Los anales de la historia

anales

En 1650, James Ussher, arzobispo de Armag, publicó la obra titulada “Los anales del Antiguo Testamento , la deducción del origen primero del mundo”. En esta obra, y partiendo de una interpretación literal de la Biblia, Ussher fijaba el primer instante de la creación, en un momento entre las 21:00 y las 23:59 del sábado 22 de octubre del año 4004 a.C (según el calendario Juliano). La expulsión de Adán y Eva del paraiso la estimó en el lunes 10 de Noviembre del 4004 a.C. (encima en lunes) o el fin del diluvio universal el miércoles 5 de mayo del 2340 a.C.

Este trabajo era la propuesta de Ussher al tema de intenso debate de la época, relativo a la antigüedad de nuestro mundo. No es la única cronología de este estilo, y todas ellas coincidían aproximadamente en la fecha.

Ussher aprovechó que la Biblia proporcionaba una línea masculina ininterrumpida que empezaba en Adán y llegando hasta Salomón, con las edades de cada uno de ellos, aunque según las diferentes versiones de la Biblia estas edades varían. Desde Salomón, solo se indican las duraciones de los reinados, incurriendo en muchas incongruencias. Aquí el autor mezcló esta información con hechos recogidos en otros documentos históricos. La fecha obtenida, 4000 a.C. fue desplazada 4 años hacia atrás para corregir un dato proporcionado por Josefo, que apuntaba que Herodes murió el 4 a.C. y que por lo tanto, el calendario estaba desfasado 4 años sobre el nacimiento real de Jesús de Nazaret.  El día de la semana fue un cálculo hacia atrás desde los seis días de la creación con Dios descansando el séptimo, que en la tradición judía es el sábado, de ahí que la creación comenzase en domingo.

De todas las estimaciones cronológicas que se hicieron, es la de Ussher la más famosa, y eso se debe a la traducción de la Biblia del rey Jacobo, publicada por primera vez en 1611, en el que incluía referencias al pie con fechas de Ussher.

A finales del siglo XIX, Ussher cayó en descrédito, incluso entre los teólogos, al tomar fuerza la teoría de que la Tierra era cientos de millones de años más antigua de su estimación cronológica.

Vía: @jl_hoyas

  • Con gente como este paisano pululando por el mundo no se si echarme a reír o a llorar (más bien llorar)

  • James Ussher, arzobispo de Armag

    Se quedó a gustito el hombre…
    La “iglesia” tendría que pedir perdón por tantas cosas, que si tuvieran un mínimo de dignidad se harían el harakiri.

  • Ussher aprovechó que la Biblia proporcionaba una línea masculina ininterrumpida que empezaba en Adán y llegando hasta Salomón, con las edades de cada uno de ellos

    Puede que esto sea lo más gracioso del asunto: el intentar hacer una deducción “lógica” de la edad de la Tierra basándose en los patriarcas. Repasando los años de edad de algunos de ellos según la Biblia:

    Adán: 930
    Set: 912
    Enós: 905
    Cainán: 910
    Mahalaleel: 895
    Jared: 962
    Enoc: 365
    Matusalén: 969
    Lamec: 777
    Noé: 950
    Sem: 600
    Arfaxad: 438
    Sala: 433
    Heber: 464
    Peleg: 239
    Reu: 239
    Serug: 230
    Nacor: 148
    Taré: 205
    Abraham: 175
    Isaac: 180
    Jacob: 147
    José: 110

  • La edad de los patriarcas bíblicos siempre ha parecido exagerada, incluso algunos hablan de que quizás esas edades fuesen meses lunares, pero se me ocurre la idea peregrina de que quizás esas edades correspondiesen a la duración de los clanes que gobernaron en la historia israelita; es decir: el clan de Adán duró 939 años, el de Set 912… etc. Siendo así, y sumando las edades, nos remontaríamos a los tiempos de los primeros archivos escritos de la historia de la humanidad.
    Quizás Lampuzo o alguien con más conocimiento que yo pueda dar algo de luz sobre esto.

  • Carlos dijo:

    Quizás Lampuzo o alguien con más conocimiento que yo pueda dar algo de luz sobre esto.

    En la anterior entrada os di una pista. Prácticamente toda la genealogía de Abraham está asimilada a ciudades o asentamientos y posiblemente corresponda a la hegemonía de una determinada ciudad, y, tal vez de su dios patronal, dentro de un grupo humano determinado.

    Por otro lado, la leyenda de la inmortalidad o longevidad, por ejemplo, de Merlin, el mago, en la mitología gaélica viene dado porque “Merlin” era el título del sumo sacerdote en sus creencias. De hecho, existieron varios “merlies” coincidentes en el tiempo.

    Saludos,

  • Debo reconocer que no leí tu anterior entrada Lampuzo, pero voy a hacerlo antes de opinar.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR