¿Coronavirus en Barcelona en marzo de 2019?

Investigadores de la Universidad de Barcelona han detectado la presencia del SARS-CoV-2 en muestras de aguas residuales recogidas en Barcelona el 12 de marzo de 2019, lo que a priori significa que este virus se estaba propagando mucho antes de lo que hasta ahora se creía.

El artículo está en revisión y fue colgado en la revista medRxiv el pasado 13 de junio. Este borrador no ha sido revisado por pares, por lo que hay que ser prudente en relación a las conclusiones que se extraigan del documento.

Para el estudio, el grupo de investigadores dirigidos por los virólogos Albert Bosch y Rosa Pintó, examinaron muestras de dos grandes plantas de tratamiento de aguas residuales en Barcelona, para detectar la evolución del virus en la ciudad. Según se detalla en el documento, se comenzó analizando muestras semanales de las aguas residuales desde el 13 de abril hasta el 25 de mayo, y también estudiaron muestras de archivo congeladas de principios de año. El análisis detectó evidencias de la presencia de SARS-CoV-2, en las muestras del 15 de enero, 41 días antes de que se confirmara el primer caso oficial en Barcelona. Esto provocó que los investigadores retrocedieran en las fechas aún más, y analizaron muestras congeladas desde enero de 2018 hasta diciembre de 2019.

Todas las muestras dieron negativo en las pruebas de detección de genoma del SARS-CoV-2 salvo una, la correspondiente al 12 de marzo de 2019.

Dado que en las heces la presencia de coronavirus es alta, el análisis de las aguas residuales es un indicador válido para detectar precozmente el nivel de extensión del virus, así como la detecciómn precoz de nuevos rebrotes.

De confirmarse, estas evidencias darían al traste con todas las teorías sobre la aparición y propagación del virus, que sitúan su origen en China, en algún momento entre el 6 de octubre de 2019 y el 11 de diciembre de 2019, que corresponde al momento del salto del huésped a los humanos.

El los análisis, los investigadores buscaron presencia de los RdRp IP2 e IP4, de los fragmanetos de nucleótidos N1 y N2, y del gen E del virus. Pese a que se detectó la presencia de las encimas IP2 e IP4 del SARS-CoV-2 necesarias para la replicación de los virus del tipo RNA, en los resultados obtenidos por estos científicos no se hayaron rastro de los otros componentes genéticos.

El positivo de las encimas IP2 e IP4 es muy bajo, pero está ahí. Lo que no queda claro es si se trata de un falso positivo por otro virus que no sea el Sars-Cov-2, ya que en esa muestra no hay rastro de los indicadores N1 y N2 que son considerados como los más determinantes para dictaminar la presencia del virus.

Lo transgresor de estas conclusiones, me hacen sospechar que no son correctas, pero habrá que estar atento por si tenemos que romper todas las teorías existentes y empezar de cero.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies