Neil deGrasse Tyson conmociona la red por Navidad

degrasse

Como muchos otros usuarios de las redes sociales, el pasado día de Navidad Neil deGrasse Tyson utilizó Twitter para envias una felicitación navideña a sus seguidores. Este es el que envió deGrasse:

twitt

Tal día como hoy hace mucho tiempo, nació un niño que al cumplir los 30 transformaría el mundo.

¡Feliz cumpleaños, Isaac Newton! 25. Diciembre de 1642

En el momento de publicar esta entrada, había sido retwitteada más de 75.000 veces. Algunos vieron en este mensaje un sentimiento anticristiano, lo que hirió algunas sensibilidades. Dos días después, y libre de la limitación de caracteres de Twitter, deGrasse se explicaba mejor en facebook:

Bien, ya es oficial. Un mensaje que publiqué en Twitter en Navidad es de lejos el más retwitteado de mi cuenta.

Todo el mundo sabe que en Navidad se celebra el nacimiento de Jesús. Pero creo que menos gente sabe que Isaac Newton nació también un 25 de diciembre, en 1642. Y quizá, menos aun saben que antes de cumplir los 30, Newton ya había descubierto las leyes del movimiento, la ley de la gravitación universal, y el cálculo diferencial e integral. Todo ello sirvió como base para la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX, que transformaría el mundo.

Mi percepción es que el número de retwitts no son por compartir mi entusiasmo sobre este hecho, sino por considerar que esr un mensaje anticristiano. Si alguien quisiese expresar un sentimiento anti cristiano, no creo que recordar la fecha de nacimiento de Newton fuese la manera más efectiva de hacerlo.

Hay incluso quien me ha solicitado que retire ese twitt. Pero en ,lugar de eso, hoy mismo en publicado: “Imaginemos un mundo en el que todos nos guiásemos por verdades objetivas, en vez de ofendernos por ellas”.

Algunos datos: el número de retwitts normal de mi cuenta está entre los 2.500 y los 3.500. Los más divertidos pueden llegar hasta los 10.000. Los más aburridos no pasan de los 1.000. Mi mensaje de Navidad va por los 62.000. Me pregunto si a vosotros os parece tan asombroso como a mi. He hecho referencias directas a Jesús en otras ocasiones, que ni se han acercado a estas cifras. ¿Entonces qué?

Un último apunte histórico. Toda Inglaterra celebraba la Navidad en el día en el que Newton nació. Pero el calendario Gregoriano, la manera en la que ahora contabilizamos las fechas, que fue introducido en 1584 por el Papa Gregorio XIII, no fue adoptado en Gran Bretaña hasta 1752. Cuando se cambió a este calendario hubo que eliminar 10 días, que eran el desajuste que se había producido en los 16 siglos anteriores usando el ligeramente defectuoso calendario Juliano, introducido por Julio Cesar en el 46 a.C.  Estas secuelas del turbulento cisma entre las iglesias anglicana y católica, significaron que la cristiandad católica celebrase la Navidad diez días antes que nadie en Inglaterra. Para recalcular la fecha del nacimiento de Newton en el calendario Gregoriano, tenemos que sumarle 10 días, llevándolo al 4 de enero de 1643.

Felices fiestas a todos y mi humilde agradecimiento por continuar interesados en lo que digo sobre la vida, el Universo y todo lo demás.

Y lo más importante, que disfruten el nuevo año.

Neil deGrasse Tyson

  • Mi tía Ambrosia también nació el 25 de diciembre, pero nadie habla de ella. :yono:

  • @ doc halliday:
    @ Lampuzo:

    Permitid insista en la importancia de la religión en las medidas políticas tomadas entonces, y agradecería notáseis toda imprecisión o incorrección. En especial, me gustaría notar como, de hecho, el fortalecimiento del cristianismo con la figura de Constantino, evidentemente no es un capricho, sino la consecuencia de su impulso en la época y la visión política del emperador.

    doc halliday dijo:

    A los cristianos les suele gustar la idea de que Constantino les dió manga ancha, pero las cosas parece que no fueron exactamente así.

    En 313 E.C., Constantino acordó la colaboración con el emperador Licinio, gobernante de las provincias orientales. Mediante el Edicto de Milán, ambos concedieron libertad de culto e igualdad de derechos a todos los grupos religiosos.

    No obstante, creo que muchos historiadores restan importancia a este documento, pues señalan que se trataba de una carta oficial de rutina y no de un documento imperial de gran importancia que indicara un definitivo cambio de política con respecto a los cultos cristianos.

    Diocleciano ya había comprobado en carnes propias como era imposible lidiar a hostias con las diferentes confesiones, y tras intentar acallar el cristianismo (en 303 con su política religiosa) promulgó, en 311, el Edicto de Tolerancia, que reconocía “el derecho a existir” de los cristianos. En mi opinión, esto es otro indicativo de que había un ambiente generalizado de “conflictividad religiosa” en la época, y lo entrecomillo, porque todas las guerras civiles y enfrentamientos militares que había no necesariamente tenían un origen religioso; de hecho, lo que trataré de decir, es como la religión, pegamento de un grupo humano, o denominador común, elemento caracterizador para definirlo, fué usada con intereses políticos, por supuesto con la quiescencia de los obispos de turno que veían la oportunidad de expandir sus respectivos cultos.

    Veamos, tras la muerte de Constancio, en 306, en los dominios que la tretarquía dejó a Constantino, había una mayor tolerancia hacia los cristianos, o por decirlo de otro modo, el paganismo al uso casaba mejor con la mentalidad cristiana. Esto no era cosa de Constantino, la mentalidad de galos y britanos, con sus ritos paganos, era muy próxima a la de los pujantes arrianismo y cristianismo, y más a este último por su componente mágica que la más terrenal y filosófica propuesta arriana…los dogmas del cristianismo no estaban todavía desarrollados tal como los conocemos hoy en día…(una pena lo de Arrio…que por cierto, acudió a la llamada de Constantino a Nicea, para ser condenada su doctrina en ese mismo encuentro, en 325, después de que el arrianismo ya hubiese ayudado a Constantino a unificar el poder político del imperio, momento en que decidió unir el religioso…esto es controvertible y puntualizaré luego…)…y por otro lado, en los territorios de Majencio, la aristocracia romana seguía siendo conservadora con sus cultos…se especula incluso con que la derrota de Majencio en el puente Milvio ante Constantino se deba a una traición de parte del pueblo de Roma (los ejércitos de Constantino lucían el lábaro, el signo de cristo de la época…había que hacer lebas y tener contenta y moralizada a la soldadesca…y no hablo de lo que escribió Lactancio, historiador cristiano y muy partidario, de eso de que “con este símbolo vencerás”…en la época, en Asia, los ejércitos romanos eran principalmente mitraístas, en occidente, paganos…dicho esto con toda la prudencia, pero a los soldados les gusta especialmente eso de la inmortalidad y la redención); dicha supuesta traición, pudo tener orígenes, o pretextos, o un barniz religioso entre el descontento generalizado (guerras civiles y sublevaciones militares por doquier). Para reforzar lo que quiero expresar, que los militares eran bien paganos próximos al cristianismo o arrianismo bien cristianos en territorios de Constancio Cloro, donde no se llevó a cabo la persecución que dictó Diocleciano, y que consecuentemente Constantino , heredero de Cloro, gozaba del favor de los cristianos.

    Llegada la victoria de Constantino, quedaban Maximino y Licinio de los tetrarcas…y en 313 aparece el “edicto” de Milán, que parece no haber existido en realidad, pero que existen monumentos y otros documentos, inscripciones, que plasman la supuesta reunión entre Constantino y Licinio. Bien, en efecto “se acordó” la libertad de culto, y, atención, la devolución de los bienes a la iglesia (cristiana) que le habían sido incautados en tiempos de Diocleciano…esto llama la atención; Licinio era abiertamente opuesto al cristianismo. Tal vez la reunión de los dos augustos, previa a la victoria de Licinio sobre Maximino en oriente, se debiese, como no podía ser de otra manera, a la guerra. Tal vez de la reunión entre dos candidatos a césar no pudiese salir un edicto porque tal vez fuese una reunión de otro carácter, y Licinio no podía dar la espalda a Constantino, pugnaba con Maximino por oriente, y pudo capitular en algunos aspectos en esos momentos ante Constantino, y de ahí “el acuerdo”…acuerdo del que arreglaron los flecos en 324 cuando Licinio fué finalmente derrotado por Constantino…no sé si a los cristianos les gusta la idea de un Constanino can manga ancha, pero la tubo; y me atrevería a decir, que no solo con criterio político, ¿o si?, esta es la cuestión.

    Desde cierta perpectiva, su “padre”, Cloro, defendía la libertad religiosa, bien por personal creencia bien por tocar las narices a Diocleciano, desafío político para marcar terrotorio…su “hijo”, Constantino, vistió a sus tropas con simbología cristiana antes de la batalla ante los que defendían los antiguos valores, la aristocracia romana que representaba Majencio, quien sabe si a la postre traicinado por su propio pueblo o si esto forma parte de la cantidad de inscripciones, textos, etc, totalmente sesgados por la cristiandad. Constantino utilizó el cristianismo para hacer proselitismo y llegar al poder absoluto.

    doc halliday dijo:

    En el transcurso de los siguientes diez años, Constantino derrotó a Licinio (el último rival que le quedaba) y se convirtió en soberano indiscutido del mundo romano. En 325 E.C., sin haberse bautizado, presidió el primer gran concilio ecuménico de la iglesia “cristiana”, en el que se condenó el arrianismo y se redactó un acta de creencias esenciales llamada el Credo Niceno.

    Constantino enfermó de muerte en el año 337 E.C. En los últimos momentos de su vida se bautizó, y luego murió. Después de su fallecimiento, el Senado lo elevó a la categoría de dios romano

    El sínodo fué presidido por el obispo cordobés Osio en nombre de Constantino, que no importa estubiese bautizado, pues por aquel entonces el bautizo era un sacramento que representaba la limpieza del alma antes de entrar a mejor vida, pues se realizaba en el lecho de muerte, y no suponía ningún rito de iniciación, y que por cierto, fué bautizado, en su lecho de muerte, por Eusebio de Nicomedia, ferviente arrianista, aunque encontréis por ahí a Constantino siendo bautizado por Silvestre I…mentirijillas cristianas para ocultar trapos sucios…probablemente la causa de que no haya sido santificado todavía…XD)

    La idea de un Constantino siempre del lado cristiano, por el interés que fuese, bien particulares creencias o bien astucia/coyuntura política, permanece intacta, con la sombra del donatismo. El arrianismo negaba la naturaleza divina de cristo; los emperadores romanos eran considerados dioses; teníamos un problema aquí; sucede que Constantino, antes de Nicea, ya en 313, ejercía de máxima autoridad religiosa en el imperio, oficiaba como patrón máximo en los cultos paganos, era el autoproclamado pontifex maximus, título pagano, que le permitía prohibir reunines religiosas. La conveniencia política es clara. La oposición al cristianismo todavía persistía, y la tradición exigía al menos que el emperador fuese el máximo responsable religioso; de hecho, el citado malestar en la ciudadanía de Roma, si bien dividida, todavía tradicional, llevó a la construcción de Constantinopla como un aliviadero a la pujanza de las nuevas creencias religiosas, centro espiritual y político que no vulnerase los aún viejos poderes romanos. Muchos sectores del ejército y la sociedad romanas eran paganos y Constantino nunca se proclamó cristiano abiertamente hasta tener bien afianzado el poder político, aún a costa de ciertos grupos cristianos, como los donatistas, en el norte de África, que decían que un sacerdote que hubiese pecado no podía administrar sacramentos, con la consecuente falta de respeto a la autoridad imperial, y tradicional romana…Constantino, pontifex Maximus, podía nombrar y quitar obispos de cualquier credo y, llegado el momento, por supuesto, arrasar templos. Los arrianistas y los donatistas no tenían cabida en la mentalidad romana; excesivamente subversivos. El cristianismo perduró porque era más popular, y la principal idea que veo mueve la vida de Constantino, fué buscar la unidad política y, tras la lucha armada, se dió cuenta de que no fué suficiente, que tenía montado un conflicto estado-iglesia, y entonces trató de conseguir sus fines políticos unificando la iglesia, dando poder, en este caso, a los cristianos.

    Lampuzo dijo:

    doc halliday dijo:

    Mediante el Edicto de Milán, ambos concedieron libertad de culto e igualdad de derechos a todos los grupos religiosos

    Así es, Constantino pretendió una “normalización” de los cultos religiosos, si bien por encima de ellos se situaban sus creencias personales hacia el “Sol Invictus”. De hecho, la Natividad es una concesión cristiana hacia esos cultos personales, así como un intento de asimilación entre esos diferentes dogmas.

    Yo creo que a Constantino en realidad se la pelaba todo esto…no era persona culta, no estaba versado en teología, conservaba una mentalidad pagana, era un militar práctico que evitaba la lucha en la medida de lo posible. Un imperio, un culto, ¿qué mejor libertad de culto?…la libertad de culto tal vez solo fué la política llevada a cabo para calmar el imperio, afrontar los cambios, y derivar en el monoteismo…navego entre la duda de un Constantino al que movieron creencias, y otro movido por la praxis, y como evidentemente no solo va a ser una cosa, la pregunta se traslada a qué le movió a hacer cada cosa. ¿Se veía frenado en sus aspiraciones cristianas o su cristianismo fué una consecuencia política?


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR