El hombre de Taured

Según cuenta la historia, un día de 1954 un hombre llegó al aeropuerto de Tokio. Como en todos los vuelos internacionales, los pasajeros tuvieron que pasar el control de pasaportes a la entrada al país. Pero este día no iba a ser como el resto para los policías de la aduana del aeropuerto Japonés.

El pasajero presentó un pasaporte de un país llamado Tuared. Llevaba moneda de varios países europeos y hablaba francés. Los funcionarios de aduanas se quedaron perplejos porque nadie conocía un país con ese nombre, aunque aparentemente el pasaporte era legal y llevaba impresos los visados de otras entradas y salidas de países, incluso del propio Japón.

El pasajero fue llevado a una sala independiente para interrogarlo. Afirmaba que su país se encontraba en Europa. Cuando le presentaron un mapa, el hombre señaló a la frontera entre España y Francia, pero se quedó sorprendido al no encontrar allí un país llamado Taured. Según él, ese país existía desde hace mil años.

Nerviosos, los funcionarios le preguntaron por el motivo de su visita. Negocios. Iba a asistir a una reunión en una empresa y se iba a alojar el un hotel de la ciudad. Tras consultar con la empresa, se comprobó que nadie le esperaba allí. La reserva del hotel tampoco se pudo confirmar.

Pasadas unas horas de idas y venidas, los funcionarios decidieron llevar al hombre a un hotel para que pasara la noche, y le dejaron custodiado por un par de policías.

A la mañana siguiente, cuando entraron a por él, la habitación estaba vacía, siendo la puerta la única manera por la que el pasajero pudo abandonar la estancia. Pero ninguno de los dos policías le vieron salir.

¿Explicaciones?

¿Un cruce dimensional entre dos universos paralelos? ¿Un viajero en el tiempo? ¿Una historia que ha ido mutando al pasar de boca a boca? ¿Una farsa?

Evidentemente, de todas esas posibilidades, la que más eco tiene en internet  es la de la interferencia dimensional entre dos universos paralelos. Da igual que sea la explicación más extraordinaria e inverosímil.

La historia fue referenciada por primera vez en el libro «The Directory of Possibilities» de los escritores Colin Wilson y John Grant. Se trata de una recopilación de historias paranormales, pero sorprendentemente, la cita ocupa solo una línea.

¿De dónde sale entones el resto de esta historia?

Simplemente es un relato que alguien durante estos años ha elaborado a partir de la referencia de este libro. Se desconoce si puede tener una base cierta, o si incluso la cita del libro de Wilson y Grant también es inventada.

De hecho, hay otras versiones en las que se cuenta que provenía de Africa, y que realmente se trataba del pueblo de los Tuareg. Al menos esta cultura, compuesta de pastores nómadas, tiene más de 1000 años de antigüedad. Ya es difícil encontrar un país con más de 1000 años de historia. En cambio los Tuareg no tienen un estado propio, ni tampoco pueden expedir pasaportes.

Así que, descartando las explicaciones más fantásticas e improbables, lo más razonable es pensar que todo esto es una historia fantástica, un creepypasta, originado cuando todavía no había creepypastas.

  • Hola:

    No conocía la historia, pero he sabido de otras similares.

    Esto es como el juego del teléfono: se empieza con una idea básica y con la transmisión de boca en boca rápido y sin cuidado se llega a un resultado muy diferente al original. También se da la asociación de ideas con otras cosas sin relación.

    Cuando se cuentan historias, con el tiempo se hacen invariablemente más largas, con más detalles. Es como comparar el evangelio de Marcos con el de Lucas.

    Sin duda para la inmensa mayoría es más interesante la posibilidad fantástica que la razonable, porque la primera emociona y la segunda desilusiona. No se aprende a valorar lo que realmente importa, vivir con sentido.

    Saludos.

  • Yo podría creer la historia pero con otro sentido simple, suponiendo que fuese real, el hombre lo que hizo fue un intento de fraude con documentos falsos, inventó el país y pensó que podría pasar desapercibido por otros, hasta que fue detenido. Su escape fue producto de qhe los custodios se durmiendo y asi logró huir.

  • JuanCristóbalH:

    Suponiendo una historia con intento de fraude por parte del protagonista, no le veo sentido que se invente un país. Más le hubiera valido con uno real.

  • Doc Halliday:

    Gracias por responder.

    Yo fui magufo durante muchos años, del nivel de aquello de los mas tozudos e incluso insultaba bastante. Me costó mucho dar mi brazo a torcer y tragarme mi orgullo.

    He aprendido con el paso del tiempo a centrar mi cabeza, sé poco, pero ahora trato de tener mejor actitud.

    Es un agrado incorporar conocimientos a partir de ustedes.

    En todo caso, me fui al otro extremo, evito tratar a alguien en forma negativa como sea, tal parece que para compensar lo muy hiriente que fui hace tiempo.

    Saludos.

  • Kamu Syldeck dijo:

    JuanCristóbalH:

    Suponiendo una historia con intento de fraude por parte del protagonista, no le veo sentido que se invente un país. Más le hubiera valido con uno real.

    Todo depende es mas probable percatarse que documentos son falsos por conocer los de un país a notar que un pasajero procede de un pais que bien puede ser confundido con un pais africano o de nombre extraño.

  • También soy un fan de la ciencia ficción. Someone… «La guía del viajero intergaláctico».

  • Sería posible si los controles de documentación fueran muy deficientes y explicar a que se debería eso, el por qué de protocolos tan malos. Es lo que cuesta en una historia de ficción, darle esa impresión de realidad aunque fuese fantástica.

  • Doc Halliday dijo:

    @ JuanCristóbalH:
    En los aeropuertos no hay posibilidad de que salga un pasajero de la nada. Todos los pasajeros tienen una tarjeta de embarque y un documento de identificiación. Luego se sabe dónde han comenzado su vuelo, a donde han ido a parar y quienes son. Esto último a través del cruce de datos entre diferentes bases de datos. Basta con algún tipo de identificación y que haya cruzado alguna frontera.

    No hay posibilidad alguna de que aparezca un pasajero que no traiga tarjeta de embarque y documentación en regla. No habría podido cruzar el chequeo de la policía (existen diferentes métodos para registrar y chequear a los viajeros. Por ejemplo hay software que permite el reconocimiento a través de las cámaras de seguridad) ni subir al avión. Hoy en día, con el asunto del terrorismo sobre la mesa, la policía de fronteras está muy sensible con esto de la identificación de viajeros.

    Si apareces con un pasaporte de un país que no existe y diciendo cosas raras, terminarás dando explicaciones sobre tus intenciones, mientras chequean tu tarjeta de embarque, tu vuelo, tus datos físicos y tu pasaporte. Lo más normal es que termines en la jaula hasta que se aclare todo lo que haya de aclararse, acto seguido serás deportado de vuelta a tu aeropuerto de origen sin más trámites ni disculpas.

    El punto es que la historia no es de estos tiempos. Suponiendo que la persona inventó una visa y pasaporte falsos emitidos por un país que no existe pero cuyos documentos firmados, sellados y todo hace parecer que es real, si el que hace el chequeo no se percata del nombre del país, podría darle entrada en caso de que lo confunda con un pais que existe, en caso de alguna duda y verifica, surgiría lo mismo que pasó en esta historia, el pasajero no pudo aclarar nada, tan simple como eso, sus papeles eran falsos.

  • Una corrección, no Tuared sino Taured.

  • Curiosamente hace unos días leí un relato donde se menciona esa historia y se añaden bastante más detalles, supongo que inventados. Por si os interesa, el relato es “Every Where” y el libro era éste:

    https://www.amazon.es/puerta-espejo-Relatos-fant%C3%A1sticos-realidad-ebook/dp/B07353PV7K/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1499066677&sr=8-1&keywords=jaime+heras

  • @ Doc Halliday:

    Pregúntale a Someone

    ¿Llamabas? Yo ahora mismo estoy con algo aun más raro y abstruso: Sherlock Holmes…. escrito por Enrique Jardiel Poncela (hacía tiempo que no me reía tanto).

    @ Kamu Syldeck:

    También soy un fan de la ciencia ficción. Someone… “La guía del viajero intergaláctico”.

    Yo, verdaderamente, voy por épocas en lo que a géneros se refiere. Hace ya unos 10 años tuve una gran época de ciencia ficción y me tragué casi todas las obras de Asimov. Aun tengo que volver y leerme pequeñas cosas que me quedan, como «Viaje Alucinante» (y, si hay ganas, los libros de la saga Fundación que no fueron escritos por Asimov: Foundation’s Friends, Foundation’s Fear, Forward the Foundation, Foundation and Chaos…)

    Ah, por cierto, hablando de Asimov y Fundación…. Espero que estéis disfrutando de Westworld, porque mientras Jonathan Nolan esté ocupado con ella no se podrá poner con la serialización de Fundación.

  • Hola Someone:

    Ya que te tomaste la molestia de dirigirte a mi quiero hacerte dos preguntas:

    ¿Estás de acuerdo con la decisión de Golan Trevize en «Los límites de la Fundación»?

    ¿Leiste «Los Altísimos»?.

    Debo decir que también leo otros géneros, pero soy malo para los Best Sellers.

  • @ Kamu Syldeck:

    ¿Estás de acuerdo con la decisión de Golan Trevize en “Los límites de la Fundación”?

    Según los libros, ¿no tenía la habilidad de llegar a conclusiones correctas sin tener toda la información? Entonces, por definición asimoviana, su decisión ha de ser la correcta (aunque, personalmente, no estoy de acuerdo con las mentes-colmena).

    ¿Leiste “Los Altísimos”?.

    No, pero ya me ha picado la curiosidad.

    A cambio, te propongo: «El último anillo» de Kiril Yeskov (Todavía no lo he leído, pero está en mi lista marcado como muy interesante). Básicamente es «El Señor de los Anillos», contado desde la perspectiva mordoriana.

  • El misterioso viajero tenía mala memoria…confundir «Tuared» con Andorra…

  • «Taured», perdón. Lo leí mal. Bueno, si es Taured y no Tuared, lo comprendo perfectamente. ¿Quién no ha confundido alguna vez «Taured» con otro país? :miedo:

  • Someone:

    La primera pregunta te la hice porque considero que pudo haber interés económico de Asimov en dar esa respuesta a la elección en el libro. Para tener más ventas. Antes con la trilogía clásica yo veo que la segunda Fundación se imponía, pero en fin… es mi parecer.

    Gracias por tu recomendación.

    Ah, una última cosa, el escritor de «Los Altísimos», recibió elogios de Ray Bradbury. Es una pena que Hugo Correa no haya tenido hasta ahora el reconocimiento de su país.

  • Kamu Syldeck dijo:

    Doc Halliday:

    Gracias por responder.

    Yo fui magufo durante muchos años, del nivel de aquello de los mas tozudos e incluso insultaba bastante. Me costó mucho dar mi brazo a torcer y tragarme mi orgullo.

    He aprendido con el paso del tiempo a centrar mi cabeza, sé poco, pero ahora trato de tener mejor actitud.

    Es un agrado incorporar conocimientos a partir de ustedes.

    En todo caso, me fui al otro extremo, evito tratar a alguien en forma negativa como sea, tal parece que para compensar lo muy hiriente que fui hace tiempo.

    Saludos.

    También vengo del mundo maguferil. Y desde bien temprano.

    Yo era ese niño raro que cuando nos daban un dinero, todos corrían a comprarse helados de chocolate y yo lo ahorraba para comprar libros del tipo » Triángulo de las Bermudas, base secreta de los OVNIS «, que era como mi biblia y lo tenía en mi mesita de noche. Aún lo conservo con cariño.

    Cuando iba con mis padres de visita revisaba la estantería con libros y cualquier cosa que tuviera que ver con extraterrestres, OVNIS o fantasmas, me sentaba a leer en vez de jugar con los niños de la casa que visitaba.

    Yo no podía contrastar la información, ni por la edad tenía defensas culturales para poner en duda algo que estaba escrito en un libro. Aún así habían cosas que me chirriaban. Pero se quedaba en eso, en que algo no me terminaba de cuadrar.

    Más adelante internet me dio la posibilidad de contrastar, de conocer versiones diferentes. De leer explicaciones sobre hechos que hasta ese momento se vendían como inexplicables.

    Por muy arraigadas que desde niño tuviera ciertas creencias no podía cerrar los ojos ante las evidencias. Así que no hubo travesía del desierto. Simplemente la parte «científica» de mi mente -no sé si sería esa la palabra- no podía permitirme seguir en la mentira.

    No guardo rencor a la magufería mentirosa, pero sí me deben unos cuantos helados de chocolate.

  • @ Doc Halliday:
    Ahora me queda todo mucho más claro. Aunque sospecho que el interfecto viajero anónimo no sabía demasiado bien de dónde venía, al ubicar su localidad entre España y Francia.

    Igual venía del Teruel más profundo y su habla y acento eran demasiado extraños para los señores nipones, lo mismo el mapa era pequeño y el dedo del oriental se posó señalando, tapando toda la provincia española, y el paisano lo dio por bueno.

    En fin, todo es muy extraño, aunque se puede deducir más o menos qué pasó. Y comprendo al señor y su catetismo, entiendo que los que hemos viajado desde poblaciones relativamente pequeñas, a la megalópolis, hemos sentido igual.

    Yo, al llegar a Madrid, pensaba, sin poderlo evitar, en escenas de «La ciudad no es para mí».

  • Lo cierto es que en aquella época, los controles de pasaportes y la «Seguridad» (¿Lo «cualo»?) de los aeropuertos, dejaba mucho que desear comparado con ahora que te miran hasta la marca de los calzoncillos, y entrar en un aeropuerta desde la pista, no era nada dificil.

  • @ Alpa:

    ¡Ostras! El «Triángulo de las Bermudas, base secreta de los OVNIS«, ¡qué recuerdos!

    Un viajante de libros le había regalado a mi madre «Fin del mundo, año 1999«, creo que de Charles Berlitz, que siempre pensé en leer pero me daba mucha pereza (el otro acabó siendo un tostón).
    Cuando pasó el año en cuestión, decidí entonces que, definitivamente, no valía la pena ni quitarle el polvo…

  • Hola Alpa:

    Mi padre es aficionado a la lectura y yo heredé esa característica. Cuando era niño, a principios de los 90, llegó a nuestra casa «Los extraterrestres existen», por Gianni Lucarini. Nos fascinó su lectura a ambos y nos lo tragamos por completo.

    Incluso a comienzos de este siglo, a pesar de estar yo en la facultad de ciencias en la universidad, seguía comprando de vez en cuando ese tipo de publicaciones.

    Fue a través de la red que empecé a familiarizarme con otras perspectivas y comprender lo ingenuo que fui.

    Aprendí que todos tenemos creencias, puesto que no se sabe que es la realidad, así que soy agnóstico con respecto a lo absoluto. Pero existo en términos efectivos, de modo que debo tener una forma de relacionarme con ella. Así fue como escogí la única sensata, el escepticismo,
    la cual la entiendo como una posición basada en la lógica y la física, en la razón y la ciencia… evidencia, esto en conjunto es lo que yo llamo Escepticismo Agnóstico.

    Aún así, me siento tentado a caer en alguna afirmación que me beneficie, como por ejemplo, que la inteligencia está relacionada con la estatura y la relación fraternal, (mido 1.85 mts y soy el hermano mayor), pero si soy sincero, tengo inteligencia normal y soy lento para aprender. Por supuesto, sigo cayendo en alguna idea irracional, pero hago lo posible por corregirlo si me doy cuenta.

    Mi padre aún cree en ciertas ideas fantásticas, pero podemos hablar de esos temas y hace poco veía videos en Youtube relacionados con eso. Agradezco a la mentira por sus artículos para darle explicación a algunos videos, aunque sigue apegado a algunas historias, como imágenes de «viajeros en el tiempo», (como a mi, también le gusta la ciencia ficción), pero siempre está dispuesto a escuchar otras perspectivas lo que ya es sin duda valioso.

    Saludos.

  • Me van a perdonar el dueño del blog y los participantes el «off-topic»,pero es que esto es buenísimo:

    «La NASA desmiente (…): no están secuestrando niños para esclavizarlos en Marte
    Infowars llegó a asegurar que la agencia espacial oculta una colonia de niños explotados sexualmente en el planeta rojo»

  • Esto es como la declaración que hizo en internet el NOAA sobre la inexistencia de las sirenas. Es que hay demasiados crédulos para este tipo de afirmaciones absurdas.

  • Interesante. Eso si, sea cual sea la explicación no hay nada concreto ni nada de nada que afirme que la historia sea una farsa asi como tampoco hay nada que confirme que esta historia o suceso tenga que ver con ese pueblo de Africa. La única manera de descubrir la veracidad (o invento/farsa) del caso seria investigar mucho mas a fondo en Japón buscando a ver si existe al día de hoy algún testigo real del supuesto evento y habría que buscar también si existe algún tipo de documentación. Por mientras como no se puede confirmar ni descartar nada, cada cual que crea lo que le parezca porque todo puede ser válido y lo mismo ocurre con todas las temáticas, mientras que no se confirme que es un fraude o que se explique de una u otra manera, todas las posibles teorías pueden ser validas. No hay que encerrarse y ser un puro escéptico así porque si. Yo en lo personal no se si esta historia sea o no cierta pero si que creo en la teoría de los universos paralelos.

  • @ Mike Perez:

    O sea que crees en una teoría…

    Después de todo, ¿habrá alguien interesado aquí en lo que tú crees?

    Esto no es una encuesta.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies