Edward Mordake: el hombre de las dos caras

mordakeLa historia de Edward Mordake es la de un noble inglés que vivió en el siglo XIX con una terrible deformación congénita. En la parte posterior de su cabeza tenía una segunda cara, que según se cuenta, se dedicaba a atormentarle continuamente.

Poseedora de una personalidad demoníaca, la segunda cara le susurraba día y noche frases llenas de odio. Enloquecido por la persistencia de su maléfica compañera, Mordake se suicidó a la temprana edad de 23 años, dejando por escrito la petición de que su marformación fuese destruida antes de darle sepultura.

La historia de Mordake aparece en un libro de 1896 llamado “Anomalías y curiosidades de la medicina“, escrita por los doctores estadounidenses George M. Gould y Walter L. Pyle. Se trata de un compendio de extraños casos médicos sobre personas con deformidades.

En el libro describen a Mordake como un joven educado y de finas costumbres, pero que tenía en la parte posterior de su cabeza la cara de una niña…

…preciosa como un sueño, y horrible como un demonio. Solía sonreir y burlarse de Mordake cuando éste lloraba. Sus ojos seguían con la mirada a los que se fijaban en ella y sus labios farfullaban sin parar. Su voz no era audible, aunque Mordake afirmaba que no le dejaba dormir por las noches, susurrándole esas cosas que solo se dicen en el infierno.

El propio Edward le rogó a los doctores que le quitasen a ese ser de la cabeza, aunque ello le costase su propia vida.

Los autores del libro nunca revelaron la fuente de su información, aunque el hecho de que apareciese en un libro médico, le otorgó una cierta credibilidad académica a la historia. De hecho, existen otros casos documentados de deformidades parecidas. Podría haberse tratado de una enfermedad conocida como craniopagus parasiticus, que ocurre cuando el proceso de división de los embriones que debe dar lugar a dos gemelos no se produce de forma completa, produciendo sólo la cabeza de de uno de ellos, que queda anexionado al cuerpo de su hermano. 

craniopagus parasiticusUn caso similar es el del Chang Tzu Ping, un chino que tenía una segunda cara en un lateral de la cabeza, que incluía labios y dientes. En el caso de Ping, los doctores consiguieron retirar quirúrgicamente la segunda cara, cuyos labios se movían a la vez que los de la cara principal.

El caso de Mordake, en cambio, no puede explicarse con una craniopagus parasiticus, ya que dos gemelos son siempre del mismo sexo, y según se describe en el libro de finales del siglo XIX, la cara de la parte de detrás era de una niña.

Si unimos este hecho a la ausencia de referencia, la explicación más razonable es que se trate de una historia falsa.

La primera aparición de la historia ocurrió en el periódico Boston Sunday Post de fecha 8 de diciembre de 1895, en un artículo escrito por el poeta Charles Lotin Hildreth.

Este texto se hace pasar por cierto, y posiblemente Gould y Pyle la tomaron como tal. Pero no hay ninguna evidencia de la existencia de los pacientes descritos en él, en el que se incluyen a una mujer con cuerpo de araña, y otra con cola de pez.

Los periódicos del siglo XIX hacían esto con frecuencia: incluir historias de ficción que provocaban gran impacto al creer los lectores que eran reales. Un ejemplo más de esta costumbre, es la historia del “árbol come-hombres“, escrita por Edmund Spencer para el periódico New York World, que se publicó en 1984.

 

  • Los ‘troles’ de aquella época si que tenían categoría y estilo.. :saludo:

  • @ Juggernaut:

    Si, aquella fue la época gloriosa de los fakes en los periódicos (de vez en cuando había que meter alguna barbaridad para mantener la atención del público) y del espiritismo, los sucesos extraordinarios y de todo el mundillo de los charlatanes y de la gran época del maquinismo y de las predicciones sobre el futuro de la tecnología. Creo que tengo una postal del París del futuro siglo XX editada en aquella época y llena de máquinas voladoras (algo parecido a motos con alas de murciélago) de lo más ingénuo y steampunk.

    Era un caldo de cultivo formidable para cualquier cosa alocada. Aquí estábamos algo más atrasados (para empezar la gente tendría que haber sabido leer y tener acceso a los periódicos), lo nuestro todavía eran las brujas, el diablo, las apariciones y los crímenes sanguinarios. Pero también daba mucho juego el tema, con aquello del mal de ojo y el curanderismo. Los charlatanes hacían su agosto con medicinas milagrosas o inventos infalibles basados en ideas próximas al mesmerismo.

    Nosotros teníamos al Sacamantecas y a la Vampira del Rabal, entre otros ilustres desgraciados, incluso en Galicia se atrapó al último de los hombres-lobos que se ha juzgado en este país y un tal Jaún de Echaide afirmaba que había estado pescando en unas islas desconocidas, en el Mar cantábrico, llenas de lúbricas sirenas. También creo recordar que había un gallego que había estado en la Luna.

  • doc halliday dijo:

    También creo recordar que había un gallego que había estado en la Luna.

    ¿No sería uno de Bilbao?

  • Estupendo blog, hace tiempo que lo sigo…

    ¿No podria tratarse de un tipo de quimerismo? https://en.wikipedia.org/wiki/Chimera_%28genetics%29

    En estos casos los embriones que se fusionan son de distinto óvulo y pueden tener distinto sexo (de hecho tienen distinto genoma).

  • Buscando lo del quimerismo he encontrado esto de “parasitic twins”, pero como en habla inglesa no distinguen mellizos de gemelos se puede referir a mellizos (distinto genoma, pueden tener distinto sexo): https://en.wikipedia.org/wiki/Parasitic_twin
    Buscando en google images “parasitic conjoined twin” hay muchos ejemplos no aptos para personas sensibles

  • No, pero recuerdo a un compañero de carrera que, en una de esas conversaciones filosóficas con otro de los nuestros, de Rentería:

    -Oyes, ¿cuantas estrellas habrá?-

    -Puees… (silencio)…unos cien mil billones, así a ojo, que con un telescopio, te lo digo enseguida-

    -Vale, Egoitz, vale…-

  • Esto es lo que dice wikipedia al respecto, tomandolo con pinzas puede que tenga sentido:

    Edward rogó a los médicos que le extirparan esta “cabeza diabólica” porque, según él, le susurraba por las noches «cosas tales que sólo se oyen en el infierno», pero ningún médico lo intentó; ya que las cirugías no eran avanzadas. Aunque en realidad, lo anterior son exageraciones y leyendas urbanas, debido a que Edward padecía de un síndrome conocido como diprosopia, el cual a diferencia de los siameses unidos tras el nacimiento, la disprosopia no es debida a la fusión o separación incompleta de dos embriones, sino que es el resultado de una anormalidad en una proteína que marca el patrón craneofacial normal. Dependiendo del nivel de alteración congénita de esta proteína, el individuo puede tener hasta cuatro orejas, cuatro ojos y dos labios separados.

    Se suicidó a los 23 años, alquilando un apartamento y colgándose del balcón de hierro.2 Tanto Mordake como Pascual Piñón (un mexicano con dos cabezas) se presentan como dos casos muy especiales entre las 10 personas con miembros o dedos extra en el “Libro de las Listas”, en la edición de 1976.1 3

  • No le encuentro sentido a la historia que se le atribuye a Edward Mordake, principalmente porque solo tenía un cerebro, (no podía tener otra conciencia). También entiendo que la otra cara es algo así como el “suplemento del dominical”, :) es decir, nada más que un apéndice anexado y mal formado en su cuerpo.

    Saludos

  • No me lo creo.
    Dormir boca arriba le hubiera bastado para no oír esa maldita voz.
    O dejarse crecer un moño.
    Cualquier cosa mejor que colgarse de un balcón.
    Necesariamente tiene que ser un bulo.

  • Es probable que el caso sea verdadero en cuanto a la deformación. El resto apuesto a que es un invento para atraer lectores a los diarios de esa época.

  • La única opción aunque tan improbable como el caso en si, es que el gemelo monocigótico de 45 Cromosomas es decir una niña forzosamente por falta del cromosoma (Y) donde obligatoriamente tendría síndrome de Turner, de este tipos de gemelos de diferente sexo hay casos raros registrados.

  • Linkeo un artículo que leí hace un par de días de justamente este mismo tema, muy interesante.

    http://www.cienciaxplora.com/naturaleza/verdadera-historia-edward-mordrake-hombre-dos-caras_2014092500080.html


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR