Timo a la vista: la bacteria de la eterna juventud

bacteria

El secreto de la vida eterna podría haberse encontrado, o eso al menos es lo que afirma Anatoli Brouchkov, jefe del Departamento de Geocryología de la Universidad Estatal de Moscú. Para conseguirlo, simplemente habría que inyectarse unas bacterias siberianas de 3,5 millones de años de antigüedad.

Las bacterias se encontraron por primera vez en 2009 en Siberia, en Mammoth Mounter, República de Saja. Recibieron el nombre de Bacillus F, y su hábitat natural era el permafrost siberiano.

Los científicos probaron la bacteria sobre plantas y ratones, produciendo un mayor crecimiento en las primeras, y un aumento de la fertilidad en los roedores.  Visto el potencial de lo que tenían entre manos, Brouchkov no pudo esperar más y se lo inyectó a sí mismo.

“Empecé a trabajar más tiempo y no he tenido gripe en los dos últimos años”, declaraba Brouchkov a la televisión rusa.

En un documento publicado en academia.edu, Brouchkov dice:

Los suelos congelados contienen bacterias que se reproducen. Las que se han encontrado en profundidad, parece difícil que se originasen en la superficie y que se hubiesen desplazado a las zonas profundas.

Aparentemente estos extremófilos tienen mecanismos para reparar sus propias células, y tienen la clave que les permite vivir por miles de años. Comparando la genética de estas bacterias con las normales podría ayudarnos a identificar dónde está el secreto.

Realmente, la documentación aportada por el profesor ruso y por los medios que han difundido esta noticia, son vagos e imprecisos. Por ejemplo, no se indica la manera en la que se ha llegado a la datación de las bacterias en 3,5 millones de años. Y tampoco queda claro si son las bacterias en sí las que tienen esa antigüedad, o si es el permafrost siberiano el que lo tiene (lo que parece más probable).

Otro aspecto que no queda nada claro, es la razón por la que al inyectar a un ser humano, éste puede adquirir alguna de estas presuntas habilidades de estas bacterias para autorepararse, y mejorar así la salud. Si se llegase a identificar la manera en la que estas bacterias se reparan a sí mismas, y se recodifase el ADN humano incorporando las secuencias interesantes tomadas de estas bacterias, podríamos esperar que se adquiriesen estas habilidades, pero inyectándoselas…

Es cierto que exponer a un ser vivo a un antígeno de otro organismo desafía a su sistema inmunológico, y lo hace más resistente a infecciones posteriores, aunque también lo es, que mantener el sistema inmunológico bajo estrés continuo es contraproducente y desemboca en otras patologías.

Las pruebas que presenta Brouchlov de estos beneficios tampoco es que sean concluyentes. El 20% de la población enferma de gripe al año. Es pasarse dos años sin contraer esta enfermedad no parece que sea algo extremadamente improbable. Lo de sentirse con más energía es algo subjetivo, y en principio no medible.

Personalmente no creo que podamos obtener de esta bacteria ningún elixir de la eterna juventud, aunque seguro que pronto alguien lo sacará al mercado. Yo apuesto además a que el que la venderá será Mike Adams, de Natural News. Veremos.

  • Hidden due to low comment rating. Click here to see.

  • Visto el potencial de lo que tenían entre manos, Brouchkov no pudo esperar más y se lo inyectó a sí mismo.

    “Empecé a trabajar más tiempo y no he tenido gripe en los dos últimos años”, declaraba Brouchkov a la televisión rusa.

    Este es exactamente el mismo argumento que utilizaba el Dr. Johnston para convencer a la gente. Primero tronaba las virtudes del elixir con ingredientes secretos. Desde su carro, pedía un voluntario y se presentaba inevitablemente un viejo encorvado por la edad. Nada más tomar el elixir de larga vida, ya era capaz de bailar dando saltos y cabriolas y declarar haber rejuvenecido 20 años.

    Por la noche, el Dr. Johnston y el viejecito recién curado de sus achaques, lejos del pueblo, contaban las ganancias y preparaban más elixir para vender en el próximo pueblo…

  • @ Amildao:

    Magnifico Giuseppe Taddei, haciendo un estupendo Dulcamara, arquetipo de todos los vendedores de elixires milagrosos.

    Gracias por recordarlo.

  • @ doc halliday:

    Gracias por recordármelo al leer tu comentario :)

  • “Empecé a trabajar más tiempo y no he tenido gripe en los dos últimos años”,

    Aunque mis bacterias no son de Siberia son de Matutano y tienen otro color, yo tampoco tengo gripe desde hace años, ¿eso significa que soy inmortal?. :nose:

  • Aparentemente estos extremófilos tienen mecanismos para reparar sus propias células

    No soy experto en el tema, pero acaso las bacterias no son unicelulares?
    Cómo es que pueden reparar suS propiaS celulaS?

  • Racso dijo:

    No soy experto en el tema, pero acaso las bacterias no son unicelulares?
    Cómo es que pueden reparar suS propiaS celulaS?

    Una muy buena observación.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR