La profecía de San Malaquías

San Malaquías de Irlanda fue un religioso que vivió de 1094 a 1148 y que dedicó toda su vida a la fe. LLegó a ser arzobispo de Armagh en 1132. Fue durante su vida un ferviente defensor de la doctrina católica, combatió el paganismo y la corrupción de sus compañeros eclesiásticos.


Fue canonizado por el papa Clemente III en 1199 y entre sus méritos destacan numerosos milagros y sobre todo un par de profecías. La segunda de ellas es la profecía de los papas, fue sacada a la luz en 1595 por el monje benedictino Arnol de Wyon, que relataba una serie de lemas que harían referencia cada uno de ellos a los papas que dirigirían la iglesia de Pedro empezando por Celestino II (1143-1144).
Estos lemas, 112 en total, identificarían de manera inequívoca a cada uno de los papas.
Os dejo un reportaje del recientemente fallecido doctor Jiménez del Oso, que dirigía un programa en España muy famoso que se llamaba “Más allá” que no me perdía cuando era pequeño y que me hacía pasar malas noches cuando me iba a la cama. En él, Jiménez del Oso habla de esta profecía.

Jiménez del Oso habla de 111 lemas, pero realmente son 112. El lema que corresponde al papa actual Benedicto XVI es “gloria olivae”. Tras este, la profecía se cierra con el siguiente: “Durante la persecución final de la Santa Iglesia de Roma reinará Pedro el Romano, quien alimentará a su rebaño entre muchas tribulaciones; tras lo cual, la ciudad de las siete colinas [Roma] será destruida y el Juez Terrible juzgará a su pueblo.” El lema 112 es por tanto Pedro el romano.
El erudito español Benito Jerónimo Feijoo apunta a que esta profecía es un fraude, ya que la precisión solo es indicativa hasta Urbano VII, el papa que lo fue hasta 5 años antes de que la profecía saliese a la luz, y que los papas posteriores encajaban en los lemas muy forzadamente. Para el jesuita Clause-Francois Menestrier esta profecía fue solo una maniobra para propiciar la elección de Girolamo Simoncelli en 1590 para suceder a Urbano. Simoncelli era nacido en Orvieto (urbs vetus, o ciudad antigua). El lema siguiente a Urbano VII es “Ex antiquitate urbis” (De la antigüedad de la ciudad). Pero este engaño no debió de ser muy eficiente (es difícil dárselas con queso al clero) porque el puesto se lo llevó Gregorio XIV (Niccoló Sfondrati).
Una vez más, la codicia, la ambición, el ansia de poder y la mentira están detrás de todo. Dormid tranquilos.

  • No gasten teclas que Jebús hace rato que no aparece. :-D

  • @ Jesus viene:

    si tienes tantas ganas de reunirte con tu creador porque lo demoras tanto?
    otra cosa, por donde queda

    al lago d efuego y azufre

    , lo digo por poner una mina alli y hacerme emprendedor, que don mariano dice que va todo muy bien.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Notificarme por email de los comentarios de esta entrada. También puede suscribirse sin comentar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR