El “Sol Invictus”. El culto sirio-romano a Shamash en el I milenio d.c.

Con la llegada de Constantino al poder en el siglo IV d.c. se propugna una política de fortalecimiento de la unidad del Imperio. Dentro de estas líneas de actuación se encuentra la necesidad de unificación religiosa de los territorios romanos donde cristianismo, mitraísmo y una variante oficial monoteísta de creencias al dios Sol de origen sirio, son las más prominentes o las más aptas para la reunificación.

Reconstrucción de un fresco donde aparece El dios sol Mithra y Zoroastro. 210 a.c. Dura-Europos. Siria. University of Yale Art Gallery

« Y, después de esto, fue a Arabia y se dispuso a atacar a los Hatrenos, una vez que ellos  mismos se habían sublevado. Su ciudad no es ni grande ni rica, y el territorio que la rodea está en su mayoría deshabitado y no tiene ni agua —excepto una poca muy mala— ni madera ni forraje. Pero estas circunstancias, que hacen imposible un asedio por un ejército numeroso, y el dios Sol, a quien está consagrada, la mantienen a salvo: porque no fue tomada ni por Trajano ni después por Severo… » Pasaje de la “Historia Romana”.  Dion Casio. Siglo III d.c.

Posiblemente, el Sol,  sea una de las divinidades de más antigua veneración  en Oriente Próximo y así era conocido por “Utu” por parte de los sumerios ó  nombrado como “Šamaš”    - En la triada divina acadia junto con  Ištar y el dios lunar Sin -  por los semitas orientales, donde tomaba atribuciones de juez y censor moral del mundo. Con la llegada al poder Mesopotamia de los semitas occidentales ó amorritas, con el apelativo de ” Sol Primaveral”, [d] Amar.ud, “El joven toro del Sol”, el dios Marduk, patrón de Babilonia, terminará tomando el poder divino del panteón mesopotámico, con algunos avatares, hasta su caída definitiva en el año 484 a.c. con la invasión persa aqueménida. Aunque el culto a Sol permaneció ahora bajo la personalidad persa del hijo de Ahura-Mazda, Mithra.

Trasladándonos a la “Creciente Fértil”, ya el siglo I d.c. , el historiador Filón de Biblos afirmaba que desde antiguo en Fenicia se había adorado a un “dios único” con la denominación de “Baal Shamain“, “Señor de los Cielos” y así aparece en multitud de inscripciones púnicas y cartaginesas.  La acepción  mas antigua que se conoce de éste dios data del reinado del rey Yehimilk de Biblos, siglo X a.c. (KAI 4 ). Existen otras referencias posteriores caso del tratado entre el  rey asirio Aššur-ahhe-iddina  y el rey  Ba’al de Tiro, siglo VII a.c (SAA 2,5 IV:10), apareciendo también en inscripciones en la  ciudad sirio-hittita de Karatepe, siglo VIII a.c. (KAI 26 A III 18) - Donde parece como “Señor/Creador de la Tierra” y en la versión luvita del texto como “dios de las Tormentas y de los Cielos” - . También fue adorado junto a la diosa de la fertilidad  en Palmyra y  en las  Hamãh y La’ash sirio-arameas, así como en  Harrán, Hatra y Dura-Europos.

« Quien borre el nombre de Zakkur, rey de Hamãh y La’ash de ésta estela ó cambie su ubicación de éste sitio ó alce su mano  contra ella (…) Baal-Shamain, El y Wer, Shamash y Sahar, y los dioses del Cielo y de la Tierra (…) podrían destruirle…» Pasaje de estela aramea. KAI 202  A 3.  Siglo VIII a.c. aprox.

Con el transcurso de los años, es probable que hubiera una asimilación entre Baal-Shamain y el dios Hadad/Haddad - dios semítico oriental, “Señor de las Tormentas” que se conoce desde la época acádica y que habla de un héroe guerrero. Sus supuestas armas fueron custodiadas en el templo de Tuttul hasta el II milenio a.c.  -  y, según JM Blázquez, estos a su vez con Shamash.  Si bien parece ser que en la época de esplendor de la ciudad de Mari, su templo principal en Terqa acogió el culto principal de Haddad junto a Dagan, Shamash e Ishtar, siendo Shamash el dios principal de Aleppo y Emar en ese tiempo. De igual manera,  Van der Toorm nos habla de una posterior general “solarización”- Debido, tal vez,  a la influencia de las “utopías sociales” del siglo II a.c. , Aristonico de Pérgamo - de las creencias sirias en la época helenística,  - En el templo  de Umm-el-Amed figura una mención a Baal-Shamain, KAI 18, y que era conocido como  “Zeus megistos keraunios”,  “El magnífico y brillante Zeus”  - que pasó por una  yuxtaposición de tales dioses como consecuencia  de  una revisión teológica  monoteísta - posiblemente influenciada por la filosofías mitraístas y neo-platónicas - , que concluyó  en un dios único de carácter solar  y creador único del Universo del que se conoce su culto hasta el siglo V d.c en Edessa, según Ignacio de Antioquía. Con posterioridad, ya en época de dominación romana, fue seguido en Baalbek, antigua Heliópolis helénica, como “Júpiter Heliopolitanus” donde tuvo uno de sus templo más prominentes, así como en Emesa y Palmyra donde era nominado como “El-Gabal- El “Señor de la montaña” y que lo vincula a  “El” y al ” Baal-Safón” semítico -,  en su forma latinizada: “Elagabal“.

Áureo de oro del emperador Heliogábalo, 212-222 d.c. Aparece en la cruz la inscripción "Dhys +Deos Soli Elagabal" y un motivo que representa al dios Sol conduciendo un cuadriga con la que se desplaza en el Cielo.

Es de anotar que si bien existía un ancestral culto al Sol propiamente romano, la llegada de las creencias hacia el dios Sol sirio  a Roma habría que situarlas originariamente en las prácticas religiosas de los esclavos, ciudadanos sirio-romanos y comerciantes que llegaron a la Península Itálica  desde Oriente a partir  del siglo II a.c., aunque fue con posterioridad, en los tiempos  de Séptimo Severo,  cuando algunos miembros del senado con ese origen oriental siguieron observando sus nacionales creencias, si bien de forma no pública. Se sabe también que la familia imperial Severa estuvo fuertemente vinculada a Siria, hasta el punto que el mismo Séptimo, así como su sucesores, tenía un fuerte  parentesco con la principal familia sacerdotal de Emesapor lo que el culto a Elagabal, ya titulado como “Dei  Solis Invicti Elagabali”,  se extendió, adquiriendo gran influencia entre la nobleza romana. Al hilo de éstas creencias, Caracalla, sucesor de Séptimo, en un edicto al pueblo romano  expresó su deseo que éste sincretismo religioso, y su fe, fuera universalmente aceptado en Roma. Más fue como el nuevo emperador Heliogábalo, 203-222 d.c., antiguo sumo sacerdote del templo de Emesa, cuando se impuso mediante ordenamiento imperial su culto en Roma, desplazando incluso al dios  Júpiter  de su dignidad de “Roman Optimus Maximus Capitulinus”.

Muchas de las características básicas de éstas creencias solares nos advierten que se trata de un monoteísmo puro. Así la vinculación entre el dios y el creyente, a diferencia de los generales rituales politeístas, es de carácter privado e íntimo. Existe una promesa hacia el devoto de una gloria celestial a su muerte, siendo estos parabienes de consecución exclusiva de los creyentes que entre ellos tenían la denominación de “hermanos”. Muerte  que está acompañada de rituales con una intensa experiencia religiosa y tumultuosas celebraciones de júbilo. Se aceptaba que el devoto poseía un alma pura cuya misión era conseguir una felicidad perfecta y cuyo gozo supremo debía ser trasladado a un plano fuera del mundo material.  Otra de las diferencias fundamentales sobre la tradición deítica romana era que el “Sol Invictus” no se presentaba como un ente abstracto y sobrenatural, si no que renacía siempre, en su amanecer, tras combatir contra los poderes demoníacos y de la oscuridad, ejerciendo así de guía espiritual   en la victoria diaria de sus adeptos  en su particular  lucha  contra los poderes del mal y como símbolo del renacimiento tras la muerte en espera de la “Luz Eterna”.

Sería de suponer que el culto a Elagábalo desaparecería con la muerte del emperador Heliogábalo, ante su obsesión personal por implantar su credo, pero no fue así. Numerosos textos nos direccionan a que el Sol fue finalmente  identificado como “Júpiter Optimus Máximus Dolichenus” y aunque pasó a ser una deidad de segundo rango, el hecho que fuera “tutor” de las legiones romanas  desde los tiempos de los Severos, posibilitó la propagación de su culto por todo el imperio. Propagación que se vio favorecida en Asia por su similitudes con el mitraanismo persa del que recogería determinados dogmas: Caso del bautismo, la existencia de un Cielo y un Infierno para las almas, su resurrección y Juicio Final, así como la celebración de 25 de diciembre como el día del  nacimiento del dios y la consagración del domingo como día sagrado. Más no sería hasta la reforma religiosa de Aureliano, 274 d.c., cuando el culto sincrético y monoteísta al “Sol Invictus”  Elagabal fue completamente aceptado por Roma, tomando su credo  la liturgia definitiva como “Deus Sol Invictus” y constituyendo las bases para la uniformidad religiosa del Imperio durante los cincuenta años siguientes.

Las primeras creencias del posterior emperador Constantino, 272-333 d.c.  en “Deus Sol Invictus” son indiscutibles, más su posterior conversión en el lecho de muerte al cristianismo trajo consigo la pérdida del favor imperial hacia el culto al Sol, aunque se mantuvieron sus creencias definidas como paganas. Tras la muerte Constantino y algunas luchas por el poder capitolino, el nuevo emperador  Juliano, 332-363 d.c., rompió con el cristianismo y en lo que se había convertido la política religiosa imperial, volviendo sus devociones hacia un culto solar de fuertes influencias mitraístas que persiguió duramente al cristianismo. En  los siglos V y VI , éste culto solar se desvaneció ya definitivamente en Roma por virtud del cristianismo, si bien habría que añadir que los primeros cristianos en sus prédicas hablan de un “Dios Solar”  como creador del Sol y  “Dios de la Justicia”.

La controversia sobre la sobre la posible influencia del culto a “Deus Sol Invictus” en el Cristianismo continúa, pero no es menos cierto que, y existe una unanimidad en este hecho, que el 25 de diciembre como día del nacimiento de Cristo - en principio la Epifanía era el 6 de enero - es una clara evidencia de tal posibilidad. Tampoco se puede obviar que todos los templos cristianos están orientados hacia Levante, al igual que los templos dedicados al culto del Sol y otros no menos significativos:

Mosaico romano. siglo IV d.c. aprox. Necrópolis del mausoleo "M" de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Una representación de Cristo como "Deus Sol Invictus" ¿?


Referencias:

“The cult of Sol Invictus” Gastón H. Halsbergue (1972)

“Hatra, la ciudad santa del dios Shamash” J.M. Blázquez (1981-2006)

“Dictionary of deites and demons in the Bible DDD”  K. Van der Toorm, B. Becking, P.W. Van der Horst (1999)

“History of Syria, Including Lebanon and Palestine” Philips K. Hitti (2004)

Imágenes:

en.wikipedia.com

historyhauntersinternacional.org

es.encydia.com

Share

Phobos Grunt, HAARP y los voceros del reino

phobos-grunt

Hace ya unos días que escuché a nuestro locutor favorito de voz profunda y cascos bluetooth hablando de un ex-militar ruso que había saltado a la palestra al acusar a los americanos de haber atacado la sonda Phobos Grunt con una emisión de HAARP, lo que provocó que toda la misión se fuera al traste. No puedo negaros que mientras que estaba viendo el programa me estaba frotando las manos porque me imaginaba que todo esto sería otro bulo incubado por los generadores de hoaxes de siempre, como WWN, whatdoesitmean o alguno similar. Corrí a google y me quedé anonadado al comprobar que la noticia era cierta, habiéndose hecho eco de ella la agencia EFE y apareciendo en varios diarios nacionales de España como ABC o el mundo.

Alguno recordaréis que hace unos meses puse en el blog un vídeo con una  representación animada de la misión Phobos Grunt y me pareció realmente compleja. Y los encargados de la misión eran los técnicos de la agencia espacial rusa, que a decir verdad, nunca han conseguido completar con éxito ninguna de las 19 misiones que tenían como destino el planeta rojo. La estadística jugaba en contra.

 

 

El Phobos Grunt además ni siquiera tenía previsto sobrevolar Alaska. Tras 3 vueltas a la Tierra saldría destino a Marte, como podéis ver en este mapa (click para ver más grande):

ruta phobos grunt

La antena de HAARP es direccional y concentra su potencia en la vertical. Si la nave no pasa justo por encima ni se entera. Además todos los satélites tienen que llevar apantallamientos por lo que la posibilidad de que HAARP pudiese dañar un satélite que pase justo por encima me parece poco realista.

Pero entonces ¿por qué hizo esas declaraciones el teniente general Nikolay Rodionov? De otras noticias recientes en las que aparece este exmilitar, se deduce que tiene un especial interés en promover un clima de confrontación que de pie a un despliegue armamentístico en la Rusia occidental, en respuesta al despliegue del escudo antimisiles de la OTAN.

Otros científicos más sensatos, como Yuri Karash, miembro de la academia rusa de cosmonáutica, cuando fue preguntado sobre estas declaraciones del ex-militar en una entrevista de un medio ruso dijo:

Los misiles Bulava no vuelan porque los americanos les lanzan rayos desde sus satélites, el submarino Kursk se hundió porque otro submarino americano lo embistió. Siempre que algo se estropea o se rompe le echamos la culpa a los americanos. Esta es una técnica bien conocida por medio de la cual los dirigentes de las instituciones militares y los gerentes de las empresas tecnológicas se descargan de sus torpezas y de su falta de profesionalidad.

Los americanos no hicieron nada.  El fallo es debido a la incapacidad de los técnicos rusos en poner en funcionamiento el satélite, que fue lanzado apresuradamente al espacio.

Share

Los hombres magnéticos ¿atracción o repulsión?

magneto

Veinticinco años han pasado desde que el mundo se vio sacudido por el accidente nuclear de Chernobyl en Ucrania. Dado que los cánceres atribuibles a la emisión de materias radiactivas tienen un largo período de latencia, el número de víctimas de este incidente sólo puede ser estimado. Algunos informes predicen que las consecuencias de la fuga radiactiva podría dar lugar a varios cientos de miles de casos de cáncer, mientras que otros ponen el número más cercano a 30.000. En cualquier caso, el uso del término “desastre” es ciertamente apropiado. Sin embargo, al trabajador de una fábrica de Chernovyl, Leonid Tenkaev y su esposa, el accidente les produjo un resultado muy distinto. Los convirtió en imanes humanos. O al menos eso dicen.

Hay fotos de la pareja con cucharas, llaves e incluso planchas adheridas al pecho como si estuviesen pegadas con pegamento. Quizá incluso realmente lo estaban. En las fotos no se puede apreciar. Pero los Tenkaev no son los únicos que dicen tener tales poderes magnéticos. De hecho, internet está llena de fotos y videos de “hombres – imán” con cualquier cosa pegada a sus cuerpos, desde monedas a teléfonos móviles.

Para estos personajes los cubiertos y especialmente las cucharas, tienen un atractivo especial, aunque a diferencia de los psíquicos como Uri Geller, éstos no las doblan, solo las atraen.  ¿Cómo? Abundan las explicaciones acerca de cómo el organismo pueden generar campos electromagnéticos, que en estos individuos son especialmente potentes. Y efectivamente, el cuerpo humano genera pequeños campos magnéticos, aunque son demasiado débiles como para atraer metales.

¿Cómo lo consiguen entonces? Una de las características comunes en los hombres magnéticos es la capacidad para desviar la atención del observador, algo utilizado por los prestidigitadores. La prueba de ello es que ninguno reclamó el premio de 1 millón de dólares ofrecidos por la Fundación Educativa James Randi para cualquier manifestación de un fenómeno paranormal bajo condiciones controladas. ¿Será porque Randi es especialmente hábil detectando este tipo de trucos?

Tal vez el imán humano más famoso es Miroslaw Magola, un polaco que vive en Alemania, pero viaja por todo el mundo buscando “verdades universales”.

magola

Parece que en 1992 se descubrió que tenía la capacidad de desafiar las leyes de la naturaleza. Magola puede hacer que los objetos se adhieren a su cuerpo simplemente a través de “poder del pensamiento.”

A juzgar por las fotos que distribuye ampliamente en la Web, Magola se especializa en platos de metal con superficies lisas. En sus actuaciones parece entrar en un frenesí magnético mental, momento en el que coloca sus manos en la parte inferior de cuencos vueltos del revés ,y los recoge, desafiando aparentemente la ley de la gravedad. También puede pegarse los cuencos en la calva. Listo para ponerse debajo de una gotera y hacer un trabajo útil.

magneto2 Otro imán humano, muestra con orgullo unos cuchillos de carnicero pegados a su pecho desnudo. Por supuesto que están pegados a la piel por la parte plana, y no por el filo. Y ahí se encuentra una pista. Los objetos que se adhieren a los imanes humanos siempre tienen una superficie lisa.

¿Alguna vez ha cortado una patata con un cuchillo afilado que tiene una hoja ancha? Puede ser todo un reto despegar el cuchillo del tubérculo. Las superficies lisas tienden a pegarse cuando les separa una fina capa líquida. Al presionar objetos lisos contra una piel grasa se crea un efecto de succión. Hay gente que producen un sudor especialmente pegajoso que favorece más aun la adherencia. Hay incluso una patología conocida como “síndrome de adherencia cutánea adquirida” o “síndrome de piel pegajosa” en la cual la piel de las personas afectadas se vuelve adhesiva con la humedad.

¿No es interesante que los imanes humanos nunca tienen pelo?

¿Y por qué es que todos los imanes humanos se pegan los objetos directamente sobre la piel y nunca a través de la tela? Los imanes auténticos no tienen ese problema. James Randi ha desacreditado en numerosas ocasiones a los imanes humanos, simplemente preguntando a los demandantes sí eran capaces de atraer metales después de echarse polvos de talco sobre su cuerpo. Ninguno aceptó.

Pero Magola ha desafiado a sus detractores mediante la aplicación de polvos de talco en las manos e incluso circula un video como prueba.

El video es totalmente convincente. Aplica polvos de talco con su mano derecha, y luego procede a recoger la taza boca abajo con su mano izquierda que parece estar extrañamente curvada, como si quisiera ocultar algo. ¿Tal vez una capa fina de grasa?

¿Y por qué los imanes humanos no atraen objetos de forma irregular, o esferas? ¿Podría ser debido a que la adherencia depende mucho del tamaño de la superficie de contacto? ¿Y por qué las agujas de las brújulas no apuntan hacia estas personas magnéticas?

Magola afirma que está listo para cumplir con el desafío de la James Randi Educational Foundation y recoger el premio de 1 millón de dólares por la demostración con éxito de un fenómeno paranormal. Pero la verdad es que nunca ha solicitado la demostración delante de Randi, incluso después de reiteradas peticiones de éste para que lo hiciese.

¿Podría ser que bajo condiciones de prueba el poder desaparece? Pienso que sí. Sobre todo con magos observando que estén familiarizados con la cera mágica y otros artificios que se pueden utilizar para crear la ilusión de desafiar la gravedad. Después de todo, las levitaciones y las suspensiones son el abc de los magos.

Pero los magos no tienen la pretensión de desafiar leyes de la naturaleza, sólo de ofrecer sano entretenimiento con trucos y dentro de los límites de la ciencia. Por contra, las proclamas de los hombres magnéticos producen repulsión, más que atracción.

Fuente: The gazette

Via: Metabunk

Share

Filtración de imágenes de aliens capturados tras accidente en Roswell: FAKE

aliens

El vídeo más popular de la semana pasada en Disclose.tv es este que podéis ver aquí debajo. En él se muestra una imagen que presuntamente se tomó el 8 de julio de 1947 tras el accidente de Roswell. En la imagen aparecen 6 cuerpos de forma humanoide, dispuestos sobre unas camillas. En el vídeo se dice que esta imagen se ha filtrado en 2011.

El hecho de que la toma sea en color, no es evidencia del fake, ya que en 1947 ya se disponía de esta tecnología. Kodachrome fue introducida en 1935 y Agfacolor en 1936.

Pero en cualquier caso, la fotografía es mucho más reciente. Se trata de una toma de unos maniquíes realizados por el artista de efectos especiales Mike Fields para la serie Expediente X.

Fields05

Referencias:

http://makeupfx.borec.cz/B.Xfiles.html

http://www.scoretrack.net/scifiles/xfiles.html

Share

¿Zecharia Sitchin fue un fraude?

NO
Alan Brain

Calificar a Zecharia Sitchin de fraude o charlatán no tiene fundamento. El no falsificó nada. No engaño a nadie pues creía en su teoría, y la historia de los albores de la civilización no es, hasta ahora, una ciencia exacta. Murió en el 2010, a los noventa años de edad, rogándole a la comunidad  científica que le hiciera un examen de ADN a los restos de la reina Puabi, para así corroborar sus teorías. No importa si se equivocó al interpretar algunas tablillas sumerias, quizás Nibiru no exista o no esté donde el cree que está, quizás el Enuma Elish sea una colisión estelar lejos del Sistema Solar, quizás los Anunnaki no eran extraterrestres sino humanos de una raza desaparecida.
Equivocarse en eso no lo convierte en un fraude. Son sus teorías, ideas planteadas desde la perspectiva del investigador que se atreve a desafiar el intolerante monopolio de la verdad.
Mientras los científicos que defienden la teoría evolucionista siguen buscando al antepasado común de humanos y primates, tratan de mostrar alguna cadena evolutiva en las proteínas de las secuencias de aminoácidos de las diferentes especies, enmudecen ante el hecho de que la probabilidad de que una sola célula viviente surgiera espontáneamente de la sopa primordial es de 1/1’040,000, o cierran filas cuando alguien descubre huesos en formaciones geológicas de casi 100’000,000 de antigüedad, Zecharia Sitchin no tiene vacíos tan significativos en su teoría y tampoco la ha convertido en un pedazo de plastilina que se moldea según se necesite. Sitchin plantea que fueron los Anunnaki quienes aportaron la tecnología necesaria para el sorprendente desarrollo de algunas civilizaciones antiguas como los aztecas, los mayas, los olmecas, los egipcios y los incas, y quienes universalizaron la cultura, llevándola de un continente al otro. Esa teoría, que no es exclusiva de Sitchin pero que él desarrolla como nadie y persigue hasta el final, es una de las explicaciones más convincentes para enigmas como: los perfectos cortes de las piedras de Puma Punku en Bolivia, el nivel matemático necesario para lograr incorporar la circunferencia de la Tierra en las dimensiones de las pirámides egipcias y mayas, las gigantescas cabezas olmecas con rasgos africanos encontradas en México, el famoso avión dorado de los Tolima, los Vimanas o naves voladoras mencionadas en los textos sagrados hindúes de miles de años de antigüedad, la monstruosa piedra “Hajar el Gouble” en Baalbek con sus más de 1,500 toneladas, el desplazamiento de bloques de concreto de más de 15 toneladas a las alturas de la fortaleza de Ollantaytambo en Perú, y el extraordinario cálculo del tiempo de los sacerdotes de la cultura maya, entre otros enigmas que atormentan a los defensores de la historia convencional. Su hipótesis sobre los dioses Anunnaki que vienen a nuestro planeta a buscar oro para fines tecnológicos nos obliga a reflexionar sobre el porque de la obsesión con el metal dorado de la mayoría de las culturas antiguas.
Zecharia Sitchin fue un incansable buscador de la verdad que no aceptó la historia convencional como la única verdad. A Sitchin hay que leerlo con mente abierta, pues si bien algunas de sus premisas pueden ser equivocadas, su gran legado es el universo de interrogantes que nos presenta, y que sólo podremos ver, si dejamos de lado las convenciones y por un momento empezamos a cuestionar en vez de repetir. Sitchin nos devuelve la capacidad de volver a hacernos las preguntas primigenias. Aquellas que, hace miles de años atrás, nos hicimos el primer día que decidimos mirar al espacio…

SI
Lampuzo

 Richard P. Feynman, en una  introducción de una de sus conferencias, relataba mediante una analogía, en referencia a las reglas y el método, cómo un sacerdote maya explicaría la regla de los “cinco ciclos de Venus”, sabiendo, por observación, que se aproximan a ocho “haab”/años de 365 días y quisiéramos saber el primer paso para la predicción de su siguiente aparición. Sin duda diría que “restando dos números”. Más si se diera la circunstancia que  la operación “sustracción” fuera desconocida por los interpelantes, es probable que  diría: “Supongamos que queremos restar 236 a 584. Primero contemos 584 judías y pongámoslas en un puchero. Luego contemos 236 judías y dejémoslas a un lado. Finalmente contemos las judías que quedan en el puchero y ese el resultado de ‘sustraer’ 236 de 584”.

“Contar judías”, en definitiva, es lo que hace la Ciencia en general, ni más ni menos.

Pero cuando se trata de Historia ó de Historia Antigua, las “judías” tienen su “matiz diferente”: Pudiera darse la posibilidad de poder “recrear” tal escena. Seguramente lo que encontrarían los arqueólogos sería los restos de un puchero y unas judías esparcidas, tras arduos trabajos de meticulosa excavación y clasificación. Con mucha suerte, tal vez  una estela de piedra de la citada escena ó, tal vez, un parcial relato: “Kinich kakmó, el  bajado de los Cielos, bendiga a su Ah K’in que regaló la sabiduría del puchero y sus judías” Con estos datos conocidos podríamos deducir, como conclusión, que nuestro puchero está vinculado al conocimiento – sabemos que Kinich kakmó es el dios de la sapiencia maya – ,  que su aprendizaje, a su vez, está relacionado con la casta sacerdotal maya, los “Ah K’in”, y que las judías, así como el puchero, debieron de formar parte de algún procedimiento de enseñanza, tal vez, matemático.

Siguiendo con la analogía… ¿Como “trabajan los libre pensadores”, caso de Zecharias Sitchin…?  Tras la constatación  por parte de los arqueólogos que las judías encontradas son 20 dentro del  área más cercana a los restos del puchero y 15 en un perímetro mas exterior, Sitchin procedería a “interpretar” estos fidedignos datos, diciéndonos  que el número 20 son los ciclos de Venus – número sagrado de los mayas por ser la base numérica con que contaban y determinado el interés de los mayas en la  observación del citado planeta –y que concordarían con la bajada “desde los Cielos” del dios maya –  aquí citaría al arqueólogo jefe que encontró el puchero -. Nos aseguraría que 20 veces 15 ciclos, “operación matemática”, desde el comienzo del calendario maya, sería  cuando el planeta de Kinich kakmó.  - un desconocido “exoplaneta” llamado “La octava tortuga” y  supuesto primigénio origen mítico de éstos seres divinos de superior inteligencia -,   chocará contra la Tierra u otros relatos de semejante entidad.

Formando parte de su conclusión final, Feynman nos dice que hipótesis como las anteriores, hoy en día, no aportan nada ni al conocimiento, ni a la Ciencia en general porque no tienen que ver con el hecho principal constatable y que en nuestro hipotético caso trata de un procedimiento para enseñar operaciones matemáticas simples en el contexto de la antigua cultura maya.

 “No cuentan judías”.

Share