Michael Shermer: la percepción de patrones

Michael Shermer, presidente de Skeptics Society, dio una charla en el TED de este año explicando la manera que tenemos los humanos de percibir los arquetipos y cómo les damos significado.

Selecciona subtítulos en español, dale al play y maximiza el vídeo. Es muy entretenido y seguro que te hace reír en más de una ocasión.

  • Muy interesante. ¿A alguien más le parece que lo del 11-S sobraba?

  • @ José Fco Rodríguez:
    Hombre, el chiste que hace sobre la posible autoría de Bush, descartada porque el atentado funcionó, quizá a la familia de los fallecidos no le haga demasiada gracia.

  • Es que al final, además, se vuelve uno ya escéptico con los escépticos. Por cierto, su revista dedicó un número al 9/11, ¿alguien sabe cuales fueron las conclusiones en esa edición?

    En cualquier caso, la explicación evolutiva para el cerebro “desconfiado” a través de la fiera acechante o el golpe de viento, es genial.

  • Bien, pero no todo el que cree en algo tiene porque basarlo únicamente en la fe. A veces podemos ser testigos de un hecho sobrenatural y no necesitamos tener fe para creer que ha sucedido.
    Sobre la superstición, a veces esta creencia pone en marcha algún tipo de mecanismo que facilita o ayuda la consecución de nuestro objetivo, es decir, como el efecto placebo, nos induce a un estado que provoca el resultado. (ya sea para bien o para mal). La creencia es “falsa” pero el resultado es real, por eso lo pongo entre comillas, ¿Es entonces falso?

  • El negocio de las teorías de conspiración

    Según dicen algunos las teorías de conspiración suponen un negocio para los que las promueven vendiendo libros. Por supuesto que los que escriben libros o hacen conferencias contra las teorías de conspiración lo hacen gratis, ¿o no?

    Como bien dice el chiflado lameculinoico Mauricio-José Schwarz, no existen las conspiraciones. La conclusión obvia es que las personas que han sido condenadas por los Tribunales por conspiración han sido víctimas de un error judicial. Y ahí radica otro de los negocios de las teorías de conspiración. Es precisamente este negocio lo que explica el auge de las teorías de conspiración y que tantos magufos (profesores de Derecho Penal, jueces, fiscales, etc.) digan que existen las conspiraciones (de las que, por cierto, han hecho su medio de vida).

    Cuando se pone en marcha el negocio de las teorías de conspiración, a los malvados conspiranoicos que se lucran de él no les importa el perjudicar a personas inocentes. Para mantener este negocio, los legisladores de muchos países incluyen en sus códigos penales la figura de la conspiración. Con esto dan comienzo a este lucrativo e inmoral negocio. Los profesores de Derecho Penal mienten diciendo que existen las conspiraciones y explican a sus alumnos en qué consisten. Los policías muchas veces acusan a personas de conspiración y los ponen a disposición judicial. Los fiscales acusan a muchas personas de conspiración. Los jueces han condenado a muchas personas de conspiración. No termina ahí la cosa. Luego de la sentencia, los funcionarios de prisiones tienen a su cargo la custodia de las personas injustamente condenadas por conspiración.

    No existen las conspiraciones. Pero hay muchas personas que se lucran con este negocio: legisladores, profesores de Derecho Penal, fiscales, jueces, policías, funcionarios de prisiones, etc. No es extraño, por tanto, que surjan teorías conspiratorias que en algunos casos (afortunadamente no siempre) terminan en la condena de un inocente. Porque todas esas personas antes citadas han hecho de las teorías de conspiración su medio de vida.

  • Peligros de la conspiranoia para la sociedad

    Por tanto, los conspiranoicos son una amenaza para la sociedad. Los conspiranoicos (especialmente los jueces, que son los peores conspiranoicos de todos) son unos malvados que pretenden hacernos creer que existen las conspiraciones (lo que es mentira). Es decir, los conspiranoicos han formado una conspiración para difundir teorías sobre conspiraciones. Y esta conspiración de conspiranoicos tampoco existe. ¿O sí? Como dice el lameculinoico Daniel Pipes:

    ¿Qué pasaría si estos elementos disparatados compartieran creencias, unieran fuerzas, ganaran una audiencia mucho mayor, salieran de su gueto intelectual y político, y llegaran a ser capaces de desafiar las premisas de la vida pública en los Estados Unidos?. Ésta es la espantosa perspectiva, soberbiamente plasmada por Michael Barkun en su importante libro, recién publicado, “A Culture of Conspiracy: Apocalyptic Vision in Contemporary America”(University of California Press, $24.95).

    La cita es autentica. Mirad aquí:

    http://es.danielpipes.org/1443/viejas-conspiraciones-nuevas-creencias

    Es decir, hay una peligrosísima conspiración de conspiranoicos que pretenden engañar a todo el mundo diciendo que existen las conspiraciones. Y esta conspiración es extraordinariamente peligrosa. Pero si los conspiranoicos conspiran para hacernos creer que existen las conspiraciones, entonces hay al menos una conspiración. En el caso de los jueces (los conspiranoicos más peligrosos de todos) esta conspiranoia produce en muchos casos la condena de inocentes.

    Además como dice Daniel Pipes, si crees en conspiraciones, no solamente desafiaras las premisas de la vida pública de Estados Unidos, sino que se te caerá el pelo, se te secará la médula espinal y demás cosas. Más o menos lo que decían los curas que te pasaría si te masturbabas. Además, desafiar las premisas de la vida pública de Estados Unidos es de mala educación.

    Pues eso, la conspiración para desafiar las premisas de la vida pública de Estados Unidos es una conspiración peligrosísima. Hay que estar vigilantes y alertas contra ella. La conspiración de conspiranoicos es la peor (¿o la única?) de las conspiraciones. Y encima da de comer a los jueces, fiscales, profesores de Derecho Penal, etc.

    Por si fuera poco, Fu Manchú, en su conspiración para desafiar las premisas de la vida pública de Estados Unidos (que alguien me explique que significa eso), ha financiado un periódico conspiranoico. ¿Puede haber algo más tremendo que la conspiración de conspiranoicos?

    Se prohíbe terminantemente a los lectores de-sa-fiar-las- pre-mi-sas-de-la-vi-da-pú-bli-ca-de-Es-ta-dos-U-ni-dos.

    Conspire más, pero sssshhhh, guarde

  • Jose, ¿no te cansas de copiar y pegar la misma imbecilidad en todas partes?

  • Que bien explicado lo de los patrones. Y este blog en general es genial, da gusto que haya alguien con un poco de criterio en este mundo tan paranóico!
    Felicidades, seguid así! :D

  • @ Jose:

    Yo tengo una simple, sencilla y pequeña pregunta:

    Si lo que tu dices es completamente cierto… ¿Puedo simplemente coger uno de los libros de esos autores de la librería sin pagar? Digo, si es que no ganan dinero ni nada, no pueden esperar que yo les pague.

    ¿Me lo puedes aclarar? Como soy medio bruto, me lo tienen que explicar.

    Gracias.

  • @ Jose:
    Esto si que es bajo, incluso para un conspiranoico. Mira que citar a la inciclopedia, una wiki de humor, como defensa de su conspiranoia…
    :risa: :meparto: :-D :lol:

    Aunque se nota que quien lo escribió es de los tuyos(obvio, de lo contrario no lo citarías).

    http://inciclopedia.wikia.com/wiki/Teor%C3%ADa_conspirativa

    Lo de lameculinoico, termino que no existe, y nadie conoce o utiliza, es un intento inutil, infantil y desesperado de ridiculizar al escéptico, suena estúpido y se ve como insulto barato.

    Que lastima, la inciclopedia se ha vuelto conspiranoica…

  • @ Tulio Ramírez:

    No son gratis. Los magufos conspiranoicos son todos unos avariciosos que solamente quieren vender libros. Por ejemplo, en todos los libros titulados “Derecho Penal. Parte General” hay un capítulo o lección dedicada a la conspiración. Y, por supuesto, estos libros no son gratis.

    Todos estos magufos conspiranoicos (legilsdores, jueces, fiscales,policías, etc.) son unos sinvergüenzas que mienten, estafan y perudican a inocentes. Son unos magufos que han hecho de las teorías de conspiración su medio de vida. Con la complicidad de las Universidades.

    A las Facultades de Derecho deberían llamarlas “Facultades de Magufos Conspiranoicos”.

  • esto de la imaginación y la dopamina me recuerda a la adicción al porno que necesita cada vez más variedad:
    http://www.youtube.com/watch?v=wSF82AwSDiU

    ojo que crea disfunción!!


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Trackbacks / Pingbacks



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR