El extraño caso del doctor Kouznetsov

Los habituales de este blog están familiarizados con las aventuras y desventuras del Dr. Quántico, y de cómo con un poco de labia es capaz de convencer a algunos de las ideas más disparatadas.  Pero ni siquiera en cuestión de charlatanes destaca España (bueno, por una vez eso es bueno), y fuera de nuestras fronteras tenemos a personajes que, además de charlatanes, tienen una visión “empresarial” mucho más sofisticada.  De entre todos ellos, alguien que destaca por méritos propios es Dmitri Kouznetsov, no sólo por descaro, sino por haber sido capaz engañar a una audiencia mucho más preparada y crítica que los seguidores de RLG o Haramein.  Y no una, sino dos veces.

Hay poca información sobre Kouznetsov antes de que saltara a la fama.  Parece ser que nació en 1955 en Rusia y que trabajó como biólogo hasta que su carrera terminó abruptamente en 1989.  En 1983 se convirtió en un convencido creacionista y en 1989 publicó un artículo en la International Journal of Neuroscience en el que presentaba pruebas en contra de la evolución.  Por supuesto, se convirtió en una celebridad dentro de los círculos creacionistas, siendo presentado como el científico que finalmente desacreditaba la evolución.  Fue invitado a dar conferencias por los Estados Unidos y ensalzado como un científico honesto que se rebelaba contra la malvada “ciencia atea” de la evolución.

Desgraciadamente para Kouznetsov, en 1994, un científico sueco, Dan Larhammar, se dedicó a corroborar lo que se aseveraba en el artículo.  Envió una carta a la IJN expresando sus críticas y sospechas de que Dmitri se había simplemente inventado los datos y que varias referencias a otros artículos en los que se explicaba la metodología seguida no existían.  A raíz de estas acusaciones Gian Marco Rinaldi realizó una investigación más detallada, encontrando que hasta cincuenta de las referencias del artículo de Kouznetsov no existían.

Por supuesto el escándalo fue monumental, e incluso los creacionistas que antes lo tenían como emblema del movimiento hicieron todo lo posible para desligarse de Kouznetsov.  Cualquiera pensaría que después de esto, la carrera científica de Kouznetsov estaría acabada.  Y cualquiera se equivocaría.

Mientras todo el asunto de los datos inventados estallaba, Kouznetsov coló nada menos que nueve artículos a diferentes revistas químicas y arqueológicas donde “demostraba” que el calor y el humo de los incendios que sufrió el sudario de Turín podían hacer que las pruebas del 14C resultaran en una edad menor que la real.


Las dos pasiones de D. Kouznetsov.

Sin embargo, cuando Gian Marco Rinaldi se puso a examinar detalladamente estos artículos, la “marca de la casa” de Kouznetsov empezó a aflorar por todas partes.  Para empezar, Kouznetsov figuraba en esos artículos como director de los Laboratiorios de Investigación Sedov Biopolymer, de los que nadie más ha escuchado hablar nunca.  Para rematar la faena, algunas de las muestras que afirmaba haber usado en sus experimentos fueron recibidos de donantes irlandeses que resultaron no existir y provenir de excavaciones que, o no se habían empezado a excavar o simplemente no existían.  Así mismo, en el apartado de Agradecimientos, Kouznetsov agradecía la colaboración de varias personas de ocho universidades americanas.  Ninguna de esas personas ha figurado nunca en la plantilla de ninguna de esas universidades.

Rinaldi también averiguó que los museos rusos que también le habían proporcionado muestras tampoco existían, aunque no ha podido confirmar la no existencia de dos de ellos.  De la misma manera, el laboratorio ruso donde supuestamente realizó sus experimentos de espectrometría de masas con acelerador (AMS) también es un poco “imaginario”, lo cual no es ninguna sorpresa porque, entre otras cosas, no existía ningún laboratorio capaz de realizar AMS en Rusia en aquel momento.

No he sido capaz de averiguar qué ha pasado después con Kouznetsov.  Parece ser que en 1994 fue arrestado y condenado por un asunto de fraude pero, aparte de eso, hay poco más.  Quien sabe si no está preparando su próximo artículo.

Más información:

http://www.csicop.org/si/show/case_of_the_holy_fraudster/
http://scienceblogs.com/aardvarchaeology/2007/10/dimitri_kouznetsov_repeat_offe.php
http://www.shroud.com/bsts4405.htm
http://www.anst.uu.se/dla05000/Kuznetsov%20critique%20Cre-Evol.pdf
http://www.anst.uu.se/dla05000/kuznetsov.html

  • Me pregunto: los creacioidiotas que siempre andan hablando del papelón del falso fósil inglés (el hombre de Piltdown), que dirán ahora de su adalid el gran profesor Kouznetsov?

  • Carlos:

    Sólo conozco un sindonista de los pesos pesados que se desmarcara con claridad del tal Kuznetsov: William Meacham. Lo curioso es que cuando lo “desenmascara” (después de que otros lo hubieran hecho), no hace una autocrítica por haberlo apoyado sin reservas antes. Ian Wilson y John Jackson también se desmarcaron de Kuznetsov con menos contundencia (“este tipo no parece claro”, “no se ha podido replicar”, y cosas así). Sin embargo son muchas las páginas sindonistas que, a pesar del escándalo, siguen dando cancha al ruso o lo tratan con una cierta ambigüedad. El padre Carreira, por ejemplo, piensa que sus trabajos son muy “plausibles” y la página oficial de la Sindone di Torino, a fecha de hoy mismo, sigue citando el “estudio” de Kuznetsov como un cuestionamiento válido de la datación de carbono 14 ( http://www.sindone.org/santa_sindone/scienza/00024028_La_datazione_del_tessuto.html ). El sindonismo es así: basta que algún personaje diga algo en un congreso ad hoc para que todo el mundo lo tome como la Biblia y se repita una y otra vez. Aunque sea tan escandalosamente falso como el “amazing Dr. Kouznetsov”.

  • Mo dijo:

    Carlos:
    Sólo conozco un sindonista de los pesos pesados que se desmarcara con claridad del tal Kuznetsov: William Meacham. Lo curioso es que cuando lo “desenmascara” (después de que otros lo hubieran hecho), no hace una autocrítica por haberlo apoyado sin reservas antes. Ian Wilson y John Jackson también se desmarcaron de Kuznetsov con menos contundencia (“este tipo no parece claro”, “no se ha podido replicar”, y cosas así). Sin embargo son muchas las páginas sindonistas que, a pesar del escándalo, siguen dando cancha al ruso o lo tratan con una cierta ambigüedad. El padre Carreira, por ejemplo, piensa que sus trabajos son muy “plausibles” y la página oficial de la Sindone di Torino, a fecha de hoy mismo, sigue citando el “estudio” de Kuznetsov como un cuestionamiento válido de la datación de carbono 14 ( http://www.sindone.org/santa_sindone/scienza/00024028_La_datazione_del_tessuto.html ). El sindonismo es así: basta que algún personaje diga algo en un congreso ad hoc para que todo el mundo lo tome como la Biblia y se repita una y otra vez. Aunque sea tan escandalosamente falso como el “amazing Dr. Kouznetsov”.

    Gracias por el dato, amigo. Como tú dices la inmensa mayoría de los sitios creacionistas hablan del “hallazgo” de Kouznetsov, pero del descubrimiento de su fraude ninguna de las que he leído (por aquello de “conocer al enemigo” :-D ) lo hace. Lo que he leído de W. Meacham son escritos bastante antiguos que no mencionan en absoluto a nuestro Kouznetsov. Me imagino que debe ser muy difícil para semejante creyente como el Sr. Meacham reconocer que muchos de los modernos reclamos sobre la supuesta autenticidad de un manto fraudulento elaborado en la Edad Media se basa en otro fraude pergreñado por uno de sus contemporáneos.

  • No creas, Carlos:

    La idea de que los sindonistas forman una piña es errónea. Entre ellos tienen peloteras monumentales. Antonacci acusó a Rogers de ser “peor que McCrone” (terrible insulto para un sindonista), Rogers dice pestes de los “milagreros”, Meacham llama “fascistas” al grupo que organizó la conferencia de Dallas 2005 y en esa misma reunión el ambiente se caldeó de tal manera que Monseñor Ghiberti, enviado por el Papa, se levantó y se marchó. En ese contexto es posible que un sindonista como Meacham critique a otro, como Kuznetsov. En este caso con el añadido de que el ruso ya estaba desacreditado y no se arriesgaba gran cosa metiéndose con él. ( http://findarticles.com/p/articles/mi_hb3284/is_313_81/ai_n29381328/?tag=content;col1 ).

    Esto en cuanto a los sindonistas “estrella”. Los sindonistas de a pie, tienes razón, se agarran a cualquier cosa que suene a justificación de sus creencias. Venga de donde venga y diga lo que diga. La coherencia no es su fuerte y quieren dar la impresión de que la “comunidad de científicos”, “los científicos” o “los estudios científicos que se han hecho sobre la Sábana Santa” (entidades inexistentes) corroboran su autenticidad. Todas las sectas tratan de dar esa imagen de unidad monolítica.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Trackbacks / Pingbacks



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR