La inteligencia en las plantas

cerebro

Las plantas son seres vivos, con células de paredes de celulosa, que carecen de cerebro y sistema nervioso. Afirmar que una planta tiene comportamientos que denotan inteligencia, es equivalente a afirmar que las personas pueden alimentarse por fotosíntesis. ¡Ups! Espera, eso ya lo ha dicho alguien antes.

La diferencia entre una afirmación y la otra, es que los que afirman lo primero aparecen en la contraportada de la Vanguardia, y asisten al programa de Punset, mientras que los otros no.

Las plantas reaccionan a estímulos químicos y físicos, pero eso no implica que esas reacciones sean conscientes. Las plantas se han adaptado y han evolucionado a lo largo de los milenios. Algunas de esas evoluciones que han sido premiadas por la selección natural, pueden parecer que impliquen la existencia de un sistema nervioso, pero esto no es cierto.

Un ejemplo es la mimosa púdica, planta originaria de América Central que pliega sus hojas cuando entran en contacto con algo.

O como la venus atrapamoscas, que es capaz de detectar una presa posada sobre una de sus trampas, capturarla y digerirla.

La historia de atribuirle a las plantas cualidades de las que carecen, viene de lejos. En 1968, Cleve Backster publicó un estudio en la revista International Journal of Parapsychology titulado “Evidencias de una percepción primaria en plantas”. Realizó varios experimentos conectando un polígrafo a una planta, llegando a la conclusión de que los vegetales tienen una curiosa capacidad de percibir las amenazas, e incluso de sentir miedo. Las afirmaciones de Backster fueron refutadas por Horowitz, Lewis y Gasteiger en 1975, y por Kmetz en 1977. Backster no había utilizado controles adecuados en su estudio. Cuando se tomaron las precauciones necesarias, no pudieron detectarse ninguna reacción de la planta ante pensamientos o amenazas. Estos investigadores concluyeron que los resultados de la prueba del polígrafo pudieron haberse debido a varios factores, como la electricidad estática, movimientos en la habitación, cambios en la humedad, etc.

Pero más recientemente, han sido científicos reales los que han tomado el relevo de Backster y han proseguido con los estudios sobre la consciencia de las plantas. Así, la Dra. Monica Gagliano trabaja sobre “la comunicación, el comportamiento y las capacidades cognitivas de las plantas, incluida la consciencia”.

Para Gagliano, las plantas tienen incluso la capacidad de aprender. Por ejemplo, la mimosa púdica puede reaccionar ante un contacto con un animal, pero permanece abierta si el contacto es con una gota de agua. Según la doctora, esto es una muestra de selección cognitiva a estímulos.

En este momento puede que tengas curiosidad sobre la causa real que provoca la reacción de la mimosa, y que no requiera poner en escena un cerebro ni un sistema nervioso. El pliegue de los foliolos (los lóbulos alargados que forman las hojas) está provocado por cambios de turgencia en las células del pulvínulo (el lugar donde el peciolo se une al nervio de la hoja). Es un mecanismo provocado por ósmosis. Iones de potasio entran en las células del pulvínulo, lo que provoca que el medio interno se haga hipertónico respecto del exterior y se produzca una turgencia. Dependiendo si dicha turgencia tiene lugar en las células flexoras o extensoras, los foliolos se abren o se cierran.

Otro personaje destacado en estas lides es el Dr. Stefano Mancuso, director del (agárrense) “Laboratorio Internacional de Neurobiología de las Plantas” de Italia. Neurobiología y plantas son dos términos que no tienen afinidad, ya que las plantas no tienen neuronas. Para Mancuso & co, las plantas tienen un sistema nervioso, todavía no descubierto. Y para eso están ellos, claro. De momento han consumido en la investigación más de un millón de €, financiados por el Ente Cassa di Risparmio di Firenze, una fundación cuya misión es soportar eventos científicos. Y lo que queda, hasta que encuentren el cerebro de las plantas.

La sociedad actual ha perdido su capacidad de pensar críticamente. Cualquier estudio o afirmación que venga de un profesor de universidad tiene que ser cierto y bienintencionado, al igual que creemos que todo ministro o ex ministro de Hacienda, por definición no defrauda al fisco. El segundo mito, en España está empezando a venirse abajo. El primero todavía no. Que se lo pregunten a Ima Sanchís, de la Vanguardia, o a Eduardo Punset, de Redes.

Os dejo con la intervención de Mancuso en TED,y sus brotes verdes jugando (¿a qué?¿al corro?). Y recordad: si algo suna a truño, es un truño hasta que se demuestre lo contrario. Lo diga quien lo diga.

  • Muy buen post.
    Pero ahora os jodeís y no os enseño la lechuga que tengo y juega al ajedrez, aunque “casi” siempre la gano.

  • Eso explica por que pueden matar Zombis… ya decia yo que algo raro pasaba

  • Me ha gustado la entrada. :aplauso:

    Afirmar que una planta tiene comportamientos que denotan inteligencia, es equivalente a afirmar que las personas pueden alimentarse por fotosíntesis.

    Visto lo visto, me atrevería a decir que mas que algunos, si. :-D

  • Gracias, Don Menti. Buen trabajo.

    @ newzealander:

    Eso no es nada, yo le he dado clase a más de uno con menos inteligencia que un nabo, y ahora tienen un título universitario.

    Para que luego digan que la ingeniería es difícil, hasta un pepino puede cumplir los trámites administrativos y graduarse.

    En fin, voy a ver si los tomates ya se saben el aria y podemos preparar la ensalada. Esta noche: Nabucco.

  • Más que un caso de magufismo, aquí veo un problema de semántica. Me explico:
    Leí este artículo en New Scientist [1], y de él me parece notar que Mancuso, y los demás proponentes de la inteligencia de las plantas, se basan en esta definición de inteligencia, enunciada por A. Trewavas (uno de los primeros en abordar el tema con seriedad en tiempos recientes):

    Trewavas defines intelligence as the ability to sense one’s environment, to process and integrate such sensory perceptions, and decide on how to behave.

    Según lo que entendí, Mancuso propone que el sistema de las raíces de las plantas cumple funciones análogas con el sistema nervioso de los animales. Funciones que, en conjunto, dotan a las plantas de inteligencia (según la definición de arriba). Entonces, si se hace con seriedad no me parece que el financiamiento a estudios relacionados con la “inteligencia” de las plantas sea necesariamente una pérdida de dinero, o que no pueda otorgarnos otro tipo de beneficios en el futuro.
    Lo que veo muy mal del enfoque de Mancuso, es que tiende mucho a animalizar (así como a veces antropoformizamos a los animales no humanos) a las plantas, hecho ilustrado en el desafortunado nombre que le dio a la Sociedad para la neurobiología de las plantas (ahora Society of Plant Signaling and Behavior) y en el video de los girasoles “jugando”.
    Ahora, lo discutible es: ¿realmente la inteligencia se reduce y abarca a todo lo definido por Trewavas? O como se señala en el mismo artículo:

    This is all very clever, but it’s not intelligence, says Chamovitz (botánico de la Universidad de Tell-Aviv): “I don’t like the term plant intelligence. We don’t even know what intelligence is for humans. If you get five psychologists together you will get 20 different definitions.”

    Saludos.

    [1] Ananthaswamy A., “Roots of Consciousness,” New Scientist No. 2998, 3 de diciembre de 2014.
    http://www.linv.org/wp-content/uploads/2015/01/New-Scientist-smarty-plant.pdf

    Al buscar en línea encontré estos artículos que me parecen interesantes:
    Una entrevista con Chamovitz en Scientific American:
    http://www.scientificamerican.com/article/do-plants-think-daniel-chamovitz/
    Un artículo en The New Yorker:
    http://www.newyorker.com/magazine/2013/12/23/the-intelligent-plant

    Saludos.

  • Un detalle que me parece importante mencionar… La Dra Gagliano dice que hay selección cognitiva a estímulos y el párrafo siguiente lo refuta dando la explicación mecánica asociado a la turgencia de la planta.

    Me parece desafortunado eso, ya que, salvo que creamos en metafísica o cosas sobrenaturales, nuestra conciencia y acciones cognitivas también puedo (o debería poder) explicarlo en términos de aumento o disminución de cantidad de hormonas, dando una explicación mecanicista del por qué siento o pienso o hago X cosa.

    La inteligencia es la capacidad de encontrar soluciones ante los problemas y para ello no se requieren neuronas (aunque naturalmente lo facilita) Es posible tener robots autónomos con capacidad de aprendizaje y que no presente ni rastro de una neurona.

    Si la planta efectivamente discrimina entre estímulos… ¿Por qué no puedo usar el apelativo “inteligencia” ?

  • Diga lo que diga la ciencia,
    mi pepino tiene conciencia.
    No soy yo quien lo controla;
    pasa una tía en cirolas,
    y empieza a ir a su bola,
    amenazo con las cacerolas,…
    y vá la tía y se sienta,
    y le doy la cena a la parienta…

    :-D

  • Mmmm… veamos.

    Evidentemente, las plantas no tienen sistema nervioso, ni ningún órgano derivado de éste. En consecuencia, no actúan ante los estímulos como los animales. Punto pelota. Nadie va a negar esto.

    Ahora, sin entrar en lo que pueda decir este o aquel, y los matices que pueda haber, lo cierto es que no sabemos qué es la conciencia, y en cuanto a la capacidad de aprendizaje de un sistema autoorganizado, eso va mucho más allá de células especializadas. Sabemos que las plantas se comunican entre ellas (sí, comunicar es la palabra correcta), a través de transmisores químicos, e incluso entre especies diferentes, esto no es muy diferente de un neurotransmisor (en realidad es lo mismo), simplemente va por otra vía, y no por una dedicada.

    Hay gente muy serie dedicada a averiguar las capacidades cognitivas de una colonia de himenópteros, como tal (en colectivo), que tienen muchas reminiscencias de los sistemas de memorización cultural en los humanos.

    En fin, que sí, que es cierto que para la época Huygens tenía razón y Newton estaba trolleando con la naturaleza de la luz, pero al final resulta que los dos, más que tener razón, estaban ambos más o menos equivocados por igual. Aunque claro, a efectos prácticos Huygens facilitaba mucho más las cosas.

    Creo que se me entiende.

  • newzealander dijo:

    Muy buen post.
    Pero ahora os jodeís y no os enseño la lechuga que tengo y juega al ajedrez, aunque “casi” siempre la gano.

    Flaco consuelo. :-D

  • Por supuesto que son inteligentes. Sobretodo los tomates.

  • Independiente que sepamos qué es (o no es) la conciencia, todo lo que somos se puede dividir en algo físico-natural, que sigue reglas de causa-efecto o en cosas metafísicas, sobrenaturales y que implican una singularidad.

    Yo me inclino a pensar lo primero y directamente a excluir lo segundo; gente más religiosa, dualista o similares encontrarán la retórica necesaria para juntar las 2 visiones. A lo que apunto es que no se refuta ni se descarta (ni se dice nada en realidad) del comentario de selección cognitiva y su equiparación con algún nivel de inteligencia cuando describimos el mecanismo por el cual la planta se comporta como se comporta.

    Dicho lo anterior, encuentro totalmente desafortunada la idea de “neurobiología en plantas”. Sólo se presta para la confusión; aunque el tema de adaptación “conductual” (nótese las comillas) en plantas me parece un área interesante de investigación. Por lo que se del tema, las plantas responden como “acto reflejo” ante los estímulos y se pueden habituar a ellos y deshabituar, lo que a la larga les da un comportamiento “inteligente” (o más bien, adecuado a su entorno, para que respondan como deben ante lo que deben responder)

  • Jok dijo:

    Si la planta efectivamente discrimina entre estímulos… ¿Por qué no puedo usar el apelativo “inteligencia” ?

    Si vamos a una definición cada vez más amplia, nos encontraremos con que podemos amparar cualquier cosa bajo la denominación de inteligencia. Esto, lejos de resultar en un mejor conocimiento del problema, lo que hace es difuminarlo y hacerlo incomprensible.

  • Se comentaba por aquí el otro día, se oía una queja más bien, entorno a que la intelectualidad de la época se reduce a señalar el diccionario para abordar un tema, sin profundizar en los conceptos. Evidentemente se equivocaba, solo por la consideración de que se admiten términos nuevos en el diccionariio todos los años; es algo flexible, cambiante, al amparo de los más o menos ágiles eruditos de la lengua pero que dice a las claras que si se tiene un nuevo concepto, objeto, cosa, pues ha de ponérsele una palabra nueva. Cierto es también que el lenguaje no es tan preciso en ocasiones como nos gustaría más allá de la medida de nuestro desconocimiento, y que en concreto, inteligencia, sin el calificativo de humana detrás, es un término lo suficientemente somero para aplicarlo correctamente a unas respuestas reflejas…que determinan el comportamiento del organismo que las alberga…¿qué es al cabo sino la inteligencia artificial?…e incluso la nuestra…las bases de la concincia son binarias, sin mayor atribución biológica, desde cierto punto de vista…¿o no?

  • @ Tru:

    Insisto: Pues…depende.
    Si resulta que el acuerdo finalmente estriba en que la inteligencia consiste en que se obtenga una respuesta a un estímulo, pues eso, que salvo aquello que no resulte computable (por ejemplo términos como “belleza” y otros de similar pelaje), todo lo demás nos vale.

    Ergo cualquier cosa, incluyendo una combinación casual de materiales más o menos inorgánicos en un vertedero, podría encajar en la definición de poseer inteligencia. Es decir, que por ser aplicable a cualquier cosa imaginable, habríamos dejado inservible la definición.

  • @ Doc Halliday:

    Bueno Doc, la discusión en ese aspecto es estéril desde el momento en que la RAE incluyó la acepción digamos “mágica” de inteligencia en el diccionario:

    “7. f. Sustancia puramente espiritual.”

    Pero la distinción de inteligencia como percepción+respuesta, acción y reacción, insisto, con un fin común, un dominio de actuación concreto, un mismo organismo, no un vertedero, podría establecerse ahí, sin entrar a valorar la consciencia, la percepción de sí mismo.

  • Entiendo que un concepto, si lo hacemos muy amplio, cabe cualquier cosa en él.

    El problema es que “inteligencia” es un concepto de por sí algo vago. Por eso lo más justo con este tipo de trabajos es ver qué definición toman los autores y bueno, asumir simplemente que esa es la definición que ellos usan y sólo nos queda ver si coincide con las observaciones.

    Alguien ya puso la definición que se consideraba: “Trewavas defines intelligence as the ability to sense one’s environment, to process and integrate such sensory perceptions, and decide on how to behave.”

    Si académicamente hay muchas definiciones de inteligencia y los autores eligen una, tan válida como cualquier otra, no cometen error al hablar de inteligencia vegetal. Acaso el error es de los demás al no poder definir mejor el concepto (o acaso el error está en no aceptar la posibilidad que la inteligencia se manifieste de otras formas y en otras formas de vida)

  • Sinceramente os voy a dar una prueba irrefutable de que las plantas tienen inteligencia:
    No inventaron el “reggueton” :v

    Por otra parte, hay gente menos inteligente que una planta, por tanto decir que carecen de inteligencia por no tener cerebro, pues da que pensar. :nose:

    Decir que la evolución es algo ajeno a la inteligencia, es ser de hecho bastante altivo, pues creerse superior por tener cerebro denota soberbia y pedanteria.

    Los animales tienen cerebro, al igual que las aves, los peces, los anfibios…

    Y por logica, si tener cerebro es tener inteligencia si o si, entonces todos esos seres vivos son inteligentes.. me temo que va ser que no.

    Entonces, si no todos los que tienen cerebro son “inteligentes”, ¿no tenerlo te hace idiota? o ¿te niega el derecho a la vida?

    Señores, las plantas estuvieron antes que nosotros los humanos y estarán despues de que el humano se extinga, creerse superior por tener otro formato de vida no te hace realmente superior ni mas inteligente.

    No te burles ni desprecies a esas especies de vida que han dado origen y mantenimiento a la tuya.

    Respeta toda la vida y lo que te rodea, pues sin ello no estarías aqui.

    El ser humano cada dia descubre cosas nuevas, errores del pasado se reconvierten en aciertos y aciertos actuales se terminan convirtiendo en errores futuros.

    Recordad que muchas cosas de las cuales no seriais capaces de vivir actualmente provinieron de “maguferías” o “locuras” e incluso “herejías”.

    Como colofón final, hay que distinguir las “maguferias” o mentiras que la gente se va inventado por el camino, de lo que aún se desconoce o se desprecia.

    Seguramente me llamareis “magufo” ya que ansiais alguien a quien odiar y despreciar por ser objetivo y tratar de discernir la “información” que lee.

    Sencillamente yo sólo respeto la “vida” que me rodea y me da “vida”.

    :saludo:

  • @ Jugguernaut_1:
    Muchas palabras, poca chicha. Me parece bien que respetes la vida, aunque supongo que no lo harás totalmente porque sigues comiendo :-)
    Por lo demás, tu comentario parece escrito por dos personas distintas.

  • MagaO

    no hombre,que este es el que se alimenta por fotosintesis

  • O sea: si esta gente dice que las plantas tienen inteligencia, luego no nos vamos a comer a un ser consciente; y ya hay quien dice que los animales tienen practicamente el mismo intelecto que el ser humano, salvando la capacidad de comunicación… qué comemos entonces, piedras? :nose:

    Conclusión: si alguien cualesquiera animal o vegetal no está de acuerdo en ser comido, que ejerza su inteligencia y lo diga. No hay respuesta? P’al buche :-D

  • @ Doc Halliday:

    Si resulta que el acuerdo finalmente estriba en que la inteligencia consiste en que se obtenga una respuesta a un estímulo, pues eso, que salvo aquello que no resulte computable (por ejemplo términos como “belleza” y otros de similar pelaje), todo lo demás nos vale.

    Es que ese es siempre el gran problema con este tipo de investigaciones, igual que pasa con la definición de “organismo vivo”, o incluso con la definición de “planeta” (hasta que a los astrónomos les ha dado por fijarla). Puesto que no sabemos donde poner la frontera, todo acaba en equívocos porque diferentes personas usan diferentes definiciones y gente haciendo su agosto en venta de chorradas gracias a ello.

    @ d99x:

    que este es el que se alimenta por fotosintesis

    @ Casette:

    qué comemos entonces, piedras?

    Bueno, habrá que adscribirse a algunas de las modalidades de pica… Geofagia (ingestión de tierra), litofagia (ingestión de piedras), pagofagia (ingestión de hielo)…

  • tal vez sea una inteligencia en el sentido de evolucion o de la naturaleza misma, el que las flores y plantas hayan evolucionado para poder tener una mejor polinizacion, no es algo inteligente?

  • @ rata:
    Efectivamente, el primer problema que tenemos es que no hay una definicion clara de “inteligencia”.

  • Tru dijo:

    Diga lo que diga la ciencia,
    mi pepino tiene conciencia.

    Pues le pasa lo mismo que al mío, en cuanto ve una patata se vuelve como loco, igualmente con los higos. :-D


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Trackbacks / Pingbacks



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies