La daga de hierro de Tutankamon

En 1925, el arqueólogo Howard Carter descubrió en la tumba del faraón Tutankamón 3 piezas de hierro. De entre ellas, destacaba una daga de algo más de 30 cm. Su hoja de hierro estaba bien tallada. Pero en teoría, el ser humano no aprendería a extraer el hierro y forjarlo hasta casi 200 años después de la muerte de Tutankamón.

La tumba del rey Tut fue descubierta accidentalmente por Carter en 1922, cuando el burro de un niño que llevaba agua a los arqueólogos que trabajaban en el Valle de los Reyes tropezó con lo que a la postre sería uno de los peldaños que llevaban a su entrada.

3 años después, aparecieron en la excavación un reposacabezas, un brazalete con un amuleto y una daga de hierro. Los dos primeros eran toscos, pero la daga asombraba por lo bien tallada que estaba. Puede parecer algo poco reseñable, pero en la fecha de la muerte del faraón (1325 aC) , el ser humano no sabía todavía cómo extraer el hierro de las rocas para su forjado.

Por aquella época, los artesanos del bronce sabían cómo fundir cobre poniéndolo al fuego a unos 1.100º, y también sabían la proporción de estaño a añadir para crear bronce. Pero forjar el hierro requiere de temperaturas mucho más altas, unos 1.500ºC. Y tampoco sabían cómo eliminar el óxido de la roca de hierro mezclándolo con carbón vegetal. Eso se descubrió en Oriente Medio alrededor del 1550 aC.

Entonces ¿cómo es posible que apareciese esa daga tan bien tallada y sin óxido en la tumba del rey Tut?

En la Edad de Bronce el hierro era 10 veces más caro que el oro. Su origen no estaba en las rocas de hierro, sino en los meteoritos que caían del cielo. De hecho, los egipcios lo llamaban “el cobre negro caído del cielo”. Recientes análisis de la daga de Tutankamón revelan que tiene un contenido en níquel de casi el 11%, algo común en los meteoritos de hierro, mientras que el hierro de la corteza terrestre apenas si llega a un 1% de níquel.

Precisamente ese alto contenido en níquel es lo que ha permitido que la daga llegue a nuestros días sin oxidarse.

Queda por resolver cómo pudieron forjar esa daga. Como ocurre con todo, antes de que una técnica sea de uso general, hay emprendedores que aprenden cómo utilizarla y aprovecharse de los privilegios de ser los únicos que la conocen. Me inclino a pensar, que el artesano que forjó la daga, descubrió que a diferencia del cobre, cuando ponía un pedazo de hierro al fuego este no se derretía ni se volvía incandescente. Pero si avivaba la llama con un fuelle, el hierro se ponía al rojo y en ese momento lo podía moldear con un martillo o una roca.

El resultado, una ofrenda digna para un dios.

  • Para mí, hemos datado algunas piezas, estructuras, conocimientos, yacimientos e incluso algunas civilizaciones erróneamente, quiero decir que es difícil montar una historia sin tener o conocer todas las piezas o partes que la componen.
    Un ejemplo sería la civilización egipcia, de la cual se estima que no hemos descubierto ni el 15% de lo que aún continúa enterrado bajo la arena, o un yacimiemto descubierto hace relativamente poco como Göbekli Tepe, del cual hay una entrada en esta página, que también puede indicar lo mismo, que en ocasiones se han datado cosas erróneamente.

  • O yo no te he entendido bien o no te has explicado bien.

    Los egipcios sabian forjar, lo que no sabían era obtener acero mediante hornos.
    Lo estraordinario y que confunde a mucha gente es que la daga no se oxide, y es por lo que has explicado, que es de hierro meteórico. Al tener un alto contenido en níquel no necesita de añadirle carbono. Procesos que se hacen en el cocido en horno para eliminar impurezas y añadirle diferentes metales que varien sus cualidades.

  • @ Mescalero:
    Esto es casi tan decepcionante comu cuando te decia la chica “te quiero pero como amigo”.

    Lo extraordinario es que la daga sea de hierro en una época en la que se presume que ni sabían extraerlo ni forjarlo.

    El origen es meteórico, por lo que lo de extraerlo está salvado. Pero esta daga está forjada. Para forjar el hierro se requiere mucha mas temperatura que para derretir el cobre. Pero eso, un artesano medianamente inteligente lo podría haber descubierto metiendo el hierro en el fuego y soplándolo con un fuelle.

  • @ lamentira:
    Bueno, supongo que debe doler que te digan eso.

    Pues no lo se, yo sabía que había leído en algún sitio que en esa época los egipcios conocian el hierro y forjar. No sabían extraerlo de la mena pero lo conocían de los meteoritos.

    https://www.europapress.es/andalucia/huelva-00354/noticia-investigadora-huelva-descubre-egipcios-conocian-relacion-hierro-meteoritico-espacio-20200524114934.html

  • El hierro meteórico era un auténtico lujo y se consideraba un regalo de los dioses por razones obvias…

    Más curioso (para mi claro jajaja) es el uso del boomerang en el antiguo Egipto ¿contacto cultural/comercial, serendipia o vestigio de la diáspora humana desde tiempos remotos?.

    Feliz año a todos.

  • @ Mescalero:
    Buena explicación,,lo raro es que no escribieran como lo hizo,ya que la técnica que tuvo
    que emplear sería novedosa en ese tiempo y espectacular.
    Lo mismo habrá algún escrito aun sin descubrir …..el Tiempo será nuestro mejor maestro.

    PDT
    El que la hizo fué un Autentico Crack!!,que muchísimos añoS después lo seguimos admirando.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies