El culto a Marduk. La evolución teológica durante el II milénio a.c.

Si bien el origen de las creencias hacia el dios Marduk sigue siendo una incógnita, no cabe duda que la progresiva importancia comercial del enclave de Babilonia – Antigua colonia comercial sumeria en la ruta  hacia el noroeste que vio engrandecida su importancia como consecuencia del progresivo deterioro de los puertos en las desembocaduras del Tigris e Eufrates –, y la riqueza que tal situación generaba,  fue el detonante del afianzamiento de su divinidad patronal. Divinidad patronal que todos los indicios nos conducen a la adoración de un dios solar, no ya solamente por ser su nombre la posible corrupción de una denominación del dios sumerio-acadio Utu,  [d]amar-ud, – ó “Joven Toro del Sol – sino también por las referencias hacia sus creencias en el culto asirio y que lo identifica con Meslamtea (VA 08917, 40) – y que está relacionado con la “faceta oscura” del dios Sol, aquella que transcurre cuando el dios “baja al inframundo” en su recorrido nocturno desde Poniente a Levante.-

La coyuntura en Mesopotamia en el segundo milenio  se  nos presenta de un modo complejo. Por una lado,  el  periodo que corresponde a los años que van desde 2004 al 1595 a.c., – y que comprende el final de la  III dinastía de Ur y el final de la I Dinastía Babilónica  – la Baja Mesopotamia será testigo de las incursiones y  posterior conquista del poder por parte de los diferentes  clanes amorritas. Clanes ó tribus nómadas de semitas occidentales que posteriormente se vieron envueltas  en las luchas de las dinastías amorritas de Isin y Larsa por el control supremo de Sumer y Akkad. Éste periodo concluirá con la final preponderancia de la I dinastía, también amorrita, de Babilonia, 1894-1712 a.c.  a manos de Ammu-Rapi/Hammurabi, 1792-1750 a.c., y que nos acerca al momento del ascenso a la  posición suprema del panteón mesopotámico por parte del dios Marduk. – Como nos relata en Enuma-Elish, si bien ,como aclara J. Botteró,  aunque progresivamente fue sustituyendo a la triada sumerio-acadia Anu, En-lil, Ea, de forma institucional, el pueblo siguió conservando, por un tiempo,  sus anteriores creencias hacia Isthar y hacia el genuino dios solar semita, Shamash –

El final de la dinastía amorrea de Babilonia a manos de los hittitas y la posterior cesión de su capital a los kassitas – Los kassitas se supone que son pueblos nómadas procedentes de la meseta iránia que penetraron en Mesopotamia cruzando los Montes Zagros y que avanzaron hacia Babilonia a través del Valle del Diyala fundando el reino de Khana/Hana – como fruto de su alianza ante el auge de los hurritas/mitannos en Shubartu, dió como solución una nueva soberanía sobre Esagila.

Presentación simbólica de Marduk en un kudurru. Aparece un altar ó asiento sobre el que figura una lanza que se acompaña de un mušhuššu, o dragón cornudo, acostado 1099-1082 a.c. British Museum.

Con el retorno desde Khana de la estatua de Marduk al templo de Esagila, tras el expolio de la ciudad veinticuatro años antes,  a manos del primer soberano de la dinastía kassita, Augum II, se cierra un periodo de incertidumbre y abandono tras la destrucción hittita. El periodo kassita babilónico, 1571-1156 a.c., supone una continuación y un reafirmamiento del culto a Marduk en Babilonia, siendo en este momento cuando se establece el definitivo “ciclo cultural” hacia la figura del dios y que incluirán las festividades del “Año Nuevo” y cuyo guión será lo establecido por el Enuma Elish amorreo, si bien establece una evolución de las creencias, que las hace diferenciarse del modelo anterior,  – un dios solar que refleja la justicia y quien establece las penas y las aplica, de carácter semita –,   fruto de una nueva sensibilidad social y cultural – tal vez influenciada por el  carácter indoeuropeo de los kassitas dentro de un periodo de severas dificultades en el devenir  general babilónico – y así, sus atributos pasan a ser los de una divinidad protectora ante los avatares humanos, tanto físicos como morales

Ya en épocas anteriores, como consecuencia del paso desde divinidades ctónicas a astrales, se había producido una modificación en las personalidades de los entes divinos mesopotámicos hacia conceptualidades representativas de cualidades morales del hombre. Durante el periodo kassita, esta “transformación” de las improntas divinas se acentúa, como relata M. Liverani, encaminándose hacia un “dios personal único y todopoderoso”. De tal manera que el creyente, establece un vinculo personal con la divinidad, considerándola como su “confidente”, el destinatario único de sus plegarias y sacrificios, así como su único posible sanador y salvador contra los avatares que le toca vivir, si bien este dios, en principio, podría ser cualquiera dentro de la extensa relación del panteón mesopotámico. Esta variación teológica queda reflejada en el texto kassita “Ludlul Bel Nemequi” En este relato, el héroe, un hombre piadoso  es despojado de su salud y riquezas por los dioses sin mediar falta alguna,  siendo Marduk, mediante su mediación, quien restituye a Shusbi–meshrû-Shakkan tanto salud como hacienda –. y que refleja una reflexión, en un contexto babilónico antes mencionado de sinsabores tras la derrota sufrida, sobre la iniquidad de los dioses. Diatriba que salvaguarda sus creencias hacia la divinidad mediante la conclusión del  haber cometido una afrenta a los dioses sin ánimo ó sin conocimiento de ella , tal y como reflejan los textos shurpu de la liturgia exorcista kassita. – conceptualidad muy similar, sino la misma, a la adoptada por los hebreos en su relación divina – y que trastoca una máxima de la  Creciente Fértil: “La de dios humillado por las armas terrenas, dios apartado”.

Otro concepto incipiente en la relación del hombre con lo divino, es el binomio Bien/Mal de clara influencia indoeuropea. El creyente se siente objeto de una lucha entre  unas “fuerzas negativas” que le acosan y las “fuerzas positivas”, que mediante rituales y plegarias, pueden contrarrestarlas – Hasta ahora los dioses hacían y deshacían a su antojo y capricho sin  que en ningún momento fueran considerados como “seres malignos” ó “seres benignos”,. Exclusivamente eran dueños y señores con derecho a vidas y haciendas, y que influían en  éstas  en función de su atributo moral ó natural –  A raíz de la anterior bifurcación teológica, y por primera vez en la Baja Mesopotamia,  aparece el concepto de “demonio“, un ente que será hijo de los dioses, por tanto con un origen divino, que será la representación de unos padecimientos mundanos , tanto físicos como económicos y cuyo propósito es el castigo  de una “ausencia de moralidad”  y que emana de unas conductas establecidas por los propios dioses – Los infortunios surgían como consecuencia de una culpa ó infidelidad hacia el dios. Se suponía que únicamente la voluntad del dios protector era la que permitía que las invocaciones de brujas y hechiceros, u otros dioses, a los demonios provocadores de padecimientos llegaran a fin – que además incorporará otras conceptualidades de tipo mágico y adivinatorio propias también de culturas provenientes de Anatolia y la meseta iránia -caso de las maldiciones reflejadas en los “kudurru“-

En contraposición a los seres malignos, nos encontramos a la pareja bienhechora personal: El “Ilu”, que viene a representar al dios, la “Bienaventuranza” – y donde volvemos a encontrarnos una nueva posible referencia al topónimo “Babilonia” y a su dios solar, “Babbar-ilu-um”, y que viene a significar “El lugar  del bienhechor brillante” – La “Ishtaru”,  o parera  y “Diosa de la Fortuna”, a los que se une otros dioses menores de carácter benéfico: Los “lamashtu” y los “shedu”– Como nota anecdótica decir que los shedu ó “keruba” son el origen, en plural,  del término hebreo “querubín” –

Marduk. Parcial nueva impresión de un cilindro-sello. Siglo IX a.c. Imperio neo-asirio.

Dicho esto y tomando de nuevo el hilo de la relación de la dinastía kassita y Marduk, habría que decir que realmente la soberanía kassita nunca tuvo al dios patronal de Babilonia como adalid. En principio, y así parece en la representaciones artísticas y en los títulos reales, – Como era el  de “Shagin [d]Enlil-la”  que viene a significar el “administrador de En-lil”, así como otros similares.. Aunque, muy posiblemente, habría que intercambiar “En-lil” por el dios Buriash kassita, de similares atributos –  así como la relevancia que Nippur, residencia de En-lil, tuvo en esta época. Esta situación cambio con la definitiva derrota de la soberanía kassita de Babilonia por el reino de Elam y su posterior conquista  por  parte de Nabû-kudurru-usur I, 1125-1103 a.c. de la II dinastía de Isin.

Es de anotar que durante el acabado periodo, la ciudad de Babilonia, como consecuencia de la labor de sus templos, adquirió un halo de “Ciudad Santa” – cuna de erudición tanto teológica como en otras artes sacerdotales –. Halo que se vió favorecido por una veneración sin fisuras por parte de una Isin/Pasha que deseaba desterrar de la Baja Mesopotamia cualquier afecto con un dios En-lil, en el papel de Buriash, ligado a la derrotada dinastía kassita. – y así se refleja en los títulos reales como “Sol de Babilonia”, título amorreo, y “Principe amado de Marduk” –  Desde el punto de vista teológico, y tras la caída en desgracia de En-lil, Marduk vió aumentados sus adjetivos, tomando ya atribuciones de dios universal y único.

« …Ninurta es el  Marduk del azadón; Nergal es el  Marduk de la batalla; Zababa es el Marduk de la contienda;  Enlil es el Marduk de la majestad y del consejo;  Nabu es el Marduk auditor; Sin es el Marduk que ilumina la noche; Shamash es el Marduk de la Justicia; Adad es el Marduk de las lluvias… » Pasaje de himno a Marduk, (CT 24, 50, BM 47406, obverse) Periodo Neo-Babilónico.

Referencias:

“El antiguo Oriente Próximo: Historia, Sociedad y Economía” Mario Liverani (1995)

“El fín del segundo milenio” E. Cassin, J. Botteró, J. Vercoutter (1976)

Imágenes:

biblemuseum.blogspot.com

  • “Como decíamos ayer…” que hablaba fray Luis de León…

    Saludos a todos ¿Que tal esas vacaciones..? :-D

  • @ Lampuzo:
    Bienvenido de nuevo, Lampuzo. Espero que hayas descansado. :cerveza:

  • Bueno, recién me hago un rato para leer la entrada entera, y la verdad que está muy interesante. Volviste con todo :-D .


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR