El evangelio de Judas

En el Nuevo Testamento que todos conocemos se incluyen los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. La mayor parte de los cristianos creen que estos son todos los evangelios que existieron. Pero se equivocan. Existieron más de 30, pero todos ellos menos estos cuatro fueron descartados y catalogados como evangelios apócrifos. En muchas ocasiones relataban historias contradictorias entre si.

Algunos de estos evangelios son denominados gnósticos, ya que se difundieron en el ámbito de estas corrientes religiosas que a modo de variantes del cristianismo se dieron en los tres primeros siglos de nuestra era hasta que fueron catalogados como heréticos.

El vídeo que os traigo hoy relata una apasionante y reciente historia en la que un manuscrito fue encontrado por casualidad aproximadamente en 1978 por un campesino en una cueva de Egipto, y que resultó ser el Evangelio de Judas que data del siglo II y que se creía perdido.

Este evangelio presenta a Judas Iscariote como un héroe en vez de como un villano. En una ocasión Jesús se presenta a sus discípulos y les pregunta que quién de ellos sería capaz de enfrentarse a él. Judas se ofrece y es entonces cuando le revela que será la persona que tendrá que traicionarle (contra su voluntad) para que los acontecimientos que conocemos ocurran finalmente.

El evangelio de Judas nos dice que todos los hombres llevamos una chispa de divinidad en nuestro interior y que esta chispa es liberada tras la muerte. Por tanto la muerte es una liberación. Este evangelio acaba tras la detención de Jesús y no relata la muerte y resurrección de Cristo. Este evangelio era incómodo para los lideres cristianos porque veía la religión como algo interno al ser humano que no precisaba se sacerdotes y obispos, por lo que tenia los días contados.

Os dejo el vídeo. Es largo, pero seguro que os gustará.

Nota: Personalmente me declaro como agnóstico por lo que me quedo al margen de toda esta ideología. Lo traigo aquí como un hecho curioso que arroja luz al fenómeno de la religión cristiana.

  • Yo personalmente creo que este y los manuscritos del mar muerto son los intentos (vanos) de mantener viva una iglesia cada vez mas moribunda.

    Historicamente, la existencia real de figura de Jesus no queda demasiado clara, solo aparece en textos muy posteriores o textos pertenecientes a autores cristianos y por tanto que no se pueden considerar objetivos.
    De cualquier modo, solo es mi punto de vista.

    Este enlace es interesante: http://www.sindioses.org/examenreligiones/jesus.html

  • Muy buen enlace. Concuerdo con el razonamiento.
    A mi me sorprende cómo de entre todos los evangelios que circulaban en el siglo I, algunos se descartaron como falsos y otros como ciertos. El criterio me parece arbitrario e interesado.
    Por otro lado, el ver como el clero consiguió encaramarse a la pirámide del poder, y como se enriqueció, pese a pregonar el voto de pobreza, como destruyó innumerables obras por ir en contra de su modelo ideológico propuesto e impuesto, y más tarde como exterminó a todo aquel que osase levantar un dedo contra la iglesia, me parecen móviles más que suficientes para todo este montaje.

  • Es lo que pasa por darme correilla, que me embalo :)

  • Quiero hacer una apreciación sobre la conferencia de la Hermana Teresa Forcades que hiciste en Diciembre, si no te parece mal.
    Todo lo que ella ha dicho en esta conferencia confirma todo lo dicho en la entrevista que le fue realizada en el convento de Montserrat donde tiene su residencia habitual; añadió además datos que entónces no había considerado esencial dar, y otros sobre los que debía dejar absoluta aclaración y certeza que en ese momento no podía al no disponer de más tiempo.
    Nada hay en esta mujer que merezca mezquinas, difamatorias, ni envidiosas críticas; ella era ya médico cuando entró al convento, y sigue en sus estudios de manera totalmente científica y racional, pero esencialmente CRISTIANA.
    Todo lo que ha aportado con sus conferencias es, no sólo LA VERDAD, sino LA VERDAD INCORRUPTIBLE, exactamente al revés que muchos, pero muchísimos médicos y pseudo-científicos que se llevan dinero inmoralmente, criminalmente oscuro, desinformando sobre la realidad, especialmente porque no son verderamente médicos que juraron serlo, sino que utilizando la garantía del juramento Hipocrático sólo buscan el doro de una profesión que “prestigia” y presupone respetabilidad y trato preferente.
    Resulta odiosa la atrevida crítica de quienes no poseen Conocimiento, menos aún el Conocimiento de quien dedicó su vida a él.
    Tú te atreves a afirmar, por ejemplo, que el Escualeno no estuvo presente en la medicación con que, supuestamente, se pretendió proteger a los soldados de la Guerra del Golfo, de tan desgraciada memoria… Pues no sólo te equivocas, sino que, como persona que ignora los recovecos y argucias con que las autoridades norteamericanas del momento intentaron descargarse de sus infamias y responsabilidades en el asunto, has pretendido recoger “DOCUMENTACIÖN FIABLE” de una fuente como la Wikipedia….
    ¡Ve. a otras fuentes, hombre! Busca esa DOCUMENTACIÓN en los casos de miles de soldados cuyos abogados aún andan intentando que el Estado reconozca a sus defendidos haber sido objeto de trato infamante y criminal, al extremo de haberles enviado, ya medio liquidados, a una guerra que nunca podrá justificarse.
    Puedes ir habriendo boca con este trozo de informe que aquí añado, y que “”alguien”” del lado oscuro quiso borrar de Internet, pero no lo consiguió en su totalidad.

    “””Los inmunólogos han sabido durante décadas que una dosis microscópica, incluso unas pocas moléculas de adyuvante inyectadas en el cuerpo, pueden causar perturbaciones en el sistema inmune y se sabe desde la década de 1930 que los adyuvantes a base de aceite son especialmente peligrosos por lo que su uso se ha restringido a los experimentos con animales”. De hecho durante mucho tiempo, agregaremos nosotros, cuando en los experimentos en laboratorio se ha pretendido forzar una enfermedad autoinmune se inyectaba a los animales este tipo de adyuvantes.

    Una de las denuncias más contundentes sobre los experimentos médicos realizados por médicos y científicos que trabajaban para los militares norteamericanos -en los que el escualeno ocupa un lugar preferente- es el libro del premiado periodista de investigación Gary Matsumoto titulado Vaccine A: The Covert Government Experiment That’s Killing our Soldiers and Why GI’s are Only the First Victims sobre el programa de armas biológicas y el desarrollo de una vacuna experimental contra el ántrax conteniendo escualeno. Desde entonces ese adyuvante ha sido vinculado a las devastadoras enfermedades autoinmunes sufridas por innumerables veteranos de la Guerra del Golfo que se agruparon bajo la expresión Síndrome de la Guerra del Golfo.

    La OMS niega la relación pero un estudio realizado en la Facultad de Medicina de Tulane en Nueva Orleans (Luisiana, EEUU) publicado en febrero de 2000 en Experimental Molecular Pathology incluía estas impresionantes estadísticas: “(…) La gran mayoría (95%) de las enfermedades de los pacientes desplegados en la Guerra del Golfo tenían anticuerpos contra el escualeno. Todos (100%) los pacientes vacunados para el servicio en la operación Tormenta del Desierto que no fueron desplegados pero que tuvieron los mismos síntomas que los desplegados tenían anticuerpos contra el escualeno”. Contundentes datos. Y las consecuencias fueron -y siguen siendo- desastrosas: “Los síntomas incluyen –escribe al respecto la antes mencionada Viera Scheibner en Adverse effects of adjuvants in vaccines – artritis, fibromialgia, adenopatías, erupciones, erupciones fotosensibles, erupciones cutáneas, fatiga crónica, dolores de cabeza crónicos, pérdida anormal de vello corporal, la no curación de lesiones de piel, úlceras, mareos, debilidad, pérdida de memoria, convulsiones, cambios de humor, problemas neuropsiquiátricos, anemia, elevación de la velocidad de sedimentación globular (VSG), lupus eritematoso sistémico, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, fenómeno de Raynaud, síndrome de Sjorgren, diarrea crónica, sudoración nocturna y fiebre baja. Esta larga lista de reacciones muestra cuánto daño se hace por las vacunas, especialmente cuando se potencian por poderosos ‘inmunoestimuladores’ como el escualeno y otros adyuvantes”.

    Según Matsumoto hay más de dos docenas de artículos aparecidos en revistascientíficascon datos de diez laboratorios de Estados Unidos, Europa, Asia y Australia que documentan que los adyuvantes de base escualeno pueden inducir enfermedades autoinmunes en ratones, ratas, cobayas y conejos. El Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), por ejemplo, ha demostrado que el escualeno por sí solo puede inducir la versión animal de la artritis reumatoide. La Academia de Ciencias de Polonia, por su parte, asevera que en los animales el escualeno por sí solo puede producir lesiones catastróficas para el sistema nervioso y el cerebro. Y la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida que en los animales el escualeno por sí solo puede inducir la producción de anticuerpos específicamente asociados con lupus eritematoso sistémico. Agregaremos que es cierto que también existen estudios en sentido contrario pero buena parte de ellos están ¡directamente vinculados a los laboratorios fabricantes! Y por tanto son de muy dudosa credibilidad.

    “Los adyuvantes –señala Edda West en su artículo- pueden romper la ‘tolerancia, lo que significa que pueden desactivar el sistema inmune hasta el punto de que pierde su capacidad para distinguir lo que es “natural” de lo que es ajeno. Normalmente el sistema inmune no tiene en cuenta los componentes del propio cuerpo. Los inmunólogos llaman a eso ‘tolerancia’ pero si algo lleva a romper esa ‘tolerancia’ a continuación el sistema inmune se vuelve autodestructivo sin tregua, ataca al organismo que se supone debe defender. Los científicos teorizan que los adyuvantes a base de aceite tienen la capacidad de ‘hiperactivar’ el sistema inmune y, al hacerlo, crean el caos induciendo una respuesta tan potente que el sistema inmune se vuelve literalmente loco y empieza a atacar a elementos que normalmente ignora”.

    El sistema inmune, de acuerdo con los estudios mencionados, reconoce al aceite de escualeno como una molécula propia ya que se encuentra en todo el sistema nervioso y en el cerebro. De hecho podemos consumir escualeno en el aceite de oliva y el sistema inmune no sólo lo reconocerá sino que también aprovechará los beneficios de sus propiedades antioxidantes. La diferencia pues entre escualeno “bueno” y “malo” estaría en la ruta por la que entra al cuerpo. Como ya hemos explicado la vacuna con escualeno pretende hiperactivar el sistema inmune y dotarle de memoria sobre los elementos que en el futuro debe perseguir y atacar pero al introducir el escualeno por una vía de entrada no normal el sistema inmune se ve luego impelido a atacar todas las moléculas de escualeno sin discriminarlas, ¡incluidas las propias! Y éste es vital para la salud del sistema nervioso. Y si eso ocurriera sólo en el momento en que alguien se pone la vacuna podría tener un pase pero existe la posibilidad de que a partir de entonces el sistema inmune ataque también al escualeno natural cuando éste sea generado por el organismo como elemento fundamental del sistema nervioso dando lugar a la posible aparición de patologías autoinmunes crónicas. Que a veces aparecen meses o años después de recibir una vacuna –por ejemplo contra la gripe común- y nadie asocia luego esa patología con ella.

    La OMS responde que el escualeno se ha utilizado ya en millones de dosis de vacunas contra la gripe y es verdad pero mayoritariamente en personas de la tercera edad. ¿Y alguien responsabilizaría de la aparición de una artritis reumatoide o un trastorno neurológico en cualquiera de ellos a la vacuna?

    “Una de las grandes características distintivas del sistema inmunitario –señala la doctora West- es algo similar a una inteligencia innata muy sensible que ha evolucionado a lo largo de eones para poder responder con precisión a lo que considera una amenaza para el cuerpo. Debido a que el cuerpo contiene muchos tipos de moléculas oleosas y lípidos puede ser que cuando uno se inyecta aceite el sistema inmune responda no sólo específicamente sino con mayor intensidad debido a que el aceite adyuvante se asemeja estrechamente a los aceites naturales encontrados en el cuerpo. Tiene lugar entonces una ‘reacción cruzada’ que provoca en el sistema inmune el caos destruyendo cualquier aceite en el cuerpo que se asemeje a los del aceite adyuvante. Enfermedades desmielinizantes como la esclerosis múltiple son un ejemplo de este proceso de destrucción autoinmune”.

    El escualeno sigue siendo, en suma, una incógnita científica aunque no sus efectos en animales. Pero tanto este adyuvante como el timerosal -ambos presentes en las vacunas que se disponen nuestras autoridades a poner en la calle-están bajo serias sospechas de provocar daños graves en el organismo. Hasta la propia OMS reconoce que faltan datos concluyentes sobre su seguridad en importantes grupos de riesgo. Tom Jefferson, coordinador de la sección de vacunas contra la influenza de Cochrane Colaboration -una organización independiente que examina la investigación que anualmente se realiza sobre la gripe- ha afirmado: “Las nuevas vacunas no se comportan nunca de la manera que usted espera. De hecho puede que estén relacionadas con el Síndrome de Guillain-Barré, patología que no se la deseo a nadie. Y sin embargo podría terminar ocurriendo porque uno de los aditivos de una de las vacunas es una sustancia denominada escualeno y ninguno de los estudios que hemos examinado tiene una investigación completa sobre él”””.

    Si quieres más del informe te lo enviaré.
    Elena

  • Gracias Elena. Si, enviame la información que dispongas. Si da para otro artículo, lo pondré.
    Solo un par de comentarios, no te lo tomes a mal por favor. Pon los comentarios en la noticia que corresponde, porque sino es un lio. Los comentarios tan largos al final no los lee nadie. Un saludo

  • (Este valia la pena leerlo)

  • En los evangelios apócrifos Jesús besaba a María Magdalena. En la boca. Y preguntado por ello, dice a sus discípulos “¿por qué creéis que beso a María Magdalena en los labios y a vosotros no?” O dicho de otro modo, vosotros a lo vuestro, a discipulear por ahí y nosotros a lo nuestro.

  • Según indica Antonio Piñero en su obra Jesús y las mujeres, ed. Aguilar (Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo)

    El [Salvador] la amaba más que a todos los discípulos y la besaba frecuentemente en […]. El hueco (señalado por […]) que hay en el manuscrito suele ser suplido por los investigadores con la palabra “boca”, o bien con “mejillas” o “frente”, pues las tres palabras en copto caben en la laguna del texto.

    @ tumba anónima:

  • ¿Existió jesucristo? ¿Existe dios? no importa, solo nos queda vivir felices sin molestar a nadie :-D

  • @ admin:
    Disculpe la molestia, Don Menti (permítame la confianza, les he leído durante años y por fin me he decidido a registrarme), pero el vídeo ha desaparecido. ¿Podría volverlo a colgar
    Muchas gracias y un saludo!

  • @ Ticio:

    Creo que era este que acabo de poner otra vez. Gracias y un saludo

  • Una vez escuché acerca de que la principal razón por la que los evangelios considerados apócrifos fueron descartados fue porque pertenecen a los siglos V, IV, III y II, por lo que era imposible que fuesen escritos por sus supuestos autores, mientras que los cuatro evangelios que aparecen en el NT habían sido reconocidos como tales por los primeros cristianos al haber sido escrito el más tardío de ellos como máximo en los primeros 5 años del siglo II (el caso del evangelio de Juan).

    ¿Alguien sabe qué hay de cierto en esta afirmación?

  • saludos Elfumador, Nueva evidencia que demanda un veredicto de Josh Macdowell, creo que este libro deberían comprarlo incluso los administradores de esta web.
    No es cierto lo de mas de 30 evangelios, 80 para dan brown, es cierto que había miles, dado que la palabra evangelion era una palabra muy común en la época romana para hablar de cualquier tipo de buena noticia que era mandada de un lugar a otro, eso es lo que significa evangelion, pero estrechamente relacionada en el mundo cristianos primitivo a las biogafias de Cristo escritas por apóstoles o allegados a ellos, los textos gnósticos fueron rechazados porque fueron escritos uno o dos siglos mas tarde o más, el texto del nuevo testamento ya era aceptado a finales del primer siglo casi como lo tenemos ahora, el resto de los libros fueron aceptados bien entrado el siglo II
    Antonio Piñero no tiene ningún problema con el Jesus Historico
    http://arquehistoria.com/pruebas-de-la-existencia-historica-de-jesus-con-a-pinero-13709
    Se hace flaco favor cuando se rechaza Zeitgeist pero se acepta El Código Da Vinci

  • josue de juan dijo:

    los textos gnósticos fueron rechazados porque fueron escritos uno o dos siglos mas tarde o más,

    En el Concilio de Hipona (año 393), se decidió la lista de textos bíblicos, conformada por 46 libros en el Antiguo Testamento y 27 en el Nuevo Testamento.

    Los Apócrifos fueron escritos alrededor del 350 y 400. Sin embargo se ha especulado a menudo con que fuera probable que hayan sido traducidos del griego al copto, y que los originales en griego pudieran haber sido escritos entre el 120 al 150.

    Y esta suposición no confirmada es el origen de la polémica, ya que estarían proximos a la escritura de los Canónicos que componen el Nuevo Testamento (60-110).

    Los partidarios de esta teoría quieren plantear si ya se tenía conocimiento de la existencia de estos documentos durante el Concilio de Nicea. Y si así hubiera sido, ¿por qué no fueron incluidos como parte del Nuevo Testamento?

    Dando por buena la teoría, se puede aducir a ello que las graves discrepancias con los Canónicos provienen del hecho de que en los Apócrifos se puede detectar la existencia de refritos y refundiciones de otras ideas externas al cristianismo y que resultan traídas e incorporadas por los pelos, sin encontrar un verdadero encaje en la tradición cristiana.

    …Todo esto, naturalmente, a mi leal saber y entender, y salvo mejor y mas docta opinión, a la que me sujeto.

  • Para los interesados en el tema, una interesante aproximación:

    http://laicos.antropo.es/biblia-y-libros/Vidal.Cesar_Los-evangelios-gnosticos.pdf


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR