Posts Tagged ‘conspiración’

Glosario conspiranoico

glosario

Es fácil que un no iniciado se pierda en la terminología usada en foros dedicados a las teorías de la conspiración (en adelante las llamaré TC, para abreviar). Por ello creo que a muchos les será útil tener a mano este glosario, para conocer el significado real (y la interpretación de los conspiranoicos) de cada uno de estos términos. Se trata de una versión castellanizada del original publicado en el foro metabunk.org. Espero que os divirtáis.

Ad Hominem: Es una una táctica de argumentación que desvía la atención del argumento por medio de ataques al argumentador. Por ejemplo: “Barack Obama cree que la sanidad debería de ser universal para todos los americanos, pero él no es el más apropiado para proponerlo, ya que es afroamericano”.  Significado para un TC: (1) Un ataque ad hominem es cualquier duda sobre la credibilidad de un informador sobre teorías de conspiración.  Ejemplo de ataque ad hominem según un TC: “Steven Jones, es un físico estadounidense que en los últimos años ha destacado por su defensa de la teoría que sostiene que las Torres Gemelas y el edificio 7 no colapsaron, sino que fueron derrumbados por una demolición controlada. Su especialidad en la Universidad de Brigham se centraba en la fusión catalizada por muones, una forma de intentar realizar fusión nuclear a temperaturas menores que las habituales. Este conocimiento no le especializa ni le hace experto en explosivos, o cálculo de resistencias de estructuras, aunque sin duda su formación le otorga cierta capacidad para realizar y entender análisis simples de mecánica. Pero ni más ni menos que cualquier otra persona con similares conocimientos básicos. “ (2) Argumento por defecto para desestimar cualquier crítica de un escéptico de las TC. Ejemplo: “No has desmitificado nada. Simplemente as hilado una secuencia de ataques ad hominem”. Leer Más...

Más »

Un viaje mágico a través de la Tierra de los errores de razonamiento

razonamiento

Hay varios tipos de errores en el razonamiento analítico a los que todos somos propensos, (quizá algunos más que otros). Estos errores se pueden cometer por accidente y en algunos casos de forma deliberada, con la intención de hacer pasar por buena una idea. Vamos a examinar 4 de estos errores:

  1. Error de tipo I: falsos positivos,
  2. Error de tipo II: falsos negativos,
  3. Error de tipo III: responder a las preguntas equivocadas,
  4. Error de tipo IV: formular la pregunta inadecuada.

A modo de ejemplo vamos a aplicar estos errores a tres situaciones hipotéticas, que de seguro les serán familiares a los fans de escepticismo científico:

  1. Desde el reino de lo paranormal, se anuncia que hay una casa encantada. La hipótesis nula es que no hay ningún fantasma en el edificio, al menos hasta que encontramos evidencia de que existe.
  2. Según los teóricos de la conspiración el gobierno está construyendo campos de prisioneros en los que disponer a millones de ciudadanos. La hipótesis nula es que no existen tales campos, hasta que encontramos la evidencia de que existan.
  3. Y por último, la medicina alternativa afirma que las vitaminas pueden curar el cáncer. La hipótesis nula es que no lo hacen, a menos que esto pueda ser demostrado con pruebas controladas.

Así que empecemos.

Error tipo I: Falso Positivo

Un falso positivo es no creer en la verdad, o más formalmente, el rechazo de una hipótesis nula verdadera (no hay nada allí, aunque creemos que sí que lo hay). En los casos en los que la hipótesis nula es correcta, un error de tipo I la rechaza en favor de una afirmación incorrecta que se toma como cierta. Un error de tipo I se produce cuando la conclusión a la que se llega es falsa, ya sea por basarse en evidencias incorrectas, por aceptar evidencias mal interpretadas, por errar un análisis, o por cualquier otro factor. Leer Más...

Más »

¿Magnicidio?

kirchner

Si juntamos un poco de paranoia, un poco de desinformación y le añadimos unas gotitas de conspiración, obtenemos un cóctel de éxito seguro, y sobre todo si lo servimos en el momento adecuado.

Hace unos días el presidente de Venezuela salió en público insinuando que quizá los Estados Unidos había desarrollado un arma que permitiese inducir cáncer en las personas y que lo esté aplicando sobre líderes políticos incómodos. Sus palabras eran la reflexión ante la enfermedad de 5 mandatarios sudamericanos, que habían contraído cáncer en los dos últimos años. Estando tan acostumbrado a echarle la culpa de todos los males de su país y propios a los Estados Unidos, esta era una acusación a la que se llegaba por inercia. Nada tendrá que ver en el cáncer de laringe de Lula Da Silva que sea un fumador empedernido, o en el suyo propio (posiblemente cáncer de colon) que éste sea el tercer tipo de tumores más frecuentes en varones en todo el mundo. Leer Más...

Más »

Los conspiracionistas no están locos

conspiracion

Durante los últimos millones de años, nuestros antepasados ​​se enfrentaron a una vida relativamente sencilla. Su único objetivo era mantenerse con vida. Durante eones la evolución ha ido perfilando las características físicas y síquicas del ser humano. Un ejemplo clásico, y ya comentado en este blog, es el del comportamiento de un humano primitivo ante el sonido que produce el roce de la vegetación. Puede pensar que se trata del ruido del viento y continuar su camino, o puede asustarse y pensar que se trata de una pantera, y subirse a un árbol. Las consecuencias de un error en una u otra interpretación tienen impactos evolutivos muy distintos. Si la primera opción es errónea, y realmente se trata de una pantera, el humano morirá. Si el segundo comportamiento es erróneo, pasado un tiempo tras subirse al árbol, bajará y continuará su camino, teniendo opción a procrear, y a dar continuidad a su tendencia asustadiza. Esto quiere decir que un comportamiento cauteloso, incluso paranoico, tiene más peso evolutivo que uno que no lo es. Los individuos que se asustan de un susurro, que piensan que los truenos son consecuencia del enfado de los dioses, que tienen miedo a la noche, tienen más posibilidades de sobrevivir que el resto. Leer Más...

Más »

La conspiranosis

Me acabo de inventar el palabro, mezcla de conspiración, paranoia y psicosis.

Una vez leí que hace miles de años, cuando el hombre primitivo vivía expuesto a ser cazado o atacado por depredadores y alimañas, teníamos que vivir en continua alerta para evitar el riesgo de morir como resultado de uno de estos ataques. Esa continua búsqueda de peligros quedó grabada en lo más profundo de nuestro subconsciente, y la evolución favoreció la perdurabilidad de los individuos más timoratos. Actualmente estos peligros han desaparecido, pero el ser humano inconscientemente los sigue buscando acechándonos detrás de cualquier cosa.  Y si el peligro no existe, nos lo inventamos. Leer Más...

Más »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies