La revolución Neolítica. Los primeros pasos para la privatización del Conocimiento.

La “Revolución Neolítica”… Nadie puede poner en duda que el episodio social que aconteció primeramente en Oriente Próximo pueda ser considerado como una “mala idea”. Tal es así, que supuso una salida, tras un duro acontecimiento climático, para la supervivencia de parte de la raza humana. Si bien hoy, y generalmente,  se  tiende a pensar que la “tecnología” que acompañó a éste episodio decisivo fue realmente innovadora, caso de la domesticación agro-pecuaria, tal propuesta no deja de estar, como así parece ser, bastante lejos de la realidad. De hecho, posiblemente, estas técnicas ya fueran conocidas, aunque poco utilizadas ante la falta de necesidad de aplicarlas, y que sólo las circunstancias vitales de parte de grupos humanos exiliados pensaron en hacer sistemáticas.

Dentro del conjunto de adaptaciones psicológicas que la necesidad hizo compañeras del acontecimiento neolítico, el concepto de “Propiedad” fue una de ellas. El concepto de propiedad, en su acepción diluida de ajuares personales y otros elementos básicos, es de razón que ya existiera en los grupos de cazadores-recolectores de Paleolítico. También se argumenta la existencia de un primario comercio de intercambio de bienes materiales y/o conocimiento, y que de alguna manera podemos definir como bienes “fabricados por” o “conseguidos por la habilidad de” y que generalmente eran ajenos al hecho comunitario. Los métodos para conseguir alimentos mediante las primeras prácticas agrícolas o ganaderas neolíticas, debieron, por tanto,  tener la consideración de bienes afectos a esa misma idea. En definitiva, no hay que olvidar que se trata de alimentos no propiciados por la Naturaleza, sino, y en lógica apreciación, “fabricados” o “conseguidos” por la habilidad de alguien, por lo que serían libres de ser utilizados para el intercambio personal y con posterioridad  para el conjunto de la comunidad.

Reproducción de la tablilla del “Mito de Harab”. Periodo amorrito-babilónico, 1900-1600 a.c. BM O74329. British Museum

Reproducción de la tablilla del “Mito de Harab”. Periodo amorrito-babilónico, 1900-1600 a.c. BM O74329. British Museum

Otro aspecto relevante fueron los cambios en las creencias desde una “perspectiva horizontal” ctónica, donde todas los entes de la Naturaleza poseen una “esencia vital”, una personalidad, que se desarrolla bajo el concepto de la Fertilidad - Entendiendo “Fertilidad”  como desarrollo de la Vida y sus destinos dentro de la propia Naturaleza - , y que se unía a una tradición humana de conocimiento adaptativo, reflejada en los rituales y recordatorios, hasta desembocar en una estructura de tipo “vertical”. Pretéritas ayudas mnemotécnicas escenificadas que estarían supervisadas desde el “Otro Lado de la Vida” por el conjunto de sus proveedores, los “Antepasados”, y que se reescribirían, hasta su abstracción, en un ser divino afecto a las habilidades  y necesidades  sociales imprescindibles propias de  las emergentes actividades de la agricultura, la ganadería, o bien de ambas.

«[Harab,] en los primeros [inicios, tomó a la Tierra como esposa,] para poseer una familia y establecer señorío [como su corazón le instaba:] “¡Nosotros roturaremos la tierra baldía del país! . [Por] hacer surcos con la hoja de su arado, provocaron que la Mar fuera creada (y) [esos sur]cos [mis]mos provocaron el nacimiento de Samuqan (domesticación del ganado). La “For[taleza] del Ayer”, Dunnu, entre ambos levantaron. [Har]ab dióse el título señorial para Dunnu, pero la Tierra volvió el rostro hacia Samuqan, su hijo, y le dijo: “Ven, ¡Deja que te ame..! Samu[qan] tomó a Tierra, su madre, como esposa, y a Harab, su padre, mató, y en Dunnu, la que aquel amó, le hizo morar; Así, Samuqan [to]mó posesión del señorío de su padre, y a la Mar, su primera (como ajada), [to]mó como esposa. Pero Gaiu, el hijo de Samuqan, vino, y mató a Samuqan, y en Dunnu, en el mausoleo de su padre, le hizo morar. A La Mar, su madre, tomó como esposa;  que igualmente mató a Tierra, su madre. En el mes de Diciembre en su dieciseisavo día tomó título y reino. [Gaiu], hijo de Gaiu, tomó a Idu/El Río, su propia hermana, como esposa; a [Gaiu], su antecesor, y a la Mar, su madre, mató y [en el mau]soleo, les dió morada.  [En el mes de Enero] en su primer día , se [apoder]ó del reino y de su soberanía para si. [Kush, hijo de G]aiu to[mó a Ua-ildak (el pasto y el álamo), su hermana como esposa, propiciando la [pleni]tud del verdor de la tierra, (y) púsola a [disposición de aprisco y] cabaña [como pien]so para la vida salvaje y las criaturas trashumantes; de igual forma, p[uso]  ajua[res] a [disposición] de las necesidades de los dioses.  » Pasaje del anverso de la tablilla del “Mito de Harab”. Siglo XXI-XVIII a.c. para copia del siglo IX a.c. de la ciudad de Sippar.  (Transliteración T. Jacobsen , 1984)

Sería lógico pensar que, la adaptación social y psicológica que conllevó  la progresiva ruptura con los hábitos paleolíticos de recolección y caza tuvo que ser traumática en lo plausible, y no cabe duda que, aquí, el papel de la mujer tuvo que ser determinante - Recordemos que una de las labores de la mujer paleolítica era completar las dietas alimenticias con pequeñas capturas, así como con alimentos de temporada -. Un hecho que queda reflejado en el “perfil” que mantenían las “diosas-madre” como representación de las dádivas de una Naturaleza salvaje, así como la necesidad  evidente de instrumentalizar una distribución de tareas que acentuaría el liderato de determinados poderes dentro del grupo en beneficio de la necesaria organización. Dicho esto, y como aclaración, habría que recordar que estudios realizados en sociedades primitivas actuales, advierten que los pueblos de cazadores y recolectores, que cuentan con un entorno de recursos suficientes para su manutención,  dedican muy poco tiempo al trabajo,  a diferencia de la dura labor de mantenimiento, protección/preparación y plantación/cría que supone mantener explotaciones ganaderas, agrícolas o mixtas, y que son exigentes de una plena dedicación a lo largo del año. Consagración que también conduciría a una inevitable especialización,  conduciendo a un incremento del circuito interno/externo de intercambio de actividades artesanas y profesionales , y que, como ya se ha comentado anteriormente y en el Paleolítico,  eran consideradas con derecho a emolumento  y por lo tanto fuera del acontecimiento comunitario. Pagos que eran “abonados”, generalmente, en alimentos u otros servicios y que, en definitiva, nos conduce a los principios  de la privatización del Conocimiento. como  un hito diferenciador, y de competencia, al servicio de la supervivencia individual, o gremial,  dentro de un grupo humano o fuera de éste. Conjeturas e hipótesis aparte, lo que resulta  evidente es que varias comunidades en un ámbito policéntrico (Abdulsalam, 1988), con zonas naturales propicias y en función de poseer todos o una cantidad crítica de argumentos acordes, proyectaron, en la Creciente Fértil, el principio del Neolítico.

« Enmerkar, el hijo de Utu, me ha dado una tablilla de arcilla, ¡Oh, señor de Aratta, después que tu hayas examinado la tablilla de arcilla, después que tu hayas aprendido el contenido del mensaje, dicho lo que vayas a decirme y anunciado ese mensaje en el santuario E-anna, como una buena noticia, a sus herederos (sacerdotes..) , los de barba resplandeciente!; Aquel que su “Brillante Vaca” (Inanna..) dió a luz en las “Montañas de los Brillantes Mē”, que se crió en el suelo de Aratta, que se le concedió el chupar (adquirir conocimientos..) de la ubre de la “Buena Vaca” y que fue adecuado para el cargo en Kulaba (Uruk), la “Montaña del Gran Mē”. A Enmerkar, el hijo de Utu, voy a repetírselo en su giparû (aposentos privados y sagrados..) y el fructificará como un floreciente árbol-meš. A mi rey, el “Señor de Kulaba” ». Pasaje del texto en sumerio de “Enmerkar y el Señor de Aratta”, líneas 524 a 535 (Transliteración ETCSL. Oriental Institute, Oxford) 

Es de común acuerdo, la idea que el cambio hacia la vida, sobretodo, agrícola llevó a éstas comunidades del Oriente Próximo al sedentarismo, comenzando a parecer las primeras aldeas y poblados estables que, si nos atenemos al “dibujo” natufiense de Göbekli Tepe y sus asentamientos anexos, se formarían en torno a un conjunto socio-ritual posiblemente heredado del Paleolítico. Recintos de uso ritual y social que solían tratarse de zonas de alto valor cinegético y biotípico, ya que tenían la obligación de proveer de alimentos a los diferentes clanes reunidos durante sus convocatorias.  De ésta guisa,  podríamos afirmar que una cantidad indeterminada de núcleos urbanos posteriores fueran, en su origen, antiguos enclaves con tales construcciones rituales - Ejemplo sería la antigua ciudad sumeria de Eridu y que nos proporciona pretéritas evidencias, V milenio a.c, de una choza de mampostería que, en estratos posteriores incluye altares, nichos decorados, así como ofrendas de pescado (N. Postgate, 1999) – Emplazamientos, que constituirían su fundamental núcleo social y de gobierno. Y advierto de construcciones rituales y sociales, porque el concepto de “templo”, como centro religioso,  no debe ser utilizado hasta la plena instauración de los incentivos psicológicos afectos al hecho divino (J. Cauvin, 1994), así como a los principios del ordenamiento social en castas. Unos incentivos psicológicos que modifican los antiguos rituales paleolíticos, como fuente tradicional de conocimiento heredado y que regulaban multitud de aspectos sociales y económicos, para servirse de ellos como base teológica con el fin de dar explicación a la  nueva “organización del mundo” y el “acomodo vital”  del hombre en ese incipiente orden divino dentro de la Naturaleza. (J. Assmann, 2003). Creencias, ya religiones , que, en definitiva, exigen un sacrificio de autoinserción en las renovadas liturgias organizativas,  y, por ende, su obligación de sustentar tal mundo. Si a esto unimos el carácter punitivo, en lo divino, que estas creencias poseían sobre el incumplimiento de tales rituales – Incumplimientos que, la ancestral experiencia dictaba, conducían a hambrunas, enfermedades, enfrentamientos, etcétera  -,  encontramos una llave que asegura la aceptación, por parte de la fuerza de trabajo, de menesteres y obligaciones comunales, e impulsará a los “custodios” de tales rituales, los oficiantes, a la jefatura de los asentamientos.

Mas, y reafirmado lo anterior, puede parecernos que los incentivos y necesidades presentadas pueden parecernos escasas a la hora de presentar unos cambios sociales tan radicales, dando la sensación que se nos escapa alguna premisa adicional para completar una explicación mas exhaustiva . Siendo, posiblemente, tal circunstancia el anexionar la evolución del hecho propietario  con respecto al Conocimiento hasta su total monopolio templario en la época teocrática de Oriente Próximo. Si bien, y a efectos del relato, habría que decir que la organización teocrática , propiamente dicha, es posible que y como conjetura, como en otros aspectos, léase la escritura y en el Periodo de Uruk, provenga de la asimilación de otras culturas mas orientales y de ahí, su rápida institución en la Baja Mesopotamia.  De hecho, si tomamos en consideración tal posibilidad, sería mas factible entender los papeles dentro del panteón sumerio de dioses tales como Inanna y En-ki.

Según nos dicta C. J. Wagner, en sus inicios, la vida aldeana neolítica mantenía la organización social igualitaria, dado que  no se producían excedentes y todavía la división del trabajo no se realizaba a tiempo completo - Debido  a la imposibilidad de mantener reservas alimenticias duraderas y cuyo cambio fue paralelo al perfeccionamiento de la alfarería, técnicas  de conservación, y la construcción de silos -. Tales formatos contributivos, alrededor de la explotación agrícola como medio de subsistencia, favorecería la constitución de lazos sociales permanentes que se renovarán indefinidamente, fortaleciendo su nexo y solidaridad. Por ello, y debido a que la planificación y realización de las actividades recaía sobre grupo parentales, los representantes de los clanes familiares serían determinantes en la organización socio-económica, arbitrando de manera determinante, entre otros aspectos,  matrimonios y filiaciones.

Reconstrucción arquitectónica de estancia del asentamiento de Çatal Höyük. Periodo Calcolítico VII-VI milenio a.c.(Turquía)

Reconstrucción arquitectónica de estancia del asentamiento de Çatal Höyük. Periodo Calcolítico VII-VI milenio a.c.(Turquía)

Probablemente,  exista un relación directamente proporcional entre la sedentarización de las labores masculinas y la degradación del papel de la mujer en las sociedades neolíticas como consecuencia del abandono de sus laborales tradicionales, antes mencionadas, y la nueva división del trabajo por sexos .A ésta circunstancia habremos de añadir la acentuación de idearios como la “territorialidad”, en relación con el hecho propietario. Recordemos que aunque ya existía el concepto de “territorialidad” durante el Epipaleolítico Tardío en las zonas especialmente favorecidas, como contrapunto a los hábitat humanos menos afortunados que mantenían todavía estrategias paleolíticas – No hay que olvidar que las comunidades cuya existencia está vinculada al medio ambiente, la generalidad de los conflictos surgen por confrontaciones territoriales y en menos medida sociales -,  la evolución hacia el Neolítico ira acentuando tal comportamiento y que conduciría a  los principios de los conflictos armados. Escenarios que beneficiarían a la hegemonía masculina dentro de las sociedades, relegando prácticamente a la mujer a un roll reproductor y de intercambio, si no lo era a “botín de guerra”. Tal fue la evolución que, en el Neolítico de Oriente Próximo,  supuso la competencia por los recursos que, y en referencia a lo anterior, favoreció la concentración de miembros masculinos emparentados, formando emplazamiento regidos mediante formatos patrilocales, organizándose, así,  las comunidades agrícolas en torno al eje padres-hermanos-hijos, como modos de defensa ante las agresiones externas. Un comportamiento que dejaría finalmente en manos patrilineales la heredad de las explotaciones.

La progresiva articulación social entorno a la línea patriarcal, hizo que la base de las anteriores adaptaciones cognoscitivas rituales basadas en la supervisión de los antepasados, tanto hombres como mujeres,  así como sus rituales mortuorios, pasaran a ser privativos del género masculino. De tal manera, que, en ese momento, la preeminencia dentro de los diferentes consejos  se identificó  su prestigio con varones ancianos de línea descendientes del antepasado-héroe fundador del asentamiento o del conseguidor de sus logros en favor de la supervivencia. Mientras, el  anterior excelso papel ritual de las mujeres y las diosas-madres, quedaría redefinido a ser  foco de la Fertilidad, como garante de la descendencia, como causante de los conflictos, y como final recompensa para el vencedor.

Todavía, y por aquel tiempo,  éstas familias prominentes estaban desprovistas de poder económico y político, si bien gozaban de una autoridad familiar y  del ritualizado recordatorio social dentro de un contexto, todavía, comunal y de reparto igualitario. (Fied, 1974) Fue el progresivo aumento del tamaño de las aldeas y su urbanismo, léase Calcolítico, y la aparición de construcciones y “utilidades” de general servicio público, distintas de las domésticas,  las que encumbraron definitivamente  a los “conductores” de tales rituales a la gradual apropiación del conocimiento general, como  necesario soporte de tal necesidad organizativa.

«Detrás de los sobrenaturales seres de ésta estructura, como detrás de todos los seres sobrenaturales del resto, encontraremos  que allí ha habido, en todos los casos, una personalidad humana…» Pasaje de “Los principios de la Sociología”, Herbert Spencer, año 1876. d.c. Texto basado en las teorías del filósofo griego Euhemero, 320-260 a.c. sobre la primigenia naturaleza humana de los dioses del Olimpo de Tesalia.

Presentado lo anterior, el último paso lo constituyen las desigualdades implícitas, que dan las posiciones de prestigio, en las sociedades jerarquizadas y tienen una base exclusivamente económica y que, a la vez,  se retroalimentan: A mayor prestigio mayor riqueza y a mayor riqueza mayor prestigio.  Una situación que hará que paulatinamente los principales linajes, y que eran emporios agrícolas, tuvieran las mejores parcelas cultivables o cinegéticas. De hecho, el origen de las desigualdades sociales, y como ya conocemos,  no son otros que la acumulación de riqueza, la Guerra y la posesión del Conocimiento, que, en el último y en nuestros caso, era el acumulado saber ritualizado.

De ésta guisa, y como preludio a las teocracias, en las ya urbes mesopotámicas, tendremos un linaje principal, dentro de un consejo de preeminentes posiblemente emparentados, un fundador-héroe de la ciudad con igual línea dinástica que los anteriores y un culto a los ancestros. Resultado, al cabo de los tiempos: Una divinidad patronal.  Divinidad patronal que será fundamental en esa imprescindible  adaptación psicológica hacia sus conciudadanos y que blindará ese progresivo afianzamiento político, conseguido social y económicamente.

Así, los futuros templos mesopotámicos y sus ciudades funcionarán como centros de producción, basados en la ritualización de todas las actividades económicas y sociales.  Actividad que era administrada y dirigida por los sacerdotes en su papel de delegados del dios patronal,  que era el señor y propietario de los bienes y para quien supuestamente  iban dirigidos en su disfrute. Bienes y ganancias que, resulta evidente, disfrutaban “a posteriori” los componentes de la casta sacerdotal.  Una casta sacerdotal de tipo hereditaria. Rituales que  englobarían la reglamentación o ritos de las actividades y organización de los templo/s de la ciudad y que presidian desde la forma de purificar el recinto hasta la elaboración de productos artesanales, así como la normalización de las labores de enseñanza en las distintas ocupaciones y profesiones, incluida la medicina, que englobaban las prolijas actividades afectas a la divinidad.

Ahora, tal vez, entendamos mejor el “Mito de Harab”.

Referencias:

sargonid.blogspot.com.es

imágenes:

cdli.ucla.edu

en.wikipedia.com

Share

Pues presintió mal

Jose Luis

Si hubiese acertado se habría tirado una temporada machacándonos la retina y los tímpanos con lo acertado de su predicción, pero como ha fallado, bien está que se lo recordemos nosotros a él, que estas cosas luego se olvidan.

Presentimos el futuro de la Misión Marciana de la India

Al parecer la nave lleva diversos aparatos para el estudio del clima y la atmosfera, asimismo dispone de dos cámaras, una de color y otra infrarroja con la que podrá fotografiar la superficie marciana.

De este modo tendremos otro punto de vista distinto de los colores de Marte y su superficie a los que NASA y ESA nos tienen acostumbrados.

Sabemos que “alguien” o “algo” no quiere que otras agencias que no sean NASA o ESA lleguen a Marte, como así se demostró con la destrucción del satélite Fobos Grunt de nacionalidad Chino-Rusa.

La sonda marciana Hindú será un fracaso debido al “monopolio” sobre Marte que ejerce la ESA y la NASA.

Creemos que no dudarán las mismas fuerzas que se esconden detrás de aquellos que dejaron a la Fobos –Grunt fuera de combate en eliminar la sonda Mangalyaan.

Pensamos que todo sucederá de una de estas maneras:

  1. Los Hindúes pierden el control de la nave por que no emite datos ni recibe ordenes, típica perdida (Método Grunt)
  2. La nave no es lanzada hacia el sitio correcto del espacio para alcanzar Marte por algún problema Técnico (Método Nozomi)
  3. La Nave cuando está a punto de entrar en orbita Marciana se pierde irremisiblemente (Método Mars Observer)

Ya veremos si se nos dan bien las profecías… espero que os acordéis de la fecha en la que es publicada 06-Noviembre de 2013.

Pues mal. Se te dan mal.

Jugaba con ventaja. Las probabilidades de que una misión como la MOM culminase con éxito eran realmente bajas. Era la primera misión de este estilo de la agencia espacial india. El presupuesto era “irrisorio”: 74 millones de dólares. Y más si lo comparamos con el presupuesto de la película Gravity (100 millones), o con los 2.600 millones de dólares de la misión Curiósity. Pero mira, estas cosas pasan.

Share

Mata a un hombre para demostrar que puede resucitarlo, y … resulta que no

resurreccion

Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud.
Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad.
Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores.
Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate.
Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.
Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta se ha levantado entre nosotros; y: Dios ha visitado a su pueblo.
Y se extendió la fama de él por toda Judea, y por toda la región de alrededor.

Lucas 7:11-17

Algo como esto se propuso hacer el pasado martes un guía religioso pakistaní, llamado Muhammad Sabir, que había alcanzado cierta reputación en su aldea, Mubarakabad, por su presunta capacidad de obrar milagros. Para ello, pidió un voluntario, que debía de estar casado y tener hijos. Y como para cada roto hay un descosido, el voluntario apareció. Se llamaba (y hablo en pasado) Muhammad Niaz, 40 años y padre de 6 niños. El miércoles, Niaz se colocó sobre una mesa en una plaza pública, atado de pies y manos. Entonces Sabir le cortó la garganta delante de todo el mundo.

Alguien con un poco de sentido común, llamó a la policía, pero no pudieron llegar a tiempo. Naiz, ya había muerto.

Los testigos del macabro evento declararon que Sabir pronunció unas palabras después de matar al voluntario, para traerlo de nuevo a la vida. Al comprobar que aquello no funcionaba, el guía religioso puso en práctica el plan B: salir por piernas.

El matarife pudo ser detenido por los aldeanos, y posteriormente por la policía, cuando llegaron a la escena del crimen.

Lo peor de este incidente, no es que pueda haber un perturbado mental que se crea con la facultad de revivir a los muertos: es que algún idiota se preste voluntario para que demuestre que es un mentiroso. Pero aquí no termina todo. Las declaraciones de la hermana de la víctima son aun peores:

¿Por qué debería llorar cuando sé que mi hermano ahora está en el cielo? Él será recompensado por sus servicios para el guía espiritual en el más allá. Mi hermano se ofreció para que se obrase el milagro y el guía espiritual no debería haber sido arrestado.

:facepalm:

Fuente

Share

El punto brillante de la foto de Rosetta, que para algunos era un OVNI

rosetta

El 11 de septiembre, la agencia espacial europea publicó una foto en alta definición del cometa 67P tomada por la sonda Rosetta. A simple vista, llamaba la atención un punto luminoso situado en la zona superior del cometa. La cosa iba a peor al ampliar la fotografía. El brillo se mostraba como un disco luminoso suspendido sobre la superficie, proyectando una sombra. ¿Qué podía ser aquello? ¿Un OVNI? ¿Una baliza puesta allí por una civilización extraterrestre, o incluso por una civilización terrestre anterior al ser humano? ¿La luz que sale de una escotilla que lleva a un compartimento en el interior del cometa donde viajan los anunnakis? ¿Un monolito metálico con inscripciones sobre cómo realizar una nave interdimensional? ¿El carrito de las bebidas del MH370 de las líneas aéreas malayas? ¿El balón del penalti que falló Sergio Ramos frente al Bayern?

Incluso la prensa seria se hizo eco de este hallazgo:

OVNI visto sobre la superficie del cometa Rosetta

Un ovni ha sido avistado en la superficie del cometa 67P-Churyumov Gerasimenko por la nave espacial Rosetta. La nave, que actualmente está siguiendo al cometa, fue capaz de tomar una imagen en alta resolución que reveló un objeto de apariencia metálica. Diversos sitios web han respaldado la afirmación de que es de hecho un objeto no identificado, señalando la existencia de otra roca junto al objeto que muestra características muy diferentes, a pesar de estar en el mismo ángulo de la luz solar. La roca aparece con una forma más rugosa y oscura, mientras que el disco metálico parece reflejar la luz solar hacia el objetivo de la cámara de la nave espacial Rosetta.

The Huffington Post

No es esta la primera tontería que circula en internet relacionada con Rosetta y el 67P, y no será la última. Hace unas semanas ya dio juego una fotografía en la que se producía una pareidolia rememorando la forma de una cara humana.

cara 67P

Pero volviendo a esta fotografía, y dadas las dimensiones del cometa de entre 3 y 5 km de diámetro, si el objeto estuviese sobre su superficie sería del tamaño de un monovolumen grande, aproximadamente. Los ETs van a tener que ser muy bajitos.

Por otro lado, si observamos esa misma zona en otras fotografías de Rosetta [1] [2] [3] vemos que allí no hay nada. Por lo tanto podemos descartar la mayoría de las hipótesis que “propuse” en el primer párrafo de esta entrada.

comaracion

Y entonces, ¿qué es?

A medida que un cometa se acerca al sol, sus elementos volátiles se desprenden de él formando su coma.  Aunque en las fotografías de Rosetta parezca que dicha coma no existe, si aumentamos el contraste en la del día 11 podemos comprobar que ahí está. Si nos fijamos, un lóbulo de partículas parece estar desprendiéndose precisamente de la zona en la que aparece el punto luminoso.

coma

Por lo tanto, lo más probable es que una partícula desprendida del cometa se encontrase en ese momento cercana a la cámara de Rosetta,  reflejando el sol en el ángulo justo, y dejando ese destello en la fotografía. La coincidencia de que el punto luminoso aparezca en la fotografía justo encima de una sombra, provoca el efecto óptico de que se trata de un objeto suspendido cerca de la superficie.

Share

La terrorífica y falsa historia de la familia Buckley

Buckley

Terrorífica historia. Falsa, pero terrorífica. Circula estos días por las redes sociales:

Esta es la familia Buckley. Los nombres de los niños eran Susan y John.

Como una broma de Halloween, todos los niños del vecindario iban a conseguir un maniquí y simular que le cortaban la cabeza.

Susan y John pensaron que sería una mejor broma matar a su propia madre, así que cuando llegaron a la puerta de la casa, tomaron un hacha y la degollaron.

Una vez que los niños se dieron cuenta lo que realmente habían hecho, llamaron a la policía, pero los Buckley ya había partido.

La única imagen de ellos es esta fotografía, tomada por uno de los que pedían trato o truco. El cuerpo de la madre se encontró después.

Desgraciadamente en ocasiones la realidad supera la ficción, y que un hijo pierda la cabeza y le haga literalmente “perder” la suya a su madre es algo que en ocasiones aparece en la sección de sucesos de los periódicos. Por ejemplo, el año pasado en Nueva York, un joven de 23 años acuchilló a su madre, la desmembró y la decapitó. Después de esta estremecedora carnicería, el angelito tomó la cabeza de su madre por los pelos con una mano, y con la otra su móvil, y se hizo un selfie.

Es cierto que en la época de la familia Buckley, hacerse una fotografía no era algo tan cotidiano como en la actualidad, y mucho menos lo sería que el fotógrafo se prestase a inmortalizar esta escena.

Este caso empezó con algo tan mundano como una foto familiar antigua.

foto familiar

La foto cayó en manos de Edward Allen, un artista gráfico que tomando fotografías antiguas, las edita para hacerlas terroríficas y luego las vende en su sitio, Haunted Memories. Separó la cabeza de la madre, le añadió un hacha a la hija y le dobló el brazo al niño, en cuya mano colocó la cabeza de su madre. Tituló a su obra “matricidio en el oeste”.

Siempre me gustó esta fotografía y desde hace tiempo tenía pendiente dedicarle unas horas de mi tiempo. Creo que tiene un halo aterrador, provocado por la iluminación, el paisaje desolado y la expresión de las caras de los protagonistas.

Los cambios son sutiles, pero con un resultado sorprendente. He difuminado la cara de la madre para darle una sensación de movimiento. Los cambios son tan mínimos que se hacen difíciles de apreciar, lo que provoca la sorpresa de la gente.

Uno de esos personajes que se divierten creando historias con las que engañar a la gente vio la fotografía, y creó un bulo que periódicamente reaparece y permanece en la red durante un tiempo.

 

Fuente: snoopes

Share