¿Hay de verdad alguna novedad en el terrorismo islámico?

Pocos días tras los atentados de París queda claro que los terroristas han ganado. Y no porque su objetivo fuera matar a más de cien personas. Eso es sólo un medio para conseguir su objetivo. El objetivo de todo terrorista no es matar, es conseguir que una sociedad cambie a través del miedo. Y tras los atentados, ha faltado tiempo para que hordas de “indignados” europeos clamen por el cierre de fronteras (especialmente tras haberse encontrado un pasaporte sirio, que no se sabe cómo ha llegado allí) y tratar a los refugiados que huyen precisamente de los terroristas como criminales, hasta que se demuestre lo contrario. Algunos incluso claman por medidas más drásticas.
Así que objetivo cumplido. El IS ya no se tiene que preocupar de la imagen de solidaridad que estaba proyectando Europa que contradecía su propaganda de un Occidente opresor con el mundo árabe. Y no tendrán donde ir esos refugiados que huyen traicionando sus proclamas de haber instaurado un Califato ideal donde todos los musulmanes de bien viven felices.
¿Y por qué han triunfado? ¿Será porque usan nuevas tácticas para las que todavía no hemos encontrado cómo contrarrestar? En absoluto. Ya en 2002, poco después de los atentados del 11S, David Rapoport escribió un influyente y muy lúcido ensayo (luego convertido en libro) llamado “Las cuatro oleadas de terror rebelde y el 11S”. En dicho ensayo Rapoport describe cómo desde el desarrollo del terrorismo “moderno” a finales del siglo XIX, éste ha sido un fenómeno global en el que se pueden identificar cuatro oleadas que se diferencian en su motivación aparente pero con muchos elementos en común.

Terrorismo anarquista

La primera oleada, que inauguró la época del terrorismo internacional, fue la del terrorismo anarquista. A finales del siglo XIX una parte del movimiento anarquista abrazó la idea de derribar las estructuras sociales mediante el uso de ataques a dirigentes políticos. La novedad con respecto a movimientos similares anteriores fue la publicitación de sus acciones. Los ataques no sólo no se hacían en secreto, sino que las propias organizaciones atacantes los publicitaban. De hecho, hasta publicitaban sus tácticas en panfletos y libros como el “Catecismo Revolucionario” de Nechaev, de forma que cualquier simpatizante pudiera atacar por su cuenta sin necesidad de estar en contacto con una organización central (¿suena familiar?). El Zar de Rusia, la Emperatriz austríaca, el presidente francés… cayeron bajo los disparos o bombas anarquistas.
Ataque de Mateu Morral contra Alfonso XIII.

Ataque de Mateu Morral contra Alfonso XIII.

Los autores materiales de los ataques solían ser jóvenes, desencantados con la situación social y que, tras un periodo de radicalización realizaban el atentado. A menudo el autor del atentado se inmolaba para conseguir su objetivo, otras veces simplemente no ofrecían resistencia a su captura. Un juicio era una excelente tribuna de propaganda.
Uno de los ataques más exitosos (desde el punto de vista terrorista) fue la campaña de ataques que perpetraron entre 1914 y 1932 en los Estados Unidos. Una de las consecuencias fue la promulgación de leyes antiinmigración como el Acta de Inmigración de 1918 (que fue derogado en 1952) y que restringió el flujo migratorio a los Estados Unidos (¿suena familiar?).

Terrorismo nacionalista

La oleada anarquista se fue extinguiendo poco a poco debido a la represión policial y a la falta de resultados, entre otros motivos. Pero a medida que esto ocurría, aparecía un nuevo factor motivante: el nacionalismo. Tras la Primera Guerra Mundial, tres grandes imperios fueron desmembrados, el Imperio Austro-Húngaro, el Imperio Ruso y el Imperio Otomano. Para decidir qué hacer con sus territorios, los vencedores aplicaron el principio de autodeterminación a los territorios europeos y se asignaron “mandatos” en los no europeos.
El uso de la autodeterminación como justificación de decisiones internacionales provocó un aumento de las demandas independentistas incluso en los países vencedores. Es en esta época cuando nace el IRA para conseguir la independencia de Irlanda. Después de la Segunda Guerra Mundial, con el proceso de descolonizador, el terrorismo nacionalista alcanzó su apogeo y países como Israel, India, Argelia o Chipre alcanzaron su independencia gracias a la presión terrorista sobre sus ocupantes coloniales.
Esta nueva remesa de terroristas cambiaron sus tácticas. Los Jefes de Estado dejaron de ser objetivos prioritarios y prefirieron efectuar sus ataques contra la policía, como representante del estado. El objetivo era que los cuerpos policiales fueran reemplazados por unidades militares, entrenadas para combatir ejércitos, pero no en labores policiales. El uso del ejército en tareas policiales provocaría muchos más conflictos con la población civil, aumentando el apoyo a los grupos independentistas.
Una de las novedades introducidas en este periodo fue el papel político jugado por las comunidades de expatriados. Los expatriados irlandeses y judíos, por ejemplo, proveyeron de abundante financiación y apoyo político a sus compatriotas y presionaron a los gobiernos de los países de acogida para que apoyaran la causa independentista.

La nueva izquierda

Los grupos independentistas tendieron, durante la Guerra Fría, a radicalizarse políticamente y una mayoría de ellos se inclinó por un discurso izquierdista, apareciendo poco a poco grupos terroristas completamente internacionales.
En este periodo aparecieron todavía algunos grupos que combinaban un ideario de izquierdas con una motivación independentista, como por ejemplo ETA en España, ASALA en Armenia o el FNLC en Francia. Pero la principal motivación de los nuevos grupos, como el Weather Underground, las Brigadas Rojas o la Fracción del Ejército Rojo, era luchar contra las opresión de Occidente.
Esta tercera oleada introdujo una nueva táctica que será familiar para la mayoría de los lectores, el secuestro de aviones. Más de cien vuelos fueron secuestrados durante la década de los 70. Estas nuevas acciones actuaban globalmente y muchas veces atacaban más frecuentemente fuera de sus territorios de origen. Incluso diferentes grupos terroristas empezaron a colaborar entre sí. Entre las acciones más famosas se encuentran la Masacre de Munich, el secuestro de ministros de la OPEP o el secuestro de Aldo Moro.

La oleada religiosa

A finales de los 80, el terrorismo de grupos de izquierda empezó a declinar. A medida que organizaciones de la tercera oleada empezaban a dar más énfasis a la fe que profesaban la mayoría de sus miembros, otros grupos aparecían con un ideario esencialmente religioso fundamentalista.
Aunque el islam es la religión más importante cuando hablamos de terrorismo religioso, no es la única, y casi todas las religiones cuentan con grupos terroristas. Grupos terroristas Sihks lucharon por la creación de una teocracia en Punjab, grupos terristas judíos intentaron volar la mezquita de Al-Aqsa al mismo tiempo que asesinaban a alcaldes palestinos. Un fundamentalista judío asesinó al Primer Ministro israelí Isaac Rabin. La secta religiosa Aum Shinrikyo (que profesa una mezcla de budismo, hinduísmo y cristianismo) fue responsable de dos ataques con armas químicas en Japón. Ataques como el atentado de Oklahoma fueron realizados por fundamentalistas cristianos.
Mientras, en el mundo árabe, la mayoría de países eran dirigidos por dictadores apoyados bien por Occidente bien por la URSS. Estos dictadores tenían en común, aparte de su apoyo por parte de una de las superpotencias, un especial énfasis en promover el laicismo en sus países. Esto ha hecho que, tras décadas de dictadura, el laicismo aparezca asociado en el imaginario colectivo con el dictador de turno. En esta situación ocurrieron dos hechos que desencadenaron la cuarta oleada terrorista identificada por Rapoport. El primero de ellos fue la Revolución Iraní. El triunfo de Jomeini desencadenó la creación de una oleada de grupos shiíes en varios países árabes, especialmente en Líbano, donde un ataque terrorista al cuartel que ocupaban las fuerzas norteamericanas y francesas en 1983 provocó su retirada poco después.
El segundo desencadenante fue la invasión soviética de Afganistán. En ella, los combatientes fundamentalistas, con apoyo estadounidense, derrotaron al ejército soviético. Ambos hechos dieron a los combatientes islámicos una imagen de luchadores contra los “infieles”, bien a los ateos soviéticos o los cristianos americanos.
Tal vez la táctica más novedosa es un uso mucho más intenso del atentado suicida, recuperandola de las tácticas usadas por la primera oleada. A pesar de la idea simplista que se tiene de que esto es debido a la promesa de 70 vírgenes que se hace en el Corán, hasta el año 2000 el grupo que más inténsamente usó terroristas suicidas fue el de los Tigres de Liberación Tamil, de ideología secular. Este grupo perpetró más atentados suicidas que todos los grupos islámicos juntos.
La reacción norteamericana invadiendo Iraq y Afganistán tras los atentados del 11S no han hecho más que radicalizar a la opinión pública poniéndola en una situación de “o conmigo o contra mí”, alienando a millones de personas que se encuentras de repente clasificadas por los gobiernos en el mismo grupo que los terroristas por el hecho de compartir unas creencias.

Conclusión

Como se puede ver, no hay nada especialmente nuevo en el terrorismo islámico. Cambia la motivación superficial, pero los problemas estructurales de los que se alimentan los grupos radicales siguen ahí. Existe una fracción importante de población en todos los países que no se identifica con el modelo social en el que vive y que se encuentra en una situación de exclusión, bien por ser inmigrante o por vivir en una dictadura. El problema es que, para acabar con esta situación, es necesario que los diferentes gobiernos se pongan de acuerdo en una estrategia conjunta y dirigida a la verdadera raíz del problema, lo cual es poco rentable políticamente. Lo malo es que de no hacerlo, puede que se venza al terrorismo islámico, pero éste simplemente dejará paso a una quinta oleada de terrorismo.
Referencias
The Four Waves of Rebel Terror and September 11. David C. Rapoport. Anthropoetics 8, nº 1.
  • Javi dijo:

    CarlosR dijo:
    Queda abierta la pregunta…¿Cuantos?
    Vietnam (dos veces), India, Corea del Sur, Unión Soviética…
    Yo diría que hay algún que otro.

    No has leído la nota de la Wiki.

  • Javi dijo:

    CarlosR dijo:
    Queda abierta la pregunta…¿Cuantos?
    Vietnam (dos veces), India, Corea del Sur, Unión Soviética…
    Yo diría que hay algún que otro.

    La pregunta era cuantos estados ha anexionado China luego del Tibet. Que yo sepa esos países que mencionas no forman parte de China actualmente, no los ha anexionado.

  • @ Javi:

    Que un conjunto de creencias conforme una ideología no implica que haya ideologías sin creencias de por medio, verbigracia, el cientifismo, incluyendo, por ejemplo también, al círculo de Viena, aún no estando de acuerdo los primeros cientifistas con el positivismo empírico; al fin y al cabo, ambos son un proceder surgido de la idea de basarse en la aplicación del método científico en lo que atañe al conocimiento humano, lo que no implica una creencia; y en este ejemplo podemos notar diferencias ideológicas, pues los positivistas reducen la aplicación del metodo a lo empírico y verificable…

    Puede haber controversia en esto, ¿y por tanto “creencia”?…“La actitud científico-natural se convierte en ideología cuando se toma a la ciencia natural como el modo único de acceso cognoscitivo a la existencia”, según Hugo E.Herrera en “Más allá del cientifismo”, con lo que no estoy de acuerdo, pues aún siendo único, no aparecen creencias…del rito al mito hay un pasito, o que le pregunten a kant cuantos que creo siempre paseaba lo mismo…retomando a Weber, la ciencia nos propicia la experiencia de la enajenación, pues debemos apartar cualquier creencia que tengamos para obtener un resultado científico.

  • Claudio dijo:

    @ Amildao:
    Por ahora Putin está manejando todo de una manera bastante retorica. La idea un sistema S400 para la base de Jmeimim estaba en la mesa desde el principio y se descarto porque es la forma más segura de escalar el conflicto entre las potencias. Personalmente no creo que instalen el sistema, incluso si queda en modo pasivo para evitar que haga “tracking” en algún avión occidental.
    Por otro lado, el ataque turco dejo claro que para varios miembros de la OTAN, Turquía no cuenta con el 100% de su apoyo y esa es una oportunidad que Putin difícilmente va ha dejar pasar.

    Rusia ha desplegado una o dos baterías S400 en la base de Jmeimim, Siria.

    http://mundo.sputniknews.com/orientemedio/20151126/1054101492/rusia-siria-s400.html

  • Aqui un video de la llegada de las baterías, no estoy seguro que sea original o “ilustrativo”.

  • mescalero dijo:

    @ Javi:
    insinuas que los tres marroquis llegaron a españa con contrato en origen? anda javi sigue buscando en la web

    Emm, sí … y vestidos para matar.

  • La doctrina del Shock. El terrorismo que olvidó mencionar el Señor Rapoport.

  • @ CarlosR:

    ¡Bravísimooo!, me uno al aplauso final…me acabo de meter este docu entre pecho y espalda.

    Pero permite que no sea tan optimista…hoy con Obama, EEUU sigue a un pasito del fascismo…llevan así décadas, y no sé si algún día cruzarán la línea, pero permite que haga yo una analogía al respecto; si, como se menta en el documental, los mercados sin regularización inevitablemente forman burbujas que terminan por explotar (y, por suerte para los liberales todavía está lo público para pagar los platos rotos), tal vez suceda lo mismo con las ideologías.

    :saludo:

  • Tru dijo:

    los mercados sin regularización inevitablemente forman burbujas que terminan por explotar (y, por suerte para los liberales todavía está lo público para pagar los platos rotos), tal vez suceda lo mismo con las ideologías.

    Saludos.

    No hay problema, el capitalismo de libre mercado es el telón de fondo sobre el que todo discurre. Es como el espacio-tiempo pero en plan socio-pòlítico.

  • @ Tru:

    Si vamos a hablar de los males del mundo, pues hablemos de todos. Lo que relata el documental es pura verdad histórica. Indigna ver como los comentaristas adictos de esa época se llenaban la boca llamando “régimen” a gobiernos elegidos por el pueblo, y cuando digo “pueblo” no quiero parecer populista, un epíteto tan utilizado hoy en día.

  • @ Doc Halliday:

    Doc, el capitalismo de libre mercado es una ideología, del tipo en las que hay que tener mucha fé. El “marchamo” científico que se quiera dar a cualquier doctrina económica es en realidad “experimento” científico, pseudo científico diría, sin tener las variables sobre las que actúa siquiera someramente definidas, las sociológicas, esto es, suponen una apuesta. Y la banca gana. Esta pega valdría para el documental y el libro en que se basa, pues no se puede sacar conclusiones de las repetidas catastróficas experiencias capitalistas atendiendo a los entornos diferentes en los que se dieron. Lo interesante del documental es el patrón de la política de EEUU, que, en el mejor de los casos, están como buitres esperando una catástrofe, sino provocándolas…”los cantos de sirena” del capitalismo…como cuando un volcán erupciona y arrasa la vegetación circundante, con el tiempo ésta volverá a nacer más frondosa si cabe gracias a los nuevos nutrientes…después de una catástrofe es “fácil” mejorar las cuentas macroeconómicas, salir adelante, pero el capitalismo vemos fomenta oligarquías cuando hereda estructuras económicas pasadas y ni siquiera esto consigue…

  • @ Doc Halliday:

    Fíjate, que hablando de ideologías en plan mercado, como una democracia, ha Bush hijo no le tembló el pulso cuando se cambió de secta…creo que de familia era metodista, pero adoptó la de su mujer…cuestión de votos imagino…

  • @ CarlosR:

    La han usado tantos dictadores que ahora hasta suena mal…¿te dás cuenta de cómo cambiamos, y cambia la opinión pública?…ya no se puede decir pueblo sin que te mire algún flipado capitalista con cara de asco… :-D

  • Tru dijo:

    @ CarlosR:
    La han usado tantos dictadores que ahora hasta suena mal…¿te dás cuenta de cómo cambiamos, y cambia la opinión pública?…ya no se puede decir pueblo sin que te mire algún flipado capitalista con cara de asco…

    Si, eso que mencionas se está poniendo de moda en nuevamente en Argentina, luego de capear el temporal que hemos vivido en el 2001, tenemos nuevamente a los partidarios de los que llaman “cambio”, habrá un cambio de gobierno, de política, y cuando alguien intenta que entiendan que no se trata de un cambio sino de un regreso a la década del 90, su recesión y su desocupación entre un 15 y un 25% lo tratan de “adivino futurólogo”, ya van a ver, faltan pocos meses para el ajuste. Alguien dijo: “la historia se repite”, una gran verdad.

  • Para descontracturarnos luego de semejante documental, un chiste de argentinos.

  • @ CarlosR:

    Aquí se dice “esto con Franco no pasaba”…y murió hace…40 años…los mismos que gobernó…aunqueya se oye menos…nostálgicos siempre los habrá cuando no les guste el presente.

  • @ Tru:

    Y… a medida que pasa el tiempo se van muriendo los incondicionales, a despecho de los nuevos que van surgiendo, los que hablan de oídas.

  • Tal vez les interese el libro “La Doctrina del Shock” por Naomi Klein.

  • @ Tru:

    ¡Puta madre Tru! cada vez que hablas de USA me deprimes. Trato de esconderme de esa realidad pero no puedo.

    Estamos bien jodidos… o estoy… :lloro: :penitencia:

  • CarlosR dijo:

    No todos los anarquistas eran terroristas.

    Te reto a que enlaces algún comentario mío en el que diga algo siquiera parecido.

    Ni todos los anarquistas eran terroristas, ni todos los nacionalistas, ni todos los musulmanes. Pero resulta que el anarquismo, el nacionalismo o el islamismo es la excusa de muchos para meterse a terrorista.

  • CarlosR dijo:

    No has leído la nota de la Wiki.

    No has leído.

    CarlosR dijo:

    La pregunta era cuantos estados ha anexionado China luego del Tibet. Que yo sepa esos países que mencionas no forman parte de China actualmente, no los ha anexionado.

    Se ha anexionado parte de su territorio, igual que hizo EEUU con México (que yo sepa México sigue siendo independiente).

  • mescalero dijo:

    insinuas que los tres marroquis llegaron a españa con contrato en origen? :-D anda javi sigue buscando en la web

    No, chaval. Afirmo que tú no lo sabes y que te lo has inventado. Y que por lo tanto eres un mentiroso xenófobo.

  • Tru dijo:

    Que un conjunto de creencias conforme una ideología no implica que haya ideologías sin creencias de por medio, verbigracia, el cientifismo, incluyendo, por ejemplo también, al círculo de Viena, aún no estando de acuerdo los primeros cientifistas con el positivismo empírico; al fin y al cabo, ambos son un proceder surgido de la idea de basarse en la aplicación del método científico en lo que atañe al conocimiento humano, lo que no implica una creencia; y en este ejemplo podemos notar diferencias ideológicas, pues los positivistas reducen la aplicación del metodo a lo empírico y verificable…

    Empecemos por repetir que estamos hablando de ideologías políticas, pero bueno, veamos tu ejemplo.

    Es un buen ejemplo, pero me temo que incluso eso sigue basado en una creencia. La ciencia (y el cientifismo, término que no me gusta), se basa en la creencia no demostrada e indemostrable de que la realidad se puede describir por medio de un conjunto de reglas y que estas reglas son aplicables en todo el universo en todo momento. Dicha creencia es indemostrable.

    Es cierto que ciertas creencias son más plausibles y razonabls que otras, pero siguen siendo creencias.

  • @ Javi:

    Discrepo; basarse en el método científico para obtener conocimiento, no es una creencia, es una idea, un proceder, que puede tener matices ideológicos en tanto y en cuanto a su aplicación ontológica. No se trata de “creo que si lo hago así, saldrá chupi”, se trata de “lo haré así siempre y veré que pasa”. ¿Ula creencia?

  • @Trueno

    Describir l aoplítica exterior estadounidense ponde de mala leche a cualquiera…bueno, casi cualquiera.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies