Del Natufiense al Neolítico. Preguntas y generalidades.

 La idea inicial de la entrada  era rebatir, que se hará..,  las aberrantes interpretaciones que pululan en multitud de páginas de magufos, así  como en episodios de determinados canales de televisión, en relación al yacimiento turco de Gobekli Tepe, su origen,  sus funciones y la  lectura que debe darse a las esculturas, altos y bajorrelives de sus pilares y recintos. Mas llegado a determinado punto, llegué a la conclusión que si no se da una explicación inicial de la evolución histórica humana paralela, tal exposición hubiera carecido en gran parte de sentido. De ahí que a forma de introducción dejo primero éste relato.

En otras entradas hemos puesto de manifiesto diferentes modelos que intentan explicar las causas que propiciaron el auge del Neolítico. Diferentes hipótesis que sopesan las circunstancias que derivaron a unos modos de vida que, que según mi criterio y el de otros muchos, y comparativamente con las sociedades de cazadores y recolectores, fueron mas ominosas y sacrificadas . Unos cazadores y recolectores que con recursos suficientes se tiene de ellos la convicción, eran culturas mucho mas apreciables y «saludables» en multitud de ámbitos.

Se tiene la evidencia que cuando los estudiosos se enfrentan a contestar las pregunta del «porqué» y «como» comenzó la transición al Neolítico, éstos topan con multitud de incógnitas. Ya que aún restringiéndose, como va a ser nuestro caso,  a una delimitada región, múltiples dudas, como no puede ser de otra manera, surgen de no tratar con un suceso social de único foco primigenio , si no de varios núcleos cada uno con unas condiciones particulares, siendo  afectos a su vez a la búsqueda de soluciones locales y regionales. Aunque al fin y al cabo, todos busquen  satisfacer la necesidad superior de la supervivencia y cuyo afán se extendió desde  IX al VI milenio a.c.

Creciente Fértil

Mapa del Cercano Oriente, con el Creciente Fértil y sitios importantes del noveno y décimo milenio a.C. Elaboración
del mapa: Thomas Zachmann (Badisches Landesmuseum Karlsruhe, Tübingen). (Desplegar..)

Las principales premisas que dieron forma al Neolítico son de conocimiento  mas o menos general. Gebel nos las resume en cuatro facetas fundamentales: La domesticación de las especies que actualmente conocemos como ganado menor y mayor; El cultivo extensivo de cereales, leguminosas y otros; La modificación del entorno como consecuencia de la hidráulica, la explotación de yacimientos y la limpieza de terrenos, entre otros; La evolución de determinados facetas sociales e ideológicas afectas a un propósito productivo excedentario y/o comercial. Todas estas características, parece ser, fueron precursoras del “sedentarismo”, si bien y en realidad, fueron una consecuencia de ello, como desarrollaremos mas adelante. Con el fin de aclarar en anterior comentario,  habría que apuntar que las premisas anteriores  forman parte de un conjunto definitorio general y solamente sus diferentes combinaciones fijaran los múltiples acerbos culturales neolíticos que se sucedieron a lo largo de milenios. Acerbos que, y a su vez, se influenciaron mutuamente, sin que ello explicara su llegada, o no, a buen término. Por otro lado, tales premisas, por si solas,  no contestarían tampoco  la  pregunta del “porque” de lo sucesivos cambios socio-económicos que supusieron, aunque supuestamente, y digo supuestamente, nos dirijan  a la importancia del “hecho sedentario” como precursor de dichos modos y costumbres.

En contraposición a lo anterior, se tiene conocimiento que durante el Paleolítico Superior y Epipaleolítico Temprano y Medio, de prácticas sedentarias y cuya preferencia viene marcada por la existencia de zonas especialmente favorecedoras en su provisión de alimentos. Al mismo hilo, también se reconoce un cierto grado de sedentarismo en asentamientos de carácter estacional, y por tanto temporales, en formatos vinculados a economías cazadoras-recolectoras epipaleolíticas en el Natufiense y Epipaleolítico Tardío. Evidenciado lo anterior, parece factible considerar la existencia de una posibilidad mas antigua de elegir la opción sedentaria como alternativa no supeditada al episodio, supuestamente evolutivo, que nos proporciona el periodo Neolítico. Así pues, tal vez deberíamos modificar la pregunta antes planteada por una nueva: ¿Porque ahora y no antes..? La respuesta tal vez pueda dárnosla el detonante de un suceso climático: El denominado “Joven Dryas”.

Como hemos anotado anteriormente, existieron zonas especialmente aptas para el mantenimiento de comunidades humanas, siendo una de éstas zonas el Mediterráneo Meridional Levantino durante el Natufiense Temprano durante los años 12500-10800 a.c. La inestabilidad climática que supuso el “Joven Dryas” fue causa, por ejemplo, del decaimiento de las zonas cerealistas silvestres y  de su capacidad productiva de grano. En ese mismo sentido decadente, nos hablan los registros realizados sobre la evolución de las poblaciones de animales en la zona entre el Natufiense Temprano y el Natufiense Final y que unidos al anterior nos conducen una misma conclusión: Una drástica reducción de la provisión de alimentos disponible. Tales sucesos biológicos obligarían a éstas poblaciones sedentarias a retomar, de nuevo,  las viejas estrategias de movilidad de los periodos precedentes Geométrico-kebarienses, como consecuencia de una comparativamente para aquellos tiempos “superpoblación”, (Munro, 2001; Stiner y Munro, 2002). Dicho esto y paralelamente, no cabe duda que reducidos núcleos ecológicos conservarían las características anteriores, lo que permitió aún el mantenimiento de tales usos sedentarios en poblaciones reducidas. En definitiva, lo que recientes estudios aseveran es que el Natufiense Final, año 10800-9500 a.c., precede inmediatamente al acontecimiento de la agricultura y que la finalización de tal periodo está directamente relacionado con el episodio climático del “Joven Dryas”.

De forma anexa a lo anterior, es de relevancia constatar la existencia de determinados enclaves con un uso social, asociado a rituales,  desde el Paleolítico Superior en Europa, aunque también se tiene conocimiento de ajuares transportables a modo de carpas, en Europa central y oriental y que se utilizaban para fines semejantes (K Schmidt, 2004). Como es sabido, las culturas de cazadores-recolectores tenía la necesidad de proveerse por territorios  mas amplios en comparativa con las posteriores culturas agrícola-ganaderas, lo que hacía imprescindible subdividir las sociedades en pequeños grupos y por ende, debido a cuestiones genéticas y socio-económicas, la necesidad de convocar reuniones cíclicas de los grupos tribales y/o clanes. Tales reuniones seguramente conllevarían un importante poso de cohesión social entre los diferentes grupos, teniendo con probabilidad mayor relevancia que el acontecimiento  puramente religioso.

Como nota al margen habría que  aclarar  que los conceptos “ritual” y “religión” que desde nuestra actual perspectiva pueden parecer convergentes, no lo son desde la visión pre-neolítica. Así, los rituales funcionarían como formas organizativas y/o de ordenamiento social , y que aún teniendo cierto “halo mistérico”, corresponderían mas a usos y costumbres empíricas ancestrales afectas a la supervivencia. Su actual consideración como formatos adscritos a liturgias religiosas, aunque sin dejar su pretérita acepción organizativa y funcionalidad empírica, llegarán en plenitud con las sociedades teocráticas dentro del ámbito de la Creciente Fértil.

De ésta guisa, no cabe duda que tales acontecimiento sociales, en comunidades de cazadores-recolectores, serían coincidentes con algún tipo de suceso significativo, bien sea por acontecimientos memorables, tal vez y a su vez coincidentes en su convocatoria a determinados fenómenos naturales, inicio/final de rutinas sobre itinerarios estacionales en la busca de alimentos, o bien como consecuencia de cónclaves asociados a sucesos de gran relevancia para la comunidad. Éste tipo de reuniones, por tanto, mantenían y activaban procesos rituales a diferentes niveles, (Conkey, 1980), y que en algunos casos, como ya se ha advertido, podrían haber sido organizados por personalidades relevantes, (Davidson, 1989). Un hecho significativo que acompaña a éstas egregias reuniones es el estar acompañadas de grandes festines culinarios, (Hayden, 2001), que harían necesarios la existencia de una respetable provisión de alimentos, concordando su situación con zonas especialmente aptas para su acopio.

Llegados a éste punto y recapitulando, tenemos la progresiva modificación durante el periodo Natufiense de un formato de sostenibilidad que desemboca, por necesidad, en un nuevo concepto socio-económico y cuyas premisas dan definición al periodo Neolítico.

Mapa Cronológico

Extracto cronológico y comparativa desde el periodo Kebariense al Neolítico Elaborado por Klaus Schmidt. (Desplegar)

Aunque resulte obvio, hemos de recordar que los cambios climáticos no producen de la noche a la mañana. Ésto supone una progresiva variabilidad en las condiciones biotípicas durante decenas de años, incidiendo, de igual manera, en la toma de decisiones de las comunidades afectadas. Unas decisiones que estarían fundamentadas en un exceso de población relativa y que obligaría, como ya se ha comentado, a retomar usos pretéritos un dato importante a conocer sería la tipología de los grupos supuestamente desplazados, su posición dentro del conjunto y sus motivaciones –. Dicho esto, habría apuntar que estudios en importantes grupos de esqueletos del periodo Natufiense, revelan la no existencia de excesivos diferenciales dietéticos u otras circunstancias apreciables en relación, entre los individuos del periodo Final y Temprano, (Belfer- Cohen y otros 1991; Smith 1991), que implicaran desagravios comparativos y que nos hablan de una “reorganización” no lesiva, en un principio y por ésta causa, de las poblaciones durante éste periodo. Si bien estos acontecimientos, habría que añadir, si tendrían un relativo impacto posterior en determinados aspectos sociales, acentuando idearios como la “territorialidad” o la “propiedad”, y que nos acercan al  sentir Neolítico.

Se considera que aunque ya existiera el concepto de territorialidad y propiedad durante el Epipaleolítico Tardío, en las zonas especialmente favorecidas, como contrapunto a los hábitat humanos menos afortunados que mantenían todavía estrategias de adaptación paleolíticas – No hay que olvidar que la comunidades cuya existencia está vinculada al medioambiente, la generalidad de los conflictos surgen por confrontaciones territoriales y en menor medida sociales, la evolución hacia el Neolítico irá acentuando una conflictividad  basada en los preceptos anteriores , así como por a otras causas afines.

El concepto de propiedad, en su acepción diluida de ajuares personales y otros elementos básicos, es de razón que ya existiera en los grupos de cazadores-recolectores de Paleolítico. También se argumenta la existencia de un primario comercio de intercambio de bienes materiales y/o conocimiento, y que de alguna manera podemos definir como bienes “fabricados por” o “conseguidos por la habilidad de” y que eran generalmente eran ajenos al hecho comunitario. Los métodos para conseguir alimentos mediante primeras prácticas agrícolas o ganaderas, precursoras del Neolítico, y esto es importante, han de considerarse como bienes afectos a esa misma idea. En definitiva, no hay que olvidar que se trata de alimentos no propiciados por la Naturaleza, si no y de alguna manera, “fabricados” o “conseguidos” por la habilidad de alguien, por lo que serían libres de ser utilizados para el intercambio personal, y posteriormente  para el comunitario.

Recordemos que las objeciones al modelo “Del Desequilibrio” de L. Binford y K. Flannery en la década de los 70 del siglo pasado, se fundamentaban en que los mas antiguos yacimientos neolíticos encontrados, no se localizan en regiones especialmente complicadas en sus condiciones proveedoras de alimento, pero si lo suficiente como para no permitir los usos y costumbres del Natufiense Temprano, incentivando de ésa manera el plantearse la búsqueda de recursos alternativos.

La impronta y evolución de éstos incipientes formatos económicos y propietarios, que se desarrollaron a lo largo de 4000 años, tuvieron necesariamente que tener una extrema influencia, como ya se ha sugerido, en el hecho social. La progresiva necesidad de disponer de mas tiempo y mano de obra en las operaciones agrícola-ganaderas, constatada o intuída su efectividad proveedora, así como su organización y custodia en su tránsito hacia la vida aldeana, hace necesaria la “inmovilización” de recursos humanos, debiendo de suponer un acuciante dilema al respecto de los usos y costumbres ancestrales. Encrucijada que posiblemente situaría a los pobladores, y mas a su jefatura, ante una necesidad de incentivar dichos formatos. J. Cauvin y su teoría ideológica (1994), resuelve dicha tesitura mediante la incorporación, y posterior ritualización, de nuevas “adaptaciones psicológicas” que se sostendrán sobre una nueva concepción del “hecho divino”. Bien mediante la creación de nuevas entidades deíficas, caso del yacimiento de la aldea de Ain Ghazal en Jordania (7250-6000 a.c.) y donde aparece un culto al dios del ganado, o bien  mediante la modificación de antiguos rituales y mitologías, caso de diosas de la Fertilidad de carácter agro-pecuario en Tell Halula en Siria (8700-7400 a.c. ). Reestructuración de creencias que conllevará el reforzamiento del ámbito religioso dentro de las estructuras de jerarquía.

Como conjetura, posiblemente el abandono en el neolítico pre-cerámico durante el IX milenio a.c.  del antiguo santuario de Gobekli Tepe,  sea la foto terminal de la historia de esos mismos cambios socio-económicos. Inscrito a los rituales sociales asimilables al Natufiense Temprano, su función como centro de cohesión de los grupos de cazadores-recolectores, tal vez y progresivamente, fue careciendo de sentido. Las nuevas interrelaciones sociales basadas en el intercambio de bienes materiales y no materiales, adscritos, a su vez, a la incipiente soberanía territorial y a la propiedad, dejó paulatinamente en el olvido los antiguos modos y costumbres comunales que representaba. De igual forma, las pretéritas estructuras de gobierno consensuadas darían paso a privativas formas de gobierno nuclear, independiente y fundamentado en la existencia de un territorio exclusivo, por lo que y con el tiempo, tales ancianos cónclaves sólo servirían, probablemente, para ser foro de arduas discordias. Incluso su misma disposición, como enclave especialmente apto para el desarrollo de las viejas costumbres depredadoras, no dejó de ser un anacronismo con respecto a las nuevas facetas neolíticas. De alguna manera, el enterramiento ritual de recinto de Gobekli Tepe forma parte de las esequías hacia una forma de vida ya insostenible y sobrepasada.

Pruebas y errores, conjeturas e hipótesis aparte, lo que resulta evidente es que varias comunidades en un ámbito policéntrico, (Abdulsalam 1988), con zonas naturales propicias y en función de poseer todos o una cantidad crítica de incentivos acordes, proyectaron, en la Creciente Fértil, el principio del Neolítico.

Referencias:

El surgimiento de sociedades sedentarias en el Levante meridional del Cercano Oriente ” Hans Georg K. Gebel (2004)

Small game, the younger dryas, and the transition to agriculture in the southern levant ” Natalie D. Munro (2003)

Göbekli Tepe: Santuarios de la Edad de Piedra en la Alta Mesopotamia” Klaus Schmidt (2004)

Imágenes:

Göbekli Tepe: Santuarios de la Edad de Piedra en la Alta Mesopotamia” Klaus Schmidt (2004)

  • Queria comentar que la AEMET cerró la posibilidad de acceder gratuitamente a los datos de temperatura, precipitación, contaminación, radiación, rayos, etc… para toda España y que eran usados por miles de personas.

    Al poner un enlace a esa noticia creo que me detecta los comentarios como spam. :nose:

  • @ Lampuzo:
    Gracias por tomarte el tiempo de responder.

    A manera de anécdota, el día domingo salí a almorzar con una amiga, que resulto ser creyente del fenómeno ovni, pirámides atlantes y anunnakis, esforzándome mucho logre explicar más o menos lo que has venido exponiendo a lo largo de este y tus anteriores artículos y creo que de manera experimental se confirmo que cuando la gente se enfrenta a un panorama más amplio de la evolución de la civilización puede desterrar creencias más triviales.
    Por otro lado me dio imagen de intelectual entendido, así que ayudo doblemente, por que los nerds están de moda.

  • @ Claudio:

    La idea es esa, Claudio.

    Lo que intento/amos, entre otras cosas.., y en referencia a todos éstos temas que señalas, es explicar que no existen saltos evolutivos, culturales, o tecnológicos, en el global conjunto de la civilización humana, que puedan atribuirse a otro origen que su propia iniciativa y recursos.

    Hay definitivamente que asimilar que un hombre de hace 30000-40000, o mas, años, tiene las mismas capacidades intelectuales que uno que se pasee ahora por el mundo -- aunque yo empiezo a tener mis dudas… -- . Sólo la experiencia socio-económica e intelectual acumulada durante ese tiempo, para bien o para mal, con sus momentos gloriosos y sus momentos despreciables, es lo único que debe constituir su diferencia.

    Saludos,

    p.s : ¡Que los «nerds» están de moda..! :facepalm: Y yo sin ningún parecido, clásico, aparente.. A cambiar de «look», ya mismo.. :-D

  • infoextrem dijo:

    Queria comentar que la AEMET cerró la posibilidad de acceder gratuitamente a los datos de temperatura, precipitación, contaminación, radiación, rayos, etc… para toda España y que eran usados por miles de personas.
    Al poner un enlace a esa noticia creo que me detecta los comentarios como spam.

    Si los necesitas, esos datos los tengo yo. Cuando me enteré de que iban a cerrar el FTP de la AEMET hice una copia completa del mismo aprovechando el fin de semana y la red de la universidad.

  • @ Lampuzo

    Hay definitivamente que asimilar que un hombre de hace 30000-40000, o mas, años, tiene las mismas capacidades intelectuales que uno que se pasee ahora por el mundo -- aunque yo empiezo a tener mis dudas…

    comparto plenamente! me gusta observar al ser humano, siempre creo que lamentablemente la evolocion en consecuencia con la inteligentcia no acompania los tiempos en desarrollo tecnologico.

    como dicen por ahi…»un mono con pistola»

  • Nuestra historia está marcada por ese acontecimiento cíclico que esta descrito en las tablillas escritas por nuestros antepasados y descubiertas en Mesopotamia.

  • MaGaO dijo:

    Si los necesitas, esos datos los tengo yo. Cuando me enteré de que iban a cerrar el FTP de la AEMET hice una copia completa del mismo aprovechando el fin de semana y la red de la universidad.

    :cerveza: :cerveza: :cerveza:
    Mil gracias. Se los tengo pedidos a un ex-compañero que anda por La Siberia (la de Badajoz……), Lo mismo a estas alturas ya se ha derretido :-D :-D .

    No me quiero extender aqui mucho con esto, la utilidad de esos datos es muy grande, pero si de verdad me los puedes enviar me harías un gran favor (dime tu el medio de hacérmelo llegar).
    De todas formas, quedas invitado a un chuletón de ternera Avileña.

    @ Lampuzo:
    Estaba yo pensando en algún tipo de comercio o transmisión de las «bondades» del castaño (y otras especies) como alimento desde las sociedades o grupos mas avanzados en agricultura y que habían comenzado el sedentarismo, hacia zonas mas atrasadas como la Peninsula Iberica.
    En el Sistema Central Peninsular, las poblaciones de Abedul (muy probablemente la especie que primero se desarrollo tras el ultimo periodo glacial) fueron poco a poco sustituidas por roble, castaño y pino, principalmente. El roble y el pino se encontraban en la Peninsula y fueron recuperando el «terreno perdido» según se lo fue permitiendo el clima, pero el castaño tuvo que ser introducido por los humanos.
    Todo esto lo suelto un poco «al vuelo» y espero no salirme demasiado del tema.

  • @ infoextrem:

    Posiblemente,en referencia a la introducción del castaño, tengas tu mas información que yo, pero intentaré contestarte.

    Si partimos de las premisas que el castaño no es autóctono de la Península Ibérica y que su introducción es anterior a la conquista romana, la explicación mas viable es que fuera introducidos por pueblos centro-europeos que emigraron hacia la península, en una primera oleada, entre los siglos VI-V a.c., o bien en migraciones posteriores.

    Digo esto porque el desarrollo del neolítico peninsular es costero, hacia el VI milenio a.c. aprox., y la población en la Meseta Central, en esa época, se puede decir que era prácticamente inexistente.

    El centro peninsular, al igual que ocurría en extensas zonas europeas no vinculadas a grandes ríos con desembocadura en el Mediterráneo, era territorio virgen , manteniéndose éstas condiciones, en caso de la Península Ibérica, hasta bien entrado el I milenio a.c.

    Se puede decir que el 95%, o mas, de la actual población española y lusa, son «extranjeros».

    Saludos,

  • Lampuzo dijo:

    Hay definitivamente que asimilar que un hombre de hace 30000-40000, o mas, años, tiene las mismas capacidades intelectuales que uno que se pasee ahora por el mundo -- aunque yo empiezo a tener mis dudas… --

    Es que el desarrollo va de la mano de los emprendedores, los buenos lideres (para lo bueno y para lo malo) y de los excepcionalmente creativos. Yo me imagino que el que invento el primer anzuelo tuvo que lidiar con los que nunca entendieron como se usaba, los que entendiendo no querían usarlo y los que simplemente lo odiaron por eso, además de los otros, que deben haber considerado el invento como el i-phone del paleolítico.

  • @ Lampuzo:
    tu que controlas el castuo y probablemente el castellano antiguo como el latin. podrias darme un correo electronico para dejarte unas dudas sobre el origen de mi apellido, a ver si puedo averiguar el origen exacto de este. tengo una ligera idea.
    gracias

  • L.M.: Creo que se nos ha escapado un orco del «Inframundo» ¿Te importaría echar un vistazo, por favor..?

    el Blues de 12 compases dijo:

    Nuestra historia está marcada por ese acontecimiento cíclico que esta descrito en las tablillas escritas por nuestros antepasados y descubiertas en Mesopotamia.

    ¡Será de los tuyos..! Tu si que eres un «acontecimiento cíclico», pero de cerrazón.

    ¡Que «pesao».. ,»pesao». eres, alma de cántaro. ¡Que fatiga me das..!

  • @ mescalero:

    Te he dejado un mensaje en el correo electrónico de referencia de un comentario tuyo en mi blog.

    De todas formas te advierto que el estudio de la Heráldica es un tema extremadamente complicado. En su versión seria, supone años de revisar legajos, partidas de nacimiento y multitud de documentos históricos, y aún así, muchas veces no se consiguen resultados, a lo haber información disponible.

    Si lo que quieres es saber la etimología del apellido, eso no suele ser difícil y si te podría ayudar.

    Saludos,

  • @ infoextrem:
    He subido un ZIP de 1808MB a WeTransfer: Aquí lo tienes. Estará disponible durante las próximas dos semanas.

  • @ Lampuzo:
    pues o tengo el dia mu tonto, o no me aparece nada, he dejado un comentario en tu blog, sera mas sencillo :bueno:

  • Así es la vida: opiniones a go-go con las que hay ue torear. El pensamiento único no da fatiga.

  • Lampuzo dijo:

    la explicación mas viable es que fuera introducidos por pueblos centro-europeos que emigraron hacia la península, en una primera oleada, entre los siglos VI-V a.c.

    Las dataciónes polínicas concuerdan bastante bien con esta explicación aunque, como es inevitable, quede tela por cortar.
    Gracias por tus respuestas, no son como las perrunillas (secas y sin sustancia), sino como el gazpacho (sencillo, fresquito y muy nutritivo) :-D :-D :-D .

    Por cierto, estaria muy bien algún trabajillo sobre el Jarramplas y la mitologia que lo rodea.
    La corona del imperiu recaerá cá añu en el piornalegu que tenga güevus pa jadel de Jarramplas peru sin armaúra ni suspensoriu, comu se jadía antaño

    (lo siento, no me pude resistir).
    Saludos.

    @ MaGaO:

    :alaba: :alaba:
    De verdá de veras (de verdá de la buena) que mil gracias por el interes y el curro de subir el archivo a WeTransfer.
    Me voy a poner a hacer graficas y climogramas como un locuelo.
    Oye ¿como dijiste que te gustaba el chuletón?.

    Saludos.

  • el Blues de 12 compases dijo:

    Nuestra historia está marcada por ese acontecimiento cíclico que esta descrito en las tablillas escritas por nuestros antepasados y descubiertas en Mesopotamia.

    La historia, (en plan así a bote pronto) me suena que debe ser algo bastante más complejo y dificil de explicar que «acontencimientos cíclicos descritos en tablillas mesopotámicas». Si fuera así, no necesitaríamos alforjas para este viaje, bastaría con hablar sumerio.

    Bueno, como de costumbre: ¿Que es lo que quiere usted sugerir con esto de las tablillas?. ¿Puede explicarse un poco?.

  • Carlos dijo:

    Creo que el cambio de vida de cazadores-recolectores a agricultores-ganaderos hizo surgir la propiedad privada en contraposición a la casi forzada colectivización de los pocos bienes de las tribus nómadas y eso debió ser un cambio tan grande que marcó la evolución posterior de la estructura social de la humanidad: pudo ser el nacimiento de la política y la religión como instituciones y el comienzo de las primeras guerras.

    Saludos, repasando la conversación me he encontrado su comentario y se me ocurre una tesis acerca de la aparición de la idea de propiedad privada (que lo mismo es un completo disparate) pero que me gustaría consultar con ustedes los que entendéis de estas cosas.

    Vamos a ver: Tengo el convencimiento personal de que la religión debió ser la primera en aparecer. Dado que aporta una cosmogonía, una explicación al mundo en que nos movemos. Los ritos dan cohesión a la tribu, se explican todas las cosas importantes y aporta consuelo.

    Esto para un grupo. Ahora ponle grupos que se desplazan en el mismo territorio y forman parte de la misma tribu. Comparten los mismos dioses y ritos. probablemente, se establecerán algunos santuarios donde reunirse en determinados momentos (cuevas, arroyos, rocas, etc). El carácter sagrado de estos lugares pienso que tiene que dar como resultado inevitable un tabú en cuanto al lugar y todo cuanto alberga (aunque nos reunimos entorno a la cueva, sólo penetra en ella el sacerdote, porque «es el sitio donde reside la divinidad»). Por ejemplo, no se puede cazar en aquel lugar porque «pertenece» a la divinidad. No se pueden usar los cuencos sagrados para otra cosa que no sean los ritos porque «pertenecen» a la divinidad. Nadie que no pertenezca a la tribu y posea autorización para ello puede penetrar en la cueva que «pertenece» a la divinidad.

    Resumiendo: ¿Podría ser la propiedad privada algo derivado en principio del ámbito de lo religioso?

  • @ infoextrem:
    No se merecen, en realidad. Se combinaron la disponibilidad de ancho de banda, un equipo desde el que poder hacer el espejo, el mosqueo momentáneo que me supuso enterarme de esa noticia y el hecho de que los profesores de Agrarias de aquí pueden tener interés en los datos. Y como ya me vino una profesora a pedir los datos, el ZIP ya lo tenía hecho. Como puedes imaginar, lo único que me quedaba era dejar en segundo plano la subida a algún sitio útil para estas cosas.

  • Doc Halliday dijo:

    Resumiendo: ¿Podría ser la propiedad privada algo derivado en principio del ámbito de lo religioso?

    Sin ser historiador, pienso que el hecho de asentarse permanentemente en un lugar y poder almacenar alimentos para el futuro fue lo que determinó el surgimiento de la propiedad privada: hasta entonces la humanidad sólo poseía las armas y herramientas que podían portar y sus ropas. En el momento que los hombres se convierten en agricultores y ganaderos y comienzan a almacenar excedentes aparece el concepto de propiedad de la tierra y de esos mismos excedentes.
    Surge entonces una distribución de tareas apareciendo faenas penosas y repetitivas como se demuestra por los restos humanos hallados que muestran desgastes articulares propios de trabajos continuados como la molienda: los mismos instrumentos de molienda dejan de ser tan estéticos y trabajados como los de los cazadores-recolectores, ya que se deja de amar a esa herramienta que representa ahora laboriosidad penosa. Es decir, surgen oficios y clases sociales que deben ser controladas mediante la política: la religión, sólo es una herramienta política que se aprovecha de las antiguas creencias animistas y evoluciona para convertirse en un medio de control social.
    Yo asignaría a la religión el papel de instrumento político y por lo tanto defensora, creadora y colaboradora del nuevo concepto de propiedad de la tierra y los bienes y también administradora de los mismos, pero siempre subordinando dicha poder religioso al político.

  • Y con respecto a los objetos sagrados convertidos en tabú y por tanto precursores de la propiedad privada, lamento discrepar, ya que creo que los primeros objetos sagrados, aún siendo tabús, no serían ni muy numerosos, ni muy valiosos, en comparación a, por ejemplo, un silo de cereal del cual dependía la supervivencia de la aldea.
    Sin embargo, la idea de atribuir a una simple talla de piedra (totem sagrado) un valor muy superior a su valor intrínseco pudo ser el germen del concepto «dinero», es decir, se comenzó a comprender que un objeto podría representar un valor superior al del objeto mismo. Estoy especulando.

  • @ Doc Halliday:
    @ Carlos:
    la propiedad privada es anterior a los asentamientos permanentes, pues aunque no este contemplada del mismo modo que ahora las sociedades cazadoras/recolectoras ya defendian sus territorios de caza, como hacen actualmente las pocas que quedan de estas.
    en cuanto a la religion, siempre a tenido un poder para el que la ostenta dentro del grupo, no siempre politico. lo peligroso en las sociedades «antiguas», de la persona religiosa que tiene un lugar destacado y con privilegios es que si el grupo cre que no hace bien su labor magica podian simplemente matarlo

  • @ Doc Halliday:

    Para qué hablarlo si nadie lo habla, con leerlo…¿no?, la historia se hace de acontecimientos descritos y si están escritos mucho mejor.

  • @ mescalero:
    Basándonos exclusivamente en las evidencias, hay entierros paleolíticos con ofrendas y herramientas y ya sean pertenencias del fallecido u ofrendas de los dolientes, indican laguna forma de concepto de propiedad.
    Por otro lado antes que las pinturas rupestres bélicas (a interpretación), creo que es lógico suponer que en una sociedad nómade o semi-nómade tiene que haber concepto de propiedad, es la única forma de dar prioridad y cuidado a los objetos valiosos que afectaban la supervivencia del individuo.
    Los chimpancés pueden usar siempre la misma rama una vez que la han modificado y ha demostrado ser una buena herramienta para capturar hormigas, no la abandonan y tampoco la prestan y en cambio si la pueden usar para entrenar a sus vástagos (siempre que sea hembra). Tal vez el concepto de propiedad está ligado al desarrollo del cerebro humano. (La pesadilla de un comunista)

  • @ Claudio:
    Con propiedad me refiero a territorio, no enseres ni utensilios privados. Y no creo que esto sea exclusivo del ser humano, ya que haymuchas espeecies territoriales. Es mas bien la defensa del terreno que te sustenta


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies