El traslado del Trilithon: Entre la física y los extraterrestres.

trilithon

 

Los humanos cuando tenemos delante una obra tan impresionante que no concebimos la manera en la que fue construida, solemos asignar su autoría a seres superiores. Nos pasa con las pirámides, y nos pasa también con las piedras del Trilithon de la Heliópolis de Baalbek. El Trilithon son tres grandes bloques de piedra que forman parte de la base del templo romano de Júpiter en Baalbek, Líbano. Estos bloques tienen unas dimensiones de 20 metros de ancho, cuatro de alto y 3 de fondo, y un peso estimado de 800 toneladas. Es muy frecuente encontrar escritos en los que se dice que la antigüedad de estas rocas es muy anterior a la época de los romanos, y que su peso está entre 1.000 y 2.000 toneladas. Y también es frecuente que se ligue su autoría a las historias de los antiguos astronautas.

¿Por qué tenemos que recurrir a los extraterrestres para explicar el traslado y colocación de estos colosos megalíticos? ¿Acaso son estas las piedras más grandes desplazadas por el ser humano en toda su historia?

La respuesta es: No. La piedra más grande movida por el ser humano es la base de la estatua de Pedro el Grande, ubicada actualmente en San Petersburgo.

pedro el grande

Debido a un capricho de la emperatriz Catalina II, la roca se debió tallar en su emplazamiento final, y por ello hubo que trasladarla en bruto. La roca pesaba 1.500 toneladas, casi el doble que cualquiera de los bloques del Trilithon. Tuvo que salvar 6 Km de distancia hasta la orilla del mar, donde fue montada sobre una barcaza construida expresamente para su traslado. Y todo ello ocurrió en el siglo XVIII, fecha en la que tampoco existían grúas hidráulicas, ni dispositivos antigravitatorios.

traslado roca

Pero la parte más asombrosa del movimiento de esta roca, es que se utilizó exclusivamente la fuerza de 32 hombres, que accionaban los cabrestantes. Y una pieza clave: el ingenio humano, que no ha variado desde el inicio de los tiempos. Lo único que ha variado son las herramientas de las que ha dispuesto. En 1770, estas herramientas no eran sustancialmente mejores de las que se disponían en la fecha en la que los romanos construyeron los templos de Baalbek.

De aquella época se conserva la obra de arquitectura más antigua de la que se dispone, “De Arquitectura”, escrita por el arquitecto de Julio Cesar, Marco Vitruvio. En el décimo volumen, Vitruvio describe la maquinaria utilizada en los astilleros griegos y romanos, así como las técnicas de desplazamiento de  las piezas pesadas del Templo de Artemisa de Éfeso. Por ejemplo, para desplazar los segmentos de las columnas, engarzaban unos bornes de metal en los centros de cada corte de sección, y tiraban de ellos con animales para desplazarlos como un rodillo.

rodillos

Otra técnica descrita por Vitruvio, aplica a los bloques de piedra de sección cuadrada. En este caso se recubrían los extremos de las columnas con unas piezas de madera que les proporcionaban una superficie circular sobre la poder desplazarlos con el mínimo esfuerzo.

columna

Disponían además de poleas, polipastos y cabrestantes,  que permitían desmultiplicar la fuerza necesaria para mover los grandes bloques de piedra.

cabrestantes

En la figura A vemos un cabrestante simple con el que un solo hombre puede levantar 96 kilos. En el modelo B se mezcla polea y cabrestante, en el que dos hombres pueden levantar 120 kilos. El C introduce un polipasto, gracias al que dos hombres pueden levantar 720 kilos, y el D le añade el efecto palanca, permitiendo que 4 hombres puedan levantar 2 toneladas.

Esto no tiene nada de magia. Es lo mismo que ocurre cuando montamos en bici y bajamos una marcha. En las cuestas damos más pedaladas por cada giro de la rueda, pero gracias a ello tenemos fuerza suficiente para moverla.

Pero podemos seguir desmultiplicando la fuerza como en los dispositivos E y F, en los que gracias a que el tambor es mucho mayor, el peso que se puede levantar es de 3 y 10 toneladas respectivamente.

cabrestantes2

Aun disponiendo de estos dispositivos, parece que levantar cualquiera de las piedras del Trilithon habría sido una colosal empresa. Para hacerlo tendrían que haber utilizado coordinadamente al menos 80 de estos cabrestantes. Por ello, las piedras del Trilithon no se llegaron a levantar en ningún momento.  Ya en la cantera, situada a solo 800 metros de la Heliópolis se introdujeron troncos de árbol para  actuar como rodamientos a la vez que se separaba del suelo.

desplazamiento

Una vez sobre los troncos, a la roca le quedaba un pequeño recorrido cuesta abajo hasta llegar al emplazamiento final. La fuerza para su desplazamientos no pudo ser proporcionada por bueyes. Un buey puede mover 1.000 kilos. Por consiguiente, habríamos necesitado 800 animales. A la hora de la verdad, la eficiencia conjunta de estos animales es mucho menor, y además el problema de coordinar el tiro es irresoluble. Utilizando un enganche compuestos de 8 parejas de bueyes unidos a un eje común, y este a su vez a un cable enganchado a la roca, cada buey daba un empuje de 15 talentos (390 kilos). Descartando la fuerza animal, solo queda que los bloques fuesen movidos por personas, supliendo la debilidad muscular con el ingenio y el uso de dispositivos desmultiplicadores. Utilizando un cabrestante en el que el punto medio de aplicación de la fuerza sobre cada pala sea de 1,7 metros, y con un radio de tambor de 10 cm, 24 hombres (3 sobre cada pala) producirían un empuje de 8.160 Kg. Utilizando un polipasto compuesto por dos poleas en el enganche a la roca, la fuerza pasa a ser de 16.320 Kg. Esta fuerza se queda reducida a 13.560 Kg debido al coeficiente de fricción. Utilizando 6 de estos artefactos, manejados por 144 hombres en total, se garantiza una tracción de 78.336 kilos que deberían de ser suficientes para desplazar la roca. Y con mucha más precisión de la que podrían proporcionar los bueyes.

Al llegar al templo, y debido a la imposibilidad de levantarla, la roca tendrá que dejar atrás los rodillos de madera y ser arrastrada roca contra roca. Esta debió de ser la parte más dura, porque además de la dificultad para moverla, había que manejarla con extrema precisión para confrontarla con las que ya estaban colocadas. Para disminuir el rozamiento, seguramente echaron sobre el suelo arcilla húmeda, que algo ayudaría, aunque la presión era tan grande que la disminución fue de seguro pequeña. Para esta última fase pudieron emplear 12 cabrestantes.

colocacionmini

Solo queda por responder a ¿por qué acometieron los romanos esta colosal obra en Baalbek y no en Roma? La respuesta a esa pregunta puede ser la manifestación del orgullo romano, queriendo demostrar su capacidad en una zona en la que ellos mismos estaban intimidados por la majestuosidad de las obras egipcias. Es también quizá lo que les llevó a construir la columna de Pompeyo en la ciudad de Alejandría, que no es otra cosa que un obelisco “romanizado”.  Se daba así la imagen, en esa importante y estratégica localización, del magnífico poder del imperio romano.

Referencias:

À propos du Trilithon de Baalbek

http://www.lamentiraestaahifuera.com/2010/06/22/2491/

http://es.wikipedia.org/wiki/El_Caballero_de_Bronce

  • @isleño :

    Ok, parece sensato. Pero sigo pensando que tiene que tratarse de un deslizamiento sobre una gran superficie que pueda repartir la presión y nos de estabilidad y control del movimiento…mi amado trineo.

  • Tobaga dijo:

    El ingenio de los romanos.

    La máquina romana de serrar piedras
    http://www.traianvs.net/pdfs/2010_15_grewe.pdf

    Gracias, un estupendo regalo. Me chiflan estas cosas.

  • @ Isleño:

    Buenísima la aportación. Como dice Tru, menos superficie de contacto, menos fricción. Ya si se moja la calzada, o se unta en grasa, por ejemplo, el resultado es fantabuloso no, lo siguiente. Eliminamos así la necesidad de rodamientos. Cada vez me convence más la solución del trineo!

    Y de otra cosa no, por Belenos, pero esos romanos de calzadas, sabían un rato…

  • Dr. Bacterio

    !Lo suscribo plenamente¡

  • doc halliday dijo:

    Me chiflan estas cosas.

    A mi también, por eso lo dejo.

    El uso de los materiales de construcción entre los romanos

    Así vivian los romanos

  • Tobaga dijo:

    El uso de los materiales de construcción entre los romanos

    Gracias por los enlaces. Interesante lectura.

    El camino empedrado es un modo bastante común de transportar piedras grandes en las culturas andinas pre-colombinas.

  • @ doc halliday:
    @ Claudio:

    “Libros Maravillosos” es una colección de buenos libros de diferentes materias que se han convertido en clásicos e indispensables.

    http://www.librosmaravillosos.com/

  • @ Tobaga:

    Bookmarked. :bueno:

  • @ Tobaga:

    Por cierto, en el catálogo he visto los libros de Guareschi de Don Camilo… :meparto:

  • Tobaga dijo:

    “Libros Maravillosos” es una colección de buenos libros de diferentes materias que se han convertido en clásicos e indispensables.

    “Física recreativa”, es el primer (y tal vez el único) libro de física con el que me he llevado bien.
    Gracias.

  • @ Tru:
    @ Claudio:
    Me parece uno de los mejores hallazgos que he encontrado en Internet, me va a faltar tiempo para leer. :)

  • Muy bien explicado, pero los Romanos construyeron sobre una base que ya estaba ahi hacia siglos, que eran los Trilithones.
    todo lo demas es explicable.

  • Pregunta… Cuando llegás a la conclusión de cuánta gente se necesitaba para moverlo (con los desmultiplicadores, los rodillos, los 144 hombres) concluís en que “se garantiza una tracción de 78.336 kilos”.
    Si los cálculos no me fallan, esos 78.336 Kg son 1/10 parte de lo que pesaba cada piedra. Si cada piedra pesa 800 ton (como decís al principio), significa que necesitaríamos mover 78.336.000 Kg, ya que 78.336Kg, equivalen a 78 toneladas, no a 780.
    Necesito más explicación porque sigue sin cerrarme…

  • @ Sebazo:

    Estoy seguro de que eres capaz de empujar un coche cuesta abajo. Pero estoy casi seguro de que no eres capaz de levantarlo por encima de tus hombros. Te cierra ya?

  • @ lamentira:
    Eso me quedó claro. Pero del análisis que hacen (tal como lo cité en mi mensaje anterior) no queda claro que el peso pueda ser trasladado por los 144 hombres, ya que habla de que estos 144 hombres pueden mover (con la ayuda de los desmultiplicadores y los rodillos) 78.336kg. No dice que puedan mover 78.336.000kg. Y en ningún lugar dice que al aplicar los desmultiplicadores y los rodillos la fuerza necesaria para mover los trilithones sea un 10% de su peso real. ¿Se entiende cuál es mi duda? O al texto le falta explicación, o las cuentas no cierran. Una de dos.

  • Sebazo dijo:

    @ lamentira:
    Eso me quedó claro. Pero del análisis que hacen (tal como lo cité en mi mensaje anterior) no queda claro que el peso pueda ser trasladado por los 144 hombres, ya que habla de que estos 144 hombres pueden mover (con la ayuda de los desmultiplicadores y los rodillos) 78.336kg. No dice que puedan mover 78.336.000kg. Y en ningún lugar dice que al aplicar los desmultiplicadores y los rodillos la fuerza necesaria para mover los trilithones sea un 10% de su peso real. ¿Se entiende cuál es mi duda? O al texto le falta explicación, o las cuentas no cierran. Una de dos.

    No. Lo que dice es que se puede ejercer una fuerza de 78336kp, lo que sería suficiente para desplazar una masa de 800Tm si el rozamiento es inferior a los mencionados 78336kp. Algo que se lograría si el coeficiente de rozamiento fuera inferior al 10%, aproximadamente.

  • @ MaGaO:
    Sólo con lo que dice el texto, de ningún lado se desprende que la cuenta final incluya el descuento por la reducción en el coeficiente de rozamiento.
    ¿Queda claro que si no me agregabas lo del “rozamiento menor al 10%” el texto no se explicaba solo?
    Ahora sí me queda claro. Luego de tu explicación.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR