Pauling, la vitamina C y la mentira ortomolecular

La medicina ortomolecular es una de tantas “medicinas alternativas”, y como tal no es más que un conjunto de premisas falsas y alejadas de la realidad que unos cuantos avivados utilizan para estafar a la gente. Que esto es así no es nada nuevo, pero como siguen apareciendo indivíduos  -como este, acá en Argentina- que promocionan esta terapia prometiendo curas increíbles, me parece que no viene mal recordar cómo viene la mano con esta mentira.

Linus Pauling

Nadie con un poco de sentido común puede negar que Linus Pauling fue un gran científico. Es considerado como uno de los fundadores de la biología molecular y la química cuántica, y ha hecho aportes importantes al conocimiento. Un ejemplo -solo por dar uno que a mi me parece genial- es el concepto de hibridación de orbitales atómicos, desarrollado durante las investigaciones sobre enlaces químicos por las que le otorgaran el Premio Nobel de Química en 1954. A esto habría que agregar que Pauling es, en realidad, doble Premio Nobel, ya que en 1962 se le otorgó el Nobel de la paz en reconocimiento a su fuerte oposición a las pruebas nucleares.

Claro que semejante currículo no es garantía de infalibilidad. Como en otros casos, entre los que se puede citar a Wigner y a Montagnier, Pauling demuestra que ganar un Nobel no impide que alguien caiga en argumentos falaces. Wigner derrapó con su hipótesis del observador consciente, de la que ya hablé en otra entrada. Montagnier, por su parte, se pasó al lado oscuro y ahora defiende la homeopatía. En el caso de Pauling el problema surge, a mi parecer, de un exceso en su visión molecular de la vida. Según él mismo:
“To understand the human body in health and in disease we need to know the structure of the small molecules and the large molecules.”
“Para entender al cuerpo humano en la salud y la enfermedad necesitamos conocer la estructura de las moléculas grandes y pequeñas.” [1]

Una visión reduccionista que en sí misma no tiene nada de malo ni extravagante, y que en cierta forma comparto, aunque haya llevado a Pauling a cometer un error.

El dos veces Premio Nobel, Linus Pauling.

Medicina ortomolecular, vitamina C y cáncer

Pauling no era médico sino químico de carrera, y puede que hasta fuera un poco más físico que químico en lo que a la forma de trabajar se refiere. Tal vez sea esto lo que lo llevó a buscar una causa común para varias -sino todas las- enfermedades. De esta búsqueda surgió la medicina ortomolecular, basada en la hipótesis de que la prevención y cura de las enfermedades puede lograrse regulando la concentración de las moléculas que se encuentran normalmente en el cuerpo humano. Estas moléculas pueden ser de vitaminas, aminoácidos, o cualquier otra sustancia que normalmente está presente en el cuerpo [2]. Tomando como premisa esta hipótesis Linus Pauling propone tratar las distintas enfermedades administrando dosis, mayores o menores a las normales según corresponda, de la/las sustancias necesarias para alcanzar una concentración molecular óptima. En el mismo artículo de 1967 [2] en el que presenta su hipótesis Pauling da algunos ejemplos de posibles tratamientos basados en esta idea, entre los que se menciona la ingesta de grandes dosis de ácido ascórbico -5 a 25 gr diarios- para aliviar resfríos y otras enfermedades infecciosas. En ese mismo año también publica Orthomolecular Psychiatry, donde aplica las mismas ideas a las enfermedades mentales [3].

Si bien en la terapia ortomolecular se administran distintas sustancias, la vitamina C parece haber sido la preferida de Pauling [4]. En 1970 publica el primer libro sobre el tema, titulado “Vitamin C and the Common Cold”, en el que afirma que consumir 1gr de vitamina C todos los días reduce hasta en 45% las probabilidades de contraer un resfriado en la mayoría de las personas, e incluso hay personas que podrían necesitar dosis mucho mayores. Como es de esperarse, e incluso el mismo lo acepta, fue ampliamente criticado por tanto por médicos como por otros científicos. No conforme con esto Linus decide redoblar la apuesta respecto de las bondades de la vitamina C, afirmando que megadosis de la misma podrían reducir hasta en un 10% la incidencia y mortalidad por cáncer. En colaboración con el Dr. Ewan Cameron, por aquel entonces jefe de cirugía del htal. Vale of Leven de Escocia, publica el libro Cancer and Vitamin C (1979). Más tarde, en 1986, publica  How to Feel Better and Live Longer en el que ya trata a la vitamina C como una verdadera panacea: mejora la salud general, previene contra enfermedades cardíacas, cáncer y otras enfermedades, y detiene el envejecimiento.

Pauling estaba completamente convencido de lo que decía, al punto de suministrarse a sí mismo dosis diarias de entre 12gr y 40gr de vitamina C cuando los síntomas de resfrío aparecían [5]. Lamentablemente, dado que no hubo controles adecuados, no hay manera de saber si tales dosis de vitamina C tuvieron alguna influencia en el desarrollo del cáncer de próstata que terminó con su vida en agosto de 1994.

¿Por qué la medicina ortomolecular es pseudocientífica?

Para construir una teoría no alcanza con hacerse de una hipótesis que suene “razonable”, sino que esta hipótesis debe ser verificada en forma experimental en repetidas ocasiones, y por distintos investigadores. En lo que respecta al testeo de medicamentos o terapias se debe ser muy cuidadoso, porque los resultados experimentales están muy afectados por el efecto placebo y es muy  difícil eliminar el sesgo de observación. Es muy común que los estudios sean ciegos y doble ciegos cuando se trata con sistemas de este tipo.

Varios estudios de este tipo se llevaron a cabo para poner a prueba las afirmaciones de Pauling acerca de los resultados positivos de las megadosis de vitamina C como medida contra el resfrío, y estos contradicen a la medicina ortomolecular [6]. Por dar algún ejemplo, nada más, se pueden nombrar 2 estudios independientes realizados en las mismas condiciones, uno en 1967 [7] y otro en 1972-1973 [8]. En ambos casos se inoculó a los voluntarios con el virus del resfriado común; la mitad de estas personas fue tratada con altas dosis de vitamina C y la otra mitad con placebos, varios días antes y después de la inoculación. El resultado fue el mismo para ambos grupos. Algo similar sucede con las afirmaciones que tanto Pauling como Cameron hacen en su libro Cancer and Vitamin C. En este enlace se describen brevemente 3 experimentos llevados a cabo en 1979, 1983, y 1985. En estos tres estudios se compara la evolución de pacientes con cáncer tratados con dosis de 10gr de vitamina C, y con placebos. En todos los casos ambos tratamientos tuvieron resultados similares, lo que hace muy poco creíbles a las afirmaciones de Pauling y Cameron. Incluso, hoy por hoy, es sabido que las megadosis de vitaminas tienen contraindicaciones, y la vitamina C no es la excepción.

A pesar de tener una importante cantidad de evidencia en contra la medicina ortomolecular creció y ganó una buena cantidad de adeptos, y estoy seguro de que esto es consecuencia directa del incondicional apoyo de su creador, Linus Pauling. Después de todo se trataba de un Premio Nobel -doble- , y sabemos lo fácil que es rendirse frente a una autoridad de ese calibre. Pero justamente por tener Pauling esta condición es que resulta llamativa la defensa, casi irracional, a su creación y particularmente a las supuestas bondades de la vitamina C. No falta quien piensa que detrás de todo esto hay, al menos, un poco más que convicciones y ciertamente tienen motivos para hacerlo. Basta citar el enfrentamiento que tuvo con Arthur Robinson, cuyo origen pueden entenderse en esta carta. Este enfrentamiento terminó en juicio, por el cual el instituto perdió cerca de 1 millón de dolares [9].

A todo esto -como si fuese poco- tenemos que agregar el hecho de que la medicina ortomolecular no entra entre las especialidades de la medicina regular, no se enseña en facultades -salvo, quizás, casos patológicos- y por tanto no existe nada parecido a un título habilitante que lo haga a uno “medico ortomolecular” o algo parecido. También está el hecho de que no hay publicaciones sobre medicina ortomolecular en las revistas científicas más conocidas, sino que para publicar sus “resultados” esta gente creó el “Journal of orthomolecular medicine”… Lo mismo hacen los homeópatas para simular que la homeopatía es medicina.

Con todo esto es fácil ver que la medicina ortomolecular es una pseudociencia de libro, creada a partir de falacias y sostenida unicamente por la autoridad de Pauling y algunos médicos. Por lo tanto aquellos que la ejercen son, en el mejor de los casos, inconscientes que ponen en riesgo la salud de las personas a las que atienden.


Referencias

[1] Linus Pauling. Molecular structure in relation to biology and medicine, 1959.
[2] Linus Pauling. Orthomolecular methods in medicine, 1967.
[3] Linus Pauling. Orthomolecular Psychiatry.
[4] Linus Pauling. My love affair with vitamin C, 1992.
[7]Schwartz AR, Hornick, RB and others. Evaluation of the efficacy of ascorbic acid in prophylaxis of induced rhinovirus 44 infection in man. Journal of Infectious Diseases 128:500-505, 1973.
[8]Hornick RB: Medical Counterpoint, Feb. 1972, p.15.
[9]Goertzel T, Geortzel B. Linus Pauling: A Life in Science and Politics. New York: Basic Books, 1995.
  • De verdad que dais vergüenza ajena. Tenéis 4 parroquianos que se las dan de listos porque saben repetir lo que alguien escribió, reforzados emocionalmente por una comunidad de hooligans del pensamiento, faltáis al respeto a todos los que os llevan la contraria u os hablan de la posibilidad de tratamientos alternativos. Da asco debatir con gente como ustedes. Desde luego el espíritu científico brilla por su ausencia, en su lugar abundan los dogmas que pretendéis imponer a las personas que vienen con dudas o preguntas. No leeis las argumentaciones mas que con el interés de destruir las ideas, no respondéis respetuosamente mas que a los que os apoyan, solo ataques ad hominem. Parece que os pagan las farmaceuticas. Esa es vuestra religión.

    La ciencia evoluciona y lo que hoy es mentira mañana es verdad y viceversa, rezad a vuestros dioses Bayer y Novartis para que no estéis equivocados, porque el daño que podríais hacer es incalculable.

  • @ CarlosCojLargos:
    ¿Terminaste tu pataleta?

  • CarlosCojLargos dijo:

    Desde luego el espíritu científico brilla por su ausencia

    Aproveche ese vacío para exponer su espíritu con la documentación ad hoc: que es cuando personajes como usted desaparecen de la escena dejando sólo una monserga.

  • @ CarlosCojLargos:
    Me has hecho ver la Luz. :meparto:

    No puedes ser más emmm, bueno … las normas … las normas.

  • @ CarlosCojLargos:

    Tenéis 4 parroquianos que se las dan de listos porque saben repetir lo que alguien escribió

    A ver… MaGaO, Amildao, CarlosR…. Falta uno… Uh, me pido cuarto, me pido cuarto…

    faltáis al respeto a todos los que os llevan la contraria u os hablan de la posibilidad de tratamientos alternativos


    (Foto tomada segundos antes de que explotara por sobrecarga).

    Da asco debatir con gente como ustedes.

    Sí… Sí… Usted ha venido a debatir, no a soltar su proclama y desaparecer después de un solo comentario, pero somos nosotros los que impedimos eso…

    solo ataques ad hominem

    NO, no me pienso arriesgar a que me explote otro medidor de hipocresía en la cara.

    La ciencia evoluciona y lo que hoy es mentira mañana es verdad y viceversa

    Ya puestos, ¿Puede usted predecir para cuando tendremos una vuelta la Lamarckismo?

    @ CarlosR:

    Me has hecho ver la Luz. :meparto:

  • CarlosCojLargos dijo:

    altáis al respeto a todos los que os llevan la contraria u os hablan de la posibilidad de tratamientos alternativos.

    Entiendo tu molestia, pero te aseguro que si un “tratamiento” cuenta con respaldo científico no se va a llamar “alternativo”.

  • CarlosCojLargos dijo:

    De verdad que dais vergüenza ajena.

    Hombre, mas o menos la que da todo el mundo…

    CarlosCojLargos dijo:

    Tenéis 4 parroquianos que se las dan de listos porque saben repetir lo que alguien escribió, reforzados emocionalmente por una comunidad de hooligans del pensamiento,

    Palabras, palabras, poesías vacías…nada, ni rastro de pensamiento racional alguno.

    CarlosCojLargos dijo:

    faltáis al respeto a todos los que os llevan la contraria

    ¿Puedo faltarle al respeto yo también?…Por favor, me hace ilusión esto. Además también puedo llevarle la contraria si le apetece.

    CarlosCojLargos dijo:

    u os hablan de la posibilidad de tratamientos alternativos.

    Perdone, pero esto no me suena, ¿Que es un tratamiento alternativo?.
    Que yo sepa, si hay un tratamiento que funciona, avalado por la praxis médica y reconocido por los resultados debidamente supervisados y dentro de la estricta aplicación del Método, dentro de la aplicación de las leyes y normativas de protección de los pacientes en aplicación de tratamientos, los protocolos médicos, vigilancia y deontología etc, etc, etc, ¿Para qué se necesita un tratamiento alternativo?.

    CarlosCojLargos dijo:

    Da asco debatir con gente como ustedes.

    Pues entonces Someone tiene razón, el último hipocritómetro no nos va a durar ni un telediario…

    CarlosCojLargos dijo:

    Desde luego el espíritu científico brilla por su ausencia,

    La ciencia no cree en espíritus…que le vamos a hacer, está para otras cosas mas serias que usted, al parecer desconoce.

    CarlosCojLargos dijo:

    en su lugar abundan los dogmas que pretendéis imponer a las personas que vienen con dudas o preguntas.

    Si, siiii, cree, cree, aaceeptaa el doogmaaa.
    Mira fíjamente el relooj, cree, cree, ya estás aaceeptaandoo eel doogmaaa…Aceeptaa el doogmaa y seeraaas feelizzz…

    Joder, que aburrido es esto de andar dogmatizando, ¿Alguien tiene una aspirina por favor?

    CarlosCojLargos dijo:

    No leeis las argumentaciones mas que con el interés de destruir las ideas,

    ¿argumentaciones?, ¿Que argumentaciones?, ¿Este montón de bobadas que estoy leyendo quiere usted decir?

    CarlosCojLargos dijo:

    no respondéis respetuosamente mas que a los que os apoyan,

    ¡Hombree!, a la tropa de incondicionales no les hacen falta respuestas, ya los tenemos dogmatizados y se saben el manual.

    CarlosCojLargos dijo:

    solo ataques ad hominem

    Que va, me se otros también y los uso con mucha eficacia y salero. ¿Le importaría explicarme porqué no me ha incluido a mi también en su nómina?, me siento injustamente discriminado.

    CarlosCojLargos dijo:

    Parece que os pagan las farmaceuticas.

    Por supuesto que nos pagan nuestro honrado trabajo de dogmatización, ¿Cree usted que hago esto gratis?

    CarlosCojLargos dijo:

    Esa es vuestra religión.

    Esta afirmación es insultante, aquí los únicos dogmatizadores con derecho a dogmatizar, somos nosotros. Todos los demás son falsos profetas, un fiasco vamos, por favor, rechace imitaciones.

    CarlosCojLargos dijo:

    La ciencia evoluciona y lo que hoy es mentira mañana es verdad y viceversa,

    Usted no reconocería a la ciencia aunque le estuviera meando en la cara. Decir que no tiene usted ni puta idea sería tanto como concederle un crédito que está muy lejos de poder obtener. A lo más que le alcanza es a que yo me apiade de su ignorancia haciéndole el favor de rebajánme a llamarle cantamañanas.

    CarlosCojLargos dijo:

    rezad a vuestros dioses Bayer y Novartis para que no estéis equivocados, porque el daño que podríais hacer es incalculable.

    Médico, cúrate a ti mismo…

  • Cuando cursaba en la facultad de bioquímica, uno de mis profes vio a una de mis compañeras que tomaba un comprimido de vitamina C, porque estaba resfriada. Creo que fue en 1967, cuando ya estaba en boga ese asunto. Le preguntó por qué tiraba la plata al inodoro; porque (le explicó) “cuando se ingiere más de un gramo de vitamina C, el organismo elimina lo que sobra. Además, en una naranja ya tiene toda la que necesita, y es más rica que ese comprimido“.
    En cuanto a Linus Pauling, pudo haber obtenido otro premio Nóbel por su teoría helicoidal del ADN, pero cometió un error al desarrollar la fórmula, donde sobraba un grupo metilo, y creo que proponía una triple hélice. Se lo contó en una carta a su hija, ella se la mostró a Watson, que era su “amigovio”. El advirtió ese error, pero se quedó calladito y se apropió de la idea, que luego compartió con Crick (eso está en su libro, “La doble hélice“).
    O sea que es verdad que Pauling era mejor físico que químico, aunque eso no minimiza su genialidad. Lo de la medicina ortomolecular cuesta entenderlo, quizás haya sido un buen negocio para él.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR