Off Topic

En este espacio podéis tratar el tema que os apetezca.

 
 
  • lampuzo dijo:

    Su papel de supuesto conseguidor de acuerdos de gobierno de concentración nacional, con el a la cabeza por supuesto.., y su indulto socialista por razones de equidad ante una enfermedad incurable — para después morir de viejo veinte años mas tarde.. --, no deja de ser digno de estudio y elucubraciones.

    Un tema, el de los indultos.., a los acusados del golpe de estado que hay que ver con perspectiva.

    Si, esto es algo que siempre me ha llamado mucho la atención.

    No deja de resultar francamente raruno lo de plantear un «gobierno» con el soporte de los socialistas y con él como presidente. Una aspiración ¿disparatada?, o había algo más que nadie nos ha contado.

    No se hacen este tipo de cosas así por las buenas, por que a uno se le ocurra y ya está. Esto hay que hablarlo antes, no se puede ser tan ingenuo creo yo, como para creer que basta con proponerlo y esperar que no nos salga el tiro por la culata. ¿Armada proponiendo a los socialistas que acepten un enjuague de esta clase contando con su aprobación para el invento y el silencio aquiescente del rey?

    Aquí va a hacer falta más luz y más taquígrafos, evidentemente.

    Spoiler-man dijo:

    Porque allí se estaba brindando. Y eso me nubló la mente y me enfureció.

    Como sabes, un tiempo después el rey largó con cajas destempladas a Sabino Fernández Campos bajo una excusa más o menos creíble. Esto es lo que comentábamos con Lampuzo, que el rey viejo siempre nos ha resultado sospechoso de «una cierta indefinición» en su manera de entender su papel en lo tocante a un estado democrático de derecho. Y esta indefinición pudo muy bien haber dado pie a algunos mandamucho para montar una operación un tanto descabellada y algo chapucera. Algo que muy bien podría haber salido de la pluma de Valle-Inclán entre sus obras dedicadas al esperpento.

  • Doc Halliday dijo:

    No deja de resultar francamente raruno lo de plantear un «gobierno» con el soporte de los socialistas

    Y comunista..

    Nunca en España se había estado tan unido contra algo o alguien: Adolfo Suarez.. :-D

    Por cierto.., y que no viene al caso.., ¿Me pueden definir, por favor, el concepto «autogolpe»..?

  • ¡Por fin..!

    https://www.publico.es/politica/renovacion-institucional-posible-designacion-gabilondo-defensor-pueblo-abre-renovacion-oposicion-psoe-ayuso.html

    Aunque oficialmente no hay nada confirmado, se admite que el candidato socialista reúne el perfil idóneo para el puesto y no genera rechazo en el PP

    ¡Como va a generar rechazo.., si deberían hacerle una estatua en la nueva sede del PP de Madrid..! Aunque es posible que ya exista..:

    «Oda al catedrático fantasma saliendóse de un marrón en forma de mierda..»

  • lampuzo dijo:

    Doc Halliday dijo:

    Mucho me temo que el emérito campechano padezca de una cierta indefinición

    Parece ser que sea así. Lo que resulta manifiesto son sus «tóxicas relaciones» con los elefantes de cualquier color y tipo ..

    Y hablando de elefantes..,-- o no.. --, A mi siempre me ha parecido curioso el papel del General Alfonso Armada. Su papel de supuesto conseguidor de acuerdos de gobierno de concentración nacional, con el a la cabeza por supuesto.., y su indulto socialista por razones de equidad ante una enfermedad incurable — para después morir de viejo veinte años mas tarde.. --, no deja de ser digno de estudio y elucubraciones.

    Un tema, el de los indultos.., a los acusados del golpe de estado que hay que ver con perspectiva.

    ¿Te refieres a que el indulto de Armada, casualmente, llegó cuando Enrique Múgica se hizo cargo del ministerio de justicia, 10 años después?…

    lampuzo dijo:

    Nunca en España se había estado tan unido contra algo o alguien: Adolfo Suarez..

    Los socialistas consideraban que el golpismo militar español no era intrínseco al estamento castrense, sino propiciado por intereses civiles que no saben encontrar acomodo en regímenes democráticos…el ejército siempre había sido usado por los civiles; a saber…Narváez, verbigracia, había sido líder del Partido Moderado, Prim actuaba como jefe del Partido Progresista, u O´Donnell con la Centrista Unión Liberal, y, viniendo de donde veníamos, el franquismo, la gente andaba con chismorreos, dudas, miedos, y todo tipo de especulaciones sobre lo que harían los militares, que habían sido el poder per sé durante 40 años…

    En las páginas de la prensa de ultraderecha como El Alcázar, El Heraldo Español, o El Imparcial, alentaban a los sectores más montanos del ejército y ridiculizaban al gobierno por sus temores ante la involución…el propio Fraga dijo que la «operación Galaxia» no había sido más que un invento de la UCD para atemorizar la opinión pública…luego, los mismos que fueron juzgados por la operación Galaxia por la Justicia Militar, con penas tan benévolas que parecían palmaditas en la espalda, montaron la que montaron, el 23-F (si, los mismos).

    Y es que hay andarse al loro de lo que diga la prensa de ultraderecha, porque en plena efervescencia del mentidero nacional en que se había convertido aquello, aparecieron tres columnas en El Alcazar, firmadas por un colectivo llamado «Los almendros», publicadas a finales de diciembre, principios de enero y febrero, respectivamente, que advertían seriamente del golpe que se cernía «en la segunda quincena de febrero»…miren ustedes, cuando florecen los almendros.

    Nadie tenía información fiable de lo que pasaba y menos de lo que podía pasar, a muchos les pilló Tejero en mantillas en el congreso…(y seguramente a otros no), pero mientras se recorría inexorablemente el camino hacia el golpe, Múgica seguía moviéndose por los vericuetos castrenses (no hablo de su encuentro previo al golpe, 3 meses antes, con Armada en Lérida, y el alcalde, ciudad a la que había acudido para apoyar la campaña de la UGT…y a hablar con Armada, al que Reventós, en Barcelona le propuso ir a ver, pues el alcalde Ciurana era amigo del general, que estaba destinado a la División de Montaña Urgell nº4…y recordemos que Armada fue el predecesor de Sabino en la Casa Real…si quieres hablamos de ello que tiene mucho jugo, pero ahora solo trato de enmarcar la situación que se vivía en el país), con el único fin de que las fuerzas armadas no recelasen de lo que un gobierno socialista les supondría…Armada era un pez gordo.

    Con la gente crispada, con miedo, (en las primeras elecciones, Fraga, el representante del continuismo franquista, solo consiguió poco más que el 8% de los votos, por detrás incluso del Partido Comunista que hizo campaña en tiempo record y con lo puesto, dada su legalización justo antes de las mismas…no como AP que era la formación más financiada y mejor publicitada…pero el miedo, la repulsa a volver a tiempos anteriores, pudo con toda la ya vieja propaganda de la que la gente estaba cansada y de capea, más el toro parece aún no había cogido sentido y seguía embistiendo con las mismas armas…quizás propio de toros…de hecho hoy en día, cuentan lo mismo pero como que no se nota…la gente ha perdido la memoria histórica, y los resultados electorales no parecen indicar que hayan aprendido a hacer verónicas en caso contrario…porque aunque sea,hasta de rodillas puede uno burlar al toro), y una crisis económica del copón, y la creciente oleada terrorista, consiguió que la UCD se desmoronase por completo en medio de querellas internas y la oposición/es,…y es que, disculpa si me alargo, en el estamento militar, si hay algo que detesten más que a sus enemigos es a los «traidores»…

    Suárez estaba solo, sin compañías militares, ni de partido…sin el favor de sus electores, y ya con el gabinete de crisis montado, las actitudes políticas se aglutinaron entorno a tres ejes:

    -El mantenimiento estricto de la vía institucional. Lo que pretendía Suárez cuando se le pasaba por la cabeza dimitir para que el experimento democrático del país no se hubiese quedado en nada. Fue la vía que defendió el PSOE públicamente, y que le llevó a ganar las elecciones posteriores.

    -La formación de un gobierno de coalición o de concentración nacional, que, sintiéndolo mucho, no creo el PSOE estuviese muuy interesado, pues, ¿qué beneficios obtendría el PSOE implicándose en un gobierno de concentración, salvo que el agravimiento de la crisis lo hiciera imprescindible?. No picar en ello era lo mejor que podían hacer, pues la derecha podía seguir montándola cuando quisiese para perpetuar esta forma de gobierno. Más, las líneas que separaban así como los diferentes actores políticos, los tres ejes de la politica española del momento no eran muy nítidos, y este en particular aunaba voces de todos los colores…

    -El abierto golpismo instigado desde diversos medios de comunicación y cuya influencia era notable en importantes estamentos militares…recordemos que los cuarteles españoles seguían plagados de las banderas pre-constitucionales, en un ambiente jaleado y alentado desde publicaciones varias.

    Fueron los grandes ajustes económicos, el miedo por sus más próximas conexiones con los viejos poderes, las reconversiones industriales de las que siguió haciéndose cargo Felipe González, lo que echaron a Suárez de ahí, ante una gente ilusionada que no esperaba un tránsito tan duro,…pienso yo. :nose:

    :saludo:

  • lampuzo dijo:

    Por cierto.., y que no viene al caso.., ¿Me pueden definir, por favor, el concepto «autogolpe»..?

    Creo que el término se utiliza para explicar que es la manera en que uno, después de alcanzar el poder legalmente, se perpetúa en él mediante una maniobra que le permite asumir poderes extraordinarios, anulando en todo o en parte la constitución, suspendiendo las libertades civiles y la aplicación de la justicia ordinaria.

    Tru dijo:

    y recordemos que Armada fue el predecesor de Sabino en la Casa Real…si quieres hablamos de ello que tiene mucho jugo, pero ahora solo trato de enmarcar la situación que se vivía en el país), con el único fin de que las fuerzas armadas no recelasen de lo que un gobierno socialista les supondría…Armada era un pez gordo.

    ¿Tu crees posible que Armada confiase en llevar a término una operación que le convirtiese en presidente de un «gobierno de concentración» contando con que el ejército estaría de su parte y que el rey lo vería con buenos ojos?.

    De haber sido posible tal cosa, ¿no convertiría esto al recién estrenado Estado democrático de derecho en una simple caricatura de sí mismo con la colaboración de socialistas y comunistas?. ¿No habría sido el principio del fin de la propia monarquía?.

    ¿Qué podrían creer que podían ganar izquierda y derecha en semejante situación?.

    ¿Se le escapó el cabeza hueca de Tejero a Armada y tiró p´alante por su cuenta?

    ¿Tu que piensas de todo eso?

  • Tru dijo:

    ¿Te refieres a que el indulto de Armada, casualmente, llegó cuando Enrique Múgica se hizo cargo del ministerio de justicia, 10 años después?…

    Primero decir que Armada estuvo en la cárcel hasta diciembre de 1988; no paso diez años en la cárcel ni mucho menos -- Tiempo pasó entre enfermerías y hospital --.

    El hecho que estuviera Enrique Múgica en Justicia -- Creo que aquí haces referencia a la reunión que mantuvo poco tiempo antes del golpe con militares afectos en su papel de Presidente de la Comisión de Defensa y su papel en el indulto -- es, posiblemente.., anecdótico «per se». Lo que resultaba evidente, es que Armada no podía permanecer en la «cárcel» por mas tiempo, con o sin gobierno socialista.., con o sin Enrique Múgica como ministro.

    Tru dijo:

    Fueron los grandes ajustes económicos, el miedo por sus más próximas conexiones con los viejos poderes, las reconversiones industriales de las que siguió haciéndose cargo Felipe González, lo que echaron a Suárez de ahí, ante una gente ilusionada que no esperaba un tránsito tan duro,…

    Tu mismo te contestas, en mi opinión.., González tuvo que seguir con las políticas económicas de Alfonso Suarez, no creo que ese fuera -- tendría su importancia, por supuesto -- el inconveniente principal.

    Se habla que el rey Juan Carlos, al final.., no podía ni ver a Alfonso Suarez y como tu bien afirmas:

    Suárez estaba solo, sin compañías militares, ni de partido…sin el favor de sus electores:

    La debilidad de Suarez era la debilidad de aquel proyecto politico español. Ya no era necesario. Había que dar un «golpe de timón», contentar a mucha gente y además, el proyecto «social-democrata» del PSOE de González -- aunque fuertemente apoyado desde fuera no sólo por Alemania y Europa, incluso por la organización del Tratado de Atlántico Norte..- estaba «verde» todavía de cara al grueso de la ciudadanía española como consecuencia de sus orígenes pre-bélicos -- De ahí, razones para apoyar un mas o menos breve gobierno de concentración para «limpiar» estos lodos.. -- y con una derecha en reconstrucción y sometida a argumentos similares.

    No se si me dejo algo en el tintero..

  • No se si me dejo algo en el tintero..

    Así.., y «alguien», como ya he dicho.., se hechó atrás en el último momento, «pringaron» los mas tontos -- El teniente-coronel Tejero y su afirmación que tenía el apoyo del rey, entre otros… (Que, por cierto, fue el único junto a Milans del Bosch que no solicitaron el indulto.. y colorín colorado este golpe, «auto-golpe» o como quieran llamarlo, se ha acabado..

  • Repito: ¡Madre del amor hermoso..! En fin que pena..:

    No se si me dejo algo en el tintero..

    Así.., y «alguien», como ya he dicho.., se ECHÓ atrás en el último momento, «pringaron» los mas tontos — El teniente-coronel Tejero y su afirmación que tenía el apoyo del rey, entre otros… (Que, por cierto, fue el único junto a Milans del Bosch que no solicitaron el indulto..) y colorín colorado este golpe, «auto-golpe» o como quieran llamarlo, se ha acabado..

  • Aquí el gran Julio Anguita lo explica todo con su gracejo y claridad habitual:

  • Spoiler-man dijo:

    Aquí el gran Julio Anguita lo explica todo con su gracejo y claridad habitual:

    Pues eso.., mas claro..

    Alfonso Suarez… :facepalm: ¡Aagueloo.., la pastillaa..!

  • Doc Halliday dijo:

    ¿Tu crees posible que Armada confiase en llevar a término una operación que le convirtiese en presidente de un «gobierno de concentración» contando con que el ejército estaría de su parte y que el rey lo vería con buenos ojos?.

    Creo que la idea del gobierno de concentración le atraía, pero no sé si él quisiera ser la cabeza visible…había muchos candidatos, y en cualquier caso, quizás él apostase por un civil…pero en los estamentos militares había un poco de todo ya, aunque seguía mirándose con recelo a cualquier civil, y más de izquierdas, que se pasara por los cuarteles, en plan, «¿este qué pinta aquí?», más había voces moderadas y conservadoras atraídas por la democracia dentro de lo castrense, como la UMD (Unión Militar Democrática) que arriesgaron sus vidas y carreras para intentar traer la democracia a España y fueron encarcelados (a los que cogieron, claro, y que se auto disolvió anunciadas las elecciones del 78 porque en un sistema democrático su existencia ya no tenía razón de ser)…si bien había muchos más de lo de siempre, por supuesto…recordemos que en Enero de 1980, un año antes del golpe, ya se había intentado otro, el del General Torres Rojas, cuya intención era asaltar el Palacio de La Moncloa- sede de la presidencia del gobierno -- con fuerzas de la Brigada Paracaidista, mientras que el control de la capital recaería, como posteriormente en el 81, en la Acorazada Brunete…y que en principio este golpe no pretendía instaurar una dictadura militar, sino obligar al rey a que declarara ilegal el partido comunista y llamar a formar gobierno al General José Miguel Vega Rodríguez.

    Entre la rumorología entorno al gobierno de concentración nacional que existía, que mueve montañas en la opinión pública y consecuentemente en algunas decisiones políticas, el PSOE no apostó por ningún militar en concreto, ni su idea era un gobierno de coalición, (más, si acaso las cosas se torciesen, si con la UCD), pero tibiamente flirteaban con Vega…pues tampoco es cierto que Múgica se llevase mal con Vega, según contó el mismo tiempo después…lo consideraba un militar abierto, moderado y liberal, y además tenía muchos contactos, y dado el hermetismo del estamento castrense, las informaciones que guiaban a los políticos entonces venían de sus conversaciones con ellos y su intuición política, más o menos, al margen de directrices de partido…y probablemente filtraciones de la UMD y otros estamentos más importantes aún, puestos a especular, y con informaciones contradictorias o poco claras…había poca gente de la que fiarse…como si hubiese que moverse en la clandestinidad en una democracia en pañales. El PSOE no quería, a pesar de lo bien posicionado que estaba Vega en el ejército, que fuese su Gutiérrez Mellado al uso de la UCD (un partido ad hoc para el tránsito democrático, intentando contentar a cuantos más mejor, pienso yo, lo que luego, en mi exclusiva opinión, trajo los inevitables enfrentamientos derivados de esta estrategia, pero puede que, dado el percal, no desacertada del todo…)…y como iba diciendo, no solo no querían un militar que dibujase un molde institucional diferente al que existía en el resto de países de la órbita occidental, (la UMD pretendía una democracia plena y un ejército supeditado a ella consecuentemente), es más, sabían que era inútil si se quería ser pragmático, que era lo que estaba obligado a hacer todo el mundo en ese momento, porque una de las acusaciones que recibía la UMD entre los militares era que pretendían romper la unidad y disciplina del ejército. Y cuando Vega es nombrado capitán general de Madrid y se declara partidario de la «neutralidad multidireccional» de los ejércitos, el PSOE sube como la espuma.

    Y es que en la Comisión de Defensa del Congreso, Suárez tenía a Gutiérrez Mellado, y muchos socialistas aspiraban a tener a Vega, pero el partido (González) decidió que no era buena idea, que les acabaría salpicando, y metió a Múgica. Y parece que acertaron a tenor de los resultados electorales…la gente estaba cansada de tanto tejemaneje militar a esas alturas e ilusionada por otras cosas…más, si se contó con gente de la UMD, como Julio Busquets…los antaño encarcelados lo que realmente querían era volver al ejército y que la democracia reconociese su empeño, pero este país quizás en su momento no les recompensó en la medida justa y algunos acabaron en cuartelillos por ahí, y fuera del ejército la mayoría…(la UMD siguió actuando hasta el 77 a pesar de los pesares).

    Armada era un hombre perfectamente conocedor de la inquietud que los nuevos tiempos traían a ciertos actores militares y sus aspiraciones políticas…un hombre informado y respetado entre los militares…en la famosa comida de Reventós, Armada, Múgica, y el alcalde de Lérida como anfitrión, Armada si dejó entrever sus posturas políticas quizás escondiéndolas tras las de otros…, según contó Julio Fernández en una biografía de Enrique Múgica «¿Yo soy así?», en la cual se puede leer al propio Múgica dejar entrever sus pensamientos en aquella escena, que no era otro, a este respecto, que «Cuando se encuentra un militar importante con dirigentes políticos importantes, y cuando formula una sugerencia…puede que esa sugerencia escape al cuadro normal democrático. Era perfectamente legítimo que Armada lo pensara, como podían pensarlo muchos ciudadanos.»…vamos, que había que andarse al loro.

    Un golpe militar, como ya comentasteis antes, da pié a dejar volar la imaginación y las especulaciones son inevitables, pero el hecho es que Armada si estaba a favor de un gobierno de coalición nacional; en cuanto a sus aspiraciones personales, lo que no es cierto es que el PSOE tratase de evitar el golpe con un gobierno de coalición, más que de concentración, con nombres y apellidos,,,que se le propusiese a él, vamos. Solo puedo especular, pero Múgica le dijo en aquella comida, según cuenta él mismo, «Mire, general, si la democracia está en peligro, somos los partidos políticos los que hemos de unirnos para salvarla». Sin embargo resalta, que nunca se habló de un gobierno de coalición presidido por un militar. Se deja entrever que en tal caso, la cara visible habría de ser un civil.

    Algo que indica que allí quizás no hubiese conspiración alguna, es que Múgica siguiese en la ejecutiva del partido, si bien lo apartaron de los dos primeros gobiernos, el del 82 y 86, período en los que fue vocal…lo mandaron a la sombra tras el ruido que se montó por su reunión con el que fuera a la postre considerado uno de los ideólogos del golpe.

    Quizás Armada utilizó parte del ejército y luego los dejó a su suerte para fortalecimiento de la Casa Real, héroe a la postre en todo esto de cara a la opinión pública…en concilio con parte de la sociedad civil…

    Quizás, en una órbita occidental, ya pasada la revolución de los claveles, en la que España era el único país bajo un régimen autoritario, esto supusiese un gran impedimento para los negocios, y que parte de las propias fortunas de los que hacían uso del poder, no les importase cambiar de forma de gobierno…el franquismo estaba muy desgastado, y todos querían que su parte del pastel medrase por una u otra vía…unos temían que el aperturismo les perjudicase y otros que les beneficiase, tanto desde el prisma político como económico…cada cual debía sopesar su situación y tomar partido por una u otra alternativa…al PSOE, que ya estaba llamado a ganar las próximas elecciones…de haberlas, le preocupaba desbaratar el tópico de que los poderes fácticos, que era el eufemismo de la época para referirse a las Fuerzas Armadas, nunca permitirían un gobierno socialista, y que se iba a montar más lío, y la economía empeoraría.

    Quizás Armada hablase sobre política en términos de la cría caballar, y dijo en aquella comida que a caballo regalado no le mires el dentado, pero pienso que estaba presionado, más allá de sus conocimientos, no pocos, de economía, o convicciones personales, que ignoro, por mantener el orden en los sectores más duros del ejército manteniendo el discurso continuista en la sociedad de alguna forma, un vehículo, algo que dejase huella.

    Doc Halliday dijo:

    De haber sido posible tal cosa, ¿no convertiría esto al recién estrenado Estado democrático de derecho en una simple caricatura de sí mismo con la colaboración de socialistas y comunistas?. ¿No habría sido el principio del fin de la propia monarquía?.

    ¿Y porqué iba a ser el fin de la monarquía si sugieres que Armada sería la cabeza de tal concentración con el beneplácito monárquico?

    Doc Halliday dijo:

    ¿Se le escapó el cabeza hueca de Tejero a Armada y tiró p´alante por su cuenta?

    No lo creo. No fue el único.

  • lampuzo dijo:

    Primero decir que Armada estuvo en la cárcel hasta diciembre de 1988; no paso diez años en la cárcel ni mucho menos — Tiempo pasó entre enfermerías y hospital --.

    No estaba diciendo que pasase 10 años en la cárcel, dije que el indulto llegó a los 10 años…independientemente de como los pasase, por supuesto, cuando Múgica regresó a la política en primera línea como Ministro de Justicia.

    lampuzo dijo:

    El hecho que estuviera Enrique Múgica en Justicia — Creo que aquí haces referencia a la reunión que mantuvo poco tiempo antes del golpe con militares afectos en su papel de Presidente de la Comisión de Defensa y su papel en el indulto — es, posiblemente.., anecdótico «per se». Lo que resultaba evidente, es que Armada no podía permanecer en la «cárcel» por mas tiempo, con o sin gobierno socialista.., con o sin Enrique Múgica como ministro.

    …o quizás nada en una carrera política se pueda considerar anecdótico a esos niveles…

    Como ya dije, Múgica fue invitado por Reventós en Barcelona, ya que estaba apoyando la campaña de la UGT, o con el pretexto de ello, a ir a ver a Armada a Lérida, y así fue. Y bien por él, había que estructurar un país de nuevo, contando con el mayor número de apoyos, y toda información es bien recibida…y como le dije a Doc, es probable que a Múgica le pesase aquella reunión, bueno, seguro, en su carrera política, y tuvo que aparecer más tarde después del ostracismo…y puede que circunstancialmente en ese momento de gracia con los indultos, porque en efecto había que soltarlo si o si, y por ello mismo, aprovechasen para poner a Múgica precisamente como Ministro de Justicia… ese argumento es bidireccional en política…lo que pasó en esa reunión lo saben los presentes, a quienes se lo contasen; la periodista Pilar Urbano entervistó a Múgica, y al final quien dijo que González pidió a Múgica una copia por escrito de esa reunión, que figura por escrito en los archivos de la Ejecutiva del Partido Socialista, con una copia para Felipe González.

    En el 92 todavía eran documentos clasificados, ahora no sé…

    lampuzo dijo:

    Tu mismo te contestas, en mi opinión.., González tuvo que seguir con las políticas económicas de Alfonso Suarez, no creo que ese fuera — tendría su importancia, por supuesto — el inconveniente principal.

    Y el terrorismo, el recelo entre la sociedad civil y los militares, el boicoteo a las instituciones por parte de ciertos actores políticos,..estuviese quien estuviese le iba a tocar pringar, eso está claro. Transición política, del franquismo, al recóndito deseo de una democracia, hasta la eclosión de la misma…ese páramo atestado de deseos ocultos fue el que le tocó atravesar a Suárez…aunque el posiblemente no quería, y quería que la democracia eclosionase con él, pero dadas ciertas compañías, eso acabó siendo imposible. Me parece muy natural…

    lampuzo dijo:

    Se habla que el rey Juan Carlos, al final.., no podía ni ver a Alfonso Suarez y como tu bien afirmas:

    Suárez estaba solo, sin compañías militares, ni de partido…sin el favor de sus electores:

    La debilidad de Suarez era la debilidad de aquel proyecto politico español. Ya no era necesario. Había que dar un «golpe de timón», contentar a mucha gente y además, el proyecto «social-democrata» del PSOE de González — aunque fuertemente apoyado desde fuera no sólo por Alemania y Europa, incluso por la organización del Tratado de Atlántico Norte..- estaba «verde» todavía de cara al grueso de la ciudadanía española como consecuencia de sus orígenes pre-bélicos — De ahí, razones para apoyar un mas o menos breve gobierno de concentración para «limpiar» estos lodos.. — y con una derecha en reconstrucción y sometida a argumentos similares.

    Pues como te iba diciendo, pienso que fue a Suárez al que le toco el papel de gobierno de «concentración» hasta que madurase la alternativa…que en realidad, no podía ser otra que la de echarse a andar de una vez.Lampuzo dijo:

    Así.., y «alguien», como ya he dicho.., se ECHÓ atrás en el último momento, «pringaron» los mas tontos — El teniente-coronel Tejero y su afirmación que tenía el apoyo del rey, entre otros… (Que, por cierto, fue el único junto a Milans del Bosch que no solicitaron el indulto..) y colorín colorado este golpe, «auto-golpe» o como quieran llamarlo, se ha acabado..

    Es plausible y no excluyente de una potencial conspiración judeo-masónica para obtener el poder después de Suárez…

  • Tru dijo:

    Doc Halliday dijo:

    ¿Se le escapó el cabeza hueca de Tejero a Armada y tiró p´alante por su cuenta?

    No lo creo. No fue el único.

    Un momento Doc…hmmmm, por un momento me pillaste desprevenido… :inbestigo:

  • Lampuzo dijo:

    Así.., y «alguien», como ya he dicho.., se ECHÓ atrás en el último momento, «pringaron» los mas tontos

    Hay quien ha sugerido que ese alguien del que probablemente hablamos una vez que se había servido de Suarez para restaurar la monarquía, tenía intención de seguir moldeando el proceso. La monarquía estaba restaurada, pero ¿Conseguiría mantenerse?.

    Quería «un traje a medida». Algo que habría estado bien visto desde el estamento militar, mayoritariamente conservador y que ve en el rey el heredero, continuador y garante de la estabilidad y la permanencia de los valores en los que el ejército se ve fundamentado (y depositario de una larga tradición de meter mano a la política cuando toca), y también por una parte de la sociedad civil continuista, conservadora y miedosa ante la posibilidad de que una coalición de las izquierdas pudiera suponer un peligro cierto de cambios no deseados.

    Lo cierto es que la monarquía salió reforzada del golpe y la figura del rey alcanzó cotas de popularidad nunca imaginadas, convirtiéndose a los ojos del público en exactamente eso: el garante de la estabilidad y protector y valedor de la democracia. Sigo indeciso entre una espantá de última hora, y la idea de una jugada premeditada para conseguir el efecto deseado, algo un poco al estilo de lo que cuenta Julio Anguita.

    Tru dijo:

    ¿Y porqué iba a ser el fin de la monarquía si sugieres que Armada sería la cabeza de tal concentración con el beneplácito monárquico?

    No, tienes razón. Ha sido un fallo de conexión entre neuronas, un cortocircuito mental.

    Caballeros, ¿Qué opinan ustedes?, ¿Espantá en el último momento?, ¿Maniobra arriesgada pero efectiva?, ¿Un cúmulo de desaciertos que dan como resultado una afortunada casualidad? ¿Sabino Fernández Campos echándole un par de huevos al tema y consiguiendo chafarle la guitarra a alguien, salvando de paso a la corona y evitando al país otro episodio en que los militares terminan sentado a uno de los suyos en el gobierno?.

  • ¡Ay, qué lío, oigan!

    Me cuentan que alguien ha llegado a decir algo así como que «El 23-F viene a ser el equivalente español del asesinato de Kennedy para los estadounidenses». En el sentido de que casi todo ciudadano de a pie tiene su propia teoría, más o menos enrevesada o conspiranoica, respecto a sus ambigüedades, carencias de información completa y puntos aún presuntamente oscuros…

    ¡Yo qué sé!: Yo no me acuerdo de mucho más que de los efectos y secuelas del «impacto» que tuvo para los que aún eramos más bien críos en ese momento. Y que se manifestaron, sobretodo, en forma de un no parar de dibujar caricaturas de Tejero en el cole durante los días inmediatamente posteriores a la movida.

    Por supuesto que muchos otros, de mi misma edad o hasta incluso algo menos, habrán crecido sabiendo interesarse mucho más que yo por éste y por tantos otros hechos históricos, críticos, significativos, que hayan tenido lugar durante nuestras propias vidas, y siendo más conscientes de ello… Pero el caso es que, aquí, este servidor de ustedes, como que ha vivido siempre bastante más despistado: Mis padres ya siempre han conservado ese sentir de «benignidad» con respecto a lo que fue la llamada «Transición». Y a mí mismo aún me cuesta algo subirme al carro de los cuestionamientos y vueltas que se le da a todo eso hoy en día…

    Pero tampoco me hagan caso por nada de ésto que digo: Sigan ustedes con ese debate (en el que yo, por cierto, «ni estoy ni se me tiene por qué esperar») que yo ya les voy leyendo… Entro aquí buscando más bien temáticas cósmicas y marcianas, pero leo todo lo que haya de nuevo, y no desprecio en absoluto lo interesante que resulta, vaya de lo que vaya.

    Sigan, sigan. No se paren… Ésto mío sólo es un inciso de tontería mía de madrugada.

    A ver qué siguen opinando quienes tengan qué opinar de lo dicho hasta aquí.

    Les leo.

    Hasta mañana.

  • Alexis dijo:

    En el sentido de que casi todo ciudadano de a pie tiene su propia teoría, más o menos enrevesada o conspiranoica, respecto a sus ambigüedades, carencias de información completa y puntos aún presuntamente oscuros…

    El verdadero problema para poder determinar con suficiente exactitud quien es quien en este caso tiene que ver también con la desclasificación de documentos que no se ha producido y, probablemente el interés de algunos sectores de la sociedad en dejarlo como está y no menearlo.

    Ya conoces el mantra de la derecha, según el cual, tirar de la manta no les conviene en absoluto, es «reabrir dolorosas heridas y volver al guerracivilismo ya superado» . Es el tan cómodo como famoso comodín de «los dos bandos», cuando, en realidad, de lo que queremos hablar (sin bando alguno) es de simple justicia y de reparación necesaria.

    De volver a incluir todas las verdades (algo a lo que tenemos perfecto derecho todos y cada uno de los españoles) que han sido cuidadosamente borradas durante tanto tiempo por los vencedores para conseguir la desmemoria de toda una sociedad en lo tocante desde crímenes de guerra hasta enriquecimientos ilícitos, pasando por la obviedad de que dado que no se pueden ocultar tantas cosas durante tanto tiempo sin que quede rastro, es mejor blanquearlas (algo que, de conseguirse, constituiría una auténtica estafa a todos y cada uno de nosotros).

    En aquel momento operaban muchos factores distintos que hoy en día, estábamos todavía empezando como quien dice el experimento de asentar una democracia, sobre una base tan inestable como era conseguir hacer mudar de piel (la inmensa mayoría de la judicatura le debía su puesto a la dictadura y eran herederos de la legalidad del antiguo régimen, la inmensa mayoría de la policía provenía del mismo lugar y de la misma manera, al igual que la guardia civil) a una dictadura hasta convertirla, sin ruptura alguna y obviando cosas difíciles de explicar en términos democráticos, en un verdadero estado de derecho.

    Con un ejército todavía mayoritariamente en manos de mandos que le debían su carrera militar al antiguo régimen (todo el que quería ocupar cualquier puesto de responsabilidad, tenía que pasar inevitablemente el filtro de su apego a los valores y tradiciones del antiguo régimen, o sus superiores ya se ocupaban de que no prosperase su carrera ni de coña) y con un nutrido grupo de gente con influencia, poder y dinero, afectos (se lo debían todo…) al antiguo régimen y que no solo veían peligrar sus enjuagues económicos, influencia y privilegios, sino que se disputaban con el Opus Dei la cosa económica y el reparto del botín, además de no tenerlas todas consigo respecto de las intenciones de los rojos que estaban de vuelta a la legalidad y al parlamento.

    Además de todo un tejido empresarial clientelar de corrupción económica y muy afecto de adhesiones inquebrantables, al mismo tiempo que dado a viajar al extranjero a visitar bancos suizos poco escrupulosos con el dinero y dados al secreto de confesión.

    Con todo ese trágico panorama para la gente de a pie, la actividad terrorista y la crisis económica galopante, hay que hacer una lectura de los sucesos ajustada a dicho contexto en el que sucedieron so pena de no entender lo ocurrido o acabar por asumir una versión falsa de los hechos.

    Lo que vimos por televisión en el Parlamento se había dibujado ya antes en aquel sótano de la cafetería Galaxia en Madrid, cuando Tejero hablaba ya de que lo suyo era asaltar el Parlamento. Pero la pregunta sobre quien podía estar detrás (y tenía la autoridad necesaria para permitirlo, y cuales podían ser las razones para hacerlo) de que el 23 de Febrero llegase a cuajar, es la pregunta del millón y es sobre lo que se ha dejado caer prudentemente la cortina, bajo la consigna de que «es mejor dejallo y no meneallo».

    Alexis dijo:

    ¡Yo qué sé!: Yo no me acuerdo de mucho más que de los efectos y secuelas del «impacto» que tuvo para los que aún eramos más bien críos en ese momento. Y que se manifestaron, sobretodo, en forma de un no parar de dibujar caricaturas de Tejero en el cole durante los días inmediatamente posteriores a la movida.

    Pues los que éramos entonces un poco más mayorcitos fuimos perfectamente conscientes de que algo muy gordo estaba pasando. De hecho, yo estaba en casa cuando me llamó un amiguete para que pusiera la radio y escuchase lo que estaba pasando: Me quedé de pasta de boniato, oyendo la Cadena SER.

    Recuerdo perfectamente a mi padre pasarse la noche en vela, hablar mucho por teléfono con nuestros parientes en el ejército del aire, con una cara de preocupación que pocas veces le había visto, tratando de explicarme lo que sabía en aquellos momentos. Mi madre estaba en un pueblo de Gerona pasando unos días en casa de unos amigos de la familia y nos contaba como se había presentado el cabo de la guardia civil en casa del alcalde, a ponerse a las órdenes de la autoridad legalmente constituida, y su recomendación de que, dado que no se sabía cómo iba a acabar la cosa y la «probable adscripción izquierdosa de algunos» que tuviesen las maletas hechas, por si acaso. En casa, en el sur de Francia, se hicieron preparativos.

    Fue un momento de mucha preocupación y por supuesto de muchas elucubraciones. Pero, durante los meses siguientes fueron todavía más frecuentes y creo que descabelladas en muchos casos. Creo que el miedo a una involución hizo su parte y que esto paralizó muchas pesquisas sobre el papel de cada cual en aquel retablo de las maravillas, en el que nos querían colocar a Tejero y unos pocos más como únicos muñidores de aquel disparate. ¿Pero fue realmente un disparate?.

    Tejero, en el penal militar vivía a base de mayordomo, continuas visitas y regalos de algunos mandamucho, alguna fiestecita, celebraciones, los mejores vinos, los mejores puros y el mejor marisco…

    ¿No resulta esto peculiar para un preso militar condenado?

  • La cosa era que para los actores principales de esta obra, la finalidad no era construir una democracia; a la mayoría les bastaba que simplemente lo pareciera. Más que nada para evitar que alguna mañana de abril, el pueblo y algunos capitanes se levantaran con ganas de entonar el «Clavelitos, clavelitos… ¡clavelitos do meu coraçao!»

    El rey, que le había sacado al Sha de Persia 100 milloncejos para financiar la UCD y evitar que peligrosos comunissssssstas se hicieran con el poder; (aunque el que de ese dinero vieran más «La Tacones» y «la Parrala» que Suarez, eso ni cotiza) se creía que poco menos que lo había comprado, o al menos que el chaval sabría ser complaciente y permeable a su real voluntad. Pero la rana le salió príncipe, y se encontró con un hombre de estado que tenía sus propios planes.

    Así que se hacía imprescindible dar un «golpe» en la mesa, para que se viera quién mandaba allí. El rey, que siempre había estado rodeado de militares y que compartía por completo su visión de las cosas, era lógico pensar que también compartía sus intereses. Pero ahí entró Sabino, para hacerle ver que no.

    Los militares, que durante siglos habían sido el principal enemigo de su propio pueblo, era por ello enemigo irreconciliable de ese pueblo. No podían ni soñar con su apoyo, ni siquiera con su aceptación; lo único que podían conseguir era que los temieran, y eso sabían hacerlo a la perfección. Y Sabino supo escoger muy bien las palabras para explicarle que eso no le interesaba al rey.

    Si la corona apoyaba un golpe, no habría dificultad para instalar el gobierno que quisieran. Podían colocar un Primo de Rivera si querían. Gobernar esa jaula de grillos era otra cosa. Y aquello tenía muchas, pero muchas posibilidades de acabar mal. La dictadura, gobierno de concentración, o el engendro que ideasen, acabaría cayendo, y la monarquía perdería todo su crédito con él. Así que Juancar habría tenido que hacer antes las maletas en dirección al «Golfo» Pérsico.

    Sabino sabía que, al contrario de los militares, la monarquía podía ser aceptada e incluso querida por el pueblo a poco que supieran comportarse. Que podía aprovechar su posición intermedia entre enemigos irreconciliables para sacar réditos del miedo que los unos se tenían a los otros, haciendo parecer tanto a una parte y a otra que era su aliado. Que podía ser concebida como algo mejor que querida… como algo necesario.

    La cosa era como un «Juego de Tronos» cuando cae el anterior soberanísimo y las distintas facciones tratan de hacerse con el poder, tratando de servirse los unos de los otros para sus propios intereses. Y Sabino fue como el sabio consejero que está a la sombra del rey, que no suelen salir en las crónicas, pero que sin los cuales sin duda la historia sería muy distinta a como la conocemos.

  • Tru dijo:

    No estaba diciendo que pasase 10 años en la cárcel, dije que el indulto llegó a los 10 años…

    Que no..,

    Madrid -- 24 dic 1988 -- 00:00 CET

    El Consejo de Ministros acordó ayer indultar al ex general Alfonso Armada

    https://elpais.com/diario/1988/12/24/espana/598921205_850215.html

    Por cierto.., y siguiendo con nuestro «campechano» protagonista -Lo de campechano, estoy convencido., es una analogía de mocero- , definitivamente hay que dejarlo volver, porque ya se encarga, el solito.., de descomponer la monarquía.

    Y si nó.., a la próxima.
    Va a ser una inquietante mezcla entre un zeus y un cronos.., a la «borbona».

  • lampuzo dijo:

    Y si nó.., a la próxima.
    Va a ser una inquietante mezcla entre un zeus y un cronos.., a la «borbona».

    Spoiler-man dijo:

    Sabino sabía que, al contrario de los militares, la monarquía podía ser aceptada e incluso querida por el pueblo a poco que supieran comportarse.

    Va a ser un espectáculo digno de verse cuando el Borbón viejo le de su paternal abrazo a nuestro señor, por la gracia del dedo del Caudillo, el Borbón joven, de vuelta a su antiguo cortijo.

    Un sitio, de cuyo nombre, pagando, se acuerda.

  • lampuzo dijo:

    Tru dijo:

    No estaba diciendo que pasase 10 años en la cárcel, dije que el indulto llegó a los 10 años…

    Que no..,

    Pues no…

    :saludo:

    lampuzo dijo:

    Por cierto.., y siguiendo con nuestro «campechano» protagonista -Lo de campechano, estoy convencido., es una analogía de mocero- , definitivamente hay que dejarlo volver, porque ya se encarga, el solito.., de descomponer la monarquía.

    Y si nó.., a la próxima.

    Pues no sé yo…mira la monarquía inglesa, cuanto más show montan, más salen en la prensa amarilla…le da comidilla al personal al fin y al cabo…proporciona en mucha gente «continuidad» y entretenimiento, «estabilidad» y entretenimiento…»conexión con su propio pasado» y entretenimiento…como un culebrón en que le sigues la pista a la vida de otras personas en tiempo real y que engancha…da pasta….ya veremos que importantes acontecimientos políticos acontecen el próximo verano en Ibiza.

  • Ecos de Callejón

    Lecciones de Historia: «De cómo acomodé mis reales posaderas, por la gracia de dios, en el trono este»

    Saludos.

    Esta redacción, cansada de no tener claro un carajo y de que todo el mundo le cuente milongas, ha tomado la iniciativa y, luego de meterle sus buenas cañas de vermut y una dosis de bravas a Dr. Who, le ha pillado las llaves de la Tardis y le ha puesto a dormir la considerable jumera en el sofá de la redacción mientras viajábamos en el tiempo para conocer de primera mano los acontecimientos previos a todo lo que nuestros amables contertulios van consignando en estos foros.

    Así que, mientras dejamos roncar su sueño alienígena al Doctor en el cascado sofá de redacción, nos desplazamos hacia atrás y, según va dicho:

    Allá por el verano del 69 don Juan Carlos y doña Sofía pasan unos días en el Pazo de Meirás con los Franco. El verdadero motivo de esta visita es que Don Juan Carlos se pasó por el forro a su padre e inició un acercamiento al caudillo viendo la posibilidad de afianzar y profundizar su relación. Algo que para él representaba una clara inversión de futuro. Fue así como nuestro futuro monarca, a base de complicidad, se ganó el puesto de aprendiz de Franco, un precio que pagar para llegar hasta el trono.

    Afianzar no solo la cercanía, sino la amistad con el caudillo para alcanzar el trono, suponía hacer efectivo que don Juan Carlos puenteaba a su padre don Juan, aún a sabiendas de que esto conllevaría una ruptura total en la relación con su padre, pero ¿Qué había de ser, si no era rey?. De la misma manera, también tuvo que hacerse cargo de que eran claras las órdenes que llegaban de Washington para hacer efectiva la llegada de la democracia a España una vez falleciese Franco. Tal era el precio del trono, si de verdad lo quería.

    Porque si hubo alguien que marcó las pautas de la llegada de la democracia a España fue la Casa Blanca. Lo que querían en Washington era que España fuese un socio seguro, dentro de la Alianza Atlántica, y marcar los ritmos que ellos consideraban los apropiados para abandonar el viejo régimen sin sobresaltos. Éramos miembros de la ONU, aunque al borde de la expulsión, pero estaban las bases militares estratégicas en la época de la guerra fría, que interesaban a Estados Unidos.

    Fueron los años de las redes de espionaje con la CIA tejiendo sus tramas. Hay que recordar que en 1947 el general Marshall le comentó al presidente Truman que «Nos interesa España, aunque Franco apeste». Durante los últimos años del Franquismo los intercambios de correos entre Madrid y Washington fueron continuamente en aumento.

    La CIA cayó rápidamente en que Carrero Blanco, mano derecha de Franco, era un potente obstáculo para la llegada de la democracia a España. Por lo visto, hubo contactos de la Central, via PNV, con unos tíos muy rarunos del norte de España, que tenían un interés en común con ellos, aquellos tíos rubios y grandotes, con gabardinas impecables, que llevaban gafas de sol a todas horas, de día y de noche, hablaban castellano con un acento un poco chorra, de tal suerte que después de tomarse unas cañas en el casco viejo de Bilbao, mire usté que es casualidad, Carrero desapareciese.

    ¿Tenía que ser don Juan Carlos?. Ni Franco ni Carrero Blanco querían que Alfonso de Borbón llegase al trono. Según el propio Carrero “Tenía unos padres problemáticos, su español tenía un fuerte acento francés y era un chico muy triste, lo que chocaba con la idea del caudillo de que los reyes tenían que tener buena suerte”.

    A Franco le embobaba la parafernalia monárquica borbónica y la figura de Sofía, hija de unos reyes en activo, suponía una reafirmación de que el elegido debía ser don Juan Carlos y no otro, dado que el caudillo nunca perdonó a Don Juan que en 1941 escribiese un manifiesto a todos los españoles reclamándole el trono, algo que vio más bien como una conspiración a sus espaldas y que le predispuso inevitablemente contra él. Ese documento nunca vería la luz en España y don Juan se tuvo que comer el marrón de que no iba a reinar ni de coña, añadiendo a esto que su propio hijo era quien se sentaría en el trono en su lugar.

    Don Juan Carlos tenía que tener a la fuerza ambición dinástica, era el sucesor de 17 reyes y su única misión era perpetuar la monarquía.

    Una curiosidad:

    El Conde de Fontanar, consejero de don Juan, había realizado un perfil educativo de don Juan Carlos en 1953 en el que no aparecía ni muy agudo, ni listo, ni culto, “más bien un chiquilicuatre y bobalicón”,tal era su opinión acerca del que había que preparar para lo que podría ser su destino: algún día, reinar.

    Hay que joderse…

  • Aquellos años del pelo largo…

  • Doc Halliday dijo:

    Alexis dijo:

    ¡Yo qué sé!: Yo no me acuerdo de mucho más que de los efectos y secuelas del «impacto» que tuvo para los que aún eramos más bien críos en ese momento. Y que se manifestaron, sobretodo, en forma de un no parar de dibujar caricaturas de Tejero en el cole durante los días inmediatamente posteriores a la movida.

    Pues los que éramos entonces un poco más mayorcitos fuimos perfectamente conscientes de que algo muy gordo estaba pasando…

    Sí, desde luego: Sólo se me da hoy por aclarar que los chavales (cada cual lo recordará como lo recuerde) también percibimos, entendiendo o igual no del todo, la gravedad de los hechos del momento. Como mínimo bien que nos lo transmitían los mayores… Recuerdo haberme topado de sopetón con la preocupación con la que de repente mis padres y abuelos estaban prestando atención a las noticias. Sin yo haberme enterado aún de nada… Al día siguiente fuimos a la escuela, como tocaba, pero el ambiente estaba bien condicionado por el tema. Recuerdo haber oído a alguno de mi edad, en el patio del cole, hablando con otros y exclamando algo así como: «¡Dicen que puede haber guerra!»… Y me parece recordar también, borrosamente, a los profes más pendientes de la radio que de dar clase durante esa mañana.

    Algo hay aún, en mi muy mala memoria, de confusa sensación como de cosa ominosa y de consecuencias inquietantemente inciertas, como nunca antes hubiéramos enfrentado.

    Seguro que muchos, aún de mi edad y hasta menos, lo recordarán más vivamente que yo, que ni siquiera me viene ya apenas a la memoria cómo transcurrió para mí esa noche, ni tampoco buena parte de esa mañana siguiente.

    Pasa que luego se acabó zanjando todo el episodio. Empezaron a saltar (como luego vimos tantas veces por la tele) «números» de la Guardia Civil por las ventanas del Congreso. Me pareció a mí, por aquel entonces, como si al final todo quedara meramente en una sensación de «susto, pero que ya ha pasado». Casi como poco más que un esperpento de mal gusto y un mal trago absurdamente gratuito, especialmente para los mayores.

    Ya digo que muchos habrá que siempre lo hayan retenido, según lo vivieron, mucho más acorde en su memoria con la gravedad que de verdad merece. Pero como digo, al menos yo (¡felicísimo de mí en mi falta de lucidez y mi talante despistado!) a partir de ahí yaaa…

    Pero sigan, sigan ustedes, si aún les merece el tema, desgranando pormenores y pareceres (si es que para hoy no consideran agotada ya la cuestión hasta nueva orden). Yo, como negado que soy para la observación y análisis de todo este tipo de cosas, sólo puedo aspirar a leer y documentarme con lo que me venga dado al respecto.

    Gracias a todos.

  • Ecos de Callejón

    Lecciones de Historia: De como nos forramos con el Glorioso Alzamiento Nazional y de cómo nos llevamos la pasta a sacos a Suiza

    Saludos.

    Siguiendo con esta manía recién encontrada de viajar al pasado a saber el porqué de las cosas que hicieron que el emérito campechano sentase sus reales posaderas en el trono de las Españas, ahora toca, en ordenado desorden, comentar que esto de meter la mano en la caja, pagando los de siempre, goza de larga tradición en este, actualmente, reino.

    Pero empecemos por el principio:

    «Nuestra Cruzada es la única lucha en la que los ricos que fueron a la guerra salieron más ricos» (Francisco Franco).

    La junta de generales acababa nombrando a Franco Jefe de toda la banda (Solo hubo un voto discrepante: el del general Cabanellas: «vosotros no le conocéis, si le dais todo el poder, no lo soltará hasta el día de su muerte».

    Cabanellas fue el único que entendió perfectamente lo que pretendía Franco: «Aun reconociendo las cualidades militares de Franco, por haberle tenido a sus órdenes en África, recelaba que, una vez instalado en el poder, ya no lo abandonaría». Hugh Thomas: La Guerra Civil española).

    Pues bien, apenas un mes más tarde, Franco comenzó a trasvasar fondos desde las cuentas de la junta militar, a sus propias cuentas. Antes del final de la guerra civil, Franco ya había sacado 34 millones de pesetas de donativos realizados para sostener el esfuerzo bélico, la reconstrucción o ayudas a los damnificados.

    Lo que viene a representar el equivalente a al menos 388 millones de euros de los de ahora mismo. Los documentos que lo acreditan se conservan en el archivo del Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, y dan fe de que buena parte de ese dinero, 23 millones de aquellas pesetas, todavía estaban en las cuentas bancarias hasta que se les pierde la pista a finales de 1959.

    Curioso, ¿verdad?. Va y se pierde la pista…

    Pues bien, las cuentas secretas en Suiza no son un invento de los millonetis y grandes de España que hoy ponen su dinero a buen recaudo en el extranjero. Ya en el franquismo se tejieron complejas tramas de evasión de capitales en las que se vieron implicados personajes muy relevantes del momento. El franquismo fue una formidable y prodigiosa maquinaria de corrupción de la que se sirvieron políticos, empresarios y banqueros del Régimen que tras expoliar la riqueza del país la ocultaban en cuentas en paraísos fiscales, la mayor parte en Suiza.

    Después de casi dos décadas de autarquía, los grandes capitalistas temían los efectos de la liberalización económica que se les venía encima. Prudentes ellos, nuestros grandes capitalistas (esos que salían en las fotos dando la mano al Caudillo) habían colocado ilegalmente más de setenta mil millones de pesetas (según los expertos de la época) en cuentas cifradas de la banca suiza, de “forma masiva y sin precedentes”.

    Y esto habría continuado siendo secreto de confesión bancaria de no haber sido porque quiso la casualidad que se descubriera esta sangría con una prueba documental irrefutable.

    En diciembre de 1958, con el Plan de Estabilización en puertas, el ciudadano suizo Georges Laurent Rivara fue detenido por la policía española en posesión de una voluminosa agenda en la que estaban anotados sus contactos más influyentes.

    Al principio, los agentes creyeron que se trataba de un correo del comunismo internacional, pero lo que en realidad habían trincado no era ni mucho menos un contable de la internacional bolchevique, sino que se habían topado con un agente bancario enviado a España por la Societé de Banque Suisse (SBS).

    El motivo del viaje sigue siendo un misterio a día de hoy (a la banca suiza no ha habido manera de hacerla cantar), pero resulta bastante evidente que el señor Laurent venía a poner en orden las cuentas de ciertos magnates españoles a los que el patriotismo les alcanzaba hasta donde empezaba una caja de caudales secreta en algún paraíso fiscal.

    El caso es que aquella agenda contenía muy detallado, un listado de 872 clientes españoles de la entidad bancaria helvética, relacionados con sus nombres y apellidos, números de cuenta, contraseñas y claves. Apellidos muy ilustres del régimen, de la alta burguesía vasca, del empresariado catalán, de destacados financieros madrileños y de algún que otro conocido gerifalte político. ¡Vaya, vaya…!

    Entre aquellas estrellas podemos destacar a banqueros como Alfonso Escámez, el duque de Calvo Sotelo, el naviero Pedro Ampuero Gandarias (vocal del Banco de Bilbao), José Aresti Ortiz (presidente de Papelera Española), el exministro Demetrio Carceller, Federico Lipperheide, José Garriga Nogués y Guillermo Bueno Hencke (delegado de Urbanismo y Obras Públicas del Ayuntamiento de Barcelona, cuñado del constructor Figueras Bassols y futuro presidente del Banco Condal). También aparecían en la famosa agenda apellidos financieros de alta alcurnia como Aguirre Ybarra, Arteaga Falguera, Bertrán de Caralt, Dancausa, Escrivá de Romaní, Espinosa de los Monteros (¡Vaya casualidad!), Fernández Villaverde, Jordán Urríes, Más-Sardá, Olabarri Zubiría, Villalonga Villalba, Ybarra Oriol y otros de semejante pelaje. Aparecían en la lista tres grandes bancos: Atlántico, Central y Banesto.

    los ingenieros fiscales de la banca de hoy no han inventado nada…

    Aquellos enjuagues, el dinero, los pelotazos y los grandes negocios se hacían en el Palacio del Pardo, que era un gran centro de tráfico de influencias, delito que entonces no existía (hombre, que para eso hemos ganado una guerra). Un laberinto de empresas, negocios secretos, testaferros y adquisiciones irregulares fueron labrando la fortuna de la familia, que, aunque es imposible de conocer (¡Ay Suiza, patria querida!) hay estimaciones hablan de 600 millones de euros.

    El caso es que, a la vista del contenido de aquella agenda (que a nadie se le podía escapar en qué consistía) la Dirección General de Seguridad explicó en nota pública: “Los servicios de investigación han descubierto recientemente hechos y situaciones que revelan la existencia en el extranjero de depósitos de valores y divisas no declarados por sus titulares en el Instituto Español de Moneda Extranjera. Comprobada la presencia en España de agentes bancarios suizos que servían de enlace con los titulares de las cuentas y coadyuvaban a encubrir las infracciones de la legislación vigente sobre cesión, depósito y disponibilidad de divisas, se procedió a practicar diversas diligencias y detenciones, y entre ellas la de un agente suizo en cuyo poder se encontraron, en clave, relaciones de titulares y estados de cuentas de valores y divisas extranjeras”.

    Entoces… Los pillaron a todos los defraudadores y evasores, ¿No?

    …Pues no. No exactamente.

    El 26 de diciembre de 1958, los falangistas madrileños elevaron a la superioridad “su más enérgica repulsa” y solicitaron responsabilidades por semejante escándalazo.

    El Juzgado Especial de Delitos Monetarios impuso multas a trescientas sesenta y nueve personas. Los 872 clientes de la SBS habían evadido un total de 16.240 millones de pesetas de la época pero las multas de los sancionados solo ascendieron a poco más de 116 millones.

    De modo que el PP de Luis Bárcenas y cierto monarca campechano, hoy fuera de España, no inventaron nada, simplemente siguieron perpetuando el tradicional negocio de sus mayores. La logística y los andamios de la corrupción que ahora padecemos, se levantaron de una forma sólida ya en el franquismo.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies