¿Acabar con el COVID-19 en un mes?

Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard está trabajando en el desarrollo de un test rápido y muy económico que permitiría frenar la enfermedad en solo unas semanas.

La idea es fabricar unos test súper económicos (un euro cada uno), que aunque no tuviesen una fiabilidad muy alta, sí que permitirían detectar dosis altas de cargas virales.

De esta manera una familia puede hacerse los test a diario antes de salir de casa, y si da positivo actuar en consecuencia. Esto es, no ir al colegio o al trabajo, y solicitar asistencia médica para confirmar el positivo y ponerse en tratamiento.

Esto frenaría la enfermedad en muy corto plazo de tiempo, ya que se evitaría que las personas contagiadas se mezclasen con personas sanas y extendiesen la enfermedad antes de presentar síntomas, o incluso aunque estos nunca lleguen a aparecer.

La prueba consiste en un papel que se impregna en saliva, y que cambia de color en presencia de la enfermedad.

La idea es muy buena, pero tiene un problema: deja la responsabilidad en los propios ciudadanos, y eso significa que no funcionará. Si no somos capaces de ponernos de acuerdo para llevar todos una simple mascarilla, menos aun nos vamos a poner de acuerdo para hacernos un test diario.

Seguro que habréis visto en las redes sociales a grupos que reniegan del uso de la mascarilla:

Pues no sería diferente con los test rápidos, simplemente por rebeldía contra las indicaciones que diesen las autoridades médicas.

  • Esto sería una solución para reestablecer circulación en los aeropuertos y recuperar el turismo.

  • Bueno la mentira no es estar a favor o encontra del uso de la mascarilla, es cuestión de para que

    Con un trabajo de cuello blanco es fácil apoyar su uso cuando se usa solo al subir y bajar del coche al ir a trabajar o cuando se va al supermercado, pero prueba a trabajar todo el día en la calle a 30c° con ella puesta

    El uso de la mascarilla es una incoherencia total. En los bares y restaurantes los clientes no la usan por la simple razón de que no podrían consumir.
    pero luego tienes al camarero asfixiado de correr con la bandeja y ella puesta.

    Así que la responsabilidad individual consta de muchos factores, es muy cruel criticarlo, yo en una oficina con aire acondicionado la soporto bien, pero sería cruel por mi parte acusar por ejemplo al repartidor que se pega el día corriendo con el furgón al calor del asfalto de no usarla todo el rato.

    Espero que estos ejemplos expliquen lo wue quiero argumentar

  • El problema no es mascarilla si mascarilla no, sino más bien una cuestión de responsabilidad individual y de grupo. No cuesta tanto tenerla puesta y bajarla en el momento de tomar un trago o comerse un pincho. Estamos asistiendo a un crecimiento exponencial de brotes y contagios y aún así hay cenutrios que inundan las redes de memeces de que si el virus no existe, que esto es una plandemia para dominar el mundo con un chis que se activa mediante 5g… En fin.

  • No sería una panacea ni acabaría con el virus en cuestión de semanas, pero podría ser útil.
    Seguro que hay mucha gente que no usaría el test, y otros que saldrían a la calle después de usarlo y dar positivo. Pero si consigue que bastante gente se quede en casa y no contagie a mas, ya es útil.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies