¿Qué paso la noche del 1 de febrero de 1959 en los Urales?

DYATLOV PASS

Avanzaba el día 12 de febrero de 1959, y el esperado telegrama no llegaba. Los 9 esquiadores que formaban una expedición liderada por Igor Dyatlov tenían que llegar ese día a la ciudad de Vishay y avisar a sus familiares de que estaban bien. La expedición pretendía ser un desafío, un viaje de la máxima complejidad, considerando las equipaciones disponibles en aquella época.  Partiendo de Vizha y tomarían rumbo hasta el monte Gora Otorten, desde allí, 100 kilómetros más por los Urales hasta Ojkachahl Peak, y finalmente otros 150 km de vuelta hasta Vishay. La mayoría de los esquiadores eran estudiantes del instituto politécnico de Ekaterinburg.

Pero terminó el día 12 de febreroy no hubo noticias de ellos. Esperanzados con la posibilidad de que simplemente se hubiesen entretenido, o que hubiesen decidido ampliar su recorrido, los familiares esperaron unos días más, pero el día 20 acudieron a las autoridades para pedir que saliesen a buscarlos. El mismo día 21 empezaron el rastreo, pero no fue hasta el día 25 cuando avistaron los restos del campamento desde un avión.

Al día siguiente, un grupo llegó por tierra al lugar, y allí encontraron  la tienda de campaña, emplazada en un claro en la ladera de un monte, y signos inequívocos de que algo les había asustado hasta el punto de que apresuradamente rasgaron la tienda con cuchillos desde dentro por los dos lados, y salieron a todo correr sin pararse a vestirse o calzarse. Desde la zona de acampada todavía podían distinguirse en la nieve las pisadas de los jóvenes que corrieron ladera abajo como alma que lleva el diablo en dirección a un bosque próximo.

Siguieron las huellas que se detenían cerca de un árbol al principio del bosque, a unos 1.500 metros del campamento. Allí pudieron ver los restos de una fogata, … y los dos primeros cadáveres. Se correspondían con los de Krivonischenko y Doroshenko, en ropa interior y calcetines.

dyatlov_pass_georgyi_krivonischenkoLos encontraron casi cubiertos por la nieve, las manos llenas de rasguños, causados por arrancar desesperadamente ramas del árbol para alimentar la fogata. Aparte de eso, sus cuerpos no presentaban otras heridas, por lo que su muerte debió de ser causada por la hipotermia.

Desde ese punto salían otras huellas en dirección de vuelta a la tienda. Siguieron los pasos y a unos 300 metros encontraron otro cuerpo, el de Igor Dyatlov, el líder del grupo, yaciendo de espaldas sobre la nieve.  Las huellas seguían hasta un nuevo cuepo, a unos 180 metros del de Igor. Allí estaba Rustem Slobodin. Finalmente, unos 150 metros más adelante encontraron el cuerpo de Zinaida Kolmogorov. Ninguno de ellos presentaba heridas, aunque un análisis posterior del cadáver de Slobodin reveló que tenía una fractura en el cráneo de unos 17 cm, aunque no fue eso lo que le causó la muerte.  Los tres murieron de hipotermia.

equipo 2

El resto de los cuerpos no se encontraron hasta el 4 de mayo siguiente. Estaban en una grieta sepultados bajo 4 metros de nieve. Allí yacía Nicolas Thibeaux, mejor vestido que los demás, pero con una grave fractura craneal. Lyudmila Dubinina, con traumatismo en el tórax que había provocado la rotura de varias costillas, una de las cuales le dañó el corazón. Apareció con la cabeza hacia atrás y la boca abierta. La lengua había sido arrancada. Llevaba puestos los pantalones y zapatos de Krivonischenko. Alexander Zolotarev también con traumatismo torácico y varias costillas rotas, llevaba puesto el chubasquero de Dubinina, que presentaba rastros de radiactividad.

El último en morir fue Alexander Kolevatov, después de ver cómo fallecían el resto de sus compañeros. Su cuerpo era el único de los 4 que aparecieron en la grieta que no tenía heridas graves. Murió de hipotermia.

equipo 3

Lo que ocurrió aquella noche es un misterio, ya que nadie sobrevivió para contarlo. Solo un componente de la expedición volvió con vida, Yuri Yudin, ya que el 28 de enero se sintió enfermo y decidió volver al punto de partida, a un día de camino. Eso le salvó la vida.

Este hecho trágico, es materia prima para los teóricos de la conspiración y los ufólogos. Si unimos el misterio de las muertes, con la opacidad de la investigación llevada a cabo por las autoridades soviéticas, que clasificaron la documentación, y con otros testimonios, reales o fruto del oportunismo, en los que habitantes de zonas cercanas afirmaron haber visto esa noche unas bolas luminosas de color naranja, tenemos una trama perfecta sobre aliens o seres malignos.

La historia da pie a la exageración  y a la fantasía. Muchos de los datos y testimonios sobre este caso se encuentran con seguridad en este perímetro. Afirmaciones de dudosa fiabilidad son por ejemplo la que dice que la piel de los cadáveres presentaba un extraño color anaranjado, el pelo blanco, estaban envejecidos, o que originalmente aparecieron 11 cadáveres, pero dos de ellos fueron retirados a toda prisa. También se dice que en 1990, cuando el expediente se desclasificó, faltaban algunos documentos. En concreto se menciona un sobre, cuyo contenido es un misterio. El resultado de la invstigacioón oficial fue que los esquiadores fueron víctimas de una fuerza desconocida irresistible. La correcta traducción del ruso sería “una fuerza mayor desconocida”. Aunque se parece, no quiere decir lo mismo.

El resultado es infinidad de páginas magufas postulando cosas extrañas sobre esta expedición. En 2010, la serie (por llamarla de una manera respetuosa) Ancient Aliens, dedicó parte de uno de sus capítulos (“Zonas del mal”) a este caso. Más recientemente, Jose Luis Camacho y Vicente Fuentes cubrieron (bastante desafortunadamente por cierto) este incidente, achacándolo, como no, a extraterestres y fuerzas malignas.

Después de leer abundante documentación sobre este tema, creo que la explicación más posible a este misterio es la que os voy a contar. No tengo ninguna prueba, simplemente el sentido común.

Era la sexta jornada de la expedición y ya solo les restaban 15 km para llegar a Gora Otorten. Se encontraban en la ladera de Kholat-Syakhl, un nombre que en mansi, la etnia local, significa la “montaña de la muerte”. La ladera tenía una ligera inclinación, y la ausencia de árboles ponía en riesgo a los montañeros en el caso de una avalancha.  La alternativa era volver atrás y montar el campamento en una zona más resguardada, pero debieron de sopesar el riesgo, y lo vieron tan pequeño que se decidieron por acampar allí.

Las fotografías que se hicieron mostraban que el ánimo de los jóvenes era bueno, sin signos de preocupación.

acampada

A las 6 o las 7 de la tarde cenaron. Después de la cena, alguno de los componentes se retiró a descansar y otros se quedaron fuera. Se mostraban tan tranquilos que incluso se quitaron la ropa para dormir. Aunque en muchos sitios se dice que la temperatura era de 30 grados bajo cero, no creo que durmiesen en ropa interior si hubiesen  esas temperaturas. Posiblemente rondasen los -15ºC.

Entre las 9:30 y las 11:30, ya con todos dentro de la tienda, ocurrió algo que les hizo temer por su vida hasta el punto de hacerlos salir sin detenerse siquiera a abrir la tienda. No pudo ser nada que vieran. Solo algo que oyeran: una avalancha. Pero realmente no hubo una avalancha. Entonces, ¿qué fue lo que oyeron?

La primera pregunta es: ¿cómo suena una avalancha?

Esa zona de los Urales había sido utilizada por el ejército soviético para realizar pruebas, y quizá aquella noche fue elegida para probar un nuevo modelo de avión, el Mig21F.  ¿Fueron estos esquiadores víctimas de un error de interpretación? Los jóvenes corrieron ladera abajo unos 1500 metros, hasta la zona marcada en esta foto, sobre la que se ha superpuesto una foto tomada durante la investigación oficial en 1959.

campamento

Llegaron abajo dispersos, y allí se reagruparon cerca de un árbol grande. Desorientado y agotados debieron de pensar que su campamento estaba sepultado por la nieve. Se encontraron semivestidos y afortunadamente alguien llevaba un mechero. Encendieron un fuego utilizando ramas del árbol que arrancaron subiéndose a el. Es posible que en uno de esos intentos de obtener leña, Rustem Slobodin se cayese y se golpease la cabeza, produciéndose una pequeña fractura en el cráneo. Pasaba el tiempo y cada vez costaba más arrancar ramas, requiriendo subir cada vez más alto a por ellas. Incluso con el fuego el frio era insoportable. Los dos primeros excursionistas murieron. Los que llevaban menos ropa. El lider  del grupo, Igot Dyatlov,  posiblemente propuso volver al campamento para tratar de encontrar la tienda y recuperar mantas y ropa de abrigo. Los más valientes, Slobodin y Kolmogorov, se ofrecieron a acompañarlo. Sus cuerpos ya habían perdido mucho calor, y no aguantaron mucho hasta que desfallecieron.

El resto de esquiadores, al ver que sus tres amigos no volvían, entendieron que algo había salido mal. A la desesperada decidieron avanzar hacia el interior del bosque buscando algún lugar en en el que cobijarse. Encontraron una grieta y decidieron bajar. La terea no debió de ser tan fácil, ya que 3 de los cuatro jóvenes resbalaron y cayeron contra el suelo. Uno resultó con una fractura craneal y dos con las costillas rotas.  A Lyudmila una costilla le punzó el corazón y murió rápidamente. Alexander Zolotarev le quitó a Lyudmila la chaqueta y se la puso. Esa chaqueta tenía restos de radiactividad, posiblemente contaminada en el instituto, por lo que también se encontraron restos de radiactividad sobre él. Todos ellos finalmente murieron.

La boca abierta de Lyudmila y su lengua fuera fue un reclamo para las alimañas, que se la arrancaron y se la comieron. Los cadáveres, expuestos a la luz del sol y el reflejo de la nieve se quemaron adquiriendo un tono anaranjado y con la piel desecada y envejecida. La luz del sol también decoloró el cabello a los que lo tenían más claro.

El hecho de que la causa de las muertes de estos jóvenes fuese el vuelo de prueba de un caza soviético podría ser la causa por la que el incidente hubiese sido clasificado.

Esta explicación concuerda con todas las pruebas encontradas, sin meter en escena a entidades extrañas. Puede que algo no haya ocurrido exactamente así, pero la trama principal seguro que fue esta.

Referencias:

http://www.aquiziam.com/dyatlov_pass_1.html

http://www.aquiziam.com/dyatlov_pass_2.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Accidente_del_Paso_Diatlov

http://skeptoid.com/episodes/4108

  • CarlosR dijo:

    ¿Consideran que fué suficiente para tirar la tienda abajo al abrirla?

    Tumbarla no, pero con solo dos o tres rachas a más de 70 km/h la tela seguro que se rasga por los puntos más débiles (en caso de tenerlos, y ya hemos visto que probablemente fue así), como ha explicado Doc.

    CarlosR dijo:

    Bien, pero lo que no pueden determinar, creo, es el momento en que se ha caído, pudo haber sido a posteriori del día del accidente, pasaron varios días.

    Seguramente a lo largo de los días algunos vientos de la tienda fueron rompiéndose.

  • CarlosR dijo:

    ¿Réplica? quedó hecha jirones y con nieve adentro.

    Bueno, no es exactamente igual, pero creo que el experimento es aceptable.
    Aquí se ve como quedó montada la tienda la noche anterior:

  • INFOEXTREM dijo:

    Seguramente a lo largo de los días algunos vientos de la tienda fueron rompiéndose.

    A eso iba. Es muy probable que los vientos no hayan cedido el día del accidente, por consiguiente supongamos que la carpa estaba en pie. Recuerdo que los integrantes de la operación de rescate dijeron que estaba muy bien armada. Entonces, sabemos que la entrada de la carpa estaba semitapada con bultos, de acuerdo con declaraciones del testigo, se desconoce el estado del costado de la carpa que no se muestra por lo cual es probable que estuviera en buen estado, tenían bultos y frazadas para estar más o menos protegidos ¿Cual era el inconveniente de asegurar el costado roto, en lugar de dejarla y caminar por la intemperie? ¿no les parece? No cierra nada de nada.

  • CarlosR dijo:

    ¿Consideran que fué suficiente para tirar la tienda abajo al abrirla? Convengamos que no es un huracán

    Cierto, no es un huracán. Pero se trata de la medida media de los vientos que soplaron. Esto no descarta en absoluto algún momento con rachas de mucha más fuerza. Por otra parte:

    INFOEXTREM dijo:

    Nos encontramos conque, en la zona de la tienda, muy probablemente se experimenten fuertes turbulencias, con rachas de viento muy fuerte soplando en todas direcciones e incluso provocando efecto “succión” hacia arriba. Esto es algo que tienen que tener muy en cuenta los pilotos de rescate e incendios forestales, y yo personalmente lo he vivido muchas veces.

    Si la racha de viento fue coincidente con la apertura de la puerta y en la dirección oportuna, no es que derribase la tienda, sino que el golpe de aire tensó en un segundo fuertemente la tela, como un latigazo, que pudo perfectamente hacer saltar los remiendos y rasgar la tela. Esto, aunque pueda parecerlo, no es ningún imposible. si alguna vez has tratado de acampar con una lona, ya habrás notado que no hace falta un golpe de viento excesivo para que salte algún viento o se arranque alguna cuerda, incluso rasgando la lona en el anclaje cosido.

    Tengase en cuenta el lugar donde se hallaba la tienda, de acuerdo con los diagramas que ha publicado infoextrem y con los posibles vientos en la zona.

  • Doc Halliday dijo:

    si alguna vez has tratado de acampar con una lona, ya habrás notado que no hace falta un golpe de viento excesivo para que salte algún viento o se arranque alguna cuerda, incluso rasgando la lona en el anclaje cosido.

    Lo que recuerdo de las excursiones con mi antigua tienda «canadiense» es que ojito con el viento porque si no te hacía saltar los hierros, te podía rajar la tienda, normalmente por la zona de los ojales de metal por donde se pasaban hierros y vientos. Estas zonas, al ser los ojales de metal y criar oxido, eran más proclives a coger moho y deteriorarse mucho antes que el resto. Además soportaban toda la tensión. Si aparecía un roto o corte en otro lado, usábamos parches de bicicleta en los sitios pequeños. Cortes más grandes necesitaban de un parche pegado y cosido, pero de eso nos encargábamos (yo no, los mayores :-D ) en casa.

    No dudo de que los miembros del grupo eran todos muy “manitas” y eran perfectamente capaces de recoser un par de agujeros pequeños sin problema.
    El tema está en que aún no sabemos a ciencia cierta como se encontraba la tienda cuando la montaron y como se la encontraron los rescatadores. Empiezo a ver testimonios de que la encontraron con muchos desperfectos y la puerta abierta.

    Y también me pregunto: si damos por válida la entrada del misterioso diario que nos habla de multitud de cortes o rotos ¿en que momento y como se produjeron?¿Podemos estar seguros de que quedó perfectamente rematada como para aguantar el vendaval que tuvieron luego?

  • CarlosR dijo:

    se desconoce el estado del costado de la carpa que no se muestra

    Es que es ese lado del que precisamente nos habla George Atmanak:

    «El lado norte de la tienda estaba completamente roto, y por el asomaban mantas y una chaqueta acolchada»

    Dudo que Atmanak confunda el noroeste con el sureste. Era el lado que quedaba más visible al tumbarse la tienda.
    En este dibujo se aprecia (teniendo en cuenta que es un corte transversal de la tienda y no se tiene en cuenta la puerta):

    Me parece que en pocos minutos la tienda se les abrió por ambos lados.

  • Este es el cuarto de cinco vídeos grabados en 2014 en la zona del accidente. También colocaron una replica de la tienda en la misma zona.
    A partir del minuto 5:30 se puede ver como le atiza el viento y los efectos que provoca en la tela:

    “Un vídeo del youtube vale más que mil palabras…y mil bibliotecas” :meparto:

  • Testimonio de Vasily Ivanovich Tempalov, miembro del equipo de rescate:

    Hoja 310

    «La tienda se había rasgado al medio por la parte del viento»

    (Por “la parte del viento” se entiende “por la parte que soplaba el viento”).

  • Bien, aquí estoy de vuelta. Mañana seguiré leyendo los testimonios. Entonces digamos que la carpa “se les vino abajo”, vuelvo a lo que comenté antes, ¿Eso justifica que hayan salido caminando cuesta abajo bajo el viento y abandonado los víveres, las mantas, los abrigos y el calzado que tenían a su disposición? Les aviso que el hecho de haber ido hacia el bosque revive la hipótesis del camino equivocado :) y además ¿No era más inteligente que una parte de ellos saliera a recoger la leña si hacía falta, y el resto se quedara al abrigo de la carpa aunque fuera disminuido? A mí no me parece motivo para irse, lo cierto era que bajo las condiciones climáticas reinantes inclusive el campamento de reserva no era seguro. Buenas noches.

  • CarlosR dijo:

    Entonces digamos que la carpa “se les vino abajo”, vuelvo a lo que comenté antes, ¿Eso justifica que hayan salido caminando cuesta abajo bajo el viento y abandonado los víveres, las mantas, los abrigos y el calzado que tenían a su disposición?

    A mi entender, la tienda no se les cayó encima estando ellos dentro. Creo que se les rasgó por muchas partes haciéndola inhabitable. Los vientos que sujetaban la parte norte pudieron romperse poco después provocando que se volcara en la dirección predominante del viento. O, si tenían intención de volver, pudieron dejarla así ellos mismos, sabiendo que si la dejaban en esas condiciones (o sea, con un montón de cortes y agujeros) el viento la rellenaría de nieve.

    Que la tienda se te “desplome” (me ha pasado muchas veces en su época y solo era cuestión de volver a afianzar vientos y hierros) no es motivo para abandonarla. Si se te desguaza en 15 trozos no podrás pasar la noche en ella pero si reutilizar la tela para hacerte un refugio de fortuna.

    »»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»

    En el siguiente comentario voy a necesitar ayuda. Creo haber descubierto un detalle que todo el mundo parece haber pasado por alto (en los foros rusos aún no he descubierto ni una sola mención a ello), algo que creo muy importante para la investigación, pero necesito que más gente lo corrobore y me diga si ve lo que yo.

    (Chan chan chan, música de misterio misterioso)

  • INFOEXTREM dijo:

    Si se te desguaza en 15 trozos no podrás pasar la noche en ella pero si reutilizar la tela para hacerte un refugio de fortuna.

    No me ha pasado nunca pero es cierto lo que dices, no justifica irse del lugar, y menos teniendo con que sobrevivir, mantas, víveres y los propios trozos de tienda para abrigarse. En el servicio militar me ha tocado armar carpas en lugares desapacibles pero para romper una carpa militar de lona gruesa hace falta un huracanazo de aquellos y aún así es prácticamente imposible.

    INFOEXTREM dijo:

    En el siguiente comentario voy a necesitar ayuda. Creo haber descubierto un detalle que todo el mundo parece haber pasado por alto (en los foros rusos aún no he descubierto ni una sola mención a ello), algo que creo muy importante para la investigación, pero necesito que más gente lo corrobore y me diga si ve lo que yo.

    Veamos…no empieces con la teleportación. :)

  • @ INFOEXTREM:

    ¡Joé tiiooo suueltaalooo!

  • CarlosR dijo:

    No me ha pasado nunca pero es cierto lo que dices, no justifica irse del lugar, y menos teniendo con que sobrevivir, mantas, víveres y los propios trozos de tienda para abrigarse

    Bueno, de momento ya vamos teniendo más claras algunas cosas y parece que una hipótesis consistente, sobre la que poder trabajar a ver si funciona, y que es la que apuntó en su momento Infoextrem de que la lona estuviese algo castigada y fuera un desafortunado golpe de viento el que la rasgase.

    Esto, al menos ordena un poco los acontecimientos y explica en buena medida los sucesos iniciales. Ahora toca avanzar e ir conectando datos con el hilo a ver si se sigue sosteniendo o conduce a un absurdo o un imposible, con lo que habría que revisarlo y si resultase incongruente, abandonarlo y comenzar de nuevo.

    Pero vamos avanzando.

  • Ponerla a pantalla completa, se vé OVNI a las 5:20 aproximadamente. :terror:

  • INFOEXTREM dijo:

    (Chan chan chan, música de misterio misterioso)

    Una pista… por favoor. :lacagaste:

  • Del informe de la Comisión Investigadora sobre lo acontecido durante la salida del grupo encabezado por Dyatlov.

    https://sites.google.com/site/hibinaud/home/informacia-o-pohode-gr-datlova

    Página 35. “con la experiencia que tenían los ‘turistas’ debían saber que salir de su cobijo con el estado pésimo del tiempo, la baja temperatura y el fuerte viento significaba la muerte. La única razón para salir de la tienda en esas condiciones debe haber sido el temor a una muerte inminente.”

    Compañeros, eso me hace pensar en un peligro más atemorizante que el fuerte viento rasgando la tienda. ¿Que opinan ustedes?

  • @ CarlosR:

    De momento, hasta la aparición de algún indicio mas firme, me quedo con lo que parece más sencillo: una tienda destrozada que ya no sirve de refugio y, por lo tanto, la necesidad de buscarlo en otra parte.

  • @ CarlosR:
    @ doc halliday:

    No es por hacerme el interesante, es que no tengo tiempo. Mañana me pongo a ello.

  • Saludos de nuevo, voy al lio:

    Voy a publicar varios comentarios seguidos, creo que así se hará más ameno de leer.

    Repasando los testimonios de los miembros del equipo de rescate, me iba encontrando declaraciones que indicaban el mal estado del lado noroeste (o NO para abreviar) de la tienda. Para aclarar, era el lado a la izquierda de la entrada y que aquella noche miraba hacia el Kholat Syakhl.
    Todas las fotos, dibujos y reconstrucciones que he visto hasta ahora muestran únicamente el lado sureste (o SE para abreviar) de la tienda, o sea, el lado a la derecha de la entrada y que miraba hacia el bosque y la ladera por donde bajó el grupo.

    Me preguntaba si la que yo creía única fotografía que había de la tienda en la sala donde se la examinó tras el incidente no nos estaría mostrando el lado NO en lugar del SE, como se preguntaba CarlosR unas páginas atrás:
    CarlosR dijo:

    habría que ver de que lado de la carpa ha sido realmente.

    La imagen en cuestión es está (ya hablamos de la orientación correcta para verla):

    Comparándola con otras fotografías tomadas a la tienda durante la expedición, comprobé que efectivamente la imagen nos mostraba el lado SE de la tienda.

    En el proceso de búsqueda de fotos anteriores de la tienda para comparar, me encontré con una versión de la anterior fotografía que, aunque ya conocía, no parecía mostrarme nada nuevo y no le había dado importancia, esta:

    Ya sea por que esta versión no tenía ese tono sepia de la anterior o solo porque me parecía que se veían mejor los detalles, la descargué para poder verla con más nitidez usando un editor de imagen. Enseguida me llamó la atención una zona en particular, esta:

    ¿Qué era esa mancha clara en el centro? En la versión «sepia» de la foto, no le di importancia porque todo parecían trozos de tela pero viéndola así no me quedaba tan claro, ¿era eso tan solo un colgajo de tela o…estaba viendo un agujero en la tela del fondo (la tela de la parte NO)?

    Continuo…

  • Para asegurarme, me puse a «diseccionar» la imagen en varias capas que me mostraran los distintos “niveles” de la tienda que se podían observar, de esta manera:

    -El 1er nivel sería la zona más cercana al observador, es decir, la tela de la parte SE de la tienda, esta:

    -El 2º nivel sería lo que hubiera «dentro» de la tienda, o sea, lo que se encuentre entre la tela SE y la NO. Aunque es una zona muy pequeña , forma parte de lo que parece ser un pedazo de tela que descansa en el piso y que se puede ver en la imagen completa. He querido reflejarlo para mantener el rigor.

    -El 3er nivel refleja la tela NO, es decir, la del “fondo” de la tienda con el agujero. Superponiendo estos tres niveles tenemos esto:

  • -En el 4º nivel estaría lo que hay detrás de la tienda, que parecen ser las puertas de un armario. Viéndolo por separado tenemos esto:

    En lo que interpreto como el agujero de la tela NO, parece verse un hilo colgando que cae desde un trozo de la tela SE, es el que marco en verde:

    Comparando la textura y el color de lo que se ve a través del agujero con la tela SE de los lados (más arrugada) y la madera de las puertas del fondo (más lisa), me iban quedando pocas dudas. Para tener más opciones de contraste, invertí los tonos de la imagen:

    Me parecía estar viendo claramente la confirmación gráfica de los testimonios que hablaban del mal estado de la parte NO de la tienda, pero aún no estaba seguro ¿encontraría otros rastros de agujeros similares en otras partes de la fotografía completa?

    Pues si, y esta vez se ven con mucha más claridad.

    Continuo…

  • Como ya sabía más o menos qué buscar, reparé en seguida en esta otra zona:

    Se aprecia claramente que es una superposición de dos fotografías independientes e intenté encontrar el original de lo que se entiende como la foto de la derecha. Recordaba una imagen de los archivos de la Fundación Dyatlov que yo creía era uno de los originales con los que se construyó la imagen completa, esta (ojo, no está volteada):

    Al compararlas, me di cuenta de que esta era una toma diferente de la que forma el montaje, lo que me descubría algo que ignoraba, y es que hay dos tomas distintas de la misma zona de la tienda. Al compararlas en detalle, vi no solo la diferencia, si no también la confirmación de más agujeros y cortes en la parte NO de la tienda.

    Aquí se puede observar:

  • En la siguiente imagen he detallado como se pueden ver las líneas de las puertas del fondo asomando por debajo del “cumbrero” de la tienda por la zona que sin duda se reconoce como otro roto en la tela NO de la tienda:

    De esta manera, he identificado lo que evidentemente son cuatro rotos y cortes en esa parte de la tela NO:

    Continuo…

  • Bien. Con todo esto, tenemos una tienda de campaña con una parte, la SE, en la que se aprecian numerosos agujeros y cortes, de los cuales solo tres se han identificado como causados por una herramienta cortante (cuchillo o navaja).

    Por la otra parte (la NO) parece que tenemos evidencia de otro buen numero de agujeros y desgarrones que a priori solo puedo achacar a la acción del viento. Los testimonios de los rescatadores (algunos de los cuales he ido citando en anteriores comentarios) nos indican que este lado debía encontrarse en peores condiciones que lo que se puede ver en las imágenes.

    Si me parece importante este “descubrimiento” es porque:

    -Hasta la fecha, no he encontrado ni una referencia a esta “prueba gráfica” del estado en que se encontraba el lado NO de la tienda cuando fue encontrada por el equipo de rescate. Me causa mucha extrañeza que habiendo pasado 57 años desde el suceso, nadie haya reparado en este dato, y este es el motivo por el que he puesto lo de “descubrimiento” entre comillas.

    -Contar con la confirmación del lamentable estado general de la tienda refuerza la idea de que el motivo de abandonarla fue que era imposible pernoctar en ella bajo esas condiciones meteorológicas y con la posible existencia de algún miembro del equipo herido.

    Tengo pensado hacer un modelo 3d de la tienda para intentar visualizar y comprender mejor sus daños, pero tardaré, y aún quedan muuuuchos aspectos del caso por desenredar.

    Ale, a ver que opinan ustedes.

  • @ INFOEXTREM:

    ¡Impresionante!. De quitarse el sombrero, vamos.

    Aplausos.

    Gracias a tu estupendo trabajo, cada vez me parece más viable la posibilidad de que fuera un repentino golpe de viento el que acabase de descerrajar una tienda ya tocada, obligando a los esquiadores a buscar refugio en otra parte.

    Es la primera vez que empiezo a sentir que estamos poniendo los pies en tierra en todo esta asunto. Hasta ahora todo era dar vueltas entre suposiciones que no casaban bien e hipótesis que no veía manera de cuadrar y de compadecerlas con las evidencias.

    Ahora parece que empezamos a tocar algo más sólido. Me imagino que a esta misma hipótesis habrán llegado también los rusos mas serios…

    Pero si no lo han hecho, es cuestión de abrir una botella de champán y tirartela por encima, chaval.

    Estimado Señor la Mentira, ruego a usted tenga a bien ponerle la vista encima al trabajo del chaval este, porque promete, promete.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies