La negación del SIDA

Después de comprobar que todavía hay gente que piensa que la Tierra es plana, o hueca, no  debe sorprendernos que también haya gente que esté convencida que el SIDA no está causado por el virus de inmunodeficiencia humana VIH. No solo eso. Los más extremistas incluso niegan la existencia de dicho virus.

VIH

Partícula de VIH al microscopio electrónico

La tesis defendida por los seguidores de esta tendencia está fenomenalmente expresada en un video-artículo de la revista Discovery Salud, publicada la semana pasada por el líder del movimiento conspiracionista español en su blog, con un nombre tan bien traído como cazadebunkers.

Dsalud es una revista española que publica información relacionada con la medicina alternativa. Tiene un enorme tiraje y circula mensualmente en España, Portugal, Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador y Guatemala.

Es muy interesante ver cómo describían a esta revista en el escéptico hace algo más de un año. Os recomiendo la lectura completa. Aquí he hecho un extracto:

La revista Discovery Salud o D Salud se ha convertido en la gran difusora y defensora de cualquier práctica que pretenda ser capaz de curar al margen de la demostración de su eficacia. Ello la convierte, en mi opinión, no en la mejor revista del mundo de salud, como anuncia en su cabecera, sino debido precisamente a esa actitud, en el peor enemigo de la salud.

En esa revista se encuentra todo, desde técnicas de dudosa base empírica a aquello directamente supersticioso. Se escuda para ello en varios “principios”. Uno de ellos es aquél que dice que “lo primero, no hacer daño”. Con este principio aplicado de manera literal, tenemos que quien venda agua del grifo embotellada pretendiendo que puede curar se encuentra protegido, pues el agua no hace daño. Del mismo modo, quizá la aromaterapia no cure, pero como no hace daño, se convierte en una terapia respetable para D-Salud. Ese viejo principio era aplicable en aquellos tiempos en que no se sabía prácticamente nada sobre el cuerpo y los agentes patógenos y se actuaba sobre la base de intuiciones, supersticiones y creencias sin base. En esas condiciones, si, el principio más responsable es no hacer aquello que no se sabe que puede ocasionar.

Los antecedentes de su director, José Antonio Campoy, ya hacen prever la tendencia de la revista. Antiguo director de la revista de misterios esotéricos y pseudocientíficos para adolescentes “Más Allá de la Ciencia”, fue el responsable de que en ella se incluyera un consultorio supuestamente atendido por un extraterrestre genuino. Además se permitió publicar un libro en el que supuestamente entrevistaba al alien, Geenom. Todo este asunto, relacionado con el grupo contactista Aztlan, al que dio amplia cancha en la revista, acabó por costarle el cargo.

En este caso, el artículo de D-Salud está escrito por un colaborador, Luis Botinas, presidente de Plural 21, una organización para informar entre otros temas de “los inventos de la medicina occidental moderna”, “los montajes aterrorizadores como el SIDA, la Hepatitis C, las vacas locas, el 11-S, el 11-M, la gripe A…”, “la importancia para la salud y la nutrición del agua y del agua de mar”, etc.

Por cierto, Luis no es médico, es economista y doctorado en sociología. El currículo que he enlazado viene del repositorio de Ciencia y Espíritu.

Otro colaborador de Plural 21 es Jesús García Blanca. Podéis ver su currículo también en Ciencia y Espíritu. Es profesor en un instituto de Almuñecar, tampoco es médico. Jesús es el delegado para Andalucía de COBRA (que nada tiene que ver con el icono del intelecto idolatrado por el contraperiodista, sino la denominación antigua del actual Plural 21).

Declaración de Durban

En julio de 2000, más de 5.000 científicos firmaron una declaración, conocida como declaración de Durban, en respuesta a los negacionistas del sida, reafirmando el consenso científico de que el VIH es la causa del sida. La declaración tuvo como objetivo difundir en lenguaje comprensible la información mejor contrastada sobre el asunto. Participaron de la declaración varios premios Nobel y directores de institutos de investigación, academias y sociedades médicas, que incluyen a la Organización Europea de Biología Molecular, el Instituto Pasteur, la Academia de Ciencias Médicas del Reino Unido, el Instituto Max Planck, la Sociedad del Sida de India, el Instituto Nacional de Virología de Sudáfrica, la Sociedad de Clínicas de VIH de África del Sur, el Instituto de Medicina de Estados Unidos, la Sociedad Real de Londres y la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, entre otros institutos y organizaciones. Para una mayor transparencia, se requirió que no firmaran científicos vinculados a la industria farmacológica.

La declaración, que fue publicada en la revista Nature, afirma que aunque todavía existen varios aspectos de la enfermedad que se desconocen, la información que establece la relación causal entre el VIH y el sida es contundente:

  1. Los pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida, sin importar dónde vivan, están siempre infectados con el VIH.
  2. Si no se trata, la mayor parte de la población con VIH muestra síntomas del sida al cabo de un tiempo que varía entre 5 y 10 años después del contagio. La infección se identifica en sangre mediante la detección de anticuerpos, secuencias genéticas o aislamiento viral. Estos test son tan efectivos como los usados para detectar otras infecciones virales.
  3. Las personas que reciben sangre contaminada o productos sanguíneos contaminados con VIH desarrollan sida, mientras que aquellos que reciben sangre o productos sanguíneos no contaminados no desarrollan la enfermedad.
  4. La mayor parte de los niños que desarrollan la enfermedad nacen de madres infectadas con VIH. A mayor carga viral en la madre aumentan las probabilidades de que el bebé se infecte.
  5. En pruebas in vitro, el VIH infecta el mismo tipo de células de la sangre (linfocitos CD4) que la enfermedad ataca en los pacientes con sida.
  6. Las drogas que impiden la replicación del VIH in vitro también reducen la carga viral en humanos y retrasan o impiden la aparición del sida. Cuando está disponible, el tratamiento reduce la mortalidad por sida en más de un 80%.

Esta declaración fue contestada por el grupo Perth (un grupo de científicos disidentes del VIH), pero su publicación fue desestimada por Nature.

Un ejemplo claro de lo que ocurre cuando estas teorías son secundadas, es la Sudáfrica de finales del siglo pasado y principio del actual, donde su gobierno liderado por Thabo Mvuyelwa, rechazó el consenso científico de que el sida es causado por  el VIH, y que los medicamentos antirretrovirales pueden salvar las vidas de los seropositivos. En lugar de ello, abrazó los puntos de vista de un pequeño grupo de científicos disidentes, que sugerían otras causas para el sida. El resultado: Sudáfrica es uno de los países con mayor incidencia de eta enfermedad (entre un 13 y un 20% del total de la población, dependiendo de las fuentes) con un crecimiento descontrolado mientras que en el resto del mundo, el número de casos se están estabilizando.

Sugerido por Javier C. J.

Referencias:

http://biblioweb.sindominio.net/escepticos/sida/sida1.html

http://www.aidstruth.org/

http://kurioso.es/2010/06/25/la-paradoja-del-negacionista/

http://www.robertogiraldo.com/esp/articulos/ConferenciadeMiamiSeptiembre2001.htm

http://www.theperthgroup.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Negacionismo_del_VIH/sida#cite_note-75

http://yamato1.blogspot.com/2010/09/el-gruyere-no-tiene-agujeros.html

[Enlace retirado]

http://www.bbc.co.uk/spanish/especiales/sidaafrica/casestudy_sa.shtml

http://www.sciencemag.org/content/288/5469/1171.full

  • @ Mandeville:

    Contra la opinión del especialista he decidido no medicarme hasta que no aparezcan los problemas

    El problema de no medicarse desemboca en que, una vez aparecen los problemas, lo hacen de golpe, sin pedir permiso y sin marcha atrás.
    Podrías vivir 30 años más perfectamente si te medicaras desde ya. Como te ha respondido Javi, tú mismo.

    Suerte:-)

  • @ Lunera:
    Gracias por vuestro interés, pero como he dicho, cada uno decide. Podría vivir 30 años con medicación, pero también sin ella, y ambos “podrían” son improbables. Tengo, como dije, 54 años, llegar a los 84 no estaría mal, pero vivir hasta los 64 o 74 sin las molestias de la medicación, para mí es preferible. Tengo que decir que en mi decisión tuvo mucho que ver el especialista de infecciosas al que me derivaron cuando me comunicaron la noticia. Me revisó muy someramente, me mandó unos análisis y la prueba del mantoux, que dio negativa y al mes me llegó una carta con los resultados de la analitica, la recomendación de medicarme con dos píldoras que me facilitarían gratuitamente en la farmacia del Hospital y volver a revisión a los 6 meses. Fue todo tan frío, tan poco humano, que decidí no medicarme y acudir a la revisión a los 6 meses. Cuando fui a la revisión y al poreguntarme que tal me sentía le dije que muy bien, pero que no estaba tomando la medicación. El médico hizo como que se enojaba un poco y me soltó un discursito aprendido sobre la suerte que tengo de tener los antivirales gratis y no como los africanos. El doctor desconoce que soy psicólogo de profesión. Pensó que yo era un paciente sin estudios ni preparación y por eso respondió a mis preguntas de un modo muy rutinario, pudiendo yo apreciar por mis estudios y experiencia que el médico no estaba convencido en absoluto de lo que decía. Que me había recetado las dos pildoritas por que es lo que se hace con todos, lo que viene en el manual y que si mañana le dicen que otra cosa, otra cosa que te receta. Vamos como si fuese un catarro. Ante esta situación he preferido escuchar a mi cuerpo. Ya veremos. Gracias otra vez por desearme suerte.

  • @ Mandeville:

    Nooo…mira: eres un negacionista de escuela que intenta colar su supuesta falsa experiencia y testimonio incomprobable aquí por internet en un blog escéptico. Más de lo mismo, campeón. No hace falta que digas nada más. Ni me respondas porfa :magufo:
    Está el ciberespacio colapsado de negacionistas haciéndose pasar por falsos enfermos.

    Yo conozco bien la psicología, no como tu.

    A saber: aquí los listillos negacionistas disfrazados de enfermos sobran, se coge antes a un mentiroso que a un cojo. :meparto:

    Bona Nit:-)

  • Mandeville dijo:

    Ante esta situación he preferido escuchar a mi cuerpo.

    Te recomiendo encarecidamente que pruebes a aplicar el mismo criterio si te muerde un perro aparentemente rabioso. No, en realidad no lo hagas: la rabia puede incubar durante hasta un año antes de empezar a dar síntomas. Si “escuchas a tu cuerpo” muy probablemente estás condenándote a muerte. Por otro lado, si tan poco valoras tu vida como para preferir vivir 10 años a 30…

  • Por Decir:

    Aconsejo a todo el mundo pasar olímpicamente de lo que os cuentan los conspiracionistas en internet, es falso. Haceros el test y seguid las indicaciones de vuestro medico de confianza.

    Salud, voluntad y buenos alimentos.

  • @ Lunera:
    He expuesto mi caso como diagnosticado de VIH hace más de dos años. Si a alguien le sirve, en el sentido que sea, incluso para seguir el camino contrario al que yo sigo me sentiré satisfecho, pues no pretendo convencer a nadie ni realizar adoctrinamiento. Al que me llama mentiroso, falso enfermo, listillo negacionista y suelta como todo bagaje cultural, un refrán, decirle que tiene toda la razón en que no hace falta que le responda. Cualquier lector imparcial, con solo observar nuestras diferentes formas de redactar distinguirá sin duda el escrito realizado por un titulado universitario y el de un ágrafo. El nivel cultural, la educación y el respeto a los demás no se improvisan, se aprenden con los años y el esfuerzo y quedan incorporados a la personalidad.

  • @ MaGaO:
    Debo decir que, lamentablemente, los únicos perros aparentemente rabiosos que han pretendido morderme son algunos participantes en este foro. Y puedo asegurar que no sé el porqué. Me he limitado a exponer mi testimonio. Lo suyo es que quienes no estén de acuerdo lo contradigan con testimonios distintos de personas que han hecho como yo y les ha ido muy mal y de otras que han seguido a rajatabla el tratamiento y les ha ido muy bien. Mezclar peras con manzanas o el VIH con la rabia es poco riguroso y rebela cierta pereza mental.

  • No hay modo de saber si estás enfermo o no, por eso lo suyo es no decir ciertas cosas por mi parte. El caso es que, por desgracia, he conocido y, por suerte, aún conozco a personas que han sufrido y sufren esta mierda de enfermedad. A los primeros los perdí, los segundos siguen luchando a base de tratamiento y ya llevan años en un estado mejor que aceptable. De otro modo estarían muertos. No hay más.

    Animar a la gente a no seguir tratamiento, aun con la excusa de presentarlo como opción, estés o no estés enfermo, revela una intencionalidad básicamente negativa.

    Saludos

  • Mandeville dijo:

    @ MaGaO:
    Debo decir que, lamentablemente, los únicos perros aparentemente rabiosos que han pretendido morderme son algunos participantes en este foro. Y puedo asegurar que no sé el porqué. Me he limitado a exponer mi testimonio. Lo suyo es que quienes no estén de acuerdo lo contradigan con testimonios distintos de personas que han hecho como yo y les ha ido muy mal y de otras que han seguido a rajatabla el tratamiento y les ha ido muy bien. Mezclar peras con manzanas o el VIH con la rabia es poco riguroso y rebela cierta pereza mental.

    ¿Poco riguroso? Veamos, tenemos dos enfermedades con periodos largos de incubación (y hay más, como la poliomielitis, que empieza a tener síntomas graves a partir de los 10 años posteriores a la infección del sistema nervioso central) que son difíciles de tratar una vez declaradas. Seré poco riguroso, pero yo diría que el criterio de “hacer caso a tu cuerpo” es igual de inútil en ambas: es correr un riesgo innecesario que te puede llevar a la tumba. De hecho, la similitud es incluso más perniciosa: un enfermo asintomático puede transmitir dichas enfermedades a otros porque “no ha notado nada raro”.
    Así que tu testimonio será todo lo verdadero que quieras, pero no te confundas: tu cuerpo no es un indicador fiable de que “no pasa nada” (la hipertensión y la arterioesclerosis no avisan tampoco), tu actitud ante la enfermedad es un peligro para ti y, sobre todo, para los que te rodean, y lo único que me cabe esperar es que la situación se resuelva pronto porque inicias el tratamiento (o te mueres, pero preferiría que te trataras, sinceramente).
    Pero seguro que tú sabes mejor lo que te pasa que tu médico. Seguro.
    Por cierto, no es necesario traer testimonios de quienes han muerto por no tratarse: las estadísticas son suficientemente indicativas.

  • Mandeville dijo:

    Me he limitado a exponer mi testimonio

    Bien perfecto.. yo tengo un conocido al que le han diagnosticado un cáncer y ha tomado una decisión paralela a la suya.Una determinación a tomar totalmente respetable, desde mi punto de vista, aunque dude en estar de acuerdo.

    Ahora bien, la entrada versa sobre “La negación del SIDA” y y su causa vehicular, el virus del VIH, por lo que pregunta sería:

    ¿Tiene Ud. alguna duda sobre el diagnóstico y su origen patológico…?

    Si ni la tiene, no hay mas que decir por mi parte.

    Saludos y buena suerte.

  • @ Nedu:
    Si lees mis escritos verás que no he animado a nadie a no seguir el tratamiento. He expuesto mi caso. De momento voy bien, pero si aparecen complicaciones también lo diré en este foro. Lo que de verdad no llego a comprender es la forma, propia de integristas religiosos, con que se exponen las diferentes posturas en relación con esta enfermedad, también, por supuesto, en los foros negacionistas. Ni una concesión a la duda. El otro no solamente está equivocado, sino que miente. Os lo aseguro. No soy capaz de comprender esta forma de debatir entre personas que presumo honradas y capaces y que seguramente conocerán que, como bien nos señaló Descartes, para descubrir la verdad es necesario dudar de todas las cosas.

  • @ Mandeville:

    Se me está Ud. “yendo por las ramas..” Vuelvo a plantearle la pregunta y su contestación, pienso, está al alcance de ser muy simple: Si o no.

  • Mandeville dijo:

    como bien nos señaló Descartes, para descubrir la verdad es necesario dudar de todas las cosas.

    ¿Y qué verdad pretendes descubrir? ¿Que se puede llegar a viejo sin tratamiento?

    Según tus escritos lo único que tienes es la aparente desidia de un médico. ¿Crees que es suficiente?

  • @ MaGaO:
    Desconocía que fuera un riesgo para los demás si evito, como hago por si acaso, conductas de riesgo. Desconozco la normativa sanitaria relativa a enfermos infecciosos que puedan contagiar a los demás y si puede obligárseles, para evitar riesgos, a cuarentenas y tratamientos. Si sé, porque me lo explicaron, que en el caso del VIH no pueden obligarme legalmente a seguir tratamiento alguno, ni a declarar mi infección a nadie por lo tanto, el riesgo en que pongo a los demás no será tal. Desde luego, lo que a mi me explicaron cuando me detectaron la infección es que el virus solamente se transmite por vía sexual y por vía de la sangre y que, tomando las debidas precauciones no había peligro para los demás. A mayor abundamiento también me explicaron que el tratamiento no evitaba los contagios si no tomaba las precauciones debidas. Por tanto creo entender que el riesgo hacia los demás que yo supongo es el mismo con tratamiento que sin él. En ambos casos debo abstenerme de prácticas de riesgo (que es lo que hago) o al menos realizarlas con protección.

  • @ Lampuzo:
    Le respondo con gusto. No solamente tengo alguna duda, tengo todas las dudas. Dudas que no supo despejar el médico especialista, sino que acrecentó por la forma tan rutinaria con que me examinó y contestó a mis preguntas y por el hecho, para mí sorprenente, que el tratamiento me lo indicó por carta, al mes de la entrevista y una vez vistos los resultados de los análisis, especialmente el número de CD4, sobre los 350. Ni una palabra sobre mi alimentación, hábitos de vida, nada. Dos pastillitas por la mañana y revisión a los 6 meses. Por eso he decidido lo que decidido y me he arrepentido de haberme efectuado la prueba, porque ahora estaría igual (me encuentro bien) pero sin la lógica preocupación que tengo. Y esto no quiere decir que anime a nadie a no hacerse la prueba. Hablo de mi y de mi firme voluntad a raíz de este episodio de no hacerme prueba alguna de nada (ni de la próstata, ni del colon, ni del colesterol, ni siquiera de la tensión) mientras me encuentre bien. No quiero saber nada de médicos excepto en caso de malestar o dolores, para encontrar alivio a los mismos. Insisto. Es mi postura. A nadie animo a seguirla.

  • @ Nedu:
    Para mi sí. Me hice la prueba, ya ni sé porqué, y sin tener problema aparente de salud estoy en éstas: Acudo asustado al especialista que me designan, me reconoce someramente (estetoscopio, peso, talla, tensión, palpaciones y rayos X), me hace las preguntas típicas, me manda a analítica y al mes me llega el resultado de la misma por carta (sin explicación alguna, lo que me obliga a mirar los valores de la analítica por internet para tratar de enterarme de algo) y con la “recomendación” de que comience el tratamiento con dos pastillas diarias que me facilitarán en la farmacia del hospital a la presentación de ese informe. Revisión a los 6 meses. Eso es todo. Así que como digo, a mirar por internet, de donde veo que hay tesis contrapuestas y estoy donde estoy ahora. ¿Merece la pena realizarse el análisis estando bien, aunque se hayan tenido ciertas prácticas de riesgo? A mí no. Hubiera preferido seguir en la ignorancia y creer a pié juntillas las tesis oficiales que, claro, hay que aplicárselas a “viciosos sidosos” no a mí que estoy muy sano. Ahora ya ven. Sin síntoma ninguno y obligado a tomar una decisión que desconozco si es acertada o no. Es la que he tomado, por razones ya explicadas, como podía haber tomado la contraria.

  • @ Mandeville:

    Bien…, entonces pida una segunda, e incluso una tercera, opinión médica, dado lo crítico de la enfermedad del primer primer diagnóstico,

    Dicho esto, le exijo, no le pido.., Sr. mío que se abstenga de poner en duda, ni por un solo momento--, los últimos y actuales tratamientos sobre la enfermedad. en éstas páginas, y mas ocultándolo sobre los derechos, a mi entender, inalienables de una persona que padece una enfermedad supuestamente terminal.

    Esa posible intención, y que me ronda por la cabeza, de su intervención, Sr. mío, me parecería de lo mas nauseabundo, rastrero y miserable.

  • @ Lampuzo:
    Soy una persona seropositiva tras haberme sometido a las pruebas voluntariamente. (Desconozco si usted se las ha realizado pero no me atrevo a recomendarle que haga una cosa u otra) Yo a usted no le presumo intención alguna. Es más, sus intenciones me parecen irrelevantes en este debate. Antes de ser diagnosticado como seropositivo asintomático (eso pone en el informe médico) lo poco que me llegaba del VIH eran las tesis oficiales y el tema me importaba bien poco. Y es verdad. La forma de atenderme por el especialista y la lógica preocupación y miedo, han hecho que me haya informado o “desinformado” por internet, con la consecuencia que, de momento, he decido no tratarme por dos razones: que me encuentro bien y que dudo de las tesis oficiales. Y esa es la verdad o si lo prefiere “mi verdad” Y lo que no puedo comprender y, permítame una grosería a efectos dialécticos, estoy seguro que usted es incapaz de explicar de modo razonable, que me exija que mienta (pues eso haría si no dijera que dudo, no que niego, de las tesis oficiales) o que me calle. Con seguridad no estoy diciendo lo que usted quiere oir pero ¿Es esa razón suficiente para condenarme al silencio? A mí jamás se me ocurrirá exigirle a Ud. tal cosa. Le rebatiré, si así lo considero y que sean los lectores los que formen su opinión. ¿Tan poca fe tiene en sus argumentaciones que le hace necesario ordenar callar no ya quién le rebate, sino a quién, como yo, simplemente la pone en duda? A raíz de mi diagnóstico he visitado muchos páginas de internet relacionadas con el VIH/SIDA y me ha sorprendido el encono con que tanto oficialistas como disidentes o en la terminología de ustedes, negacionistas, defienden sus posturas, con ataques personales y suponiendo oscuras intenciones en el que expone tesis no coincidentes. Yo quiero presumir la recta intención y la honradez intelectual de los que debaten en este foro, usted incluido. Agradecería ser tratado del mismo modo, aunque ciertamente, si me exigen callar, mal vamos. Termino: He expuesto mi testimonio y explicado mi decisión. No estoy seguro de tener la razón. Tengo dudas y miedo y puedo variar mi determinación si me convencen de mi error o si, como ustedes piensan y espero que no deseen, comienzo a tener síntomas o padecimientos. Quisiera seguir debatiendo pero si he de callar en este foro lo haré. No merece la pena debatir con quien oye pero no escucha y no puede llamarse debate a un foro de corífeos.

  • @ Mandeville:

    Sr. mío, ha entendido Ud. perfectamente lo que le he querido decir, no tergiverse ni de otra intención a mis palabras.

    Estoy de acuerdo con Ud. que éste, seguramente, no sea el sitio mas adecuado para aclarar dudas. Existen asociaciones de enfermos de SIDA repartidas por todo el mundo que dan información y apoyo de todo tipo a los afectados por la enfermedad, así como consejo, diríjase a ellas y exponga sus temores.

    Buenas tardes,

  • @ Mandeville:

    He expuesto mi caso como diagnosticado de VIH hace más de dos años. Si a alguien le sirve, en el sentido que sea, incluso para seguir el camino contrario al que yo sigo me sentiré satisfecho, pues no pretendo convencer a nadie ni realizar adoctrinamiento.

    Me surge una pregunta: ¿ cual es su objetivo en estos lares aparte de explicar públicamente que le han detectado VIH hace 2 años, no se toma antirretrovirales y se siente fantásticamente bien? Perdone usted, pero por aquí estamos acostumbrados a leer en todo el ciberespacio falsos testimonios de negacionistas del SIDA, y usted se parece tanto a ellos que comprenderá que le haya malinterpretado :-D
    Aquí le dejo una web “sonada” con todos los comentarios de falsos positivos y negacionistas: vera usted, es que se parecen tanto los unos de los otros que ya no se distinguen, como las magdalenas y los lacasitos. Lea, lea:
    http://superandoelsida.ning.com/page/testimonios-1?page=2

    Cualquier lector imparcial, con solo observar nuestras diferentes formas de redactar distinguirá sin duda el escrito realizado por un titulado universitario y el de un ágrafo. El nivel cultural, la educación y el respeto a los demás no se improvisan, se aprenden con los años y el esfuerzo y quedan incorporados a la personalidad.

    Cree el ladrón que todos son de su condición:-)

  • Mandeville dijo:

    y que dudo de las tesis oficiales.

    Ya se le ven las orejas al lobo. ¿Qué ha pasado con “No lo he hecho y no porque crea o deje de creer en la existencia del VIH y en que es causante del SIDA”?Mandeville dijo:

    me ha sorprendido el encono con que tanto oficialistas como disidentes o en la terminología de ustedes, negacionistas, defienden sus posturas, con ataques personales y suponiendo oscuras intenciones en el que expone tesis no coincidentes. Yo quiero presumir la recta intención y la honradez intelectual de los que debaten en este foro, usted incluido. Agradecería ser tratado del mismo modo

    Aaaah, “agradecerías ser tratado del mismo modo” justo después de llamar a los demás “oficialistas” y acusándonos de ataques personales…

    Como he dicho, ya empiezan a asomar las orejas del lobo.

  • @ Lampuzo:
    Gracias, así lo haré. Comprendo que este no es un foro de debate. Su función, legítima, por otra parte, es promover y afianzar la postura mayoritaria con una acción propagandística que excluye el debate de otros puntos de vista. No es algo exclusivo de ustedes. En internet es difícil encontrar foros verdaderamente abiertos al debate en la mayoría de los temas y en el tema del VIH las posturas son tan encontradas, que resulta imposible.

  • Mandeville dijo:

    @ Lampuzo:
    Gracias, así lo haré. Comprendo que este no es un foro de debate. Su función, legítima, por otra parte, es promover y afianzar la postura mayoritaria con una acción propagandística que excluye el debate de otros puntos de vista. No es algo exclusivo de ustedes. En internet es difícil encontrar foros verdaderamente abiertos al debate en la mayoría de los temas y en el tema del VIH las posturas son tan encontradas, que resulta imposible.

    Ah, vale, que ahora quieres debate. Entonces ¿eran mentira todas tus proclamas de que venías a dar tu testimonio, que no querías convencer a nadie, etc.? Por qué será que no me sorprendes.

  • @ busgosu:
    Cierto, debí comenzar por ahí. Las explico. Antes de ser diagnosticado seropositivo poco me había informado del tema. Me realicé la prueba hace dos años ya que, sufrí la llamada “crisis de los 40” y tuve una década un tanto promiscua y “loca”, así que, una vez superado ese sarampión decidí ver si me había dejado consecuencias y me hice la prueba. Tenía entonces 52 años, ahora tengo 54. Cuando di positivo mi doctora de cabecera me lo comunicó muy delicadamente y me tranquilizó, diciendo que, con los medicamentos actuales, la infección se había convertido en una enfermedad crónica, que estuviera tranquilo y me derivó al especialista. A la semana y media tuve la cita con el especialista. La consulta se hallaba en un lugar apartado del hospital, un pabellón viejo y desangelado, pero no me pareció mal al entender que eso se debía a mantener cierta discreción y que no te viera nadie como “sidoso”. Como del diagnóstico a la cita con el especialista había diez días de tiempo y debido a la ansiedad, visité innumerables páginas de internet y claro, descubrí sorprendido, que había quien ponía en duda los tratamientos, quienes cuestionaban la relación VIH-SIDA e incluso quienes directamente negaban la propia existencia del virus. Yo quería hablar y comentar todos estos temas con el especialista, pero ya expliqué en qué consistió la visita. Aún así pensé que, cuando me mandaran los resultados me citarían para hablar y consensuar el tratamiento. Como ya expliqué, para mi sorpresa, recibí una carta con los resultados y el tratamiento recomendado, pero no se me citaba para darme instrucciones sobre el mismo, sino a revisión en séis meses. Ahí ya decidí no iniciar el tratamiento y en la revisión plantear mis dudas al especialista. La razón de ello fue que no había unidad de criterio en los foros médicos que visité en internet sobre cuando iniciar el tratamiento, siendo en unos casos partidarios de retrasarlo lo más posible (hasta que aparecieran síntomas o el recuento de CD 4 fuera inferior a 300) debido a su toxicidad y efectos secundarios, otros de iniciarlo en cuanto se detectara la infección, por entender que así el tratamiento es más efectivo e incluso algún profesional recomendaba el tratamiento “como preventivo” sin estar infectado, en ciertos grupos de riesgo. Hubiera querido por tanto analizar las diversas posibilidades con el especialista, pero no fue posible. Tampoco en la revisión, como ya he explicado. Como no tengo síntomas y me encuentro bien tengo miedo de iniciar un tratamiento al parecer agresivo, máxime cuando entre los mismos especialistas oficiales hay discrepancias sobre cuando comenzar, aunque en mi caso, es cierto, dado mi conteo de CD 4, a nada que vayan bajando estaré cerca de tener que iniciarlo aún para las opiniones partidarias del retardo. La actitud de mi especialista me hizo sentir (atiéndase a la expresión, fue un sentimiento, una corazonada) que él mismo no estaba convencido, que hacía lo que viene en el manual, pero que vaya usted a saber. ¿Qué dudo entonces? Dudo de todo. De las tesis oficiales, de las negacionistas, de si debo tratarme y en ese caso cuándo iniciar el tratamiento. Tomar una decisión en esta tesitura es difícil y he decidido seguir la recomendación ignaciana de ante la duda, abstenerse. Es una decisión arriesgada, que me produce inquietud y que trato de paliar en parte “enredando” en internet, encontrando más comprensión en los foros negacionistas (quizá porque he tomado una decisión acorde con sus tesis) que en los seguidores de las tesis oficiales.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies