El lado oscuro de la ciencia

doofersmith

Hoy en día nadie con sentido común puede creer que la ciencia es, o ha sido, mala para la humanidad. Es cierto que en alguna ocasión se ha utilizado la ciencia con fines destructivos, pero con toda certeza, esas ocasiones han tenido más que ver con políticos y militares que con científicos. Gracias a la ciencia, la esperanza de vida se ha alargado enormemente, la información fluye a nivel global, e incluso hemos sido capaces de pisar la Luna, un primer paso para asegurarnos la inmortalidad como especie, si consiguiésemos algún día colonizar un planeta extrasolar.

Pero sin embargo, muchos divulgadores del pensamiento mágico, están en contra de la ciencia y los científicos. Esta resistencia era liderada hace siglos por la iglesia, y hoy su puesto ha sido ocupado por los charlatanes antisistema, que han sustituido los púlpitos por atriles y blogs, y que afirman sin ningún pudor que el SIDA es una falacia, que la Tierra está hueca, que el calentamiento global no se está produciendo, que las estelas de los aviones son fumigaciones con productos tóxicos o que las vacunas producen autismo.

Pero antes de colocar la etiqueta de buenos y malos a unos y otros, hay que tener en mente que los científicos son ante todo seres humanos, y como tales tienen las mismas debilidades que el resto de las personas. Alguno de ellos siente “la llamada de la fuerza”, y se pasa al lado oscuro. En algunas ocasiones esto ocurre después de conseguir el reconocimiento de toda la comunidad científica. En otras, el objetivo es precisamente conseguir este reconocimiento.

Un caso de este último tipo, es el que se destapó el año pasado con Diederik Stapel como protagonista, decano de la Escuela de Ciencias Sociales y del Comportamiento de la Universidad de Tilburg (Holanda), que fue descubierto por sus propios colegas como el autor de varias falsificaciones en los datos de sus estudios, los cuales habían sido publicados en revistas tan prestigiosas como Science.

Pim Levelt, presidente del comité encargado de la investigación comentaba que alrededor de 30 documentos publicados en revistas revisadas por pares estaban falsificados.

Diederik Stapel

Stapel tras ser descubierto, se mostraba arrepentido:

No fui capaz de aguantar la presión para sumar puntos, para publicar, para tener siempre lo mejor. Quería demasiado y muy rápido. Y en un sistema en el que hay poco control, donde la gente trabaja normalmente sola, escogí el camino equivocado.

Para Dan Ariely, catedrático de psicología y conductas económicas de la universidad de Duke, seguramente Stapel no empezó así. Posiblemente en alguna ocasión dio un paso en la dirección equivocada, que fue lo suficientemente pequeño como para poder ser racionalizado o justificado por su propio pensamiento consciente. Ese pequeño paso quizá le fuese inexorablemente llevando a una pendiente resbaladiza donde ya no pudo volver sobre sus pasos.

Dan Ariely

Para Dan Ariely, que recientemente ha publicado el libro “The (honest) truth about dishonesty” (la honesta verdad sobre la deshonestidad), todos engañamos.

La gente trata de conseguir dos objetivos. Por un lado nos gusta vernos como personas con una honestidad intachable, y por otro nos gusta beneficiarnos de ser deshonestos. Somos capaces de conseguir las dos cosas en la medida en la que podamos racionalizar esas deshonestidades, es decir, en la medida en la que seamos capaces de autoconvencernos de que estamos obrando con un buen fin. 

En el otro grupo de casos, en los que se pasa al lado oscuro tras conseguir el reconocimiento y la fama, tenemos varias personalidades. Linus Paulling fue un brillante químico que obtuvo dos premiso Nobel, uno en química y el Nobel de la paz. Durante sus últimos años Pauling llegó a convencerse de que una dosis alta de vitamina C era un buen tratamiento contra el cáncer y llegó a creer en la falsa medicina ortomolecular.

Linus Pauling

Como consecuencia, Pauling es hoy más recordado por sus charlatanerías que por sus investigaciones en el campo de la química. Se ha demostrado que ni siquiera administrado masivas dosis de vitamina C se obtiene un resultado positivo en el tratamiento del cáncer.

Louis Ignarro, Nobel en medicina, tardó mucho menos tiempo que Pauling en pasarse al lado oscuro. Aprovechándose del aura de premio Nobel, aceptó dinero de Herbalife para promocionar uno de sus productos (la arginina) como una cura para todas las enfermedades cardiacas.

Louis Ignarro

Otro caso muy sonado fue el de Andrew Wakefield, cuyas investigaciones vinculaban la vacuna triple vírica con el autismo. Esta investigación, que fue publicada en 1998 por la revista médica ‘The Lancet’, estaba formulada en base a datos falsos con la intención de lucrarse. Wakefield había sido contratado por Richard Barr, un abogado que reclutaba a padres de niños autistas para demandar a los fabricantes de la vacuna, recibiendo 180€ a la hora, más gastos, por sus servicios de asesoría científica al abogado.

Andrew Wakefield

Además, se barajó la idea de montar una empresa para explotar los supuestos resultados de la investigación, con previsiones de ganancias millonarias. En concreto, se llegaron a estimar retribuciones por un valor superior a los 33 millones de euros al año por un kit de diagnóstico que se quiso comercializar.

Como consecuencia, se destapó el tarro de la conspiranoia contra las vacunas que todavía hoy persiste.

Pero quizá el caso más llamativo de todos es el del virólogo francés Luc Montagnier, que obtuvo el premio Nobel de medicina por el descubrimiento del VIH.

Luc Montagnier

Hace casi dos años, unas declaraciones suyas parecían refrendar la homeoatía. Según Montagnier, una disolución que contiene ADN de un virus o bacteria puede emitir ondas de radio que inducen a las moléculas del agua de su alrededor a organizarse en nanoestructuras, que a su vez pueden emitir esas mismas ondas de radio y replicar el proceso. Esto sugiere que el agua puede retener estas propiedades incluso aunque ya no queden rastros del patógeno, lo que fue adoptado inmediatamente por los homeópatas como un respaldo a sus teorías.

Montagnier, en otro orden de cosas, también apareció en la película negacionista del SIDA “House of numbers”, afirmando que el SIDA puede ser evitado con suplementos alimenticios.

Mientras esperábamos si algún otro científico obtenía alguna evidencia de la milagrosa réplica de material genético en el agua, Montagnier puso el ojo en otro de los grandes temas del lado oscuro de la ciencia: el autirmo y su relación con las vacunas infantiles. Desgraciadamente para Luc, mientras estaba metiendo la nariz en este tinglado falaz, se destapó la trama de Andrew Wakefield. Pero eso no debió de ser suficiente para retraer a Montagnier, ya que ambos siguen con el tema. La última semana de mayo pasado se celebró en Chicago una conferencia de 5 días de duración en la que se le iba a contar “la verdad” sobre el autismo a los familiares de niños afectados. Su verdad era realmente tratar de venderle a los padres desesperados,  tratamientos alternativos como el método “Anat Baniel”, dietas especiales, terapias de oxígeno hiperbárico, o quizá el más peligroso de todos, la castración química. Y allí estaban aportando el halo de credibilidad a tanta charlatanería el señor Montagnier y Wakefield.

Lo curioso de todo esto, es que los charlatanes borregueros que atacan duramente a la ciencia cuando les lleva la contraria, inmediatamente toman por bandera las intervenciones de estos personajes, difundiéndolos a los cuatro vientos. Los que no conocen toda la historia, se quedan solo con que el mensaje ha salido de la boca de un premio Nobel, que es evidentemente lo que unos y otros persiguen.

 

Referencias

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/11/02/biociencia/1320265403.html

http://www.united-academics.org/magazine/20971/interview-dan-ariely-the-honest-truth-about-dishonesty/

http://scienceblogs.com/insolence/2010/11/23/luc-montagnier-the-nobel-disease-strikes/

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/01/12/noticias/1294819509.html

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/02/02/medicina/1265125537.html

http://www.theaustralian.com.au/news/health-science/nobel-laureate-gives-homeopathy-a-boost/story-e6frg8y6-1225887772305

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/05/24/medicina/1274695315.html

http://www.forbes.com/sites/stevensalzberg/2012/05/27/nobel-laureate-joins-anti-vaccination-crowd-at-autism-one/

  • Tanta obsesión con James Randi, cuando nadie aquí lo ha mencionado, da claras muestras de su ardezón emocional.

    En estos casos, la recomendación más clara: Apuntar con el dedo y reirse de él.

    Punto final.

  • En México hay gente así, por ejemplo, hay un doctor que cura con magnetos y que dice que la medicina para enfermedades mentales hace daño, sobre todo en la UAM Xochimilco, donde hay profesores que no aceptan la existencia de SIDA e incluso hay un profesor de cuarto trimestre que forma equipos de investigación «usando el calendario Maya», en la actualidad la UAM Xochimilco parece un parque de vagabundos estúpidos.

  • En la UAM Xochimilco está lleno de profesores que no creen en el SIDA, además hay un profesor que forma equipos usando el calendario Maya.

  • @ Joan:

    Increíble tu solo te engañas. ¿Eso es todo lo que tienes, un insulto?

  • @ Joan:

    ¿Un montaje? Eres un idiota. Claro, según tú, esa mujer se murió horriblemente solo para desprestigiar a la homeopatía. Sí, seguro, campeón. No, en serio, eres un idiota.

    Y se quejan de los malvados magufos que vienen a insultarlos…puff!

  • @ Tulio Ramírez:

    Ah, claro entonces como nadie menciono a los trolls entonces ni siquiera deberían hablar de eso…. Tu razonamiento es ampliamente circular.

    Y aplicando un tratamiento a la Gardner, eso son todos tus argumentos. Por cierto, sigo esperando la demostración de que el escepticismo científico es una ciencia, recuerda que la carga de la prueba cae en quien hace la afirmación.
    Aunque también recuerda justificar por que no sabes ni siquiera que es el escepticismo, muestra de eso es que ni siquiera eres capaz de diferenciarlo del filosófico, del invento de Kurtz y compañía.

  • lector dijo:

    @ Joan:
    ¿Un montaje? Eres un idiota. Claro, según tú, esa mujer se murió horriblemente solo para desprestigiar a la homeopatía. Sí, seguro, campeón. No, en serio, eres un idiota.
    Y se quejan de los malvados magufos que vienen a insultarlos…puff!

    Independientemente de tus exclamaciones y quejas por la supuesta falta de educación de tus intelocutores, la realidad es que la mujer fué engañada por un homeópata incapaz de solucionar su problema de salud, y convencida que ese hombre la curaría, no acudió a un alópata, que era lo que correspondía. Si ese «profesional» hubiera sido honesto tendría que haberla derivado a algún médico con conocimientos de la verdadera medicina.

  • @ lector:

    Yo con ardidos no hablo. Anda a tomar tu medicación y dejame en paz.

  • @ Tulio Ramírez:

    Pues lastima por que yo tampoco, de hecho nunca he hablado en este post, solo escrito.
    Ya en serio ¿esos son tus argumentos?
    Sigo esperando que cumplan con la demostración plena de que el escepticismo científico es una ciencia como reclaman los demagogos de James Randi, Richard Dawkins, Ben Goldacre, Edzard Ernst, Tim Michin o cualquiera de sus ídolos del Center for Inquiry.

  • @ CarlosR:
    Nuevamente con lo mismo. ¿Es Dingle una muestra significativa o solo una propaganda para los fines del Center for Inquiry la Promteus Books? ¿Es que si yo encuentro a una persona dañada por una medicamento X, entonces con ella puedo hacer una propagadna anti medicamento X?
    ¿Qué tan ético es utilizar a Dingle como medio de información para justificar una lucha anti homeopatía a nivel mundial con la Sense About Science, la James Randi Foundation y la Meyerside Skeptiks?

    Vaya nadie hasta ahora dice nada de sus ídolos y de sus fines políticos… claro son solo «conspiranoias».

  • @ Joan:

    ¿Dices solo eso por que no lo puse en negritas?
    ¡Vaya que forma de argumentar señores del público pseudoescéptico y pseudocientífico!

  • @ ana:

    En efecto ya me he acostumbrado (para desgracia del público pseudoescéptico que busca el sensacionalismo). Con la verdadera cara de Javi y su equipo de científicos universitarios (Nicolás por ejemplo impone por que es Físico y cree impresionar por saber de ciencia y haberse leído unos cuantos blog y a Carl Sagan, cosa similar les pasa a los demás).
    Ya el tiempo ira destapando poco a poco la farsa de los pseudoescépticos y ya ellos quedaran en ridículo.

  • @ lector:

    Pues lastima por que yo tampoco, de hecho nunca he hablado en este post, solo escrito.

    «Se oyen sonidos de bateria por el pesimo chiste»

    Ya en serio ¿esos son tus argumentos?

    Ya quisieras. Solo te estoy mandando a la mierda.

    Sigo esperando que cumplan con la demostración plena de que el escepticismo científico es una ciencia como reclaman los demagogos de James Randi, Richard Dawkins, Ben Goldacre, Edzard Ernst, Tim Michin o cualquiera de sus ídolos del Center for Inquiry.

    Esa úlcera respira. Soplale los mocos XD

  • @ Tulio Ramírez:

    Con esto queda, aburridamente, confirmado lo dicho desde el principio: repitan conmigo «el escepticismo científico es una pseudociencia». Busquen donde busquen.

    Por cierto Tulio, ya que no tienes pudor alguno en insultarme de forma facilona ¿en serio eres médico y científico o solo es una pinta?

  • @ Lector:
    Que sí chaval, anda, la perra gorda para ti. Anda, vete a tomar por c*.

  • @ Lector:

    Con esto queda, aburridamente, confirmado lo dicho desde el principio: repitan conmigo “el escepticismo científico es una pseudociencia”. Busquen donde busquen.

    Con esto queda, aburridamente confirmado, que solo viniste a joder la paciencia desde el principio.

    Por cierto Tulio, ya que no tienes pudor alguno en insultarme de forma facilona ¿en serio eres médico y científico o solo es una pinta?

    Te lo dejo de tarea. Dejame en paz.

  • @ Lector:

    PD: No le busques las cinco patas al gato. Mandarte a la mierda no es insultarte. Es simple y llanamente mandarte a la mierda.

  • @ paco: Con esa gloriosa presentación, luego no te quejes si recibes réplicas de igual o mayor agresividad.

  • @ Merkzek77:

    Ya no va a recibir muchas :-D

    Ups. Voy a lavarme los dientes, que tengo otra sesión de cariño con los magnates farmaceúticos. :bah:

  • @ Tulio Ramírez:

    ¿Significa eso que prefieres el insulto a demostrar tu creencia pseudocientífica?

    Te lo dejo de tarea. Dejame en paz.

    Nope hasta que me des toda esa evidencia irrefutable de que el escepticismo científico es ciencia. Mientras no lo hagas tienes el honor de ser un verdadero vendehumos.

  • @ Javi:

    Tienes el honor como Tulio de demostrar tu sustento «científico» en el escepticismo. Si no puedes es claro que el Comité para la investigación Científica es un fraude.

  • @ Tulio Ramírez:

    Claro y decirte imbécil pseudoescéptico no es insultarte es simplemente decir imbécil pseudoescéptico. ¿Notas la petición de principio que has hecho?

  • @ lamentira:

    Otro mal interpretando. Es muy claro que tu no recibes dinero de alguna farmacéutica. ¿Para que una gran empresa habría de gastar dinero en un pelagatos que hace el trabajo gratuito?
    Ustedes se sobrevaloran demasiado por que algunos «magufos» les dicen que están pagados por Bigpharma. La primera etapa es ver que en realidad no hace falta pagar dinero a personas para se crean «pensadores críticos» basta ver numerosos religiosos y fanáticos que no necesitan que el vaticano les de $$ para que defiendan su culmén.
    Así que me parece que en lugar de lavarte los dientes, piensa que eres solo un pseudoescéptico fanatizado.

  • @ lector:

    Vete con tus lecturas a otra parte :troll:

  • Ya llego nuevamente el lector cabreado :-D

    ¿quiere ser mi amigo? :oops:


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies