De como se crearon los dioses.

gobekli-tepe-pilarCada vez que un físico teórico, sea de la talla que sea, nos proclama ufano que ha llegado a la conclusión que Dios es innecesario para la creación del Universo, se me dibuja en la cara una media sonrisa. No se trata de estar en contra de esos deseos integradores del todo que tal ciencia universal nos propone,  sino mas bien me hace reflexionar sobre la escasez  de las premisas que tales proposiciones se afanan en presentarnos, y mas si tenemos en cuenta que sus propias hipótesis nos hablan de posibles realidades infinitas donde todo entra dentro de lo posible, y por tanto la existencia de una singularidad asimilable a las figuras divinas.

Yo, aún lejos de desestimar la labor de tales mentes, no dejo de pensar que el Antropoceno, como concepto, tiene parcas posibilidades de ser volcado en conjeturas matemáticas,  y esto es porque estamos ante una “creación” del hombre, y aunque pudiéramos explicar su física cerebral, el motor, resultaría ajeno a tales conocimientos el porque de la necesidad de la existencia de los dioses.

« Al principio era el Verbo, y el verbo estaba en Dios y el verbo era Dios. » Juan 1:1, Biblia Reina Valera (1966)

Venus de Laussel. 25.000 años aprox. Musée d’Aquintanie. Burdeos

Venus de Laussel. 25.000 años .a.c. aprox. Musée d’Aquintanie. Burdeos

Cuando la palabra se convirtió en el principal medio de transmisión del conocimiento y acicate para la supervivencia, no existían los dioses. Aún así, las poblaciones del Paleolítico Superior  ya dispondrían de un mundo trascendental íntimamente unido a su subsistencia como especie. Un ideario que quedaría plasmado en sus ritos y expresiones artísticas.

La exaltación mística de ciertos aspectos de lo terrenal  esta íntimamente ligado a lo esencial. La importancia de acontecimientos tales como la natalidad y el control del medio hacen de su entendimiento un factor crítico, siendo la exaltación de la madre y el conocimiento heredado de los ancestros su medio vehicular. No estamos hablando propiamente de “cultos” sino de rituales de recordatorio donde existen conceptos aglutinantes que plasman el conjunto del saber que se tiene sobre  un propósito vital.

La asimilación de estos preceptos como una primitivo culto solamente nos lleva a la controversia sobre si el hombre es un “ser religioso” y sobre si la religión es una cualidad evolutiva, hipótesis que no es aceptable e implica un desconocimiento de la transformación social que supuso acontecimientos como el desarrollo de las economías agropecuarias durante la implantación del Neolítico  y que convergen en la utilización de esos mismos conceptos unificadores como detonante para las imprescindibles modificaciones sociales dentro de los grupos de cazadores-recolectores.  Así, lo que existe con anterioridad al Neolítico es una idealización de un conocimiento dado y no un numero indeterminado de divinidades por encima de la naturaleza del hombre. El quid de la cuestión esta en considerar si determinadas utilidades del pensamiento abstracto, que si es una cualidad, deben ser interpretadas como una disposición a la recreación de entes superiores, que como posibilidad es cierta, mas nunca ha de ser tomado como un condicionamiento predefinido. De hecho, todavía en el Neolítico pre-cerámico A de Oriente Próximo se conserva ese paleolítico formato “horizontal” o “terrenal” en las representaciones artísticas o, en todo caso,  los símbolos totémicos que relacionarían el mundo de los muertos y el de los vivos, pero nunca aparece el hieratismo vertical, que no se dará hasta bien entrado el Neolítico, fruto de las creencias en estadios superiores.

Pero, ¿Como se paso de ese pensamiento horizontal a ese mundo vertical..? Relevantes son las teorías acerca de como se sucedieron tales hechos.  Desde la predisposición ideológica y de pensamiento hacia los cambios en el mundo de  lo simbólico, pasando por que la exigencia  de introducir la agricultura como sistema económico por motivos sociales y/o medioambientales y que conduciría a replantearse la perspectiva sobre el lugar que ocuparía el hombre en esa nueva realidad, hasta que los cambios ideológicos y económicos se reforzaran mutuamente.

Como ya hemos comentado, no cabe duda que el ser humano dispone de la capacidad para replantearse su relación con el mundo que le rodea, existe una “predisposición”, lo que no parece tan evidente es que exista una necesidad previa que acicate esa eventualidad. La posibilidad cierta de evolución en el pensamiento del hombre se debe de acompañar de razones que justifiquen esa transformación crítica y estas razones giran en torno a la supervivencia. La adopción de las prácticas agropecuarias como consecuencia de cambios en las condiciones del entorno – técnicas que posiblemente ya se conocieran con anterioridad. De nuevo existe un predisposición – progresivamente implicarían la introducción de nuevas formas de pensamiento social y simbólico ante nuevas coyunturas. Aquí habría que aclarar que el hombre del periodo 1 del ASPRO en Oriente Próximo, 12000-10000 a.c., dominaba su medio, tenía el conocimiento, y su mundo giraba en torno a las dádivas de una Naturaleza totalmente proveedora. ¿Porque iban a cambiar su visión simbólica..?  Solamente una “perdida de confianza” hacia tal Universo, y que había mantenido durante milenios, hará posible un cambio en su forma de pensar.

Parece evidente que la adopción de la agricultura y la ganadería ahondarían mas en esa nueva forma de percibir el mundo. Los imprescindibles cambios sociales que conlleva la adopción de tales prácticas reforzarían o debilitarían  los antiguos usos en torno a los dos pilares del sentimiento paleolítico. Así, quedaría reforzado el ritual hacia los ancestros, mientras que la posición de la madre quedaría mas diluida, ya no  se fía tanto a la Naturaleza. Un reforzamiento del papel de los ancestros que quedará plasmado en la acentuación de los rituales de enterramiento y de  las prácticas ceremoniales en sus cadáveres . – Ejemplo podría ser el culto a los cráneos que ya se da en el neolítico acerámico A -. Punto de inflexión que si daría lugar a la alteración de sus preceptos cosmológicos como fruto de la ausencia de control sobre asuntos tan vitales para la agricultura como puedan ser los fenómenos atmosféricos, los tiempos y el clima, y que invitan a crear entidades celestiales de carácter etéreo. De hecho, posiblemente sea en este momento cuando los ancestros evolucionan desde ser adalides del conocimiento a ser, también, protectores y mediadores ante tales fenómenos. Se está creando el “pensamiento vertical” neolítico.  De esta guisa, acontece una nueva perspectiva, ya que se pasa de un acepción de “espíritu” como cualidad definitoria de una entidad natural y conocida, a un ente abstracto, con un comportamiento aleatorio, ausente de una moral y ética predefinidas, que será el preludio de los dioses.

Representación de los ancestros en Gobekli-Tepe. Siglo X a.c.

Representación de los ancestros en Gobekli-Tepe. décimo milenio a.c.

Llegados a este punto, los antiguos directores de los rituales de recordatorio, y el que se basaba conocimiento paleolítico,  pasan a ser, además, intérpretes de las veleidades de estas repotenciadas caras de la Naturaleza. Impredecibilidad de lo incontrolable que lleva a la especulación ante la ausencia de un conocimiento cierto y que conduce a la traducción de su comportamiento, no benéfico, como a una falta de atención del hombre, a una irritabilidad, y que es deducida como un castigo. De hecho, esta solución, posiblemente, será utilizada para crear un incentivo psicológico por parte de los conductores de los asentamientos para involucrar a sus pobladores en los nuevos rituales agropecuarios.  Conductores de los asentamientos, que al igual que el resto de la población,  progresivamente irán especializando sus labores y que llevarán a la posterior creación de las castas sacerdotales.

Por otro lado y en paralelo, según se incrementa la extensión de los asentamientos, se produce la intensificación de lo público con respecto a los clanes que lo integran. Así los antiguos cultos familiares hacia los ancestros comienzan a compaginarse con rituales comunitarios que forman parte de un proceso de integración, y en cuyo desarrollo se procederá a distinguir a determinadas figuras dentro del conjunto de ascendientes por sus méritos hacia la prosperidad del poblado.  No sabemos si durante este proceso finalmente se produjo una unificación de todos estos meritorios en una entidad única o por el contrario, si uno de ellos, fruto de la preeminencia social familiar, tomó el papel de portavoz del grupo. A lo que si condujo las creciente mitificación de esta figura, fue la creación del dios patronal. Divinidad patronal que será el portavoz  ante el conjunto de las deidades máximas, ya en un proceso  preurbano, de las rogatorias de individuos y comunidades. No es necesario aclarar que este curso de acontecimientos, en Oriente Próximo, dará como resultado los estados teocráticos mesopotámicos, donde la ya religión estará íntimamente ligada a la economía.

Es cierto que lo hasta ahora presentando en su generalización, no cabe duda que existieron variaciones en los formatos de las teogonías en función del tipo de economía, bien sea ganadera, agrícola o mixta, a lo que habría que añadir las características biotípicas de la región donde se levantaron los poblados o en  que momento de sedentarismo estuvo la sociedad en discusión, así como, y posteriormente, el grado de dependencia de un asentamiento sobre otro. Ésta varianza dará lugar a divinidades que se pueden aunar en tres pautas principales:  Ctónicas, cósmicas y astrales , y que serían integradas en los diferentes panteones.

Otro aspecto a considerar dentro de la construcción de las teogonías y su explicación de mundo es el hecho creativo. Mientras que durante Paleolítico lo que se produce es un exitoso  proceso de adaptación al entorno, a partir del Neolítico lo que acontece en un progresivo sometimiento de la Naturaleza. Transformación que invita pensar que la Naturaleza puede ser concebida según un deseo y ese deseo de configuración, en sus principios, tuvo que tener un origen por encima del hombre. Dicho esto, habría que aclarar que en los procesos adaptativos se hace innecesario la idea de un principio para las cosas, ya que la base del éxito esta en comprenderlas y ajustarse a sus peculiaridades; mientras que en los modificadores se hace necesario conocer su transcendencia. Apuntado lo anterior, parece lógico pensar que la falta de explicación de un proceso ajeno al conocimiento humano empujaría a engendrar fuerzas superiores, siendo su desenlace la personificación en una entidad, o entidades, de carácter universal como fuente de la creación.  Creación que será administrada, y si es necesario modificada,  por los diferentes dioses patronales.

En definitiva, hay que entender la creación de los dioses como una herramienta, una “constante matemática”, que tuvo su principio en la corrupción de los rituales paleolíticos como consecuencia de una necesidad: la supervivencia. Una supervivencia que fue condicionada por un cambio climático, el Joven Dryas, y, estos a un aumento tácito de la población en función de las posibilidades de sostenimiento,  que hizo inviables los antiguos modos de caza y recolección, empujando al ser humano a una progresiva  modificación de sus usos y costumbres. Hemos hablado de corrupción porque los ancestros pasan de ser los garantes de los ritos de recordatorio paleolíticos a ser incentivos, interpretados, de los formatos sociales que  exige la nueva economía agropecuaria. De hecho, se crean nuevos rituales acordes que tendrán, posiblemente y por primera vez, un carácter punitivo. Las incógnitas cognoscitivas que generarían  los nuevos modos reforzarían la interpretación de los diferentes acontecimientos catastróficos, así como su veleidad, llevando a la creación de entidades superiores incontrolables por el hombre que darán lugar a suplicatorios o ceremonias con el fin de aplacarlas o manejar sus decisiones, y que ira estructurando un pseudo conocimiento en manos de los directores de los rituales.  Llegados a este punto, ya tenemos los mimbres para crear las proto-religiones.

  • L.M., he permitido la licencia de publicar de nuevo, espero que os guste

  • Estoy de acuerdo en lo que respecta a las religiones y la manera de interpretar lo desconocido para manipular, pero no podemos caer en el negacionismo absolutista.
    De hecho nosotros somos creadores de tecnología que algún día quizá enviemos al espacio y pueda reproducirse en otro planeta. Ya lo hacemos con sondas espaciales y eso que todavía estamos en pañales a nivel de exploración espacial.
    De hecho yo creo que nosotros somos tecnología creada por alguien, algo o fruto de algún algoritmo u otro modo de inteligencia que no podemos definir. Decir que la naturaleza es así y achacarlo todo a los procesos físicos naturales sin poder explicar el origen de la misma naturaleza me parece bastante atrevido.

    Un saludo.

  • Lampuzo dijo:

    L.M., he permitido la licencia de publicar de nuevo, espero que os guste

    Gracias estimado, por regresar entre nosotros y por haberte traído la pluma, tan afinada como de costumbre, contigo.

    Magnifico artículo. Voy a necesitar un poco de reflexión (no quiero que se me note mucho lo poco que sé del tema) antes de comenzar con algunas preguntas que me gustaría hacer sobre ello.

  • “y mas si tenemos en cuenta que sus propias hipótesis nos hablan de posibles realidades infinitas donde todo entra dentro de lo posible, y por tanto la existencia de una singularidad asimilable a las figuras divinas.”

    Me parece una reflexión acertada,pero si cambiamos “figuras divinas” por “los pitufos” también seguiría siéndolo…¿no?.

    (Pido disculpas de antemano si les resulto demasiado “tosco”).

  • @ Lampuzo:

    Te puedes permitir todas las licencias que quieras :)
    Bienvenido de vuelta

  • Lampuzo, no estaría de más que le dieses un repaso a la ortografía una vez terminado lo escrito, sin olvidar signos de puntuación.

  • José Martín dijo:

    Me parece una reflexión acertada,pero si cambiamos “figuras divinas” por “los pitufos” también seguiría siéndolo…¿no?.

    Exactamente igual, pero, José Martín, pienso que te has quedado en lo anecdótico del prefacio.

  • Que en los albores los humanos creyeran en dioses es lógico de entender e incluso tiene su lado romántico, pero que en el 2016 siga habiendo gente creyendo en un dios, da mucha pena.

  • Lampuzo dijo:

    José Martín dijo:

    Me parece una reflexión acertada,pero si cambiamos “figuras divinas” por “los pitufos” también seguiría siéndolo…¿no?.

    Exactamente igual, pero, José Martín, pienso que te has quedado en lo anecdótico del prefacio.

    Piensas bien.Había leído el post ” a vuela pluma” y pensaba volver a hacerlo con detenimiento más tarde.

  • @ Lampuzo:

    Copiado y divulgado con enlace. Gracias.

  • Gracias Lampuzo! Desde hace un tiempo me venía preguntando cuándo publicarías de nuevo. Estuve recorriendo antiguas entradas sobre los Sumerios (incluído aquel “enriquecedor” debate sobre Sitchin :facepalm: ).
    Gracias y saludos.

  • MyoCid dijo:

    Que en los albores los humanos creyeran en dioses es lógico de entender e incluso tiene su lado romántico, pero que en el 2016 siga habiendo gente creyendo en un dios, da mucha pena.

    El problema no es que se siga creyendo en un Dios,
    el verdadero problema es que se siga matando por cualquier Dios.

  • Darth Angelus dijo:

    El problema no es que se siga creyendo en un Dios,
    el verdadero problema es que se siga matando por cualquier Dios.

    Ambos items son parte del mismo problema, una cosa lleva a la otra.

  • @ Darth Angelus:
    Matar por un dios es porque se cree en él.

  • Gracias Lampuzo, ya te habías hecho extrañar mucho.

    Supongo que es aventurero especular de cómo se amalgamaron las creencias paleolíticas para formar las deidades neolíticas. Pero siendo que la agricultura es una actividad muy dependiente del conocimiento de las estaciones, clima y suelo, pudiera ser que este conocimiento fuera explotado por los chamanes para llevar su influencia hacia nuevos horizontes de poder durante el periodo en que apareen las primeras ciudades.

  • Quizás se podría decir que las creencias y rituales del hombre del paleolítico estaban motivadas por una necesidad de expresividad igual que lo era el arte.

  • @ Lampuzo:

    Hemos hablado de corrupción porque los ancestros pasan de ser los garantes de los ritos de recordatorio paleolíticos a ser incentivos, interpretados, de los formatos sociales que exige la nueva economía agropecuaria. De hecho, se crean nuevos rituales acordes que tendrán, posiblemente y por primera vez, un carácter punitivo.

    Saludos.

    Supongo que tuvo que existir una realimentación constante entre la expresión de las nacientes deidades y los vaivenes sociales, sufriendo un influjo mutuo. Imagino que las características que van adquiriendo las deidades y su lugar en el panteón vendrían dados por la organización cambiante de las sociedades, también en función de la preeminencia de determinados clanes, su capacidad para generar riqueza, técnicas, y su capacidad para la agresión.

    Imagino que, una vez que se consolidan las primeras divinidades, su primera función es la de actuar como garantes y administradores de la economía y depositarios de los secretos de la aplicación de las técnicas.

    ¿quien se aprovechó más de esta situación, la sociedad, los gobernantes o los sacerdotes?

  • Saludos Lampuzo.

    Cuando la palabra se convirtió en el principal medio de transmisión del conocimiento y acicate para la supervivencia, no existían los dioses. Aún así, las poblaciones del Paleolítico Superior ya dispondrían de un mundo trascendental íntimamente unido a su subsistencia como especie. Un ideario que quedaría plasmado en sus ritos y expresiones artísticas.

    Otro aspecto a considerar dentro de la construcción de las teogonías y su explicación de mundo es el hecho creativo. Mientras que durante Paleolítico lo que se produce es un exitoso proceso de adaptación al entorno, a partir del Neolítico lo que acontece en un progresivo sometimiento de la Naturaleza. Transformación que invita pensar que la Naturaleza puede ser concebida según un deseo y ese deseo de configuración, en sus principios, tuvo que tener un origen por encima del hombre. Dicho esto, habría que aclarar que en los procesos adaptativos se hace innecesario la idea de un principio para las cosas, ya que la base del éxito esta en comprenderlas y ajustarse a sus peculiaridades; mientras que en los modificadores se hace necesario conocer su transcendencia.

    La venus de Laussel expuesta es un buen ejemplo para conjeturar con que la motivación para crear dicha escultura, y otras paleolíticas, sea de origen pragmático, como transmisor de algún conocimiento,… ¿qué trataban de decirse, trasmitir, recordar en la piedra?, ¿qué cosas prácticas según este enfoque…?, quizás afectas, como dices, a lo esencial…

    La venus aparenta preñada, como sugiere la mano izquierda que reposa sobre su vientre y su volumen, preñez por otra parte que aparece en todas las representaciones femeninas paleolíticas que conozco; es de suponer también, que llegada cierta edad, las mujeres estaban generalmente preñadas por aquel entonces, hecho que creo suma puntos en favor del enfoque pragmático del motivo de la escultura.

    Así, las muescas en la cornucopia que alza en la mano derecha podrían indicar unas cuentas lunares asociadas al parto: la cornucopia se escoge como elemento figurativo porque se parece a la Luna, sin pensamiento trascendente de por medio; ha de haber una intención atendiendo a lo anteriormente dicho. Añadir que se encuentran muchas osamentas con muescas de origen paleolítico, y probablemente echaríamos nuestras primeras cuentas sobre cornamentas, huesos de animales, o palos…piedras, para llevar las cuentas de lunas llenas, por ejemplo, aparejadas con cuentas menstruales con objeto de predecir el parto…enseres contables que bien podrían ser propiedad individual de los portadores o estar delegado su uso en quienes tuviesen los conocimientos, si bien estos en particular, son fácilmente transmisibles, aún sin palabras, con la imitación y el gesto…marcando una Luna llena (o la fase que sea) en un extremo, sucesivamente marcas las siguientes, y además marcas la menstruación, de manera que puedas comparar las muescas; cuando haya dos lunas seguidas sin menstruación en medio, pues eah, a por pieles para dentro de nueve lunas… incluso se podría anotar la demanda de pieles aparejada, puestos a anotar…en definitiva, un calendario, que sirve de recordatorio, explicación, de estos saberes, en definitiva relacionados a algo, como es el paso de la Luna, que requiere una perspectiva temporal para su conformación, una experiencia y transmisión. Hoy en día, las palabras se muestran insuficientes para explicar, verbigracia, cuestiones de física teórica, hacen falta matemáticas, y un físico ruso y uno francés pueden ponerse a discutir sin mediar palabra, siquiera inglés…antaño, debió existir un período en que la palabra no existiese, la lengua, pero podían transmitir conocimientos prácticos a través de, por ejemplo, una escultura, en este caso creo un proceder para la supervivencia, escrito en piedra, manual de usuario de una herramienta, como las “cuentas” que lleves, y me refiero con “cuentas” a los enseres necesarios para algún tipo de contabilidad, utilizando la Luna de referencia para medir y predecir acontecimientos regulares en la naturaleza…a falta de palabras, mates. Hemos descubierto un patrón asociado a la Luna y nuestra propia naturaleza, somos parte del cosmos, de la naturaleza, hijos suyos.

    La previsión de la demanda, de pieles y demás, evidentemente relacionada al parto, supone una actividad gestora, previsora, que organiza el resto de actividades en consecuencia. Los primeros comportamientos contables imagino estarían impulsados por la escasez, y con sencillas cuentas en el paleolítico “safaban”. El aumento de población neolítico y la creciente complejidad de las cuentas (raíces cuadradas y cúbicas con la agricultura), aupaba al templo, la renovación megalítica, y sus “profesores”, profetas, u herederos de tal linaje u conocimiento, en el escalafón social, siguiendo el enfoque práctico, más ya remozado de la componente patrimonial y genealógica. Quizás la transición podamos encontrarla en el megalitismo, piedras que recuerdan estos saberes y punto de encuentro del mismo clan, de carácter votivo, público, un elemento trascendente a la par que práctico, hasta ligarlas a una tradición oral, en relación a un linaje, por cuestiones afectas a la propiedad, la organización social, dada una sedentarización. Estas herramientas, por lo dicho, enseres contables paleolíticos, podrían ir a parar a formar parte de los ajuares funerarios; y es que por lo dicho también, una cornucopia por ejemplo, podría constituir todo un árbol genealógico. Indicaría partos. Así, no sería de extrañar, que con el tiempo, las manifestaciones en piedra de estos conocimientos astronómicos ligados al medio, cobrasen además un carácter votivo, genealógico…monumental, en tiempos neolíticos…Pero para este tránsito, quizás sea necesaria ya una lengua.

    La necesidad psicológica, en la mentalidad neolítica, de un principio de la que hablas, la veo manifestada en dólmenes y menhires, verbigracia, monumentos, recuerdos, que tratan de dar continuidad a nuestra existencia en el todo y conforman una cultura. No sorprende que la Luna estea asociada a la fertilidad ni a lo votivo a la par, es la variable estocástica, sobre la que todo podemos comparar, con las matemáticas paleolíticas, más allá de toda consideración de que el origen de tales acontecimientos empíricos recurrentes, como el ciclo lunar y la menstruación, se les atribuyese una conexión “mistica”, entre la mujer y la Luna, la cosecha y la Luna, la Primavera y la Luna…la consciencia de formar parte de la naturaleza, convierte a los acontecimientos naturales recurrentes, en un nexo para nuestra inclusión como deudores de ella dentro de una cosmogonía…el calendario nos incluyó en el cosmos perceptible con certeza matemática, pero sin explicación, pero con resultados positivos de este conocimiento; la venus es humana, no divina, pero la explicación que da del mundo es tan eterna como la Luna, funciona, las cuentas salen; la llegada de una tradición oral, relacionando linajes a los sucesos naturales, ya no con motivación explicativa, sino organizativa, manifestadora de una jerarquía, se entiende necesaria en el megalitismo… pues a ver, que no es por no ir, si hay que ir se va, pero mover esa piedra para nada…el megalitismo implica ya una división de trabajos y una lengua, una especialización en diversas materias.

    Quizás en el paleolítico nadie proveyese de explicación a la regularidad en el movimiento lunar al respecto de otros eventos, pues aparte de necesitar un lenguaje complejo, lo importante era echar las cuentas, y la diosa madre era de carne y hueso, más en el Neolítico aparecen las ganas de trascender del hombre, derivadas sin duda, de estos sorprendentes e inexplicables conocimientos matématicos. Imagino enseguida la Luna cobraría personalidad, capacidades de demiurgo.

    Esto del calendario en particular, gracias a su componente astronómica, la Luna y en casos su inexplicable coincidencia para las cabezas de aquella época, con ciclos menstruales, pienso ofrecía un vehículo estupendo por una parte, para este supuesto pensamiento trascendente, mágico, y para sustanciar ese deseo de configurar la naturaleza del ya hombre neolítico. Con la agricultura y sedentarización, se acentúan la importancia de dichos conocimientos y constituyen un elemento de organización social; los saberes pasan a ser privativos y en lugar de las antiguas esculturas se levantan templos…que manifiestan ahora el respeto tanto a los saberes como a los patrimonios y personas que representa, el linaje propio…una polis, un dios, progenitor, patriarca, mientras que el panteón paleolítico es adeítico, inmanente, práctico; la “privatización” del conocimiento, especialización en mates, fue lo que llevó en parte al sacerdocio, la explotación de un capital, un antiguo conocimiento, en una vertiente que no tenía, imaginada, para el control, jerarquización, de la sociedad…de diosas madres a templos para diosas madres.

    :droga:

  • Hola @ Lampuzo:
    ¿Como piensas que se pasó del panteón múltiple al dios unico hebreo?
    Que ves tu de cierto en que Caín y abel es en realidad una historia sobre el paso de recolectores cazadores a agricultores?
    Aunque pregunte a lampuzo cualquiera puede responder, claro esta

  • Claudio dijo:

    Supongo que es aventurero especular de cómo se amalgamaron las creencias paleolíticas para formar las deidades neolíticas.

    Entiendo lo que quieres decir, pero existe una larga evolución relativamente documentada. Hay que tener en cuenta que desde el Natufiense, Paleolítico Final, caso de Göbleki Tepe, hasta las culturas mas avanzadas, por aquel tiempo, en el Neolítico, Neolitico Precerámico B Medio de Levante, caso de Tell Halula, donde se encuentran los primeros indicios de rituales hacia la diosa madre adaptados a la agricultura, pasan alrededor de 2000 años.

    Claudio dijo:

    Pero siendo que la agricultura es una actividad muy dependiente del conocimiento de las estaciones, clima y suelo, pudiera ser que este conocimiento fuera explotado por los chamanes para llevar su influencia hacia nuevos horizontes de poder durante el periodo en que apareen las primeras ciudades.

    A la larga así fue, de hecho fue el origen de las teocracias mesopotámicas. De hecho lo templo han sido fundamental en la estructura económica de las ciudades de Oriente Próximo hasta la Edad del Hierro.

    Dicho esto y me gustaría recalcarlo, Los conductores de los rituales paleolíticos, no me gusta llamarles “chamanes” porque se tiende a compararlo con los actuales, eran los
    adalides del conocimiento empírico, y siguió siéndolo posteriormente en las ciudades. La diferencia estriba en la “privatización” que del conocimiento se hizo por parte, de los ya, sacerdotes, como fruto de la estratificación social y la especialización.

    Gracias a vosotros.

  • Tobaga dijo:

    Quizás se podría decir que las creencias y rituales del hombre del paleolítico estaban motivadas por una necesidad de expresividad igual que lo era el arte.

    Así es, hay que considerarlo como reglas nemotécnicas que facilitan, en definitiva, la transmisión del conocimiento.

  • doc halliday dijo:

    Supongo que tuvo que existir una realimentación constante entre la expresión de las nacientes deidades y los vaivenes sociales, sufriendo un influjo mutuo.

    De las tres hipótesis que se plantean actualmente, esa es una, la de R. Bradley para mas señas.

    doc halliday dijo:

    Imagino que las características que van adquiriendo las deidades y su lugar en el panteón vendrían dados por la organización cambiante de las sociedades, también en función de la preeminencia de determinados clanes, su capacidad para generar riqueza, técnicas, y su capacidad para la agresión.

    Todos esos factores debieron de influir, pero creo que mas en el tipo de dios patronal que es una entidad mas socio-económica. El panteísmo es posterior y será el origen del dios supremo.

  • Tru dijo:

    ¿qué trataban de decirse, trasmitir, recordar en la piedra?, ¿qué cosas prácticas según este enfoque…?, quizás afectas, como dices, a lo esencial…

    Unas características morfológicas y un conocimiento de los ciclos lunares como apuntabas.
    En cuanto al resto.., esa es la idea. La agricultura lleva a una acerbación de la privacidad en todos los ámbitos. Paralelamente se hace necesario predecir y medir, y que lleva a la creación de la matemática, escritura y la astronomía. Antes no se predecía, se conocía.
    Saludos,

  • Stripped dijo:

    ¿Como piensas que se pasó del panteón múltiple al dios unico hebreo?

    Realmente es mas simple y prosaico de lo que pueda parecer. En un momento dado, un rey de Israel, entonces el siglo VIII a.c., decidió asumir una de las corrientes religiosas de su país, y la elegida fue la corriente yawhista.

    Stripped dijo:

    Que ves tu de cierto en que Caín y abel es en realidad una historia sobre el paso de recolectores cazadores a agricultores?

    Podría interpretarse así, como parte de las discordias ante una situación alimentaria crítica, mas una lucha entre hermanos es un episodio que se da constantemente a lo largo de la historia.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies