El “Sol Invictus”. El culto sirio-romano a Shamash en el I milenio d.c.

Con la llegada de Constantino al poder en el siglo IV d.c. se propugna una política de fortalecimiento de la unidad del Imperio. Dentro de estas líneas de actuación se encuentra la necesidad de unificación religiosa de los territorios romanos donde cristianismo, mitraísmo y una variante oficial monoteísta de creencias al dios Sol de origen sirio, son las más prominentes o las más aptas para la reunificación.

Reconstrucción de un fresco donde aparece El dios sol Mithra y Zoroastro. 210 a.c. Dura-Europos. Siria. University of Yale Art Gallery

« Y, después de esto, fue a Arabia y se dispuso a atacar a los Hatrenos, una vez que ellos  mismos se habían sublevado. Su ciudad no es ni grande ni rica, y el territorio que la rodea está en su mayoría deshabitado y no tiene ni agua —excepto una poca muy mala— ni madera ni forraje. Pero estas circunstancias, que hacen imposible un asedio por un ejército numeroso, y el dios Sol, a quien está consagrada, la mantienen a salvo: porque no fue tomada ni por Trajano ni después por Severo… » Pasaje de la “Historia Romana”.  Dion Casio. Siglo III d.c.

Posiblemente, el Sol,  sea una de las divinidades de más antigua veneración  en Oriente Próximo y así era conocido por “Utu” por parte de los sumerios ó  nombrado como “Šamaš”    – En la triada divina acadia junto con  Ištar y el dios lunar Sin –  por los semitas orientales, donde tomaba atribuciones de juez y censor moral del mundo. Con la llegada al poder Mesopotamia de los semitas occidentales ó amorritas, con el apelativo de ” Sol Primaveral”, [d] Amar.ud, “El joven toro del Sol”, el dios Marduk, patrón de Babilonia, terminará tomando el poder divino del panteón mesopotámico, con algunos avatares, hasta su caída definitiva en el año 484 a.c. con la invasión persa aqueménida. Aunque el culto a Sol permaneció ahora bajo la personalidad persa del hijo de Ahura-Mazda, Mithra.

Trasladándonos a la “Creciente Fértil”, ya el siglo I d.c. , el historiador Filón de Biblos afirmaba que desde antiguo en Fenicia se había adorado a un “dios único” con la denominación de “Baal Shamain“, “Señor de los Cielos” y así aparece en multitud de inscripciones púnicas y cartaginesas.  La acepción  mas antigua que se conoce de éste dios data del reinado del rey Yehimilk de Biblos, siglo X a.c. (KAI 4 ). Existen otras referencias posteriores caso del tratado entre el  rey asirio Aššur-ahhe-iddina  y el rey  Ba’al de Tiro, siglo VII a.c (SAA 2,5 IV:10), apareciendo también en inscripciones en la  ciudad sirio-hittita de Karatepe, siglo VIII a.c. (KAI 26 A III 18) – Donde parece como “Señor/Creador de la Tierra” y en la versión luvita del texto como “dios de las Tormentas y de los Cielos” – . También fue adorado junto a la diosa de la fertilidad  en Palmyra y  en las  Hamãh y La’ash sirio-arameas, así como en  Harrán, Hatra y Dura-Europos.

« Quien borre el nombre de Zakkur, rey de Hamãh y La’ash de ésta estela ó cambie su ubicación de éste sitio ó alce su mano  contra ella (…) Baal-Shamain, El y Wer, Shamash y Sahar, y los dioses del Cielo y de la Tierra (…) podrían destruirle…» Pasaje de estela aramea. KAI 202  A 3.  Siglo VIII a.c. aprox.

Con el transcurso de los años, es probable que hubiera una asimilación entre Baal-Shamain y el dios Hadad/Haddad – dios semítico oriental, “Señor de las Tormentas” que se conoce desde la época acádica y que habla de un héroe guerrero. Sus supuestas armas fueron custodiadas en el templo de Tuttul hasta el II milenio a.c.  –  y, según JM Blázquez, estos a su vez con Shamash.  Si bien parece ser que en la época de esplendor de la ciudad de Mari, su templo principal en Terqa acogió el culto principal de Haddad junto a Dagan, Shamash e Ishtar, siendo Shamash el dios principal de Aleppo y Emar en ese tiempo. De igual manera,  Van der Toorm nos habla de una posterior general “solarización”– Debido, tal vez,  a la influencia de las “utopías sociales” del siglo II a.c. , Aristonico de Pérgamo – de las creencias sirias en la época helenística,  – En el templo  de Umm-el-Amed figura una mención a Baal-Shamain, KAI 18, y que era conocido como  “Zeus megistos keraunios”,  “El magnífico y brillante Zeus”  – que pasó por una  yuxtaposición de tales dioses como consecuencia  de  una revisión teológica  monoteísta – posiblemente influenciada por la filosofías mitraístas y neo-platónicas – , que concluyó  en un dios único de carácter solar  y creador único del Universo del que se conoce su culto hasta el siglo V d.c en Edessa, según Ignacio de Antioquía. Con posterioridad, ya en época de dominación romana, fue seguido en Baalbek, antigua Heliópolis helénica, como “Júpiter Heliopolitanus” donde tuvo uno de sus templo más prominentes, así como en Emesa y Palmyra donde era nominado como “El-Gabal– El “Señor de la montaña” y que lo vincula a  “El” y al ” Baal-Safón” semítico –,  en su forma latinizada: “Elagabal“.

Áureo de oro del emperador Heliogábalo, 212-222 d.c. Aparece en la cruz la inscripción "Dhys +Deos Soli Elagabal" y un motivo que representa al dios Sol conduciendo un cuadriga con la que se desplaza en el Cielo.

Es de anotar que si bien existía un ancestral culto al Sol propiamente romano, la llegada de las creencias hacia el dios Sol sirio  a Roma habría que situarlas originariamente en las prácticas religiosas de los esclavos, ciudadanos sirio-romanos y comerciantes que llegaron a la Península Itálica  desde Oriente a partir  del siglo II a.c., aunque fue con posterioridad, en los tiempos  de Séptimo Severo,  cuando algunos miembros del senado con ese origen oriental siguieron observando sus nacionales creencias, si bien de forma no pública. Se sabe también que la familia imperial Severa estuvo fuertemente vinculada a Siria, hasta el punto que el mismo Séptimo, así como su sucesores, tenía un fuerte  parentesco con la principal familia sacerdotal de Emesapor lo que el culto a Elagabal, ya titulado como “Dei  Solis Invicti Elagabali”,  se extendió, adquiriendo gran influencia entre la nobleza romana. Al hilo de éstas creencias, Caracalla, sucesor de Séptimo, en un edicto al pueblo romano  expresó su deseo que éste sincretismo religioso, y su fe, fuera universalmente aceptado en Roma. Más fue como el nuevo emperador Heliogábalo, 203-222 d.c., antiguo sumo sacerdote del templo de Emesa, cuando se impuso mediante ordenamiento imperial su culto en Roma, desplazando incluso al dios  Júpiter  de su dignidad de “Roman Optimus Maximus Capitulinus”.

Muchas de las características básicas de éstas creencias solares nos advierten que se trata de un monoteísmo puro. Así la vinculación entre el dios y el creyente, a diferencia de los generales rituales politeístas, es de carácter privado e íntimo. Existe una promesa hacia el devoto de una gloria celestial a su muerte, siendo estos parabienes de consecución exclusiva de los creyentes que entre ellos tenían la denominación de “hermanos”. Muerte  que está acompañada de rituales con una intensa experiencia religiosa y tumultuosas celebraciones de júbilo. Se aceptaba que el devoto poseía un alma pura cuya misión era conseguir una felicidad perfecta y cuyo gozo supremo debía ser trasladado a un plano fuera del mundo material.  Otra de las diferencias fundamentales sobre la tradición deítica romana era que el “Sol Invictus” no se presentaba como un ente abstracto y sobrenatural, si no que renacía siempre, en su amanecer, tras combatir contra los poderes demoníacos y de la oscuridad, ejerciendo así de guía espiritual   en la victoria diaria de sus adeptos  en su particular  lucha  contra los poderes del mal y como símbolo del renacimiento tras la muerte en espera de la “Luz Eterna”.

Sería de suponer que el culto a Elagábalo desaparecería con la muerte del emperador Heliogábalo, ante su obsesión personal por implantar su credo, pero no fue así. Numerosos textos nos direccionan a que el Sol fue finalmente  identificado como “Júpiter Optimus Máximus Dolichenus” y aunque pasó a ser una deidad de segundo rango, el hecho que fuera “tutor” de las legiones romanas  desde los tiempos de los Severos, posibilitó la propagación de su culto por todo el imperio. Propagación que se vio favorecida en Asia por su similitudes con el mitraanismo persa del que recogería determinados dogmas: Caso del bautismo, la existencia de un Cielo y un Infierno para las almas, su resurrección y Juicio Final, así como la celebración de 25 de diciembre como el día del  nacimiento del dios y la consagración del domingo como día sagrado. Más no sería hasta la reforma religiosa de Aureliano, 274 d.c., cuando el culto sincrético y monoteísta al “Sol Invictus”  Elagabal fue completamente aceptado por Roma, tomando su credo  la liturgia definitiva como “Deus Sol Invictus” y constituyendo las bases para la uniformidad religiosa del Imperio durante los cincuenta años siguientes.

Las primeras creencias del posterior emperador Constantino, 272-333 d.c.  en “Deus Sol Invictus” son indiscutibles, más su posterior conversión en el lecho de muerte al cristianismo trajo consigo la pérdida del favor imperial hacia el culto al Sol, aunque se mantuvieron sus creencias definidas como paganas. Tras la muerte Constantino y algunas luchas por el poder capitolino, el nuevo emperador  Juliano, 332-363 d.c., rompió con el cristianismo y en lo que se había convertido la política religiosa imperial, volviendo sus devociones hacia un culto solar de fuertes influencias mitraístas que persiguió duramente al cristianismo. En  los siglos V y VI , éste culto solar se desvaneció ya definitivamente en Roma por virtud del cristianismo, si bien habría que añadir que los primeros cristianos en sus prédicas hablan de un “Dios Solar”  como creador del Sol y  “Dios de la Justicia”.

La controversia sobre la sobre la posible influencia del culto a “Deus Sol Invictus” en el Cristianismo continúa, pero no es menos cierto que, y existe una unanimidad en este hecho, que el 25 de diciembre como día del nacimiento de Cristo – en principio la Epifanía era el 6 de enero – es una clara evidencia de tal posibilidad. Tampoco se puede obviar que todos los templos cristianos están orientados hacia Levante, al igual que los templos dedicados al culto del Sol y otros no menos significativos:

Mosaico romano. siglo IV d.c. aprox. Necrópolis del mausoleo "M" de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Una representación de Cristo como "Deus Sol Invictus" ¿?


Referencias:

“The cult of Sol Invictus” Gastón H. Halsbergue (1972)

“Hatra, la ciudad santa del dios Shamash” J.M. Blázquez (1981-2006)

“Dictionary of deites and demons in the Bible DDD”  K. Van der Toorm, B. Becking, P.W. Van der Horst (1999)

“History of Syria, Including Lebanon and Palestine” Philips K. Hitti (2004)

Imágenes:

en.wikipedia.com

historyhauntersinternacional.org

es.encydia.com

  • Muy bueno, Lampuzo :aplauso:

  • Ciertamente resulta un alivio encontrar una página que desmienta a tanto charlatán que pulula por Internet valiéndose de la libertad que brinda esta herramienta a cualquier “conspiranoico” que brota de la noche al día por generación espontánea, con distinto tipo de intenciones, generalmente nada legítimas. Estamos en un momento de “sobreinformación”, donde se brinda una auténtica ceremonia de la confusión que nos lleva a un estado de abatimiento y una extraña sensación de no saber al fin ni en qué creer ni al quién creer.
    Espero que vuestra labor en pos de la verdad sea plural, es decir: que descubráis la mentira que está ahí fuera, como bien decís, pero no sólo la mentira de los falsos conspiranoicos, sino también la mentira palpable y oficial de los medios de comunicación, la economía, la política, etc., etc., etc., una mentira que cualquiera que tenga un mínimo de raciocinio y capacidad de análisis puede detectar. De lo contrario, siento decir, vuestra labor no será ecuánime y quedaréis totalmente en evidencia convirtiéndoos en uno más esos “desmentidores oficiales” colocados al servicio del poder, que en inglés se denominan “debunkers”. Espero seáis ecuánimes y persigáis todo tipo de mentiras, que las hay a raudales, de un lado y de otro. Vuestra credibilidad, al menos para mí, consistirá en eso. Gracias.

  • Hola

    Soy un lector tuyo desde hace tiempo. Quería preguntarte cómo es que combinas tu debunking de patrañas que la peña publican en Internet con estos artículos de estudios religiosos comparados

    Un saludo

  • @ Nicolás:

    Gracias, ;-)

    @ Marqués:

    Te por seguro que tendremos en cuenta tu observación. Esperemos que tus negativas conclusiones no se cumplan en un futuro, porque al día de hoy no se cumplen.

    Saludos,

    @ Juan Chulilla:

    Hola Juan, primero darte las gracias por seguir mis entradas,

    Mi intención es ir entresacando temas, según la inspiración, manteniendo un línea ya preestablecida y que tu sugieres.

    Si como “debunking” te refieres a Sitchin y Icke, como habrás observado, aprovecho sus erróneas conjeturas para, a la vez de rebatirlos, introducir explicaciones y observaciones sobre temáticas de Historia Antigua, no tiene en mi proceder más sentido final que ese.

    Saludos,

  • @ Marqués:

    De lo contrario, siento decir, vuestra labor no será ecuánime y quedaréis totalmente en evidencia convirtiéndoos en uno más esos “desmentidores oficiales” colocados al servicio del poder, que en inglés se denominan “debunkers”.

    ¿Conoces realmente el significado de Debunker?

  • Debunker viene del inglés Debunk, que significa desenmascarar, desmitificar y/o desprestigiar.

    No tiene nada de malo :nose: .

  • B. noches. Artículo pulcro y con una excelente visión retrospectiva del ciclo astral/solar, como base sobre la que se construye y desarrolla la religión Cristiana en particular. Como simple aficionado a la Historia, extraigo algunas frases sobre las que dar mi punto de vista:

    mitrianismo

    No, mitraismo

    Es de anotar que si bien existía un ancestral culto al Sol propiamente romano, la llegada de las creencias hacia el dios Sol sirio a Roma habría que situarlas originariamente en las prácticas religiosas de los esclavos, ciudadanos sirio-romanos y comerciantes que llegaron a la Península Itálica desde Oriente a partir del siglo II a.c.,

    No, ya que como consecuencia de las campañas bélicas el cónsul Pompeyo (S.I a.C.), los misterios de Mitra y del Sol invencible se difundieron ampliamente por todo el imperio romano.

    fue como el nuevo emperador Heliogábalo, 203-222 d.c., antiguo sumo sacerdote del templo de Emesa, cuando se impuso mediante ordenamiento imperial su culto en Roma, desplazando incluso al dios Júpiter de su dignidad de “Roman Optimus Maximus Capitulinus”.

    Si, impuso el concepto de Sol o Dios Invictus para significar el poder eterno que tiene el dios solar para renacer siempre victorioso de las tinieblas (Dia/noche), peero el Sol invicto, aunque podía repre. genérica. a todos los dioses solares de la teologia romana, identificaba como se pueder ver en epigrafias romanas, a Mitra, -Deo Soli Invicti Mithrae-. Un siglo después la magistral maniobra del papa Liberio (tutelado por Constancio II) consolidó en el Imp. romano el sol de Jesus-Cristo, en detrimento de los mitos paganos.

    Más no sería hasta la reforma religiosa de Aureliano, 274 d.c., cuando el culto sincrético y monoteísta al “Sol Invictus” Elagabal fue completamente aceptado por Roma, tomando su credo la liturgia definitiva como “Deus Sol Invictus” y constituyendo las bases para la uniformidad religiosa del Imperio durante los cincuenta años siguientes.

    Si, ya Nerón, 54-68d.c. sustituye la corona de laurel por la corona radiada de Helios (Sol Victrix) y posterior. Antonino Pio 138-161dc cambia esta por el nimbus (antiguo simobolo solar) y como bien especifica Lampuzo, Aureliano instituye el culto oficial, pero echo en falta una alusión a Probo (276-282 Dc) y su pleno refrendo sobre la divinidad solar y su relación con el emperador, al identificarle bajo la leyenda -- Soli Invicti Comiti Augusti-.

    Las primeras creencias del posterior emperador Constantino, 272-333 d.c. en “Deus Sol Invictus” son indiscutibles, más su posterior conversión en el lecho de muerte al cristianismo trajo consigo la pérdida del favor imperial hacia el culto al Sol, aunque se mantuvieron sus creencias definidas como paganas.

    Si, este pragmático empe., que en visperas de la batalla de puente milvio vió la famosa (cruz+ leyenda “en touto nika”)= efectos de la reflexión de la luz sobre cristales de hielo formados en la estratosfera, era pagano y devoto de mitra (Pontifex Maximus), ordenó sacrificios en honor al sol, acuño monedas con la frase -Soli invicto comiti, augusti nostri-, impuso que sus ejercitos recitaran cada domingo (dia del sol), una plegaria al “Dios que da la victoria”, etc. Cabe recordar que su famosa conversión en su lecho de muerte, la realizó ante un cristiano arriano.

    Tras la muerte Constantino y algunas luchas por el poder capitolino, el nuevo emperador Juliano, 332-363 d.c., rompió con el cristianismo y en lo que se había convertido la política religiosa imperial, volviendo sus devociones hacia un culto solar de fuertes influencias mitrianistas que persiguió duramente al cristianismo.

    No, a Constantino no le sucede Juliano “el apóstata”, sino el emperador Constancio II.

    La controversia sobre la sobre la posible influencia del culto a “Deus Sol Invictus” en el Cristianismo continúa, pero no es menos cierto que, y existe una unanimidad en este hecho, que el 25 de diciembre como día del nacimiento de Cristo -- en principio la Epifanía era el 6 de enero -- es una clara evidencia de tal posibilidad

    .

    Si rotundo. Por ejem. el mitólogo Josepth Campbell que afirma sobre el 25Dic: “posiblemente para absorver el naci. de Mitra” y remanentes de la simbología solar pagana como el nimbo y el crismón.

    Tampoco se puede obviar que todos los templos cristianos están orientados hacia Occidente.

    No radical. “Ego sum lux mundi” dijo Cristo (Jn8,12), y Oriente (Este), es el simbolo del nacimiento, fuente de luz, dirección de Jerusalén. Por tanto y como regla general (S.IV d.C), los ábsides se orientan hacia el este, de forma que el eje longi. de la nave central recorra la direc. oeste-este. Estoy completamente seguro, que ha sido un desliz.

    SL2

  • @ lampuzo: es un tema fascinante, aunque tiene algún fallo que te paso a comentar:

    Trasladándonos a la “Creciente Fértil”, ya el siglo I d.c. , el historiador Filón de Biblos afirmaba que desde antiguo en Fenicia se había adorado a un “dios único” con la denominación de “Baal Shamain“, “Señor de los Cielos” y así aparece en multitud de inscripciones púnicas y cartaginesas. La acepción mas antigua que se conoce de éste dios data del reinado del rey Yehimilk de Biblos, siglo X a.c. (KAI 4 ). Existen otras referencias posteriores caso del tratado entre el rey asirio Aššur-ahhe-iddina y el rey Ba’al de Tiro, siglo VII a.c (SAA 2,5 IV:10), apareciendo también en inscripciones en la ciudad sirio-hittita de Karatepe, siglo VIII a.c. (KAI 26 A III 18) -- Donde parece como “Señor/Creador de la Tierra” y en la versión luvita del texto como “dios de las Tormentas y de los Cielos” -- . También fue adorado junto a la diosa de la fertilidad en Palmyra y en las Hamãh y La’ash sirio-arameas, así como en Harrán, Hatra y Dura-Europos.

    Las culturas cananeas desde el bronce tardío hasta las invasiones babilónicas son politeístas. En protocananeo El significa “Dios”. La Biblia apunta abundantes pruebas al respecto, empezando por la tradición J (de Y*hw*) y la tradición E (de Elohim), que muchos especialistas apuntan a una doble cosmología de las zonas Sur y Norte de Israel, grosso modo correspondientes a Israel y Judá. Justo antes de la invasión Babilónica y el exilio se produce una radicalización religiosa en Judá que provoca la reescritura de parte de la historia en algunos de los libros de la Biblia, de manera que los reyes que pecan son en realidad reyes que mantienen las tradiciones politeistas previas. Esto se confirma de manera definitiva con la arqueología moderna en Israel, encontrándose textos que pondrían el pelo verde a un haredim si se molestara en leerlos, como vasijas ceremoniales dedicadas a Yahvé y su compañera.

    Dejando aparte la conocida herejía de Ajenatón, en realidad no hay un monoteísmo mínimamente estricto (en el sentido de que niega la mera existencia de cualquier otra divinidad a la única adorada) hasta la vuelta del exilio babilónico. El Zoroastrismo no es evidente que niegue la existencia de otros dioses antes de la llegada de los conquistadores griegos, y desde luego es una religión dualista, no monoteista.

    De la misma manera, diría que está mal la datación de una escatología post-mortem de premios y castigos. Hay que retrotraerla 3 siglos, aprox. en la transición del libro de Job al libro de Daniel, que se recoge también en el NT con la diferencia entre el partido de los saduceos (Sadoc, el primer sacerdote del Templo con David) y los fariseos.

    Tengo dudas sobre la etimología. Gabal es montaña en árabe, pero en hebreo es har, y no estoy seguro de que en aquella época se hubiera dado ese salto de raíz. Ni mucho menos soy un experto (insisto, dudo, no digo que no tengas razón), pero también se me ocurre que El Gabal está mal traducido en la wikipedia. Cito:

    El-Gabal, o, en su forma latinizada Elagabal o Elagabalus (Heliogábalo) era una antigua deidad solar siria, cuyo culto se institucionalizó en Roma durante el reinado del emperador romano Heliogábalo.

    El templo de Emesa, que contenía la piedra sagrada, en el reverso de una moneda de bronce del usurpador romano Uranio.
    El-Gabal era venerado originalmente en la ciudad siria de Emesa. Su nombre deriva de El, la principal divinidad del panteón semítico, y Gabal, que significa montaña (compárese con las palabras equivalentes en hebreo,gevul, y árabe, jebel). Era, entonces, el “El de la montaña”, es decir, la forma que el dios El tomaba en la ciudad de Emesa.

    Otra vez: El Elyon, El Shaddai… El es “dios” genérico, y no “dios único”. Y montaña es “har” y no “gevul”, como har-meggido, montaña de Meggido de donde viene Armagedón.

  • El término por supuesto que no tiene nada de malo, sino el partidismo que se le pueda dar de un lado y otro, que es a lo que me he querido referir.@ Merkzek77Δ:

  • @ Marqués: No problem.

  • Por eso los cristianos fundamentalistas ven con malos ojos a los de la ICAR, hasta tienen herencia de la adoración hacia el sol. :ohno:

    Buen articulo y de paso ¿que opinas sobre la hipótesis de que Jesús era la metáfora de un hongo alucinógeno?

  • @ Cib:

    Primero, fe de erratas:¡Mitraismo y Levante, corregidos :disimulo:

    No, ya que como consecuencia de las campañas bélicas el cónsul Pompeyo (S.I a.C.), los misterios de Mitra y del Sol invencible se difundieron ampliamente por todo el imperio romano.

    No estoy de acuerdo, el culto solar romano en eṕoca de Cesar Augusto, siglo I a.c. era hacia Helios, apareciendo en el noveno mes del calendario aureliano como “Soli indigi in Colle Quirinali” (Ver “Solis et Lunae; circenses missus”)

    peero el Sol invicto, aunque podía repre. genérica. a todos los dioses solares de la teologia romana, identificaba como se pueder ver en epigrafias romanas, a Mitra

    Si, Pero son nomenclaturas posteriores al emperador Juliano, la leyenda “Soli invicto comiti, augusti nostri” no identifica ninguna referencia a no seguir los dictados de la reforma aureliana y si afecta a su alusión como deidad patronal de las legiones romanas.

    echo en falta una alusión a Probo (276-282 Dc) y su pleno refrendo sobre la divinidad solar y su relación con el emperador, al identificarle bajo la leyenda — Soli Invicti Comiti Augusti-.

    Es cierto, no menciono ni a Probo, ni a Celestino II, que evidentemente es el emperador anterior a Juliano -- citando, en el caso del segundo, ese periodo como “avatares capitolinios” -- Pudiera haberlo hecho, pero no habría aportado mucho más al hilo temático y a su conclusión. :ok:

    Gracias, Cib :saludo:

  • @ Juan Chulilla:

    Juan, el término “El-Gabal” es un término semita occidental, mas exactamente amorreo, utilizado por el arameo-siríaco.

    Existe una inscripción aramea en Emesa que dice ” Ilahâ Gabal” y que viene a significa el “Dios de la Montaña” en referencia a la colina donde se asentaba su templo en Emesa/Homs y que coincide con la costumbre semita occidental de colocar sus templos en una altura. caso de Baal-Safon Desde la perspectiva literaria latina, el término “Arabia” corresponde aprox. a la actual Siria.

    El monoteísmo no existe actualmente, sólo ha existido en determinados periodos históricos islámicos. El resto son sincretismos religiosos más o menos acentuados. El término “monoteísmo” fue acuñado en contraposición al “politeísmo” en relación a la idea “religión verdadera” versus “culto pagano”. Se sigue utilizando, caso del mío, si bien no es, como tu dices, plenamente correcto.

    (Perdona, Juan, te sigo contestando mas adelante..)

  • @ Juan Chulilla:

    Mis disculpas y continuo…

    Aclarar que tampoco se puede considerar el culto a Atón egipcio como un monoteísmo puro, ni siquiera como un henoteísmo, ya que incluye la adoración hacia la familia real y a su representación taurina, Mnevis.

    Juan, no entiendo por qué nos obligamos muchas veces a considerar la religiosidad hebrea como un hecho aislado o un fenómeno peculiar. Supongo que esto se debe seguramente a lo enraizado de sus creencias en nuestro conocimiento.

    No, no existe tal diferenciación dogmática ó ritual, Todas se basan en las creencias semíticas al dios El. El-Yahweh no es más que otro nombre teóforo de la máxima dignidad del panteón semita occidental y al igual que otros dioses principales de la culturas de Oriente Medio -- caso de Marduk, Assur, Haddad, etc. -- pasaron por ese periodo henoteológico.

    Las religiones del libro son excluyentes tanto en cuanto son creencias no nacionalistas. No eres cristiano, eres pagano. Noción que no tiene, hasta los episodios de Diáspora, la religión hebrea porque en ésta si iba implícito la pertenencia nacional al pueblo de Israel.

    De la misma manera, diría que está mal la datación de una escatología post-mortem de premios y castigos. Hay que retrotraerla 3 siglos, aprox. en la transición del libro de Job al libro de Daniel, que se recoge también en el NT con la diferencia entre el partido de los saduceos (Sadoc, el primer sacerdote del Templo con David) y los fariseos.

    Juan, me temo que no es absolutamente correcto, los dogmas escatológicos y la creencia en un Mesías libertador, aunque formaron parte de la corriente farisea como la “Torah Oral”, habría que datar sus premisas en la Revolución Macabea, siglo II a.c., al igual que el Libro de Daniel.

    Saludos,

  • edgar dijo:

    Por eso los cristianos fundamentalistas ven con malos ojos a los de la ICAR, hasta tienen herencia de la adoración hacia el sol.
    Buen articulo y de paso ¿que opinas sobre la hipótesis de que Jesús era la metáfora de un hongo alucinógeno?

    No, sabría decirte.., pero lo que si es verídico es que Santa Teresa de Ávila, acompañaba sus rezos con setas de ese tipo. :-D

    Saludos,

  • Gracias a tí, Lampuzo. :saludo:

  • @ Lampuzo: Vamos por partes, dentro de lo que me permiten mis límites lingüísticos.

    1) Sin quitarte la razón respecto a la familia real, la herejía de Ajenatón tiene una innovación genuina, que es negar la existencia de los otros dioses como tales.

    2) La unicidad del caso hebreo es su mera supervivencia tras el exilio babilónico. Ahí, claro, toma su forma de monoteismo negativo, negando a otros dioses y estableciendo las reglas de pureza de Levítico para mantener la existencia del pueblo en vez de que se subsumiera en el gran crisol babilónico de la época, como le pasó a tantos otros. Evidentemente la literalidad de la biblia no es un cronograma exacto de la transición al monoteismo negativo, pero las pistas estaban ahí, esperando a que la arqueología las situara con razonable exactitud y nos diera la pauta para una interpretación creible.

    3) Tengo que insistir. El no es un nombre de un Dios máximo que adquiere sucesivas advocaciones, sino el vocablo genérico para “dios”, que sólo adquiere la mayúscula cuando el monoteismo se asienta. La raíz es la misma que el Allah árabe, y a partir del término aparecen las menciones indirectas y “nombres hermosos”, desde el señor (adonai -- baruj atá adonai), hasta “rey del mundo” (melej ha’olam), pasando por nombres menos comunes, como El Shaddai. Baal es también “señor”, pero traspasa la frontera con la figura humana en fecha posterior -- p.e. el fundador del hasidismo es el señor del buen nombre, Baal Zem Tov.

    4) en cualquier caso, y pese a préstamos en ambas direcciones, el panteón básico levantino desde Tiro hasta Jerusalén es netamente diferente al panteón caldeo. Hay raíces previas diferentes y, claro, la lengua es también de familia diferente, con la tiranía lingüística correspondiente. Pero en cualquier caso ningún pueblo de la época sobrevivió como el hebreo en el exilio babilónico, teniendo que reinventarse al levantar barreras culturales de pureza para no desaparecer.

    Más saludos

  • Juan Chulilla dijo:

    1) Sin quitarte la razón respecto a la familia real, la herejía de Ajenatón tiene una innovación genuina, que es negar la existencia de los otros dioses como tales.

    Si, pero en exclusiva de los dioses egipcios, y como tal forma parte de un número considerable de reformas religiosas en Oriente Próximo.

    2) La unicidad del caso hebreo es su mera supervivencia tras el exilio babilónico. Ahí, claro, toma su forma de monoteismo negativo, negando a otros dioses y estableciendo las reglas de pureza de Levítico para mantener la existencia del pueblo en vez de que se subsumiera en el gran crisol babilónico de la época, como le pasó a tantos otros. Evidentemente la literalidad de la biblia no es un cronograma exacto de la transición al monoteismo negativo, pero las pistas estaban ahí, esperando a que la arqueología las situara con razonable exactitud y nos diera la pauta para una interpretación creible.

    Que no Juan, que los hebreos no negaban el culto a otros dioses. Sus premisas nacionalistas dicen que quien quiera considerarse israelita debe practicar la religión judía. Ni mas ni menos.

    No entiendo ese concepto de “monoteísmo negativo”. Todas las religiones del libro son excluyentes. Unas, Cristianismo e Islamismo, son excluyentes en su universalidad y la otra es auto-excluyente en su nacionalismo.

    ¿Que pistas Juan..?

    3) Tengo que insistir. El no es un nombre de un Dios máximo que adquiere sucesivas advocaciones, sino el vocablo genérico para “dios”, que sólo adquiere la mayúscula cuando el monoteismo se asienta. La raíz es la misma que el Allah árabe, y a partir del término aparecen las menciones indirectas y “nombres hermosos”, desde el señor (adonai — baruj atá adonai), hasta “rey del mundo” (melej ha’olam), pasando por nombres menos comunes, como El Shaddai. Baal es también “señor”, pero traspasa la frontera con la figura humana en fecha posterior — p.e. el fundador del hasidismo es el señor del buen nombre, Baal Zem Tov.

    Lo lamento pero considerar Adonai como “hermoso” es una mala traducción griega de Adonis. En realidad es un nombre teóforo que hace referencia, en época helenística, al dios Haddad semítico occidental al igual que El-Shaddai.

    En cuanto a El me temo que te equivocas. El dios “El” es bien conocido en el ciclo mitológico de Baal ugarítico como dios supremo, así como a Baal como su pretendiente. Su trono estaba en una montaña, mas exactamente en el actual monte Gabal-l-Aqrah en Siria, el monte Kas/Kasion helenístico, es decir: El semítico monte Safon.

    4) en cualquier caso, y pese a préstamos en ambas direcciones, el panteón básico levantino desde Tiro hasta Jerusalén es netamente diferente al panteón caldeo. Hay raíces previas diferentes y, claro, la lengua es también de familia diferente, con la tiranía lingüística correspondiente. Pero en cualquier caso ningún pueblo de la época sobrevivió como el hebreo en el exilio babilónico, teniendo que reinventarse al levantar barreras culturales de pureza para no desaparecer.

    Claro.., unos son semitas occidentales y otros son semitas orientales,los caldeos, pero con una aclaración, los antiguos semitas occidentales no residían exclusivamente el área desde Tiro hasta Jerusalem, amigo mío, sino que llegaban hasta la actual Turquía.

    Vamos a ver, una de las colonias hebreas mas fecundas fue posiblemente la babilónica, hasta existe un Talmud babilónico, no lo pasaron tan mal.

    En cuanto al tema de “pureza”, es cierto, no se conoce religión en Oriente Próximo que tenga unos dogmas tan estrictos y punitivos.

    Saludos,

  • @ Lampuzo: Una pregunta que no tiene mucha relación con el tema que digamos pero…

    ¿Cómo se supone que debo leer la Š? ¿algo así como una sh? :oops:

  • @ Merkzek77Δ:

    Exactamente como propones.., una “S” aspirada.

    Saludos,

  • La religión hebrea es muy evolutiva desde sus orígenes cananeos (que niega con la historia de Ur de los caldeos) hasta el monoteismo completo (negativo respecto a otros dioses) durante el exilio babilónico. Es cierto que antes del exilio convivía con otros dioses, pero el exilio “purifica” (más bien, reinventa) la creencia yahvista.

    Por otra parte, los hermosos nombres no son un significado literal, sino apelaciones a características positivas del único Dios. En la sunna islámica se habla de 99 nombres, mientras que en la Tannaj los nombres de la divinidad se acumulan desde distintas tradiciones, primero, para llegar después a apelativos de la figura del Dios único. Evolución acumulativa, una vez más.

    Finalmente, El en protohebreo es “dios” genérico. Carezco de conocimiento de otras lenguas cananeas para pronunciarme sobre los textos hallados en ugarit, pero la evidencia bíblica es solvente. Más que nada, porque es una de las bases para la construcción de nombres hermosos. En el proceso de reconstrucción de la religión en tiempos inmediatamente anteriores al exilio babilónico, la evolución del término es lógica: si no hay más dioses, “el” tiene que denominar a una sóla entidad, porque no hay sitio para los dioses genéricos. Esa misma evolución se daría en tiempos de Mahoma con “Allah”.

    El exilio babilónico no fue malo en sí, tras la destrucción del primer templo. Pero, como te digo, si no se hubieran aislado religiosa y simbólicamente, habrían desaparecido como pueblo

  • @ Juan Chulilla:

    Este es un mapa general de las lenguas semíticas.

    Decir “Ur de los caldeos” es quitarle, me temo, alrededor de 3000 años de evolución religiosa a la ciudad de Urug mesopotámica.

    Juan, la religión semítica judía tiene tres puntos principales de inflexión:

    1. El Exilio Babilónico y el nacionalismo hebreo
    2. La Reforma Macabea.
    3. La Diáspora y el judaísmo rabínico.

    No tiene más.. No es comparable con los 3000 años de evolución religiosa de la primigenia ciudad mesopotámica de Urim.

    Juan, por favor, no purifica nada, recoge los dogmas religioso-filosóficos que se desarrollaron a finales del II milenio a.c. en la ciudad de Babilonia.

    “Dios” si que es un término genérico del indoeuropeo “Djeus”. El dios El es el genérico dios supremo semítico noroccidental, te pongas, Juan, como te pongas.

    Juan Chulilla dijo:

    El exilio babilónico no fue malo en sí, tras la destrucción del primer templo. Pero, como te digo, si no se hubieran aislado religiosa y simbólicamente, habrían desaparecido como pueblo

    En eso estamos de acuerdo.

  • Ur de los Caldeos es de donde sale Abraham por el llamado de D*s, junto con su padre Teraj. Si tienes antecesores sefardíes, cantaban esto: http://es.wikipedia.org/wiki/Quando_el_Rey_Nimrod

    Génesis 11:31 “Y tomó Thare á Abram su hijo, y á Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y á Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo: y salió con ellos de Ur de los Caldeos, para ir á la tierra de Canaán: y vinieron hasta Harán, y asentaron allí.”

    Justo antes del exilio, el incipiente monoteismo convivía con la religiosidad previa cananea, incluyendo la adoración a otras deidades en mesetas y alturas, en las massebot o piedras que los monoteistas consideraban anatema.

    Lo de El o Illah, bueno… tienen ambas acepciones. Es lo malo de las lenguas semíticas, que su base de raíces consonánticas depende mucho más del contexto que nuestra lengua

  • @ Juan Chulilla:

    El término caldeo es anacrónico fruto de una acepción griega de babilonios. Si Abraham hubiera salido de Caldea, eso significaría que inició su periplo hacia Canaan durante el periodo neo-babilónico, siglo VII y VI a.c.. No se puede leer la Biblia de forma literal.

    Juan, Nimrud es una corrupción de Puzzur-Ninrakh, rey de la dinastía de Akshak y reflejado en la “Lista Real” sumeria de los tiempos míticos, año 2500 a.c. aprox. Es curioso que el poema sefardí hable de “Luz Santa en la judería” cuando es conocida la existencia de un antiguo templo a Utu/Shamash en la citada ciudad.

    ¿Con cual explicación nos quedamos, Juan..?

    Haran/Harran(um) otra ciudad que perteneció al Imperio neo-babilónico con culto a Isin y a Shamash y que fue fundada en el II milenio a.c por la regencia de Ur/Urim.

    Justo antes del exilio, el incipiente monoteismo convivía con la religiosidad previa cananea, incluyendo la adoración a otras deidades en mesetas y alturas, en las massebot o piedras que los monoteistas consideraban anatema.

    Como ya te aclaré anteriormente, el monoteísmo sólo ha existido, y brevemente, en el Islam…, la religión judía no es un monoteísmo puro, siguen existiendo el culto a los Elohim ó héroes divinizados.

    ¿Entonces, y según tu argumentación Abraham, Jacob,..algunos de los personajes más exponentes de la religión hebrea eran paganos, no..?

    No, Juan, ante de la reforma del rey Josías, los hebreos practicaban un henoteísmo religioso, que no es lo mismo.

    Y si, soy descendiente de judíos sefarditas. Pero como yo, una décima parte de los nativos españoles.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies