Ufología ancestral: “The Watchers”. Los “Observadores” en los textos bíblicos.

Si una cosa he percibido en mi trato con los seguidores de la ufología, es su general sentimiento de ser “vigilados” por una o varias razas de pobladores de sofisticadas naves interestelares y que , según sus afirmaciones, pululan por éste, por otro lado,  parco e insignificante en proporción y situación, sistema solar de la Vía Láctea. Dentro de su ínclita relación de fehacientes testimonios, tanto antiguos como modernos, existe la posibilidad de encontrarse excelsas tecnologías y sofisticados comportamientos invasivos de sometimiento biológico y social, entremezclándose con una apreciable variedad de personajes bíblicos y de otras mitologías que desde los cielos mantienen un férreo control sobre la evolución del ser humano. Unos entes que podrían ser denominados como “Observadores”.

(En relación a la interpretación de Daniel de la profecía onírica del rey Nabucodonosor II…) En cuanto al îr (observador) que el rey vio, un malach hakodesh (espíritu divino), descendiendo de Shamayim (Los Cielos), diciendo: …”. Libro de Daniel, 4: 23(20). Biblia Ortodoxa Hebrea. Periodo de los Macabeos. 167-142 a.c. aprox

Angel caído. Doré

“El Ángel Caído”. Ilustración de Gustave Doré en la “La Divina Comedia”

Las referencias hacia seres procedentes del Cielo que realizan misiones o trabajos en la Tierra, se extiende por prácticamente todas las lecturas mitémicas del mundo. En ese mismo sentido, es posible también encontrarse humanos que ejercen de mensajeros o que realizan servicios a éstos seres celestiales. En el caso de las antiguas civilizaciones de Oriente Próximo, es típico que las divinidades tengan a su disposición deidades de bajo rango que realizan sus mandatos y entregan sus mensajes. Estas deidades mensajeras tiene como función fundamental establecer contacto entre los dioses, mas nunca entre tales dioses y los humanos. Algunos de estos “mensajeros” son recogidos en textos de Ugarit vinculándolos con los dioses semítico-occidentales Baal y Asherah – caso de Gapnu y Ugaru, o Qadish y Amrar -. Un papel que será tomado por Passukkal dentro del panteón sumerio, y por Kakka y Nusku en contextos acadios. Otras cercanas alusiones hacia similares personajes que ejercerían la función de “vigilantes” del género humano, las encontramos en los escritos de Hesiodo – “Los Trabajos y los Días” (252-53), siglo VIII-VII a.c. y donde el dios Zeus dispone de “diez mil espíritus” que informan de las costumbres de los hombres por toda la Tierra. En su “Historia de Fenicia”, Philos de Biblos, siglo I-II d.c., nos habla de las creencias hacia los “Zophesamin” u “Observadores Celestiales”. Alusiones a las que se pueden añadir la zoroástrica “multitud de ojos de Amesha Spenta” o “las deidades planetarias subordinadas a los Cielos” de los caldeos que narra Diodoro Siculo 2.30. (J.J. Collins, 1999)

«(1) Y sucedió que, cuando Ha‘Adam (La Humanidad) comenzó a multiplicarse sobre la faz del ha’adamah (mundo de Adam), hijas les nacieron (2) Y viendo los bnei Ha‘Elohim (hijos de Dios) que las hijas de Ha‘Adam eran tovot (hermosas), tomaron en nashim (nupcias) a aquellas que ellos eligieron. (3) Y Hashem dijo: “Mi Ruach (Hakodesh) no luchará ya nunca con Adam, porque evidentemente él es ‘basar‘ (carne), ya que sus yamim (días) son de ciento veinte shanah (años)”. (4) Ha‘Nefilim estaban en Ha’aretz (La Tierra) en aquellos días, y tras aquellos también, cuando el bnei Ha‘Elohim penetraron a las banot Ha‘adam, engendrándoles hijos, los gibborim; aquellos que desde los tiempos remotos fueron varones de renombre.» Génesis 6:1-4. Biblia Ortodoxa Hebrea.

En paralelo a lo anterior, la existencia de “observadores” está profusamente documentada en la literatura hebrea del periodo seléucida macedonio. Unos testimonios que continuarán siendo tomados como evidencia en los textos de la primera época romana. En éste sentido, la mas significativa alusión a su existencia proviene del “Libro de los Observadores” y cuya referencia principal en los textos sagrados judeo-cristianos es 1 Enoc 1:36 -. Los relatos de Enoc están enfocados a interpretar un pasaje del Génesis 6 donde los “bnei Ha’Elohim” o los “hijos de Dios” poseen a las hijas de la Humanidad.

Probablemente, la primordial y mas pretérita función de la escritura en Oriente Próximo fue el plasmar la realidad, incluso la mas tangible. Una realidad tan tangible como pueda el constituirse originalmente como una llevaduría contable que tomaba funciones de registro vinculante sobre intercambios y operaciones comerciales. Como consecuencia de éste su primer aspecto, toda información impresa mantendrá a lo largo de milenios un intrínseco valor testimonial irrefutable . Con posterioridad, y durante el IV milenio a.c., y tras un desarrollo paralelo, la escritura progresivamente será utilizada para ser constatación tanto de rituales organizativos-lectivos, presentación de informes socio-económicos, comerciales y documentos jurídicos, como de episodios históricos. Durante éste periodo aparece la primera narrativa histórica, que tendrá un carácter riguroso, y que en ningún momento deberemos de confundir con los relatos cosmogónicos de poso mitológico.

En el caso de los textos del Antiguo Testamento la situación es similar. Si bien habría que tenderlo como un compendio de lo anterior, aunque parco en comparación con la excelsa literatura mesopotámica, la levantina oriental mediterránea o la anatólica, en extensión y variedad temática. Prevenidos en lo anterior, dentro del AT podremos encontrar, teniendo siempre presente la variedad cronológica de los diferentes hitos culturales afectos a los textos y la evolución del pensamiento literario, desde relatos que intentan explicar el origen del Universo y del hombre desde una perspectiva mitológica, hasta escritos legislativos,  u organizativos, pasando por la atestiguación de episodios históricos, entremezclándose con relatos claramente épicos. Punto de partida éste que resulta imprescindible para la posterior comprensión y análisis de cualquiera de sus pasajes, al que habría que añadir la progresiva adaptación de los escritos mas antiguos a las posteriores “vicisitudes filosóficas” y su consiguiente hermenéutica e reinterpretación a lo largo de los tiempos.

(10) ¿Para quién que ha menospreciado el Yom Ketannot (La Fiesta de …)? Para ellos habrá Simcha (regocijo), y verán la linea de la plomada en mano de Zerubavel junto con los Shivah (Siete) ; ellos son los ojos de Hashem que recorren y observan kol Ha’aretz (toda la Tierra). Zacarías 4:10. Biblia Ortodoxa Hebrea. Siglo VI a.c. Periodo Aqueménida.

muralla.jerico

Sección de la muralla megalítica de Jericó. Desde el VII milenio a.c.

En el caso del pasaje de Génesis 6 y su posterior mas pormenorizada interpretación expresada en los libros de Enoc – las referencias a la primera redacción de los escritos de Enoc están fechados entre siglo I a.c.  y el siglo  I d.c. en Egipto , tenemos un ejemplo: En su primer instante el pasaje evoca un episodio histórico – probablemente un relato fruto de una tradición oral genérica semítico-occidental y que podría ser fechado alrededor del III milenio a.c. – y donde se narra la toma de esposas entre pueblos vencidos o asimilados. De hecho, el vocablo “Nephilim”, un vocablo hebreo  הנּפלים  que proviene de la raíz נּפל  , debe relacionarse como “caer”,  por lo que nos hablaría “caídos” y más concretamente de “caídos en la batalla”. Acepción ésta que puede ser corroborada en el bíblico Números 13:33 y donde se denomina a los Nephilim como “Hijos de Anak” o “Emim”, un adjetivo de origen semítico-moabita que remite a antiguos pobladores de la Transjordania Muy posiblemente las antiguas, y ya decadentes a la llegada de los semitas en el III milenio a.c., culturas megalíticas acerámicas del Levante meridional mediterráneo, como pudieron ser las de Jericó o Ghassul – Su paralela y mítica acepción bíblica como “gigantes” proviene de las antiguas traducciones helénicas. Mitológica interpretación que también puede ser corroborada en la lectura de la biblia “Septuaginta” –  Conocida también como LXX. Es un conjunto de escritos en lengua griega traducidos del hebreo, el arameo y con añadidos griegos del Pentatéuco. Fue  posiblemente escrita y desarrollada a partir del siglo III a.c. y donde el vocablo hebreo הנּפלים  es interpretado como “Τιτᾶνες” o “Titanes”, en 2 Samuel 5: 18-22, como los primeros pobladores del mundo –En éste mismo sentido, cuando el texto genesíacos habla de “gibborim”, como descendientes de los “bnei Ha’Elohim”, realmente nos está hablando de los “rephaim” o “rpum”, singular “repha”. Entendiendo como “rephaim”, siempre dentro de un contexto general semítico-occidental, a los pretéritos héroes o personalidades de renombre que conforman el conjunto divinizado de fundadores de las diferentes dinastías semitas de Occidente.

Volviendo a “Libro de los Observadores” y al pasaje de Daniel 4:23(20), y para la comprensión de sus acepciones posteriores, habría que apuntar que el término semítico-hebreo עִ֣יר (îr), “Observador”,  así como su siempre apostillada denominación en los textos como “malach hakodesh”, será traducido desde el griego antiguo mediante una única palabra, “Άγγελος” o “ángel” por Teodocion en el siglo I-II d.c., mientras que Aquila de Sinope en el siglo II a.c., y Simmanco “El Ebionita” en el II d.c. , las interpreta como “εγρήγορσς”, “sublevados” u “observadores”, tomando como origen la raíz עִ֣וְר, “levantarse”. Si bien tales acepciones, y que desde el punto de vista estrictamente académico,  pudieran hacer pensar en errores del copista(s) griego, es posible que haya que tomarlas desde un sesgo  diferente. Ya que tal visión tendría mucho que ver con el rechazo a las imposiciones religiosas seleucidas y la adopción contrapuesta de los dogmas zoroástricos por parte de los hebreos durante el siglo III-II a.c,.

cultura-de-ghassul

Estructura megalítica de Rujm el Hiri, conocida como “Gilgal Refā’īm” en hebreo, Cultura de Ghassul, 3800-3350 a.c. aprox.

De esta guisa, en el “Libro de Enoc”, como parte fundamental de la literatura apocalíptica hebrea del siglo III a.c., será posible apreciar que los “Observadores” toman un perfil levantisco y de rebelión, y donde el término עִ֣יר ya es sinónimo de “ángel” y entre ellos, según esa renovada interpretación de de Génesis 6, a los “ángeles caídos” – observar la deriva del significado original de los términos “îr”, “malach hakodesh” y “nephilim” -. Unos ángeles caídos que,  y según el texto, firmarán un juramento sujeto a maldiciones para aquellos que se desliguen de ésta conspiración celestial. En dicho plan, se incluiría la toma de mujeres humanas y que será ejecutado por doscientos de ellos que descenderían sobre el Monte Hermon. De nuevo, y según su interpretación del texto genésico, consumadas tales relaciones, serán engendrados los nephilim, “gigantes”, que perseguirán el causar estragos en toda la Tierra. En igual sentido corruptor, los “Observadores” enseñarían a los hombres una denominadas “ciencias impuras” y que englobarían a la Astrología, la Alquimia y Hechicería, así como la tecnología para la fabricación de armas.

Cuando en la Tierra se clama a Hashem sobre las prácticas de los ángeles caídos, los arcángeles son enviados a detener a los Observadores, siendo éstos últimos recluidos en las entrañas de la Tierra en espera del Juicio Final. El relato apocalíptico continúa con la apelación de los, ya podemos denominar.., demonios a Enoc para que interceda por ellos y que les es negada (1 Enoc 15:2), si bien el relato advierte que los “espíritus de los gigantes” si permanecerán en el mundo para desazón de la Humanidad. (1 Enoc 15:8 – 16:1).

« O Mazda, cuando sea puro,  por tu  palabra y  por Khashathra Vohu Mana  (Espíritu del Buen Pensamiento),  el mundo caminará hacia el buen entendimiento y la justicia.  El ángel Armaiti  alegrará los corazones de los hombres y las mujeres serán liberados con la luz del amor y la fe, que los guiará en pos de la verdad, pues nadie tiene el poder de confundir al dios todopoderoso, símbolo de la sabiduría y el conocimiento. » Yasna zoroástrico, 43: 6.

Una variante de éstos mitemas aparecen en el “Libro de los Jubileos” y donde los Observadores viene a la Tierra para enseñar a los hombres lo que es justo y recto (Jub 3:15) Y cuya base probablemente esté en los relatos mesopotámicos de los “Siete Sabios de Enkio bien en los “Siete Khotar” semítico-occidentales -, aunque tales “espíritus sabios” terminen, en éste caso, corrompiéndose tras la visión de las hijas de los hombres (Jub 5:1). En Jubileos, éstos espíritus, ya demoníacos, tienen un líder denominado “Mastemah”, quien persuade a Dios que una décima parte de sus “malos espíritus” permanezcan con él en la Tierra para tentar a la humanidad y probar su fe.

El término “Observadores” aparece incluso en el Nuevo Testamento – Hebreos, CD 2:18 . Haciendo referencia a la “caída de los Observadores del Cielo” , en posiblemente paráfrasis de textos extraídos de 1 Enoc 13:10 (Arameo) o bien de 12:4 y 15:2 (Etiópico). Si bien en numerosos pasajes de 1 Enoc también se habla de entidades “quienes observar” o “ no duermen” Se refiere, por ejemplo, a 1 Enoc 22:6 donde se habla de Raphael, o “Repha de Él”, uno de los cuatro arcángeles. y que el texto de 2 Enoc 18 ubica en el “Quinto Cielo”.

Dicho esto, y en relación a las afirmaciones de pretéritas referencias sobre “vigilantes” o “watchers”, la pregunta sería: ¿Existen alusiones, en el ámbito bíblico, sobre la existencia de “Observadores Celestiales”? La respuesta inequívoca sería que sí las hay. El engaño de los ideólogos de la “ufología bíblica o ancestral” estriba en despreciar su origen mitémico, encajándolo en sus tesis dislate como una realidad fehaciente, a la vez que obviando cualquier pudor académico. Un hecho que ésta perfectamente constatado, al ser tal vez posible de evidenciar a primera lectura, pero que no deja de ser árido de revocar de forma rigurosa. Y esto es debido a que la réplica es ardua, al implicar desarrollar y aclarar multitud de conceptos filosófico-religiosos que han ido evolucionando y superponiéndose.

universo-sumerio

Concepción y composición del Universo según los conocimientos de periodo neo-babilónico. Siglo VI a.c., según E. Klengel. Se aprecian tres niveles celestiales. El Cielo “Astral”, el Cielo “Cósmico” y el Cielo donde se sitúan las estrellas.

(En Oriente Próximo…) Desde una concepción “horizontal” del entendimiento humano pre-neolítico, los “espíritus” eran la esencia diferencial entre la Vida y la Muerte dentro de la Naturaleza. Con la llegada del Neolítico, se hacen necesarias adaptaciones psicológicas que incentiven el acontecimiento colectivo que significan las prácticas agropecuarias. Tales adaptaciones tiene como solución la personificación de esa “esencia” en deidades. Unas deidades que tendrán un fuerte componente punitivo como “refuerzo negativo” en beneficio de éstas incipientes prácticas económicas comunales. Con posterioridad, estas esencias o “almas” de origen ancestral – que los sumerios denominarían “me” sagrados y los semitas-occidentales como “eloha” – , van tomando una forma antropomorfa y física. Tesis teológicas que irán cambiando la concepción del Universo hacia un sentido “vertical”, apareciendo unas primeras “divinidades cósmicas” que se relacionarán íntimamente con fenómenos naturales afectos a la nueva economía del hombre. En paralelo y por aquel tiempo, como consecuencia de originales culturas ajenas total o parcialmente al hecho sedentario, se identifican panteones con “divinidades astrales”. La progresiva mixtura entre éstas dos teologías, durante el IV-III milenio a.c. – a las que habría que añadir otras terceras propiamente mediterráneas. Derivadas de culturas acerámicas desarrolladas en su parte oriental y en donde se preponderaban los cultos a los ancestros y a la Naturaleza, y cuyos dogmas serán parcialmente asimilados por las creencias semitas  mas occidentales , debido a sucesos de conquista y que polarizarán definitivamente los acontecimientos Universales generales entre “celestiales” y “terrenales”.

Una estructura de Universo que, en su mas amplia versión amorrito-babilónica, se divide en cinco partes: Un preponderante Cielo Superior “Astral”, un Cielo Inferior “Cósmico”, la Tierra como su privilegio, y dos mundos subterráneos bajo ella: La residencia de “Las Aguas Primigenias” y el “Inframundo” y que hará necesario el disponer de “mensajeros” entre sus excluyentes círculos, y/o “observadores” y “vigilantes” para controlar sus posesiones terrenales, así como de “seres humanos” a su servicio:  Los sacerdotes. La visión mesopotámica de los “Observadores”, en su “versión benigna como los ‘Siete’”, es recogida por los textos posteriores a la diáspora hebrea babilónica , caso de Zacarías 4:10, en el siglo VI a.c. Una diáspora que ya ha incorporado a las lecturas de la Torah,  los cambios teológicos en las creencias babilónicas acontecidos durante el periodo kassita y donde se intuye ya la necesidad psicológica humana de disponer de un contexto religioso dual donde se personifique el Bien y el Mal, y que hasta ahora no existía.

Tras los episodios del siglo IV a.c.,  con la conquista de Babilonia por los macedonios, los derroteros teológicos hebreos derivan hacia la aceptación de los dogmas aqueménidas persas. Dogmas que serán adaptados a la Torah hebrea mediante textos hermenéuticos. – La llamada “Literatura Apocalíptica”: El “Libro de Enoc”, el “Libro de Daniel”, el “Testamento de los Doce Patriarcas”, etc. – y donde la figura de “Los Observadores” son la base bíblica propicia para construir una estructura angelológica convergente con el “Libro de los Gathas” zoroástrico. La utilización como punto de nexo de Génesis 6: 1-4 posiblemente se deba a que se trata de un pasaje demasiado explícito en sus raíces culturales paganas semítico-occidentales y por tanto acorde con la idea de la formación del pecado en el Mundo como la causa del Diluvio Universal  que ya presenta Génesis 6: 5-8.

De extraterrestres…., nada de nada.

Referencias:

The Watchers” in “Dictionary of deities and demons in the Bible (DDD)” J.J. Collins (1999)

  • en resumen no existen los observadores

  • @Lampuzo:

    Impepinable análisis, como siempre, del que uno no puede finalizar la lectura sin aprender 4 o 5 cosas.

    Aprovecho, también, para preguntar tu opinión sobre un famoso Oopart del que no había oído hablar y que descubrí recientemente: La Fuente Magna, encontrada cerca del lago Titicaca y con supuestas inscripciones cuneiformes en su interior.

    No se si conocías la historia, pero te dejo un enlace por si puedes, o te apetece, arrojar algo de luz sobre el tema:

    http://www.world-mysteries.com/sar_8.htm

    ¿Es realmente cuneiforme esa escritura? Perdón por el offtopic pero aquí me aseguro de que leas esto. Un saludo!

  • @ Uranus_666:

    ¡Calla Uranus..! ¡Que te vas a cargar la temática del blog..! Disimula y haz como si no te hubieras enterado.. :cotilla:

  • @ Dr. Bacterio:

    Evidentemente son signos cuneiformes porque están plasmados mediante un buril o herramienta en forma de cuña. Otra cosa es que se trate de escritura sumeria.

    Porque, por ejemplo, en el año 3500-3300 a.c. -- fecha que cita el texto para datar la «Fuente Magna» -- los mesopotámicos y elamitas todavía utilizaban «cálculos» y las pocas imágenes, que no signos cuneiformes, ni siquiera proto-cuneiformes.., hacían referencia a productos agropecuarios. No era escritura, eran «asientos contables».

    Los primeros textos literarios cuneiformes, con tales, no se efectuarán hasta rebasado el año 3000 a.c. Por lo que difícilmente se puede traducir un texto, para ese año y como hacen estos señores.., por la exclusiva razón que la escritura cuneiforme sumeria no existía.

    Así.., y para no extenderme que después me regaña Uranus_666.., un buena cantidad de afirmaciones que vierte el artículo, caso de la traducción..; :meparto: y que son inmensas falacias.

    Te dejo éste enlace mío: http://www.lamentiraestaahifuera.com/2012/02/06/el-origen-de-la-escritura-cuneiforme-el-primer-sistema-contable/

    Saludos Doc,

  • Saludos.

    Así sin saber nada del tema y sólo mirando las fotos por primera vez, no da la impresión de ser escritura, tiene más pinta de operaciones con números o enumeración de cosas, quizás.

  • Estooo…

    Puede que yo sea un poco suspicaz, pero cuanto más lo miro, menos lo veo. Quiero decir que los signos que veo no me parece que tengan pinta de «coherentes». Hay algo en los diseños y la forma de ejecutarlos que me da mala espina, que parece salido de la mano de un aficionado.

  • @ Doc Halliday:
    A mí lo que me intriga, y no para bien del enlace, es que los grabados son notablemente voluminosos en la parte de la cuña, por lo que veo Googleando un poco sobre escritura cuneiforme de diferentes periodos, para lo delgadas que son las líneas. A mayores, como indicas, éstas no parecen especialmente rectas (quizá no he visto ejemplos de escritura cuneiforme con «mala caligrafía»).

  • MaGaO dijo:

    A mí lo que me intriga, y no para bien del enlace, es que los grabados son notablemente voluminosos en la parte de la cuña,

    Estoy de acuerdo, en efecto.

    (perdón por el offtopic, pero es que me ha picado seriamente la curiosidad. Prometo no estropearlo)

    Si el grabado lo hubiera hecho alguien que utiliza habitualmente signos cuneiformes para comunicar información del tipo que sea, debería tener la mano «mas diestra» a la hora de manejar el buril. Por otra parte (siendo sólo un aficionado en zapatillas) no me cuadra esta decoración para una fuente.

    ¿Tienes noticias de alguna otra pieza de este tipo con esta decoración?. Yo no recuerdo haber visto ninguna, y creo que la escritura cuneiforme no aparece en la decoración de platos ni vasijas. No tiene función decorativa, tan solo como transmisora de información. ¿A alguien le suena haber visto alguna fuente de alguna cultura precolombina que contenga signos de escritura con significado de cualquier tipo?

  • Menos mal que al final del artículo ha escrito: «De extraterrestres…., nada de nada» sino yo juraría que veído nos han veído (será visto?) aunque sea una mirada «mitémica” o esquizoide como en esta “sobre la existencia de “Observadores Celestiales”? La respuesta inequívoca sería que sí las hay“.
    Me parecía extraño en un blog tan “contrario”…., pero la peor manera de ignorarlo es hacerle el feo de comentar otra cosa, muy feo.
    Confuso me he quedado: que hace un post como tu en un blog como este, será los efectos secundarios del estiu y las birras. Por cierto un artículo muy «adjetivado».

  • @ MaGaO:

    ¿No estaremos cometiendo un error?

    Deberíamos pensar en otra posibilidad: ¿No serán representaciones estilizadas y no signos de escritura?. Puede que lo que estemos viendo no tenga ninguna relación con la escritura cuneiforme aunque su aspecto la recuerde. Es posible que todos nos hayamos dejado seducir y hayamos visto signos cuneiformes donde no los hay. ¿Te acuerdas del «astronauta» de Palenque?

  • @Lampuzo:

    Gracias por los aportes. Ya me chirriaba encontrar varias traducciones distintas del supuesto texto, no digamos la datación…

    Gracias por tu tiempo. :bueno:

    Por otra parte coincido con Doc: eso no parece un texto, parece el trabajo torpe de alguien que quiso que lo pareciese, pero ni los trazos son firmes, ni los signos parecen tener «orden» o coherencia alguna.

    Me gustaría hacer hincapié tamnbién en el pobre trabajo del artista, tanto en el modelado de la vasija, como en los trazos interiores. No creo que esa vasija se pueda encuadrar en el arte de ninguna cultura sudamericana, pero aquí ya me tiro de la moto. Quizá la vasija sea auténtica y los signos un añadido…

    En todo caso apesta a fraude. Pero si queréis seguir rascando, mejor nos abrimos una entrada en el foro o seguimos en Off topic.

  • el Bluesito dijo:

    “Observadores Celestiales”? La respuesta inequívoca sería que sí las hay“.
    Me parecía extraño en un blog tan “contrario”…., pero la peor manera de ignorarlo es hacerle el feo de comentar otra cosa, muy feo.

    Y tiene usted toda la razón. Esto de la vasija es para otro sitio. Continuamos el tema en Off topic.

    Pido disculpas por la falta de educación.

  • @ Doc Halliday:
    @ MaGaO:

    Y concluyo…

    Quiero remarcar, primero, que cuando hablo de «signos cuneiformes» me refiero a eso exclusivamente, «dibujos» o «trazos» hechos con un buril de corte cónico, ya los haga la frutera de la esquina o el Dalai-Lama.

    Sinceramente no se si se trata de una falsificación, podrían ser motivos decorativos, y esto una suposición porque yo de culturas pre-colombinas, muy poco, habría que ver si existen motivos similares en alguna otra pieza arqueológica del mismo periodo.

    Por otro lado, hay un par de motivos muy similares al símbolo de «Dios» cuneiforme sumero-acadio, 2000-2500 a.c., que también podrían hacer pensar en una falsificación,npero podría ser una casualidad. También hay signos que pudieran parecer numeración sumeria y algún signo mas. En cualquier caso, «escritura», lo que se dice «escritura traducible», como afirma el texto.., nada de nada. En eso pongo la mano en el fuego.

    http://www.proel.org/index.php?pagina=alfabetos/sumerio

    En conclusión, si me pedís mi opinión.., para mí es un «fake». Es muy común entre los falsificadores de objetos arqueológicos tomar una pieza de valor relativo y añadirle o incorporarle inscripciones o motivos para intentar darle mas valor subjetivo de cara a su compra por coleccionistas privados poco avezados. ¡Que se lo digan a los egipcios que son verdaderos especialistas en el tema..! :-D

    Saludos,

  • @ el Bluesito:

    ¡Que quieres que de diga..! Si existen referencias bíblicas a «Observadores Celestiales» hay que decirlo, porque es un dato cierto y comprobable. Otra cosa es el origen de tales mitemas, su significado pretérito y su acepciones posteriores, y que sobre las que, tal vez, no hayas posado tu mirada suficientemente, lo remitan a otra cosa.

    que hace un post como tu en un blog como este

    Pues.., certificar, entre otras cosas con mas «sustancia», que los escépticos no negamos la evidencia. Si una afirmación está corroborada documentalmente por varias fuentes, eso quiere decir que en algún momento determinado del tiempo un grupo de personas creyeron en su existencia, lo que no quiere decir que no se mas que un mito.

    Lo realmente importante, y ahí es donde está el «turrón».., es el porqué alguien, o algunos, decidieron construir semejante patraña, para no volver a creer en lo mismo, tristemente, miles de años mas tarde.

    :saludo:

  • Hola, como siempre me toma un tiempo asimilar toda la información con la que machacas mi pobre intelecto. Muy buen artículo y referente obligado desde ahora.
    SI los hombres antiguos se toparan con Giorgio Tsoukalos se reirían en su cara.

  • @ Dr. Bacterio:
    Con permiso, pero la “fuente magna” es un tema en sí mismo, todo parece ser una falsificación.

  • @ Claudio:

    Gracias Claudio.

    Giorgio Tsoukalos es un timador con programa en TV, y cada vez mas estos tipos me recuerdan a los «evangelizadores televisivos»… Unas desgracias consentidas cada vez mas apoyadas, y de ahí su mayor peligro. :facepalm:

  • Basta Lampu! Son aliens, lo vi en History Channel.

    Excelente, como de costumbre. Y para leer y releer varias veces.

    Saludos!

  • Lampuzo dijo:

    ……. habría que ver si existen motivos similares en alguna otra pieza arqueológica del mismo periodo.

    Hola Lampuzo, primero gracias por el artículo, como siempre interesantísimo.
    Sobre tu comentario citado. No se si esto sea del mismo período, o encaje en ser similar a la llamada fuente magna, pero te dejo alguna referencia, para conocer tu opinión. El objeto se llama Monolito de Pokotia.
    En casi todos los articulos se cita a Dr. Clyde Winters, él determinó que probablemente la escritura de la fuente magna y del monolito de pokotia era Proto-Sumeria, que se encuentra en muchos de los artefactos de Mesopotamia o proto-elamita (algo así). ¿Conoces alguna referencia de el señor Winters o de sus afirmaciones?

    Aqui unos enlaces del articulo de la wiki

    http://www.faculty.ucr.edu/~legneref/biados/

    http://www.yurileveratto.com/articolo.php?Id=99

    Sería interesante un artículo del tema….

    Slds,

  • felizzzzzidades = HasmeaH

  • felizzzzzidades = HasmeaH

  • Aprovecho el interludio musical para aclarar que en la tradición cabalística hebrea los arcángeles son siete, Uriel incluido. La diferencia estriba que únicamente cuatro son considerados como «Observadores», según los textos de Enoc.

    Por otro lado, el término «Hasmeah», mas bien «Haasmeah», es una deriva de nombre propio árabe «Yasmín» o «Jazmín» en castellano. También es utilizado para nombrar a cierto tipo de «espíritus» o «entes» benefactores en prácticas esotéricas derivadas de la astrología y creencias mágicas de Oriente Próximo.

  • @ Pame:

    Si, bueno…, el Señor Winters es un «cantamañanas». Es un ejemplo de como partiendo de hipótesis a considerar -- me refiero al hecho que los sumerios y elamitas fueran de «etnia negroide» --, «me lío la manta a la cabeza» y digo que provenían de África, del Sahara para ser mas exacto.., a ver si algún novicio con dinero «pica» y me doy unas conferencias dentro de la temática «Black Power».

    Para no extenderme, te dejo un enlace mío mas extenso: http://lampuzo.wordpress.com/2012/12/08/el-pais-de-elam-la-otra-cara-de-mesopotamia/

    En cuanto a las afirmaciones de «Las inscripciones que hay allí grabadas estarían en proto-sumerio pictográfico..» en referencia al Monolito de Potokia, no digamos ya las traducciones.., me remito a los enlaces anteriores que he puesto.

    La primera «escritura pictográfica mesopotámica», incluyendo el Elam, eran asientos de llevaduría contable. Tenían una parte numérica y otra idealizada. La primera hacia referencia a la cantidad de producto y la segunda al bien contado. En algunos casos, podría hacer referencia al origen mediante signos pictográficos idealizados, o no, dependiendo de la época y estricta necesidad de espacio para escribir, o bien al nombre del receptor(res) de la mercancía que aceptaba(n) la entrega y/o daban fe de la transacción, en caso de no tener «sello» propio.

    http://lampuzo.files.wordpress.com/2010/11/ao29650.jpeg?w=700

    Tablilla AO-29650 (columna 2; cuadro 1 y 2) 3300-3100 a.c. (proto-cuneiforme), -- entre paréntesis signos pictográficos y numéricos --:

    Cuadro 1. 2(N45) 3(N14) 5(N01) , DILMUN ERIM~a
    Cuadro 2. GU7

    1. Dos de(cebada) mas 3 veces(Diez)por 5 veces(Unidad), (proveniente de las..) Dilmun (gentes de..)
    2. En (raciones de alimento) como medida de grano.

    Saludos,

    p.s.: El Epi-paleolítico africano nunca sobrepasó la Península del Sinaí. ¿Para qué..? ¡Estaba el Nilo..! Sus rutas de emigración alternativas fueron hacia el centro-Oriente de África. Las afirmaciones de Mr.Winters sobre «etnias saharianas negroides» emigrantes al Golfo Pérsico es una falacia.

    http://lampuzo.wordpress.com/2011/06/10/el-neolitico-africano-el-lago-moeris-migraciones-hacia-el-nilo/

  • Lampuzo dijo:

    Aprovecho el interludio musical para aclarar que en la tradición cabalística hebrea los arcángeles son siete, Uriel incluido. La diferencia estriba que únicamente cuatro son considerados como “Observadores”, según los textos de Enoc.

    Por otro lado, el término “Hasmeah”, mas bien “Haasmeah”, es una deriva de nombre propio árabe “Yasmín” o “Jazmín” en castellano. También es utilizado para nombrar a cierto tipo de “espíritus” o “entes” benefactores en prácticas esotéricas derivadas de la astrología y creencias mágicas de Oriente Próximo.

    Por favor, Lampuzo, una curiosidad. ¿Donde y cuando aparece Metatrón?. ¿Es relativamente moderno, verdad?. Quiero decir no antes de la edad media…

  • Doc Halliday dijo:

    ¿Donde y cuando aparece Metatrón?.

    Buuf.., «Metatron».

    Posiblemente un vocablo de origen etimológico griego: μετά-θρόνοις .»Meta-Tronos». «El que está detrás del trono..» (de Dios).

    En el Pentateuco aparece como » El Mediador», o «malach melish», entre Dios y los hombres, y es citado en Job 5:1 y Zacarías 1:12, si bien es un personaje de rara aparición, siendo su posible incorporación a los textos hacia el siglo VI a.c. aprox.

    Su origen, tal vez, sea babilónico y similar en su acepción a los «Intercesores», o «sum-ma», de la tradición mesopotámica. Una especie de «dios-consejero» o «mano derecha» del dios.. De ahí su apodo en algunos escritos como el «Pequeño YHWH»

    Aparece extensamente en la Literatura Apocalíptica hebrea y en textos cristianos y rabínicos posteriores, caso de la Cábala hebrea y apócrifos egipcio-cristianos.

    Doc.. ¡Ésta pregunta era para nota..! ¿Eh..? :-D


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies