Posible impacto de Apophis en 2068

Un astrónomo del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai ha revelado nuevos datos sobre la amenaza de impacto del asteroide Apophis, esta vez en 2068.

Dave Tholen y sus colaboradores, han anunciado que la aceleración de Yarkovsky que afecta al asteroide Apophis, provoca un ligero cambio en su órbita que podría desviarlo en ruta de colisión dentro de 48 años.

Recordemos que este asteroide fue descubierto en junio de 2004 por unos astrónomos del Kitt National Peak Observatory. Estos científicos se asustaron al comprobar tras unos cálculos iniciales, que la ruta de este asteroide lo llevaría a impactar contra nuestro planeta en 2029. El tamaño que se estimaba que tenía el asteroide en ese momento, era de unos 450 m, por lo que la colisión podría ser devastadora. Por ello se le puso el nombre Apophis, nombre griego del antiguo dios egipcio Apep, «el destructor».

Observaciones posteriores demostraron que en 2029 no se produciría impacto, aunque pasará a tan solo a 30.000 km, altitud inferior a la de los satélites geoestacionarios que orbitan nuestro planeta, como los meteorológicos o los de televisión. Si las condiciones son favorables, incluso podrá verse surcar el cielo a gran velocidad a simple vista.

El riesgo de impacto se trasladó entonces al encuentro que volveremos a tener en 2036. Incluso se calculó la línea en la que podría producirse el impacto.

A medida que se realizaron más observaciones se comprobó, que en 2036 el paso de Apophis será incluso más lejano que en 2029. A más de 56 millones de kilómetros.

Pero hace unos días Dave Tholen y su equipo nos volvieron a preocupar con este asteroide. Comprobaron que la rotación de Apophis podría provocar una variación en su órbita, que lo haría colisionar en su paso cercano el 12 de abril de 2068. El culpable de ese aumento del riesgo es el efecto Yarkivsky. Ocurre que el sol calienta la cara del asteroide que recibe la radiación solar, y cuando la rotación desplaza esa cara caliente a la zona de sombra, el asteroide irradia fotones térmicos que producen una pequeña propulsión.

El efecto es minúsculo, pero puede desplazar lo suficiente al asteroide como para provocar una catástrofe.

Lo más probable es que a medida que vayan pasando los años (y sobre todo, haya pasado la aproximación de 2029), se pueda refinar la precisión del cálculo de la órbita de Apophis y la amenaza desaparezca, pero si no es así, tenemos tiempo para reaccionar.

Las agencias espaciales tienen ya bastante experiencia en aproximaciones a asteroides y cometas, como el Bennu o Rosetta. E incluso, NASA y ESA tienen planificado un intento de cambio de órbita de un asteroide, impactando un satélite sobre su superficie. La misión original la tenéis en el siguiente vídeo. Problemas de financiación del proyecto en la parte europea han hecho variar la planificación, pero el impacto de la sonda DART americana ocurrirá en 2022.

  • Saludos.

    ¿Y a nadie se le ha ocurrido profetizar el fin del mundo para esa fecha?, menudo patinazo…

  • Doc Halliday dijo:

    Saludos.

    ¿Y a nadie se le ha ocurrido profetizar el fin del mundo para esa fecha?, menudo patinazo…

    Queda lejos y la maguferia busca resultados inmediatos

  • ¿Dnde está Bruce Willis cuando se lo necesita?


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies