La misteriosa Isla de Pascua

moais

La Isla de Pascua es uno de esos sitios envueltos por un halo de misterio. Aislada en medio del Pacífico, con población de origen incierto, y por encima de todo, están esas fantásticas estatuas, que en algún momento llegaron a superar en número a los habitantes de carne y hueso: los moáis.

Según la tradición, el origen de los primeros habitantes de la isla, los rapanui, proviene de Indonesia. Casi con toda certeza, esta isla fue descubierta por casualidad, y posteriormente fue poblada por estos indígenas. Estaban organizados por clanes, cada uno de ellos distribuidos en una zona distinta de la isla. Tenían un rey común y sus propios sacerdotes. Según la teoría más extendida, sentían una especial adoración por sus antepasados a los que erigían monumentos (los moái), labrados en toba proveniente de uno de los volcanes de la isla. La piedra volcánica es bastante fácil de tallar, y las esculturas tampoco tienen demasiados detalles, por lo que hacer uno de estos monumentos  no debería de haber supuesto un esfuerzo extremadamente grande. Todos los moáis tienen cuerpo, pese a que muchos creen que la escultura es solo de la cabeza. La mayoría de ellos se encuentran enterrados hasta la mitad del torso. Esto ya era sabido desde el año 1914-1915, cuando la expedición Routledge desenterró uno, comprobando que tenía un largo tronco.  En la actualidad, es la organización sin ánimo de lucro EISP (Easter Island Statue Project) la que realiza las tareas de descubrimiento e inventariado de las estatuas. Hace un mes aparecieron en prensa ya que por primera vez se desenterró un moái documentando todo el proceso paso a paso siguiendo un procedimiento científico.

fox moai

Una vez terminadas las esculturas, las desplazaban hasta su ubicación final: normalmente una zona costera, que era donde los rapanui ubicaban sus centros religiosos y ceremoniales. Esta costumbre empezó en el siglo XII, y posiblemente duró hasta el siglo XVII. Sobre su traslado hay muchas teorías, desde las fantásticas a las que tienen un fundamento lógico. En este vídeo podéis ver 5 de ellas.

Recientemente, dos arqueólogos, Terry Hunt de la Universidad de Hawaii y Carl Lipo de la Universidad Estatal Long Beach de California, han demostrado que con tan solo 18 personas, y un poco de imaginación, se puede desplazar uno de estos colosos de 5 toneladas. La técnica es hacerles bailar Rock & Roll.

Existen en total 887 moáis, muchos de los cuales se encuentran todavía en la cantera, a medio terminar. Del resto hay muchos que están derribados. Parece como si algo repentino hubiese ocurrido, que hubiese terminado con su modelo de vida en un corto plazo de tiempo. Para explicar esto tampoco hay consenso. Hay quien propone que lo que ocurrió fue una hambruna resultado del cambio climático de la pequeña glaciación, que llevó a los componentes de cada una de las tribus a practicar canibalismo con los de las rivales. También hay quien cree que la población aumentó en exceso, lo que provocó guerras entre los clanes para luchar por los recursos existentes. En cualquier caso, en la isla quedaron rastros de odio visceral, ya que derribar los moáis simbolizaría la destrucción de los antepasados. Incluso les extrajeron las piezas de coral que se fijaban en las cavidades oculares de las estatuas y las arrojaron al mar, donde se han podido encontrar algunas de ellas.

Moai3.png

Eso fue solo el principio del fin, ya que a mediados del siglo XIX unos 20 barcos esclavistas se llevaron a mas de 1000 isleños. En 1877 quedaban en la isla solo 110 personas, de las cuales solo tuvieron descendencia algo menos de 40. Todos los habitantes indígenas que actualmente la pueblan descienden de estas personas.

Los rapanui tenían un sistema de escritura propio, el rongo rongo. Con la muerte de los sacerdotes en sus luchas entre tribus, se perdió en la historia la posibilidad de entenderla y enseñarla. Hay en la actualidad varios estudiosos que incluso se atreven a afirmar que la han descifrado, pero lo cierto es que todavía no hay más que propuestas. Normalmente escribían sobre planchas de madera tallada con dientes de tiburón, aunque también existen glifos en piedra.

En concreto hay dos moáis, etiquetados como RR-001-156 y RR-001-157, que tienen su espalda tallada con glifos, lo que indica que representaban a alguien con un rango especial.

glifos

Cada uno de estos glifos tiene su significado. Por ejemplo, para la escritora y estudiosa del rongo rongo, Mari de Laat, este es el significado de los símbolos:

glifos2

En la parte inferior se ve un doble anzuelo invertido, un cinturón con forma de canoa, y encima de él, el símbolo del dios indonesio Atua:”el señor que dirige la canoa”. Según M. de Laat, los marinos tenían un peso específico dentro de la jerarquía tribal, siendo los líderes del grupo.

Actualmente la isla es territorio chileno, y uno de los destinos turísticos más atractivos del pacífico sur.

  • José Andrés Crespo Gómez dijo:

    Una explicación poco fiable… Si es tan fácil por qué no han intentado moverlas?

    Si te refieres a mover las pirámides, la explicación es simple: Hace años que se jubiló el último encargado de mover pirámides, desde entonces el oficio se ha perdido y ya nadie se interesa por ello.

  • José Andrés Crespo Gómez dijo:

    Una explicación poco fiable… Si es tan fácil por qué no han intentado moverlas?

    Porque, al contrario de lo que ocurría en el s.XIX, los arqueólogos de hoy intentan minimizar sus acciones sobre los lugares que estudian.
    Y porque no hace falta, además. Si interesa demostrar el movimiento de una mole de ese peso, se puede demostrar sin tener que mover el original. Pero quizá quieras hacerlo tú.

  • Demasiada irreverencia por aquí…
    Me retiro. Gracias.

  • @ José Andrés Crespo Gómez:

    Si a usted le parece que las sandeces deben reverenciarse…

  • @ Amildao:
    Es peor, me temo. Da la impresión de que hay que reverenciarlo a él.

  • Tomenlo como quieran… no me escondo tras seudónimos. Así es fácil «hablar».

  • @ José Andrés Crespo Gómez:

    Por más que muestre sus datos personales, lo que vale aquí y en cualquier lugar son los hechos concretos sobre un tema específico.

    ¿Tiene algo demostrable, o sólo hablar?

    (¿no se había retirado…?)

  • José Andrés Crespo Gómez dijo:

    Demasiada irreverencia por aquí…
    Me retiro. Gracias.

    Si, es verdad. Aquí no tenemos costumbre de hacerle reverencias a nadie. Preferimos hacer chistes sobre el particular.

    Adiós, cierre al salir. Disculpe que no le acompañe a la puerta, confío en su seriedad a la hora de cumplir su palabra de abandonar el foro.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR