Off Topic

En este espacio podéis tratar el tema que os apetezca.

 
 
  • Doc Halliday dijo:

    A los chavales los amamantó “una loba”, lo que se explica en la pág 112, para los curiosos:

    Si, y también dice, “la introducción del estoicismo, y luego la definitiva llegada
    del cristianismo, parece que convencieron a Roma de que realmente el sexo era peca-
    minoso y que por lo tanto lo que necesitaba no era ayuda legal sino castigo para la
    persona que lo proporcionaba. El valle de lágrimas había comenzado.”
    ..hablando anterirmente de la libertad sexual romana, pero que nunca se cuidaron de expresar en su derecho positivo, pues había un delito para cada práctica fuera del matrimonio.

    Antes del cristianimso, ya Octavio fomentaba el regreso a la austeridad romana que le había llevado a la “gloria pasada” (sin embargo su “mayor gloria” aún estaba por venir), ya se sabe “Make America Great Again”, y en este paquete en la mentalidad precristiana ya casaba, disculpen el juego de palabras, un mayor decoro sexual; austeridad es una palabra muy chunga para estos casos.

    Pero Marte, como se nos dice,..

    “Las prostitutas o meretrices existían en Roma ya desde su fundación. ¿No fueron
    Rómulo y Remo, los héroes nacionales, amamantados por una prostituta llamada
    Acca Laurentia? En efecto, la tradición habla de una loba, la lupa, que en latín no
    quiere decir sino puta y que se refiere a la que, habiendo hecho gozar al dios Marte,
    recibió en recompensa por el placer proporcionado casamiento con un hombre
    inmensamente rico. A su muerte cedió todos sus bienes al pueblo romano a cambio
    de la celebración de unas fiestas, que en ese mismo momento tomarían el nombre
    de Laurentalia y que se celebrarían todos los 23 de diciembre”

    La prostitución y las levas, la guerra y los guerreros, el patriarcado romano protegiendo su linaje con leyes, para ser reyes, patricios como todos con vicios, que aprovechan la llegada del nuevo dios, el de la relectura del Decaulión, de la “víctima humanición”, para lo suyo, en pro de un ideal palpable, Roma, y la legión, nacida toda en Agosto, para mejor dilatación.

    “Tomad mi cuerpo…pero no mi sangre”, la de mujeres función, eso en Hondarribia, sigue siendo discusión.

  • @ lamentira:

    Saludos.

    Imagino que ya lo sabías, pero acabo de encontrármelo y es bonito:

    http://www.educa.jcyl.es/crol/es/recursos-educativos/mentira-ahi

    Pues nada, ya sabéis.

  • Charles Bradley

  • Recursos educativos…¡gran idea!…¡voy a hacer un cursillo sobre sexología!, eso seguro que lo peta…tras interminables horas de estudios e investigaciones multidisciplinares, cotejo de datos y contraste de opiniones, sesudas consideraciones académicas y esfuerzo intelectual, y la escasa práctica que me ha permitido tanta erudición al respecto, he osado, pues, en ofrecer estas lecciones.

    Sin querer tirarme flores, será un curso de publicaciones breves pero intensas, bien documentadas y referenciadas, a las que están invitados todos ustedes a preguntar sus dudas e intereses en los comentarios…y sin mayor dilatación, dilación, perdón, podemos empezar con la piedra angular del asunto:

    Tema 1-Nociones básicas sobre el Culo-boca:

    -Definición:

    “Dícese del Culo-boca como la práctica llevada a cabo por la mayoría de homínidos en la cual el poseedor del capital cede parte de éste para que le chupen el falo y así sodomizar al felador posteriormente, en un ciclo que se repite eternamente.”

    Esta definición está tomada del best-seller “La sexología de la razón impura” (1) del autor eslavo Nometokem Mirrabem, represaliado por el BCE, según consta en la publicidad de sus ofertas de productos financieros, donde regalan cuberterías, televisores y libros, entre otras cosas como reclamo.

    Es una definición que está desfasada en tanto y en cuanto también hay mujeres en la patronal, y que por biología no tienen falo con el que sodomizar, pero se aplica aquí por extensión.

    También pudiese verse desfasada atendiendo al colectivo LGTB, y que podría verse ofendido por la que considerasen manifiesta equiparación enculación-maldición, pero hay que recalcar que el sustantivo relevante de la definición es el capital, y el paralelismo establecido entre las prácticas sexuales y empresariales deja a éstas últimas las penas y virtudes de las acciones que ustedes quieran juzgar, siendo las primeras solo las conductoras para mejor entendimiento de la situación. Bien es cierto, que entonces este “mejor entendimiento” se basa en un prejuicio moral, y por tanto, alejándose quizás del enfoque científico pretendido.

    Más notar que esta definición solo establece las partes de las partes intervinientes en el proceso, así como la periodicidad del mismo, y se nota que el autor, Nometokem Mirrabem, no encuentra buen acomodo con su trasero en la misma, lo que supone un sesgo en definitiva, una apreciación moral, si cabe bien basada en la experiencia, o en la simple conciencia, acervo cultural moral para el caso. Esto en parte, indica la imposibilidad de escapar de cualquier tipo de juicio moral al respecto, aún al amparo de la ciencia, como apuntaremos en lecciones venideras.

    (1)El sexólogo, criador de crisantemos, y judoka japonés Komotepiye Tefundo, en su libro “Crítica a La sexología de la razón impura”, tomaba esta definición y la ampliaba así: Dícese del Culo-boca como la práctica llevada a cabo por la mayoría de homínidos en la cual el poseedor del capital cede parte de éste para que le chupen el falo y así sodomizar al felador posteriormente, en un ciclo que se repite eternamente…,”hasta la satisfacción o muerte de cualquiera de los dos.” En seguida encontró objeciones a ello desde varios puntos de vista, si bien el primero en pronunciarse fue el revolucionario pastor protestante Well Don(2)

    (2)Well Don, pastor protestante aficionado inglés a la jardinería, círculo en el que el citado libro japonés había gozado de cierta acogida, en un artículo publicado en la prestigiosa revista botánica “Las flores de invierno nunca mueren”, titulado “Crítica a la Crítica a La sexología de la razón impura”, apuntaba que si bien esta ampliación era estrictamente correcta, pues tanto empleado como empleador acaban como la semilla del crisantemo, bajo tierra, lo que aprovechó para jugar con la exégesis bíblica del momento y recordarnos el Génesis, Cap. 3, Vers. 19, que interpretaba como “Hombre, del polvo vienes y en polvo te convertirás”, señaló que dudaba mucho de que a todo el mundo pudiese acabar satisfaciendo tal situación, añadiendo un toque moral al asunto que establecía una barrera entre empleado y empleador, y disgustó a muchos de sus colegas.

    Sin verse obligado a ofrecer dato empírico alguno al respecto, apeló sin embargo a una tesis escatológica para rechazar esta visión del nipón, ya que decía pecaba de un sesgo cultural, pues veía reminiscencias sintoístas en ella, y aunque compartiese aspectos de la misma tales como que el alma no muere, y que mientras fueses un buen chico, compensaba el tanto y tanto felar como el verse y verse enculado, gustase o no, bajo un horario predeterminado, o no, ya mejores tiempos llegarían tras la muerte… como por ejemplo en forma de piedra para el autor sintoísta, pues debemos recordar aquí que para el sintoísmo, profesado por Komotepiye Tefundo, hasta las piedras tienen alma, para el pastor Well Don, contrario a más viaje astral que hacia el cielo, sin duda fruto de su visión más ilustrada, según con que pié se hubiese levantado, o según le hubiesen premiado los rosales en los certámenes botánicos del vecindario, dudaba un tanto de la infinita misericordia divina, y pensaba en ocasiones que un felado-porculizador, nunca alcanzaría el reino de los cielos, y que por tanto, el Culo-boca era una práctica moralmente discutible, y divinamente castigada (3), al menos para el empleador, apuntando además que sus acciones podrían ser consideradas pasiones libidinosas fruto de su ociosidad, y preveía su castigo en los infiernos citando Proverbios 12:24 “La mano de los diligentes gobernará, pero la indolencia será sujeta a trabajos forzados.” Esto por parte de sus colegas fue considerado casi un llamamiento a la revolución proletaria y debía ser rápidamente acallado.

    Sobrevolando sus escritos la herejía, acabó por transigir en que tampoco veía especial virtud en ser un felado-porculizador, y trajo el acuerdo con Génesis 1:28 y su “Creced y multiplicaos”, más hubo de escribir otro artículo titulado “All´s well that ends well”, para reconciliarse con la Iglesia anglicana y quitarle hierro al asunto, sin conseguirlo.

    (3)El para muchos pretencioso pensador francés Güi Lapillé, en su obra “El culo obrero merece reposo”, dijo no sin cierta ironía que “divinamente castigado es el trasero del pobre, si y solo si le gusta la sodomización, necesita el papel que cobra para limpiarse el culo, o comparte la dicha del porculizador”. Añadía que también podría gustarle la felación, más que en determinadas condiciones socio-económicas debía darse un cierto “feedback positivo”, pues la monotonía conducía a agravios comparativos si la pecunia, o la cogida por detrás, no estuviese suficientemente estimada en correspondencia, ahondando en los temas morales de los que el pastor Well Don quería escapar, sentando el francés en esta obra las bases de la Economía Política (4) hamiltoniana. Maslow también tomó buena nota de sus escritos.

    (4) Sin embargo el primer acercamiento a esta disciplina en este campo vendría de la mano del filósofo y economista alemán de origen turco Fastand Furius, que tratando solamente de sentar unas bases puramente racionales sobre el tema, según cuentan, por un lado mantuvo una estricta abstinencia sexual para que sus escritos no fuesen acusados de tendenciosos por ninguna de las partes implicadas, y por otro se apoyó en los trabajos de Vilfredo Pareto para decir que si socialmente existía cierta controversia al respecto de esta práctica, dicha controversia podría ser asumida socialmente dada una mejora de Pareto. Es decir, si existe un grupo de individuos que aceptan una situación, como por ejemplo la que se trata, y uno de ellos empieza a estar más contento que los demás sin darse cambios en dicha situación, esto, según el turco, podría considerarse una mejora de Pareto. Surgieron dos posturas opuestas a ello, pero que preocuparon por igual. (5)

    (5) Los estudios del demógrafo y pastor metodista holandés Kuit Tate d´Ahi, basados en las consideraciones maltusianas sobre el crecimiento de la población y la intermediación divina en su regulación, y asumiendo tales de ellas como ciertas, dijo que si esta situación es fruto de la voluntad divina “acabaremos todos maric0nes bien por costumbre o empatía” , en su aclamada obra “Dios siempre tiene la primera y última palabra, tuyos son los silencios y berridos”. El éxito de sus escritos en el sector más conservador del protestantismo europeo cruzaron rápidamente al otro lado del charco, pero desde la otra acera les recordaron que “Dios proveerá”, con el aplauso de la Iglesia católica e Islámica en su conjunto.

    No obstante esto no resolvía las consideraciones racionales expuestas por el célibe filosófo Fastand Furius, que encontraron escollos más importantes desde lo sociológico en los escritos del Obispo italiano católico posteriormente perteneciente al cardenalato Quesea Topami, que decía que un grupo de individuos contentos dada una situación, que ven de repente a uno de ellos “más” contento sin cambiar dicha situación, le preguntarán a qué viene dicha dicha. El enfoque hobbiano de búsqueda de superación hasta la muerte que daba el obispo entusiasmó a las masas y al racionalismo europeo, pero preocupó a la patronal y a su propia congregación, que se veía entre la espada y la pared dada la popularidad del ministro de Dios y la sombra de duda que arrojaba sobre la moralidad del Culo-boca: por un lado, las prácticas empresariales nos conducían a la extinción, si todo quisque acababa maric0n, y por otro, el currito yendo al trabajo alegre y contento, solo esperaría su incentivo y dejaría de ser productivo.

    Ambas posturas rápidamente encontraron apoyos y objeciones en teólogos ansiosos de ascender en el escalafón eclesiástico que encontraron en la envidia como el motor principal para tumbar la tésis del asocial, célibe, y anacoreta turco Fastand Furius, pues aún sin existir cambios en la asignación de recursos para cada individuo, todos con sus felaciones y enculaciones correspondientes, para el grupo de empleados por ejemplo, la envidia pronto bien actuaría para frenar la recién asumida alegría de dicho individuo, que debería cristianamente esconderla o reprimirla, so pena de ser apaleado por los demás, o bien actuaría para que todos optasen por abrirse a esa felicidad. Esta segunda opción fue muy aplaudida por el cardenalato, que consideraba la envidia un motor social positivo, mientras que los sectores más humildes de la iglesia lo consideraban como un pecado capital, a lo que se apuntaba gran parte de la patronal.

    El cisma intestinal, perdón, intestino, a que condujo Pareto en la Iglesia católica entre otras, seguía en el candelero a pesar de los intentos de Topami y otros teólogos por reconducir la situación arguyendo que dada la envidia por un lado y las ansias de progreso humano por otro, si bien aquí había gente que insistía en que eran lo mismo, dados unos prejuicios o preferencias personales al respecto del Culo-boca, alcanzaron su clímax cuando la propuesta de Fastand Furius, dejó de preocuparse por el grupo de empleados y empezó a centrarse en el grupo de empleadores: dada la situación descrita, el Culo-boca, siempre estaban contentos, hasta que reventaban de alegría, y de tanto sodomizar, sus beneficios disminuían. (6)

    (6) Aparecieron entonces pensadores radicales tales como Felizzano Paggano, que amparados en el empirismo sobre el asunto y su representación matemática, expuesto en su obra “El trasero ansioso y la podárea hiperbólica de la distribución de la absenta”, afirmaba que un culo feliz trabajaba más a gusto al margen del trabajo del empleador, y que callar bocas, con cuanta más absenta mejor.

    Sin duda eran otros tiempos, pero las nuevas teorías de organización empresarial han tomado buena nota de lo dicho al repecto. Sin embargo, un simple aumento de la soldada, hasta los días presentes, mantienen en el candelero la tesis básica del Culo-boca como estructura de relación laboral.

    Sin embargo la constante discusión del tema en el mundo académico, derivó en posturas sociales diversas según el grado de autonomía dada la nueva situación económica y de reparto de los recursos aposentatorios y orales, y un acervo cultural y moral distinto al anterior. En España por ejemplo, en la clases más pudientes, los felado-porculizadores, ahora dicen “Como me la chupes te doy por culo”, que queda muy noble, pero como pasta necesitaba todo el mundo de igual forma, el negocio hotelero crece y crece en el país.

    En la clases menos afortunadas se ven discursos dispares, tales como, “No te queda más remedio que poner el culo”, dada la incapacidad de optar a escalar socialmente, como Quevedo ya nos contaba ejemplificándolo con la vida de Pablos en El Buscón, y otras clases desconfiadas de cualquier cambio social, arraigadas en lo tradicional, en el que el discurso preponderante suele ser “No estudies, trabaja, a lo mejor te gusta.”

    Con estos breves apuntes, les emplazamos sin más a la segunda lección de este cursillo, “F0llando espero al hombre que más quiero: o a crisis de identidad cultural a a partir del siglo XX en las clases altas. La aparición y desaparición de la clase media.”

  • Los Jefferson Airplane, cosas de otros tiempos.

  • Recordemos los hechos:

    Jerjes aniquila a las tropas de Leónidas en las Termópilas, saqueando Atenas y la Acrópolis. Temístocles derrota a la armada persa, que tuvo que emprender la retirada, lo que llevó al príncipe persa Mardonio y su ejército a pasar el invierno en Tesalia.

    En primavera volvieron a atacar Atenas, pero al regresar hacia Beocia, cerca de Platea, los espartanos de Pausanias se enfrentaron a los persas con más de 70 000 hombres (el ejército persa debía de ser algo más numeroso). Pero antes de entrar en acción los dos ejércitos, tras un breve altercado, persas y griegos estuvieron diez días al acecho, sin emprender acción alguna, lo que representa un comportamiento en principio incomprensible, teniendo en cuenta que ni Pausanias ni Mardonio tenían fama de indecisos.

    El motivo del alto de fuego, respetado por ambos bandos, era una serie de sentencias oraculares que no vaticinaban nada bueno a quien iniciase la contienda… Y ni Pausanias ni Mardonio, ni general alguno en su sano juicio se hubiera atrevido a desoír estas profecías en aquellos tiempos.

    Y así, fueron tres hombres los que decidieron la batalla de Platea.

    Tres adivinos que interpretaban el futuro observando el humo y las cenizas de los animales sacrificados en el campo para, finalmente, poder dar la señal de ataque. Tres estrellas del augurio, auténticas vedettes de la interpretación: Tisámeno por parte de los griegos, Hegesístrato por parte de los persas e Hipómaco por parte de los helenos que se habían pasado al bando persa.

    Los tres adivinos eran de ascendencia griega, auténticas estrellas millonarias del gremio de los augurios. En semejante situación, con 150.000 tíos armados deseando cortarse el cuello y jugándose mucho en ello, ni persas ni griegos podían conformarse con menos.

    Tenemos a Tisámeno, hijo de Antíoco, de la antigua estirpe de adivinos de los Yámidas, que trabajó para los griegos a cambio de una elevada suma de dinero. Su contratación se pareció a la de una estrella del fútbol, pues Tisámeno exigía tanto que los espartanos estuvieron a punto de renunciar a sus servicios, pero con los persas enfrente, no se atrevian a hacerlo. Mientras tanto, viendo el astuto Tisámeno que los espartanos se avenían a negociar, lo había vuelto a pensar y exigía como honorarios añadidos el derecho de ciudadanía espartana de por vida para él y su hermano Hagias. Por mucho que les pesase, los espartanos tuvieron que acceder a ello.

    Pensaban que con Tisámeno, cuyas atribuciones eran similares a las de un general jefe, los griegos tenían garantizado el éxito. Por lo visto confiaban en que, mucho antes de la batalla de Platea el adivino había consultado el oráculo de Delfos para saber si tendría descendencia; pero en vez de niños, la Pitia le había profetizado a él (la persona más indicada para saberlo), cinco victorias.

    A primera vista, puede parecer un enjuague, una cosa convenida de antemano entre adivinos. Sin embargo, hay razones para creer que no fue así: Aún hoy día, los adivinos son incapaces de descifrar su propio destino.

    El caso es que al principio, Tisámeno había malinterpretado la sentencia de la Pitia. Creyó que las cinco victorias se referían al pentatlón, y en seguida se puso a entrenar como un poseso hasta creer estar en condiciones de participar en los juegos olímpicos. Le faltó poco para conquistar los laureles, pero un tal Jerónimo, de la isla de Andros, le superó en una de las disciplinas.

    Es de creer que es sumamente improbable que se pegase semejante paliza tan sólo para ocultar el falseamiento de una sentencia oracular. De todos modos lo importante es que, tras esta derrota de Tisámeno, los espartanos interpretaron (tal vez ligeramente inducidos por él) que la sentencia sólo podía referirse a las luchas guerreras. Y por consiguiente, lo contrataron.

    Su competidor en el bando contrario, Hegesístrato, era un tipo mucho más temerario aún. Era de Élida, del renombrado clan de adivinos de los Telíadas, y desde tiempo atrás un tipo odioso a los ojos de los espartanos. Cuando los habitantes de Tegea, en el sureste de Arcadia, intentaron desprenderse del yugo espartano, Hegesístrato se puso del lado de aquéllos, pero después de las luchas, los espartanos se acordaban de él y lo hicieron prisionero.

    Hegesístrato fue recluido en una mazmorra en Esparta, encadenado por un pie a una roca. Consciente de que se pudriría alli, reunió el valor necesario (tuvo tiempo para pensarlo) y consiguió (el solito) cortarse el pie, desprenderse de las cadenas, y como todas las puertas estaban vigiladas, abrir un boquete en el muro para escapar.

    Cojo y atormentado por el dolor se puso en marcha hacia Tegea, avanzando de noche y descansando de día, escondido en el bosque. Consiguió llegar a Tegea. Allí pudo sanar, y él mismo se construyó un pie de madera. Lógicamente, en cuanto pudo volver a andar, ofreció su ayuda a todos y cualquiera de los enemigos de Esparta: Los persas lo recibieron con los brazos abiertos.

    Sobre el tercer adivino, Hipómaco, poco se sabe a ciencia cierta, aparte de que era de Léucade y que profetizaba para los pueblos griegos que se habían pasado al bando de los persas.

    Y allí, en Platea, 150 000 hombres armados a la espera de una señal para liarla.
    Los tres adivinos se pusieron a lo suyo y, casualmente, estaban de acuerdo en que los presagios eran favorables si el ejército respectivo se limitaba a defenderse. Por lo tanto, cada uno esperaba el ataque de los otros, y así estuvieron diez días sin que ocurriera nada.

    Hay que imaginarse el espectáculo: 150 000 hombres armados hasta los dientes listos para entrar en combate, esperando cada día que se hicieran los sacrificios y se consultase el oráculo… pero no ocurría nada.

    Diez días eran mucho tiempo para el gusto de Mardonio y se impacientaba. Tisámeno tenía advertidos a los griegos de que no cruzaran el río Asopo y, al parecer, Hegesístrato había advertido lo mismo en el bando contrario, de modo que los soldados persas se paseaban por la otra orilla del río intentando provocar un ataque y probando suerte con alardes y alguna pedrada, pero no hubo manera de provocar a los griegos a cruzar.

    Al final, Mardonio fue el primero en perder los estribos, no estaba resignado a sentarse a ver pasar el tiempo. El general optó por prescindir de las profecías de Hegesístrato, pues al fin y al cabo estaba claro que era imposible provocar presagios favorables ni siquiera por medio de las amenazas más o menos veladas.

    Reunió a sus jefes y a los generales de los griegos asociados que integraban su ejército y les preguntó: ¿Tenéis conocimiento de algún oráculo, relativo a los persas, que prediga su aniquilamiento en Grecia?. Un gélido silencio fue la única respuesta.

    Heródoto afirma que unos callaron porque realmente no conocían semejantes sentencias oraculares, y los otros, porque aun a pesar de conocerlas encontraban peligroso abrir la boca para contradecir al principe (IX, 42). Dado, pues, que vosotros no sabéis nada o no os atrevéis a hablar, seré yo (que estoy perfectamente informado, que para eso soy el príncipe) quien lo haga: Existe un oráculo según el cual los persas, al llegar a Grecia, deben saquear el santuario de Delfos, saqueo que ha de ocasionar la perdición de todos. Por tanto, estando enterados de esta circunstancia, ni vamos a atacar dicho santuario ni intentaremos saquearlo, así que no pereceremos por ese motivo. Sentíos, pues, optimistas todos los que abrigáis sinceras simpatías hacia la causa persa, en la convicción de que vamos a imponernos a los griegos.

    Aún hoy no se sabe a qué sentencia oracular se refería Mardonio. Heródoto cree que el persa la había confundido con un vaticinio de la incursión de los ilirios y los enqueleos en Grecia y, sobre todo, en Delfos. Pero también es posible que Mardonio se refiriese a un oráculo del adivino Onomácrito, que fue desterrado de Atenas después de que Hiparco, hijo del tirano Pisístrato, demostrara que había falseado el oráculo.

    Otro al que los persas lo recibieron con los brazos abiertos.

    Sea como fuere, Mardonio dio orden de entablar batalla a la mañana siguiente. Sabemos que lo hizo porque el agua le llegaba hasta el cuello: con la flota griega esperando ante Samos, en la costa de Asia Menor, y la provincia jonia amenazaba con desmembrarse, el ejército persa habría podido verse atrapado y tener severas dificultades para volver a su propio país, Mardonio no podía esperar.

    ¿El desenlace?…Bueno, esa es otra historia. Heródoto la cuenta mucho mejor que yo.

  • Es cierto…los profetas siempre a la diestra de los reyes…cría fama y luego duerme.

    Por cierto, gente preparada, me ha dicho que estoy aquí malgastando mi insondable talento. Si se tratase de talentos y otros tiempos, pues me preocuparía más si cabe, pero el asunto es que la universidad Rey Juan Carlos me ha pedido que imparta el curso aquí anunciado en sus aulas, y allí pagan. Quizás conozca algún profeta allí.

    Por ello, pasaré eventualmente para que no me echen de menos, para recordarles si acaso las magufadas que vea a quien las diga, con el temple que merecen estos meritocráticos tiempos, y darle a cada cual lo que merece, lo que a mi me parece muy mal, en esta punitiva sociedad, empalmada con el castigo, deseando enseñar nada a h0stias…pero puestos a experimentar, estoy seguro estarán todos conformes, aún en propias carnes.

    Ya nos veremos.

  • Saludos, Tru.

    Que los dioses te sean propicios, que los mejores vientos hinchen tus velas y el mar y la cadencia del canto de los remeros arrullen tu descanso mientras la larga nave se desliza sobre las ondas.

    Me acercaré al templo, he encargado un sacrificio que sirva para propiciar tu viaje.

  • Saludos.

    Hay más gente que, como yo, ha optado por su exilio voluntario en la Ínsula.

    Poco a poco voy encontrándomelos. Al ser un territorio imaginario, nos ocupamos en crear sus leyes, en la responsabilidad de darle forma.

    En esta tarea continuamente hay que acordar cosas: La forma de los meandros del río que la abraza, el frescor de la arboleda (ni mucho ni poco), afinar el canto de las chicharras o inventar las razones por las que la plaza tenga la curiosa forma que según cree un turista accidental (se lo ha inventado un amigo poeta, para tener un contrapunto), seguro tiene que ver con algún secreto arquitectónico antiguo, que todavía está por inventar.

    A veces no nos acabamos de poner de acuerdo. Y la arboleda, no está por la tarde donde la dejé por la mañana, simplemente porque a mi amigo el lector le entusiasma oír la algarabía de los gorriones colándose por su ventana mientras lee.

    No se si es una persona fácil, no suele hablar, se limita a sonreír de un modo encantador. En fin, dejo una foto suya, por si alguien le conoce

  • Me acabo de encontrar con esta joyita. El final no tiene precio.

  • Otra de diluciones:

    elmundo.es/f5/comparte/2018/09/13/5b9a3eda22601d460d8b4624.html

  • Evgeny Kissin- Recital in Tokio -- 1985

  • jeopardize dijo:

    Otra de diluciones:

    elmundo.es/f5/comparte/2018/09/13/5b9a3eda22601d460d8b4624.html

    No lo he revisado (tengo que confesarlo), pero tenía buen aspecto:

    http://lab.elmundo.es/pseudociencias/

    Si hay alguien que sepa de algun vendedor de humo que intente timar incautos, puede comentarlo en este observatorio:

    http://www.cgcom.es/observatorio_omc_pseudociencias_intrusismo

  • @ Elfumador:

    Gracias, gracias, me he reído un montón. Bilú, ¡que grande!, hacía tiempo que no me reía tan a gusto.

    Momentos impagables a cargo de un fantoche poniendo la voz de la bruja del cuento…para hacer hablar a Biiluuuú.

    :alaba: :aplauso:

  • Dos noticias de actualidad:

    Dalái Lama, sobre los refugiados: “Europa pertenece a los europeos”:
    lavanguardia.com/internacional/20180913/451790225826/dalai-lama-refugiados-europa-suecia.html

    y…

  • @ Elfumador:

    Gracias por darnos a conocer al alien brasileiro Bilú. La semana que viene cruzo el charco y espero encontrarme con él, porque aquello de: “a forma mais perfeita da energiiiiiia”, en 32:54 es todo un bioma selvático de humor. Sí, el personal no se corta porque fíjate en 0:04 el discreto camuflaje de dos miembros de la brigada Ahrar-al-Sham, en 2015 y cerca de Alepo. Por último, una anécdota bélica de la IGM.

    https://es.gizmodo.com/el-dia-que-los-soldados-aliados-de-la-primera-guerra-mu-1794925079

  • Este señor parece que no ha leído a Marx:
    eldiario.es/cultura/filosofia/Prohibir-filosofo-aleman-problema-capitalismo_0_813669115.html

    Otra joyita:

    https://www.youtube.com/watch?v=ezCqzt3vAXw

    Y otra de Udi John Bilezikjian para el michon:

  • Parece que vuelve a relampaguear; vamos a celebrarlo:

    Miri it is while sumer ilast
    with fugheles song.
    Oc nu necheth windes blast
    and the weder is strong.
    Ei, ei! What this night is long
    and ich with well michel wrong
    soregh and murne and fast

    Mirie it is while sumer ilast, data de la primera mitad del siglo XIII. Es la canción secular más antigua que existe en inglés, conservada sólo por la buena suerte de estar escrita en una hoja de papel mantenida con un libro no relacionado. Tenemos la música y un solo verso. Esto puede ser sólo un fragmento, pero su melodía maravillosa y su lírica conmovedora encarnan en el microcosmos la lucha medieval para atravesar el invierno, la estación más cruel y estéril de la naturaleza.

  • El blog ha estado casi dos días con fallos parciales. Con algunos navegadores daba error 500. Ha habido un problema al instalar SSL y hasta ahora no he dado con ello.
    Siento las molestias.

  • lamentira dijo:

    El blog ha estado casi dos días con fallos parciales. Con algunos navegadores daba error 500. Ha habido un problema al instalar SSL y hasta ahora no he dado con ello.
    Siento las molestias.

    Pues contrata a un tecnico informatico, que no se haya sacado la titulacion en la J.C.I, idiota.

  • Saludos.

    Para el que piense que esto del feminismo es algo que se inventó ayer, por ejemplo:

    https://es.wikipedia.org/wiki/La_ciudad_de_las_damas

  • Epi dijo:

    Pues contrata a un tecnico informatico, que no se haya sacado la titulacion en la J.C.I, idi?ta.

    Eso no es para nada cortés de tu parte. A ver si aprendes un poco de educación cuando tengas un tiempo libre.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies