El Tribunal Supremo reconoce el derecho a informar sobre un pseudoterapeuta

La Sala I de lo Civil del Tribunal Supremo ha revocado la condena impuesta por la Audiencia de Baleares a Antena 3 Televisión por vulneración del derecho al honor, la intimidad y la propia imagen de un experto en ‘coaching’ de quien emitió en 2010 un reportaje con cámara oculta grabado en su consulta en Mallorca, cuya finalidad era denunciar determinadas prácticas pseudomédicas atribuidas a dicha persona.

¿Cómo empezó todo?

Todo comenzó cuando una familia recurrió a RedUNE, una organización sin ánimo de lucro dedicado a la ayuda y el asesoramiento sobre grupos de manipulación psicológica, para trasladarles “su preocupación por un familiar que tenía relación con Thomas Hertlein, persona que se presentaba como odontólogo en Internet, y realizaba actuaciones supuestamente de intrusismo profesional, aparte de cuestiones en el ámbito económico que estaban destrozando a diversas familias. Que recuerde bien, eran tres casos parecidos, pero a distintos niveles de victimización”.

RedUNE reprodujo en su web un artículo en alemán sobre este terapeuta, que posteriormente fue obligada a retirar. Tiempo después, aportó información a la cadena Antena 3 para un programa de investigación sobre Hertlein que utilizó cámara oculta.

La demanda

Ambos, Antena 3 y RedUNE, fueron demandados por vulneración del derecho al honor, de la intimidad y la propia imagen de Hertlein. La Audiencia de Baleares les condenó a pagar 104.000 euros (92.000 de Antena 3 y 12.000 de RedUNE).

La sentencia del Tribunal Supremo

Hace unos días el Tribunal Supremo dictó sentencia, dejando sin efecto la anterior de la Audiencia de Baleares, y reconociendo el argumento de que no existe intromisión ilegítima en el honor del demandante porque, en este caso, prevalece la libertad de expresión e información ante el interés general.

La información fue veraz porque el demandante se atribuía unos poderes curativos, a modo de don especial, que podía generar falsas esperanzas en personas enfermas, quienes además pagaban al demandante cantidades muy considerables y a las que se incitaba a alejarse de su familia y círculos más cercanos.

El uso de cámara oculta puede no ser ilegítimo si resulta proporcionado al interés público de los hechos registrados

Fuentes:

https://www.xataka.com/medicina-y-salud/historico-golpe-judicial-contra-las-pseudociencias-la-salud-de-los-pacientes-es-un-asunto-de-interes-publico

http://infocatolica.com/blog/infories.php/1711281035-el-tribunal-supremo-reconoce

 

  • Hola:

    Que bueno que el Tribunal Supremo haya dictado sentencia a favor de la ciudadanía, el bien común.

    Espero que esto se consolide como precedente para casos similares y para seguir avanzando con sensatez para construir una sociedad cada vez mejor, en temas como seguridad y justicia.

    Donde el conocimiento sea nuestro guía y los buenos sentimientos nuestra inspiración.

    Saludos.

  • Aplausos para el Tribunal
    Hay que poner en evidencia a estos charlatanes
    Se escudan intimidando a quienes los dejan en evidencia con sus amenazas de demandas, pero si la justicia se pone del lado del bien comun no podrán hacer nada

  • Pues ¿qué quieren que les diga?

    A mí me parece claramente insuficiente. En mi opinión el poder informar de que hay estafadores mintiendo a la gente y poniendo, con ello, su salud en riesgo, no alcanza.

    Estos hechos deberían ser perseguidos penalmente y poner “a la sombra” a unos cuantos.

  • @ Freston:

    Creo que ves el vaso medio vacio, y yo lo veo medio lleno.

    Por lo menos se ha dado un paso importante, lo que hace posible que vengan los demás.

    Saludos.

  • @ Freston:
    Y estoy de acuerdo en ambas cosas. En meter en la cárcel a los estafad0res (no cabe duda de que se trata de un delito de estafa, cuando se produce un perjuicio patrimonial a alguien, mediante engaño y con ánimo de lucro). Y en aportar al juez toda prueba de que se esté realizando cualquier práctica que pueda ser tipificada dentro de este delito.

    Yo siempre he sido partidario de aquello de “luz y taquígrafos”. En cuanto enciendes la luz y se hace público lo que ocurre, estos, lo primero que hacen son las maletas.

    Sin embargo…

    Sin embargo, se debe tener en cuenta que internet no es precisamente el seno de Abraham. Como sabéis, se organizan verdaderas cacerías contra determinados sujetos por un simple bulo deslizado en el lugar adecuado, y se montan en cuestión de minutos jaurías dispuestas a linchar a quien haga falta. Todo lo que necesitan es que alguien facilite un motivo…o lo fabrique.

    Por poner un caso clásico, la NASA es víctima de toda una red de bulos y disparates en la red, que han creado el clima adecuado para establecer una duda sobre lo que nos oculta (¡pobre NASA!).

    Aquí se podría establecer un interesante debate acerca de los límites de la justicia, de la libertad de expresión, del derecho a la propia imagen y de los límites al uso que hacen los medios de la información ofreciéndola de modo sesgado y sin prácticamente comprobación de fuentes y contenidos, según las necesidades de la cadena emisora.

    Igualmente, habría que hablar un poco acerca de la responsabilidad de medios, pero también de espectadores que no filtran en absoluto lo que reciben y acaban linchando sin razón a quien ni siquiera saben si es o no culpable

    En esto de hacer justicia, hay que hilar muy fino para evitar muchos males, y no debe ser un programa de televisión quien dicte culpabilidades, aunque esto sea carnaza para al audiencia.

    Me acuerdo del asesinato de Rocío Wanninkhof: Creo que hace 18 años de aquello. Después de un asesinato que no cometió, Dolores Vázquez vive refugiada en una pequeña localidad al este de Londres. De no haber aparecido el verdadero culpable del crimen de Rocío Wanninkhof y de haberse ratificado su condena, Dolores habría cumplido 15 años de cárcel. Sin embargo, habría que preguntarse sobre la clase de libertad que ha disfrutado en todo este tiempo.

    Es jodido esto de juzgar, si.

  • @ lamentira:

    ¡Vaya!, comentario duplicado. Pido disculpas pero no se cómo lo he hecho, francamente.

    Sr. Lamentira, por favor, si tiene oportunidad, borre la copia del comentario.

  • @ Doc Halliday:
    Tiene usted razón, pero creo que coincidirá en que, por inevitables que sean los errores que bien destaca, es mucho más garantista un proceso judicial que la información que se pueda dar en un medio (como también es evidente, no sería el primer linchamiento mediático totalmente injusto) con o sin cámara oculta. ¡Y qué decir ya de las redes sociales!

    Muchas veces, cuando abogamos por la justicia y el cumplimiento de la ley y se nos tacha de totalitarios o poco demócratas, me sale una sonrisilla de medio lado de conmiseración. No se dan cuenta de que la democracia y la libertad se garantizan, precisamente, de este modo.

  • Freston dijo:

    Pues ¿qué quieren que les diga?

    A mí me parece claramente insuficiente. En mi opinión el poder informar de que hay estafadores mintiendo a la gente y poniendo, con ello, su salud en riesgo, no alcanza.

    Estos hechos deberían ser perseguidos penalmente y poner “a la sombra” a unos cuantos.

    Totalmente de acuerdo. Incluir aquí religiones y demás basura que también ponen en riesgo la salud, sobretodo mental, de la gente, sería otro paso adelante.

    Al fin y al cabo les están estafando, e incluso puede que traten de curarse por fe.

    Solo que claro, unos estafadores mueven unos cientos o miles al mes, y los otros pueden pagar unos millones de pavos diarios en abogados…imagino que desde un punto de vista legal no habría problema, pero tienen mucha pasta…

  • Lamentira, es llegar y besar el santo…ya va siendo hora de poner escapularios en la salita…para mejor contrición de los irredentos que por allí pasamos.

  • @ Tru:
    Por una vez, voy a coincidir con usted.

    Cualquier timo de estos que ponga en peligro la salud o el patrimonio de la gente debería ser perseguido, con mayor o menor rigor, en función de su peligrosidad y el posible daño personal que pueda causar a los incautos.

    Me da lo mismo que venga del ámbito religioso, que místico new age, que tecno-timo, etc…

    En cuanto a creencias trascendentes, cada cual es muy libre de tenerlas, si le gusta seguir viviendo en un estado infantil (cosa que no deja de ser, en cierto modo, conveniente y cómoda), el cual, no es mi caso.

  • @ Freston:

    Voy a hacer un matiz de lo que dijiste.

    Las creencias trascendentes son cómodas, te quitan el esfuerzo de investigar por tu cuenta, pero no necesariamente convenientes. Entiendo lo de “,en cierto modo,”, pero voy a desarrollar la idea para explicarme mejor.

    Las hay, por ejemplo, que te pueden llevar a barbaridades como negarte a una tranfusión de sangre, aún cuando sea la única forma de salvarte la vida, (lo he visto), o padres que se niegan llevar a sus hijos enfermos al médico porque creen que sólo orando a Dios, se van a salvar y a recuperar, muchas veces, por demasiada influencia de sus líderes religiosos.

    Es preferible por ello, de ser un mal inevitable, creencias trascendentes moderadas, que no sean incompatibles con los avances de la ciencia y la tecnología. Sé que técnicamente no lo son, pero a efectos pragmáticos si. De ahí la importancia de la difusión del conocimiento, educación, a todos los niveles. Transversal a la sociedad.

    Disculpa por lo puntilloso, pero considero necesario escribir esto.

    Saludos cordiales.

  • @ Kamu Syldeck:
    Concuerdo con lo que usted dice.

    Cuando digo que son cómodas y convenientes lo digo porque:

    a) Creo que, una vez alcanzada la consciencia y un determinado nivel de inteligencia, hay una tendencia genético-evolutiva a creer en lo sobrenatural para cubrir las lagunas de conocimiento racional de las cosas. Sería algo así como si un ordenador, ante un error de proceso, pudiera empaquetarlo, meterlo en una caja, ponerle una etiqueta y seguir trabajando con un objeto con nombre inventado en lugar de dar un pantallazo azul. Dentro de esa caja hay sólo datos inconexos, cosas que no hemos podido explicar aún o pura ignorancia, pero en la etiqueta pone “Dios” o “Amor” o “Cero” o “Infinito” y, como somos la leche, somos capaces de sumarlo restarlo, multiplicarlo e incluirlo en argumentos y oraciones sin tener ni la más repajolera idea de lo que hay dentro.

    b) Yo sigo sintiendo un vacío al ser consciente de la finitud de la vida y las consciencia y de la inexistencia de un más allá. ¿Para que negarlo?, temo a la nada y al olvido. Supongo que se debe vivir mejor sin ese temor, o, al menos, con la duda de que pueda haber algo más.

    c) Durante mucho tiempo las creencias religiosas, además de atrasos y algunas barbaridades, también han proporcionado un sostén a principios y valores muy útiles para la construcción de la civilización. De hecho, no sé si hay alguna insitución más que lleve más de 20 siglos aquí.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies