Off Topic

En este espacio podéis tratar el tema que os apetezca.

 
 
  • A ver si agitamos un poco el bote, que cuando a los Jethro Tull les dieron el MTV Award por mejor banda de Heavy Metal algo murió dentro mío…

    Y vamos, que si no vieron esa película APÚRENSE!!! Que Donaldo, la parrillada australiana y la deuda que tenemos y amenaza con fundir el FMI, son señales inequívocas de que el fin del mundo está a la vuelta de la esquina!!! :magufo:

  • @ Luiggi:

    Malandrín! Cómo osais criticar a Jethro Tull! :nose:
    Un personaje al que la humanidad le debe frases tales como:

    My words are a whisper, your deafness a shout.

    Be sure to leave your underpants with someone you can trust.

    You were bred for humanity and sold to society. One day you’ll wake up in the present day, a million generations removed from the expectations of being who you really want to be.

    Sobre lo de las nominaciones y títulos, desde que se concedió el Nobel de literatura a Dylan (y ojo que soy muy fan!) o el de la paz a Obama, ya me lo creo todo.

    :saludo:

  • jeopardize dijo:

    @ Luiggi:

    Malandrín! Cómo osais criticar a Jethro Tull!

    Sobre lo de las nominaciones y títulos, desde que se concedió el Nobel de literatura a Dylan (y ojo que soy muy fan!) o el de la paz a Obama, ya me lo creo todo.

    Es que justamente no critico a los niñatos del bueno de Ian, es sólo que NO es heavy metal lo que hacen… A menos que uno sea un Hobbit o algo así :egipcio:

    Insisto, si no vieron Six String Samurai, vayan a verla ya mismo. Le da un nuevo significado al cine clase B. Y los Red Elvises se pasan :marcha:

  • @ Luiggi:

    (Tranquilo, Doc, no te lo tomes así. Seguro que no lo ha dicho en serio!!)

  • @ Luiggi:

    Uyyy! Acabas de invocar a Bakeneko, Nekomata, Kasha y demás demonios del averno! :yono:

  • Curiosidad, tengo un Maneki Neko protector, así que fush fush a los demonios del averno. Y para apaciguar a los ancestros, un poco de sabor local:

  • @ Luiggi:

    No te fíes del maneki-neko a menos que llueva…
    Sabes el origen de la leyenda?

    Los Tormentos, buenos; old school total!

    Algo parecido, pero del otro lado del charco:

  • LA LEYENDA
    En el siglo XVII, el Gôtokuji era un humilde templo budista a las afueras de Edo, la antigua Tokio. El monje que lo cuidaba tenía un gato a su cargo. Un día, mientras barría, el monje echó al gato a escobazos porque le estaba estorbando y continuó con sus tareas. Al poco rato, entró en el templo un samurái llamado Ii Naokata, acompañado de todo su séquito. Naokata le contó al monje que mientras pasaban por delante del recinto, su gato les había saludado con la pata, como invitándoles a entrar. Llevados por la curiosidad, habían entrado.
    El monje se apresuró a la cocina. Allí regañó al gato por su atrevimiento, pero enseguida preparó algo de té para aquellos invitados inesperados. Mientras lo servía en unas tazas de aspecto rústico y se disculpaba por no tener nada mejor que ofrecerles, empezó a llover con fuerza. Todos se sorprendieron por aquella tormenta. El samurái Ii Naokata exclamó que, de no ser por la invitación del gato, la lluvia les hubiera cogido de imprevisto en la intemperie, estropeándoles las mercancías que transportaban.
    Muy agradecido, Naokata se convirtió desde entonces en el principal mecenas del templo, donando campos de arroz y dinero. Así, el Gôtokuji llegó a ser uno de los más prósperos de la región. A la muerte del gato, el monje que lo cuidaba erigió una estatua en su honor, con una pata levantada como en ese gesto que había atraído al séquito de Naokata y con ellos la prosperidad del templo. Fue la primera figura de un maneki-neko y por eso se dice que atrae las visitas, el dinero y la suerte.

    Otras variantes indican que no bien Naokata hubo entrado en el templo, un rayo partíó un árbol donde previamente se había cobijado.
    Anyway, una historia encantadora, como casi todas las orientales.

  • @ jeopardize:
    La historia la conocía, pero recuerdo haberla leido (no sé si contada por vos o por el buen Doc) en este mismo sitio, hará cosa de 5-6 años. De hecho, esa misma historia es en parte responsable de que la boutique de mi compañera de la vida se llame así. Invitando a entrar a la gente es que ha crecido, y por eso ese gato es en algún modo nuestro espíritu patrón.

    Si hablamos de old school del psychobilly/rockabilly de estos lares, tenemos la obligación de citar a Historia del Crimen, nuestros Stray Cats con gripe:

  • @ Luiggi:

    “Las chicas hermosas van al infierno”

  • @ jeopardize:
    Se me pasó en el apuro, no conocía a Los Pekenikes, gracias por ampliar mis horizontes. :saludo:

  • Una banda de amigos a los cuales tengo bastante olvidados. No son profesionales; por ejemplo uno de los vocalistas es paleta; todo y así juzguen ustedes mismos…

  • Y otra peli: The Last Picture Show (1971) titulada en España La última película.
    La última película es otro de esos títulos clave del cine estadounidense de los setenta que vinculamos a aquella nueva autoría que desvalijó al sistema de estudios. Tal vez sea, también, el más nostálgico de todos ellos: un filme que mira a un pequeño pueblo de Texas en los años cincuenta pero que lo hace con una fotografía y un tono que recuerda más al cine de los cuarenta. Pese a ello, la melancolía respecto a la juventud y los tiempos pasados nunca llega a devorar una película que, tal vez por auto denominarse la última, abre forzosamente la mirada hacia el futuro. La historia de amistad entre dos amigos (Jeff Bridges & Timothy Bottoms) y sus correspondientes affaires marcan la línea de una película que habla sobre todo sobre la necesidad de las vías de escape en cualquiera de sus formas. Bogdanovich, que dieciocho años después realizaría Texasville, la secuela del título que nos ocupa, nunca volvió a vivir el éxito crítico y de público que consiguió con ésta su segunda película. Tal y como explicitaba su log line, ambas películas no tratan tanto de un lugar como de un estado mental (“It´s not a place… It´s a state of mind”).

    Inolvidable; con una preciosa Sheperd!

  • Venga, al hilo del tema, gatos y velas…

  • Y, por supuesto, algo completamente diferente:

  • Y especialmente para mi:

  • @ jeopardize:

    Si alguna vez vas a Troyes, no dejes de pasar por el callejón de los gatos. Y si ves a alguno, salúdale de mi parte, es posible que sea un viejo amigo.

  • No consigo entender donde le encuentra la gente la diversión a la nieve…

  • Ecos de callejón.

    Cartas al director.

    Uno de los lectores de este breve opúsculo, miembro sin duda de las masas que tan fácilmente caen (pobrecillas, desorientadas que están las masas, oiga) en las garras del comunismo ateo y criminal, nos ha escrito para hacernos llegar una perplejidad propia que desea aclarar:

    Saludos, desinformadores. Quiero formular una pregunta:

    En esto del Pin Parenteral, si un profesor se equivoca tres veces, ¿se le bloquea el alumno?.

    Estimado lector, no haya usted inquietud alguna en su alma, no albergue su espíritu duda alguna, sosiegue usted su profunda desazón y conserve en su mente la siguiente idea: si un alumno se le bloquea, basta con reiniciarlo en modo a prueba de fallos.

    Gracias por su amabilidad, nos han conmovido sus breves líneas. Nosotros carecemos de Pin de ninguna clase y así nos va.

  • Una curiosidad para bibliófilos o fetichistas de la prensa escrita, como un servidor:

    http://hemerotecadigital.bne.es/details.vm?q=id:0002567490&lang=es

  • Doc Halliday dijo:

    Ecos de callejón.

    Cartas al director.

    Uno de los lectores de este breve opúsculo, miembro sin duda de las masas que tan fácilmente caen (pobrecillas, desorientadas que están las masas, oiga) en las garras del comunismo ateo y criminal, nos ha escrito para hacernos llegar una perplejidad propia que desea aclarar:

    Saludos, desinformadores. Quiero formular una pregunta:

    En esto del Pin Parenteral, si un profesor se equivoca tres veces, ¿se le bloquea el alumno?.

    Estimado lector, no haya usted inquietud alguna en su alma, no albergue su espíritu duda alguna, sosiegue usted su profunda desazón y conserve en su mente la siguiente idea: si un alumno se le bloquea, basta con reiniciarlo en modo a prueba de fallos.

    Gracias por su amabilidad, nos han conmovido sus breves líneas. Nosotros carecemos de Pin de ninguna clase y así nos va.

    Me he quedado pensando en esto último que mencionas Doc. Has leído “El maestro ignorante” de Ranciere? Debo decir que a mí en particular me sacudió bastante, en relación a mis breves experiencias como docente y mentor.

  • Luiggi dijo:

    Me he quedado pensando en esto último que mencionas Doc. Has leído “El maestro ignorante” de Ranciere? Debo decir que a mí en particular me sacudió bastante, en relación a mis breves experiencias como docente y mentor.

    Saludos.
    Yo también tuve mi etapa como profe, aunque los míos ya eran muy talluditos, y acuñé una expresión propia que luego ha ido rebotando por ahí: “Nunca se aprende más que cuando se enseña”.

    En esto del dichoso pin parenteral hay que decir un par de cosas para centrar el tema.

    Lo primero es que esto es una ocurrencia que les funciona estupendamente dentro de su estrategia de demolición, como torpedo contra la formación pública, dado que lo que pretenden es azuzar a un público al que le suena bien eso de que hay que defender su libertad (Trump llegó a la presidencia con un lenguaje de esta clase) contra un gobierno comunista que pretende implantar el estalinismo.

    Pero no por los motivos que se aducen, puesto que las materias sobre las que Vox pretende imponer una objeción de conciencia por parte de los padres, el famoso pin, son actividades extraexcolares en las que los padres ya deciden sobre la participación de sus hijos sin necesidad de pin alguno.

    De hecho, para poder llevar adelante cualquiera de estas actividades (por ejemplo: la asignatura de “inglés” plantea hacer una salida al centro de la ciudad para que los críos encuesten a algún turista británico, que es una forma de que practiquen el idioma en una situación realista) siempre se requiere la autorización escrita de los padres.

    Ergo el fondo de la cuestión no es la supuesta defensa frente a un ataque a la libertad de elección de los padres por parte de un gobierno represor, o una manía estalinista del profesorado por aleccionar a los críos. De hecho, usted como padre, puede elegir libremente quien quiere que le lave el cerebro al niño: basta con matricularle en cualquier colegio privado de su elección, los de los Legionarios de Cristo por ejemplo y listo.

    Lo que pretende Vox es irse situando haciendo ruído, y captando público a base de sacar del fondo del baúl polémicas ya superadas hace mucho, repintarlas de defensa de los valores que este gobierno de herejes, judíos, sodomitas, estalinistas, ateos y asesinos de niños, niega y que el partido popular (la derechita cobarde) no ha sabido defender.

    Ya sabes que nos jugamos mucho en esto y que hay que salir a defender nuestra libertad proteger las tiernas mentes de nuestros hijos de un gobierno lavador de cerebros, opresor, que quiere poner en marcha el plan de los separatistas y de los terroristas porque a lo que aspiran es a destruir españa con nuestros impuestos (¡Y olé!)

  • Luiggi dijo:

    Me he quedado pensando en esto último que mencionas Doc. Has leído “El maestro ignorante” de Ranciere? Debo decir que a mí en particular me sacudió bastante, en relación a mis breves experiencias como docente y mentor.

    Saludos, otra vez.

    No, no había leído a Ranciere, francamente. De lo que dice la reseña del libro en Amazon (discúlpame, pero es lo primero que me ha caído en las manos) he sacado estas líneas:

    No contento con haber enseñado el francés a los estudiantes flamencos sin darles ninguna lección, se puso a enseñar lo que él ignoraba y a proclamar la palabra de orden de la emancipación intelectual: todos los hombres tienen igual inteligencia. Se puede aprender solo, sin maestro explicador, y un padre de familia pobre e ignorante puede hacerse instructor de su hijo. La instrucción es como la libertad: no se da, se toma. La distancia que el explicador pretende reducir es aquella de la que vive y la que, por tanto, no cesa de reproducir al igual que hace tanto la Escuela como la sociedad pedagogizada. La igualdad no es fin a conseguir, sino punto de partida. Quien justifica su propia explicación en nombre de la igualdad desde una situación desigualitaria la coloca de hecho en un lugar inalcanzable. La igualdad nunca viene después, como un resultado a alcanzar. Ella debe estar siempre delante.

    Veamos.

    Para tener una democracia común y corriente, es necesario tener ciudadanos que la doten de realidad, ejerzan sus derechos y conozcan y respeten sus deberes, que puedan tomar decisiones, que protejan y que dispongan de los derechos que lo sean, decididos por todos y para todos.

    Y dichos ciudadanos no brotan del suelo como las patatas, ciudadanos son aquellos que alcanzan tal título por ser conocedores de sus derechos y deberes y defensores de los valores en los que se sustenta la democracia. ¿Como se hace un ciudadano libre, responsable y capaz de aportar valor a la sociedad en la que vive y de desarrollar su peripecia vital entre sus semejantes?:

    Mediante la educación.

    ¿Quien debe decidir el curriculum de dicha educación?. Es evidente que la ciudadanía que delega en sus representantes electos para que se ocupen de reglamentar debidamente esta cuestión, según los valores que la soberanía popular haya consignado a través de la constitución. Ergo la Ley de Educación es una Ley Orgánica y el curriculum no es modificable a capricho de nadie.

    Luego no juega aquí lo que nos quiere vender la derecha, aunque nos lo pinten como supuesta libertad de elección de los padres.

    Pero dejando esto al margen, hay que decir que esa supuesta igualdad de partida:

    …proclamar la palabra de orden de la emancipación intelectual: todos los hombres tienen igual inteligencia.

    No es otra cosa que una opinión. Ni siquiera tenemos una definición clara y concreta de lo que es la “Inteligencia”, como para hacer afirmaciones arriesgadas.

    Es también importante señalar que hay que preservar el derecho a la educación de los alumnos. Ni todos los alumnos son iguales en lo tocante a sus capacidades, ni lo son en cuanto a su modo de aprender, ni en cuanto a diversos factores sociales, como el ambiente familiar en el que esto anida.

    La educación pública (la privada es otra cosa) tiene la absoluta obligación de igualar a los alumnos en cuanto a su derecho a recibir una educación, dentro del currículum que el estado decide (como ya hemos visto), y tiene también el deber de hacer lo posible para adaptarse a cada alumno, puesto que todos son diferentes.

    Por ejemplo, “todos los alumnos deben tocar la flauta en primer año de secundaria”, estupendo, pero ¿Que hacemos con el que sea sordo?. Tampoco podemos pedirle al que va en la silla de ruedas que corra los cien metros vallas, igual que los que pueden correr. A quien tiene un trastorno del aprendizaje no se le puede arrinconar porque tiene el mismo derecho a tener una educación que los demás. No se les puede imponer la igualdad a todos por decreto, inevitablemente hay que tratar de poner los medios y adaptarse a sus peculiaridades, si queremos que la educación tenga sentido.

    Pero igualmente debemos pedirles a todos que progresen de acuerdo con sus capacidades y dotarles del soporte necesario para que consigan el nivel que pueden alcanzar.

    En esto consiste.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies