La orgonita nos protege

orgonita

Desde el principio de los tiempos, el ser humano ha gustado de usar talismanes, a los cuales les ha otorgado la facultad de sanar, dar riqueza, obtener éxito en el amor, o bien, todo lo contrario, para dañar a alguien al que se odia. Con el auge de internet, estos talismanes se han puesto al alcance de cualquiera que tenga una tarjeta de crédito.

Al mostrar sus bondades, las casas que los venden tampoco tienen que esforzarse mucho. Basta con rememorar al conocimiento ancestral, los poderes magnéticos, o simplemente que sean bonitos.

Uno de estos timos que ahora está en auge, es la orgonita. Se trata de una pieza decorativa, normalmente de forma piramidal o cónica, compuesta por resina, virutas de metal y una pieza de cuarzo que, potenciaría y equilibraría la energía orgónica. ¿Y eso qué es? Pues es un ejemplo de ese extraño concepto de energía que tienen algunos, que la conciben como una materia invisible que fluye, y se concentra obedeciendo a unos preceptos místicos. El orgón, en concreto, es una sustancia omnipresente asociada con la energía vital, que fue postulado por Wilhelm Reich, personaje en cuyo peinado se inspiró Giorgio Tsoukalos.

Wilhelm Reich

La orgonita solo es un adorno, al que en tiendas de brujería se le pretende otorgar podres mágicos, y que incluso son capaces de hacer desaparecer las estelas de condensación los chemtrails. Pero hay algunos que se empeñan en demostrar que sus proclamas tienen fundamento científico.

Por ejemplo ved este vídeo, grabado en la II feria de energía libre celebrada el año pasado, en el que se experimentaba con un “director de ionización positiva, es decir, la mala” (sic).

Buscando un poco por internet he encontrado los planos del director este:

ya ves chaval

Es un circuito muy sencillo que utiliza 3 transistores NPN, tres resistencias y un diodo led. En realidad el plano es de un detector de electricidad estática. La placa de cobre hace de lámina de un condensador cuyo dieléctrico es el aire. Al acercarlo a algo con carga positiva, un minúsculo flujo de electrones fluye de la placa al objeto, permitiendo que un flujo mayor de electrones vaya del emisor (e) del transistor al colector ( c). Esto ocurre en cascada 3 veces para darle una enorme ganancia de señal. Un transistor es como un grifo sobre el cual al aplicar una pequeña fuerza sobre la llave (una diferencia de potencial sobre la base b) se abre un gran flujo de agua (se permite el paso de corriente eléctrica entre el colector y el emisor).

Al colocar la pieza de orgonita, compuesta principalmente de metal, entre la zona cargada de electricidad y el detector, lo que ocurre es que el flujo de electrones parte de la orgonita, conectada al suelo por la mano de la persona que lo sostiene, y se minimiza desde el medidor, el cual ya no tiene potencia suficiente para abrir el ultimo transistor e iluminar el led.

En este vídeo podemos ver que además de la energía mala, este aparato sirve también para detectar gatos. Ya ves chaval.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies