Desmontando mitos sobre la familia Rothschild

Rothschild.pngLa leyenda de los Rothschild, al igual que la relacionada con el poder de los banqueros judíos, es en parte responsabilidad de su religión. Para el Cristianismo, la riqueza es algo banal, mientras que en el caso de los judíos, la riqueza es deseable para servir mejor a Dios.

Es por eso que los judíos de toda Europa se especializaron en el comercio y los negocios, prestando dinero a otros a cambio de intereses. Su riqueza ha sido también lo que les ha estigmatizado. En la Edad Media fueron expulsados de media Europa, con el único objetivo de expropiarles sus propiedades.

Mayer Amschel Rothschild nació en un barrio pobre de Frankfurt en 1744. Cuando fue mayor de edad, empezó a trabajar en un banco de Hamburgo. Al regresar a Frankfurt, empezó a trabajar asesorando a ricos y nobles sobre la compra y venta de monedas antiguas.  De todos ellos, destaca la relación que llegó a tener con Guillermo I de Hesse-Kassel, gracias a la cual fue nombrado Agente de la Corona ante el Príncipe de Hesse.

Su inteligencia y habilidad le llevó a atesorar una fortuna. Mayer apostó por su familia para extender su negocio. Colocó a cada uno de sus 5 hijos como sus agentes en los cinco centros financieros más importantes de Europa: Frankfurt, Viena, Londres, Nápoles y París.

De esta época datan las primeras teorías de la conspiración en torno a los Rothschild. Se cuenta que Guillermo I le dio la totalidad de su fortuna a Mayer para protegerla de que Napoleón la incautara. Mayer pudo ocultar el dinero enviándolo a su hijo Nathan en Londres. La oficina de Rothschild de Londres lo invirtió prestándoselo a la corona británica, para financiar a los ejércitos británicos que luchaban contra Napoleón.

Sin embargo, esta actividad no fue idea de Mayer, sino que lo ordenó el propio Guillermo, aunque eso sí, catapultó a la familia Rothschild como uno de los principales banqueros de Europa.

Con el paso de las generaciones, el negocio se mantuvo dentro de la familia, cerrado a otros inversores externos. En el siglo XIX la suma de las fortunas de los Rothschild (considerándolas como si fuesen de una sola persona) habría sido la mayor de todo el mundo.

Se dice que en ese mismo siglo, los Rothschild se hicieron cargo del Banco de Inglaterra. No es así. Nathan había comprado grandes cantidades de oro al Banco de Inglaterra a bajo precio, que luego vendió al Banco de Francia. En 1825 el Banco de Inglaterra tuvo una gran crisis provocada por la mala gestión de los tipos de interés. Nathan les prestó el dinaro que había obtenido de la venta del oro lo que evitó la quiebra británica. Pero el banco le devolvió al cabo del tiempo el dinero con sus correspondientes intereses, y siguió siendo autónomo.

Pese a que también hay muchas leyendas en torno a ello, las guerras mundiales fueron desastrosas para los Rothschild, especialmente para la parte de la familia que se ubicaba en Alemania y Austria. Sus inmensas propiedades fueron expropiadas por la Alemania Nazi para financiar la guerra. Esta es la única verdad de la teoría de la conspiración que afirma que los Rothschild financiaron el holocausto.

Más recientemente, se ha ligado la desaparición del vuelo de Malaysia Airlines  MH370 a un intento de quedarse con la participación de 4 científicos asiáticos, en una patente en la que también participaba Freescale Semiconductor, una empresa propiedad de Jacob Rothschild.

Pero buscando los nombres de estos científicos (Peidong Wang, Zhijun Chen, Zhihong Cheng, y Li Ying) en la lista de pasajeros de ese vuelo, resulta que no aparecen.

Otra historia algo anterior (1972), indica que la familia organizaba fiestas oscurantistas, similares a la de la pelicula “Eyes wide shut”, en la que había sacrificios humanos.

fiesta 1.png

Estas fiestas eran “tan secretas”, que cualquiera buscando en internet puede encontrar las fotografías, en las que aparecen personajes “tan sinistros” como Dali, Audrey Hepburn o la modelo Marisa Berenson.

Indudablemente, los organizadores de la fiesta trataron de crear un ambiente impactante, incluso en la decoración de las mesas, sobre las que dejaban muñecas rotas, algo que hoy es también replicado en algunos vídeos musicales, con el mismo objetivo.

fiesta 2.png

Los Rothschild eran judíos, ricos y poderosos. Los principales ingredientes para ser objetivo de las teorías de la conspiración. La web está repleta ce citas falsas puestas en boca de alguno de sus miembros, cuyo origen es irrastreable.

Lo cierto es que hoy en día, para ver al primer Rothschild en la lista Forbes hay que descender hasta el puesto 822, donde nos encontramos con Jeff Rothschild, con una fortuna de 2.900 millones de dólares. Por encima de él, hay 821 personalidades, la mayoría de ellas desconocida para el público general, y de los que no existe ninguna teoría de la conspiración, ni son sospechosos de manejar el mundo sobrevolando los gobiernos.

  • me encanta esta entrada

    lo de la careta de ciervo me a matado, seguro que lo he visto en jackass o algo así :meparto:

  • Muy buen reportaje!

    Estos artículos de historia son los mejores, que no pare la cosa!

  • Hola:

    El imperio de los Rothschild actual no tiene punto de comparación al que tenían hace 200 años.

    La familia Rockefeller ha tenido y aún tiene mucha más riqueza, poder e influencia que la familia Rothschild, por ejemplo. Pero claro, tienen el defecto de no ser judíos, no les sirve a los antisemitas.

    El alza de las dinastías bancarias judías fue a causa de la prohibición de usura del Vaticano. Los judíos se educaban en su conjunto, los cristianos, sólo sacerdotes y clases altas. Ello generó mucha diferencia y empezó la idea de la conspiración.

    Saludos.

  • Kamu Syldeck dijo:

    Hola:

    El imperio de los Rothschild actual no tiene punto de comparación al que tenían hace 200 años.

    La familia Rockefeller ha tenido y aún tiene mucha más riqueza, poder e influencia que la familia Rothschild, por ejemplo. Pero claro, tienen el defecto de no ser judíos, no les sirve a los antisemitas.

    El alza de las dinastías bancarias judías fue a causa de la prohibición de usura del Vaticano. Los judíos se educaban en su conjunto, los cristianos, sólo sacerdotes y clases altas. Ello generó mucha diferencia y empezó la idea de la conspiración.

    Saludos.

    John Davison Rockefeller (el fundador) era descendiente de inmigrantes alemanes.
    O sea que no descartes al 100% que no tenga ascendencia judía. Es un dato tan sólo. No pretendo ir más allá.

  • @ jeopardize:

    Vale, gracias por tu comentario.

    Tengo entendido que a su vez esos inmigrantes alemanes, descienden de franceses protestantes de la doctrina calvinista que se asentaron en Alemania en el siglo XVII. Así que si los Rockefeller tienen algo de judío, no les da el ancho para que sean el blanco de los antisemitas, como si lo son los Rothschild.

    Un saludo.

  • Un par de precisiones acerca del préstamo de dinero, los judíos y cosas así:

    Así como para judíos en la Misná, el Talmud y la Torá, como para cristianos en la Biblia se establece una visión negativa sobre la usura, entendiendo por usura el cobro de cualquier tipo de interés.

    Dice el Talmud que “no se ha de aceptar el arrepentimiento de ladrones ni usureros si no devuelven lo usurpado” (Talmud babá KAMÁ. R Cansinos-Assens “las bellezas del Talmud” Barcelona, 1988 pág 77). el castigo del usurero, según el Talmud es la devolución de todo lo tomado ilícitamente, además de la incapacitación judicial. Entre los judíos, los prestamistas abusivos tienen la consideración de ladrones y mentirosos. algo que, paradójicamente, pasaría al mundo cristiano, como insignia que aplicar a los judíos.

    Es similar el trato que se otorga a la usura en el pentateuco. En la biblia no se prohíbe el préstamo al necesitado, pero el cobro de intereses está prohibido como una falta moral irreparable ( por ejemplo, en Éxodo XXII, 24-25. O en Levítico XV 35-38).

    Para ambas religiones, obtener ganancias de la pobreza era considerado como un pecado mortal. En Salmos XV: “Yaveh, ¿quien habitará en tu tabernáculo?, ¿quien residirá en tu santo monte?…El que no presta su dinero a interés”.. Igualmente en Deut. XV, 7-10 o en Ezq XVIII, 13.

  • bienvenido w. de poo

    https://youtu.be/PAA67j5pRfE

  • @ mescalero:

    ¿los Rothschild también se han infiltrado en la DGT?…

  • Ha pasado algo con un comentario de un nuevo comentarista. Aportaba infoamcaión muy interesante sobre la verdadera causa por la que los judios se dedicaban al comercio y las finanzas en vez de a la agricultura y ganadería. Cuando fui a aprobarla me dio un error y ha desaparecido. Si el lector tiene a bien volver a escribirlo, se lo agradezco.

  • lamentira dijo:

    si el lector tiene a bien volver a escribirlo, se lo agradezco

    Afortunadamente escribí el comentario en LibreOffice porque me resulta más cómodo y no lo he borrado. Lo vuelvo a “pegar”:

    La razón de que los judíos se dedicasen al comercio y los negocios no fue porque los cristianos no pudiesen dedicarse a ello (de hecho también se dedicaban), sino porque no tuvieron otro remedio. Tradicionalmente los judíos se dedicaban al pastoreo y la agricultura y nunca dieron especiales muestras de interés por otras actividades. Todo cambió cuando Vespasiano y Tito los vencieron en la guerra y los judíos acabaron en la diáspora. Pudieron convertirse en romanos a todos los efectos pero siempre mantuvieron su identidad y con el éxito del cristianismo y luego el Islam quedaron bajo la protección directa de la corona pero sin posibilidad de tener bienes raíces (en el Islam los cristianos y judíos tienen el estatuto de comunidades dhimmis). Además esa falta de integración y ese estatus de súbditos pero no compatriotas, los exponía a tener que salir por patas de cuando en cuando y lo mejor en esos casos es tener apuntes contables y no tierras.

    Y no, las expulsiones no eran principalmente para quedarse con la pasta. A los descreídos europeos del s XXI nos puede parecer muy raro, pero para la gente del medievo las cuestiones religiosas tenían una importancia capital. Dígale ahora a los del ISIS que lo que hacen es por dinero y ya verá las risas.

    Sobre la usura, corremos el riesgo de nuevo de ver las cosas con ojos actuales. La usura siempre ha estado mal vista y lo sigue estando, lo que pasa es que el concepto no es el mismo. El crecimiento ACUMULADO desde el siglo I hasta la revolución industrial se calcula que fue del 1% (en todo el período, no al año). Eso cambia mucho la importancia del tipo de interés y lo que se considera usura. Además, el sistema financiero no era precisamente el actual donde todo bicho viviente conoce en sus carnes lo que es una hipoteca o pagar a plazos. Hasta hace poco, no se hacían préstamos al consumo sino que se acudían a los préstamos para cosas de alto riesgo y por tanto alta rentabilidad, como guerras y comercio lejano. Y más de un prestamista se arruinó. España sin ir más lejos ha sido responsable de alguna de esas ruinas de banqueros.

    La realidad es que los judíos no tienen mala prensa por dedicarse a las finanzas sino simple y llanamente por ser judíos. Y no por ser de religión judía, sino por ir a su bola. Si se hubiesen dedicado a la construcción, a la alfarería o a la milicia ahora también caerían mal. Nos guste o no, las sociedades admiten sólo un pequeño número de frikis que quieren vivir al margen, pero si las comunidades hippies hubiesen proliferado tendrían los mismos problemas que sí padecen los grupos de inmigrantes actuales.

  • lamentira dijo:

    Ha pasado algo con un comentario de un nuevo comentarista. Aportaba infoamcaión muy interesante sobre la verdadera causa por la que los judios se dedicaban al comercio y las finanzas en vez de a la agricultura y ganadería. Cuando fui a aprobarla me dio un error y ha desaparecido. Si el lector tiene a bien volver a escribirlo, se lo agradezco.

    Pues la causa es bastante simple… el comercio y finanzas reporta infinitos beneficios en comparacion a la agricultura y ganaderia… y todo eso sin sudar ni mancharte las manos.

    Espabila, que ya tienes una edad para ser tan inocente.

  • Era un poquito mas sofisticado que esto. Pero no pretendo que lo entiendas.

  • @ Tepúfilo:

    Muchas gracias. Marcianito, lee y aprende.

  • @ Tepúfilo:

    Vamos, que se dedican al comercio y las finanzas porque les reporta mayores beneficios… romanticismos e interpretaciones de la historia aparte.

    lamentira dijo:

    Marcianito, lee y aprende.

    Aplicate el cuento.

  • Marcianito dijo:

    @ Tepúfilo:

    Vamos, que se dedican al comercio y las finanzas porque les reporta mayores beneficios… romanticismos e interpretaciones de la historia aparte.

    lamentira dijo:

    Marcianito, lee y aprende.

    Aplicate el cuento.

    Chico, hace falta ser desagradable?, y ya no digo maleducado…

  • Los judíos se dedicaron primero al comercio y después a la banca y las finanzas. Porque era de lo poco que se les permitía hacer en Europa, y nadie en general, quería realizar esas actividades. La cuestión religiosa condenaba el préstamo con intereses.

    Considerados de sangre impura, no podían ascender socialmente. Para sobrevivir, tuvieron que trabajar en cosas necesarias socialmente pero consideradas degradantes por los gentiles.

    ¿Por qué el antisemitismo?. Según el escritor Avi Beker se debe a que este pueblo se ha identificado plenamente con la idea de que fueron elegidos por Dios para ser la luz de las naciones. Porque han establecido una alianza, un pacto con el Todopoderoso como ningún otro pueblo lo tiene registrado en su tradición. Despertaron envidia, eso generó recelo y miedo hacia ellos, por eso a lo largo de la historia habrían sido tan atacados. Idea interesante.

    Con respecto a la religión judía y la usura:

    Leemos en el Éxodo 22, 24, encontramos: “Si prestas dinero a alguien de mi pueblo, a
    un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, no le exigirás intereses”.

    El Levítico 25, 35-37 dice: “Si un hermano tuyo se empobrece y le tiembla la mano en sus tratos contigo, lo mantendrás como forastero o huésped para que pueda vivir junto a ti. No tomaras de él ni interés ni recargo, antes bien sé respetuoso con tu Dios y deja vivir a tu hermano junto a ti”.

    Además del Levítico, del Éxodo y de Ezequiel, hay que mencionar también el Salmo 15: “Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?” Dios
    responde que, entre ellos, pueden hospedarse aquellos que no prestan dinero a usura.

    Según los pasajes bíblicos, parecería que tampoco los judíos podrían prestar dinero con intereses bajo ningún concepto.

    Pero el punto clave aparece en el Deuteronomio 23, 20-21, que dice: “No prestarás a interés a tu hermano, sea rédito de dinero o de víveres o de cualquier otra cosa que produzca interés”.

    Al extranjero se le puede prestar a interés pero a un hermano no, “para que tu Dios te bendiga en todas tus empresas en la tierra en la que vas a entrar para tomarla en posesión”.

    De modo que aquí, según se ve, reside la cuestión: A los propios judíos, que son de mi pueblo, no les puedo pedir interés. ¿Por qué?: Porque son de mi familia y nadie pide interés a un hermano o a un padre. Es como cuando se le hace un trabajo a un miembro de tu familia, no es raro que no quieras cobrarle, pero a un extraño si.

    A los extranjeros, (o sea, los no judíos), en cambio, sí se les puede prestar con intereses. Esa es la condición que legitima el hecho de que los judíos tranquilamente se dediquen a la banca y las finanzas sin que ello les suponga una contradicción con la tradición y la religión.

  • @ Tepúfilo:

    Muy acertado, lo suscribo.

  • @ Kamu Syldeck:

    No soy un exégeta y no me atrevo a polemizar mucho sobre el tema. Además me da que las traducciones son determinantes y no sé ni hebreo ni griego antiguos, que para complicarlo más, cambian con el tiempo como cualquier otra lengua. Por ejemplo, siempre se ha dicho que los famosos 400 años en realidad vienen de que se habla de 4 “períodos” que en la actualidad usamos como siglos pero que en aquella época se asociaba a “generaciones”. Eso nos lleva a que los 400 años sean sólo 100 años y que se pueda estimar que el el faraón que “no conocía a José” fuese Horemheb y el valedor de José fuese Tutmosis IV, lo que abre interesantes hipótesis. Y así con muchas cosas.

    Cuento esto por lo que decía sobre la usura. En una época en la que el crecimiento (el PIB) era prácticamente nulo, el concepto de usura y tipo de interés cambian totalmente hasta el punto de que los dos son iguales. Prestar sin intereses sería como las hipotecas de hoy y usura sería como las tarjetas de crédito a plazo (20% TAE). Y no olvidemos que la biblia son normas morales y parece lógico que a tu familia (que era una tribu en aquella época, no lo olvidemos) no le cobres intereses. Yo he prestado dinero a mi cuñada para abrir su negocio y lo hice a interés cero, que en la actualidad es a pérdida si tenemos en cuenta la inflación (que no el IPC). Pero la Biblia no condena el prestamo como concepto, si no aprovecharte del familiar, un concepto moral, con el que casi todos estamos de acuerdo hoy día.

    Eso hace que recordemos que los cristianos también se dedicaban a las finanzas. Los primeros banqueros modernos son los templarios, que son los que inventan el cheque bancario para transferir las donaciones desde Europa a Palestina. Los banqueros italianos inventaron la contabilidad y se hicieron ricos (los Medici son los más conocidos pero los Sforza o los Farnesio también fueron grandes). De hecho tuvieron que inventar la actual contabilidad por partida doble para no perder el control. Como curiosidad, “banco” viene del banco de la plaza de Florencia en el que se solían sentar los prestamistas para llevar sus negocios. Y los italianos no fueron los únicos. Todos los reinos tenían banqueros cristianos importantes, por más que el negocio más respetable fuese el sector primario. Ni siquiera el comercio. Como hoy, por otra parte.

  • @ Tepúfilo:
    Tanto es así, que en la famosa (no) expulsión de los judios de españa, los banqueros judíos estaban ya de capa caída tanto en España como Europa. Y españa no sufrió ningún retraso financiero,de hecho llega la mejor epoca económica de su historia.

  • La cosa no fué tan sencilla.

    A Isabel el tema de la expulsión no le hacía gracia, y entendía perfectamente lo que significaba en pérdidas económicas. Pero es que en la época las cuestiones religiosas estaban por encima de prácticamente cualquier otra consideración. Sin embargo, detrás de la expulsión también hubo muchos intereses políticos. El propio Fernando podría ser uno de los beneficiados: “La Inquisición ya se había visto que era un elemento muy eficaz, y era fácil dejarlo todo bajo su control. De este modo, todos iban a ser súbditos que iban a estar bajo una misma ley.” (los judíos obedecían directamente a los reyes, y se regían por códigos ventajosos a veces)

    Por ejemplo:

    El asunto de la Conquista de América podría haber sido muy distinto. Podría haber sido descubierta perfectamente por Portugal o por Francia, Cristóbal Colón ofreció el proyecto primero a Juan II de Portugal, a quien sus expertos en cosmografía le hicieron finalmente desestimar financiar la empresa, una cagada histórica.

    Castilla era la alternativa y Colón acudió a los Reyes Católicos que rechazaron financiar a Colón (básicamente por falta de dinero. Eran muchos años de gastos de guerra con el reino moro de Granada aún en pié. Hasta la reina había empeñado sus joyas para sufragar la guerra porque las arcas estaban vacías).

    Tras presentar el proyecto a la reina Isabel un par de veces (en 1486 y 1491), su expedición fue desestimada, (el enorme gasto necesario, con las arcas vacías lo hacía inviable). Así es que Cristóbal Colón pensó en el plan C: Francia, pero entonces intervino un valenciano, Lluís de Santángel (¿?-Valencia, 1498), judío (converso por razones obvias) muy acaudalado que prestaba dinero a la corona.

    Este escribano de ración, actuó como protector de Colón (si la empresa salía bien, los beneficios serían tremendos) y se ofreció a la reina para financiar la empresa con dinero de su propia fortuna personal, poniendo sobre la mesa 1.140.000 maravedíes, una pastízara gansa para la época y el resto ya es historia: América acababa de descubrirse y la gloria iba a ser para Castilla. Nota: El prestamista valenciano recuperó su dinero.

    Pese a sus impecables servicios a la monarquía, Lluís de Santángel era judío converso, lo que le ponía en la diana de muchos enemigos (su fortuna y su posición ya eran motivo bastante, lo de ser judío converso una excusa cojonuda). El rey Fernando le consideraba un hombre fundamental y asumió el riesgo de su protección frente a la Inquisición. A Santángel se le concedió para su protección un privilegio excepcional: estatutos de limpieza de sangre.

    Así, y pese a sus orígenes, ni él ni sus descendientes podrían ser llevados en adelante a los tribunales del Santo Oficio.

    Cuando los Reyes dictaron el edicto de expulsión, los judíos ya habían sido expulsados de casi todos los países de la cristiandad y sólo quedaban dos por adoptar esa medida: Portugal y Austria que no tardarían en sumarse al odio a los hebreos.

    Estamos en unos tiempos en los que era habitual usar la religión como arma de cohesión política, así que se valoraba muy positivamente en los reinos cristianos que todos los súbditos de un monarca compartieran esta religión, sin fisuras ni diferencias. En ese momento existía un problema de convivencia: “Se fue viendo que muchos conversos continuaban con sus costumbres judías y que su cultura no se podía borrar de la noche a la mañana lo que hacía temer a Los cristianos que los judíos que vivían en los reinos de Castilla y Aragón pudieran influir sobre los conversos.”

    Los Reyes Católicos quisieron convertir a los judíos a la fe cristiana (tal vez también como medio de salvaguardar lo que económicamente significaban para el reino), e hicieron lo que cabía hacer en la época para tratar de manejar este cambio; enviaron por todas las ciudades, villas y aldeas, a predicadores que instruyeran a los herejes en la doctrina de la Iglesia Romana. Y muchos (escarmentados y con el recuerdo de las grandes matanzas del siglo XIV, que les permitía vislumbrar lo que iba a venir) se convirtieron, aunque algunos siguieron fieles a su fe y su manera de ser.

    Contra éstos últimos se estableció la Inquisición.

    Los propios desterrados, cuentan que la expulsión había desagradado a algunos grandes señores que pretendieron recabar excepciones para los judíos habitantes en sus dominios, porque necesitaban de ellos para la administración del territorio.

    Los maestres de Alcántara y de Calatrava sostenían a sabios judíos en su Corte. En el círculo de ilustrados que Beltrán de la Cueva sostiene en Cuéllar abundan los judíos (algunas veces, con escándalo de los inquisidores, aquellos caballeros que presumían de ilustrados acudían a la sinagoga para escuchar las predicaciones del rabino Samuel, que era médico de don Beltrán).

    La presencia de judíos en España y su legalidad se apoyaba en estructuras políticas propias del siglo XII, cuando un rey de Castilla podía titularse a sí mismo emperador sobre las tres religiones y estaba en condiciones de contratar con comunidades ajenas a la de sus súbditos naturales aceptando la estancia en sus territorio mediante el pago de un canon y la sujeción a determinadas condiciones. Los judíos eran en esta óptica, una propiedad real y una fuente de ingresos.

    Fueron los primeros Trastámara (especialmente desde Juan I), los que pusieron en marcha un proceso de transformación de las instituciones en función de una nueva idea: La identificación entre rey, reino, territorio y comunidad, lo que ponía en solfa la existencia de diversidad de religiones y de comunidades en sus territorios.

    Pero el signo fundamental de dicha cohesión, sin el cual dejaría de existir, es su religión, su ley, como expresan las Cortes. Al identificarse con ella, el monarca no es sino la culminación, cumbre y síntesis de la comunidad misma, a cuyo servicio se obliga inexorablemente: Fuera de la comunidad no hay soberano, pero fuera del cristianismo no hay comunidad.

    Esta identificación nos lleva a ese máximo religioso al que España se mantendrá fiel hasta el siglo XVIII e intentará imponerlo en Europa en un determinado momento.

    El luteranismo no aplicaba ningún principio distinto, pues afirmaba cuius regio eius religio y aunque disintieran profundamente por razones éticas y de táctica de los procedimientos recomendados por algunos bárbaros como el arcediano de Ecija, no dejaban de considerar como algo a tener muy presente la necesidad de hacer desaparecer a los judíos de la sociedad. En los años difíciles de principios del siglo XV algunos de los defensores de esta solución apuntaron ya a la expulsión como un medio útil para conseguirlo.

  • @ Doc Halliday:

    económicamente españa no iba a perder nada inmediato con la expulsión de los judios, la oferta era conversión o expulsión del reino sin poder portar bienes materiales, ya fuera oro, plata o cabezas de ganado(vamos que sin lo puesto)
    y lo que impedía asentarse a esos judíos en nuevos territorios pudiendo comenzar con bienes.
    lo que se perdía, y que por aquel entonces era de mucho valor o así lo penso isabel la católica, era población y todo el conocimiento y producción que podía generar a futuro.
    ese era el capital social que importaba para crecer como reino, debido a las circunstancias que hicieron que españa estuviera tan poco poblada.
    y así de memoria, creo que solo abandonaron un 25% del total de los judíos la península.
    por lo que de expulsión… nada leyenda negra. o por que crees que a los españoles se les llamaba despectivamente marranos?

  • @ mescalero:

    Saludos.

    Ahora no tengo tiempo, pero ya le daremos algo más de profundidad al tema.

  • @ Doc Halliday:
    Pues si, motivo: religioso, de unificación
    Y si, españa fue un imperio con una visión católica noble
    Para que regresaran, mal tenian que encontrarlo en otros sitios
    De ahí tienes el sincretismo de indias
    Y si quieres datos fehacientes en el registro inquisitorial está toda la documentación, haz números
    Por que en los que has puesto tampoco viene el total de conversos. La inquisición comenzo antes de la toma de granada.
    Como te he dicho de memoria un 25% del total

  • @ Tepúfilo:

    En realidad, saqué a colación a la Biblia para el asunto de como pueden racionalizar, (que no razonar), los judíos el que se dediquen a los préstamos con intereses.

    Por supuesto, eso no impidió que los cristianos pudiesen dedicarse a lo mismo. Usando el mismo recurso, la racionalización, o sea, como “justificar” el ejercicio de tal actividad.

    Por dar un ejemplo, no era bien visto por la Iglesia, que se prestara dinero con intereses. Pero, si se argumentaba de que la persona en cuestión que necesitaba esa plata no la había devuelto dentro del plazo estipulado, había que sancionarla con un recargo. Frente a eso, la pequeña trampa, el Vaticano no puso oposición. Después de todo, la economía de la época no era como la de los filósofos griegos, la Edad Antigua. ¿Me explico?, se buscaba la manera.

    Un saludo.

  • Mescalero dijo:

    Y si, españa fue un imperio con una visión católica noble

    Una vez más, rodilla en tierra, ante la visión del invencible pendón de las españas, brota en mi el noble e inflamado deseo de verter la sangre de mi pecho en defensa de la fe católica, única verdadera (dios confunda al hereje y al turco, al moro enemigo de la fe, al pérfido inglés, al bellaco francés, al judío contumaz, y a toda esa caterva de diablos protestantes).

    Un coro de angeles ensalza en los cielos las grandes gestas de la Raza Española, asombro del mundo, que baja la testuz avergonzado ante la nobleza sin tacha de nuestros ideales y la fuerza de nuestra fe, en dios y en una patria libre de impíos y traidores.

    ¡Gracias Torquemada!


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies