Pauling, la vitamina C y la mentira ortomolecular

La medicina ortomolecular es una de tantas “medicinas alternativas”, y como tal no es más que un conjunto de premisas falsas y alejadas de la realidad que unos cuantos avivados utilizan para estafar a la gente. Que esto es así no es nada nuevo, pero como siguen apareciendo indivíduos  -como este, acá en Argentina- que promocionan esta terapia prometiendo curas increíbles, me parece que no viene mal recordar cómo viene la mano con esta mentira.

Linus Pauling

Nadie con un poco de sentido común puede negar que Linus Pauling fue un gran científico. Es considerado como uno de los fundadores de la biología molecular y la química cuántica, y ha hecho aportes importantes al conocimiento. Un ejemplo -solo por dar uno que a mi me parece genial- es el concepto de hibridación de orbitales atómicos, desarrollado durante las investigaciones sobre enlaces químicos por las que le otorgaran el Premio Nobel de Química en 1954. A esto habría que agregar que Pauling es, en realidad, doble Premio Nobel, ya que en 1962 se le otorgó el Nobel de la paz en reconocimiento a su fuerte oposición a las pruebas nucleares.

Claro que semejante currículo no es garantía de infalibilidad. Como en otros casos, entre los que se puede citar a Wigner y a Montagnier, Pauling demuestra que ganar un Nobel no impide que alguien caiga en argumentos falaces. Wigner derrapó con su hipótesis del observador consciente, de la que ya hablé en otra entrada. Montagnier, por su parte, se pasó al lado oscuro y ahora defiende la homeopatía. En el caso de Pauling el problema surge, a mi parecer, de un exceso en su visión molecular de la vida. Según él mismo:
“To understand the human body in health and in disease we need to know the structure of the small molecules and the large molecules.”
“Para entender al cuerpo humano en la salud y la enfermedad necesitamos conocer la estructura de las moléculas grandes y pequeñas.” [1]

Una visión reduccionista que en sí misma no tiene nada de malo ni extravagante, y que en cierta forma comparto, aunque haya llevado a Pauling a cometer un error.

El dos veces Premio Nobel, Linus Pauling.

Medicina ortomolecular, vitamina C y cáncer

Pauling no era médico sino químico de carrera, y puede que hasta fuera un poco más físico que químico en lo que a la forma de trabajar se refiere. Tal vez sea esto lo que lo llevó a buscar una causa común para varias -sino todas las- enfermedades. De esta búsqueda surgió la medicina ortomolecular, basada en la hipótesis de que la prevención y cura de las enfermedades puede lograrse regulando la concentración de las moléculas que se encuentran normalmente en el cuerpo humano. Estas moléculas pueden ser de vitaminas, aminoácidos, o cualquier otra sustancia que normalmente está presente en el cuerpo [2]. Tomando como premisa esta hipótesis Linus Pauling propone tratar las distintas enfermedades administrando dosis, mayores o menores a las normales según corresponda, de la/las sustancias necesarias para alcanzar una concentración molecular óptima. En el mismo artículo de 1967 [2] en el que presenta su hipótesis Pauling da algunos ejemplos de posibles tratamientos basados en esta idea, entre los que se menciona la ingesta de grandes dosis de ácido ascórbico -5 a 25 gr diarios- para aliviar resfríos y otras enfermedades infecciosas. En ese mismo año también publica Orthomolecular Psychiatry, donde aplica las mismas ideas a las enfermedades mentales [3].

Si bien en la terapia ortomolecular se administran distintas sustancias, la vitamina C parece haber sido la preferida de Pauling [4]. En 1970 publica el primer libro sobre el tema, titulado “Vitamin C and the Common Cold”, en el que afirma que consumir 1gr de vitamina C todos los días reduce hasta en 45% las probabilidades de contraer un resfriado en la mayoría de las personas, e incluso hay personas que podrían necesitar dosis mucho mayores. Como es de esperarse, e incluso el mismo lo acepta, fue ampliamente criticado por tanto por médicos como por otros científicos. No conforme con esto Linus decide redoblar la apuesta respecto de las bondades de la vitamina C, afirmando que megadosis de la misma podrían reducir hasta en un 10% la incidencia y mortalidad por cáncer. En colaboración con el Dr. Ewan Cameron, por aquel entonces jefe de cirugía del htal. Vale of Leven de Escocia, publica el libro Cancer and Vitamin C (1979). Más tarde, en 1986, publica  How to Feel Better and Live Longer en el que ya trata a la vitamina C como una verdadera panacea: mejora la salud general, previene contra enfermedades cardíacas, cáncer y otras enfermedades, y detiene el envejecimiento.

Pauling estaba completamente convencido de lo que decía, al punto de suministrarse a sí mismo dosis diarias de entre 12gr y 40gr de vitamina C cuando los síntomas de resfrío aparecían [5]. Lamentablemente, dado que no hubo controles adecuados, no hay manera de saber si tales dosis de vitamina C tuvieron alguna influencia en el desarrollo del cáncer de próstata que terminó con su vida en agosto de 1994.

¿Por qué la medicina ortomolecular es pseudocientífica?

Para construir una teoría no alcanza con hacerse de una hipótesis que suene “razonable”, sino que esta hipótesis debe ser verificada en forma experimental en repetidas ocasiones, y por distintos investigadores. En lo que respecta al testeo de medicamentos o terapias se debe ser muy cuidadoso, porque los resultados experimentales están muy afectados por el efecto placebo y es muy  difícil eliminar el sesgo de observación. Es muy común que los estudios sean ciegos y doble ciegos cuando se trata con sistemas de este tipo.

Varios estudios de este tipo se llevaron a cabo para poner a prueba las afirmaciones de Pauling acerca de los resultados positivos de las megadosis de vitamina C como medida contra el resfrío, y estos contradicen a la medicina ortomolecular [6]. Por dar algún ejemplo, nada más, se pueden nombrar 2 estudios independientes realizados en las mismas condiciones, uno en 1967 [7] y otro en 1972-1973 [8]. En ambos casos se inoculó a los voluntarios con el virus del resfriado común; la mitad de estas personas fue tratada con altas dosis de vitamina C y la otra mitad con placebos, varios días antes y después de la inoculación. El resultado fue el mismo para ambos grupos. Algo similar sucede con las afirmaciones que tanto Pauling como Cameron hacen en su libro Cancer and Vitamin C. En este enlace se describen brevemente 3 experimentos llevados a cabo en 1979, 1983, y 1985. En estos tres estudios se compara la evolución de pacientes con cáncer tratados con dosis de 10gr de vitamina C, y con placebos. En todos los casos ambos tratamientos tuvieron resultados similares, lo que hace muy poco creíbles a las afirmaciones de Pauling y Cameron. Incluso, hoy por hoy, es sabido que las megadosis de vitaminas tienen contraindicaciones, y la vitamina C no es la excepción.

A pesar de tener una importante cantidad de evidencia en contra la medicina ortomolecular creció y ganó una buena cantidad de adeptos, y estoy seguro de que esto es consecuencia directa del incondicional apoyo de su creador, Linus Pauling. Después de todo se trataba de un Premio Nobel -doble- , y sabemos lo fácil que es rendirse frente a una autoridad de ese calibre. Pero justamente por tener Pauling esta condición es que resulta llamativa la defensa, casi irracional, a su creación y particularmente a las supuestas bondades de la vitamina C. No falta quien piensa que detrás de todo esto hay, al menos, un poco más que convicciones y ciertamente tienen motivos para hacerlo. Basta citar el enfrentamiento que tuvo con Arthur Robinson, cuyo origen pueden entenderse en esta carta. Este enfrentamiento terminó en juicio, por el cual el instituto perdió cerca de 1 millón de dolares [9].

A todo esto -como si fuese poco- tenemos que agregar el hecho de que la medicina ortomolecular no entra entre las especialidades de la medicina regular, no se enseña en facultades -salvo, quizás, casos patológicos- y por tanto no existe nada parecido a un título habilitante que lo haga a uno “medico ortomolecular” o algo parecido. También está el hecho de que no hay publicaciones sobre medicina ortomolecular en las revistas científicas más conocidas, sino que para publicar sus “resultados” esta gente creó el “Journal of orthomolecular medicine”… Lo mismo hacen los homeópatas para simular que la homeopatía es medicina.

Con todo esto es fácil ver que la medicina ortomolecular es una pseudociencia de libro, creada a partir de falacias y sostenida unicamente por la autoridad de Pauling y algunos médicos. Por lo tanto aquellos que la ejercen son, en el mejor de los casos, inconscientes que ponen en riesgo la salud de las personas a las que atienden.


Referencias

[1] Linus Pauling. Molecular structure in relation to biology and medicine, 1959.
[2] Linus Pauling. Orthomolecular methods in medicine, 1967.
[3] Linus Pauling. Orthomolecular Psychiatry.
[4] Linus Pauling. My love affair with vitamin C, 1992.
[7]Schwartz AR, Hornick, RB and others. Evaluation of the efficacy of ascorbic acid in prophylaxis of induced rhinovirus 44 infection in man. Journal of Infectious Diseases 128:500-505, 1973.
[8]Hornick RB: Medical Counterpoint, Feb. 1972, p.15.
[9]Goertzel T, Geortzel B. Linus Pauling: A Life in Science and Politics. New York: Basic Books, 1995.
  • Carlos Schreyer dijo:

    No atribuir a mis palabras lo que no dije.

    ¿Qué se ha tergiversado de su comentario anterior?

    Lo que afirmo es que soy la prueba viviente de las bondades (en mi caso) de una dieta ovo-lácteo-vegetariana y de la ingesta de la vitamina “C”.

    Y esa afirmación es, sin más datos, errónea porque se basa en una anécdota. Winston Churchill vivió hasta los 95 bebiendo, fumando, sin probar la verdura y con una guerra mundial de por medio. Y nadie lo pone como ejemplo de dieta.

    Para ningunear mi proceder debe apelar con un caso (como ejemplo) operado de RECIDIVA de un cáncer poco diferenciado con una sobrevida igual o mayor a 38 años. Si no puede presentar un ejemplo parecido, no hable por el solo hecho de negar la evidencia.

    No, lo siento. En el peor de los casos, la tasa de supervivencia a tumores de glándulas salivares es superior al 20%. Su caso no demuestra nada.
    Entiendo que quiera sentirse especial y, hasta cierto punto, lo es: otros cuatro no han sobrevivido a lo que ha sobrevivido usted. Pero no es tan especial. Disfrute de su supervivencia e intente no buscarle causas infundadas.

  • Carlos Schreyer dijo:

    No atribuir a mis palabras lo que no dije. Lo que afirmo es que soy la prueba viviente de las bondades (en mi caso) de una dieta ovo-lácteo-vegetariana y de la ingesta de la vitamina “C”. Para ningunear mi proceder debe apelar con un caso (como ejemplo) operado de RECIDIVA de un cáncer poco diferenciado con una sobrevida igual o mayor a 38 años. Si no puede presentar un ejemplo parecido, no hable por el solo hecho de negar la evidencia.

    No hable sin presentar evidencias.

  • Carlos Schreyer dijo:

    No atribuir a mis palabras lo que no dije. Lo que afirmo es que soy la prueba viviente de las bondades (en mi caso) de una dieta ovo-lácteo-vegetariana y de la ingesta de la vitamina “C”. Para ningunear mi proceder debe apelar con un caso (como ejemplo) operado de RECIDIVA de un cáncer poco diferenciado con una sobrevida igual o mayor a 38 años. Si no puede presentar un ejemplo parecido, no hable por el solo hecho de negar la evidencia.

    No, Carlos. Nadie lo está menospreciando. Pero lo que dice usted es lo mismo que alguien que nunca tuvo cáncer lo atribuya a que toma todos los días jugo de naranja.

    Es totalmente ilógico, a usted lo trataron buenos médicos que lo sacaron adelante y la impresión del que lee sus afirmaciones es que los está menospreciando. No hay ninguna prueba científica seria de la utilidad de la vitamina C y la alimentación vegetariana para prevenir el cáncer, el hombre es un animal preparado para alimentarse tanto del reino animal como del vegetal, un omnívoro nato.

  • Carlos Schreyer dijo:

    Lo que afirmo es que soy la prueba viviente de las bondades (en mi caso) de una dieta ovo-lácteo-vegetariana y de la ingesta de la vitamina “C”.

    ¿Cómo sabes que es debido a esa dieta?, eso lo estás suponiendo tú.
    Has tenido suerte, te ha ido bien, lo celebro, disfrútalo…, :) pero no saques conclusiones por suposiciones porque te van a pedir que aportes pruebas.

  • Carlos Schreyer dijo:

    A quien lo solicite ofrezco mandarle mi biopsia por mail para evitar dudas.

    ..no por favor, ¡envíe solo los resultados!

    Carlos Schreyer dijo:

    Desde entonces me alimento con dieta ovo-lácteo-vegetariana (¿pseudociencia?) y con ingesta de la tan vapuleada vitamina “C”.

    -En el rincón derecho tenemos a nuestro campeón invicto…¡¡¡el ignoto brócoli!!, al que nadie a conseguido hincar el diente en años; su contenido de vitaminas pasa desapercibido ante sus contrincantes que no han conseguido siquiera tocarle…y en el rincón izquierdo tenemos a nuestro candidato al título, vapuleado allí donde combate, siempre por knock Out, debido a su codiciado contenido de…¡Vitamina C!!!, que así se hace llamar, también conocido como “El pastillita”. ¿qué opinión te merece este combate, Roger?
    -Buenas noches Marc. La contienda está decidida antes de empezar; este es otro combate que ejemplifica el poder de las mafias dentro de nuestro amado deporte. No sé que tipo de ranking a conseguido juntar en el cuadrilátero a contrincantes tan dispares. Una vergüenza para el espectáculo. Esto no va a durar ni un asalto.
    -Cosas de B. King y el negocio Roger. Se agotaron las entradas para este evento el día en que salieron…¿morbo quizás?…¿la enésima zurra al Pastillita?
    -Puede ser Marc, siempre gusta que vapuleen un poco al Pastillita, y desde luego brócoli no es un angelito, pero no creo el campeón debiera haber aceptado a rebajarse a pelear con este mindundi del Pastillita…y por supuesto no creo que Burguer King tenga nada que ver con esto…
    -…ehhh…gracias Roger. Y ahora, unos minutos publicitarios:

    Carlos Schreyer dijo:

    Al principio 4 gramos diarios, años mas tarde bajé a 2 gramos diariamente, hasta el presente. Y en todos estos años no tuve percances oncológicos.

    De corazón, enhorabuena, Carlos. Y si bien en efecto lo que hacemos tiene que ver en gran medida con la aparición de tumores, hay mucha gente que toma vitamina C y padece cáncer. Todos tomamos vitamina C en mayor o menor medida, pero por ahí con casi cualquier dieta….o mejor plantéeselo así: hay vegetarianos con cáncer.

    La cura oncológica es lo que ha definido su caso, como el de tantos…sin duda, a todos nos gustaría que un zumo de naranja lo curase todo. Quizás algún día aparezca algún elixir mágico, una panacea médica, pero no es el caso.

  • Carlos Schreyer dijo:

    No atribuir a mis palabras lo que no dije. Lo que afirmo es que soy la prueba viviente de las bondades (en mi caso) de una dieta ovo-lácteo-vegetariana y de la ingesta de la vitamina “C”. Para ningunear mi proceder debe apelar con un caso (como ejemplo) operado de RECIDIVA de un cáncer poco diferenciado con una sobrevida igual o mayor a 38 años.

    A ver. Recibiste un tratamiento contra el cáncer y, entre otras muchas cosas, empezaste a tomar vitamina C (y probablemente en estos 38 años te has comprado ropa nueva, puede que te hayas mudado, has hecho ejercicio…), ¿por qué la causa de que no haya vuelto el cáncer es la vitamina C y no el tratamiento?

    Carlos Schreyer dijo:

    Si no puede presentar un ejemplo parecido, no hable por el solo hecho de negar la evidencia.

    Pues mira, tú mismo eres la prueba de que los tratamientos convencionales funcionan.

  • Una triste verdad: los vegetarianos también adolecen de cáncer y lo anticipé en un librito que escribí “36 años sin cáncer” en el cual precisamente especifiqué eso. La solución al cáncer no es la dieta vegetariana, ni siquiera puedo asegurar que la vit. “C” tuvo una real incidencia en mi sobrevida, pero de lo que sí estoy convencido es que la ingesta de alimento crudo me mantuvo libre de recidivas. Mi razonamiento para adoptar un régimen crudi-vegano fue que en la naturaleza ningún ser viviente adolece de enfermedades degenerativas, solamente el humano y los animales domésticos tienen cáncer, artrosis,pólipos, divertículos, reuma, caries dental, etc.
    Y anticipándome a las críticas respecto de ese régimen, mencionaré a la Dra. Kristina Nolfi que en los años 40′ logró que se resumiera su cáncer de mama con una dieta absolutamente de alimentos crudos. Ya sé, debe haberse tratado de una “cura espontánea”. Pero resulta que un vez reducido el tumor se reincorporó a la vida “normal” occidental con una dieta mezclada de crudo con cocinado. Así fue que rebrotó el tumor y en adelante retornó a la alimentación totalmente cruda con lo que no volvió a adolecer del cáncer y vivió hasta los 75 años !!!
    Ah, y para aclarar la situación, jamás pensé en que mi régimen (menos estricto que el de la Dra. Nolfi) podría servir para curar el cáncer, solamente me sirvió a mi para ampliar notablemente la sobrevida después de haberse extirpado el tumor.

  • No recibí ningún “tratamiento” si se refiere a la quimioterapia. Solamente fueron extirpados los nódulos cancerosos y un vaciamento de ganglios. No tuve “quimio”, y la extirpación del cáncer no significa “cura”ya que sabemos que los tumores se denominan benignos si no se repiten y se diferencian de los malignos en que éstos sí se repiten. Tampoco puedo asegurar a ciencia cierta que la Vit. “C” me otorgó esta notable sobrevida, pero en caso de que ésta no hubiera sido causal de ello, queda nada mas que sospechar que mi régimen de alimentación naturista sería la única causa de mis 38 años sin cáncer.Pero seguramente ese razonamiento tampoco le “gusta”, verdad?
    Lo mejor sería negar todo y atribuírle a la casualidad la sobrevida que estoy logrando( en junio de este año serán 39 los años de sobrevida).

  • Carlos Schreyer dijo:

    Ah, y para aclarar la situación, jamás pensé en que mi régimen (menos estricto que el de la Dra. Nolfi) podría servir para curar el cáncer, solamente me sirvió a mi para ampliar notablemente la sobrevida después de haberse extirpado el tumor.

    Por favor Carlos, póngase la mano sobre el corazón y lea mis próximas palabras con sumo cuidado. ¿Que diría si le cuento que mi madre comió cocidos toda su vida y falleció a los 92 años? ¿No se da cuenta que todo lo que está comentando probablemente sea mera casualidad? Piénselo.

  • No piense en lo que sucedió con su Sra. madre. Trate de ponerse en mi lugar: dos veces operado de cáncer, la segunda vez de una repetición (recidiva) y esta segunda operación muy invasiva, vaciamiento de ganglios, me acortaron algunos tendones que me limitaron la apertura de la boca y me extirparon uno de los dos músculos esternocleidomastodeo (que mueve la cabeza). Una tercera aparición del cáncer sería muy probablemente de carácter TERMINAL.
    Su madre, por suerte, no tuvo cáncer, y se ve que Ud. tampoco, por lo que no sabe de las tribulaciones que pasa por quien es afectado por este mal (y ojalá que nunca lo sepa).
    Fue así que me puse en campaña para prevenir, o por lo menos postergar lo mas posible la próxima recidiva…….. Y lo logré……. ¿me puede culpar por ello?

  • @ Carlos Schreyer:
    No, pero se le puede “culpar” de llegar a conclusiones infundadas a partir de anécdotas y afirmaciones espurias como

    Mi razonamiento para adoptar un régimen crudi-vegano fue que en la naturaleza ningún ser viviente adolece de enfermedades degenerativas, solamente el humano y los animales domésticos tienen cáncer, artrosis,pólipos, divertículos, reuma, caries dental, etc.

    Porque los animales salvajes también tienen tumores (tiburones y demonios de Tasmania son dos ejemplos que me vienen rápidamente a la cabeza).
    O contradicciones como los vegetarianos también adolecen de cáncer y de lo que sí estoy convencido es que la ingesta de alimento crudo me mantuvo libre de recidivas. ¿Cómo es posible que una dieta que no impide la aparición de cáncer evite la (re)aparición de cáncer?
    Al menos parece que va abandonando su certeza sobre los efectos de la hipervitaminosis con vitamina C.
    No acabo de entender que busque referencias de 1940 para intentar justificar sus especulaciones: se ha avanzado bastante en el conocimiento del cáncer desde entonces.
    Por último, me intriga que haya llegado a escribir un libro al respecto.

  • Carlos Schreyer dijo:

    Mi razonamiento para adoptar un régimen crudi-vegano fue que en la naturaleza ningún ser viviente adolece de enfermedades degenerativas, solamente el humano y los animales domésticos tienen cáncer, artrosis,pólipos, divertículos, reuma, caries dental, etc.

    No quisiera hacer leña del árbol caído, no quiero cebarme con usted, pero esa afirmación es carente de veracidad, es parecida a la falacia del “buen salvaje”, por el hecho de “vivir en la naturaleza en estado libre”, no implica estar exento de enfermedades, ni mucho menos de las que usted menciona, en ese sentido se podría deducir que las personas de las tribus de la amazonia, o los bosquimanos de África, no sufren esas enfermedades, cosa que no es cierto.

    De verdad, no se haga daño a si mismo con afirmaciones de este tipo.

  • Hay que ver… Me voy una temporada y como se descontrola esto…

    @ MaGaO:

    Winston Churchill vivió hasta los 95 bebiendo, fumando, sin probar la verdura y con una guerra mundial de por medio.

    Con mi detallismo y pedantería habituales: DOS guerras mundiales de por medio, recordemos que durante la primera fue presidente de la Secretaría de Estado de Comercio, ministro de Interior y Primer Lord del Almirantazgo.

    @ Carlos Schreyer:

    lo anticipé en un librito que escribí “36 años sin cáncer”

    Es como ver de nuevo a Paco Umbral…

    en la naturaleza ningún ser viviente adolece de enfermedades degenerativas

    Tras 5 minutos en google: “Fowler’s Zoo and Wild Animal Medicine Current Therapy, Volumen 7”. Puede echar un vistazo a todo el libro, pero voy a sacar un ejemplo. Sección 8 “Primates”, capítulo 52 “Degenerative skeletal diseases in primates”, cito: “Baboons have been shown to be a natural model for human DDD [Degenerative Disc Disease], siplaying similar disc space narrowing, endplate changes, and facet joint arthropaty.”

  • Carlos Schreyer dijo:

    No recibí ningún “tratamiento” si se refiere a la quimioterapia. Solamente fueron extirpados los nódulos cancerosos y un vaciamento de ganglios.

    Lo que usted menciona fue precisamente su tratamiento y no le aplicaron rayos porque su enfermedad remitió. Todo lo demás que hizo, dieta y vitamina C incluídas, carece de la resonancia que le da usted. El hecho es que la enfermedad desapareció luego de la remisión, no dejó de existir debido a la dieta.

  • doc halliday dijo:

    Para que sea haga una idea, en una de tantas epidemias que padeció Palermo en el siglo XVII, está registrado que, una de las cofradías que recogían los enfermos, les daba a todos una estampita de San Genaro para que le rezasen.

    ¡Ahhh… San Genaro Benedetto! disculpen, el resto no lo puedo mencionar aquí, ya sabes, el dragón.

  • Carlos Schreyer dijo:

    Mi razonamiento para adoptar un régimen crudi-vegano fue que en la naturaleza ningún ser viviente adolece de enfermedades degenerativas, solamente el humano y los animales domésticos tienen cáncer, artrosis,pólipos, divertículos, reuma, caries dental, etc.

    Los dinosaurios también tenían cáncer.
    http://cienciadesofa.com/2016/04/los-dinosaurios-tambien-tenian-cancer.html

  • Todos los años miles de cazadores traen a su hogar innumerables presas (liebres, perdices, etc.) y no se sabe de ningún ama de casa que hubiese encontrado algún tumor canceroso en ninguno.

  • La certeza de sus afirmaciones me hace pensar que, o bien me conoce, o es un clavidente.

  • La certeza de sus afirmaciones me hace pensar que, o bien me conoce, o es un claravidente.

  • Carlos Schreyer dijo:

    Todos los años miles de cazadores traen a su hogar innumerables presas (liebres, perdices, etc.) y no se sabe de ningún ama de casa que hubiese encontrado algún tumor canceroso en ninguno.

    ¿Tú crees que las liebres y perdices las dejan vivir lo suficiente los cazadores para que desarrollen cáncer?. :)
    ¿Las amas de casa son oncólogos?

  • ¿ Cual es el razonamiento? que para llegar a los 95 años hay que tomar mucho Whiskey y fumar puros? Lo sensato es suponer que si no hubiera ingerido alcohol ni nicotina hubiera podido alcanzar una edad aún mayor.

  • Carlos Schreyer dijo:

    La certeza de sus afirmaciones me hace pensar que, o bien me conoce, o es un claravidente.

    Apreciado Carlos, no hace falta ser clarividente… Si analizas tus relatos de una forma crítica, (es decir, sin prejuicio cognitivo, como es tu caso), verás que no tienen fundamento científico tus creencias. Lo estás valorando con las vísceras, no con la razón. :)

  • Trate de leer algo sobre la vida de los “Hunzas”, lo encuentra en Internet o en el libro “Salve su cuerpo” de la Dra. Catherine Kousmine.

  • Explicación: los vegetarianos solamente no comen carne, pero cocinan, fríen y hornean como los demás humanos. El crudivorismo se basa en la ingesta de alimentos crudos total- o mayoritariamente.

  • Carlos Schreyer dijo:

    La solución al cáncer no es la dieta vegetariana, ni siquiera puedo asegurar que la vit. “C” tuvo una real incidencia en mi sobrevida, pero de lo que sí estoy convencido es que la ingesta de alimento crudo me mantuvo libre de recidivas.

    Enhorabuena. Ha sido galardonado usted con el premio “Defienda algo y lo contrario en la misma frase”.

    Carlos Schreyer dijo:

    mencionaré a la Dra. Kristina Nolfi

    Recurrir a charlatanes no suele ser indicación de tener buenos argumentos.

    Carlos Schreyer dijo:

    No recibí ningún “tratamiento” si se refiere a la quimioterapia. Solamente fueron extirpados los nódulos cancerosos y un vaciamento de ganglios.

    Eso, en mi pueblo, se llama tratamiento.

    Carlos Schreyer dijo:

    y la extirpación del cáncer no significa “cura”ya que sabemos que los tumores se denominan benignos si no se repiten y se diferencian de los malignos en que éstos sí se repiten.

    Pues no. No sé si será verdad que has tenido cáncer o no, pero de conocimientos sobre él estás cortito. Un tumor se clasifica benigno si no tiene capacidad de metastatizar, y maligno si la tiene. En los dos casos puede haber recidiva o no.

    Carlos Schreyer dijo:

    queda nada mas que sospechar que mi régimen de alimentación naturista sería la única causa de mis 38 años sin cáncer.

    Claro, y el tratamiento médico no tuvo nada que ver.

    Carlos Schreyer dijo:

    Pero seguramente ese razonamiento tampoco le “gusta”, verdad?

    Lo que me guste o deje de gustar es irrelevante. Ese “razonamiento” simplemente es erróneo.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies