El recipiente de Wilburton

Wilburton

Mientras estaba trabajando en la Planta Eléctrica Municipal de Thomas, Oklahoma, en 1912,
me encontré con un bloque de carbón que era demasiado grande para su uso. Lo rompí
con un martillo. Este recipiente de hierro cayó desde el interior, dejando su huella en el carbón como si fuese un molde. He averiguado que el carbón provenía de la mina de Wilburton, en Oklahoma.

Firmado: Frank J. Kennard. 27 de Nov. de 1948.

Esta que cito, es una declaración jurada del empleado de una planta de generación eléctrica que presuntamente encontró este recipiente de hierro. El problema que subyace de su declaración, es que la técnica de elaboración de recipientes de hierro fundido no se realizaba en Oklahoma antes del siglo XVIII, mientras que el carbón extraído de la mina era de hace 300 millones de años. Otra vez la maldita cifra: 300 millones de años.

La carta se encuentra custodiada en el museo de Evidencias de la Creación, así como la figura original. El hecho de que este museo esté dirigido por Carl Baugh, un creacionista negador de la evolución, hace que se levante la primera alarma. La segunda se activa al comprobar que en su sitio web se vende una réplica de este objeto, sin indicar si se trata de una recreación o si son reproducciones fiables realizadas a partir del original.

replicaSin entrar en la antigüedad real del objeto, notad que la carta se firma en 1948, 36 años después de que fuese encontrada. Eso hacía imposible que se llevase a cabo una investigación rigurosa sobre el origen y la composición de la pieza de carbón en la que el cuenco apareció, dejando la carga de la evidencia exclusivamente en la palabra del operario de la central eléctrica.

Indudablemente es posible que mintiese, ya sea por obtener atención, o algo de dinero, a una edad en la que posiblemente el Sr, Kennard ya estaba jubilado, y el dinero seguro que no le sobraba.

Pero también es posible que no mintiese, y que narrase con fidelidad lo que ocurrió, o al menos lo que él vivió en primera persona. También es posible que el compañero que estaba con él en el momento de ocurrir los hechos le hubiese gastado una broma, que preparó partiendo una pieza de carbón legítima, escarbando un hueco para meter el cuenco y volviendo a pegar las dos piezas. No podemos descartar ninguna posibilidad por muy extraña que parezca, desde luego.

Pero incluso aunque esto tampoco fuese lo que ocurrió, podemos explicar el hallazgo con algo menos extraordinario que la existencia de una civilización avanzada que vivió en el Pérnico.

El cuenco tiene el aspecto de los que se utilizaban para fundir plomo en la elaboración de balas. Es posible que se le cayese a algún hojalatero que fue a comprar carbón para su negocio a una mina de Oklahoma. Las minas de carbón se constituyeron en el principal motor de la economía de ese estado en la segunda mitad del siglo XVIII. Trozos más pequeños de carbón pudieron mineralizarse alrededor del recipiente por efecto del agua de las lluvias, formando un bloque compacto en solo unos pocos años.

Ante estas otras posibilidades, mucho más factibles, y ante la imposibilidad de analizar la composición química y estructura del carbón en la que la pieza estaba encastrada, seguir insistiendo en que este recipiente es una evidencia de la creación, es fútil.

  • No hay forma que un cuenco de hierro pueda conservarse durante 300 millones de años y menos sobrevivir el tiempo suficiente para quedar atrapado en un estrato de carbón. Pero supongo que mostrar una roca con la impronta de un cuenco es menos impactante.

  • ¿Y según estos payasos qué es lo que probaría el hecho de que un cuenco de hierro lleve 300 millones de años en el carbón?, ¿que la máquina del tiempo de Wells fue al pasado?!? :-P

  • Saludos.

    suscribo lo dicho por Claudio.

    El esquema es el de siempre: Hallazgo de una pieza de la que no se puede certificar prácticamente nada, completamente separada de ningún contexto con el que relacionarla y que, milagrosamente, apoya una teoría disparatada.

    Tiene plumas, anda como un pato, grazna como un pato y tiene el mismo aspecto que tienen todos los patos que he visto alguna vez…¿Que puede ser?.

    He visto pufos más elaborados que éste, sinceramente.

    De todos modos, se puede analizar el recipiente y averiguar si realmente ha estado tanto tiempo en contacto con el carbón o no. Probablemente esto no es algo a lo que vaya a acceder el museo. Pero que conste que es posible hacerlo. Seguramente, Someone puede aportar algo en este sentido, yo hablo un poco de oídas.

  • A ver, que me acuerde…
    si no recuerdo mal lo poco que sé de geología, para que las plantas no se descompongan y formen carbón, era necesario que rapidaménte fueran cubiertas por aguas pantanosas (o no) en un ambiente anaeróbico, en el que, posteriormente, las compactasen capas de arcillas, areniscas u otras rocas sedimentarias e incluso metamórficas,como esquistos o pizarras repitiéndose el ciclo…
    En esas condiciones, un ¿mortero? ¿crisol? de hierro (incluso recubierto de plomo) no creo que durase mas de 6 ó 7 siglos antes de convertirse en las impurezas de hierro y otros metales abundantes en el carbón,
    Si estoy equivocado, corregirme, pero creo que, o es un oopart o, directamente, una magufada con tal de apoyar el creacionismo.

  • Es posible que se le cayese a algún hojalatero que fue a comprar carbón para su negocio a una mina de Oklahoma. (…) Trozos más pequeños de carbón pudieron mineralizarse alrededor del recipiente por efecto del agua de las lluvias, formando un bloque compacto en solo unos pocos años.

    Podría ser. No sería la primera vez que se encuentra un objeto relativamente moderno incrustado en lo que, a ojos de alguien sin conocimientos de geología, parece una formación mineral de millones de años. Véase el Martillo de Texas, o el Artefacto de Coso.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR