Los “artefactos” del Curiosity en SOL1949

El pasado 29 de enero, el rover Curiosity tomó unas fotografías con el dispositivo MAHLI que están causando gran revuelo. En ellas aparecen unas extrañas formas, que difícilmente pueden interpretarse como aleatorias. Los más osados se han atrevido hasta especular con la posibilidad de que sean fósiles de trilobites.

A finales del mes pasado, el dispositivo de la NASA se detuvo tres días (SOL1947 a SOL1949) para analizar el emplazamiento conocido como “Montrose“. Se realizarían pruebas y análisis del suelo, y se crearían varios mosaicos de fotos con la Mastcam.

Es en el último de esos tres días cuando la cámara MAHLI, instalada en el extremo del brazo robótico, realizó una serie de fotografías en las que se aprecian unas extrañas marcas. Podéis verlas en estos enlaces: [1][2][3]

Si pincháis en esta foto, podréis ver una versión de la fotografía alojada en mi servidor, en la que he resaltado las marcas.

Tienen un aspecto parecido al símbolo del euro (€), tienen todas la misma orientación, están casi perfectamente alineadas, y no son idénticas.

Aparecen en exactamente la misma ubicación en todas las fotos, así que se descarta que pueda tratarse de un defecto o mancha en la lente de la cámara.

Según se puede leer en el texto que acompaña a las fotografías de MAHLI, el contador del motor de la cámara muestra un valor que puede utilizarse para estimar la distancia de la cámara al objetivo (en este caso, el suelo). En la fotografía que abre esta entrada, cuya versión original es esta (enlace), este valor es 13.738, lo que indica que la distancia al suelo era de unos 4 centímetros. Por lo tanto, el tamaño de las marcas deben de ser de uno o dos milímetros. La zona de la fotografía podéis verla en esta otra toma realizada desde más arriba.

Descartando las explicaciones absurdas, podríamos pensar que se trata de pequeños gránulos de un material distinto al principal componente de la roca, que parece sedimentaria, que se podrían haber erosionado más rápidamente que el resto. En otras fotografías se pueden apreciarse estos gránulos.

Pero esta explicación no me convencía ni a mi, así que le envíe la consulta a varios ingenieros de NASA implicados en el seguimiento de las misiones Curiosity, cuyo mail conseguí encontrar en el directorio de la empresa.

Pero a sabiendas de que difícilmente iban a contestarme (imaginad la cantidad de preguntas chorras que tienen que llegarles) seguí buscando una explicación por mi cuenta. Y la encontré en el blog de un astrobiólogo, Keith Cowing, que sí tubo la suerte de dar con alguien en NASA que le respondiera.

Se trata de marcas dejadas por el Laser Induced Breakdown Spectrometer de la ChemCam, otro dispositivo instalado en el brazo robótico del rover, que sirve para quemar trozos de roca y determinar que tipo de carbonatos contiene. En otra foto tomada por MAHLI unas semanas antes, podemos comprobar que la manera que tienen de utilizar este láser es exactamente ese: realizar pequeñas quemaduras alineadas y luego analizarlas con la ChemCam.

Lo de los trilobites habría sido la noticia del siglo, pero de momento hay que esperar. Y mientras, que compartan de lo que fuman estos youtubers.

  • muy interesante, como siempre :aplauso:
    (Trilobites al poder) :-D :meparto:

  • Hola:

    Cuando no sabemos, debemos partir de la duda y consultamos a los especialistas, contrastamos su conocimiento con lo observado.

    Saludos a los Trilobites, ya tendrán otra oportunidad.

  • Buena entrada, gracias por publicarla.

    Kamu Syldeck dijo:

    Hola:

    Cuando no sabemos, debemos partir de la duda y consultamos a los especialistas, contrastamos su conocimiento con lo observado.

    Saludos a los Trilobites, ya tendrán otra oportunidad.

    La primera vez que ví la fotografía puse unos ojos como platos de sopa: ¡Estaba viendo bichos!.

    Kamu, durante más de 5 minutos me estuve comiendo la foto con los ojos convencido de que no podían ser otra cosa que unos bichos. Y luego, cuando me llegó la explicación de manos de un compañero, me quedé algo chafado, deseaba sinceramente que fueran bichos.

    Bueno, tal vez la próxima vez…

  • Doc Halliday dijo:

    La primera vez que ví la fotografía puse unos ojos como platos de sopa: ¡Estaba viendo bichos!.

    ¿Que bichos? Son cagaditas de palomas marcianas. :-D

  • Al primer vistazo me pareció que podría estar relacionado con un rastro del mismo Rover, dado que efectivamente parecen huellas.
    Pero siempre tengo esas ganas de que sea un indicio, una pista…

    Que emoción si un día encontrásemos una prueba de vida, aunque sea pasada, fósil.
    Y encima en el vecino de al lado, que es alcanzable en tiempos razonables de viaje espacial.

  • AngelusExiliado dijo:

    Que emoción si un día encontrásemos una prueba de vida, aunque sea pasada, fósil.

    Puede que sí. Pero Marte, lamentablemente, hace millones de años que es una autoclave espacial, casi sin atmósfera y sometida a la radiación solar por carecer de escudo magnético.

    Nos queda ese indudable parecido con nuestro planeta.

  • Muy bueno el artículo!!


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies