales de vida en su trance. -- Rápido – pidió auxilio el abad – ayudadme a llevarlo a la enfermería.

    Entre unos cuantos consiguieron dominar a la niña del exorcista clamando por sus huevos, cuando su cuerpo se detuvo repentinamente, casi tieso, al ver al hermano Truculentus pasar con una cesta repleta de huevos.

    -¡Mis huevos!!!, ¡están ahí!, ¡son mis huevos!!!. -- Los portadores de la bestia se detuvieron un instante ante el súbito cambio de la situación, y una espasmódica y descomunal fuerza los lanzó contra las paredes del pasillo, quedando inconscientes.

    -Debí imaginarlo…eras tuuu…tuuu deseabas mis huevooos..osaste tocarlos una vez…siii…ahora lo veo claro.. -- se encogía la pupila de Lorenzus mientras una siniestra sonrisa se dibujaba en su rostro mientras se acercaba a Truculentus, que no estaba enterado de nada.

    -Perdón..¿pero que debió imaginar?, hermano…¿Lorenzus?…¿se encuentra usted bien? -- dijo un tanto ac0j0nado…- ¡Ostras!, ¡hay siete hermanos detrás suya ahí tumbados en el pasillo!

    -Siii…tú serás el octavo…o puede que no…para ti tengo reservado algo especial…

    -…insisto…¿se encuentra usted bien hermano Lorenzus?, ¿le importaría indicarme de que esta hablando? -- dijo Truculentus algo ya algo más que ac0j0nado. -¿Desear huevos dice?..si claro, están buenísimos, especialmente en… -- antes de terminar la frase Lorenzus se abalanzaba sobre el cesto de huevos, que Truculentus esquivó con la habilidad de un espada ropera.

    -¡Hermano Lorenzus!!!, ¡comportése!, ¡¿no ve que se pueden romper los huevos?! -- Estas palabras aunadas al ademán de Truculentus de dejar caer la cesta con cara de póker, detuvieron a Lorenzus. -- Vamos a ver hermano – prosiguió Truculentus ya con el control de la situación -- ¿qué ocurre exactamente?

    -¡Devuelveme mis huevos!!!

    -¿Estos? -- la cara de Lorenzus comenzaba a desencajarse de nuevo tras estas palabras.

    -- De-vuel-ve-me mis hue-vos, ¿te lo deletreo?, ¿l-a-d-r-*-n?

    -- L-a-d-r-*… -- seguía el patrón Truculentus con los dedos… -- ¡eh!, ¿a quien estás llamando ladr*n? -- dijo al tiempo que su ademán ya casi vertía el contenido.

    -..a nadie, a nadie..perdón -- pareció disculparse Lorenzus sin quitar ojo de encima a la cesta.

    -Eso está mejor. Empecemos otra vez: estos huevos, hermano Lorenzus, los tomé del corral de la abadía, donde trabajas, ¿qué ocurre con los huevos?, ¿están en mal estado o algo? -- preguntó realmente preocupado.

    -- ¡Arrggg!!!, ¡mis huevooosss ladr***n!!! -- gritaba la voz del lamento atrapada en un cuerpo aterido por el miedo a la caída de la cesta.

    -¿Suyos?, estos huevos son de la abadía, hermano.

    -¡Son míos y nada más que míos!!!

    -No, son de la abadía.

    -Míos.

    -De la abadía.

    -¡¡¡Míooossss!!!!

    -De la abadía… -- la situación parecía iba a permanecer en bucle, hasta que Truculentus cogió uno de los huevos y se puso a hacer malabarismos con él.

    -Eso que está haciendo es muy peligroso e irresponsable hermano Truculentus… -- dijo suavemente Lorenzus acercándose muy lentamente, con las manos tendidas como quien calma a un chino al cruzar la frontera en un contenedor cuando se abre la puerta y aparecen las autoridades, y no la mafia(*).

    -¡Que va a ser peligroso hermano!, mire – Truculentus lanzó el huevo casi hasta el techo y comenzó a girar sobre si mismo como patinadora artística, extendiendo y encogiendo los brazos con los huevos agrupados por la fuerza centrífuga generada por su contingente, que seguía el movimiento del brazo que lo portaba, se fue ralentizando el giro con la cesta recogiendo su vuelo, y alzó de nuevo en perpendicular, con una pierna doblada hacia detrás hasta que los dedos del pié dicha pierna asomaron por la espalda de su portador para recoger el huevo lanzado previamente, para volver a depositarlo suavemente en la cesta. -- ¿Ve? -- dijo satisfecho. El hermano Lorenzus estaba entre la furia y la catatonia, y sin palabras y en pleno jamacuco, Truculentus prosiguió:

    -Además, ¿cómo que irresponsable?, ¿por qué?, los voy a llevar a la despensa, y ya has podido observar que soy sumamente hábil, así que no es necesario que te preocupes por ello…o ellos.

    -¡Claro que es irresponsable! , por muy hábil que sea es mi responsabilidad, no la suya..¿qué sucedería si se rompiesen?, ¿eh?, nos quedaríamos sin huevos fritos…o cocidos, crudos, escalfados, pasados por agua, rayados para salpicón, en lonchas para sandwich, como… -- el hermano Lorenzus se extendía demasiado en la muestra de sus conocimientos culinarios al respecto de sus huevos, y Truculentus decidió interrumpir.

    -…¿“nos quedaríamos sin huevos”?, ¿ha dicho?…

    -¡Si!, ¡nos quedaríamos sin huevos!

    -¿Nos?

    -Vos y todo el mundo, ¿o es que creéis que son solo suyos?

    -Disculpe que me haya expresado mal: ¿ “nos quedaríamos”?, ¿ha dicho? -volvió a repetir Truculentus.

    -¡…si!, ¡nós!, vos…todos… -- se apagaba la voz de Lorenzus mientras iba repartiendo el botín. Allí meditabundo, Truculentus ya se había marchado cuando despertó del trance, al igual que el resto de sus hermanos comenzaban a desentumecerse de sus contusiones.

    Truculentus en realidad llevaba los huevos a una incubadora, pues eran pedido del abad para aumentar el número de aves, mientras que el abad la aprovecharía para recoger los huevos y llevarlos a la despensa, pasear por el prado y dudar un poco bajo la sombra de un castaño.

    Se dice, parecía, que durante unos días, el hermano Lorenzus tenía dolorosa y constantemente presente dónde estaban sus huevos tras abandonar el encuentro con sus portadores.

    *La historia del hermano Chin Pan, había comenzado en una situación similar cuando el abad lo encontrara de tal guisa en un envío de juguetes para los pobres, dándole confianza y cobijo.

  • Tru dijo:

    -¡Que va a ser peligroso hermano!, mire – Truculentus lanzó el huevo casi hasta el techo y comenzó a girar sobre si mismo como patinadora artística, extendiendo y encogiendo los brazos con los huevos agrupados por la fuerza centrífuga generada por su contingente, que seguía el movimiento del brazo que lo portaba, se fue ralentizando el giro con la cesta recogiendo su vuelo, y alzó de nuevo en perpendicular, con una pierna doblada hacia detrás hasta que los dedos del pié dicha pierna asomaron por la espalda de su portador para recoger el huevo lanzado previamente, para volver a depositarlo suavemente en la cesta. — ¿Ve? — dijo satisfecho.

    Disculpen, pero ahora que lo leo, preferiría algo así:

    -¡Que va a ser peligroso hermano!, mire –Truculentus lanzó el huevo casi hasta el techo y comenzó a girar sobre si mismo cual patinadora artística, extendiendo y encogiendo los brazos con los huevos agrupados por la fuerza centrífuga generada por su contingente, que seguía el movimiento del brazo que lo portaba, fue ralentizando el giro con la cesta recogiendo su vuelo, y al parar puso los brazos en cruz inclinando su cuerpo un poco hacia delante, levantando una pierna hacia detrás hasta que su pié derecho asomó por encima de su cabeza, para recoger el huevo lanzado previamente, y acercando la cesta volver a depositarlo suavemente en la misma, sostenerla por su base, y hacerla girar sobre su dedo índice cual balón de baloncesto, y posteriormente dejar correr el canto de la misma tras el impulso de una mano a otra recorriendo los brazos a través de su pecho, para finalizar con la cesta en la otra mano y hacer la correspondiente reverencia al público.

    :aplauso: :aplauso: :aplauso:

    :saludo:

  • @ Tru:

    De parte de maese Lorenzus. Aplicar en la zona escocida.

  • Un turista japonés que disfrutaba de aquella mañana paseando por la zona escuchó los aullidos de Lorenzus, y consiguió captar una imagen del hermano en dicho episodio.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies