Un antiguo texto egipcio describe a Jesucristo como un ser polimórfico

cristo

Un texto egipcio de 1.200 años de antigüedad ha sido recientemente descifrado, y al parecer relata los últimos días de la vida de Jesucristo, pero con unos giros apócrifos desconocidos hasta ahora. El texto, escrito en lenguaje copto, nos habla de Poncio Pilato, el juez que autorizó la crucifixión de Jesús, cenando con Jesús antes de su crucifixión y ofreciendo el sacrificio de su propio hijo en su lugar.

Sin más preámbulos, Pilato preparó una mesa y comió con Jesús en el quinto día de la semana. Y Jesús bendijo a Pilato y a toda su casa.

Pilatos, más adelante le dice a Jesús:

“Pues bien, he aquí que la noche ha llegado. Levántate y vete. Y cuando llegue la mañana y me acusen por tu culpa, voy a darles el único hijo que tengo para que puedan matarlo en tu lugar.”

A lo que Jesús respondió

“Pilatos, ya has demostrado ser merecedor de una gran gracia, porque has mostrado una buena disposición hacia mi.”

Pilatos entonces se volvió hacia Jesús, y este se volvió incorpóreo.

Es chocante la diferencia entre este texto con la historia que aparece en los textos canónico. La razón, es que a Pilatos se le considera un santo en la iglesia Copta y Etíope. Aunque en el siglo II la lista de evangelios canónicos ya estaba definida, los evangelios apócrifos tuvieron cierta popularidad entre los monjes egipcios durante unos siglos más.

Según Roelof van den Broek, de la Universidad de Utrecht, que publicó la traducción del libro ” Pseudo-Cirilo de Jerusalén en la vida y pasión de Cristo”, la gente del monasterio para la que iba destinado este escrito podrían habérselo creído, en particular a los monjes más simples, pero no está convencido de que el autor del texto se creyese todo lo que estaba escribiendo. La gente en aquella época no tenía una actitud crítica ante lo que les contaban.

 

Otro elemento que llama la atención de este texto recientemente descifrado, es la capacidad de Cristo para cambiar de forma. En la Biblia canónica, Judas traiciona a Jesús señalándole con un beso. Este cuento apócrifo explica que la razón por la que Judas usó un beso, se debe a que Jesús tenía la habilidad de cambiar de forma.

Entonces los Judíos le dijeron a Judas: “¿Cómo vamos a detenerle (a Jesús), porque él no tiene una sola forma. A veces es es sonrosado, a veces es de tez pálida, otras veces es del color del trigo, a veces es un hombre joven, y otras parece un anciano”.

Y esto lleva a Judas a sugerir la identificación de Jesús con un beso. Según  van den Broek, este polimorfismo de Jesús y la historia del beso de Judas viene de Orígenes, teólogo que vivió en los siglos II y III considerado uno de los padres de la Iglesia, que afirmaba que los que vieron a Jesús en persona no coincidían al describir el aspecto que tenía.

Para Michael Heiser, de Paleobabble, esta historia tiene todos los ingredientes de la porno-arqueología.

  1. Sensacionalismo: las partes del texto que hablan de la desaparición de Jesús, o de sus cambios de forma.
  2. El momento elegido para hacerlo público: a escasos días de la Semana Santa

Este texto, que pretende ser atribuido a San Cirilo, al igual que otras muchas otras atribuidas a este autor, no tienen visos de ser originalmente de él.

Share


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Notificarme por email de los comentarios de esta entrada. También puede suscribirse sin comentar.