El envenenamiento de la familia Caño y los bulos

familia caño

El 13 de diciembre pasado, ocurrió un hecho trágico detrás de esta puerta, en Alcalá de Guadaira (España). Una familia de 4 miembros, formada por el matrimonio, de 61 y 50 años, y dos hijas, una de 13 y una de 14 años sufrieron una intoxicación que mató a todos sus miembros menos a la hija pequeña. La familia, como le ocurre a tantas otras en España, estaban sufriendo graves penurias económicas y vivían de la recogida de cartones y de alimentos que le daban los vecinos.

Esa noche cenaron pescado y al poco tiempo empezaron a sentirse mal. Acudieron a los servicios médicos de urgencias en la madrugada del sábado, pero se les indicó que era un trastorno digestivo sin importancia y les mandaron para casa. En la mañana del sábado, volvieron a llamar a urgencias, ya que los síntomas se habían agravado. Cuando la ambulancia llegó a su domicilio, la niña mayor se encontraba en parada cardiorrespiratoria y los dos adultos en estado muy grave.

Tras descartar que la causa de una muerte tan fulminante pudiera deberse a la ingesta de alimentos en mal estado, se sospechó de una intoxicación química. Se tomaron muestras de los alimentos y se procedió a realizar un análisis del caso.

Mientras tanto, como suele ocurrir en tantas ocasiones, hubo quien tuvo la genial idea de utilizar esta desgracia para saldar rencillas.

En un foro dedicado a la empresa Mercadona ubicado en la página web de la CNT, sindicato de ideología anarquista, un usuario acusó a esta cadena de ser la causante de estas muertes, ya que (según se decía) sus directivos obligan a los empleados a envenenar los alimentos caducados que tiran a la basura, para que así las personas necesitadas no puedan aprovecharse de la empresa, ya que pasan necesidades por ser “unos vagos y aprovechados” [sic].

Dada esta situación,  por cuestiones que no vienen al caso, he podido leer un informe interno muy confidencial y de manera muy rápida para no ser descubierta, en el que se informa de una reunión en Sevilla, con el Coordinador de la zona 35, la Relaciones externas de la zona,  y los 3 CP de Alcala de Guadaira, para tratar este tema.
En el informe que va destinado al MCD J.Jor.. se constata que uno de los Mercadona de Alcala de Guadaira está a menos de 200m de la vivienda de esta familia y que Enrique Caño era conocido en la tienda de verlo por allí, a ver si conseguía alimentos y que también compraba a veces. También después de unas pesquisas por parte del CP S.M se constató que dos días antes de la tragedia se tiraron productos de limpieza junto a pescados y verduras abiertos, dejándolas en el contenedor, (conociendo como se suavizan los hechos en los informes de la secta, tengo más que claro que se rociaron los alimentos, pero esto lo digo yo, no lo pone en el informe, ya que el CP sería inmediatamente democionado o usado como cabeza de turco si las cosas se ponen mal)

Este mensaje era muy atractivo en los canales conspiranoicos, que pronto lo extendieron cono la pólvora. [1][2][3]…

Los primeros resultados del análisis [Enlace retirado], y al parecer el agente del envenenamiento de la familia Caño fue fosfuro de hidrógeno, un plaguicida usado para la desinfección de silos, que sólo se vende en sitios especializados, y Mercadona no es uno de ellos. El producto químico en contacto con el agua desprende un olor pestilente, hecho este que coincide con el relato de los vecinos que acudieron a socorrer a la familia afectada.

Los primeros síntomas de exposición aguda a la fosfina incluyen dolor del diafragma, náusea, vómitos, excitación y un olor a fósforo en el aliento, un cuadro semejante al que presentaron los Caño Bautista. Una exposición a niveles más altos puede producir gran debilidad muscular, edema pulmonar, falta de aliento, convulsiones y hasta la muerte, como sucedió en este desgraciado caso del mes pasado.

La duda sigue existiendo en relación a cómo llegó ese fosfuro a la comida de la familia Caño. En la instrucción se indicaba que se encontró la etiqueta del un envase de un compuesto químico, que presumiblemente era fosfuro. Este producto podría haber sido confundido con pastillas de concentrado para haber hecho un caldo o una sopa, pero ¿para qué hacer un caldo si lo que cenaron era pescado adobado? Además, tendrían que haberse dado cuenta al notar el hedor una vez que pusieron las pastillas en el agua. O al menos, deberían de haberlo comentado en el hospital cuando acudieron de urgencias. ¿Pudo tratarse de un intento de suicidio para poner fin a la situación de penuria, que junto con la grave enfermedad de la madre hacían que la situación fuese insostenible? Pero si es así ¿para qué acudieron al servicio de urgencias?

Todavía quedan muchas preguntas por responder, pero hay una que hoy ha quedado respondida.

  • Todavía no logro entender como fue que llegaron a haber “Cartoneros” en un país de Europa…

  • Antes de reenviar algunos correos de los que recibimos, sería conveniente que primero nos informásemos si es cierto. Se puede hacer mucho daño corriendo bulos, (aunque sea por negligencia), en los correo contra entidades y personas.

  • @ busgosu:
    puedes poner la mano en el fuego de que ninguna cadena de supermercados en españa hace eso.
    de hecho y no se si se incluye mercadona, es que el alimento con fecha proxima a caducacion o perecederos se da a asociaciones o directamente a personas necesitadas.
    de lo que algunos supermercados si ponen especial cuidado es de que todos los productos en especial frutas y hortalizas arrojados al contenedor no sean recogidos para la venta ambulante. pero en ningun caso con ese metodo, sino controlando el horario y la accesibilidad a los contenedores,etc etc.
    lo que se muy bien por cercania, es de las buenas condiciones laborales que tienen los trabajadores de mercadona en comparacion con otras cadenas y en definitiva con la precariedad en este pais.
    estas hecho un subnormal, tu ultima frase en españa puede aceptarse por la mala practica empresarial, pero en otros paises del entorno, cualquier obrero que te oiga decir eso te tacharia de lo mismo que yo

  • @ busgosu:
    pues imaginate que vives en fraggle rock y todavia no se a inventado internet :bueno: .
    lo dicho, vete pidiendo tu camisa. o no, mejor imaginatela y ahorranos de los impuestos tu manutencion y tratamiento

  • @ busgosu:

    Hoy estas negativo total. Recuerda aquello de, “El Mundo es, depende del color de cristal que se mire”.

  • Este tipo de cosas siempre me recuerdan una frase de Christopher Dawson que decía “En cuanto los hombres deciden que cualquier medio está permitido para destruir el mal, su bien se hace indistinguible del mal que pretenden destruir.”

  • @ busgosu:

    Ya lo decía mi abuelo, ¡Hay que comer mas fruta, va bien para ir al lavabo!

  • @ busgosu:
    y tu necesidad basica es esta.
    tan pronto dices que se necesitan unos de otros como que busgosu dijo:

    Yo me mantengo a mi mismo, es una fuerza natural, pero en una sociedad todo lo que debe hacer uno para vivir se divide entre individuos.

    eres el vivo ejemplo del parroco sermoneador.
    busgosu dijo:

    Yo no estoy loco, porque no he perdido la esencia de lo que es la vida.

    se coherente con tu discurso por absurdo que este sea

  • @ busgosu:

    Todo lo que afirmas debe saberlo el jefe de Estado y el ejecutivo del presidente del gobierno, que son los principales responsables sobre los reales decretos acerca de todo. Pero claro, si no te acercas a las urnas, pues es lo que hay… no sirven las lagrimas de cocodrilo de un anti-sistema detrás de un teclado. :facepalm:

  • @ busgosu:
    Lo siento, pero la hipótesis del envenenamiento de productos alimenticios no se tiene por ninguna parte:
    El coste del proceso (compra del veneno, aplicación manual del mismo, protección de los empleados) es superior a las pérdidas que supone que alguien lo coja, sobre todo cuando se tienen métodos mucho más baratos como la donación (que desgrava) o el control de horarios para echarlo a la basura
    No hay, hasta donde tengo noticia, un repunte en el número de intoxicaciones o envenenamientos: puesto que no es posible garantizar al 100% la protección de los empleados dedicados a envenenar y no es posible garantizar al 100% que los productos envenenados no van a pasar a manos de alguien que los consuma, la ausencia de dicho repunte contradice la hipótesis
    No hay, hasta donde tengo noticia, un repunte en la muerte de especies animales que se alimentan, con más o menos frecuencia, en vertederos. Y no es como si los grupos ecologistas no estuvieran atentos a ello: es posible que no les importe que mueran ratas, pero una rata muerta es un objetivo atractivo para una rapaz pequeña y, por tanto, se hallarían cadáveres de éstas. Y no ocurre.
    A menudo no entiendo lo que dices, frecuentemente estoy en desacuerdo, pero esta hipótesis adolece de los mismos problemas que la de los “chemtrail”: requiere una infraestructura nada barata y, además, va en contra de las evidencias.

  • MaGaO dijo:

    Lo siento, pero la hipótesis del envenenamiento de productos alimenticios no se tiene por ninguna parte

    Es la típica trola, que cuando la lees te preguntas quién puede tener tan mala leche como para inventarse algo así. Vale que digan que los de Mercadona son unos careros, o que tratan mejor o peor a los empleados y a los sindicalistas. Pero esto no se sostiene por ningún lado.

  • @ MaGaO:

    Añadir además, que estas empresas viven de la imagen pública y la publicidad. En caso de que eso fuera cierto, tarde o temprano se podría saber y sería muy alto el riesgo que correría la empresa.

  • En una ocasión escuche a una empleada de un supermercado decir en el programa “Espejo público” que había recibido órdenes de romper los empaquetados de los productos que iban a tirar y rociarlos con lejía. De ser cierto, no parece responder a una directiva general de la empresa, sino a una decisión unilateral y aislada de algún/a encargado/a, y no con ánimo de envenenar a alguien sino con carácter disuasorio; se espera que nadie recoja un paquete abierto y que huele a lejía . No me parece demasiado disparatado, ya que una vez, mientras realizaba un trabajo en el almacén de un MacDonalds, escuché a una empleada susurrar al encargado “estos panecillos están caducados“, y el encargado le contestó sin bajar la voz “¿y qué? Es igual. ¡Usalos!
    Sin embargo, además de lo dudoso y lo aislado de esas prácticas, en el caso de la familia Caño está el tipo de veneno (un producto que no se vende en los supermercados) y que solo ha afectado, y muy gravemente, a una familia. Parece claro que no se debe “culpar” al supermercado.

  • @ busgosu:
    Son actores nos personas reales. Preguntales para qué trabajan y veras como te definen su papel

    No me has entendido. Te he dicho que no sirve lamentarse detrás de un teclado. Que los empresarios en última instancia no son los responsables. Son los gobiernos y sus leyes sobre trabajo y otros aspectos los que deciden los derechos del trabajador. Hay que desbancarlos, y para eso hace falta mucho más que estarse quejando a toro pasado. No hay nada peor que el abstencionismo para perpetuarlos en el poder. También ten en cuenta que a muchos les va bien: los afortunados les seguirán votando y apoyando.

    Respecto a Mercadona, evidentemente no puede ser otra cosa que un bulo difundido para difamar la empresa. ¿ Como alguien puede pensar que los dirigentes de Mercadona sean tan tontos ?


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Trackbacks / Pingbacks



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies