René Quinton y el agua de mar

Hace unos días apareció en Internet una noticia que trataba sobre la posibilidad de usar el agua de mar como remedio contra la epidemia de cólera en Haití. El mensaje aparecía repetido en multitud de sites, sin aportar ninguna referencia  ni documentación de la información que exponían, propagándose de forma viral. Estos son algunos de los medios que ayudaron a su difusión:

Triniti a tierra: Urgente: el agua de mar puede acabar con el cólera en Haití

StopSecrets: http://stopsecrets.ning.com/profiles/blogs/urgente-difusion-el-agua-de

Liberación Ahora: EL AGUA DE MAR PUEDE ACABAR CON EL CÓLERA EN HAITÍ. Ni las Autoridades ni las ONGs hacen llegar el mensaje

No entregues tu poder: El Agua de Mar puede acabar con el Cólera en Haití

En el artículo se menciona el trabajo de René Quinton, asistente del laboratorio de la universidad francesa de patología y fisiología. Estudió y experimentó sobre los efectos del agua marina sobre la salud. Realizó numerosos experimentos y publicó un documento con los resultados.

René_Quinton

Quinton trataba el agua marina diluyéndola con agua destilada y la administraba por vía oral e incluso intravenosa. En la web podéis encontrar imágenes con los resultados milagrosos de sus tratamientos y sus experimentos. El agua salada tiene unas ciertas propiedades antisépticas pero eso no quiere decir que sea capaz de curar enfermedades importantes. Sin embargo a principios de siglo sus curas tuvieron buena acogida y su suero fue considerado como un medicamento. Sin embargo el suero inyectable se prohibió en los años 50, ya que producía más contraindicaciones que beneficios.

quinton

En la actualidad se ha montado un negocio en torno a este personaje. Hay una empresa llamada Plasma Quinton, que comercializa suero presuntamente marino en diferentes formatos, desde el bebible al inhalable. La descripción del producto y el precio de las ampollas nos hace pensar que nos encontramos ante otro engañabobos.

Los sueros Quinton contienen toda la gama de minerales, oligoelementos y micronutrientes orgánicos que se producen en condiciones naturales en los océanos. La fórmula Quinton se utiliza como suplemento dietético mineral. El suero marino es también utilizado como un agente terapéutico para lavar y limpiar las heridas y como un vehículo para los antibióticos para acelerar el proceso de curación. El agua de mar se recoge de un vórtice de plancton en una zona no contaminada. Farmacéutico probado por la farmacopea europea.

Las investigaciones han confirmado que el suero marino de Quinton y el suero del cuerpo son prácticamente idénticos. Los datos científicos han demostrado que el plasma de Quinton fue un suplemento dietético mineral, perfectamente asimilado, una provisión ideal de vitaminas.

Utilizado para: la irrigación del colon, el acné, tratamiento de la piel, la descongestión nasal, deshidratación, suplemento de la salud, el equilibrio mineral, fortalecimiento del sistema inmunológico, desintoxicar el organismo, mantener el rendimiento físico superior, la recuperación de la fatiga y el estrés, el 100% suplemento natural y totalmente asimilable por las células del organismo.

Volviendo al artículo que os comentaba al principio, decir que en él se menciona a Omdimar, una una Asociación Internacional de Oasis y dispensarios marinos. ¿Quienes son Omdimar? Su site se colapsó por el número de visitas debidas a la difusión de esta noticia. Investigué un poco y mirád donde acabé, en la página de Ciencia y Espíritu. Ahora lo entiendo todo.

Detrás de Omdimar está Francisco García-Donas, que “ha dedicado los últimos años a llevar los descubrimientos relacionados con el agua de mar a zonas de sequía y hambruna”, y detrás de esta distribución vírica están muchas almas agradecidas a Celades y su organización.

Quizá la intención Francisco no sea mala, pero dudo mucho de su viabilidad. En el vídeo también se habla de una prueba realizada por varios voluntarios que bebieron únicamente agua de mar durante una semana y sobrevivieron, sin necesitar ningún otro aporte alimentario. No puedo creérmelo, ya que estos experimentos no son la primera vez que se realizan sobre humanos.

eppinger_full

Durante la segunda guerra mundial el Nazi Hans Eppinger realizó unas pruebas de tolerancia a la salinidad en un grupo de 90 prisioneros de raza gitana. Los tuvo confinados por un periodo de entre 6 y 12 días administrándoles exclusivamente agua de mar con un producto que le quitaba el sabor salado. La deshidratación era tan devastadora que los prisioneros se arrojaban al suelo para lamer las gotas de agua que quedaban después de que los operarios de la prisión pasaban la fregona. La mayoría de ellos murieron entre convulsiones y alucinaciones antes de terminar el experimento. Los que aguantaron, no sufrieron mejor suerte.

¿Pero por qué no toleramos el agua marina?

Accidentalmente consumir cantidades pequeñas de agua de mar limpia no es dañino, especialmente si el agua de mar se consume junto con una cantidad más grande de agua dulce. Pero el agua de mar no sirve para hidratarse. Cuanto más agua marina se bebe, más agua se necesita para eliminar la sal por medio de la orina.

Esto ocurre porque la cantidad de cloruro de sodio en la sangre humana es regulado activamente dentro de un rango muy estrecho de unos 9 g/l por el riñón. Al beber agua de mar (que contiene cerca de 35 gramos por litro de cloruro de sodio disuelto) se aumenta temporalmente la concentración del cloruro de sodio en la sangre. Esto provoca la eliminación del sodio por el riñón, pero la concentración del sodio del agua de mar está sobre el límite máximo de las posibilidades del riñón humano, que no puede generar orina con tanto sodio disuelto, necesitando más agua para eliminarlo. Al tomar agua de mar, la concentración de sodio en la sangre aumenta a niveles tóxicos, extrayendo por ósmisis todo el agua de las células e interfiriendo con la conducción nerviosa que provoca en última instancia parada cardiaca y arritmias que pueden llegar a ser fatales.

  • Parece que nadie recuerda aquel primer trago involuntario de agua de mar en la playa durante su infancia y su sabor, tan desagradable y salado que invitaba a cerrar mejor la boca en lo sucesivo, sin que nadie te dijera nada.

    Un litro de agua de mar tiene de media unos 35 g de sal (mayoritariamente ClNa) por litro, el 3,5%, una barbaridad. Los sueros salinos que se utilizan habitualmente en las clínicas no són del 9% (una dosis probablemente mortal) como afirmó una forera, sino del 0,9%, un número bastante diferente pero viva el bailoteo de las cifras.

    Si hay algun especialista en enfermedades cardivasculares en la plaza le ruego encienda todas las alertas en cuanto al consumo de 35 g de sal sódica, es una bomba de relojería para el corazón. Incluso un solo vaso diario (8 g) es hacer apología de suicidio. No vale la pena morirse para reequilibrar equilibrios que no existen.

  • Veremos qué nos dice el opinólogo Mike Perez.

  • @ Mike Perez

    Otro comentario para echarse a llorar.

    No, no aplica lo mismo en todo. De hecho, no aplica en casi nada.

    Imagine que yo sostengo que la fe es capaz de hacer levitar a la gente; que si crees con firmeza y absoluto convencimiento, puedes vencer la gravedad.

    O sea, que si te tiras de un tejado pero te concentras en volar y lo crees, volarás.

    Ahora voy, y lo empiezo a difundir por las redes.

    Siguiendo su tesis, sería perfectamente lícito hacerlo, y serían los demás los que deberían demostrar que yo me equivoco (ojo, los demás, no yo) tirándose de un tejado, con el consiguiente efecto de espachurramiento contra el suelo.

    Lo más divertido del tema es que, como buen magufillo hipotético, en caso de que algún mártir de la causa escéptica lo hiciera, diría que ha fallado por falta de fe, no por que el concepto sea erróneo.

    Ahora ponga en el lugar de levitar por fe lo que usted quiera: homeopatía, agua de mar, cristales, ovnis, ESP, vacunas, espíritus… Da igual (excepto que las consecuencias de algunas cosas son sólo ser o parecer i m bécil, y en otras estamos jugando con la salud y/o la vida)

    La diferencia esencial entre quiénes tenemos razón y quienes no la tienen, como usted, radica, precisamente, en su comentario.

    Los científicos, los escépticos o, simplemente, quienes aplicamos el sentido común y no tenemos taras (excesivas) cognitivas, comprendemos que la realidad es exactamente la contraria de la que usted proclama.

    Cuando algo es afirmado como real, esperamos que se presenten evidencias de que ese algo es real.

    Esto es así para el agua de mar (o para volar por fe), pero, también lo es para la aceptación de ideas científicas, políticas, económicas, sociológicas…

    Una vez lo afirmado tiene visos de verosimilitud por haber presentado argumentos y evidencias a su favor, entonces, y sólo entonces, es cuando procede hacer una revisión crítica.

    Esta es una parte del método científico, pero le aseguro que yo, que no soy científico, creo imprescindible seguir esas pautas en cualquier aspecto de la vida.

    Le recomiendo, si no, que adquiera usted preferentes de Bankia, acciones del Banco Popular, participaciones de FINSA u obligaciones de Rumasa, bajo la premisa que usted mismo pone al agua de mar. Es decir, que lo que me afirman es bueno porque sí, mientras alguien no demuestre fehacientemente lo contrario.

    A fin de cuentas, si se puede aplicar un criterio tan es tú pido a la propia vida y salud, ¿Por qué no hacerlo con algo mucho menos importante, como el patrimonio?

    Eso sí, luego no venga a reclamar nada.

  • Se supone que esta gente crédula investigará lo suficiente antes de soltar el dinero por una transacción: de un vehículo usado, de una casa, etc.

    ¿O aplican la credulidad para todo?

  • @ Amildao:
    Amildao dijo:

    Se supone que esta gente crédula investigará lo suficiente antes de soltar el dinero por una transacción: de un vehículo usado, de una casa, etc.

    ¿O aplican la credulidad para todo?

    Desgraciadamente, si el nivel de credulidad es lo bastante alto, aplicarán la credulidad, sobre todo ante falacias de autoridad, “si lo dice Fulanito, (o sale en la tele) es que tiene que ser verdad” (estafas piramidales, casos como el de Rumasa y RumasaII), la actriz esa diciendo “Desde que tomo [producto de la casa Nestlé] me siento muy “chachiguaydel paraguay”, como si llevara años tomándolo, lo único, es que el anuncio lo empezaron a pasar ANTES de que el producto estuviera en el mercado. Y quizás el ejemplo de ejemplos:
    —CACAO MARAVILLAO—
    -“se refiere en todo momento a este producto, versión española del italiano Cacao Meravigliao, como si fuera real, aunque lo cierto es que no existe.

    El origen de esta broma se sitúa en Italia hace ya varios años. El canal de Silvio Berlusconi en este país, también llamado 5, creó el desconcierto e interés de los espectadores con idéntico truco. En un programa que parodiaba a la propia televisión, se consideró imprescindible dedicar un apartado a la publicidad. Así se inventó una pegadiza sintonía de inspiración brasileña y se efigio a un espectacular grupo de bailarinas para presentarlo. El éxito del anuncio fue enorme, a pesar de que en Italia se había avisado de que todo era falso.

    Aun así, numerosos clientes demandaron el producto, y algunos vendedores se vieron en apuros por carecer de él en sus tiendas. Varias empresas quisieron entonces registrar el nombre de un cacao cuya publicidad resultó tan efectiva antes de que se demostrase su calidad. Pero llegaron tarde, la 5 había registrado ya el Cacao Meravigliao.”

  • @ Jaizco:

    Entonces primero está la necesidad, luego la necesidad de qué, y no faltarán oportunistas con sus ofertas. Esto viene de la antiquísima idea de un Dios (imaginario) que permanece en vigencia con las ofertas organizadas tradicionalmente, y las de actualidad sobre esto, y sobre cualquier cosa que deje un dinerillo, llegando este recurso comercial a la creación de necesidades. Bueno, esto es lo que tendría que revisar en su cabeza todo creyente en lo que sea, y darse cuenta del engaño y del autoengaño. En vez de entrar aquí a promocionar y defender sus disparates. Antes bien esta gente crédula por incauta o por lo que sea, tiene que estar muy agradecida cuando se le advierte demostrativamente que le han timado. Cuanto menos.

  • @ Amildao:

    Efectivamente, así es.
    Si creas la publicidad lo bastante buena…
    pues creas la nacesidad y después el producto.
    Me acabo de acordar de una viñeta de “El Jueves” de hace años, decía:
    -“Bueno, ya tenemos a la chica en bolas, ahora falta saber qué tenemos que anunciar”
    de aquella época en que ponían desnudos hasta para la nocilla.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies