El síndrome del sabio

Algunas personas con discapacidad tienen habilidades excepcionales, muy por encima de la población en general. En realidad, no sabemos qué causa el síndrome del Sabio (o de Savant). Hay muchas teorías, pero ninguna definitiva.

Si bien algunas personas comienzan a demostrar sus habilidades en la primera infancia, como las personas con autismo, otras las adquieren repentinamente más tarde en la vida debido a un accidente o una enfermedad como un derrame cerebral. Las habilidades de las personas con síndrome de savant son muy variadas. Algunas personas pueden multiplicar y dividir grandes números mentalmente. Otros pueden responder a la pregunta, «¿Qué día de la semana fue el 22 de marzo de 1932?», Con «Martes» instantáneamente. Algunos pueden tocar hasta 22 instrumentos, medir distancias sin usar ningún instrumento, aprender idiomas en unos días o memorizar grandes volúmenes de información.

Este síndrome fue descrito por primera vez en el año de 1789 por Benjamín Rush, al documentar el caso de un paciente con la capacidad de calcular la edad de las personas en tan solo segundos. Imaginad que posibilidades tendría participando en «El concurso del año«. El origen de estas habilidades sigue siendo un misterio. Lo único que han establecido los científicos hasta ahora es la relación entre este síndrome y la presendia de un daño cerebral. También se sospecha el papel que pueda tener el cromosoma 15 en la presencia o ausencia de habilidades savants. De alguna manera, parece que el cerebro, en presencia de un daño que le impide su funcionamiento normal, trata de compensar utilizando otras áreas operativas del cortex, y en algunos casos este sobre sobreesfuerzo abre unas vías impensables para una persona normal. ¿Queréis ver algunos casos famosos de personas con este síndrome? Seguid leyendo.

Kim Peek es quizá el savant más famoso. La película Rainman, protagonizada por Dustin Hoffman, está inspirada el la figura de Kim Peek. Nació con macrocefalia, un daño permanente del cerebelo y con ausencia del cuerpo calloso (la conexión nerviosa entre ambos hemisferios del cerebro). Tenia un coeficiente intelectual de apenas 73 (lo normal es 100 y Einstein tenía 160), aunque no era autista, como el personaje de Rainman. Pero Kim tenía algo que le hacía único: una increible memoria.

Peek recordaba el 98% de los cerca de 12.000 libros que había leído. Podía leer simultáneamente dos páginas en ocho segundos usando cada ojo para leer una página distinta (algo imposible si hubiera tenido conectados ambos hemisferios cerebrales) y apenas tardaba una hora en memorizar un libro completo, reteniendo de un modo preciso e instantáneo toda su información.

Kim además conocía de memoria todos los mapas de EEUU y podía responder exactamente cómo llegar de una ciudad a otra explicando detalladamente qué calles tomar. Aunque no tenía conocimientos musicales, era capaz de reconocer el autor de miles de piezas musicales escuchando pocos segundos de una grabación.

Y pese a todo, era incapaz de abrocharse él mismo la camisa.

Leslie Lemke nació con daño cerebral y perdió sus ojos por un glaucoma. Leslie fue dado en adopción a los 6 meses de edad a  una enfermera local de 52 años con 5 hijos propios. Cuando Leslie llegó a los 16 años, en medio de la noche, su madre se despertó porque desde la cama escuchaba música. Pensando que había dejado la televisión encendida, fue al salón para apagarla, pero encontró a Leslie tocando al piano el Concierto para piano n. ° 1 de Tchaikovsky. Lo había escuchado en la televisión ese mismo día. A pesar de que Leslie no tenía formación musical, comenzó a tocar todos los estilos de música. Lo único que necesitaba Leslie para tocar una canción a la perfección, era escucharla una única vez. Durante muchos años antes de que la salud de Leslie empeorara, ofreció conciertos en los EE. UU., Japón y Escandinavia, y también apareció en muchos programas de televisión de EE. UU.

A diferencia de Kim Peek, Derek Paravicini sí es autista, además de ciego. Paravicini nació muy prematuramente, a las 25 semanas de gestación.  Su ceguera fue causada por la terapia de oxígeno que recibió en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Esto también afectó a su cerebro en desarrollo, lo que produjo su grave discapacidad de aprendizaje.

Paravicini tiene oído absoluto (habilidad de identificar una nota por su nombre sin la ayuda de una nota referencial, o ser capaz de producir exactamente una nota solicitada cantando sin ninguna referencia) y puede reproducir una pieza musical después de escucharla tan sólo una vez. Comenzó a tocar el piano a la edad de dos años cuando su niñera le dio un viejo teclado.

Stephen Wiltshire descubrió la pasión por el dibujo de niño. Durante su infancia, Stephen no podía comunicarse verbalmente, sino que se comunicaba a través de sus dibujos. Hoy, Stephen es un artista con un talento único que le ha llevado a ser apodado la “cámara de fotos humana”. Si le das una vuelta en helicóptero por cualquier ciudad, es capaz de dibujar lo que ha visto con toda precisión, incluso con el número de pisos y ventanas de cada edificio.

Daniel Tammet además de Síndrome de Ásperger tiene sinestesia y epilepsia. Tiene una extraña habilidad con los números, que le acen percibirlos de una manera distinta a las personas «normales». Algunos le parecen bellos y otros feos. Tiene también la habilidad de memorizar números, como el número Pi, del cual ha memorizado 22.514 decimales, hasta el punto de que recitarlo le lleva más de 5 horas. También habla 11 idiomas.

Ellen Boudreaux tiene una discapacidad visual, pero para desplazarse hace ruidos chirriantes que rebotan en los objetos en su camino para que pueda detectar el sonido reflejado, como los muerciélagos. Ellen también tiene increíbles habilidades para medir el tiempo. Ellen ha sabido instintivamente la hora, el minuto y el segundo exactos de un día en todo momento. Al igual que Leslie, Ellen también tiene talentos musicales excepcionales y puede tocar música perfectamente después de escucharla solo una vez.

¿Están estas habilidades en todos o en muchos de nosotros, y el único problema es que no sabemos como activarlas? Difícil cuestión que quizá algún día sepamos responder.

  • «Daniel Tammet además de Síndrome de Ásperger tiene sinestesia y epilepsia. Tiene una extraña habilidad con los números, que le HACEN percibirlos de una manera distinta a las personas «normales». Algunos le parecen bellos y otros feos. Tiene también la habilidad de memorizar números, como el número Pi, del cual ha memorizado 22.514 decimales, hasta el punto de que recitarlo le lleva más de 5 horas. También habla 11 idiomas.»

    Una pequeña corrección en esa palabra resaltada en mayúsculas.

    Interesante nota, por cierto.

  • Tal vez estas personas acceden, ya sea por nacimiento o accidente, a lo que Jacobo Grinberg llamaba la Teoría Sintérgica. Al estar con este padecimiento en el cerebro acceden a toda la información del ser humano lo que les facilita saber la información de todo lo que les rodea casi instantáneamente. Es interesante lo que este científico mencionaba, que por cierto, desapareció en circunstancias misteriosas.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies