Los vacunados emiten señales MAC

 

Dice Juan Zaragoza en su programa “Vivir con Salud” de la cadena “el toro TV” que los vacunados contra el famoso virus emiten señales MAC. ¿Qué es esto? No, no va del “crispy chicken“. Pasa que te lo explico.

 

El programa fue emitido el pasado día 16 de julio, y en el minuto 24 (por si queréis saltaros el resto de mierda) hablan de un experimento que supuestamente demuestra que los vacunados emiten algún tipo de señal electromagnética.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquí podemos ver un ejemplo de ignorancia, mezclado con una visión sesgada de la realidad, y con una pizca de trola para hacer negocio.

 

Juan Zaragoza y uno de los invitados son ingenieros, así que pueden ser algo torpes con algunos temas, como todo lo que tenga que ver con la informática, pero tontos no son.

 

Juan habla de emisiones MAC. Pero las MAC no son emisiones, sino un número de identificación HW que los fabricantes de interfaces LAN, WAN o bluetooth usan para identificar sus dispositivos. La dirección MAC es invariable independientemente del protocolo de nivel superior que se utilice. Por ejemplo, si usamos TCP/IP, tu móvil puede tener la dirección 85.24.231.4 cuando estas fuera de casa, o tener la dirección 192.168.1.34 cuando estás conectado a tu router. Pero en todas esas ocasiones la MAC sigue siendo la misma. Si en vez de utilizar TCP/IP utilizases otro protocolo, también mantendrías tu MAC.

 

Si tienes curiosidad, puedes averiguar la dirección MAC de tu móvil con cualquier programa que te bajes de la playstore como “What’s my MAC?”. Verás que está formado por 6 octetos en hexadecimal separados por el caracter “:”. Algo así:

 

A2:E9:94:8B:63:A1

 

Bluetooth también utiliza una MAC para identificar a los dispositivos. En concreto, la aplicación que usan en el video para este experimento se llama “Buscador de dispositivos“. Dos móviles son utilizados para asegurar que la fuente de emisión bluetooth está presente. Se pretende demostrar que las personas vacunadas tienen un emisor bluetooth en su organismo. Para ello, se meten dentro de una cámara de Faraday para eliminar todas las emisiones que provengan del exterior, y se va haciendo pasar de uno en uno a 12 voluntarios, la mayoría de los cuales no están vacunados, para ver si hay una correlación entre la vacunación y estas emisiones.

 

La sorpresa llega en el sexto voluntario. Tiene la pauta completa, pero los móviles no detectan ninguna emisión. Sorpresa. Pero llega el séptimo (minuto 48:20). Juan dice que cuando entra esta persona aparece en los móviles una “emisión MAC”, que en lenguaje “Zaragozano” es que aparece un dispositivo bluetooth. Pero si te fijas, en la pantalla pone lo siguiente:

 

 

“Galaxy A21a de Olga”. ¿Qué haría cualquier persona normal en esta situación?

 

1. Preguntar si la persona que ha entrado se llama Olga,

2. Preguntar si tiene un Samsung encima, o

3. Preguntarse si la cámara de Faraday tiene goteras.

 

¿Qué hizo el “equipo de ingenieros”? Darlo por bueno y preguntar al voluntario si estaba vacunado. Y para colmo, no lo estaba.

 

Con el resto de voluntarios, en alguna ocasión aparecen otros dispositivos bluetooth, cuya dirección apenas puede identificarse en el vídeo.  ¿De dónde provienen estas señales? Pues vista la pulcritud con la que están realizando el experimento, de cualquier sitio. De dejar la puerta abierta cuando pasa el voluntario el tiempo suficiente para que detecte algo, a que el propio voluntario lleve algún dispositivo, que esté captando algo potente y cercano fuera de la cámara (como un ordenador, un móvil, unos cascos, un reloj…), o, por qué descartarlo, a que alguno de los ingenieros aquí presentes estuviesen falseando el experimento.

 

Si queréis podéis hacer una prueba vosotros mismos. Instalaros esta aplicación, meter el móvil en el microondas (que es una buena cámara de Faraday), pulsad el botón de buscar y cerrar a puerta rápidamente. Por supuesto, no se os ocurra encender el horno, a no ser que queráis cambiar de móvil. Veréis que aunque le cuesta, si el dispositivo bluetooth está cercano, lo seguirá identificando.

 

Cuando Juan acaba de exponer el experimento, da paso a una señora muy gritona, que empieza a mezclar la velocidad con el tocino, metiendo en el juego la red 5G, (que no tiene nada que ver ni en frecuencia de emisión ni en tipo de dispositivo con lo que se ha estado midiendo), el grafeno y las inyecciones de anestesia adulteradas.

 

Aquí deje de verlo, porque una sobredosis de gilipolleces puede dañar la salud mental.

 

Llegados a este punto, y en el supuesto de que seas un creyente de estas cosas, y pienses que las vacunas contienen algún tipo de microdispositivo que emita radiaciones electromagnéticas, no te pido que me creas a mí y que me reconozcas que es una gilipollez. Simplemente hazte estas preguntas:

 

– ¿Para qué alguien iba a querer meterte un dispositivo bluetooth en tu cuerpo? Ya llevas uno siempre en el bolsillo y lo cargas tú todas las noches.

– Si ese supuesto dispositivo existiese, ¿dónde guarda la pila? ¿cómo se carga?

– El bluetooth lo puedes configurar para que no aparezca en los escaneos. Si todo esto forma parte de una misión supersecreta y oscura, ¿no te parece que esas malvadas élites habrían configurado el bluetooth para que no responda a los escaneos?

 

SI aun así sigues creyendo que tienes razón, pues no te vacunes. Que es lo mejor.

 

  • Eso te pasa por ver el toro.tv Ahora tienes bluetooth gratis :-D

  • Ayer, a cuenta de esta chorrada, me dio por probar un par de aplicaciones mientras estaba en el coche, en el garaje, y aparecieron dos dispositivos que tenían que aparecer… y una televisión.
    Es una pena que tengan que darse a estás estupideces.

  • Paparruchas, esto lo que demuestra es que Samsung está en el ajo, porque los Galaxy son suyos. Por no hablar de esa tal Olga, que debe ser el cerebro en la sombra, fijo que es prima de Gates.

  • Mirad el lado positivo, ahora los del pp tienen conexión directa con los del psoe

  • Esa “información” me la pasó un amigo hace tiempo en forma de un vídeo de un supuesto médico que había hecho ese experimento en su consulta. Este era más ingenioso y decía que se alimentaba de las señales eléctricas del sistema nervioso y para que no hubiese la misma MAC en dos personas se generaba la dirección con el ADN de cada individuo. Naturalmente el dispositivo acababa siendo anulado por nuestras defensas y por eso se requería volver a inyectar la vacuna cada poco tiempo.

    Por supuesto le hice ver que:
    a) estamos muy lejos de tener tecnología electrónica que interactúe con el ADN (algo fácilmente rebatible para cualquier buen conspiranoico, lo sé)
    b) si yo fuera un gobierno y quisiera meter algo en el cuerpo de mis ciudadanos no usaría el BT comercial, que puede ser detectado por los infinitos móviles que tiene la gente, sino que me inventaría un protocolo desconocido para el resto o, al menos, utilizará una frecuencia un pelín distinta de la del BT comercial. Con desplazarlo medio GHz arriba o abajo sería más que suficiente. Esto requiere un poco más de esfuerzo para un buen conspiranoico, pero un buen creyente no requiere la lógica.

    Lo más lamentable es que el amigo que me lo pasó es ingeniero industrial con un coco bastante bueno en general, pero anti-vacuna COVID, anti-agenda 2030, anti-Soros y el resto del paquete completo. Vamos que una vez que te apuntas a una cosa de esas hay una parte del cerebro que deja de funcionar. Este tipo de gente nos da mala fama a los que somos muy críticos con la forma en la que se ha gestionado la pandemia y los abusos que se han cometido. Yo, que me he puesto las dos dosis pero soy contrario a la obligatoriedad, los pasaportes y demás me tengo que cortar mucho porque en seguida me mezclan con los chalados anti-vacuna.

  • No sé qué me ha parecido más surrealista, el vídeo que inicia este tema o el vídeo que nos ha “colado” uno de los intervinientes en el.

  • No sé si es más surrealista el tema en cuestión o el vídeo que nos ha «colado» uno de los intervinientes.

  • @ Juanchi:
    +1

    Me alegra ver que al menos no os tomáis en serio El toro TV o Intereconomía, que son el mismo perro con distinto collar.

  • Dende llueu a tí nun te faltan insultos


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies