El último alegato negacionista en pro de la pasividad ante el cambio climático

wsj

Como suelen hacer cada cierto tiempo y con la intención de ensombrecer el consenso climatológico, un grupo de científicos, que se autoproclaman escépticos en el calentamiento global, han publicado una nota editorial en el que argumentan en contra de la toma de medidas para mitigar el cambio climático. Como siempre, el artículo es una regurgitación de mitos que ya han sido ya refutados (en skeptical science).

Es destacable la falta de notoriedad de los firmantes de esta nota de prensa. Aunque en los blogs negacionistas se les califica de “celebridades” y de “científicos destacados”, la realidad es que no impresiona nada. De hecho, solo incluye 4 científicos que han publicado documentos sobre investigaciones climáticas en revistas revisadas por pares, y solo dos lo han hecho en los últimos 30 años. Cerca de la mitad de la lista (al menos 7 de los 16) han recibido fondos de las petroleras. La lista también incluye a un economista, un físico, un químico, un ingeniero aeroespacial y un astronauta/político. ¿Son estos los mejores negacionistas del cambio climático que pueden aparecer en público hoy en día?

  • Claude Allegre, ex director del Instituto para el Estudio de la Tierra, Universidad de París
  • J. Scott Armstrong, cofundador de la revista de Previsión y el International Journal of Forecasting;
  • Jan Breslow, director del Laboratorio de Genética Bioquímica y Metabolismo de la Universidad Rockefeller;
  • Roger Cohen, miembro de la Sociedad Americana de Física; (1)
  • Edward David, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y la Academia Nacional de Ciencias; (1)
  • William Happer, profesor de física de Princeton; (1)
  • Michael Kelly, profesor de tecnología de la Universidad de Cambridge, Reino Unido;
  • William Kininmonth, ex jefe de la investigación del clima en la Oficina de Meteorología de Australia;(3)
  • Richard Lindzen, profesor de ciencias atmosféricas del MIT; (3)
  • James McGrath, profesor de química de la Universidad Técnica de Virginia;
  • Rodney Nichols, ex presidente y CEO de la Academia de Ciencias de Nueva York;(1)
  • Burt Rutan, ingeniero aeroespacial, diseñador de SpaceShipOne y Voyager;
  • Harrison H. Schmitt, astronauta del Apolo 17, y el ex senador de los EE.UU.; (1)
  • Nir Shaviv, profesor de astrofísica de la Universidad Hebrea de Jerusalén; (2)
  • Henk Tennekes, ex director del Real holandesa Servicio Meteorológico; (2)
  • Antonio Zichichi, presidente de la Federación Mundial de Científicos, de Ginebra.

(1) no han publicado investigaciones climáticas. Son miembros de al menos un grupo negacionista del cambio climático – GWPF (consejo consultivo), George C. Marshall Institute (consejo de administración o de los altavoces de mesa redonda), la Coalición Australiana de Ciencias del Clima (grupo asesor), Heartland Institute (consejo de directores), y / o ExxonMobil.

(2) han publicado documentos de investigación climática.

(3) han publicado documentos de investigación climática y son miembros de algún grupo negacionista del cambio climático.

Shaviv ha publicado una investigación sobre los rayos cósmicos galácticos, y Kininmonth y Tennekes ha publicado un par de artículos relacionados con el clima en la década de 1970 (aunque la mayoría de las investigaciones de Tennekes han sido en el campo de la aeronáutica). Lindzen es el único científico del clima de toda la lista aunque es conocido por sus errores en varias cuestiones relacionadas con este campo.

Dejando a un lado su falta de experiencia y su conflicto de intereses, vamos a evaluar sus argumentos por su valor real (o más bien, por su falta de valor).

Negar el consenso

El editorial comienza con una afirmación totalmente infundada:

Una número creciente de científicos e ingenieros no están de acuerdo con que las acciones drásticas contra el calentamiento global sean necesarias.

El hecho de que sólo 16 científicos e ingenieros firmen esta carta arroja serias dudas sobre esta afirmación. Los falsos escépticos fueron capaces de conseguir 100 firmantes en una carta similar hace 5 años. Esto más bien parece un pequeño y decreciente número de falsos escépticos. También vale la pena destacar que 255 miembros de la Academia Nacional de Ciencias (los científicos realmente importantes) firmaron una carta en la que se afirmaba lo contrario, donde se instaba a la acción inmediata para abordar el cambio climático.

Instamos a nuestros responsables políticos y al público en general para abordar de inmediato las causas del cambio climático, incluida la quema incontrolada de combustibles fósiles.

Pero es más, ¿por qué deberíamos preocuparnos por lo que estos pocos autoproclamados como “distinguidos científicos e ingenieros” piensen que deberíamos hacer en relación al cambio climático? Si necesito cirugía de corazón, yo no voy a permitir que un dentista me opere, incluso aunque sea el mejor dentista del mundo. Prácticamente todos los expertos en la ciencia del clima están de acuerdo en que las acciones para enfrentar el calentamiento global son necesarias. Sus opiniones son las que deberíamos tener en cuenta cuando se trata de la ciencia del clima, no la de los astronautas o médicos.

Desinformación con hechos falsos

Después de hacer una serie de afirmaciones infundadas y falsas sobre el “número creciente” escépticos en el cambio climático, en la carta se exponen lo que consideran la evidencia que apoya su falso escepticismo. En realidad, es el tipo de desinformación que cabría esperar de negacionistas del cambio climático.

El calentamiento global continúa

El primer mito en el artículo es el manido ” el calentamiento global se detuvo en [inserte el año] “. En este caso, los seudoescépticos han insertado “los últimos 10 años”. Este mito es fácilmente refutada con el siguiente gráfico de escalera.

SkepticsvRealistsv3

No hay pérdidas de calor

El segundo mito es la cita sacada de contexto de Kevin Trenberth, “El hecho es que no podemos explicar la falta de calentamiento en este momento”, que es tomada como una admisión de que el calentamiento se ha interrumpido. En realidad la cita se refería a que mientras que el planeta se está calentando no tenemos un sistema de monitorización adecuado para determinar dónde se está acumulando el calor. Sin embargo, un reciente estudio de Loeb et al. (2012) ha concluido que ya no puede disiparse, por lo que este mito no tiene sustento.

Realimentación positiva

Los negacionistas de la nota de prensa se vuelven a equivocar al afirmar:

El calentamiento solo se pierde si uno cree en modelos computerizados donde unos efectos de realimentación, que implican vapor de agua y nubes, amplifican los débiles efectos del CO2.

Aparte de no entender que la pérdida de calor se fundamenta en una inadecuada red de observación climática global (principalmente porque no se dispone de un sistema adecuado de medición del calor en los fondos oceánicos), los datos empíricos demuestran que el vapor de agua y principalmente las nubes producen un feedback positivo real.

La Tierra se calienta como era de esperar

Los falsos escépticos repiten uno de los mitos favoritos de Lindzen: que la Tierra se ha calentado menos que lo predicho por el IPCC. Esto es simplemente falso. De hecho, las predicciones del IPCC han sido muy precisas hasta la fecha, mucho mejor de lo que Lindzen y sus falsos compañeros escépticos hicieron.

Projections_cfMainstreamSkeptics

El CO2 es un contaminante y no es necesariamente beneficiosos para las plantas
En el artículo se repite el viejo mito de que “el CO2 no es un contaminante”. Lo cierto es que por definición, y ya que estas emisiones ponen en peligro la salud pública y el bienestar a través de su impacto sobre el cambio climático, el CO2 es considerado un contaminante de acuerdo con el US Clean Air Act.

Ellos asocian de manera simplista que “el CO2 no es contaminante” con que “el CO2 es alimento de las plantas”. Si bien es cierto que en un entorno controlado, como un invernadero, el aumento de los niveles de CO2 en general mejorará crecimiento de las plantas, el clima global no es tan simple. El aumento de CO2 también cambia la temperatura, las precipitaciones, las sequías y las frecuencias de las inundaciones, y una serie de otros factores que impactan en el crecimiento de plantas.

El aumento global de CO2 es un gran experimento biológico, con un sinnúmero de complicaciones que hacen que el efecto neto de este aumento sea muy difícil predecir con cualquier nivel de detalle considerable. Pasar por alto estas complejidades con un simplista “el CO2 de alimentos es la planta” es un insulto a la inteligencia de los lectores. También ignora los otros impactos adversos del aumento de CO2, como la acidificación de los océanos . Al parecer, estos “científicos” no tienen muy buena opinión de su audiencia.

Tratando de obtener dinero

Justo cuando pensábamos que la nota no podía ir a peor, estos falsos escépticos tienen el descaro de sugerir que los que alertamos sobre el calentamiento global “tratamos de obtener dinero”, ya que el “alarmismo climático” supuestamente atrae abundante financiación hacia la investigación, “una excusa para que los gobiernos aumenten los impuestos”, “grandes donaciones para los grupos ambientalistas”, y otros tonterías similares. Teniendo en cuenta que por lo menos el 43% de los firmantes de la carta han recibido dinero de la industria petrolera, que les está dando grandes sumas de dinero sólo por ser el “escépticos del calentamiento global” y por la publicación de artículos como este, lleno de errores y de sinsentidos, la desfachatez necesaria para hacer esta afirmación es asombrosa. Sigan su consejo: investiguen a los firmantes de la carta y sigan la pista del dinero, y les llevará directamente a las empresas petroleras.

La limitación del CO2 ayudará a la economía

Los “científicos” continúan luego con el mito de que los límites de CO2 dañará la economía . Este mito en particular se basa principalmente en ignorar el hecho de que no reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tendrá un costo enorme, mucho mayor que el costo de ejecutar acciones para limitarlos. En relación con la alternativa (la falta de acción y afrontar las consecuencias de un cambio climático), poner límites a las emisiones de CO2 ayudará a la economía. Por esta razón existe un consenso entre los economistas expertos en asuntos climáticos de que hay que poner un precio a las emisiones de carbono.

Action_vs_Inaction_500

US_should_reduce_emissions

El artículo hace referencia a un trabajo del economista William Nordhaus para tratar de justificar la inacción climática. Cuando realmente se escucha lo que Nordhaus tiene que decir , la imagen se ve muy diferente:

Tenemos que unirnos como una comunidad de naciones e imponer restricciones a las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar los precios de carbono. Si no, nos vamos a encontrar en un escenario sombrío.

A pesar de que trata de ser muy conservador sobre los costes del cambio climático en relación con otros economistas, Nordhaus todavía apoya el poner un precio a las emisiones de carbono. A Nordhaus no le gusta que su nombre se utilice para justificar la loca llamada a la inacción climática, según Andrew Revkin :

La referencia tergiversa completamente mi trabajo. Siempre he considerado que las políticas para frenar el calentamiento global tendrían beneficios económicos netos, del orden de billones de dólares a valor actual. He defendido un impuesto al carbono durante muchos años como la mejor manera de atacar el problema. He de suponer que ellos, o bien son unos completos ignorantes en economía sobre este tema o han falseado deliberadamente mis afirmaciones.

¿Es esto lo mejor que pueden hacer los escépticos del cambio climático?

Si se reduce este artículo de opinión a sus fundamentos, nos quedamos con una carta firmada por dos científicos en investigaciones del clima que han publicado en revistas revisadas por pares en las últimas tres décadas, que exhiben una grave falta de comprensión de los conceptos básicos del clima, y que simplemente desinforman con mitos usados desde hace mucho tiempo. La carta afirma que el “escepticismo” es cada vez mayor, y sin embargo, sólo lo firman 16 personas, de los cuales al menos el 43% han recibido financiación de la industria de los combustibles fósiles, y no aportan un solo argumento nuevo que no ha sido ya refutado.

Si esto es lo mejor que los falsos escépticos del clima actuales pueden hacer, tal vez, y como sugiere Patrick Michaels, están perdiendo la batalla. Sólo nos cabe esperar que esto sea efectivamente así.

Traducción de artículo original de John Cook.

 

Encuesta


¿Qué opinas del calentamiento global?

  • Creo que es una amenaza real para la humanidad. Habría que tomar medidas de inmediato. (54%, 188 Votes)
  • Todo es una mentira de los políticos para poder cobrarnos más dinero por llenar el depósito y cargarnos de impuestos. (25%, 88 Votes)
  • No tengo ni idea. No me inspira confianza ninguna de las dos posturas. (21%, 70 Votes)

Total Voters: 346


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Notificarme por email de los comentarios de esta entrada. También puede suscribirse sin comentar.