La NASA encuentra componentes básicos del ADN en meteoritos

Desde los años 1960, diferentes grupos de investigación han encontrado moléculas orgánicas complejas como aminoácidos o bases nucléicas en meteoritos caídos por todo el mundo.  Sin embargo, nadie hasta ahora había podido determinar si esas moléculas se habían originado en el espacio o eran resultado de contaminación biológica una vez que el meteorito había llegado a la Tierra.Un grupo de investigadores del Goddard Space Flight Center de la NASA acaban de anunciar los resultados de un estudio que será publicado en la Proceedings of the National Academy of Sciencesen los que demuestran no sólo la presencia de bases nucléicas en 12 meteoritos, sino que prueban que no es el resultado de contaminación biológica de material terrestre.Los investigadores analizaron los meteoritos con un espectrómetro de masas, encontrando adenina y guanina, que son dos de las cuatro bases nucleicas que componen el ADN, además de hipoxantina y xantina, que no forman parte del ADN aunque intervienen en otros procesos biológicos.  Además, en dos de los meteoritos encontraron purina, 2,6-diaminopurina y 6,8-diaminopurina.  Estas dos últimas moléculas son análogos de bases nucleicas.  Los análogos de bases nucléicas son moléculas que tienen una estructura parecida a las bases nucléicas, pero en la que alguno de sus componentes es diferente.

Son estas moléculas las que han servido como primera prueba de que las moléculas encontradas no eran consecuencia de contaminación biológica, ya que no aparecen casi nunca en ningún proceso biológico, por lo que no deberían aparecer si el origen de las sustancias encontradas fuera biológico.  En cambio, si en el meteorito han ocurrido reacciones químicas que han dado lugar a ácidos nucléicos, es esperable que aparezcan no sólo las cuatro (cinco contando con el uracilo) que componen el ADN biológico.

Para apoyar esta idea, el grupo de investigadores no sólo analizaron los meteoritos, sino que también analizaron un trozo de hielo de la Antártida (de donde procedían nueve meteoritos) y del suelo del lugar de Australia de donde procedía otro.  En estos análisis, las moléculas de bases nucléicas aparecieron en muchísima menor proporción, del orden de partes por billón, frente a las concentraciones de partes por mil millones (mil veces más) en los meteoritos, y los análogos de bases no se encontraron.

Por último, para demostrar el origen extraterrestre de estas moléculas, realizaron un experimento consistente en hacer reaccionar una mezcla de agua, amoníaco y ácido cianhídrico, obteniendo no sólo las moléculas encontradas en los meteoritos, sino también en la misma proporción.  De esta manera, no sólo descartan la contaminación, sino que establecen un mecanismo plausible para su creación.

Más información:

Noticia en la página web de la NASA.

Detection and formation scenario of citric acid, pyruvic acid, and other possible metabolism precursors in carbonaceous meteorites


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR